Bibliografía. 72






descargar 247.96 Kb.
títuloBibliografía. 72
página1/8
fecha de publicación06.08.2016
tamaño247.96 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Biología > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6   7   8
IX ACTUALIZACIÓN (Abril/09)

NORMATIVA SOBRE OMG

Segunda parte
Un repaso detallado (y crítico) de las normas legislativas, comunitarias y nacionales, que regulan las actividades con Organismos Modificados Genéticamente

Autor/Author : Juan José PEINADO VACAS. (Ingeniero Técnico Agrícola)



INDICE

B.V.- Normativa relativa a alimentos y piensos MG 40

B.VI.- Coexistencia 51

B.VII.- La regulación de los OMG en otras legislaciones sectoriales 53

B.VIIa).- Producción agrícola ecológica 53

B.VIIb).- Medicamentos de uso humano y veterinario 54

B.VIIc).- Productos fitosanitarios y biocidas 55

B.VIId).- Semillas y material de propagación 57

C.- Normativa nacional 59
Apéndice. Catálogo Común de Variedades Vegetales Agrícolas 65

Relación de variedades GM en el Catálogo Común 68

Lista de abreviaturas 71

Bibliografía. 72

Recopilación cronológica de normas jurídicas 73

B.V.- Normativa relativa a alimentos y piensos MG



El caso de los piensos resulta especialmente peculiar ya que no ha ido en paralelo el desarrollo normativo sobre este tema en lo que respecta a piensos (propiamente dichos) y los aditivos para la alimentación animal. Respecto a los piensos, nos encontramos que, antes de la entrada en vigor del Reglamento (CE) 1829/2003 (ver B-V-9), la legislación sectorial no incluía ningún requisito (respecto a los piensos MG) adicional a los que son exigibles a los piensos convencionales. En consecuencia, la autorización de los piensos que “contengan” o “consistan” en un OMG, requerirían, exclusivamente, la aprobación previa del evento de acuerdo con las disposiciones de la Directiva 90/220/CEE (o en su caso, la Directiva 2001/18/CE). En este contexto legal, estaban autorizados para su utilización como pienso, los productos que “consistieran” o “contuvieran” los “eventos” aprobados, repito, con anterioridad a la entrada en vigor del Reglamento (CE) 1829/2003, : maíz Bt 176 (B-IV-7) y soja (B-IV-5) y, además, distintas colzas (B-IV-8 y B-IV-11); maíz Bt 11 (B-IV-12); maíz T 25 (B-IV-13) y maíz MON 810 (B-IV-14). Solamente en el caso de la segunda de las colzas citadas, así como a los maíces: Bt 11, T 25 y MON 810 se exige, como único requisito adicional, que la documentación que acompañe al material correspondiente deberá indicar el carácter MG de los mismos.

La autorización de materia prima para piensos requerirá la autorización previa del evento, sin perjuicio del cumplimiento de los requisitos que, en su caso, pudieran derivarse de la Directiva 82/471/CEE relativa a determinados productos utilizados en la alimentación animal, transpuesta al ordenamiento jurídico nacional mediante la Orden de 31 de octubre de 1988.
Una situación totalmente diferente, que es imprescindible resaltar, la encontramos en el caso de los aditivos para la alimentación animal (regulados por la Directiva 70/524/CEE del Consejo sobre aditivos en la alimentación animal) ya que mediante la Directiva 93/114/CE del Consejo se incorporó a aquella un procedimiento de evaluación del riesgo para el medio ambiente análogo al de la Directiva 90/220/CEE. La Directiva 70/524/CEE y, en consecuencia, sus posteriores modificaciones, al igual que parte de la Directiva 82/471/CEE citada en el párrafo precedente, fueron derogadas tras la entrada en aplicación del Reglamento (CE) 1831/2003 (B-V-11).
Respecto a la normativa sobre etiquetado de productos alimenticios y piensos, he incluido, exclusivamente, aquellas normas de carácter más horizontal dejando fuera de la relación, por ejemplo, disposiciones que regulan las menciones o marcas que permiten identificar el lote o las disposiciones sobre las propiedades nutritivas de los productos alimenticios. Para información complementaria sobre etiquetado sugiero remitirse a la relación que, al respecto, ha publicado la Subdirección General de Planificación Alimentaria del MAPA(www.mapa.es/alimentación/pags/calidad/etiquetado/pdf/Etiquetadocompleto.pdf).
Para una información más detallada sobre el desarrollo en el tiempo de la normativa sobre alimentos y piensos MG, sugiero remitirse al artículo -La regulación en la UE de los Organismos Genéticamente Modificados. Una aproximación crítica – que publiqué en 2004 en esta misma web.


