Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido




descargar 1.35 Mb.
títuloLas Razas o evoluciones Humanas Han Sido
página1/31
fecha de publicación04.08.2016
tamaño1.35 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31
Las Razas O Evoluciones Humanas Han Sido:
1ª) La Raza PROTOPLASMÁTICA.

2ª) La Raza HIPERBÓREA.

3ª) La Raza LEMUR.

4ª) La Raza ATLANTE.

5ª) Nuestra actual Raza o ARIA.

6ª) La Futura Raza, en incipiente formación.

7ª) La Última Raza, el Perfecto Hombre-Divino.
1ª RAZA RAÍZLA PROTOPLASMÁTICA
SITUACIÓN
La ubicación geográfica de esta raza, estaba situada en la llamada “ISLA SAGRADA E IMPERECEDERA”. La razón de este nombre es que según se afirma, esta Isla Sagrada nunca ha participado en la suerte de los otros Continentes, por ser la única cuyo destino es la de durar desde el principio hasta el fin del “MANVÁNTARA” -un ciclo cósmico- pasando por cada Ronda. Es la cuna del primer hombre y la morada del último mortal “divino”, escogido como un Shishta para la semilla de la humanidad. Muy poco puede decirse de esta Tierra misteriosa y sagrada, excepto quizás, según una poética expresión de uno de los comentarios que dice: “ que la Estrella Polar fija en ella su vigilante mirada, desde la Aurora hasta la terminación del Crepúsculo de un Día del Gran Aliento “. Este día del Gran Aliento es llamado en la India “un día de Brahama”, que equivale en días terrestres a: 8.640.000.000 años.

La primera Raza-Raíz ocupó probablemente la región que hoy denominamos Asia del Norte, Groenlandia, Islandia, Noruega y Suecia, así como el extremo norte de Siberia. La Isla Sagrada a la cual se ha hecho referencia está situada en el casquete polar norte, y todavía existe pero en estado etérico en los planos sutiles de la cuarta dimensión.
ESTRUCTURA
Esta raza no tenía envoltura física y estaba constituida totalmente de materia ETÉRICA, siendo muy poco lo que se conoce o puede investigar de ella.. En aquella ÉPOCA POLAR, el mundo estaba en un estado de fusión y con una atmósfera gaseosa, podemos no obstante referir que, a pesar de que las formas mismas no eran humanas. Estos cuerpos enormes se amontonaban insensibles y pasivos, ya que la conciencia de estas entidades al estar en un nivel atómico apenas podía afectar muy levemente a los torpes cuerpos incipientes. El cuerpo era una masa enorme y con una abertura en su parte superior, por la que se proyectaba un órgano de orientación que les señalaban los lugares de peligro o calor excesivo. Se trataba del antecedente de la actual Glándula Pineal.

Comentarios y Acontecimientos:
Era una Raza que flotaba y se deslizaba sobre el ambiente, aún no habían caído sobre la húmeda y caliente tierra, habían evolucionado en las Dimensiones Superiores de la Naturaleza y del Cosmos, y cristalizó al fin sobre una tierra también protoplasmática, después de muchos procesos evolutivos surgidos desde su germen original ubicado en al CAOS, en el MAGNUS LIMBUS, en el ILIASTER del Mundo. Cuando esa raza cristalizó (formó el haz, el núcleo), lo mismo podía asumir figuras gigantescas que reducirse a un punto matemático. En esta Raza-Raíz no se puede decir que tuviera Subrazas concretas o definidas, aunque sí es verdad que había siete etapas de crecimiento. ( Para una mayor información les remito a “La Doctrina Secreta, II-18”).

