Defensa del organismo contra agentes infecciosos




descargar 55.45 Kb.
títuloDefensa del organismo contra agentes infecciosos
fecha de publicación19.10.2016
tamaño55.45 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
Organización del sistema inmune

En los mamíferos, el sistema inmune está constituido por una serie de células, tejidos y órganos, distribuidos ampliamente por todo el cuerpo. Participa en la defensa del organismo contra agentes infecciosos y también en la respuesta frente a partículas extrañas. Los órganos del sistema inmune están interconectados por vasos sanguíneos y linfáticos, de modo que constituyen un sistema unificado e intercomunicado dentro de! cual se transportan las células que participan de él. Junto a la acción del sistema nervioso y el sistema endocrino permite mantener la homeostasis del individuo.

Células del sistema inmune

Las células del sistema inmune corresponden a los glóbulos blancos o leucocitos. Se originan a partir de células madres en un proceso denominado hematopoyesis. Durante el desarrollo embrionario la hematopoyesis ocurre en el hígado y el bazo y posteriormente en la médula ósea. Los leucocitos se pueden dividir en células linfoides y células mieloides.

Células linfoides: son un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos. Estos se dividen en tres tipos: linfocitos T (colaboradores y citotóxicos), linfocitos B y células NK (de natural killer o células asesinas naturales). Los linfocitos son las únicas células que realizan una identificación muy específica de los microorganismos Invasores y de las sustancias extrañas que ingresan al organismo, llamadas antígenos. Además, tienen memoria inmunológica, es decir, son capaces de responder a repetidas exposiciones de un mismo antígeno.

Células mieloides: corresponden a los granulocitos polimorfonucleares (PMN) y a los monocitos. Entre los granulocitos se encuentran: los neutrófilos, principalmente con función fagocitica; los eosinófilos, que son importantes Monocito visto en el microscopio óptico en la defensa contra parásitos extracelulares, y los basófilos que participan en las reacciones alérgicas. Los monocitos son glóbulos blancos circulantes que se transforman en macrófagos con función fagocitica. Otro tipo de célula mieloide es la célula dendrítica, especializada en la presentación de antígenos.

Tejidos y órganos del sistema inmune

El sistema inmune está organizado funcionalmente en órganos linfoides primarios y secundarios:

  • Órganos linfoides primarios o centrales

Son la médula ósea y el timo. En ellos ocurre la diferenciación inicial de los linfocitos B y T respectivamente. Los linfocitos maduros salen de los órganos linfoides primarios y migran a los órganos y tejidos linfoides periféricos.





  • Órganos linfoides secundarios o periféricos

En ellos se concentran los antígenos y entregan la arquitectura apropiada para que los linfocitos entren en contacto con estos, interaccionen entre sí y con otras células del sistema inmune. A través de los órganos linfoides periféricos se disemina la respuesta inmune por el cuerpo. Estos órganos son los siguientes: los ganglios linfáticos, estructuras ricas en macrófagos y linfocitos que están especialmente diseñadas para filtrar y atrapar a los microorganismos y sustancias extrañas que se encuentran en la linfa, permitiendo que posteriormente los macrófagos y linfocitos colaboren en su destrucción y en el desarrollo de la respuesta inmune el bazo, ubicado sobre la porción izquierda del abdomen, es el lugar de proliferación de linfocitos B, recoge antígenos de la sangre, y sus macrófagos eliminan bacterias y glóbulos rojos dañados; el tejido linfoide asociado a mucosas (MALT) contiene linfocitos y células fagocíticas y se encarga de recoger antígenos de las mucosas. En general el MALT recibe su nombre dependiendo de su ubicación anatómica, teniendo entonces tejido linfoide asociado a la piel, al intestino, a los bronquios, a las glándulas mamarias y salivales, a la cavidad bucal, al tracto genitourinario, al oído medio y a las amígdalas palatinas, amígdalas faríngeas o adenoides y amígdalas linguales, conocidas, en conjunto, como anillo de Waldeyer.

