Facultad de Ciencias de la Salud




descargar 25.74 Kb.
títuloFacultad de Ciencias de la Salud
fecha de publicación17.01.2016
tamaño25.74 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos




Universidad Diego Portales

Facultad de Ciencias de la Salud

Escuela de Medicina

Bases Humanistas IB

I. ANTROPOLOGÍA  MÉDICA

Dra. Matilde Pulgar G. 

La Antropología es una disciplina, que se ocupa del conocimiento científico del hombre y pretende identificar los atributos que son específicos de lo humano. Estudia los modos como el ser humano entiende su propia constitución, su forma de conocer la realidad y como está en el mundo.  

Nace como saber autónomo a fines del siglo XVI, no es que anteriormente los filósofos hubiesen sido indiferentes al tema, pero el Renacimiento puso al hombre en el centro del mundo, antropocentrismo, en contraposición al teocentrismo de la Edad Media.  

El uso sistemático del concepto “Antropología” se debe a Inmanuel Kant. El objetivo de esta disciplina es contestar las siguientes preguntas: ¿Qué es el hombre?, ¿cuál es la esencia del hombre?, ¿cuáles son las características que dan el sello único al hombre? Por lo tanto, al responder esto determinará que es lo normal y qué anormal en el ser humano.  

Durante el Positivismo aparecen las Antropologías científicas, algunas de sus corrientes son la etnológica, social, cultural, físico, biológica y médica. 

La antropología médica nace a mediados del siglo pasado y en un principio se dedica fundamentalmente al estudio etnográfico, es decir, a recolectar datos acerca de cómo entienden en algunas poblaciones los conceptos de salud, enfermedad y otros relacionados con la medicina. Estos estudios tuvieron poca trascendencia en la medicina occidental. 

La medicina es de interés para la antropología ya que su práctica es terapéutica e innovadora, con potencialidad de cambiar características humanas tales como lo físico, psicológico, genético. Como ejemplos de esto es la cirugía plástica, psicoterapia, psicofármacos. 

El hombre es genéricamente, zoológicamente, un animal. Es un animal a su modo. Posee una inteligencia sintiente, libertad activa, subjetividad íntima y una realidad psicofísica, con un principio supraorgánico llamado espíritu.  

Hay tres elementos que se señalan como características específicas de lo humano:

1.- El cuerpo lo podemos conocer de dos modos diferentes.

  • Como Realidad Objetiva, lo conocemos en efecto desde  fuera, lo que es perceptible por la observación como el árbol, el cisne y la estrella. También se llama Extra cuerpo y corresponde a la realidad física que es estudiada por la  anatomía y fisiología. Objetivamente un cuerpo es igual a todos los demás cuerpos.

  • Como Realidad Subjetiva, corresponde a aquel cuerpo  vivido o vivenciado. Se percibe desde dentro, se de él un aspecto o desde un punto de vista inmaterial. Corresponde al Intracuerpo y se relaciona más con el espíritu.

 De modo que el cuerpo en su totalidad pertenece al mundo exterior, al mundo de las leyes, de los objetos y por otra parte nos pertenece. Mi cuerpo es un  cuerpo viviente y pensante. El cuerpo tiene un espacio, está aquí y  por otro lado es temporal fluye en el tiempo, de modo que está aquí y ahora.  

Para resumir finalmente, tengo un cuerpo, un cuerpo vivo u objetivo que es aquel que estudian las ciencias naturales y además soy un cuerpo, un cuerpo vivido o subjetivo. 

2.- El tiempo transcurrido que es la percepción del tiempo real en cuanto a transcurso, es el que hace que vivamos en la temporalidad, da cuenta de las distintas edades del hombre. Nos dará las dimensiones de pasado, presente, futuro y de lo finito y efímero.  

3.- El tiempo vivido, que es aquel vivenciado, por lo tanto, distinto en cada uno de nosotros. La capacidad de elaborar una biografía depende del tiempo vivido, y nos permite generar una identidad propia a través del tiempo y tomar conciencia de ser persona.

Por ejemplo, en el enfermo y el sano la temporalidad es diferente. El enfermo siente que el tiempo se detiene, no dispone del tiempo en forma ilimitada como el sano, que confía en realizar sus proyectos con amplia libertad.     