Los primeros cuerpos construidos (de proyección netamente Lunar) aparecen sin carácter de sexo, ANDRÓGINOS. En estos hombres primitivos existen únicas y bien definidas funciones: la alimentación y la respiración. Toda la conciencia se halla centralizada en estas actividades básicas. El Iniciado que investiga esta raza se conmueve al contemplar el trabajo que realizan cierto tipo de DEVAS (Ángeles), construyendo el proceso de estructuración de las formas, y enseñando a aquellos primitivos seres, semilla de la humanidad terrestre, a comer y a respirar. Esta fase corresponde a la evolución de la primera Subraza de la primera raza-raíz. En las próximas Subrazas que irán apareciendo se diseñarán nuevos aspectos estructurales y se desarrollarán nuevas funciones, pero siempre dentro de un orden puramente físico. Aparecerán así la VISTA, el OÍDO, el OLFATO, y más adelante, el GUSTO y el TACTO. Estos sentidos, cuyo desenvolvimiento exige edades, son aperturas de la Vida Interna hacia el exterior. Al final de la séptima Subraza de la primera raza-raíz, el ser humano posee un cuerpo bien definido y estructurado, pero tosco y desproporcionado, con movimientos torpes, cuando anda, más que andar causa la sensación de que se arrastra por el suelo y raras veces se levanta, teniendo la columna vertebral casi siempre en posición horizontal.
2ª RAZA RAÍZLA HIPERBÓREA”

SITUACIÓN
Esta raza residió en el segundo Continente Hiperbóreo, el cual ocupaba el actual Norte de Asia, Groenlandia, Suecia, Noruega, etc..., y se extendía por el Sur-Oeste hasta lo que es hoy Inglaterra. El clima era tropical con gran vegetación. Hiperbóreo fue el nombre dado por los Griegos más antiguos a la lejana y misteriosa región dónde Apolo viajaba por tradición cada año. Astronómicamente, Apolo es, por supuesto, el SOL, el cual, abandonando sus Santuarios Helénicos, gustaba su lejano país, donde se decía que el Sol nunca se ponía durante la mitad del año. Pero históricamente, o mejor dicho quizás, etnológica y geológicamente, el significado difiere, la tierra de los hiperbóreos, el país se extendía más allá de Boreas, el Dios de corazón helado de nieves y huracanes, que gustaba de dormitar pesadamente en la cordillera de los Montes Rifeos, no era un país ideal como suponen los Mitológicos, ni una tierra vecina de Escitia y del Danubio. Era un Continente real, una tierra “bonäfide” que no conocía el invierno en aquellos días primitivos y cuyos tristes restos no tienen aún ahora más que un día y una noche durante el año. Las sombras nocturnas nunca se extiende en ellas, dicen los Griegos; pues es la “TIERRA DE LOS DIOSES”, la mansión favorita de Apolo, el Dios de la Luz, a sus habitantes con sus sacerdotes y servidores queridos. Esto puede considerarse ahora como una ficción poética, pero entonces era una verdad poetizada.
ESTRUCTURA
Las primeras Subrazas de la Segunda Raza-Raíz poseían ya ciertos perfiles semihumanos. Fluctuaban, se deslizaban y ascendían sobre los espléndidos bosques tropicales. Empezaron a desarrollar el germen de la sensibilidad y a experimentar ciertas modificaciones emocionales en la conciencia embrionaria que se iba estructurando, es el primer síntoma de conciencia sensitiva que se eleva por encima de la rudimentaria conciencia física. El cuerpo físico aparece ahora, en la Cuarta-Subraza, mucho más estilizado aunque gigantesco, alcanzando alturas de tres y cuatro metros (en la Biblia se hace mención fugaz de estos gigantes en el Génesis 6, 3.-4, donde dice textualmente: “En aquel entonces había gigantes en la Tierra...”, aunque realmente se referían a los Lémures, la tercera Raza-Raíz, ya que lo menciona justo antes del Diluvio, que tuvo lugar en la cuarta Raza-Raíz o Atlante).

El ambiente circundante es realmente hostil y el cuerpo ha de ser extraordinariamente fuerte para poder sobrevivir a la espantosa lucha cotidiana contra los elementos y los gigantescos y agresivos animales, reptiles en su mayor parte, que les disputan la posesión de la tierra.