B.V.1.- Directiva 82/471/CEE del Consejo de 30 de junio, relativa a determinados productos utilizados en la alimentación animal.
B.V.2.- Directiva 88/388/CEE del Consejo de 22 de junio, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados Miembros en el ámbito de los aromas que se utilizan en los productos alimenticios y de los materiales de base para su producción. (Se incluye por tratarse de la norma legal básica sobre éste tema).

B.V.3.- Directiva 89/107/CEE del Consejo de 21 de diciembre, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados Miembros sobre los aditivos alimentarios autorizados en los productos alimenticios destinados al consumo humano. (Se trata de un “ejercicio” de armonización con objeto de evitar que las diferencias entre las legislaciones nacionales relativas a los aditivos alimentarios y sus condiciones de uso pudieran obstaculizar la libre circulación de productos alimentarios, lo que podría incidir negativamente en el mercado único. Se incluye por tratarse de una norma legal básica sobre este tema).
B.V.4-Directiva 95/2/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de febrero, relativa a aditivos alimentarios distintos de los colorantes y edulcorantes. (Se incluye por tratarse de la norma legal básica sobre éste tema).
B.V.5.- Reglamento (CE) 258/97 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de enero, sobre nuevos alimentos e ingredientes alimentarios. Este reglamento no regula exclusivamente alimentos e ingredientes alimentarios MG, ya que en su ámbito de aplicación incluye, igualmente, nuevos alimentos e ingredientes alimentarios obtenidos mediante técnicas ajenas a la biotecnología. El Reglamento 1829/2003 sobre alimentos y piensos modificados genéticamente, cuya aplicación se inició el 18 de abril de 2004, derogaba todas las disposiciones que, en este Reglamento, regulaban los alimentos MG. Por tanto, actualmente, el Reglamento 258/97 regula, exclusivamente, alimentos e ingredientes alimentarios obtenidos mediante técnicas ajenas a la biotecnología. Se mantiene en la relación porque, hasta fecha muy reciente –como hemos visto en la sección precedente-, se han autorizado alimentos e ingredientes alimentarios MG en base a este Reglamento ya que la solicitud de autorización se presentó, en su momento, de acuerdo con las condiciones establecidas por el mismo.

El artículo 5 de este Reglamento contemplaba la posibilidad de autorizar, a través de un procedimiento simplificado (procedimiento de “notificación”), alimentos e ingredientes alimentarios “derivados” de OMG para los que se hubiera demostrado adecuadamente su “equivalencia sustancial” (en cuanto a composición, valor nutritivo, metabolismo, etc.) a sus homólogos convencionales. Regularmente, la CE publicaba en el DOCE, las autorizaciones concedidas de acuerdo a este procedimiento. Las correspondientes a productos “derivados” de un OMG son las siguientes:

= (1998) DO C 200 autorizaciones con número de orden 1 al 4.