La Antropología Médica se basa en aceptar que el conocimiento científico natural del cuerpo y sus enfermedades no agota esas realidades, no da cuenta de las vivencias del sujeto enfermo. Se define como el conocimiento del hombre, en cuanto sujeto enfermable y sanable; el conocimiento científico del sujeto humano en cuanto capaz de enfermar, en cuanto a enfermo y en cuanto susceptible de ser ayudado a la curación. Estudia como la visión que el hombre tiene de sí mismo influye sobre el concepto de salud y enfermedad y nace del convencimiento que la esencia del acto médico es la interpersonalidad. Al estudiar al hombre sólo desde un punto de vista biológico se deja fuera toda la parte subjetiva de éste y lo que le da su complejidad.  

Los temas principales de la Antropología médica, y en consecuencia los capítulos principales de su estructura como disciplina son:

  1. La salud (el hombre en estado de salud).

  2. La enfermedad (el hombre en estado de enfermedad).

  3. La curación (el hombre en cuanto enfermo que puede sanar y técnicamente puede ser y es ayudado a ello).

  4. La muerte (el hombre como sujeto mortal).

 Revisaré los tres primeros puntos. El tema de la muerte será revisado en otro apunte. 

SALUD Y ENFERMEDAD

 Al referirnos a la enfermedad, debemos plantearnos el concepto de salud. La experiencia diaria es que estos conceptos los utilizan las personas en forma corriente y habitualmente el concepto de salud y enfermedad que tiene el médico y la población en general coinciden. La salud es un bien deseado, da confianza y seguridad a la persona. En cambio, la enfermedad es indeseada. El individuo sano puede realizar lo que quiere y lo que tiene que hacer. El enfermo ve reducidas sus posibilidades naturales, en su relación con los otros, está aislado y no puede desplegar sus capacidades. 

La relación entre salud y enfermedad es asimétrica: la enfermedad es el punto de referencia y se conoce a través de la experiencia. La salud, polo negativo, en relación a los síntomas, no se revela y no adquiere importancia sino es por la enfermedad que la destruye. Al estar presente la enfermedad se conoce la salud. La salud en el cuerpo corresponde al silencio de este. 

La salud y la enfermedad no son sólo hechos biológicos orgánicos, sino que también indicadores de una armonía de la persona con su ambiente, por lo tanto, incluye elementos psicológicos, sociales, ecológicos y espirituales. 

La enfermedad existe en la planta, en el animal, en el hombre, también en las bacterias, todo lo viviente es susceptible de enfermar. Cualquier organismo unicelular puede enfermar. La enfermedad es el medio del cual se vale la naturaleza para que los seres vivos mueran y permitan la persistencia de la especie en el planeta. 

La enfermedad es un accidente más o menos grave y más o menos duradero en la existencia de quién la padece. Para que ese accidente se produzca es preciso que el sujeto en cuestión pueda padecerlo. Esto se conoce como la enfermabilidad

La enfermabilidad es una nota esencial de la salud; estando sano, el hombre no puede no tener la capacidad de estar enfermo. La enfermedad es un accidente en la realidad del hombre y en la vida de quién la padece. La enfermabilidad es una propiedad de esa realidad suya, en el sentido más riguroso de la palabra propiedad. Llamamos propiedad, a todo lo que por esencia posee el ser en cuestión. Debemos distinguir las propiedades afectivas tales como la inteligencia, la libertad, el habla, la motilidad, etc., de las propiedades defectivas. Estas últimas son aquellas que aunque yo me empeñe en no poseerlas personalmente, aunque yo no quiera apropiármelas, las tendré de todos modos. El ejemplo de esto es, entre otros, el indudable defecto de mí ser consistente en poder enfermar. Aunque me esfuerce me enfermaré durante mi vida. 

Donde hay vida, hay posibilidad de enfermar. El hombre enferma y padece la enfermedad de un modo específicamente propio. Por una parte, desde el punto de vista de la enfermedad, la enfermedad humana debe considerarse como aquella que es  padecida por alguien que está ante mí. Así esta será la enfermedad vista como una realidad objetiva. 