Inmunidad innata o inespecífica

La inmunidad innata o inespecífica constituye la primera línea de defensa contra los microorganismos invasores, respondiendo y eliminando rápidamente a la mayoría de los patógenos, incluso sin que el organismo muestre síntomas de enfermedad. Corresponde a una respuesta inmediata frente a los agentes agresores y a un mecanismo de resistencia general a la enfermedad, debido a que incluye todas las barreras de defensa que el organismo dispone para combatir la invasión por una gran diversidad de microorganismos, respondiendo de la misma forma a distintos tipos de patógenos. Además, no genera una memoria por exposición previa, es decir, la respuesta será siempre la misma ante un nuevo encuentro con un determinado agente infeccioso.

Los principales componentes de la inmunidad natural son las barreras físico-químicas, las proteínas circulantes, las células fagociticas y las células NK.

  • Barreras físico-químicas. Están compuestas por la piel y las membranas mucosas. La capa más externa de la piel, la epidermis, y las mucosas, gracias a su estructura y cohesión, forman una verdadera pared que impide la entrada de los microorganismos al cuerpo. Además, la descamación producida por el recambio celular de las células epidérmicas permite la eliminación de los microorganismos que se encuentran en su superficie. Si la piel se rompe por una herida o quemadura, se convierte en un foco de ingreso para una infección. Las membranas mucosas recubren el sistema digestivo, respiratorio, urinario y reproductor. Las células de la mucosa producen mucus, que lubrica y atrapa a los microbios. La mucosa respiratoria posee células ciliadas que arrastran a los patógenos que intentan colonizar su superferficie. Además, a través de las mucosas son secretadas una serie de proteínas y péptidos con propiedades antibacterianas, como la lisozima que dificultan el desarrollo bacteriano. Por otro lado, las secreción de ácido clorhídrico por las glándulas gástricas destruye la mayor parte de los microorganismos que son ingeridos. Las glándulas sebáceas de la piel secretan sebo, cuyos componentes otorgan un pH ácido a la piel, que inhibe el crecimiento de hongos y bacterias; mientras que el sudor, producido por las glándulas sudoríparas, aporta lisozima y arrastra a los patógenos fuera del cuerpo.



  • Proteínas circulantes Proporcionan una segunda línea de defensa contra los microorganismos que logran penetrar la piel o las mucosas. Corresponden a un grupo de proteínas plasmáticas y de unión a membrana denominado sistema de complemento. Estas proteínas tienen actividad proteasa y se activan en cascada. Al hacerlo, "complementan" y potencian ciertas reacciones alérgicas, inmunes e inflamatorias, El complemento puede ser activado por polisacáridos de las paredes bacterianas o por anticuerpos unidos a ellas. Este sistema de defensa contra infecciones microbianas actúa a través de la formación de un complejo proteico de ataque a la membrana plasmática de tos microbios que produce perforaciones en la membrana del microorganismo y puede llegar a destruirlo, y de la producción de fragmentos llamados opsoninas que se unen a la superficie de los patógenos y establecen interacciones con receptores de los fagocitos, induciendo la fagocitosis. Además, algunas proteínas del complemento, llamadas anafilotoxinas, controlan la respuesta inflamatoria local, estimulando la liberación de histamina, la cual aumenta la permeabilidad de los capilares sanguíneos, facilitando la penetración de los leucocitos hacia los tejidos infectados. Otras proteínas de complemento estimulan la activación de leucocitos a través de quimiotaxis, es decir, atrayéndolos hacia el lugar donde existe una infección.

Las citoquinas y quimioquinas son proteínas a través de las cuales se comunican las células del sistema inmune. Las principales citoquinas asociadas a la inmunidad innata son la interleucina-1 y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-a). Estas proteínas participan en la inducción de la respuesta inflamatoria, en la regulación de la producción de glóbulos blancos y en la producción de anticuerpos, entre otras funciones. Las quimioquinas son factores quimiotácticos que favorecen la migración de las células que participan de una determinada respuesta, ya sea al sitio de infección o hacia los ganglios periféricos.

