IntroduccióN




descargar 273.89 Kb.
títuloIntroduccióN
página3/14
fecha de publicación01.08.2016
tamaño273.89 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

¿Y QUÉ ES UN HOMÍNIDO?



El problema está en que el término “homínido” designa precisamente a cualquier mono que caminaba más o menos bípedamente –o que su descubridor sostiene que caminaba así– y que tiene dientes más pequeños que otros monos. Con eso ya es suficiente para graduarse de “homínido” y para que su descubridor –o inventor– se transforme, de la noche a la mañana, en un Julio César de la Antropología.

Incluso respecto de estos criterios, no es cuestión tampoco de ser demasiado exagerados, ya que con apenas un diente, un trocito de mandíbula o un pedazo de cráneo, un antropólogo audaz e imaginativo puede reclamar estatus de “homínido” para su hallazgo.

En última instancia, un “homínido” es cualquier cosa que un antropólogo bautice como tal. ¡Inclusive un Homo Sapiens!, como sucedió con el hombre de Neandertal.

Por algo el Dr. Tim White, antropólogo de la Universidad de Berkeley y Director del Centro para la Investigación de la Evolución Humana, ha dicho que «El problema con muchos antropólogos es que desean tanto encontrar un homínido, que cualquier fragmento de hueso se transforma en un hueso de homínido»20.

UN POCO DE HISTORIA



Aunque luego haya retractaciones o refutaciones, el hecho indiscutible es que en la historia de la Antropología abundan los ejemplos de “homínidos” fabricados de esta manera.

Bástenos recordar simplemente al famoso «Hombre de Nebraska» “creado” en 1922 en base al hallazgo de una muela (!), para descubrirse luego –cinco años más tarde– que el molar en cuestión no pertenecía a un hombre ni tampoco a un mono, sino a un pecarí extinguido21.

No se asombre demasiado lector. En los 40 años que transcurrieron antes que se demostrara el carácter fraudulento del «Hombre de Piltdown», se dice que se escribieron unas 500 sesudas tesis doctorales sobre este “homínido”…

A partir de 1968 y durante 15 años, el renombrado antropólogo David Pilbeam, sostuvo que el Ramapiteco era un “homínido” –en el sentido de antepasado del hombre– basado en un par de dientes y unos trocitos de mandíbula22. En 1982 cambió de opinión y cree ahora que es un mono cualquiera. Sin linaje23.

En 1983, el antropólogo americano Noel Boaz, llamó clavícula de un homínido, a lo que luego se demostró que era ¡la costilla de un delfín! (Según este antropólogo, la forma de la “clavícula” sugería que el ser en cuestión era un chimpancé que caminaba erecto)24.

¿Cómo habría que haber bautizado a este “homínido”? ¿“Blooperpiteco”, quizá?

Otros antropólogos han interpretado también como clavícula de un homínido, al fémur de un cocodrilo25.

En 1984 tuvo que cancelarse presurosamente un congreso internacional de Antropología a realizarse en España, donde iba ser presentado en sociedad el recientemente hallado «Hombre de Orce» (Granada), debido a la fuerte sospecha de que el fragmento de cráneo encontrado pertenecía en realidad a un borrico26.

En fin, la lista es interminable. Y es quizá por ello que Sir Solly Zuckerman, una de las máximas autoridades mundiales en anatomía humana y simiesca, niega el carácter científico de todas estas especulaciones sobre los “homínidos”, comparando el estudio de los supuestos antepasados fósiles del hombre con la percepción extrasensorial (!), en el sentido de estar ambas actividades fuera del registro de la verdad objetiva y en donde cualquier cosa es posible para el creyente en dichas especulaciones27.

LA ESCASEZ DEL REGISTRO FÓSIL



Ante esta situación, muchos antropólogos darwinistas intentaron una última defensa de la teoría apelando –fieles a su maestro Darwin– a la “escasez” del registro fósil.

El problema, dijeron, es que los fósiles de “homínidos” constituyen un material “sumamente escaso”; que “apenas cubriría una mesa de billar”; que “cabría todo dentro de un cofre”, y que patatín y que patatán.

Lo cual es simplemente falso.

El problema es que en este tema también existe doble discurso, patrimonio, helás, no exclusivo de políticos.

Cuando muchos antropólogos hablan de la supuesta escasez de los fósiles de homínidos, lo que en realidad quieren decir es que son sumamente escasos los fósiles de homínidos que encajan en la hipótesis evolucionista. Eso es lo que quieren decir. Pero que los restos fósiles de “homínidos” sean, en sí mismos, “sumamente escasos” es totalmente falso.

Hasta 1976, la cantidad de “homínidos” descubiertos era de 4.000 (!)28.

No conozco cifras oficiales posteriores, pero desde que casi todos los meses se descubre algún “homínido”, no es de extrañar que hoy –30 años después– la cifra ya esté holgadamente en los 6.000.

Lo que sucede es que luego de una rigurosa selección –y no precisamente “natural”– algunos de estos restos fósiles, previo intenso “maquillaje” y adecuada manipulación de los datos cronológicos, pueden ser encajados en el esquema evolucionista. Y estos son los que se publicitan. Con bombos y platillos. Los otros, los que no encajan, son sepultados en una impenetrable tumba de silencio.

En otras palabras: muchos son los hallados y pocos los escogidos...

Es cierto que después de un análisis más o menos riguroso de cualquiera de estos homínidos “respetables” se comprueba, indefectiblemente, que en realidad se trataba de un mono (la inmensa mayoría), o de un hombre, o de un “blooper”, o de un fraude.

Claro que a veces pasan décadas antes de que esto suceda (100 años en el caso del Hombre de Neandertal; 40 en el fraude de Piltdown), y mientras tanto su descubridor ha adquirido fama, posición académica, subsidios de la National Geographic, etc. Su futuro está asegurado, y el origen simiesco del hombre “demostrado”.

Además, los resultados del estudio sistemático de los supuestos homínidos –a cargo de antropólogos serios– no son generalmente publicitados; aparecen varios años después del hallazgo (y ya nadie se acuerda) y, de todas maneras, seguramente en el ínterin ya habrá sido encontrado otro homínido, también “respetable”, para distraer la atención de la gente y seguir aportando elementos apologéticos en defensa de la fe darwinista.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

IntroduccióN iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

IntroduccióN iconIntroducción a la Epistemología Introducción

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN icon1. introduccióN

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroducción




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com