Por otro lado, desde el punto de vista de mi enfermedad, la enfermedad será descrita en cuanto a padecida por mí mismo. Es así como la enfermedad será vista como una  realidad subjetiva. En el caso de mi enfermedad, la expresión verbal de ese juicio de realidad es el yo estoy enfermo; juicio en el cual el estado de enfermedad es en mi conciencia un objeto frente al cual yo me sitúo, mi persona hecha yo. Gracias a este carácter real y objetivable del estado de enfermedad, el enfermo puede acudir al médico o llamarle. Aquí le traigo mi enfermedad, viene a decir el paciente cuando recurre al médico. 

En el caso de la enfermedad, el juicio de realidad se expresa en el este hombre está enfermo, del profano o del médico; juicio en el cual el estado de enfermedad es el desorden morboso; anatómico, bioquímico o psíquico, que el médico llega a objetivar mediante los recursos de su arte. 

En suma, gracias a que la enfermedad es real para el hombre, gracias a que puede llegar a ser objeto para la inteligencia. La enfermedad amenazará el destino del hombre por eso se recurre a la persona que tiene conocimientos sobre la enfermedad. Por todo esto aparece la institución social a que damos el nombre de MEDICINA. 

Estos dos puntos de vista anteriores son complementarios entre sí:

1.- Hablando de la enfermedad, no puedo dejar de considerar mi enfermedad.

2.- Hablando de mi enfermedad tengo también en cuenta, aunque no me lo proponga la enfermedad de los demás, mi experiencia de hombre que ha visto a otros hombres enfermos. 

Por otra parte el hombre como animal enferma, pero hay modos especiales de enfermar el hombre. Nombraré algunas diferencias en el enfermar del animal y del hombre. Primero, el animal se limita a sentir su enfermedad. Juzgando a través de lo que nos dice la contemplación de su conducta, la enfermedad, para él, es tan sólo un estímulo y un sentimiento. Para el hombre en cambio, la enfermedad es una realidad. Sintiéndola de uno u otro modo, la vive afectiva y cognoscitivamente como algo real.  

Por el hecho de poseer, el hombre, la inteligencia que específicamente posee, el estado de enfermedad es un estado real, frente al cual tiene forzosamente que situarse según tres distintos respectos: el intelectivo, el afectivo y el conductual. Sintiendo su propia enfermedad o la enfermedad ajena, el hombre la entiende de cualquiera de los tres modos, la padece con un afecto o con otro y actúa de alguna manera sobre ella, viviéndola como algo real. Gracias a esto ha podido existir la medicina. 

Segundo, para el animal la enfermedad es una vicisitud, más o menos grave en el curso de su existencia, de la que pueden quedar una inmunidad, una cicatriz, como secuelas. Para el hombre es un episodio en el curso de su autorrealización, que puede adquirir significaciones distintas y del que siempre queda, además de la inmunidad o cicatriz cierta experiencia vital. En la vida animal es un puro mal, en el hombre es posible obtener un bien. 

Tercero, para el animal la enfermedad de otro animal es tan sólo el motivo de una alteración de su sociabilidad. En el hombre es cualitativamente distinto, aparece la tekhné iatriké. 

Finalmente, el animal se limita a estar enfermo, siempre se queja, aunque esté solo, aunque esté solo reaccionando de una u otra manera, pero siempre de un modo puramente instintivo a la enfermedad que padece. Se halla sumido en su enfermedad, está hundido en ella, pero incapaz de salirse de su cuerpo, que es su límite infranqueable. Por el contrario, el hombre la acepta o la rechaza, se sitúa personalmente frente a ella. La toma como algo trágico o a la ligera, se entrega a ella o se resiste. Para el hombre la enfermedad es siempre objeto de apropiación personal, se sitúa personalmente frente a ella. Se queja frente a sus semejantes y es frente al médico que dice “yo estoy enfermo, no es mi pulmón o mi corazón, soy yo”. Víctor Von Weizsacker, piensa que la esencia de estar enfermo es un estado de necesidad. Un hombre enfermo tiene una necesidad, exige ayuda y llama para ello al médico. Esta es la estructura hombre menesteroso y hombre capaz de ayuda, o en otros términos; estado de enfermedad y medicina. Vemos que el médico es la categoría determinante en el juicio “este hombre está enfermo”, puede determinar enfermedad aunque el paciente no se sienta enfermo y el paciente sea capaz de aceptarlo. Pensemos en una mujer que se realiza una mamografía por un chequeo médico y en el examen aparece un tumor, esta mujer a pesar de no tener síntomas, de sentirse sana, está enferma y deberá tratarse médicamente. 

