La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo




descargar 0.53 Mb.
títuloLa Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo
página1/18
fecha de publicación04.01.2016
tamaño0.53 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18




La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo


La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo

DERECHOS RESERVADOS

EN DERECHOS DE AUTOR.

MÉXICO.

Número de registro 03-2015-060409540900-01

04 de Junio 2015

www.librosamerico.com

El silencio es tenso, como forzado podemos decir, inexistente o de inexistencia.

Porque una humanidad agoniza al mismo tiempo que nace, como lo hace la tarde del crepúsculo y la mañana del alba. Y ambas se confunden. Así fue la tarde de la semana pasada de mí mismo, como simple persona y yo mismo como asimilado a un todo llamado humanidad donde soy el protagonista de este todo conocido como mundo.

Ese día intentaba detener por enésima vez la fuerza sobre destructiva. Avalancha de tristeza y depresión que mata a tantos, los atormenta como la muerte que se burla de los vivos. Aquellos que intentaron disfrazarse de humanos. Cuerpos sin sentido que tropiezan en el desolado ambiente donde todo se empantana y se reniega.

Estaba mentalizando al mundo, la geometría sagrada, el respirar en meditación Merkaba. Hasta que el poder interno acudía a mí, obediente y mágico ante el mandato de mi voluntad y mi cuerpo físico que aquí está. Un respirar natural y casi indetectable y normal.

Un detener la avalancha destructora y acudir al remanso interno de mí mismo. Y conforme la parte del fluir en mi crece en inmensidad como para sostenerlo todo y de ser uno con el mundo como algo para mi natural, pero que al mismo tiempo parece que me asalta, como tantas veces, entonces, una duda original y sincera me hace preguntar:

-¿Esto es el Samadhi?

-Lo es. -Responde la voz interna.

Una voz que no es tal o cual sino Alguien que es el amo y Señor de todo. No una persona sino alguien bueno.

Es mi facultad telepática que ya no me sorprende ni es un canal abierto a la confusión que agonice ante voces raras o malignas de algo que venga a atormentarme. Porque después de largos años sé que ya no pueden hacerlo.

Sé que solamente entran a mi mente voces buenas y dulces. Y si por ventura una que engaña se disfraza, el silencio de mi responde y espera en expectativa incansable, como el hombre que alerta sus sentidos en medio de su transitar por la selva, mientras siente que el felino o la serpiente está cerca.

Y luego de identificar al visitante indeseable, volver a la paz, porque en la paz el bien vuelve y retorna mi alma. Son los seres de luz, del amor eterno, el bien. Esos que aman a la humanidad. Son como dije, los amos del mundo.

Mi cuerpo y mi vida física es pequeña y sin embargo, necesaria para continuar aquí. Sin desear ni presumir mi vida extraordinaria donde en mi mente puedo entender de verdad lo que ocurre con esta humanidad en este planeta llamado Tierra.

Porque soy uno que puede presumir de estar vivo y regresar ante quienes puedan asimilarlo así porque necesitan saberlo, para reconocer por sí mismos lo que yo antes quería también saber.

Ellos podrán lograrlo principalmente porque se los diga yo directamente.

No toda la humanidad sino la humanidad que tengo que llamar "extraterrestre". La que es de aquí con todo derecho pero a la vez, no es de aquí. Se trata del evento no local que escapa a la naturaleza. Aquel por el cual soy visible pero invisible, terrestre pero extraterrestre, tan humano y al mismo tiempo tan superior a lo humano.

Escribir para explicar tantas cosas que solamente yo en mi calidad de Hermano Superior de la humanidad y de Venerable Maestro o Gurú Américo, puede hacerlo.

Acontecimientos tan continuos, milagrosos y extraordinarios que es imposible y no me cabe en gana propia, escribirlos todos o intentarlo.

No obstante, ahora que no deseo externarlo, debo hacerlo.

Y pienso que muchos libros, ideas, sueños, enseñanzas, obras de arte, filosofías y Alta sabiduría han quedado muchas veces, al margen del conocimiento oficial. Obras inéditas se esconden en un cajón, en una barraca, en un viejo desván, por parte de tantos pensadores y poetas ignorados por la sociedad nunca preparada y siempre habida de darle gusto a su pereza o sus vicios. De modo que los hombres y mujeres que valen la pena son generalmente, ignorados.

