Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I)




descargar 149.23 Kb.
títuloFertilidad de suelos (Secciones B, H, I)
fecha de publicación11.03.2016
tamaño149.23 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos

UNIVERSIDAD NACIONAL DE AGRICULTURA.

Catacamas, Olancho

FERTILIDAD DE SUELOS (Secciones B, H, I)

DIAGNÓSTICOAGRÍCOLA.

Compilo: Santiago Maradiaga. Ph.D.

I. INTRODUCCIÓN.

El diagnóstico agrícola consiste en una herramienta de trabajo que nos permite en base a unos análisis de suelo, sustrato, agua de riego y material vegetal, relacionar la nutrición de la planta con la dosificación de fertilizantes, con el objetivo de optimizar los procesos. Evidentemente, el diagnósticoagrícolacobra especial relevancia, cuando se trata de agricultura intensiva, donde cualquier factor puede influir notablemente en los rendimientos (Alarcón, 2010). De esta manera, especialmente crítico cuando hablamos de fertirrigación, y aún más cuando hablamos de hidroponía. Está claro que la producción de cualquier cultivo es consecuencia de la acción sinérgica de innumerables factores que interactúan a través del tiempo y del espacio, dando como consecuencia unos malos o buenos rendimientos, con alta o baja calidad de los productos cosechados. En principio podemos establecer la siguiente clasificación de los métodos de diagnóstico utilizados:

• Métodos indirectos: análisis de suelo, agua de riego, material vegetal, tests de actividad enzimática, técnicas con radioisótopos, etc.

• Métodos directos: fundamentalmente experiencias de campo y también pueden incluirse el diagnóstico visual como un método de diagnóstico directo.

• Otros métodos (de menor relevancia actual y que también podrían encuadrarse dentro de los métodos indirectos):

- Métodos integrados y que utilizan diferentes relaciones: DRIS, BNE, DOP, CND, etc.

- Técnicas de absorción de nutrientes: Neubauer, Stanford y De Ment, extrapolación de Dean, etc.

- Test biológicos.

Maradiaga, 2013 comenta que para evaluar la condición de la fertilidad de un suelo, sea natural o influenciada por la aplicación de fertilizantes, se utilizan guías para la interpretación del análisis de suelos entre ellas las del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), FAO, y las que dan como referencia algunas Universidades de España para citar algunas la de Almería (UAL) y la Universidad de Granada). Las diferencias en el contenido de esas guías, para evaluar la condición de los nutrientes del suelo, son mínimas de allí que se pueden utilizar. Tras esta pequeña introducción, y centrándonos en los métodos de diagnóstico, podemos decir que éstos incluyen dos procesos principales:

 Adquisición de datos.

Recopilación de toda la información disponible sobre el cultivo y sus condiciones agroclimáticas: clima, localización de las parcelas, tipo de suelo/sustrato, frecuencia y dosis de riego y fertilización, infraestructura de riego, topografía, cultivos previos, edad de los cultivos, cosechas o rendimientos anteriormente obtenidos, plagas y enfermedades comunes, plaguicidas utilizados, análisis anteriores de suelo, agua, foliares, etc.

- Muestreo y preparación de las muestras: “nunca el análisis puede ser mejor que la muestra”.

-Determinaciones o análisis de las muestras.

 Interpretación de los datos adquiridos.

Para ello podemos tener como base la comparación con diferentes normas o referencias, si bien el diagnóstico agrícola es algo más complejo que una simple comparación de valores.

Los niveles de referencia que encontramos en la bibliografía, no pueden tomarse como un dogma de fe, de nada sirven si no somos capaces de adaptarlos convenientemente, en base a nuestra experiencia en el tema y en la zona, a las condiciones específicas década una de nuestras parcelas de cultivo, teniendo en cuenta cultivo y variedad, características del suelo, agua de riego empleada, manejo de riego y fertilización, técnica de cultivo, estado fenológico de la plantación, condiciones climáticas, época del año, condiciones sanitarias del cultivo, etc. Evidentemente el diagnóstico agrícola debe dar respuesta a una serie de preguntas que se le plantean al agricultor, como son:

- ¿Están los nutrientes en el nivel deficiente o no?

- ¿Existen problemas de salinidad?

- ¿Existe alguna toxicidad?

Cuadro 1. Parámetros evaluados en un análisis de suelos para fertilidad.