Con todo lo expresado anteriormente podemos concluir entonces que el hombre enferma y padece la enfermedad de un modo específicamente propio.  

CURACIÓN

 El paciente puede enfrentarse por medio de la anamnesis que implica el preguntar, escuchar, el dialogar.  

A través de la medicina científico natural se pueden curar todas las enfermedades provocadas por causas externas, para esto se vale de la capacidad que cada organismo viviente posee de eliminar y curar las lesiones que se presentan. Esto corresponde a la fuerza curativa del organismo, la gran amiga del médico, y que puede actuar tanto interior como exteriormente. 

La medicina puede actuar de diferentes modos, pero el ideal es saber combinarlos de modo que el médico pueda solucionar, en la medida de lo posible, la molestia, ya sea, enfermedad, lesión o trastorno, del paciente.

Estos modos son:

Modo científico o etiológico: los agentes etiológicos más frecuentes que cura la medicina son: parásitos, bacterias, virus, traumatismos. En estos casos, los antibióticos, los quimioterápicos, las vacunas, las medidas de saneamiento ambiental, todas herramientas que forman parte importante de la medicina, pero no la más importante de la acción médica.

Modo pragmático: es a través del tratamiento del mecanismo y no de la causa de la enfermedad. Ha llevado al descubrimiento de medicamentos muy eficaces y a la síntesis de compuestos como hormonas, vitamina B12, etc. En todos estos casos la seguridad del médico es tal que si no hay mejoría se revisa el diagnóstico. Este modo de curar se ha denominado acción pragmática.

Modo sugestivo, sugestión sería la influencia de un hombre sobre otro por medio de la palabra, de su actitud o de ambos. Pero esto no es exactamente sugestión es fe sobre la acción del médico. El médico cree en la eficacia de los medios prescritos por él y transmite esa fe, mediante su actitud y diferentes manifestaciones inconscientes al paciente. El paciente cree en la capacidad de su médico y en la exactitud de sus prescripciones. Este modo de curar no se diferencia en nada de la que busca el enfermo con el mago. Es una relación o acción mágica. El modo sugestivo se ve claramente ejemplificado a través del uso del placebo que es una sustancia que no tiene efecto terapéutico, pero sí lo puede tener por sugestión. Este puede tener igual o mejor acción que muchos fármacos. Estas acciones mágicas se visten hoy día con ropaje científico.

  • Otro modo de curar es a través de la psicoterapia. Este requiere de una buena relación médico paciente y de un encuentro amistoso que promueve la curación a través de la palabra.

  • Es importante considerar que la buena práctica médica incluye la aplicación de todos estos distintos modos de curación, en distintas intensidades, de acuerdo al momento y la realidad de cada situación.

Además decir que al ser cada persona un ser único e irrepetible, el conocimiento acabado de este individuo nos llevará a una práctica médica en que la persona es el centro y objetivo último de nuestro quehacer. 

REFERENCIAS  

  • Kottow, Miguel. Bustos, Reinaldo.”Antropología médica. Editorial Mediterráneo

  • Laín Entralgo, Pedro. “Relación médico paciente”. Editorial Alianza Universitaria

  • Lolas, Fernando. “Más allá del cuerpo”. Editorial Andrés Bello.

  • Roa, Armando. “La extraña figura antropológica del hombre de hoy”. Editorial Mediterránea.

similar:

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad : ciencias de la salud

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad de Ciencias de la Salud

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad de Ciencias de la Salud

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad: Ciencias de la Salud

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad: Ciencias de la Salud framacia y bioquimica

Facultad de Ciencias de la Salud iconUniversidad del Norte Santo Tomás de Aquino Facultad de Ciencias de la Salud

Facultad de Ciencias de la Salud iconUniversi d ad alas peruanas facultad de medicina humana y ciencias...

Facultad de Ciencias de la Salud iconUnidad I: las ciencias psicosociales en el ámbito de la salud tema...

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad de Ciencias Médicas

Facultad de Ciencias de la Salud iconFacultad de Ciencias Ambientales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com