Programa teórico




descargar 1.4 Mb.
títuloPrograma teórico
página1/31
fecha de publicación20.02.2016
tamaño1.4 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Biología > Programa
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31
ASIGNATURA

ASPECTOS MÉDICOS DE LA SEXUALIDAD

DPTO: OBSTETRICIA Y gINECOLOGÍA
PROGRAMA TEÓRICO

5.- CONCEPTOS BÁSICOS EN SEXOLOGÍA MÉDICA

6.- BASES BIOLÓGICAS DE LA SEXUALIDAD

7.- LA RESPUESTA SEXUAL HUMANA

8.- SEXUALIDAD EN LOS DISTINTOS PERÍODOS VITALES

9.- SEXUALIDAD DURANTE LA GESTACIÓN Y EL PUERPERIO. ANTICONCEPCIÓN Y SEXUALIDAD.

10.- CLASIFICACIÓN Y ETIOLOGÍA GENERAL DE LAS DISFUNCIONES SEXUALES

11.- DISFUNCIONES SEXUALES EN LA MUJER

12.- DISFUNCIONES SEXUALES EN EL VARÓN

13.- SEXUALIDAD EN RELACIÓN CON DISTINTAS PATOLOGÍAS. FÁRMACOS Y SEXUALIDAD.
PRESENTACIÓN
los trabajos que se detallan a continuación son los presentados por los alumnos de Ginecología Funcional del curso 2008/09 tal y como cado uno los presentó. dijimos de hacer un trabajo colectivo y asi lo hemos hecho por lo que los articulos novan firrmados individualmente. este material servirá, por un lado, para recordar la materia cursada, y por otro para que seean mejorados en cursos siguientes por las promociones que van a cursar la asignatura.

LOS HAY MAS PROFUNDOS O MAS SUPERFICIALES, MAS DOCUMENTADOS O MENOS, PERO SE PUEDE VER QUE LA MAYORÍA HA TRABAJADO CON GRAN INTERES Y HAN ALCANZADO UN CONSIDERABLE NIVEL DIGNO DE QUIEN ESTA CURSANDO LOS ULTIMOS AÑOS DE LA LICENCIATURA.

LO QUE MÁS RESALTARIA ES LA IMPORTANCIA DEL TRABAJO COLECTIVO. ESTA ES UNA PRUEBA DE QUE UNIENDOSE SE PUEDEN OBTENER FRUTOS SORPRENDENTES. UNA MODESTA CLASE DE UNA ASIGNATURA OPTATIVA HA REALIZADO UN TRABAJO DEL QUE HOY NOS FELICITAMOS TODOS
JESUS FLORIDO NAVIO

PROF. TITULAR DE OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA

AUTORES (por orden alfabético)