Comentarios y Acontecimientos:
La sensación constante del peligro inmediato y la tremenda necesidad de una inminente y adecuada réplica, constituye el primer síntoma de acercamiento entre sí de los hombres-animales. Se les ve constituyendo núcleos y pequeñas comunidades en donde impera la Ley del Más Fuerte, y se alimentan de los despojos de los animales muertos y aún de los de su propia especie. No vamos a entrar en detalles acerca del desarrollo evolutivo de esta primitiva Segunda Raza-Raíz. Al finalizar la Raza, ya en sus últimas etapas, la COLUMNA VERTEBRAL se ha elevado constituyendo una vertical sobre la horizontalidad del suelo (en este sagrado punto de experiencia humana se construye definidamente EL CHAKRA MULHADARA, el depósito de Fuego de KUNDALINI) y ya no se arrastra sino que camina.

Las dos Primeras Grandes Razas Raíces aparecidas en la Tierra, crearon los matices FÍSICOS y EMOCIONALES de la humanidad, y su desarrollo en el plano de la evolución terrestre se pierde en la lejanía del tiempo, por cuanto estaban de alguna manera todavía vinculadas (subjetivamente) con la evolución del Esquema Lunar. Estas dos razas tenían el mensaje lunar en forma de dos definidos Átomos Permanentes, el físico y el astral. El átomo permanente Mental o Unidad Mental aparecería mucho más adelante como una aportación netamente Solar y entró en Actividad por la directa INTERSECCIÓN de los “SEÑORES DE LA LLAMA” (Seres extraplanetarios altamente evolucionados). Con esto queremos indicar que lo que realmente llamamos HOMBRE, como un ser inteligente o superior (solar), no aparecerá hasta la Tercera Gran Raza-Raíz, la LEMUR. Es esta la razón por la cual algunos tratados esotéricos empiezan a contar la historia del hombre desde la Tercera Raza Lemur, como si fuera la primera.
3ª RAZA-RAÍZLA LEMUR

SITUACIÓN
Proponemos llamar LEMURIA al Tercer Continente. Este nombre es una invención o una idea de Mr. P. L. Sclater, quien, entre 1.850 y 1.860, confirmó con fundamentos zoológicos la existencia real, en tiempos prehistóricos, de un Continente que demostró se extendía desde Madagascar a Ceilán y Sumatra, incluidas algunas partes de lo que ahora se llama África. Este gigantesco Continente, que se extendía desde el Océano Índico hasta Australia, ha desaparecido por completo bajo las aguas del Pacífico, dejando aquí y allá solamente algunas de las cumbres de sus montes más elevados, que en la actualidad son Islas. Su antiguo nombre fue “SHALMALI”.
ESTRUCTURA
Esta raza estaba constituida al principio por tipos HERMAFRODITAS de alta estatura, frente deprimida, nariz chata, mandíbula saliente y abultada, del tipo negroide. La separación paulatina de los sexos en estos seres que ya poseían una rudimentaria forma física, se produjo tras 18 millones de años de existencia, en lo que actualmente denominamos PERÍODO JURÁSICO del Secundario, o Edad Mesozoica, el período de los Reptiles, como a veces se lo llama. Al final del período Lemuriano, el hombre comenzó a desarrollar una sólida estructura, mientras que hasta entonces en sus cuerpos que estaban compuestos de gases, líquidos y sólidos, no se había calcificado una estructura vertebral, por lo que no podían estar de pie. De hecho, sus huesos se doblaban como ocurre hoy en día con los infantes. Hasta la Tercera Subraza sólo poseían un ojo en la mitad de la frente -después llamado TERCER OJO- y posteriormente dos ojos, aunque hasta la Cuarta raza-raíz no se convirtieron en verdaderos órganos de visión. El recuerdo del “Tercer Ojo” persistió, por supuesto, en el relato Griego de los Cíclopes de un solo Ojo, y de Ulises, (un hombre de la Cuarta raza-raíz) matador de un Cíclope de la (Tercera raza-raíz) que tenía un Ojo central.
REPRODUCCIÓN
La reproducción en esta raza raíz se puede dividir en dos fases:

1ª) En la Tercera y Cuarta Subraza de ésta Tercera Raza Raíz fue POR GENERACIÓN OVÍPARA, produciendo seres hermafroditas. La raza era hermafrodita, entonces cada individuo tenía los órganos sexuales masculino y femenino totalmente desarrollados, se reproducían mediante el sistema de GEMACIÓN, es decir cada ser eliminaba de sus ovarios, naturalmente mediante el menstruo, cada determinado tiempo, un óvulo o huevo perfectamente desarrollado, del tamaño que puede ser el de un ave, con su envoltura calcárea completa, este huevo, colocado en un ambiente especial, dentro en su interior gestaba una nueva criatura, y al fin, cuando la criatura salía de su cascarón, se alimentaba de los pechos del PADRE-MADRE. Normalmente así se reproducían los Lemures en estas primeras sub-razas, el acto sexual no existía, porque cada individuo era completo por sí mismo.
2ª) En la quinta Subraza el huevo ya quedaba dentro del cuerpo, y en la sexta y séptima ya se generalizó el acoplamiento entre sexos distintos. Esto sucedió en la época POST-LEMÚRICA, se vio claramente que algunos niños nacían con un órgano sexual masculino más desarrollado que el femenino o viceversa, tal proceso se fue haciendo cada vez más notorio hasta que al fin sucedió que nacieron niños unisexuales, varones o hembras. Pero este proceso de división en sexos opuestos se realizó a través de varios millares de años, no fue de la noche a la mañana (la extracción de sexos opuestos). Cuando ya vino la división total en sexos opuestos se necesitó de la cooperación para crear, el menstruo siguió existiendo en la mitad femenina, en el elemento femenino, pero ya ese óvulo nacía o venía infecundo, se necesitaba de la cooperación del sexo masculino para que el óvulo fuera fecundo, y así poder reproducir la especie.
Comentarios y Acontecimientos:
Hace 16´5 millones de años, en la 5ª Subraza de la raza Lemur, sucedió el momento más dramático de la historia del hombre y del Planeta Tierra. LA LLEGADA DE LOS SEÑORES DE LA LLAMA, el Prometeo que nos relata la mitología. En aquella época los cuerpos humanos estaban preparados para recibir el impulso final; QUE PERMITIRÍA EL QUE SE ACELERASE EL IMPULSO MENTAL, para hacer el descenso de los EGOS (Almas), y su entrada en aquellos cuerpos preparados al efecto. En la mitología, Prometeo con el fin de ayudar a la humanidad y al despertar del hombre, “ROBÓ” el Fuego Sagrado a los Dioses y se lo insufló en el incipiente cerebro del hombre-animal , convirtiéndolo así en un ser capaz de evolucionar como hasta entonces era inimaginable. Por tal hazaña, Prometeo fue “castigado” a permanecer con la humanidad, hasta que el último hombre fuese totalmente REALIZADO (El Fuego Sagrado era el Principio Mental, elemento éste que diferencia substancialmente al Hombre del animal).


Veamos que nos dice la tradición respecto a la llegada de esos Excelsos Seres, “LOS SEÑORES DE LA LLAMA”:


“ Con el poderoso rugido del veloz descenso desde incalculables alturas, rodeados por ígneas masas flamígeras que llenaron el cielo con fugaces lenguas flameantes, destello a través de los espacios aéreos EL CARRUAJE de los HIJOS DEL FUEGO, LOS SEÑORES DE LA LLAMA llegados de Venus; se detuvo, meciéndose sobre la Isla Blanca, ubicada en el mar de Gobi (hoy en día desierto de Gobi); era verde y radiante, masas de flores fragantes; la tierra ofrecía lo mejor y más bello para dar su bienvenida a su REY que llegaba. - Era el GRAN SER conocido como EL REY DEL MUNDO, el SANAT KUMARA (conocido en la Biblia como: Melquisedec, el Anciano de los Días), con sus Tres ayudantes, los TRES SEÑORES o KUMARAS ante el Trono de DIOS, y el resto de su cohorte de Auxiliadores”.