Otras proteínas que intervienen en la defensa innata del organismo son los interferones, que corresponden a un tipo de citoquinas. Estas son liberadas por células infectadas por virus y también por macrófagos, linfocitos y fibroblastos. Los interferones son captados por receptores de células vecinas a las infectadas por virus, las cuales responden produciendo proteínas que interfieren o inhiben la replicación viral. De esta forma, el organismo se defiende de la infección por distintos tipos de virus. Otras funciones de los interferones son la estimulación de la actividad de células fagocíticas y de las células NK, aumentando su potencial destructivo contra los microbios. Algunos tipos de interferones inhiben la formación de tumores.

  • Células NK y células fagocíticas. Otra barrera defensiva contra los patógenos que superan las barreras fisicoquímicas del organismo son las células NK o asesinas naturales y las células fagocíticas. Las células NK son un tipo de linfocitos que no producen anticuerpos, pero que tienen la capacidad de reconocer y destruir diversas células infectadas por virus y células tumorales. La activación de las NK es regulada por un complejo balance de señales inhibitorias y activadoras, que les permiten diferenciar entre una célula normal y una célula que por algún motivo presenta un patrón anormal de moléculas en su superficie Las células NK reconocen su célula blanco a través de dos mecanismos: uno de ellos es a través de receptores que reconocen anticuerpos específicos unidos a células infectadas y el otro es el reconocimiento de células que no presentan los marcadores de identidad propios del individuo, llamados moléculas del complejo principal de histocompatibilidad (MHC). La destrucción de las células blanco la realizan liberando gránulos que contienen las proteínas perforina y granzima. La perforina produce poros en la membrana de la célula blanco y la granzima ingresa a la célula a través de los poros formados por la perforina e induce la muerte de la célula alterada.

Las céíulas fagocíticas son aquellas que tienen la capacidad de ingerir microbios o cualquier tipo de molécula extraña a través de un proceso llamado fagocitocis. Entre las células con capacidad fagocítica que participan en la inmunidad natural se encuentran los macrófagos y los neutrófilos.

Los macrófagos son un tipo de leucocitos que derivan de monocitos que han abandonado la sangre e ingresado a los tejidos distribuyéndose en el sistema nervioso central, el epitelio alveolar e intestinal, el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos, los huesos, etc. Todos los macrófagos tienen la capacidad de fagocitar invasores extraños para su destrucción, esta capacidad fagocítica es inespecífica, es decir, fagocitan todo aquello que les resulte ajeno. Los macrófagos también participan en la respuesta inmune presentando antígenos a los linfocitos T.



Los neutrófilos corresponden a leucocitos granulares. Tienen una vida media corta (horas a unos pocos días) y se producen diariamente en gran número en la médula ósea. Los neutrófilos migran a través de la circulación al sitio de infección en respuesta a la liberación de proteínas llamadas quimiokinas por parte de los macrófagos y de las células epiteliales. Su función principal es la fagocitosis y posterior destrucción de los patógenos. Esto ocurre en su citoplasma en una estructura llamada fagolisosoma, la cual se forma por la unión de la vesícula fagocitaria que contiene al microorganismo ingerido con los lisosomas que poseen enzimas proteoiíticas que degradan el contenido fagocítado.

Inmunidad adquirida o adaptativa

La inmunidad adquirida o adaptativa se desarrolla en respuesta a la presencia de antígenos en el organismo, los cuales pueden ser generados por infecciones microbianas o desordenes celulares como los tumores. Una de las principales características de este tipo de inmunidad es que es especifica, es decir, tiene a capacidad de reaccionar ante un gran número de sustancias extrañas al organismo, pudiendo reconocer moléculas microbianas y no microbianas e, incluso, distinguir entre agentes microbianos estrechamente emparentados. Otra característica fundamental de la inmunidad adquirida es su capacidad de generar una memoria inmunológica, que puede durar desde unos pocos días hasta toda la vida. Esta capacidad de memoria le permite reaccionar en forma mucho más rápida y eficiente a exposiciones sucesivas frente a un mismo antígeno. Los componentes celulares de la inmunidad adquirida son los linfocitos. Estas células se encuentran en la sangre y en la linfa e intervienen tanto en la respuesta inmune humoral como en la respuesta inmune celular.