Pero ya no me preocupa ser ignorado y pasar por esta vida como el hombre invisible. Uno más que aunque sea visto, no se verá. Porque es éste un mundo de ciegos.

Sin embargo, no me quejo, ya que se perfectamente tantas cosas de mi futuro y destino, o simplemente de mi como persona. ¡Insignificante humano! Que me da casi pena el decir que como persona sea yo algo importante.

Pero lo soy, en un mundo donde ser líder o caudillo de un movimiento espiritual es necesario.

Soy piedra fundamental de muchos que ya están aquí y de los que vienen. Es la humanidad de los que están pero no están. Como digo, terrestres pero extraterrestres.

Quisiera callar y debo enseñar, decir, calmar las aguas de una humanidad al borde del abismo con millones de líderes ciegos guiando a ciegos.

¡Pobres Hermanos pequeños de estos ciegos guiando a ciegos hacia el desbarrancadero!

Líderes materialistas sin Dios y líderes espirituales adorando a su Dios convertido en una caricatura como en las religiones decadentes.

Todos dispuestos a mostrar la verdad reducida a la inconsecuencia de los límites de lo que cada pobre mente, espíritu y cuerpo sosteniendo su necesariamente empequeñecida verdad que cree es la única verdad. Hasta el punto de que la gran verdad es violada, vendida y comprada como con una prostituta; un sueño o una realidad que se haga consistente y nos de vida, dinero, carrera, patria, libertad, casa, sociedad, sexo, comercio y en fin, todo el reino propio de la vida humana. Y así, buenos y malos, nadie sabe del tema porque la verdad es imposible, la perfección y la vida imparcial de alguien que muestre lo que son las cosas, es imposible. Y así debe ser. Hasta que un día alguien es enviado de lo Alto y se le instruye, pero aún entonces, no importa.

No es el Cristo ni el Buda de una sucesión apostólica. No es un mesías de tal o cual Raza Raíz. No de alguien que viene a quitar, poner o continuar.

Solamente es, por lo menos en mi caso, el puente que Dios pone para que la humanidad se salve y todo pueda continuar. Para que lo que estaba mal se corrija y los que nunca fueron de aquí puedan liberarse y volver a sus mundos superiores, lugar de donde fueron atraídos hacia este planeta pequeño, desde hace algunos miles de años.

Pero expliquémonos mejor y con la mejor calma posible. Paz y amor en este mundo que se convulsiona y llega al final de sus pesadillas. Una humanidad globalizada y sobrepoblación donde todos van a salir ganando, buenos y malos, pobres y ricos, evolucionados e involucionados.

Así fue mi vida y mi formación y si yo no hablara muchas veces, en este escrito, en primera persona, nadie podrá.

Quería saber que era esta humanidad y cómo poder servirla. Y aquí está el hecho positivo y contundente.

Lo elevado que soy en tanto ser reconocido como Venerable Gurú o Hermano Superior, muy superior a esta humanidad conmocionada del planeta llamado Tierra. Y a la vez no ser alguien esperado como Enviado, Mesías, Avatar. Ni siquiera como simple monje o simpatizante que pertenezca a tal o cual corriente religiosa, Iniciática, filosófica o científica.

Ser solamente el puente anónimo para la salvación de una humanidad que debería haber muerto. Un planeta que debió haber explotado. Pero mi Padre-Madre lo sabía y esperó, hasta que demostró que soy su hijo y le sirvo, y que sólo puedo ser escuchado realmente por la humanidad extraterrestre. La que se va y a la vez se queda, es decir, la que debe volver como digo, a su reino superior y otra parte que por derecho nutrirá el destino de la correspondiente humanidad simplemente terrestre, para que continúe su camino, como fue previsto originalmente.

Asi que comenzare a hablar del tema con diversidad en mi apertura, congruencia y sobretodo, sinceridad. Porque hoy es una mañana espléndida y llena de luz.

Pero ¿Es verdad eso?... -¿Qué?...

Eso de que hoy es una mañana espléndida y llena de luz. Porque a riesgo de pecar de demasiado filosófico en mi exposición, quiero preguntarme esto. Ya que si, como enseñan los metafísicos, existe la ley de ubicuidad, que explica que un hombre o mujer tiene varios cuerpos físicos al mismo tiempo, en mundos paralelos. Entonces, estaríamos tratando con un hombre que contempla muchas mañanas espléndidas y llenas de luz, en el mismo instante.