Ellos actuaron como un estímulo MAGNÉTICO proyectando la CHISPA MENTAL dentro de los hombres inmentales, despertando en ellos el INTELECTO. Astrológicamente esto sucedió en la ERA de SAGITARIO, donde como flechas flamígeras proyectadas desde el cielo descendieron surcando el espacio cósmico y se anclaron en el hombre, las Chispas Divinas, en la humanidad bien preparada. Entonces los SEÑORES DE LA MENTE se hicieron cargo de la parte Superior del Cuerpo Astral (emocional), y asentaron allí la mente germinal, impregnándolos de la cualidad de una Personalidad separativa, con todas sus posibilidades de experiencia y desarrollo, y todos los inconvenientes. EN ESE MOMENTO APARECIÓ EL INDIVIDUO (como potencialidad), “LA INDIVIDUALIZACIÓN”.

Los Señores de la Llama, procedentes de Venus (un planeta íntimamente relacionado con la Tierra) aterrizaron en Svetta Dvppa, o Isla Blanca, en el transcurso de la Segunda Mitad de la Época Lemuriana, consagrándose como los dirigentes de la Tierra y representantes de la VOLUNTAD del LOGOS para la evolución de nuestra Humanidad. Desde un punto de vista Oculto, supuso la INSTAURACIÓN DE LA “JERARQUÍA ESPIRITUAL PLANETARIA” en la Tierra. Esta Jerarquía Planetaria, también llamada LA GRAN FRATERNIDAD BLANCA actúa hoy en día en todas las esferas o campos de actividad humana, promoviendo, desde la parte invisible de la vida, corrientes de pensamientos e ideas que afectan ya sea en la, Política, Religión, Economía, Cultura, Ciencia, etc..., y de alguna manera son los que orientan e impulsan estas actividades hacia su correcta expresión, siempre dentro de un límite, el límite que marca la LEY del LIBRE ALBEDRÍO del hombre.

Al principio, los órganos de sus cuerpos eran rudimentarios, no eran controlados por el cerebro, que todavía no estaba formado. El primer paso dado hacia su progreso fue el de dicha formación del cerebro, que se dio como consecuencia de la Separación de los Sexos. Gracias a la división de los sexos y a la existencia en cada ser humano de un polo sexual no utilizado para la propagación, se pudo desarrollar la Laringe, el Cerebro y la Conciencia. El hombre requiere un cerebro para pensar, cosa que no es necesaria en el caso de los Ángeles. Los Ángeles le ayudaron en su labor de propagación, en los periódicos enlaces sexuales, y también en la construcción del cerebro físico. Pero Ellos no sabían utilizar ese órgano ni ponerse en contacto con un ser por su intermedio. Actuaban con los hombres por medio de las emociones, pero no de los pensamientos. Siendo MAGOS de nacimiento, los Lemures se sentían seres espirituales, y su línea de evolución se centraba en la conquista de conocimientos materiales. Cuando se conducía a los componentes más avanzados de la raza a los TEMPLOS DE INICIACIÓN establecidos por los KUMARAS Venusianos, se les enseñaban las Leyes de la Naturaleza y los hechos relacionados con el nivel físico de la materia, y se fortalecía su Voluntad, al tiempo que se educaba su memoria. El trabajo creador que los Lemures llevaron a cabo bajo la dirección de los preceptores Venusianos se dirigió fundamentalmente al Reino Animal y Vegetal, orientándose por su conciencia interna pictórica o especial clarividencia primitiva; que se perdió, como hemos visto, cuando el hombre mezcló las sangres de las familias y desarrolló la conciencia del plano físico, la mente y el intelecto. En ese punto comenzó a tomar sus propias decisiones, y se independizó grandemente de la tutela de los Ángeles, llevando el acto generador o sexual a término cuando lo creía conveniente. Progresivamente su conciencia física se fue agudizando, llegando a su total desarrollo hacia el final de la Época Atlanta. En ese momento empezó a hacerse consciente de la muerte, debido a la interrupción de conciencia en el tránsito del mundo físico a los planos menos densos.

