Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física






descargar 115.32 Kb.
títuloYa en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física
página1/3
fecha de publicación23.02.2016
tamaño115.32 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3
TEMA 3

ADULTOS

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física proporcionaban en mayor grado en etapas anteriores.

Algunos jóvenes, que iniciaron su etapa deportiva y encontraron que su cuerpo poseía recursos que le permitían sacar un gran rendimiento a una determinada especialidad deportiva, seguramente continuarán sus pasos hacia una actividad de alta competición, el resto, seguirán practicando aquellas especialidades que más le sedujeron, no teniendo que centrarse en una sola. Buscarán en el deporte un medio para mantener el equilibrio cuerpo/mente que les proporcione una mayor calidad de vida.

La actividad física comporta un esfuerzo planificado que requiere de una cierta dosis de voluntad. Conforme la vida nos va aumentando el número de responsabilidades: la casa, la familia, el trabajo, etc. nos queda menos tiempo para cuidarnos. No obstante, debemos adquirir plena conciencia de que la actividad física es tan importante o más que cualquiera de las ocupaciones y responsabilidades que tengamos. No existe excusa para dedicar al menos 30 minutos a una actividad física continuada y controlada. De no hacerlo, afectará a toda nuestra vida al realizar cualquier tarea con menos energía y rendimiento que si contáramos con una buena condición física.

nota: actividad física

El tiempo invertido en cuidarnos lo recuperaremos con creces al optimizar el resto de nuestro tiempo dedicado a otros menesteres. Además, el riesgo de padecer ciertas enfermedades y afecciones aumenta considerablemente entre las personas sedentarias.

Desgraciadamente parece que el sedentarismo va en aumento y aunque la solución es sencilla, hay que moverse más, en la práctica es necesario mayor compromiso de todos para potenciar que la población sea más activa. Para ello, sería importante que en los puestos de trabajo existieran áreas destinadas a trabajar la condición física de forma tutorizada y dentro del horario laboral. Algunas empresas ya se han dado cuenta que lejos de ser una perdida de productividad esta medida aumenta el rendimiento y la capacidad de sus trabajadores.

Aunque la genética es importante cualquiera que realice actividad física de manera continuada obtendrá una notable mejora de su estado de salud. La actividad física siempre pesará más sobre nuestra condición física que la genética.

Hace años se recomendaba la realización de ejercicios intensos (al 60-90% de nuestra frecuencia cardiaca máxima) durante al menos 20 minutos, trabajando grandes grupos musculares, pero en la actualidad se hace un mayor hincapié en integrar a nuestra rutina actividades físicas moderadas. Este tipo de ejercicio es mucho más fácil de incorporar a nuestra rutina y será por tanto más difícil que acabemos abandonando.

Ejemplo: caminar a paso ligero durante 20 minutos diarios supone una diferencia de 5 Kg. al año además de una mejora notable del sistema cardiovascular.

Las pruebas demuestran que es más eficaz repartir el ejercicio en espacios más cortos de tiempo realizados diariamente.

Aún siendo las actividades moderadas beneficiosas y muy recomendables esto no es óbice para practicar actividades más intensas si nuestro estado nos lo permite. No tendrá el mismo efecto un paseo a paso ligero para una persona de avanzada edad que para un hombre de 20 años.

DESARROLLO DE CUALIDADES FÍSICAS

Las cualidades o capacidades físicas son los componentes básicos de la condición física y por tanto elementos esenciales para el desarrollo motriz y deportivo. Para mejorar el rendimiento físico el trabajo a desarrollar se debe basar en el entrenamiento de las diferentes capacidades.

FUERZA

Podemos definir esta cualidad como la capacidad para soportar un peso u oponerse a un impulso venciendo esta resistencia.

Esta cualidad física es necesaria para desarrollar la musculatura y realizar las actividades cotidianas sin riesgo de lesiones y de manera cómoda. Un buen trabajo para desarrollar esta cualidad y mantenerla nos permitirá en un futuro valernos por nosotros mismos.

La fuerza es una cualidad que está muy condicionada por nuestro estado de ánimo y la sugestión antes de una prueba de fuerza puede multiplicar sus efectos. El ejemplo de la madre levantando un coche con sus propias manos al ver la vida de su hijo en peligro tiene su razón de ser.

Tipos de fuerza:

  • Fuerza máxima, representa la máxima fuerza que un grupo muscular puede realizar contra una resistencia máxima en una sola repetición.