ALCALÁ GARCÍA ROSA MARIA

BARES FERNÁNDEZ IGNACIO

BOHÓRQUEZ MARIA

CANÓN RAYA Mª JESÚS

DE LA CASA CANELO HÉCTOR

DUARTE MALDONADO MARÍA PILAR

ESPIGARES DÍAZ INMACULADA

ESTÉVEZ SANTIAGO JONATHAN

fERNÁNDEZ PEREA YOLANDA

FERNÁNDEZ PRADA MARÍA

GALLO PADILLA LAURA

GÁLVEZ RODRÍGUEZ MARÍA DEL MAR

LÓPEZ LÓPEZ LIDIA

LÓPEZ RAMIRO MIGUEL IGNACIO

LUQUE PÉREZ SILVIA

MEDINA CANTERO VIRGINIA

PÉREZ LUNA Mª TERESA

PÉREZ VALLEJO CELIA

PLAZA FORNIELES MERCEDES

QUESADA VÁZQUEZ NOE

QUIRANTE GARCÍA SERGIO

RANDA NECHAR

RICO ARMENTEROS TAMARA

ROMERO VIEDMA ISABEL

TORRES GARCÍA ANA


  1. PARAFILIAS ________________________________________ 196

  2. RESPUESTA SEXUAL HUMANA_________________________ 238

  3. SEXUALIDAD EN LOS DIFERENTES PERIODOS VITALES: INFANCIA Y ADOLESCENCIA____________________________ 251

  4. LA SEXUALIDAD VIVIDA A PARTIR DE LA MENOPAUSIA ______ 267

  5. LA SEXUALIDAD DURANTE LA GESTACIÓN Y EL PUERPERIO. ANTICONCEPCION Y SEXUALIDAD _______________________ 279

  6. RESPUESTA SEXUAL FEMENINA _________________________ 314

  7. DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA ________________________ 331

  8. TRANSTORNOS EN LA EXCITACIÓN Y EN EL ORGASMO FEMENINOs_________________________________________ 361

  9. VAGINISMO Y DISPAREUNIA____________________________ 383

  10. DISFUNCIONES SEXUALES EN EL VARÓN __________________ 405

  11. SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD __________________________ 445

  12. FÁRMACOS Y SEXUALIDAD _____________________________ 464

  13. LA HOMOSEXUALIDAD: FACTORES DETERMINANTES ________ 505



PARAFILIAS

DEFINICIÓN DE NORMALIDAD. ETIQUETAS Y ESTIGMACIÓN

La conducta sexual, al igual que el comportamiento humano, goza de gran complejidad y pluralidad, de hay que el intento de definir lo que es sexualmente normal y lo que no lo es constituye uno de los dilemas mas confusos de la sexología actual. Del mismo modo aquello que se considera como insólito o atípico no solo cambia según las culturas sino que varía también con el paso del tiempo. La distinción entre lo normal y lo anormal es pues un tanto arbitraria, ya que por lo general, presupone juicios de valor en uno u otro género.

Parece claro que, en los tiempos que corren, se está viviendo una etapa de apertura y libertad sin precedentes en la permisividad que se mantiene hacía diversos comportamientos sexuales en el mundo occidental.

Resulta pues muy complicado poder catalogar dentro de normal o anormal una conducta, dada la gran diversidad del comportamiento humano como hemos mencionado con anterioridad. Así pues en un intento de definir la normalidad vamos a evaluarla según distintos parámetros:

  • Desde una perspectiva sociológica: se considera anormal la conducta que va más allá de los límites de los hábitos aceptados y de las reglas de una colectividad determinada.

  • Desde una perspectiva psicológica: es anormal aquello que genera una sensación personal o subjetiva de congoja, aflicción o angustia o lo que impide que una persona se comporte adecuadamente en situaciones sociales ordinarias y contextos ocupacionales comunes.

En el intento por distinguir lo normal de lo anormal y dada la gran ambigüedad ante la que podemos encontrarnos, es muy fácil caer dentro de las etiquetas o la estigmación. Aquellas etiquetas que suponen identidad o familiaridad serán mejor adaptadas que aquellas que nos representen un comportamiento más inusual. Dicho etiquetaje puede estar cargado de efectos negativos o estigmación , así pues muchas de las conductas sexuales que van a ser descritas a continuación eran referidas como desviaciones, aberraciones o perversiones, etiquetas que desembocaban inevitablemente en una estigmación con gran carga negativa.

Para evitar este problema vamos a referirnos a este conjunto de comportamientos sexuales como variaciones sexuales o parafilias, en sustitución a lo que antes se denominaban desviaciones sexuales.
CONCEPTO DE PARAFILIAS
Conocemos como parafilias a todo estado en el que la excitación sexual y la gratificación del individuo están supeditadas por entero a la fantasía recurrente de una experiencía sexual insólita que se convierte en el foco principal de la conducta sexual.

La persona que sufre una parafilia real se ve continuamente asaltada por la idea de alcanzar la satisfacción sexual hasta el extremo de verse distraída de otras responsabilidades. Así cualquier tipo de actividad sexual que se aleje de los limites marcados por la parafilia suele perder todo su potencial erótico a menos que el individuo las contemple bajo el punto de vista de una fantasía donde este presente la parafilia. De este modo muchos actos que en principio son inocuos como el uso de un lenguaje obsceno


durante el acto sexual, o el excitarse al ver a la pareja desnuda se ven magnificados hasta el punto de crear una dependencia psicológica y convertirse en una parafilia.