= (1999) DO C 181 autorizaciones con números de orden 5 al 7

= (2000) DO C 71 autorizaciones con números de orden 8 al 10

= (2001) DO C 46 autorización con número de orden 11

= (2003) DO C 33 autorizaciones con números de orden 14 y 15

B.V.6.- Directiva 2000/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de marzo, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios. (A través de esta Directiva se codifica la Directiva 79/112/CEE, y, en consecuencia, se deroga, -no se incluye, por tanto, en esta relación- que es la referencia más habitual que, sobre este tema, encontramos en la normativa sobre alimentos, ingredientes alimentarios y aromas MG. No obstante, es necesario aclarar que la regulación comunitaria sobre etiquetado y presentación de productos alimenticios, conforma todo un entramado de normas que cubren un amplio espectro de actividades y prácticas relacionadas con la comercialización de productos alimenticios pero no conectadas, directamente, con el tema que nos ocupa. De hecho, las disposiciones de esta Directiva únicamente se aplican a los alimentos puestos a disposición del consumidor final o de las colectividades (es decir, restaurantes, cocinas centrales, etc.) no siendo aplicable, por tanto, a productos que se encuentren en fases intermedias de distribución. Y los productos que consistan o contengan o producidos a partir de OMG están sometidos a un riguroso régimen de trazabilidad y etiquetado (específico) durante todas las etapas del proceso de comercialización. De cualquier forma, he incluido en la relación alguna norma que modificaba esta Directiva –B.V.7 y B.V.12- pero he obviado otras – p.e.: Directiva 2002/86/CE, etc.).
B.V.7.- Directiva 2001/101/CE de la Comisión de 26 de noviembre, por la que se modifica la Directiva 2000/13/CE del PE y del Consejo relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros en materia de etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimenticios. (Dicta normas tendentes a evitar que el etiquetado pueda contribuir a confundir al comprador sobre las características del producto, tales como su naturaleza, identidad, propiedades, composición, etc.).
B.V.8.-Reglamento 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo de 28 de enero, por el que se establecen los principios y requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria. (Este Reglamento nació con la intención de marcar un punto de inflexión en todo el desarrollo normativo posterior, no solamente de los alimentos convencionales y OMG, sino de la propia evolución de la normativa sobre OMG.).
B.V.9.-Reglamento 1829/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de septiembre, sobre alimentos y piensos GM. Establece un procedimiento armonizado para la comercialización de alimentos y piensos OMG. Por lo que respecta a los alimentos, sustituye a las disposiciones que, en este sentido, se incluían en el Reglamento (CE) nº 258/97, las cuales, lógicamente, deroga. Por lo que respecta a piensos, no existía, hasta la publicación de éste Reglamento, una regulación comunitaria específica de los piensos OMG). Me permito llamar la atención, aunque pueda parecer innecesario, sobre el hecho de que, a partir del 18 de abril de 2007 (una vez transcurridos 3 años desde la fecha de aplicabilidad del Reglamento), finalizó el periodo de validez de las medidas transitorias recogidas en su artículo 47, que permitían, en un alimento o pienso, la presencia accidental o técnicamente inevitable (no superior al 0,5%) de material MG cuya evaluación de riesgo (determinada antes de la fecha de aplicabilidad del Reglamento) hubiera sido favorable.
B.V.10.-Reglamento 1830/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de septiembre, relativo a la trazabilidad y al etiquetado de OMG y a la trazabilidad de los alimentos y piensos producidos a partir de estos y por el que se modifica la Directiva 2001/18/CE. (Establece unas exigentes normas de etiquetado de los OMG así como un armonizado sistema de trazabilidad de los OMG y los alimentos y piensos producidos a partir de un OMG).

B.V.11.- Reglamento 1831/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de septiembre, sobre aditivos en la alimentación animal. (A través de éste Reglamento se deroga la Directiva 70/524/CEE –no incluida, por tanto, en la presente relación- pero que he querido, al menos, citar ya que es la referencia habitual sobre aditivos en todo el marco normativo sobre piensos. El reglamento establece que, de forma periódica, se haga público el registro comunitario de aditivos autorizados en la alimentación animal. En este sentido, el pasado diciembre se publicó la séptima edición de dicho registro).
B.V.12.- Directiva 2003/89/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 10 de noviembre, por la que se modifica la Directiva 2000/13/CE en lo que respecta a la indicación de los ingredientes presentes en los productos alimenticios (Dispone, entre otras medidas, sobre la obligatoriedad de informar sobre aquellos productos que puedan generar reacciones adversas).
B.V.13.-Reglamento (CE) Nº 641/2004 de la Comisión de 6 de abril, sobre las normas de desarrollo del Reglamento (CE) nº 1829/2003 del PE y del Consejo en lo relativo a la solicitud de autorización de nuevos alimentos y piensos modificados genéticamente, la notificación de productos existentes y la presencia accidental o técnicamente inevitable de material modificado genéticamente cuya evaluación del riesgo haya sido favorable. (Establece, entre otras, disposiciones para permitir “adaptar” al nuevo marco legal, las solicitudes de autorización de comercialización de alimentos y piensos MG que hubieran sido presentadas de acuerdo con algunos requisitos del Reglamento 258/97 o de la Directiva 70/524/CEE, las cuales, como he comentado en los correspondientes apartados, han sido, respectivamente, convenientemente modificado y derogado, tras la entrada en vigor de los Reglamentos 1829/2003 y 1831/2003).
B.V.14.- Decisión 2004/613/CE de la Comisión de 6 de agosto, relativa a la creación de un grupo consultivo de la cadena alimentaria y de la sanidad animal y vegetal. (Con el fin de mejorar su funcionamiento, se reorganizan y reagrupan en un solo Grupo, diversos Comités consultivos sobre temas relacionados con la cadena alimentaria y la sanidad vegetal y animal).
B.V.15.- Reglamento (CE) Nº 882/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre los controles oficiales para garantizar la verificación del cumplimiento de la legislación en materia de piensos y alimentos y la normativa sobre salud animal y bienestar de los animales. (Las normativas de base relacionadas con piensos y alimentos, incluyendo la normativa sobre OMG, disponen que los Estados miembros deben velar por el cumplimiento de dichas legislaciones a través de un adecuado seguimiento durante las etapas de producción, transformación y distribución de dichos productos. Este Reglamento establece, a nivel comunitario, un marco armonizado de normas generales para la organización de dichos controles de seguimiento. Se trata de un documento bastante “denso”- 141 páginas-).