  • Fuerza-resistencia, representa la capacidad de nuestro cuerpo para aguantar resistencias durante el mayor tiempo posible. Para desarrollar esta capacidad debemos contar también con el sistema cardiocirculatorio y respiratorio aparte de con el sistema muscular.

  • Fuerza-velocidad, representa la capacidad del músculo para vencer una resistencia de forma rápida.

La fuerza podemos desarrollarla mediante:

  • Contracciones isométricas: la longitud del músculo no varía durante el ejercicio.

  • Contracción isotónica: la longitud del músculo varía durante el ejercicio de dos maneras posibles:

    Concéntricamente: La resistencia a vencer implica una tensión en el músculo que provoca la disminución de su longitud.
    Excéntricamente: Al realizar una acción contraria a la resistencia el músculo se alarga.


Factores a tener en cuenta para desarrollar la fuerza:

  • Resistencia: Para desarrollarse muscularmente debemos trabajar con pesos superiores a los que utilizamos en la vida cotidiana. Podemos hacer uso de aparatos o utilizar nuestro propio peso corporal con ayuda de la gravedad: fondos, abdominales, elevaciones de piernas, dominadas.

  • Repeticiones: Haremos tantas repeticiones como necesitemos para llegar a la fatiga muscular en cada serie.

  • Intensidad: En función de lo que queramos conseguir modificaremos la intensidad, variando el número, la carga o la velocidad de las repeticiones. Si lo que queremos es aumentar el volumen muscular, debemos levantar mucho peso (alrededor del 60-70% del máximo que seamos capaces) y ejecutar pocas repeticiones a baja velocidad (5-10). Si queremos conseguir una musculatura más definida y rápida, bajaremos la carga y aumentaremos el número de repeticiones y la velocidad de estas.

Antes y después de cada sesión no olvidaremos realizar nuestra serie de estiramientos que evitarán que los músculos se vuelvan poco flexibles.

American College of Sports Medicine recomienda para el trabajo de fuerza:

  1. Un circuito que incluya 8-10 ejercicios de los principales grupos musculares.

  2. Aunque una serie de cada ejercicio puede ser suficiente, llegar hasta 2 ó 3 de forma progresiva, si el tiempo lo permite proporcionará mayores beneficios.

  3. Realice de 8 a 12 repeticiones (10-15 en mayores de 50-60 años) de cada uno de estos ejercicios hasta el punto de fatiga.

  4. Realice los ejercicios de fuerza de 2 a 3 días por semana. Utilice la técnica adecuada para cada uno de ellos.

  5. Realice los ejercicios utilizando el arco articular completo para cada grupo muscular.

  6. Los movimientos deben ser suaves, a velocidad de moderada a lenta, y manteniendo el control tanto al levantar como al bajar el peso.

  7. Mantenga una respiración normal durante cada repetición.

  8. Procure coincidir con un compañero en las sesiones de trabajo para animarse y ayudarse.

RESISTENCIA

Es la capacidad física y psíquica para soportar esfuerzos prolongados así como la capacidad para recuperarse de dichos esfuerzos.

Tipos principales de resistencia:

  • Resistencia aeróbica:

    Se trabaja cuando realizamos un trabajo de intensidad baja durante un periodo de tiempo largo. En este caso existe oxigeno para la oxidación del glucógeno y de los ácidos grasos.

    Los ejercicios que hacen trabajar la resistencia aeróbica son aquellos que hacen trabajar a un gran número de músculos: correr, nadar, hacer bicicleta, etc.

    Para trabajar la resistencia aeróbica nunca subiremos del 70-80% de la frecuencia cardiaca máxima.

  • Resistencia anaeróbica:

    Se trabaja cuando realizamos un trabajo de intensidad alta y durante un periodo de tiempo corto. No existe oxigeno suficiente para la oxidación del glucógeno.

    Existen dos tipos: anaeróbica láctica, si se acumula ácido láctico en el músculo y anaeróbica aláctica si no se acumula ácido láctico.


Métodos de entrenamiento:

  • Continuos: Ejercicios sin pausas de más de 30 minutos de duración como la carrera continua, el nado continuo o la bicicleta.

  • Fraccionado: Ejercicios con descansos:

    - A intervalos: cuando entre un ejercicio y el siguiente no existe una recuperación completa, llegando a bajar como máximo las pulsaciones hasta 120/130 pulsaciones por minuto.

    - De repetición: cuando entre un ejercicio y el siguiente la recuperación es casi completa.