Pero también podría ser el caso de que en realidad se tratara de un hombre que, aunque tenga cuerpo físico, puede, a la vez, abarcar a la humanidad entera como si la humanidad entera fuera de verdad, su propio cuerpo físico al modo de un Dios. Entonces, resultaría que es una mañana espléndida para la humanidad y también una noche espléndida. Porque en un lado de la Tierra es de día, justo cuando en el otro es de noche.

Y si además, cada ser humano está percibiendo desde su perspectiva, cada mañana como una mañana espléndida. Ocurre que son muchos los seres humanos que perciben el hecho de que hoy es una mañana espléndida, solamente que desde diferentes perspectivas, infinitas perspectivas.

Pero sí ese contemplar lo experimenta Dios mismo, nuestro Creador, para quien, por supuesto, no existe el tiempo y el espacio sino que uno de sus días es un día de Brahma, donde el Universo entero es el cuerpo de Dios mismo que una mañana se levanta. Tiempo que para nosotros consta de billones de años-tierra. Esa mañana espléndida y llena de luz sería tan contrastante que no es extraño que para los escritores del Génesis bíblico, parezca muy convincente el hecho de que fue esta mañana precisamente cuando nuestro Creador, llamado Dios, hizo a la humanidad en el sexto día.

Pero ya que estamos hablando de alta filosofía, podemos también hablar de ciencia cuántica, a fin de seguir investigando de si en verdad es correcto, como yo lo percibo que hoy es una mañana espléndida y llena de luz. Y en este caso, se me ocurre pensar que los científicos, en vez de buscar por medio del acelerador de partículas atómicas, a la llamada “molécula de Dios”. Podrían reconocer, hipotéticamente por lo menos, que un humano inmortal, si este realmente existiera, sería él o ella precisamente esa "molécula de Dios", porque algo como eso es precisamente, el hijo o hija de Dios. ¿Cómo sería para un ser humano de esa naturaleza: Una mañana espléndida y llena de luz?

Y como dijimos, Dios mismo estaría hecho de moléculas-humanos, o tal vez, incluso superiores a cualquier modelo humano. Moléculas, todas ellas inmortales.

Y en este orden de ideas, resultaría que para los humanos mortales mas adelantados, sería un hecho el reconocer que en realidad vivimos, la humanidad y los mundos, en la mente misma de Dios.

Así que esta mañana espléndida y llena de luz sucede en lo que los ocultistas llaman el día perfecto. O sea, el tiempo sin tiempo que un hombre o mujer experimenta cuando alcanza, lo que se conoce como la Ascensión o Asunción, debido a lo cual una persona se convierte en lo dijimos en el hijo real de Dios-diosa. O sea, es el momento en que alguien deja de ser mortal para ser ya inmortal. De modo que deja de existir para la humanidad. Y eso si que sería una molécula de Dios.

Por eso es que doy seguimiento a mi disertación, asegurando que hoy es una mañana espléndida y llena de luz. Y, como dice la Biblia en el evangelio de San Juan, capítulo uno: Dios era el verbo, y el verbo se hizo carne. Para habitar entre nosotros.

Que así sea.

Pero ¿En verdad existe la inmortalidad o morimos y ya no queda nada más? ¿Existe el destino como una fatalidad absoluta o es posible el libre albedrío?

Quiero hablar de experiencias concretas que he experimentado en mi camino, pero antes deseo exponer mis ideas en las que sustento estas respuestas fundamentales a fin de establecer, porque la humanidad puede tener entre sus entrañas a una humanidad extraterrestre-terrestre. Para ello me tomare la molestia de hacer una exposición, elemental por lo menos de que es lo inmortal, lo mortal y la sociedad a diferencia de lo que es una comunidad unida en Gran Fraternidad Universal.

En cuanto considere que mi exposición ha sido suficiente, retomare el hilo de mi relato sobre mi camino en la búsqueda espiritual y mi relación con mis Maestros espirituales, hasta la situación en que existe una esperanza para la salvación de esta humanidad.

Sin ir muy lejos, tal vez exista algo mas sublime que el misterio de la muerte y eso es el hombre que se convierte en hijo de Dios, escapando a la realidad de los mortales y desentrañando de esa forma los mas recónditos misterios del Dios del destino, aquel que de acuerdo a las mitologías y leyendas, es el único que decide que sigue en la vida.