A continuación vamos a mencionar algunas de las características comunes a las parafilias, para así poder definirlas e identificarlas con más facilidad:

  • Características esenciales: engloban a impulsos sexuales intentos y recurrentes y fantasías sexualmente excitantes que incluyen o bien objetos no humanos o el sufrimiento y humillación de uno mismo o de la pareja, o abuso de niños u otras personas o seres vivos que no consienten el acto.

  • Características asociadas:

  • Escoger una ocupación o pasatiempo que le ponga en contacto con el estímulo erótico deseado.

  • Disfunciones eréctiles o incapacidad para eyacular son frecuentes den los intentos de actividad sexual que no incluyan el foco parafílico.

  • Otros problemas asociados como el consumo de drogas y alcohol, trastornos de personalidad o problemas de intimidad.

  • Criterios para juzgar la gravedad de la parafilia:

  • Suave: persona que se siente marcadamente perturbada por los impulsos parafílicos recurrentes pero no actuá según ellos.

  • Moderada: persona que actuá ocasionalmente según estos impulsos.

  • Grave: persona que actuá repetidamente según estos impulsos.



¿CONSTITUYEN LAS PARAFILIAS UN TRASTORNO MENTAL?
Hoy día en muchos sectores de la sociedad existe la tendencia a creer que cualquier comportamiento desarrollado por dos personas adultas de una forma voluntaria y espontanea para la satisfacción de este potente impulso sexual debería de ser admitido, no obstante aun nos cabe plantearnos la duda de si las parafilias constituyen un trastorno mental y en que punto o grado estas pueden llegar a serlo.

De entrada la DSM IV incluye las parafilias, definiendolas como:

“ Presencia de repetidas e intensas fantasías sexuales de tipo excitatorio, de impulso o de comportamientos sexuales que por lo general engloban a objetos no humanos, el sufrimiento o la humillación de uno mismo o de la pareja, niños u otras personas que no consienten y que se presenta durante un periodo de más de 6 meses”

“ Cuando el comportamiento, los impulsos sexuales o las fantasías provocan malestar clínico significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo”

A la hora de definir un trastorno mental (para así ver si las parafilias podían estar incluidas dentro de estos) la DSM IV nos habla de: “un síndrome o patrón comportamental o psicológico de significación clínica que aparece asociado a un malestar, una discapacidad, o un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir dolor, discapacidad o pérdida de libertad. Cualquiera que sea su causa debe de ser considerado como trastorno mental la manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica. Ni el comportamiento desviado ni los conflictos entre el individuo y la sociedad son trastornos mentales, a no ser que la desviación o el conflicto sean síntomas de una disfunción...”


Esto deja muy claro que ningún comportamiento sexual por muy “desviado” que sea o por mucho que enfrente al individuo contra la sociedad puede considerarse un trastorno mental.

En definitiva en un campo en el que la mayoría de los expertos y profanos parecen estar de acuerdo, y en el que el rechazo social provocado es enorme, su etiquetación como patológico, es, muchas veces, cuando menos ambigua.
PREVALENCÍA DE LAS PARAFILIAS
Es difícil saber la prevalencia exacta de las parafilias entre la población, ya que se trata de conductas que ocurren en muchos casos en la intimidad y por ello se hace compleja su observación, objetivación y cuantificación. No obstante podemos usar una serie de indicadores indirectos para valorar el aumento de la prevalencia de las parafilias:

  • El auge que tiene todo aquel mercado relacionado con la pornografía.

  • Los medios de comunicación están continuamente informando acerca del desmantelamiento de bandas de traficantes con publicaciones relacionadas con diversas parafilias.

  • La existencia en Internet de multitud de páginas relacionadas con el fetichismo, el sado-masoquismo, la pedofilia....