B.V.16.- Recomendación 2004/787/CE de la Comisión de 4 de octubre, relativa a las directrices técnicas de muestreo y detección de OMG y de material producido a partir de OMG, como productos o incorporados a productos, en el marco del Reglamento (CE) nº 1830/2003 (Establece directrices armonizadas para que, por ejemplo, el muestreo para la posible detección de OMGs, se lleve a cabo siguiendo protocolos científicos y estadísticos rigurosos para conseguir un nivel adecuado de seguridad. Para el análisis de semillas, por ejemplo, se seguirán las normas ISTA).
B.V.17.- Reglamento (CE) Nº 2230/2004 de la Comisión de 23 de diciembre, por el que se establecen las normas de desarrollo del Reglamento (CE) Nº 178/2002 del PE y del Consejo con respecto a la interconexión de las organizaciones que actúan en los ámbitos comprendidos en el cometido de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. (Establece unas directrices para la interconexión científica y, en su caso, financiera, entre la AESA y las organizaciones de los Estados miembros que realizan cometidos similares a nivel nacional).
B.V.18.- Reglamento (CE) Nº 575/2006 de la Comisión de 7 de abril, por el que se modifica el Reglamento 178/2002 del PE y del Consejo en lo que se refiere al número y denominación de las comisiones técnicas científicas permanentes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Se modifica la denominación de dos comisiones técnicas).
B.V.19.- Reglamento (CE) Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de diciembre de 2006, relativo a las declaraciones nutricionales y propiedades saludables en los alimentos. (Entre otras medidas dispone restringe la utilización, en el etiquetado y publicidad de productos alimenticios, de declaraciones nutricionales o propiedades saludables “falsas, ambiguas o engañosas”. No me cabe duda de que este Reglamento impedirá, igualmente, aquella publicidad de los alimentos ecológicos en la que, sin el más mínimo aval científico, se indique, por ejemplo, que dichos alimentos sean más seguros que los alimentos convencionales o supongan algún beneficio adicional para la salud.
B.V.20.- Reglamento (CE) Nº 1981/2006 de la Comisión de 22 de diciembre, sobre las normas de desarrollo del artículo 32 del Reglamento (CE) nº 1829/2003 del PE y del Consejo en lo relativo al laboratorio comunitario de referencia para los organismos modificados genéticamente. (Establece, fundamentalmente, el importe de la contribución financiera que los solicitantes de nuevas autorizaciones de alimentos y piensos MG y renovación o, en su caso, modificación de las ya existentes, deberán abonar al “Laboratorio comunitario de referencia –LCR-” para que lleve a cabo las tareas y deberes que, en este sentido, se detallan en el Reglamento 1829/2003. Recoge igualmente la lista de Laboratorios nacionales de referencia que asistirán en sus tareas al citado LCR).
B.V.21.- Reglamento (CE) Nº 298/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de marzo, por el que se modifica el Reglamento (CE) nº 1829/2003 sobre alimentos y piensos modificados genéticamente, por lo que se refiere a las competencias de ejecución atribuidas a la Comisión. La Decisión 1999/468/CE del Consejo establece los procedimientos para el ejercicio de las competencias de ejecución atribuidas a la Comisión (ver B.I.2). A través de la Decisión 2006/512/CE se introducía en aquella un nuevo tipo de procedimiento (“Procedimiento de reglamentación con control”) que permite al legislador oponerse a la adopción de un proyecto de medidas, cuando éstas excedan de las competencias de ejecución previstas en el acto de base, o no sean compatibles con el objetivo o el contenido de dicho acto, o no respeta los principios de subsidiariedad o de proporcionalidad.

