IntroduccióN




descargar 273.89 Kb.
títuloIntroduccióN
página14/14
fecha de publicación01.08.2016
tamaño273.89 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

57 Colin Nickerson, «DNA unraveled», The Boston Globe, 24/09/2007 (http://www.geneticsandsociety.org/article.php?id=3704).

58 Ibíd.

59 «Most Human-chimp Differences Due To Gene Regulation - Not Genes» (http://www.uchospitals.edu/news/2006/20060309-chimp.html). Ver también Ref. 56. ARN son las siglas del ácido ribonucleico.

60 Gibbs, W.W., «The unseen genome: gems among the junk», Scientific American 289 (5):26-33, noviembre de 2003 (http://www.nature.com/scientificamerican/journal/v289/n5/full/scientificamerican1103-46.html), Gibbs, W.W., «The unseen genome: beyond DNA», Scientific American 89 (6):106– 113, diciembre de 2003. (http://www.nature.com/scientificamerican/journal/v289/n6/full/scientificamerican1203-106.html), Erika Check, «It’s the junk that makes us human», Nature 444, 130-131, noviembre de 2006. (http://www.nature.com/nature/journal/v444/n7116/full/444130a.html#top).

Vale la pena aclarar que esta expresión “ADN basura” es una creación darwinista. Como no se sabía (no se sabe aún) su función, entonces se dijo que representaba el conjunto de las mutaciones “no beneficiosas” acumuladas en el transcurso de la evolución. Ahora que el ADN “basura” parece que va en camino de convertirse en la vedette de la genómica, los darwinistas están tratando desesperadamente de zafar, rebautizándolo como “zona oscura” del ADN y negando que ellos hayan acuñado el término. Pero sin duda que lo hicieron. Y lógicamente. Si uno piensa que el organismo es el producto de una inteligencia, entonces no puede haber nada en él que sea “basura”. En cambio si uno piensa que todo es producto de mutaciones al azar y selección natural, entonces es lógico que haya un montón de basura. Especialmente en el cerebro de los evolucionistas.

61 Brian Goodwin, Las Manchas del Leopardo, Tusquets ed., Barcelona, 1998, p. 19.

62 Giuseppe Sermonti, Why is a Fly Not a Horse?, Discovery Institute Press, Seattle, EE.UU., 2005,

capítulo VI. Traducción del original italiano Dimenticare Darwin, Rusconi ed, Milán, 1999.

63 Mae-Wan Ho; Antonio Lima-de-Faría; H. Frederik Nijhout; Bruce Lipton; y muchos otros. Si le interesa el tema, lector, consulte en Internet: «El Genoma Fluido». O a cualquiera de los autores arriba mencionados.

64 Franz Weidenreich, Apes, Giants and Man, The University of Chicago Press, 1970, pp. 24-25.

65 Ibíd.

66 Loren Eiseley, Darwin and the Mysterious Mr. X, Harvest Book, N. York, 1979, pp. 192-193.

67 Ibíd, p. 199.

69 Bernard Shaw, Vuelta a Matusalén, Ed. Sudamericana, Bs. As. 1958, p. 67.

70 Ver en Internet, «Proyecto Gran Simio». En España, ya se presentó en el 2006, el respectivo proyecto en el parlamento. Es decir que se puede abortar y experimentar con embriones humanos, pero no con los simios. Cabe aclarar –en honor a nuestros inocentes “antecesores”– que esto no lo hicieron los simios del zoológico sino los del PSOE.

71 David Pilbeam, El Ascenso del Hombre, Ed. Diana, México, 1981, pp. 50-51.

72 Jeffrey Schwartz, Nature, 308:501, 1984.

73 Varios de los datos expuestos en este capítulo los he tomado de una excelente nota sobre el tema: La comunicación que aprenden los monos ¿es lenguaje?, escrita por el prestigioso escritor científico George Johnson, de Santa Fe, Nuevo México, y cuya referencia figura en la bibliografía citada.

74 Roy Lachman y Janet Mistler-Lachman, «Technical Comments Language in Man, Monkeys, and Machines» Science, Vol. 185:871-873, 1974» (http://www.sciencemag.org/content/185/4154/871.extract). En la primera edición de este libro atribuí erróneamente a los Lachman la realización del experimento con Lana. Por el contrario, los Lachman refutaron el experimento, como indica la cita de arriba. Salvado el error, pido disculpas.

75 George Johnson «La comunicación que aprenden los monos ¿es lenguaje?». Diario El País, 12/07/1995 (http://elpais.com/diario/1995/07/12/sociedad/805500008_850215.html).

77 Herbert Terrace, «Can an Ape Create a Sentence», Science, Vol. 206, N° 4421, pp. 891-902, http://www.sciencemag.org/cgi/content/abstract/206/4421/891. Citado y comentado por George Johnson, «Chimp Talk Debate: Is it Really Language?», New York Times, 06/06/1995.

http://www.santafe.edu/~johnson/articles.chimp.html

78 Ref. 74.

79 Ref. 74.

80 «El escándalo sexual de una gorila genio». 20 Minutos.es La Revista, 22/02/2005 (http://www.20minutos.es/noticia/6988/0/escandalo/sexual/gorila/).