  • El aumento de los delitos cometidos en este campo.

  • El aumento del abuso y las denuncias por agresiones sexuales a menores.

Así pues aunque no se tengan datos fiables directos de la prevalencía de las parafilias entre la población si podemos hacernos una idea de que estas han aumentado en nuestro medio.
DESCRIPCIÓN Y TIPOS DE PARAFILIAS
1.FETICHISMO.
La excitación sexual en el caso del fetichismo se produce ante un objeto inanimado o una parte del cuerpo que no es de índole esencialmente sexual, frente a la totalidad del cuerpo ( de hay que a esta tendencia se le conozca también como parcialismo).

El objeto o fetiche se utiliza casi sin excepción durante la masturbación y también se incorpora a la actividad sexual con un compañero con el objetivo de lograr la excitación sexual. En ciertos casos los fetichistas solo pueden excitarse y alcanzar el orgasmo si se hace uso o está presente el objeto fetiche.

La DSM IV propone una serie de criterios para el diagnostico del fetichismo:

  • Durante un periodo de al menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos ligados al uso de objetos no animados ( por ejemplo ropa interior femenina).

  • Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo.

  • Los fetiches no deben ser unicamente artículos de vestir femeninos como los utilizados para travestirse (fetichismo travestista) o aparatos diseñados con el propósito de estimular los genitales (por ejemplo vibradores).



  • Entre los objetos fetiches más comunes encontramos prendas femeninas como las bragas, sostenes, enaguas, medias, saltos de cama, zapatos, botas y guantes; o partes del cuerpo como el cabello, los pies, las piernas o las nalgas.

  • El fetiche no es un objeto simbólico que representa a una persona y cuya evocación nos produce excitación, sino que el placer se encuentra en el objeto en si mismo.

Por lo general el fetichista persigue el uso del objeto fetiche en privado; incluso puede llegar a tener grandes colecciones o a buscar trabajos que lo puedan mantener cerca del objeto deseado (como trabajar en zapaterías, tiendas de ropa interior...).

Sin embargo no resulta fácil determinar con exactitud cuando las preferencias individuales se confunden con una excesiva dependencia del objeto fetiche.


  1. TRAVESTISMO.


El travestido es un hombre heterosexual que se excita sexualmente, de forma repetida y persistente, vistiendo ropa de mujer. Nunca ha de confundirse con el trasexualismo masculino; donde el hombre desea un cambio de sexo anatómico y vivir como una mujer. Es más la mayoría de los travestidos son exclusivamente heterosexuales, incluso están casados y tienen hijos. También hay que diferenciarlos de los imitadores o transformistas del mundo el expectáculo y entre los homosexuales que ocasionalmente se visten de mujer; ya que en ninguno de los casos anteriores existe una dependencia psicológica con respecto al uso de prendas femeninas ni una excitación sexual con esta práctica.

La DSM IV propone los siguientes criterios para el diagnostico de travestismo:

- Durante un periodo de al menos seis meses experimenta fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican un acto de travestirse en un varón heterosexual.

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo. Hemos de investigar también si el individuo tiene de base un sentimiento de malestar persistente con su papel o identidad sexual.

El travestismo se considera un fenómeno relacionado exclusivamente con varones; ya que las mujeres suelen vestirse con ropa masculina sin que se considere por ello que existe un trasfondo de excitación sexual.

El travestismo comienza a manifestarse durante la infancia o al comienzo de la adolescencia y la mayoría de los travestidos realizan estos cambios de indumentaria en la intimidad de su hogar o los mantienen en secreto sin perjudicar a nadie y llevando una vida de cara a la sociedad completamente acorde a las exigencias de esta.
3. VOYERISMO.
En el voyerismo la obervación de personas desnudas o practicando actos sexuales y las fantasías creadas a partir de estas imágenes, se convierte en el método repetidamente preferido o exclusivo para conseguir la excitación sexual. Así pues el voyerista o mirón es una persona que obtiene gratificación sexual mientras observa a otras personas que realizan una actividad sexual o están desnudas o en trance de desnudarse.