A través del Reglamento que ahora comentamos, se modifica el Reglamento (CE) nº 1829/2003 con el fin de adaptar al nuevo procedimiento, algunos aspectos competenciales en relación, por ejemplo, a determinar si un tipo de alimento a pienso entra en el ámbito de aplicación de este Reglamento y, en su caso, permita rebajar el umbral para el etiquetado de la presencia accidental de material que contenga o esté compuesto por OMG, así como otros aspectos específicos del Reglamento.
B.V.22.- Decisión de la Comisión 2008/721/CE de 5 de agosto, por la que se crea una estructura consultiva de Comités científicos y expertos en el ámbito de la seguridad de los consumidores, la salud pública y el medio ambiente y se deroga la Decisión 2004/210/CE. Mediante la Decisión 2004/210/CE (que ahora se deroga) se establecieron tres Comités Científicos: CC de los Productos de Consumo (que en la nueva Decisión pasa a llamarse CC de la Seguridad de los Consumidores) ; CC de los Riesgos Sanitarios y Medioambientales y CC de de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados, que tienen como misión la evaluación del riesgo en diferentes ámbitos mediambientales y relativos a la salud de los consumidores. La modificación mas relevante introducida por esta nueva Decisión que ahora comentamos, es la creación de un Grupo de Consejeros Científicos sobre Evaluación del Riesgo que tendrá como cometido apoyar las actividades de los Comités Científicos.
B.V.23.- Reglamento (CE) Nº 1137/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de octubre, por el que se adaptan a la Decisión 1999/468/CE del Consejo determinados actos sujetos al procedimiento establecido en el artículo 251 del Tratado, en lo que se refiere al procedimiento de reglamentación con control. La Decisión 1999/468/CE del Consejo establece los procedimientos para el ejercicio de las competencias de ejecución atribuidas a la Comisión (ver B.I.2). A través de la Decisión 2006/512/CE se introducía en aquella un nuevo tipo de procedimiento (“Procedimiento de reglamentación con control”) que permite al legislador oponerse a la adopción de un proyecto de medidas, cuando éstas excedan de las competencias de ejecución previstas en el acto de base, o no sean compatibles con el objetivo o el contenido de dicho acto, o no respeta los principios de subsidiariedad o de proporcionalidad.