En este orden de cosas, el Plan de Evolución de nuestro Esquema había establecido que el hombre entrara en posesión de la conciencia INDIVIDUAL, del “YO”, a finales de la época Atlante, pero ocurrió que, por la intervención de unos Seres similares a los Ángeles pero de distinto desarrollo, designados como ESPÍRITUS LUCIFERES o “PORTADORES DE LA LUZ” pertenecían a la evolución Angélica, pero su desarrollo no siguió las mismas líneas de la mayoría, y requerían en aquellos momentos, para su desarrollo ulterior, de un cuerpo mental y órganos cerebrales. Pero no poseían estas condiciones, ya que los Ángeles nunca tuvieron un cuerpo denso. Necesitaban los órganos Mentales como los que el hombre poseía (sin saberlos utilizar todavía) para poder expresarse y adquirir nuevos conocimientos. En consecuencia, los LUCIFERES se manifestaron en la conciencia pictórica interna de algunos Lemures, los más avanzados en su capacidad imaginativa-introspectiva, que eran las mujeres, ya capaces de distinguir sus propios órganos físicos, e introduciéndose por su columna vertebral a través de la médula, reclamaron fuertemente su atención hacia sus cuerpos físicos, de tal manera que llegó un momento en que la mujer Lemur pudo percibir a los espíritus Luciferes enroscados en su médula, y de allí procedió posteriormente la leyenda de la serpiente tentadora y su “ENEMISTAD con la mujer”. Los Luciferes eran capaces de ponerse en comunicación con los hombres debido a lo especial de su desarrollo, en tanto que el resto de los Ángeles no lo podían hacer, y solamente lo manejaban, pero sin establecer contacto consciente con él. Por lo tanto los Luciferes eran unos seres muy excepcionales en aquellos momentos, ya que eran los únicos que podían ponerse en relación consciente con el hombre y transmitirle conocimiento. Esta transmisión no se hallaba, por supuesto incluida en los planes de la Jerarquía Planetaria, pero como quiera que sea, optaron por no intervenir en aquel proceso, y los Luciferes dieron al hombre una serie de conocimientos a cambio de actuar por su través y adquirir así experiencias, en una especie de simbiosis y de intercambio de facultades.

Los Luciferes aportaron al hombre el conocimiento de lo que significa ser una entidad separada y AUTÓNOMA, y consiguientemente la libertad de juicio y de acción. Así los hombres se hicieron semejantes a los Dioses, ya que sólo los seres en posesión de una INDIVIDUALIDAD son capaces de hacer distinciones opcionales entre el BIEN y el MAL. Asimismo les enseñaron a liberar sus cuerpos astrales del control de los Arcángeles, y a partir de ese momento fueron capaces de sentir la atracción sexual por sus compañeros del otro sexo en cualquier momento y, consiguientemente, de reproducirse a voluntad, cuando y como quisieran, y sin intervención de los Ángeles. Así, las mujeres fueron tomando cada vez mayor conciencia de sus cuerpos, de sus formas físicas, y de la de los hombres, transfiriéndoles este conocimiento. Los Lemures fueron independizándose de la supervisión de los Ángeles y Arcángeles, en tanto su conciencia se enfocaba progresivamente más en el exterior, y las primitivas representaciones internas en forma de cuadros más o menos abstractos y coloreados, fueron sustituyéndose por representaciones cada vez más exactas del mundo físico que le rodeaba.