Parámetro

Unidad

Materia orgánica (MO)

%

Carbono orgánico

%

Nitrógeno orgánico total

%

Relación C/N

Adimensional

Fosforo (P)

Ppm

K, Ca, Mg, Al

Meq/ 100g de suelo

pH

0- 14



  1. CÁLCULO DE FERTILIZANTES.

Existen dos alternativas para agregar fertilizantes al suelo:

  1. Una es aplicarlo sin tener la seguridad de que el fertilizante y la cantidad que se agregó al suelo cubren las necesidades de extracción del cultivo por cada tonelada de producción. Este es una forma de fertilización utilizado por muchos técnicos y agricultores.



  1. La segunda alternativa es evaluar el contenido de nutrimentos en el suelo, la extracción de nutrientes por parte de los cultivos por hectárea y por año, la eficiencia del fertilizante y la selección del fertilizante que se debe aplicar, para compensar lo que extrae el cultivo y lo que se pierde por lavado o lixiviación. La segunda alternativa es la que se tratara de explicar o al menos que se pueda discutir con ustedes.

Las fórmulas para el cálculo de fertilizantes toman en cuenta muchas variables relacionadas con la profundidad efectiva del suelo, los índices de elementos extraídos por el cultivo, la estimación de pérdidas del fertilizante aplicado por lavado o lixiviación y las transformaciones entre elementos puros y sus formas como óxido. Un ejemplo es el potasio. Los laboratorios dan el resultado como elemento (K), pero en los fertilizantes se indica como óxido de potasio (K2O).

La cantidad de fertilizante que se debe aplicar a un cultivo, por área cultivada, depende de cuatro factores:

  1. Disponibilidad de nutrientes en el suelo.

  2. Requerimientos nutricionales del cultivo.

  3. Potencial de producción del cultivo.

  4. Eficiencia de la fertilización.



  • La disponibilidad del nutriente es evaluada mediante guías de fertilidad que tienen ámbitos que tienen indicadores de cada uno de los niveles.



  • El cálculo de fertilizante está orientado para cubrir las necesidades nutricionales de las plantas. Por sus condiciones genéticas las plantas difieren en sus requerimientos básicos de nutrición. Algunas requieren mayor aporte de potasio, calcio o micronutrientes como cinc y boro. Otras requieren mayor porte de nitrógeno, fósforo, magnesio y micronutrientes como hierro y molibdeno.

  • El potencial de producción está regulado parcialmente por la fertilidad natural del suelo.

  • Además, las tecnologías modernas han desarrollado plantas que tienen mayor potencial de producción, más calidad del producto final y a veces mayor crecimiento (biomasa total), lo cual requiere mayor aporte de nutrimentos para efectuar con eficiencia su ciclo de producción.

La eficiencia de la fertilización se ocupa de las pérdidas de los fertilizantes aplicados al suelo, que ocurren por lixiviación o percolación profunda, descenso del fertilizante en la disolución del suelo hacia capas inferiores del perfil de suelo, y pérdida de nutrientes por el agua de escorrentía, conocida como erosión laminar, que diluye y arrastra en suspensión. Los elementos más susceptibles o perderse por estos mecanismos son el nitrógeno en forma nítrica y el cloruro. Ambos elementos son móviles y poco retenidos por los coloides del suelo por su carga electrostática. El caso contrario corresponde al fósforo. El fósforo se mueve en el suelo por difusión. Para este elemento es un proceso lento, que abarca distancias relativamente cortas. En teoría, comparado con los nitratos y los cloruros, el fósforo es prácticamente inmóvil en el suelo. Un agravante de tal condición es la facilidad con que precipita en suelos ácidos, al reaccionar con el aluminio y de hierro. El potasio también se mueve en el suelo por difusión. Pero por su gran solubilidad se desplaza a distancias mayores que el fósforo. Un comportamiento similar al potasio lo tienen el calcio y el magnesio.

En síntesis, la eficiencia de la fertilización se refiere a que solo una parte del nutriente aplicado al suelo es aprovechado por la planta. Los nutrientes que libera el fertilizante aplicado al suelo pueden perderse por lixiviación o porque reaccionan con otros materiales presentes en el suelo y precipitan, lo que los hace no disponibles para las plantas. También pueden ser bloqueados por parte de otros elementos (antagonismo), lo que impide que sea absorbido por las raíces de las plantas. También pueden ser bloqueados parcialmente por los microorganismos del suelo que los necesitan para su metabolismo.