A través del Reglamento que ahora comentamos se modifican un número bastante elevado de actos jurídicos que regulan distintas áreas técnicas en el ámbito comunitario, con el fin de adaptar las disposiciones contempladas en los mismos que así lo requieran al nuevo procedimiento. Entre los actos jurídicos revisados se encuentra el Reglamento (CE) nº 1830/2003, algunos de cuyos aspectos competenciales en relación, en concreto, con la asignación de “identificadores únicos” se modifica.
B.V.24.- Reglamento (CE) Nº 1331/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre, por el que se establece un procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios. Establece un procedimiento común de evaluación y de autorización de aditivos, enzimas y aromas alimentarios, al tiempo que establece los procedimientos que rigen la actualización de las listas de las citadas sustancias cuya comercialización en la CE se haya autorizado de conformidad, respectivamente, con los Reglamentos (CE) nº 1333/2008, (CE) nº 1332/2008 y (CE) nº 1334/2008 aprobados por el PE y el Consejo el mismo día (ver B.V.26.-; B.V.25.- y B.V.27.-).
B.V.25.- Reglamento (CE) Nº 1332/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre, sobre enzimas alimentarias y por el que se modifican la Directiva 83/417/CEE del Consejo, el Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo, la Directiva 2000/13/CE, la Directiva 2001/112/CE del Consejo y el Reglamento (CE) nº 258/97. Establece, entre otras medidas, una “Lista comunitaria de enzimas alimentarias autorizadas” (que incorporará condiciones de utilización y normas de etiquetado) al tiempo que dispone que las enzimas alimentarias que entren en el ámbito de aplicación del Reglamento (CE) 1829/2003 (B.V.9.-) podrán incluirse en dicha Lista una vez que hayan sido autorizadas de conformidad con el citado Reglamento y, lógicamente, cumplan los requisitos establecidos por el Reglamento que ahora se comenta. Igualmente serán de aplicación, en su caso, los requisitos sobre trazabilidad y etiquetado de alimentos y piensos MG que se contemplan en el Reglamento (CE) 1830/2003(B.V.10.-).
B.V.26.- Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre, sobre aditivos alimentarios. Establece, entre otras medidas, una “Lista comunitaria de aditivos alimentarios autorizados” (que incorporará condiciones de utilización y normas de etiquetado) al tiempo que dispone que las aditivos alimentarios que entren en el ámbito de aplicación del Reglamento (CE) 1829/2003 (B.V.9.-) podrán incluirse en dicha Lista una vez que hayan sido autorizadas de conformidad con el citado Reglamento y, lógicamente, cumplan los requisitos establecidos por el Reglamento que ahora se comenta. Igualmente serán de aplicación, en su caso, los requisitos sobre trazabilidad y etiquetado de alimentos y piensos MG que se contemplan en el Reglamento (CE) 1830/2003(B.V.10.-).
B.V.27.- Reglamento (CE) Nº 1334/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre, sobre aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes utilizados en los alimentos y por el que se modifican el Reglamento (CEE) nº 1601/91 del Consejo, los Reglamentos (CE) nº 2232/96 y (CE) nº 110/2008 y la Directiva 2000/13/CE. Establece, entre otras medidas, una “Lista comunitaria de aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes autorizados” (que incorporará condiciones de utilización y normas de etiquetado) al tiempo que dispone que los aromas y determinados ingredientes alimentarios con propiedades aromatizantes que entren en el ámbito de aplicación del Reglamento (CE) 1829/2003 (B.V.9.-) podrán incluirse en dicha Lista una vez que hayan sido autorizadas de conformidad con el citado Reglamento y, lógicamente, cumplan los requisitos establecidos por el Reglamento que ahora se comenta. Igualmente serán de aplicación, en su caso, los requisitos sobre trazabilidad y etiquetado de alimentos y piensos MG que se contemplan en el Reglamento (CE) 1830/2003(B.V.10.-).

B.VI.- Coexistencia
He preferido agrupar este tema en una sección específica ya que se trata del aspecto en el que, desde hace un tiempo y hasta la fecha, se ha centrado la polémica acerca de los OMG y que, por tanto, está generando más estudios y documentos.
B.VI.1.- Recomendación de la Comisión 2003/556/CE sobre las directrices para la elaboración de estrategias y mejores prácticas nacionales con el fin de garantizar la coexistencia de los cultivos MG con la agricultura convencional y ecológica. (En objetivo de estas Recomendaciones es facilitar “..la elaboración de estrategias y mejores prácticas nacionales con el fin de garantizar la coexistencia de los cultivos modificados genéticamente con la agricultura convencional y ecológica”. Su ámbito de aplicación “…abarca desde la producción agrícola en la explotación hasta el primer punto de venta, es decir, desde la semilla hasta el silo”. O sea que, en definitiva, las citadas Directrices son, en realidad, un conjunto de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) para la gestión conjunta de los tres tipos de agricultura de las que se desprende, no obstante, que el único posible elemento de riesgo de todo el sistema lo constituyen los cultivos MG. Por otra parte, el citado documento de recomendación “..deja a iniciativa de los Estados miembros la elaboración y aplicación de medidas de gestión de la coexistencia”-incluyendo el régimen de responsabilidad que pudiera aplicarse-.
En este contexto, la “interpretación” que los distintos Estados miembros está haciendo de estas “Recomendación” es de lo más variopinta. Dándose, además, la circunstancia de que, en un mismo Estado miembro –p.e. Alemania y España-, dicha “interpretación” sufra sensibles modificaciones al producirse un cambio de gobierno.
En consecuencia, considero prioritario que, sobre éste tema, la CE estableciera unas directrices armonizadas de obligado cumplimiento -¿mediante un Reglamento?- con el fin de evitar que, p.e.: un agricultor que se decante por el cultivo MG de una región de Castilla León limítrofe con Portugal, o de una región alemana limítrofe con Austria tuviera que soportar situaciones de auténtico vodevil).

