La evolución biológica del lenguaje humano




descargar 16.57 Kb.
títuloLa evolución biológica del lenguaje humano
fecha de publicación23.02.2016
tamaño16.57 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos



LA EVOLUCIÓN BIOLÓGICA DEL LENGUAJE HUMANO

HUGO HOENIGSBERG
Instituto de Genética Evolutiva y Biologia Molecular ,
Universidad Manuela Beltrán, Bogota D.C. Colombia

Como biólogo-genetista no puedo evitar examinar las lenguas como tejidos orgánicos vivos. ¡Estamos genéticamente programados para usar lenguaje! La frase implica que la capacidad para reconocer sintaxis, para organizar y emplear palabras en sentencias significativas, es innata a la mente humana. ¿Tenemos en nuestra pantalla cerebral un organigrama para identificar patrones y generar gramática? ¿Es legítimo que cada generación de profesores nos exija reconocer las estructuras variables y las no variables que son comunes en todas las oraciones que usamos?

En lo que sigue pienso sostener la siguiente teoría: "El lenguaje es una propiedad de la mente humana". Los atributos universales del lenguaje están fijados genéticamente: no los aprendemos, ni los hacemos mientras proseguimos en la historia. Si nos separaran del lenguaje nuestras mentes morirían; tan cierto como las abejas que se pierden cuando se les destruye su colmena.

Creo que muchos lingüistas estarían de acuerdo con la afirmación que todos los seres humanos nacen con un patrimonio genético que les permite reconocer y articular un lenguaje, cualquier lenguaje. Esto quiere decir especulativamente que poseemos genotipos o genomios (= agrupación de herencia biológica) para todo tipo de información humana que nos permite discernir significado en la sintaxis. Así, pues, no hay excusas posibles, porque la construcción gramatical correcta (desde el punto de vista lógico y no desde la moda) es tan característica de nuestra especie como las vistosas plumas lo son para el pavo real.

¿Un mecanismo central?

¿Será suficiente con reconocer en algún sentido primario ciertas partes de la oración? ¿O más bien será que somos primariamente capaces de generar toda la construcción? ¿Lo mismo para el lenguaje científico que para el artístico? Tenemos entonces un enjambre de ADN (= el lenguaje codificado de la herencia biológica) aún para comportamientos tan indirectamente informativos como los que el silencio elocuente en una sala de conciertos nos comunica, a todos en trance con la cabeza ladeada, meditando al oír la música. Lo hacemos sobrecogidos, gobernados por unas instrucciones que recibimos desde nuestra doble espiral humana (= ADN) y en las galerías de arte nos movemos como mecanos obedientes recibiendo señales.

Esta manera de ver las cosas es naturalmente compatible con la antigua noción de los líricos romanos, entre los cuales, la armadura del significado es algo ya construido en nuestras mentes desde el nacimiento. Comenzaríamos nuestras vidas con un templete al cual vamos añadiendo analógicamente las variables que encajan o que se adaptan a las entalladuras del templete...

Entonces debemos, desde niños, ser enseñados a conquistar nuestra dignidad sabiéndonos potencialmente capaces; nuestros centros neurales generadores de miles de hipótesis sobre los hechos de la vida que nos lo comunican. De hecho, así mismo almacenamos información, de la misma manera en que las células almacenan energía del sol. Cuando en nuestros oficios encontramos una conformidad, una concordancia entre el receptor y un hecho fáctico, se produce la gran explosión en la mente: de pronto se ensancha el significado, se hace universal la comprensión, se crea una nueva energía y se comienza a multiplicar. A veces hay cadenas de explosiones, incendios cerebrales: la imaginación tambalea, se producen náuseas, es la creación, es una nueva hipótesis, es una nueva teoría, es un teorema.

Diferencia con primates

El sistema probablemente es único en los humanos, aunque no seamos los mismos con lenguaje, creo que la singularidad humana está en que vivimos transformando energía en oraciones gramaticales que almacenamos para luego paulatinamente liberar en "explosiones" controladas.

Los animales mudos no pueden hacer estas cosas y con un solo ganglio cerebral los insectos se limitan a simples transacciones, una a una, cada vez. Naturalmente que, como nosotros, son agentes del proceso evolutivo, mandados, por decirlo así, a buscar información que se acomode en su elemental y comparativamente pobre templete de hipótesis posibles. Las mariposas cuando son adultas poseen una sola hipótesis de oruga: sus instrucciones genéticas al reconocerla, la obligan a cuidarla, cogerla y ponerla a salvo. La avispa que tiene una teoría sobre su alimentación de orugas prepara con anticipación su cueva a donde la introduce. Pero antes la coloca fuera (de su cueva); si la mueves algunos centímetros, ella la vuelve a coger, la paraliza de nuevo y la coloca exactamente como antes al pie de su guarida. Ella cada vez repetirá su programa compulsivamente.