  1. FÓRMULAS PARA CUANTIFICAR LOS NUTRIENTES DEL SUELO, EN KILOGRAMOS POR HECTÁREA (Kg/ha).

Para estimar en forma cuantitativa los nutrientes del suelo en kilogramos por hectárea (Kg/ ha), se analizan los resultados dela analítica del laboratorio de suelos.

Se debe tener cuidado en que unidades te lo envían para luego hacer las conversiones necesarias para obtener el insumo que necesitamos (Kg/ ha). Para hacerlo se necesita conocer la densidad aparente del suelo. El laboratorio suministra el dato de densidad aparente (AP) del suelo en g/ cm-3, lo que es equivalente Ton/m3, En caso contrario, para los análisis de rutina de fertilidad de suelos, se considera una densidad aparente de 1 g/ cm3 o 1 ton/ m3.

Los procedimientos generales son los siguientes:

  • Para calcular el nitrógeno disponible se busca el porcentaje de nitrógeno orgánico total que da el laboratorio de suelos y se multiplica por un factor obtenido con base en la relación carbono-nitrógeno (C/N) anotado en el cuadro dos.

Al multiplicar nitrógeno en porcentaje por ese factor, se determina el nitrógeno disponible en partes por millón (ppm). Luego de obtenido el valor en ppm se busca en el cuadro dos, con base en el dato de densidad aparente, se multiplica por el factor indicado en la hilera correspondiente para obtener los kilogramos del elemento por hectárea.

Cuadro 2. Factor de conversión de nitrógeno orgánico total a nitrógeno disponible en ppm con base en la relación C/N.

Relación C/N

Factor de conversión.

Mayor de 12

11,2

De 10 a 12

140,0

Menor de 12

225


Cuadro 3. Valores de densidad aparente en g / cm3 que es equivalente a Ton/ m3 para convertir datos de nitrógeno y de fósforo de partes por millón (ppm), a kilogramos por hectárea (kg/ha) para muestreos de suelo a profundidades de 15 y 20 centímetros. Otros elementos expresados en partes por millón como cinc, cobre, hierro, manganeso, etc., también pueden ser calculados de la misma forma.

Densidad aparente (AP) (g /cm3 ó ton/ m3)

Profundidad de muestreo (15cm)


Profundidad de muestreo (20 cm)

O.70

1.05

1.40

0.80

1.20

1.60

0.90

1.35

1.80

1

1.50

2

1.10

1.65

2.20

1.20

1.80

2.40

1.30

1.95

2.60

1.40

2.10

2.80

En el cuadro cuatro, se indican los factores de conversión para las densidades aparentes (AP.) de 0,90 1,00 y 1,10 g cm-3 o t m-3. La razón principal por la que se toman solo esos valores es que los datos de análisis de suelos para fertilidad se hacen con base en 100 gr de suelo y para eso se considera una densidad aparente de 1,00 g cm-1, o ton/m3 .

Cuadro 4. Factores de conversión para pasar de meq /100 gr de suelo a kilogramos por hectárea para los elementos potasio, calcio y magnesio, a dos profundidades.

AP (ton/m3

Profundidad de 0-15cm

Profundidad de 0-20 cm




K

Ca

Mg

K

Ca

Mg

0.90

526

270

162

702

360

216

1

585

300

180

780

400

240

1.10

643

330

198

858

440

264

3,1 .Requerimientos de nutrientes por los cultivos.

El análisis de suelos indica el contenido de nutrientes. Con base en esos datos se pueden definir los criterios para determinar la cantidad de abono que se debe aplicar al suelo. Si se quieren aprovechar los nutrientes del suelo y mantener una reserva igual, el procedimiento se hace con base en la cantidad del elemento que tiene el suelo, de la siguiente manera:

Cantidad elemento en el suelo – cantidad elemento extraído*

Eficiencia de la fertilización

*Extraído del suelo por el cultivo.

Cuando se analizan los resultados de un suelo pueden presentarse lo siguiente:

Que el suelo tenga contenidos de elementos superiores a los que extrae el cultivo o que tenga menos a los que extrae el cultivo. Para interpretar y aplicar los conceptos tomaremos como ejemplo los datos reportados por el laboratorio de la Universidad Nacional de Agricultura del área de producción de hortalizas como un ejemplo uno (cuadro cinco).