B.VI.2.- Decisión 2005/463/CE de la Comisión de 21 de junio, por la que se crea un grupo de red para el intercambio y la coordinación de información relativa a la coexistencia de cultivos modificados genéticamente, convencionales y ecológicos (Si consideramos exclusivamente la situación española respecto al asunto de la coexistencia nos encontramos que, a día de hoy, parece que existe una propuesta estatal de normas de coexistencia en la que se fija una distancia de aislamiento de 220 metros, no siendo descartable que alguna Comunidad Autónoma publique sus propias normas de coexistencia proponiendo distancias de aislamiento superiores o inferiores a la de la norma estatal. Por otra parte, Comunidades Autónomas como Asturias, País Vasco y Baleares e incluso municipios como Almonte y Pozoblanco han emitido declaraciones oficiales declarándose “libres de transgénicos”. Teniendo en cuenta, exclusivamente, este “escenario” español que acabo de detallar, no dudo que la tarea de coordinación del grupo de red creado debe resultar muy, pero que muy compleja.)


B.VII.- La regulación de los OMGs en otras legislaciones sectoriales
B.VIIa).- Producción agrícola ecológica
Comentaba en la INTRODUCCIÓN de este trabajo que las campañas antitransgénicos no han estado exentas de una componente claramente manipuladora. Pues bien, aquí tenemos un ejemplo que confirma lo que allí decía. Veamos:
Resulta habitual encontrar en los comunicados de los grupos ecologistas (como verdad absoluta) que los alimentos ecológicos “…no contienen, ni proceden de organismos genéticamente modificados..”, considerando, incluso, como ecológicamente inaceptable, cualquier producto procedente de un animal al que en algún momento de su proceso de desarrollo, se le hubiera suministrado un pienso conteniendo (o producido a partir de) un cultivo OMG. Ya que los alimentos que contienen o proceden de OMG, según estos grupos, “…presentan riesgos no asumibles para la salud…”.
En este sentido, algunos de estos comunicados nos han informado de que Greenpeace ha alcanzado acuerdos con grandes empresas distribuidoras por el que, además de colaborar en la promoción de los productos ecológicos (incluyendo carnes, embutidos, etc.), se comprometen a garantizar que los alimentos de sus marcas propias “…no contienen transgénicos o derivados de transgénicos…”. Pues bien esto es una absoluta falsedad: el Reglamento (CE) nº 834/2007 sobre producción agrícola ecológica, que se incluye a continuación, autoriza expresamente la utilización, en el sistema ecológico de producción, de medicamentos veterinarios que, como la vacuna de Aujeszky aprobada mediante la Decisión 94/505/CEE de la Comisión (ver B.IV.3), ha sido modificada genéticamente con el fin de excluir el gen que codifica la glicoproteina E (vacunas “gE-“). En concreto, la citada vacuna MG (que se utiliza prácticamente sin restricciones en cerdos de cebo), se compone, según reza el texto de la citada Decisión comunitaria, de: “...virus (vivos) de seudorrabia (modificados genéticamente)…”.
Por tanto, me permito sugerir a esas grandes empresas distribuidoras que, en el marco del compromiso alcanzado con Greenpeace, y con objeto de reforzar el legítimo derecho del ciudadano a conocer el tipo de alimento que quiere consumir (por el que, tanto Greenpeace como un servidor abogamos), en sus secciones de productos, tanto ecológicos como convencionales, coloquen carteles, bien visibles, en el que se informe a los posibles compradores, de que algunas de las carnes y embutidos comercializados en dichas secciones proceden de animales a los que se les inyectaron virus vivos de seudorrabia modificados genéticamente.
El citado Reglamento, en un claro ejercicio de ¿hipocresía?, autoriza igualmente el uso, en la producción ecológica, de aditivos alimentarios y de piensos y “otros productos” modificados genéticamente.
B.VIIa)1.- Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo de 28 de junio, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) nº 2092/91.