Llegado a este punto de nuestros estudios sería conveniente matizar la diferencia sustancial que existe entre Lucifer “Lucero de la Mañana”, y SATANÁS o Ahimann, el “Gran Dragón”, el Príncipe de la Magia Negra. Existe una gran confusión que hay que destacar y es aquella que identifica a Satanás con Lucifer. Lucifer, o mejor dicho, los ángeles luciféricos, ya que lucifer no es una entidad concreta, fueron y son una familia concreta de ángeles de determinada evolución que en un momento muy concreto de la evolución humana hicieron contacto con nosotros y nos estimularon en grado sumo el intelecto, con lo cual empezó una evolución diferente, muy rápida pero a la vez muy dolorosa para el hombre. Y la palabra “SATANAS” esotéricamente se entiende como una espesa niebla psíquica creada por las pasiones, miedos, perversiones, bajas emociones, odios, de la propia humanidad. En ningún caso es una Entidad propiamente dicha, pero sin embargo puede parecerlo, ya que ha sido creado durante miles de años por la propia humanidad, y forma parte del “ESPEJISMO” subconsciente o colectivo de la familia humana. Con el tiempo, y cuando haya mucha más luz en el planeta, este terrible fantasma se irá diluyendo, como el hielo expuesto al Sol.

El hombre influido luciféricamente se sintió capaz de emitir JUICIOS y de establecer él mismo las NORMAS que habrían de regir las relaciones con su entorno y con sus semejantes, pero dado que ahora era prácticamente inconsciente de los Planos Internos o Superiores, que son la matriz DE TODAS LAS CAUSAS y la Fuente de toda REALIDAD, se vio a menudo engañado por las apariencias del mundo físico, y sobrepasado por los impulsos de su propio cuerpo astral, con lo que aparecieron sus errores de comportamiento y la idea del “PECADO”, y con los errores vinieron las consecuencias de los mismos en forma de KARMA (Ley de causa y efecto) más o menos intenso y más o menos dilatado.

Ahora, debemos precisar que de todos los fenómenos descritos al tratar la Raza Lemúrica, no todos tuvieron lugar en el conjunto de sus componentes, sino tan sólo en algunos miembros elegidos, aquellas transformaciones que implicaban cambios muy considerables. Estos miembros escogidos constituyeron el precedente de la siguiente Raza Raíz, la Atlante, y fueron seleccionados por el gran desarrollo de su espiritualidad interior. Se les condujo a las zonas más ecuatoriales de la Lemuria, y allí fueron especialmente entrenados por los Señores de Mercurio para llevar a cabo su misión de progenitores de una nueva Raza. El resto de los Lemures fue degenerando, hasta que sus cuerpos se convirtieron en poco más que animales. Y hoy en día sus descendientes por vía formológica son los MONOS Antropoides. Esos Lemures degenerados fueron destruidos junto con el resto del Continente que se extendía por debajo de Ecuador, por grandes cataclismos y tremendas erupciones volcánicas.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   31

similar:

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen las biznagas han sido un importante recurso vegetal desde tiempos prehispánicos

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas investigaciones han sido publicadas en las prestigiosas revistas “Nature” y “Nature Genetic”

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLas actividades humanas y los estilos de vida son uno de los factores...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección : Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconSelección: Finalmente se seleccionan las células que han sido transfectadas...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconResumen: Una preocupación continua del feminismo ha sido estudiar...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconProtocolo de educación sexual "Todas las grandes realizaciones de...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos posibles efectos del maíz transgénico en las variedades tradicionales...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconLos músculos del abdomen han sido objeto de numerosos estudios con...

Las Razas o evoluciones Humanas Han Sido iconDe cada 10 parejas, 8 han sido infieles




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com