81 Ibíd.

82 Lisa Sweetingham, «Women drop sexual harassment suit against gorilla’s caretaker», Court TV News, 25/11/2005 (http://news.findlaw.com/court_tv/s/20051128/28nov2005165855.html).

83 Ref. 79.

84 «Este simio ha aprendido a hablar». Suplemento Crónica, de El Mundo.es, 03/02/2002, N° 329 (http://www.elmundo.es/cronica/2002/329/1012823701.html).

85 Si quiere “chatear” un rato con Koko, lector, le doy su sitio web: . Y le aclaro que no es una broma.

86 Aunque algunos chuscos sostienen que si bien el loro no es antepasado del hombre, sí lo sería de la mujer, esto no tiene suficiente respaldo científico.

87 Esto ya me está gustando más, pues viendo lo que escriben muchos investigadores en este tema, me da la sensación, no sólo que venimos del burro, sino que hace muy poquito que nos separamos de él. Aunque pensándolo bien, me parece que soy injusto con el burro, pues –si pudiera hablar– estoy seguro que no diría disparates de este calibre. Una cosa es la ignorancia y otra la insensatez.

88 Pero lo más significativo, desde el punto de vista psicológico, no es que no tengan la menor idea, sino que al parecer tampoco les interesa. Y esto es lógico, pues el evolucionismo no es una hipótesis científica –aunque fuese errónea– que trata de explicar el origen de las especies a partir de otras preexistentes, sino una pseudociencia basada en una filosofía naturalista, donde lo único que realmente interesa es demostrar que los seres humanos venimos de las bestias, gracias a un proceso materialista carente de sentido. Por eso es que casi todos los estudios se centran alrededor de la relación mono-hombre. Con esto ya es suficiente. Demostrar de dónde se originaron los monos, no tiene mayor importancia.

89 «El tiempo y el lugar de origen del orden de los primates, permanece envuelto en el misterio», dice nada menos que Elwyn Simons, uno de los principales expertos del mundo en este tema (Elwyn Simons, Annals of the New York Academy of Science, 167:319, 1969).

90 El Dr. Conrad Waddington, famoso genetista que fue de la Universidad de Edimburgo y uno de los autores de la teoría sintética o neodarwinismo expresa: «La selección natural resulta ser, en una inspección más ajustada, una tautología Ella expresa que los individuos más aptos (definidos como aquellos que dejan mayor descendencia), dejarán mayor descendencia» (C. H. Waddington, Evolution after Darwin, Sol Tax, U. of Chicago Press, 1960, Vol. 1, p.385). Aclaro que muchos otros autores señalan también el carácter tautológico de la selección natural.

91 Y realmente lo es, pues el verbo “seleccionar” implica elegir, escoger, preferir, distinguir, discriminar, actividades todas estas para las cuales es imprescindible una inteligencia. Y la naturaleza no tiene inteligencia. Al usar la expresión “selección natural” estamos atribuyéndole a la naturaleza propiedades que esta no tiene. La estamos personificando. Es quizá por ello que en la 6° y última edición de El Origen, el mismo Darwin dijo que era más correcta la expresión “supervivencia de los más aptos” (creada por Spencer), pues esto nos indica algo concreto: los “más aptos” sobreviven, los “menos aptos” mueren. Lo cual describe un hecho, pero no pretende ser un mecanismo que “seleccione” a los individuos según su grado de aptitud.

92 Rémy Chauvin, Darwinismo. El Fin de un Mito, Espasa Calpe, España, 2000, p. 11.

93 Para el lector interesado en ver cómo Darwin ocultó deliberadamente cualquier mención de E. Blyth, después de apoderarse de su concepto y cambiarle el sentido, me permito recomendarle el fascinante libro del famoso antropólogo americano, Loren Eiseley: Darwin and the Misterious Mr. X., Harvest Book, N. York, 1979, p. 45.

94 En su ADN y al parecer en otras partes del organismo también. Como dije antes, hay autores que sostienen que la información hereditaria no estaría únicamente ni quizá primariamente a nivel del ADN. Pero para el caso que nos ocupa da lo mismo.

95 C. H. Waddington, Un Siglo Después de Darwin, Alianza Ed. Madrid, 1982, Vol. I, p. 32.

96 Y un milagro extraño, además. Antinatural, por así decir, más que sobrenatural. El muerto que resucita, recupera algo que ya tenía y que de suyo le pertenece. Es como si pasáramos una película para atrás. La transformación de un mono en un hombre, en cambio, es como si una película se transformara en una obra de teatro.

97 Richard Goldschmidt, The Material Basis of Evolution, Yale University Press, New Haven, 1940.

98 Richard Goldschmidt, American Scientist, 40:97, 1952.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

similar:

IntroduccióN iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

IntroduccióN iconIntroducción a la Epistemología Introducción

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN icon1. introduccióN

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroducción




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com