B.VIIb).- Medicamentos de uso humano y veterinario
B.VIIb).1.- Reglamento (CE) Nº 540/95 de la Comisión de 10 de marzo, por el que se establecen las modalidades para comunicar las presuntas reacciones adversas imprevistas que no sean graves, tanto si se producen en la Comunidad como en un tercer país, de los medicamentos de uso humano o veterinario autorizados de conformidad con las disposiciones del Reglamento (CEE) Nº 2309/93 del Consejo.
B.VIIb).2.- Reglamento (CE) Nº 726/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 31 de marzo, por el que se establecen procedimientos comunitarios para la autorización y el control de los medicamentos de uso humano y veterinario y por el que se crea la Agencia Europea de Medicamentos. (Este Reglamento sustituye – y deroga - al Reglamento 2309/93 y, al igual que aquel, permite la aprobación directa de un “evento” de uso veterinario, al estar dotado de un procedimiento para la evaluación del riesgo para el medio ambiente similar al contemplado en la Directiva 2001/18/CE. Pues sí, nuevamente me refiero al, ya entrañable, lema “una puerta, una llave”. Por otra parte, “simplifica” el nombre de la Agencia Europea de Evaluación de Medicamentos que pasa a llamarse Agencia Europea de Medicamentos).
B.VIIb).3.- Reglamento (CE) Nº 219/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 11 de marzo por el que se adaptan a la Decisión 1999/468/CE del Consejo determinados actos sujetos al procedimiento establecido en el artículo 251 del Tratado, en lo que se refiere al procedimiento de reglamentación con control. La Decisión 1999/468/CE del Consejo establece los procedimientos para el ejercicio de las competencias de ejecución atribuidas a la Comisión (ver B.I.2). A través de la Decisión 2006/512/CE se introducía en aquella un nuevo tipo de procedimiento (“Procedimiento de reglamentación con control”) que permite al legislador oponerse a la adopción de un proyecto de medidas, cuando éstas excedan de las competencias de ejecución previstas en el acto de base, o no sean compatibles con el objetivo o el contenido de dicho acto, o no respeta los principios de subsidiariedad o de proporcionalidad.

A través del Reglamento que ahora comentamos se modifican un número bastante elevado de actos jurídicos que regulan distintas áreas técnicas en el ámbito comunitario (complementando la labor que, en este sentido, llevaba a cabo el Reglamento (CE) 1137/2008 –ver B.V.23.-), con el fin de adaptar las disposiciones contempladas en los mismos que así lo requieran al nuevo procedimiento. Entre los actos jurídicos revisados a través del Reglamento que ahora se comenta, se encuentra el Reglamento (CE) nº 726/2004 (B.VIIb).2.-).


B.VIIc).- Productos fitosanitarios y biocidas
B.VIIc).1.- Directiva 91/414/CEE relativa a la comercialización de productos fitosanitarios. (Incluye una referencia expresa a la competencia de esta Directiva en la autorización de productos fitosanitarios MG. Habla igualmente de que en el plazo de dos años se llevaría a cabo, de acuerdo con el procedimiento de reglamentación, una modificación dirigida a introducir en la misma un procedimiento específico de evaluación del riesgo para el medio ambiente análogo al previsto en la Directiva 90/220/CEE, lo que habilitaría a ésta Directiva para la aprobación de “eventos” para su uso como fitosanitario aplicando, exclusivamente la misma. No obstante, hasta la fecha, la citada modificación no se ha llevado a cabo. Por tanto, y volviendo a nuestro “simpático” lema, se seguirían requiriendo “dos llaves para abrir esta puerta”).
B.VIIc).2.- Directiva 98/8/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de febrero, relativa a la comercialización de biocidas. Esta Directiva es una “consecuencia” de la Directiva 91/414/CEE de productos fitosanitarios (de hecho los biocidas se conocen popularmente como “plaguicidas no agrícolas”). Al no contener ninguna referencia a OMGs, esta Directiva no se había incluido en el presente documento. Se incluye ahora, al igual que la Directiva 2006/50/CE -B.VII.c).4.- que modifica sus anexos incluyendo, ahora sí, una referencia específica al procedimiento de evaluación a seguir en el caso de biocidas MG.


  1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Bibliografía. 72 icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía. 72 iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía. 72 icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía. 72 iconBibliografía

Bibliografía. 72 iconBibliografía

Bibliografía. 72 iconBibliografía

Bibliografía. 72 iconBibliografía 2

Bibliografía. 72 iconBibliografía

Bibliografía. 72 iconBibliografía XL

Bibliografía. 72 icon5. Bibliografía 26






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com