FLEXIBILIDAD

Es la capacidad de extensión de un movimiento en una articulación. Dicha capacidad, aun no siendo considerada por muchos autores como una cualidad física básica, si que es de gran utilidad para desarrollar el resto de cualidades.

La flexibilidad es la única cualidad física que empeora desde que nacemos, sobre todo a partir de los 30 años, el resto mejoran hasta los 30 o 40 años de edad. Las mujeres por su propia naturaleza presentan mayor flexibilidad que los hombres.

El desarrollo de la flexibilidad vendrá determinado por múltiples factores como: elasticidad muscular, fuerza de los músculos agonistas, movilidad de la articulación, sexo, edad, genética, coordinación de los movimientos, temperatura, cansancio, hora del día.

Un desarrollo correcto de la flexibilidad nos prevendrá ante lesiones y mejorará la coordinación así como la ejecución técnica de cualquier tipo de ejercicio.

Podemos trabajar dicha cualidad de forma independiente o como parte previa a la sesión (calentamiento), en la sesión (durante los descansos) o al final de la sesión (vuelta a la calma).

Tipos de flexibilidad:

  • Activa dinámica: rango de movimiento en una contracción muscular rápida e intensa. Ejemplo: flexión de la cadera en el salto de obstáculos y la extensión del hombro en natación.

  • Activa estática: rango de movimiento en la contracción muscular lenta y controlada. Ejemplo: Volteo hacia atrás en gimnasia.

  • Pasiva: rango de movimiento al aplicarse una fuerza externa. Ejemplo: movimientos de lucha.

VELOCIDAD

Podemos definirla como el tiempo empleado por el deportista en ejecutar una tarea especifica.

Es una cualidad que tiene mucha importancia en todo tipo de ejercicios explosivos como sprints, saltos y muchos deportes. A medida que la distancia crece, disminuye la importancia de esta cualidad a favor de la resistencia.

Son muchos los factores que determinan la magnitud de la velocidad, como por ejemplo, el tipo de fibras musculares (rojas y blancas), la flexibilidad, la temperatura corporal, la glucólisis anaeróbica, etc.

Tipos de velocidad:

  • Velocidad de reacción:

    Es la capacidad del cuerpo de dar una respuesta motriz a un estímulo en el menor tiempo posible. No debemos confundir la velocidad de reacción con los reflejos puesto que esta última se refiere a una respuesta involuntaria y la velocidad de reacción se origina de manera consciente en niveles superiores del sistema nervioso central.

    Este tipo de velocidad tiene un peso genético importante.

    El tiempo entre la percepción del estimulo y la respuesta ronda, en el ser humano, entre 1 y 1,2 segundos.

  • Velocidad gestual acíclica:

    Capacidad de realizar un movimiento segmentario o global en el menor tiempo posible. Este tipo de velocidad se trabaja cuando hemos logrado una buena ejecución técnica del gesto.

  • Velocidad de desplazamiento cíclica:

    Capacidad de recorrer una distancia en el menor tiempo posible. Depende de la amplitud y frecuencia de la zancada y de la coordinación. Ejemplo: carrera de 100 metros lisos.

    Parece ser que el exceso de altura puede ser un handicap a la hora de ser un gran velocista y la estadística indica que los mejores atletas, en distancias cortas, tienen una estatura que oscila entre los 1,65 y los 1,90 metros.

Circuito para trabajar los diferentes tipos de velocidad:

  1. Desde tendido supino, realizar salidas rápidas.

  2. Elevación de talones alternativos a los glúteos.

  3. Desde cuclillas salto arriba en extensión.

  4. Carrera de 20 metros lo más rápido posible.

  5. Elevación alternativa de rodillas.

  6. Salto lateral sobre banco sueco.

  7. Carrera de 20 metros ampliando la zancada.

CONTROLA TU CUERPO

TESTS DE CONDICIÓN FÍSICA

Índice de masa corporal (IMC)

A través de este índice y conociendo nuestra estatura y peso obtendremos nuestro grado de obesidad.

Las dos principales causas de obesidad son:

  • Mayor ingesta de calorías que las que el cuerpo gasta.

  • Menor actividad física que la que el cuerpo precisa.

Existen otros factores que determinan el grado de obesidad tales como la genética o el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico.

fórmula del imc

Rangos de IMC según la OMS (Organización mundial de la salud) en kg/m2:

  • < 18,5: Bajo peso, malnutrición.

  • 18,5-24,9: Peso normal.

  • 25-26,9: Sobrepeso. Grado I.

  • 27-29,9: Sobrepeso. Grado II.