Pero para que un hombre, aun cuando ya sea DIVINO, pueda decidir lo que existe o no instantáneamente en la realidad, debe serlo porque indudablemente ya ejerce la función de solventar que mortal es el que vive o muere, y cuando. Porque de hecho eso hace normalmente el Dios del destino. O sea, decide quién muere o vive, de entre la humanidad de mortales.

Todo esto repercute en el hecho de que como simples humanos, el tener un destino depende del desarrollo de nuestra voluntad de vivir. No como un instinto de sobrevivencia somática sino mas bien, como voluntad de amar con sabiduría.

Pero hay algo incluso más ingenioso que el hecho literal de ser humano mortal o humano inmortal. Y es el haber escapado del tiempo y del espacio humano, cuando aún se tiene cuerpo físico y personalidad entre los humanos. Es decir, ser inmortal conservando el cuerpo físico.

Si esto es posible y lo es de acuerdo a la Tradición de Sabiduría, debe, sin embargo, haber reglas que caen bajo la jurisdicción, no sólo de la Hueste Celestial sino también, de los demonios. Porque todo cuerpo físico, naturalmente, queda dentro del reino del inframundo, en esta región del Universo. Por lo tanto, la inmortalidad conservando un cuerpo físico, es una ascensión parcial, quiero decir, un despertar de facultades superiores o supra humanas, desarrolladas de forma parcial; un despertar relativo de todo nuestro potencial cerebral o de conciencia.

De modo que de pronto ya no somos simples humanos mortales que como hemos dicho en otros escritos, viven con una conciencia que es inconsciencia sin solución y donde los hombres y mujeres más avanzados son por lo mucho, subconsciencia del colectivo humano. Me refiero a estos últimos como aquellos que relativamente saben lo que es o no la humanidad y hacia dónde se dirige. Porque los humanos mortales en inconsciente colectivo son, en todo, víctimas del suceder, o sea, un experimento fallido que eternamente culmina en la muerte del cuerpo físico. Son, diríamos, contrariando a la molécula de Dios que es símil del hombre inmortal, solamente la molécula del hombre. Porque se comprende que en el inframundo, no existe, no puede existir, ni debe existir, Dios. Es decir, en el humano mortal como “molécula del hombre o de la mujer”, solamente se refiere al animal humano, o sea, alguien fuera del paraíso o la eternidad.

El humano inmortal es, en lenguaje de la física cuántica, el punto de no localidad. Su memoria y conciencia de lo que es: Una mañana espléndida y llena de luz. Incluye lo que va a ocurrir a la humanidad entera como un todo. Y el morir de muchos, en diferentes puntos del planeta. Naciones que caen y otras que nacen.

A este humano inmortal que se le conoce como un profeta, un hombre puro o mujer pura y en fin, el hijo o la hija de Dios. Está siempre entre la humanidad sólo para recoger la simiente de una nueva humanidad.

Pero para Dios, aun el humano inmortal es como un niño que apenas y entiende nada de las grandes verdades, y sin embargo, para este mundo es el gran profeta que salva humanidades, porque la humanidad es como su cuerpo físico.

Y un niño que no sabe nada de la vida real divina, no obstante, por lo menos obedece órdenes, dado que para él o ella, Dios si existe y además, en todo contempla a Dios y a él se le entrega. De modo que es el amor su instinto natural.

En cambio, la humanidad vive en el inconsciente colectivo que depende del automatismo y por lo mismo, no se conoce a sí misma y eso sucede en cada personalidad humana, cada ser humano. Es inconsciente de su genética cósmica, de su verdadero Creador. Piensa que en verdad es hijo del inframundo y de la nada. Todo sucede y por lo mismo, es imposible tener un destino. El
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconLa noción de que la humanidad fue esclavizada por algún tipo de manipulación...

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconExtraterrestre

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconFilosofando entre genios y locos americo

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconM anual de Criminología General, Dr. Américo Herasme Medina, Pág. 113 y 114

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconA adalbert Dessau, maestro

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconPrimera medición terrestre

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconPrograma Maestro 2012

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconTelevisión digital terrestre en méxico

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconCmc. Tema 3 Dinámica terrestre

La Humanidad Extraterrestre-Terrestre y el Venerable Maestro Américo iconBiblioteca para la actualización del maestro pp. 64-67




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com