Linfocitos como avispas

Como las avispas, los linfocitos están programados para explorar. A cada uno se le permite una sola "idea". Se la pasan visitando tejidos y monitoreando todo lo que encuentran por el camino. Colectivamente pueden tener noción sobre lo que puede ser un antígeno, pero su trabajo lo tienen que hacer, uno a uno, cada vez. Son portadores en sus superficies receptoras de un tipo de información, a manera de pregunta: "¿hay algo allá afuera que tenga mi conformación molecular?" Es un mecanismo de información celular insaciable; vienen equipados con lo necesario para atacar o encajar con cualquier molécula. Naturalmente que no todos los animales tienen linfocitos con el mismo rango de información. Y cuando el linfocito con su receptor de superficie se encaja con un antígeno (= un cuerpo extraño adentro) de su tipo, se produce el "milagro": la célula se ensancha, hace ADN a gran velocidad y se divide muchas veces produciendo una colonia de células idénticas, todas con la misma información de superficie; la colonia es una memoria y nada más. No hay ambigüedades, no puede haberlas, puede significar la muerte para ambos, la célula (el linfocito) y su anfitrión (el ser que la alberga).

... Pero no como el lenguaje

La flexibilidad, la inteligencia como características de nuestra especie vienen de nuestra transmisión ambigua. Para obtener un astuto efecto retórico conveniente a su causa, Marco Antonio gritó "venimos a enterrar a César, no a alabarlo". ¡La misma frase la habría podido haber dicho un hombre que comenzaba a caminar el sendero de su historia como especie, quizá hace unos 200.000 años en el Delta de Okavango, en Bostwana, Africa. Obviamente no poseíamos la riqueza lingüística en abstracciones y en simbolismos que poseemos hoy, pero lo suficiente para explotar y explorar aquel ambiente con provecho.

¿Que si hablábamos entonces? El hombre prehistórico no era primitivo, ya era hombre completo con su palabra, su arte y su ciencia. De nuestro linaje Homo erectus, y quizá también de Homo neandertalensis, me esperaría soliloquios y sonetos. De los australopitecines (hace unos 2 ½ millones de años) no me esperaría más que angustias, temores por estaciones, lluvias, eclipses. ¡Del grupo genético que se apartó de los otros animales para fundar nuestra especie, me esperaría casi todo lo nuestro!

Cuando comenzamos como especie, quizá en África hace unos 250.000 años, probablemente ya teníamos la organización mental de hoy. Cuando el Cro-Magnon comenzó a migrar hacia Europa y América hace unos 30.000 años y a dejar testimonio de su lenguaje artístico y científico en Shanidar, Altamira; Willendorf, Lespugue y Brasil, y los increíbles caballos de avorio de Vogelherd, ya éramos "humanidad". Siempre desde aquella pequeña agrupación genética, tuvimos capacidad de explorar con la palabra, el trazo, las manos del escultor y la mente del científico.

Aquí surge la diferencia entre nuestro lenguaje y aquel primario, elemental, de pocas hipótesis a la vez. ¡En nuestro lenguaje transmitir lo ambiguo parece ser lo esencial, particularmente en lo que es importante! Es fundamental que un vago sentido de extrañeza penetre para que surja el significado. ¡Los animales mudos y las células no pueden con esto! Estos últimos tienen mensajes precisos, soldados a su naturaleza: una abeja siguiendo la pista del azúcar por luz polarizada, consultando su reloj solar, no pierde su camino, no se distrae con el deleite y colorido de su flor.

¡La poesía es patrimonio nuestro! Nuestra mente está diseñada precisamente para tomar otros rumbos en presencia de una información... y pasamos a otro punto... a otra elucubración para una presumible mejor exploración. Lo grandioso, lo singular de nuestra capacidad de lenguaje es que nos evita mantenernos fijos en esto o aquello. ¡Podemos explorar más! Nacemos con dos fundamentales vocaciones explorativas: ¡las artes y las ciencias!




Cra 7 No. 26-20, Piso 27,
info@corporacionescenarios.org
Teléfono 210 7892
Bogotá D.C., Colombia


similar:

La evolución biológica del lenguaje humano iconTema 3: La dimensión biológica: evolución y hominización, el hombre...

La evolución biológica del lenguaje humano iconUnidad 2: la diemnsión biológica del ser humano

La evolución biológica del lenguaje humano iconConjunto de disciplinas científicas y médicas del estudio del sistema...

La evolución biológica del lenguaje humano iconPara poder identificar los conceptos de evolución biológica y evolución...

La evolución biológica del lenguaje humano iconLa evolucion biologica

La evolución biológica del lenguaje humano iconLa evolución biológica

La evolución biológica del lenguaje humano icon0. Introducción En la Tierra tuvo lugar una evolución biológica -con...

La evolución biológica del lenguaje humano icon0. Introducción En la Tierra tuvo lugar una evolución biológica -con...

La evolución biológica del lenguaje humano iconTrastorno del lenguaje que se manifiesta por una alteración en la...

La evolución biológica del lenguaje humano iconTrastorno del lenguaje que se manifiesta por una alteración en la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com