  • 30 a 34,9: Obesidad. Tipo I.

  • 35-39,9: Obesidad. Tipo II.

  • 40-49,9: Obesidad mórbida. Tipo III.

  • >50: Obesidad extrema. Tipo IV, puede requerir intervención quirúrgica.

Rangos aplicables a personas de entre 25 y 34 años, aumentando en un punto cada diez años por encima de 25. 

Ejemplo: un IMC de 28 indica peso normal para personas de 55-65 años.

Test de resistencia

Utilizaremos en esta prueba un banco que pueda regularse su altura, para variarla en función del sexo y la edad de quien realice la prueba. El tiempo de duración variara también dependiendo de quien realice el test.

tabla: resistencia

Ejecución:

Subir y bajar del banco una vez cada dos segundos durante el tiempo que podamos (t). Subimos al banco apoyando primero un pie y después el otro, para bajar de la misma manera.

Una vez acabado el ejercicio descansamos sentados durante un minuto y después nos tomamos las pulsaciones durante 30 segundos, que multiplicadas por dos nos da la frecuencia cardiaca por minuto (fcm).

Con estos datos aplicamos la fórmula:

fórmula índice-resistencia

tabla: relación índice y condición física

Test de flexilbilidad

Medimos la flexibilidad de espalda, parte posterior de las piernas y cadera:

En posición sentada con las piernas juntas y estiradas. Flexionamos la cadera hacia delante sin doblar la columna y con los brazos estirados. Los pies los meteremos hacia dentro así como la barbilla.

tabla: resultados nivel de flexibilidad

Test de Ruffier-Dickson

Mide la capacidad cardiovascular.

Tomaremos el pulso en reposo (P), seguidamente realizaremos 30 flexiones de piernas en 45'' y nada más terminar nos volveremos a tomar el pulso (P'). Pasado un minuto de la última toma volveremos a contarnos las pulsaciones (P''). Con estos datos obtendremos el índice de Ruffier (I) que viene dado por la siguiente fórmula: fórmula índice ruffier

tabla: resultados índice ruffier-dickson

Test de Cooper

Este famoso test mide la resistencia de cualquier persona, deportista o no, y es, a día de hoy, el más fiable para medir la resistencia y la condición física.

Ejecución:

Carrera de 12 minutos recorriendo la máxima distancia posible. Podrá realizarse en cualquier pista o terreno sobre el que conozcamos sus medidas para calcular la distancia total recorrida. Se debe llegar al límite del agotamiento.

test de cooper

FRECUENCIA CARDIACA

A través del pulso podemos controlar nuestro ritmo cardiaco y conocer como esta trabajando nuestro corazón, lo cual nos evitará muchos problemas.

La frecuencia cardiaca en reposo es un buen indicador de la condición física. Se obtiene inmediatamente después de despertarse y antes de levantarse de la cama, o bien, relajándose 5 minutos antes de la medición. Normalmente el corazón late entre 60 a 100 pulsaciones por minuto. Si se goza de buena salud y se hace ejercicio la FCR puede bajar por debajo de las 60 pulsaciones.

tabla: frecuencia cardiaca en reposo

¿Cómo debemos tomarnos el pulso?

Coloca el dedo índice y medio sobre los músculos que bajan por el cuello, deberá sentir el latir de la arteria carótida en la punta de los dedos. Cuando hayas encontrado el pulso, empieza a contar, 0 para el primer latido, después 1, 2, 3, y así hasta que pasen 15 segundos.

Nunca utilizaremos el pulgar para hacer una medida del ritmo cardiaco, ya que este dedo tiene pulsaciones propias y distorsionaría la medida real.

Una vez que estés seguro de tu conteo, multiplica por 4 para obtener tus pulsaciones por minuto.


Fórmula de Karvonen

Esta fórmula nos permite calcular la frecuencia máxima que podemos alcanzar en una prueba de esfuerzo, sin poner en riesgo nuestra salud y siempre que nos encontremos en perfectas condiciones físicas.

fórmula de karvonen

La FCM marca nuestro límite del cual no debemos pasar. Llegando a él, obtendremos el 100% de esfuerzo. En la tabla de abajo encontramos los niveles y porcentajes sobre los que estamos trabajando.

tabla: nivel cardiaco

EJERCICIO DE REPASO:

  1. Calcular el grado de obesidad de una persona de 83 Kg. de peso y 1,70m de estatura

    I = 28,72 (sobrepeso grado II)


  2. Averigua tu capacidad cardiovascular en tan solo tres minutos con el test de Ruffier-Dickson

LA PRÁCTICA

Al comenzar cualquier actividad los avances serán siempre muy rápidos al principio. Conforme pase el tiempo, pasaremos a una fase de estabilización en la cual parecerá que nos estancamos y que ya no aprendemos nada, aunque no sea así. Hemos de insistir, pues sólo la practica regular y continuada producirá efectos favorables para nosotros.