Cuadro 5. Resultados de laboratorio de suelo de la UNA.

pH

6,1

M.O

3.1.%

P

24ppm

K

0.35meq/100g de suelo

Densidad aparente

0.81g/cm3

Profundidad de muestreo del suelo

20cm



3,2. Comparación de los niveles y cálculo de la determinación de la disponibilidad de nutrientes en el suelo (DNS).
Se calcula el peso de la hectárea en Kg. y se hace la conversión de las unidades del análisis (porcentaje, ppm o mg/Kg., meq/100 de suelo o cmol +kg) a kilogramos por hectárea.
P(ha) = 100.000 x d.a x Profundidad de muestreo.
P(ha)= 100,000 x 0.81 x 20 = 1,620,000 Kg


  • CÁLCULO DEL NITRÓGENO.

El nitrógeno del suelo tiene dos componentes:


  1. N-orgánico

  2. N-inorgánico


Los microorganismos del suelo hacen la conversión de la forma orgánica a inorgánica, que absorben las plantas. Se estima que entre 1.5% y 3% del N total del suelo corresponde a N usualmente se trabaja con 1.5% ó (0.015).
Cálculo del nitrógeno asimilable en el suelo aplicando las fórmulas:
N total = % M.O./20 = % de NT
% NA = NT x 0.015 = % de NA
% N total = 3,1 /20= 0.155

% NA = 0.155 X 0.015 = 0.002325
Cantidad de Nitrógeno asimilable kg/ha = % NA x P (ha)/100 = kg/ha

Kg/ha de N = 0.002325X 1620,000/100 = 38Kg / ha de N.



  • CÁLCULO DEL FÓSFORO


Cantidad de Fósforo = 1/1,000000 x P (ha) Kg x Fósforo (ppm)

Kg/ha de P= 1/1000000 X 1620000X 24 = 39 Kg/ha



  • CÁLCULO DE POTASIO


Kg / ha de K = Pa/ va x d.a x Prof (cm) x K (meq/100 g del análisis del suelo.
Kg / ha de K = 39/1 X 0.81X 20 X0.35 = 221
En otra muestra de suelo para su análisis enviada al laboratorio de la FHIA, estos reporta los valores siguientes (cuadro 6).

Cuadro 6. Valores reportados del suelo de Melgas uno a una profundidad de 20 cm.

meq/100g de suelo

Pmm

K

Ca

Mg

Al

P

Zn

Fe

Cu

Mn

0.532

6.80

3

0.20

40

10

120

12

5

Cuadro 7. Escenario de la analítica total del suelo de la melga uno muestreada a 20cm.

MO

1.86%

CO

1.5%

C/N

6

DP

1g/cm3

Luego se continúa con el siguiente procedimiento:

  1. Se convierten los datos de los elementos de ppm y meq / 100de suelo a kg / ha, con base en los datos de los cuadros, 2, 3, y 4, considerando la densidad aparente y profundidad de muestreo. Los resultados son los siguientes:





Nitrógeno.

63 x 2

= 126 Kg/ ha de N



Fósforo.

40 x 2

= 80 Kg/ ha de P



Potasio.

0,532*780

= 415 Kg / ha de K




Calcio

6,80 * 400

= 2,720 Kg/ ha de Ca



Magnesio

3 * 240

= 720 Kg / ha

Como óxidos, los contenidos de los nutrientes son:



Fósforo

80 x 2,29

= 183 kg/ha de P 2 O5



Potasio

415* 1,20

= 498 kg/ha de K2 O



Calcio

2720* 1,40

=3,808 kg/ha de CaO



Magnesio

720 * 1,66

= 1,195 kg/ha de MgO

En el cuadro ocho están la demanda o cantidad de nutrientes que extraen los cultivos por cada tonelada de producto por hectárea (ton/ha).

Cuadro 8. Factor de demanda por cada tonelada de producto.