Los criterios que propone la DSM IV para el diagnostico de voyerismo son:

- Durante un periodo de tiempo al menos de seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes o altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho de observar ocultamente a personas desnudas, desnudándose o que se encuentran en plena actividad sexual.

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
Por lo general el voyerismo se da en hombres jóvenes (son rarísimos los casos de dependencia femenina a está práctica) y a menudo logra desaparecer entorno a la mediana edad. Suelen ser sujetos con grandes dificultades para establecer relaciones heterosexuales , así como introvertidos y con dificultades en sus relaciones interpersonales de modo que el hecho de “mirar” le permite soslayar sus carencias relacionales sociales y sexuales con las mujeres.

El voyerista prefiere atisbar oculto a las mujeres que no conoce, ya que ello constituye una novedad y la condición prohibida de su acción aumenta la excitación sexual. La mayoría de estos sujetos sin embargo suelen ser inofensivos y evitan todo contacto personal; no obstante llevados a su extremo pueden llegar incluso a cometer violaciones, allanamientos de morada y otros delitos.

El voyerismo representa un claro ejemplo de continuo entre normalidad y anormalidad de modo que es difícil distinguir aquello que es normal de aquello que rebasa los limites de la normalidad establecidos. Así por ejemplo en nuestra sociedad mirar a una mujer desnuda se considera un recreo masculino aceptado (como demuestra la gran afluencia a los clubes de topless o streep-tease masculinos...) sin que esto suponga o se considere un hecho alejado de la normalidad; el problema se plantea cuando este tipo de visiones se convierte en una obsesión y el sujeto es incapaz de obtener satisfacción sexual de otro modo y comienza a invadir la intimidad de otras personas; es entonces cuando podemos hablar de parafilias.
4. EXHIBICIONISMO.
El exhibicionismo es un estado en el que una persona muestra repetida y preferentemente los órganos genitales a desconocidos que no lo esperan con el fin de alcanzar una excitación sexual. Muchos de ellos se pueden mostrar impotentes ante otras formas de actividad sexual y sienten un apremio incontrolable por llevar esta conducta de modo compulsivo. Es más un elevado porcentaje de ellas son personas pasivas, tímidas, y sexualmente inhibidas.
Los criterios que propone la DSM IV para el diagnostico de exhibicionismo son:

- Durante un periodo de por lo menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican la exposición de los propios genitales a un extraño que no lo espera.

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto.

El inicio de este trastorno suele producirse generalmente antes de los 18 años, aunque puede empezar mas tarde, no obstante en personas de edad avanzada apenas se observan detenciones, de hay que nos sugiera que su incidencia vaya disminuyendo mucho con la edad. El exhibicionista tampoco tiene un perfil muy identificativo, suele tratarse de varones (en un porcentaje mucho mas elevado que el de mujeres), de coeficiente intelectual medio-alto, que llevan una vida y trabajo aparentemente satisfactorios y que no muestran signos palpables de trastornos emocionales graves. Suelen ser inmaduros y egocéntricos.

El objetivo final de la exhibición sigue siendo provocar conmoción o miedo en las víctimas, de modo que si no existe una reacción ostensible por parte de ellas apenas se obtiene placer; incluso la idea o el riesgo que corren de ser detenidos puede ser una aliciente más para la excitación sexual.

Existe gran variabilidad entre el comportamiento exhibicionista, de hay que valoremos una serie de factores a la hora de entender los diversos tipos de exhibicionismo:

- La edad más frecuente de las victimas suele ser entorno a la pubertad o mujeres jóvenes, aunque hay alguna minoría que siente una especial atracción por chicas prepuberes.

- En algunos casos el deseo de exhibirse coincide con periodos de crisis emocional.

- Pueden perder gran cantidad de tiempo planeando exhibiciones posteriores, eligiendo cuidadosamente las víctimas y el paraje. Dicha planificación se convierte en un componente importante de sus fantasías durante la masturbación.