PRINCIPIOS DEL ENTRENAMIENTO

Dichos principios se basan en aspectos biológicos, psicológicos y pedagógicos.

Si realizamos nuestra programación deportiva en base a estos principios, conseguiremos optimizar el desarrollo de nuestro trabajo.

  • Principio de carga eficaz:

    Para obtener resultados de cualquier tipo de ejercicio, debemos sobrepasar una intensidad de carga mínima llamada umbral por debajo de la cual no obtendríamos ningún efecto. De la misma manera existe un nivel máximo de tolerancia que si lo rebasáramos obtendríamos un perjuicio en nuestro rendimiento. Tanto el umbral como el nivel máximo de tolerancia varían de unos individuos a otros en función de la condición física de cada uno.

  • Principio de progresión de la carga:

    El nivel de carga debe ir aumentando de forma progresiva para que nuestro organismo vaya sufriendo nuevas adaptaciones al esfuerzo y se mejore el rendimiento, de lo contrario, incluso aun manteniendo la misma carga, nuestro rendimiento físico pudiera empeorar.

    - El aumento de carga puede ser:
    1. Monotónico: sin disminución de carga. El aumento no debe ser lineal.
    2. No monotónico: puede haber bajadas en los niveles de carga dando lugar a una progresión ascendente en zig-zag.

    - La progresión de carga seguirá el siguiente orden:
    1. Aumento en la frecuencia de entrenamientos.
    2. Aumento del volumen por unidad de entrenamiento.
    3. Incremento en la intensidad de trabajo.

  • Principio de variedad:

    Hemos de evitar la monotonía que supone repetir miles de veces los mismos ejercicios durante toda una temporada, pues de lo contrario, se provocará un estancamiento en la mejora.

  • Principio de relación óptima entre carga y recuperación:

    Cada vez que realizamos un trabajo, nuestro cuerpo necesita un tiempo de recuperación, tanto dentro de la sesión como entre sesiones. De como utilicemos estos descansos vendrá un resultado mejor o peor.

    La ubicación temporal así como la extensión de estos tiempos de descanso variará en función del tipo de ejercicio que realicemos.

  • Principio de repetición y continuidad:

    Ni debemos repetir constantemente los mismos ejercicios miles de veces (principio de variedad), ni tampoco realizar cada vez un ejercicio diferente que no conocemos. La repetición de ejercicios creará hábitos y conocimiento sobre la ejecución correcta de cada uno. Además, el organismo necesita tiempo para adaptarse a nivel metabólico, morfológico, estructural.

  • Principio de acción inversa:

    Las adaptaciones al esfuerzo pueden perderse, de la misma manera que se logra, si nos mantenemos inactivos.

    En momentos de inactividad total perdemos un 10% de la forma física obtenida con el ejercicio a la semana.

    Las capacidades que se pierden más rápidamente son la resistencia y la fuerza-resistencia.

    Realizaremos descansos activos en los cuales podremos hacer otro tipo de actividades diferentes a las habituales de nuestro programa de entrenamiento. De esta manera, evitaremos los períodos largos de inactividad que pueden producirse en periodos vacacionales.

  • Principio de periodización:

    Las adaptaciones se componen de tres fases: aumento, estabilización y disminución. Un deportista no puede mantenerse durante todo un año al máximo de rendimiento pues en ese caso podría pasarse de una situación constructiva a una degenerativa.

    Dividiremos la temporada en macrociclos (largo plazo; una temporada o media), mesociclos (medio plazo; meses) y microciclos (corto plazo; algunos días).

  • Principio de individualidad:

    Como no hay dos personas iguales, de la misma manera no puede haber dos programas de entrenamiento idénticos. Aunque en la práctica esto puede ser difícil de llevar, al menos si pueden formarse grupos lo más homogéneos de trabajo.

    Cada uno de nosotros estamos determinados por factores tales como: la genética, la edad, la alimentación, el sexo, la motivación, etc.