FACTOR DE DEMANDA

CULTIVO

N

P

K

PAPA

4

0.5

4

CHILE

3.6

0.3

4.2

TOMATE

7.4

0.9

11

MELON

4

1

6

SANDIA

3.2

0.8

3.3

BRASICAS

6

0.9

5

CAFÉ

18

1.3

16

CITRICOS

5

0.6

3.5

Cuadro 9. Conversión de elemento puro ha oxidado y no oxidado

ELEMENTO PURO

FACTOR DE CONVERSION (X)

OXIDADA

NO OXIDADA

P

2.29

P2O5

0.4368

K

1.20

K 2O

0.8301

Na

1.34

Na2O

0.7419

Mg

1.65

MgO

0.6032

Mn

1.29

MnO

0.7744

N

1.21

NH3

0.8225

S

1.24

SO3

0.4005

Ca3(PO4)2

0.4585

P2 O5




CaCO3

0.5603

Ca(OH)2




Ca

1.39

CaO






4.1. Cálculo de elementos en forma de fertilizantes comerciales. El cálculo de fertilizantes comerciales que se usan para fertilizar los cultivos, requiere básicamente el uso de las tablas para calcular el contenido del elemento en el suelo, la cantidad que extrae el cultivo y la decisión de si se cubre o no la eficiencia del fertilizante.

Tomando en cuenta que un porcentaje se pierde por lavado o lixiviación, como en el caso del nitrógeno y del potasio, y otros son fijados y retenidos por el suelo fuertemente por lo que no son disponibles para las plantas como el caso del fósforo. El cálculo de fertilizantes se realizará resolviendo el siguiente problema.

Tomaremos como ejemplo el cultivo de tomate, con una producción de 60 ton/ ha, por año. Con base en los datos que usted puede obtener de acuerdo al cuadro anterior. Los requerimientos para obtener esa producción son los siguientes:

Nitrógeno 444 kg/ ha.

Fósforo (como P2O5): 54 kg / ha.

Potasio (como K2O): 660 kg/ ha.

Calcio (como CaO): 190 kg / ha.

El contenido de nutrientes del suelo, en forma de óxido, se obtuvo con los factores de conversión.

Se debe tener en cuenta la eficiencia del fertilizante aplicado con base en parámetros de suelo y condiciones climáticas. Los datos de eficiencia son los siguientes:

  • Para N 60 %

  • Para P 20 %

  • Para Ca, Mg y K %.

Para el cálculo del fertilizante que se debe aplicar al suelo se debe restar lo que aporta el suelo o su contenido, de la cantidad que extrae el cultivo y se divide entre la eficiencia del fertilizante.

A continuación se indica la forma de calcularlo, para el cultivo de tomate seleccionado en este ejemplo.

La fórmula general

Cantidad extraída – contenido en el suelo

Eficiencia
Cálculo de elementos para el ejemplo planteado:

  • Requerimientos nutricionales de nitrógeno:

444 – 126 = 530 kg ha-1 de nitrógeno.

0,6

  • Requerimientos nutricionales de fósforo:

54- 80 = - 26 kg más de lo necesitado.

0,2

  • Requerimientos nutricionales de potasio:

660 – 498 = 270 kg ha-1 de potasio.

0,6

Cuando el cálculo del requerimiento nutricional es negativo, significa que el suelo excede lo que extrae el cultivo y no es necesario aplicar el fertilizante.

Necesitamos en resumen si utilizamos eficiencia las cantidades siquientes:

Nitrógeno = 530 kg ha-1 de N.

270 ha-1 de K

Como ejemplo seleccionaremos un fertilizante granulado como el 12- 24 -12, que respectivamente significa 12 kg de nitrógeno, como N, 24 kg de fósforo como P2O5 y 12 kg de potasio, como K2O, por cada 100 kg de fertilizante.

100 kg fertilizante aportan 12 kg de K

X aportan 270

X es de 2,250 kg de fertilizante 12-24-12. Equivalente a 49 qq de 12-24-12.

Otro método más rápido seria:

2,250/ 0.12 = 2,250 kg de 12-24-12.

El fertilizante 12-24-12 a su vez aporta simultáneamente nitrógeno así:

2,250 x 0.12 = 270 kg de N.

2,250 x 0.12 = 270 kg de K2O.

El déficit de nitrógeno se cubre utilizando urea como fertilizante. La urea tiene 46 por ciento de nitrógeno. Nuevamente el cálculo se hace por regla de 3.

100 kg urea aportan 46 kg de nitrógeno.

X kg aportarán 116 kg de nitrógeno.

X = 252 kg de urea se necesitan para cubrir el déficit de nitrógeno

El déficit de potasio se cubre utilizando cloruro de potasio (KCL), que tiene 60 por ciento de potasio como K2O.

El cálculo del cloruro de potasio que se debe aplicar se hace por regla de 3.

100 kg de KCL aportan 60 kg de potasio (K2O)

X kg de KCL aportarán 62.84 kg de potasio (K2O)

X = 105, kg de cloruro de potasio.