- En algunos casos puede que sea realmente importante el ser reconocidos o detenidos para alcanzar la máxima excitación, de hay que parezca que desean ser capturados.

No obstante,y a pesar de ser una de las parafilias más frecuentes, los exhibicionistas no suelen agredir ni violar a sus víctimas aunque podemos encontrarnos con excepciones, sobretodo en aquellos casos en los que la reacción de la víctima no responde a las expectativas del sujeto y hace que se ponga nervioso e incluso agresivo.
5. LLAMADAS TELEFÓNICAS OBSCENAS.

Algunos autores las consideran una variedad más dentro del exhibicionismo.

Se trata de personas que repetidamente realizan llamadas telefónicas obscenas como fórmula para enardecerse sexualmente.

Suele tratarse de varones con grandes dificultades para establecer relaciones interpersonales y en raras ocasiones llaman repetidamente a la misma victima aunque puede suceder.

Podemos encontrar tres tipos diferentes de llamadas telefónicas obscenas:

- El comunicante hace alarde de su masculinidad y describe detalladamente como se masturba, es lo más común.

- Aparecen amenazas sobre la víctima.

- El comunicante pretende que la víctima revele detalles íntimos sobre su vida. Incluso para conseguir esta información puede alegar que se trata de una encuesta para un estudio sociológico.
6. SADISMO Y MASOQUISMO.
En primer lugar vamos a definir sadismo y masoquismo y a citar los criterios diagnósticos de ambas.
- Sadismo: hecho de infligir repetida e intencionalmente dolor a otra persona con el objeto de excitarse sexualmente. Su nombre deriva del marqués de Sade (1774-1814), escritor francés que trata amplia mente la crueldad como medio de obtener gratificación sexual.

- Masoquismo: estado en el que una persona experimenta placer sexual cuando se le humilla o causa daño. Recibe el nombre del novelista austriaco Lepold Von Sacher-Maroch (1836-1905) en cuya obra “la venus de las pieles” ofrece una explicación detallada de los goces del dolor.
Criterios para el diagnostico del masoquismo sexual según la DSM IV:

- Durante un periodo de al menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican el hecho (real, no simulado) de ser humillado, pegado, atado o cualquier otra forma de sufrimiento.

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo.
Criterios para el diagnostico de sadismo sexual según la DSM IV:

- Durante un periodo de al menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actos (reales no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico (incluyendo la humillación) de la víctima es sexualmente excitante para el individuo.

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
Esta práctica sexual se encuentra muy extendida entre la población (5-10%) y muy raras veces alcanza la categoría de parafilia; en cuyo caso dar o recibir dolor se convierte en el método exclusivo o preferido para alcanzar la excitación sexual. Así casi todos los sujetos que en algún momento de su vida prueban una de estas variedades sexuales lo hacen con plena compresión de los riesgos inherentes y jamas traspasan ciertos límites trazados con todo cuidado. No obstante en un grupo de sadomasoquistas mucho más reducido la obtención del placer sexual a base de infligir o recibir dolor llega a consumar todos sus impulsos y se convierte en una obsesión; es en estos casos cuando podemos hablar de parafilia.

Hoy en día el sadomasoquismo a un nivel moderado y controlado se considera una práctica sexual admitida dentro de la sociedad, incluso están en venta toda serie de artilugios sexuales, revistas... incluso existen bares y locales con escenarios e instrumentos adaptados a estar necesidades sin que sean motivo de escándalo dentro de la sociedad siempre que se mantengan dentro de unos márgenes aceptables.