  • Principio de especialización/multilateralidad:

    Al contrario de lo expuesto en el modulo de niños y adolescentes, en el que se hacía especial hincapié en trabajar de forma multilateral, sin centrarnos en una disciplina concreta, una vez el individuo crece y madura debemos centrarnos en trabajar de forma especifica sobre aquellos músculos y sistemas energéticos que requieran su especialidad deportiva.

LA SESIÓN

Toda sesión de actividad física debe estar estructurada en tres bloques de inexcusable cumplimiento: calentamiento, parte central y vuelta a la calma.

Calentamiento

Antes de realizar cualquier actividad física hay que predisponer a nuestro cuerpo física y mentalmente para poder realizarla sin riesgos.

Normalmente un calentamiento para una actividad posterior de 40-60 minutos rondará los 10 minutos. A mayor intensidad de la sesión, mayor hincapié haremos en el calentamiento

Gracias a estos ejercicios, previos a la parte central de la sesión, aumentaremos la respiración, la circulación sanguínea y la temperatura corporal de nuestro organismo. En ningún caso rebasaremos el 50-60% de nuestra frecuencia cardiaca máxima.

El calentamiento incluirá dos fases: una primera, más general, que incluya rotaciones de las articulaciones y movilización de grandes grupos musculares (como trotar y un poco de bicicleta) y una segunda parte más específica con ejercicios similares a los de la actividad a realizar pero de baja intensidad.

Parte central

En este momento se producirá el desarrollo de la actividad física que hayamos decidido realizar. Dicha parte la organizaremos teniendo en cuenta los principios del entrenamiento antes expuestos.

Existen muchas alternativas de ejercicio a nuestro alcance: en casa, con tablas de gimnasia y ayuda de algún aparato como los que expondremos más abajo, al aire libre (trekking, bicicleta, running…), en un centro deportivo siguiendo alguna de las modalidades con las que podremos encontrarnos normalmente (aeróbic, mantenimiento, musculación, natación, yoga…).

Vuelta a la calma

Al finalizar la sesión debemos normalizar nuestro ritmo cardiaco, la respiración y descontraernos a nivel muscular a base de estiramientos, relajación...

Esta última fase es tan importante como el calentamiento inicial y tiene como objetivos:

  • Favorecer la eliminación de productos residuales.

  • Acelerar y mejorar la recuperación del organismo tras el ejercicio.

  • Evitar lesiones producto de la fatiga o de la acumulación de trabajo.

La vuelta a la calma será realizada en un ambiente calmado para favorecer la recuperación no sólo física sino psíquica. Además, nos abrigaremos para que el descenso de la temperatura corporal no sea tan brusco al finalizar la actividad.

¿CÓMO FORTALECER LOS ABDOMINALES?

A la hora de tener un buen abdomen, sin grasas y con los músculos bien definidos, no basta con realizar cientos de flexiones, debemos también eliminar la grasa que recubre a los músculos, pues de lo contrario, esconderemos unos músculos trabajados sobre una capa de grasa.

La eliminación de grasa vendrá, además de con una alimentación adecuada, con la realización de ejercicios aeróbicos de larga duración. Esta eliminación de tejido adiposo afectará a todo el cuerpo, no sólo a la parte abdominal.

Evitaremos las pócimas milagrosas, como las fajas reductoras de plástico o neopreno. Con este tipo de inventos, a parte del riesgo de deshidratarnos, no obtendremos nada más. A través de estas fajas el cuerpo empieza a sudar, que no a quemar calorías, con la consiguiente perdida de agua y la reducción rápida de volumen. Con la misma rapidez que perdemos volumen lo recuperaremos al tomar un necesario vaso de agua cuando nos quitemos la faja.

  1   2   3

similar:

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconLa visión tradicional de la salud ocupacional y/o nombres equivalentes...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconEl producto que hemos escogido a exportar e importar para realizar...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física icon«Nos aguardan aspectos de la plenitud que apenas sospechamos»
«vida de la vida de toda criatura». ¿Es acaso posible decir algo de aquello que está en nuestra raíz más honda, en el crecimiento...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconLos actos pedagógicos y los aspectos activo-operativo y figurativo de su significado

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconResumen todo diagnóstico de paciente pediátrico requiere de elementos...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconEn el siguiente texto se procurará abarcar los conceptos básicos...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconResumen el presente documento tiene por finalidad básica describir...

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconLibro: Dinámica y análisis de los aspectos

Ya en la edad adulta nos vamos a centrar más en los aspectos de salud que en los aspectos puramente educativos, que el deporte y la actividad física iconEn los nuevos escenarios, por los cuales estamos transitando, se...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com