Respuesta: Se necesita aplicar al suelo 241 kg O 5 qq del fertilizante 10-30-10 y como complemento para cubrir los déficits de urea y de potasio se necesita aplicar adicionalmente 252 kg de urea equivalente a 5 qq y 105 kg de cloruro de potasio equivalente a 2 qq.

4,4. Fertilizantes conocidos en el mercado. Los fertilizantes que son más frecuentes para aplicar a los cultivos en este país, se incluyen en el cuadro dies.

Cuadro 10. Lista de algunos fertilizantes granulados utilizados en el país con mayor frecuencia.

Fertilizantes

N

P2O5

K2O

MgO

B

18- 46-0

18

46

-







10-30-10

10

30

10

-

-

15-15-15

15

15

15

-

-

12-24-12

12

24

12

-

-

9-30-8-6 (S)

9

30

8

6

-

18-5-15-6-2

18

5

15

6

2

18-3-10-8-1,2

18

3

10

8

1,2

9-30-8-6 (S)

9

30

8

6

-

Urea granular

46

-

-

-

-

Cloruro de K granular

-

-

60




-

4,5. Fertilización por etapa de desarrollo de las plantas.

Las plantas tienen cuatro etapas de desarrollo que incluyen germinación, crecimiento, floración y fructificación. En la etapa de germinación la plántula se desarrolla a partir de sus reservas embrionarias, pero en las otras etapas siguientes, se requiere tener conceptos generales que relacionen la etapa de crecimiento del cultivo con la fertilización que requiere.

  • Crecimiento. Aplicar pequeñas cantidades de nitrógeno en esta etapa es muy importante para que las plántulas adquieran un vigoroso desarrollo. Sin embargo, aplicar todo el nitrógeno al plantío puede dañarlas. Además, se pierde mucho nitrógeno por lixiviación y desnitrificación; especialmente lixiviación, por la gran movilidad del nitrógeno en el suelo.

El fósforo tiene un comportamiento contrario al nitrógeno y es un elemento inmóvil en el suelo. Entonces, colocar el fertilizante cerca de las raíces, constituye generalmente una ventaja para las plantas.

Las aplicaciones de fósforo en la superficie del suelo después de la siembra, para cultivos de ciclo corto, no producen una fracción de fósforo soluble relativamente cercana a la zona de mayor actividad de las raíces. Además, son de poco valor para cultivos anuales si la aplicación se hace después de la siembra.

Una excepción, para el sistema de fertilización por época de crecimiento, se da en los pastos; porque el fósforo aplicado en la superficie es absorbido por la macolla y las raíces muy superficiales, típicas de los pastos. Igual sucede con el cultivo de cebolla.

El potasio generalmente es aplicado e incorporado antes – o al momento- de la siembra debido a su movimiento más lento en el suelo respecto al nitrógeno. Si es aplicado tardíamente, llega en menor cantidad a la zona de enraizamiento de la planta por mecanismos de difusión comparado con el nitrógeno. La técnica de aplicar el potasio antes de la siembra, beneficia más su disponibilidad comparado con el nitrógeno, porque el potasio es menos afectado por procesos de lavado o lixiviación que el nitrógeno.

  • Floración. El nitrógeno es el único elemento que es aplicado frecuentemente en la época de floración de los cultivos. Generalmente, el fósforo y el potasio son aplicados antes de la floración, porque la planta los necesita en mayores cantidades antes de que esta época se inicie.



  • Fructificación. Son muy pocos los elementos aplicados en la etapa de fructificación al menos que se detecte una fisiopatia.c:\users\job\pictures\img143.jpg


Figura 1.diagrama de conversión de algunas unidades que reporta un laboratorio.


similar:

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconTipos de suelos en Nicaragua, química y formación de suelos

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconInstituto de Fertilidad Asistida

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconProyecto oficial de fertilidad asistida

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconTaller de Fertilidad y Nutrición Avanzada

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconG losario IVI sobre Fertilidad

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconNota de prensa jornada demografía y fertilidad

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconLa declaración de suelos contaminados

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconSuelos Vertisoles (Sonzocuite)

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconTécnicas de Saneamiento de Suelos: fitorremediacióN

Fertilidad de suelos (Secciones B, H, I) iconContaminacion de suelos, agua, plantas, animales y seres humanos por el efecto de plaguicidas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com