Las variedades del sadismo y el masoquismo son pues muy amplias:

- Sadismo: desde una escenificación meticulosamente controlada, de cariz moderado, con un compañero que se presta de buena gana al juego; hasta una conducta agresiva, en la que caben la tortura, la violación e incluso el asesinato y que en la mayoría de los casos se encuentra asociado con el trastorno antisocial de la personalidad.
- Masoquismo: desde manifestaciones moderadas como los actos de servidumbre o bondage que incluyen ser atado, azotes en las nalgas, o dominación por fuerza física,actuaciones simbólicas que se llevan a cabo en compañía de una pareja de confianza y en condiciones controladas; hasta los actos que producen auténtico dolor como la flagelación, la automutilación... que hacen que en numerosas ocasiones sea difícil encontrar compañeros que se presten a estas prácticas y por ello sean ellos mismos quienes se causen dolor de las formas más extrañas incluso poniendo en peligro su integridad física. Una forma particularmente peligrosa de masoquismo es la llamada “hipoxifilia” que supone la excitación sexual a través de la privación de oxígeno.

Así en la mayoría de los casos el sadomasoquismo no supone un problema para la persona ni para su compañero; sin embargo puede ocurrir que la intensidad de los impulsos sea tal que tenga miedo de herir a la otra persona o de resultar herido y por ello acuda a un especialista para cambiar esta conducta sexual.

7. ZOOFILIA..

Se conoce como bestialismo al acto de tener contacto sexual directo con animales; y cuando este tipo de actos o fantasías se convierten en algo repetitivo es cuando hablamos de zoofilia.

En el hombre el bestialismo comprende o abarca el coito vaginal en la mayoría de los casos y en la mujer si limita al cunnilingus y a la masturbación del animal macho.

Es un tipo de comportamiento que clasicamente se ha relacionado con áreas rurales y con sujetos en contacta continuo con animales y que pasan largos periodos de tiempo en soledad.

Se podría explicar como un afán de curiosidad, ansia de novedad, o el deseo de desahogarse sexualmente ante la imposibilidad de hacerlo con un compañero, no obstante en raras ocasiones se relaciona con actos sádicos y maltrato al animal.
8. PAIDOFILIA.

Parafilia donde el método repetidamente preferido o exclusivo para alcanzar la excitación sexual es el acto o las fantasías sexuales en las que se establecen relaciones con niños de edad prepuberal.

La DSM IV propone los siguientes criterios para el diagnostico de paidofilia:

- Durante un periodo de al menos seis meses, experimentar fantasías sexuales recurrentes y altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con niños prepuberes o niños algo mayores (generalmente de 13 años o menores).

- Las fantasías, los impulsos sexuales o los comportamientos provocan malestar clinicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la vida del individuo.

- La persona tiene al menos 16 años y es por lo menos cinco años mayor que el niño o niños de los que se abusa. No se incluirán a individuos en las últimas etapas de la adolescencia que se relacionen con personas de 12 o 13 años de un modo totalmente voluntario por ambas partes.
La paidofilia es una práctica mucho más extendida entre hombres que entre mujeres; la mayoría de ellos heterosexuales e incluso padres de familia casados que pasan por dificultades en su matrimonio o sufren un trastorno sexual. La mayoría de las victimas suelen ser niñas. La atracción puede ser de tipo exclusivo hacía niños o pude ser no exclusiva y sentirse también atraídos por adultos.

La gente que sufre este trastorno y que usa a niños para excitarse sexualmente puede limitar su actividad simplemente a desnudarles, a observarlos, a exponerse frente a ellos, a masturbarse en su presencia o a acariciarlos y tocarlos suavemente. Otros sin embargo efectúan felaciones o cunnilingus, o penetran la vagina, la boca o el ano del niño con sus dedos, objetos extraños o el pene; empleando la fuerza para estos fines. Suelen amenazar a los niños para que no los delaten, incluso pueden desarrollar técnicas complicadas para tener acceso a los niños.

El trastorno suele comenzar en la adolescencia, aunque algunos individuos manifiestan que no llegaron a sentirse atraídos por los niños hasta la edad intermedia de la vida. La frecuencia del comportamiento paidófilo fluctúa a menudo con el estrés psicosocial al que este sometido el paidofilo.

Se han distinguido distintos tipos de paidofilos según Cohen, Seghorn y Calmas:

- Paidofilo de personalidad inmadura:

El más corriente. Se siente atraído por los niños porque advierte que con ellos es dueño de la situación. Por regla general sus víctimas no son extraños y no hay un contacto sexual impulsivo sino todo un proceso de cortejo con el que pretende ganarse la confianza del pequeño.

- Paidofilo regresivo:

Mantiene firmes relaciones heterosexuales que cursan sin dificultad alguna; sin embargo en un momento dado de la edad adulta se empieza a fomentar una sensación de inadecuación sexual. El contacto sexual con niños tiene en estos casos un carácter impulsivo, y surge de manera súbita e incontrolable, la mayoría de las veces con desconocidos.

- Paidofilo agresivo.

Con un historial de conducta antisocial siente una gran aversión hacía las mujeres y frecuentemente agrede a sus víctimas incluso con violencia.
Algunas de las teorías propuestas según Finkelhor y Araji para explicar el por que los adultos tienden a mantener relaciones sexuales con niños y a interesarse por ellos quedan recogidas en la siguiente tabla:

tipo de teoría nivel de explicación

Individual social/cultural

Confluencia -Evolución interrumpida -Educación del varón

emocional -Bajo nivel de autoestima para dominar

-Dominio simbólico de un trauma

-Identificación con el agresor

-Identificación narcisista

tipo de teoría nivel de explicación

Individual social/cultural
Excitación sexual -Experiencia excitante de la -Pornografía infantil

infancia -Erotización de los niños en

-Experiencia sexual reumática anuncios publicitarios.

de la infancia

-Condicionamiento operativo

-Modelos de otras personas a

edades tempranas.

-Atribución equivocada de la excitación

-Factores biológicos
Bloqueo -Conflicto edípico -Normas represivas

-Complejo de castración respecto a la masturbación.

-Miedo a las mujeres adultas -Relaciones sexuales

-Experiencia traumática en la extra matrimoniales.

sexualidad adulta

-Capacidades sociales insuficientes

-Problemas matrimoniales
Deshinibición -Desorden de los impulsos -Tolerancia cultural

-Senilidad -Pornografía

-Alcoholismo -Prerrogativas

-Psicosis patriarcales.

-Estrés ocupacional

-Fallo del mecanismo que evita incesto
En la mayor parte de las sociedades la paidofilia es considerada un abuso sexual grave y las leyes castigan con penas severas a quienes mantienen contacto sexual con niños; a pesar de ello este tipo de tendencias a abierto todo un gran negocio en el que se comercia con pornografía infantil, prostitución....
9. OTRAS PARAFILIAS.

- Apotemnofilia.

Individuos sexualmente atraídos por las amputaciones, lo que hace que muchas veces busquen compañeros sexuales que presenten amputaciones o que intenten convencer a un cirujano para que lleve a cabo una amputación medicamente innecesaria.

-Coprofilia y urofília.

Se obtiene placer sexual en el contacto con heces y orina respectivamente.
-Clismafília.

Excitación sexual obtenida únicamente mediante el uso de enemas.


-Frotación.

Frotación de órganos genitales contra el cuerpo de una persona totalmente vestida en aglomeraciones de gente, como pueden ser el metro, el tren, autobuses, ascensores...
-Necrofilia.

Excitación sexual que se experimenta mediante la vista o el contacto sexual con un cadáver. El sujeto puede que llegue a desenterrar cadáveres o a trabajar en funerarias y depósitos de cadáveres para satisfacer esta necesidad.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Programa teórico iconPrograma teorico (100h.)

Programa teórico iconMar co Teórico

Programa teórico iconTEÓrico de quirúrgica

Programa teórico icon5º teórico de Problemas Epistemológicos

Programa teórico iconBibliografía marco teórico

Programa teórico iconPlaneacion estrategica marco teórico

Programa teórico iconInvestigación documental o marco teórico

Programa teórico iconInvestigación previa y marco teórico

Programa teórico iconManual Teórico Práctico de la asignatura

Programa teórico iconExamen teórico-práctico en el Hospital




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com