Inmunidad humoral

La respuesta humoral esté dirigida a eliminar antígenos extracelulares, así como también a evitar la diseminación de los patógenos que han infectado las células. La respuesta humoral es generada por los linfocitos B, los cuales producen moléculas proteicas llamadas anticuerpos, que pueden permanecer en la membrana del linfocito constituyendo el receptor del linfocito B (anticuerpos de superficie) o ser liberados hacia la sangre (anticuerpos circulantes). Los anticuerpos reconocen y se unen específicamente a un antígeno.

Cuando los anticuerpos de superficie reaccionan con un antígeno, los linfocitos B se activan, lo que desencadena su proliferación y posteriormente su diferenciación en células plasmáticas o linfocitos B maduros y en linfocitos B de memoria. Las células plasmáticas dejan de dividirse, aumentan su tamaño y se dedican a producir anticuerpos. Los linfocitos B de memoria quedan en circulación por un período de tiempo que puede llegar a ser años. De esta forma, la próxima vez que se encuentren con el mismo antígeno producirán una respuesta más rápida y potente que la efectuada en un primer encuentro.

Inmunidad celular

Este tipo de inmunidad se caracteriza por la participación de los linfocitos T, los cuales poseen en su membrana receptores capaces de reconocer antígenos adosados a la superficie de otras células. Existen tres tipos de linfocitos T.

Los linfocitos T citotóxicos reconocen antígenos virales que se encuentran en la superficie de células infectadas. Luego de este reconocimiento proliferan, atacan y destruyen a estas células.

Los linfocitos T colaboradores (helper} reconocen antígenos expuestos en la superficie de células presentadoras de antígenos. Luego, comienzan a proliferar y secretar interleucinas, moléculas que estimulan la proliferación de linfocitos T, la activación de linfocitos B y también la activación de los macrófagos, aumentando su capacidad fagocítica.

Los linfocitos T de memoria se diferencian a partir de linfocitos activados y pueden ser colaboradores o citotóxicos. Al igual que los linfocitos B de memoria, su función es reconocer el antígeno en exposiciones sucesivas, iniciando una respuesta mucho más rápida que la que se produjo por primera vez.

Los anticuerpos

Los anticuerpos corresponden a un grupo de glicoproteínas que también son llamadas inmunoglobulinas (Ig). Todos los anticuerpos presentan la misma estructura básica que consiste en cuatro cadenas polipeptídicas: dos cadenas pesadas H {heavy) idénticas y dos cadenas livianas L (light) también idénticas y unidas a cada cadena H por puentes disulfuro Ligadas a cada cadena H se encuentran moléculas de polisacáridos, cuya función se desconoce. La región N-terminal de ambas cadenas presenta una gran variabilidad entre las inmunoglobulinas, por lo que se denomina región variable y constituye el sitio de unión de los antígenos. El resto de ambas cadenas permanece constante en todos los tipos de anticuerpos y conforman (a región constante, que no puede unirse a antígenos.



Se conocen cinco tipos distintos de inmunoglobulinas las cuales difieren entre sí por el tipo de cadenas H que poseen.

IgG. Además de reconocer antígenos, estas Ig gatillan la activación de las células fagocíticas facilitando la fagocitosis de los microorganismos. Son las únicas Ig con capacidad para inactivar toxinas microbianas y también los únicos anticuerpos que atraviesan la placenta y penetran al feto.

IgM. Son los primeros anticuerpos que se producen al exponerse inicialmente a un antígeno, y participan en las infecciones por virus. Tambien activan a los macrófagos.

IgA. Se encuentra principalmente en las secreciones como la saliva, el calostro, (la leche, las lágrimas y en las secreciones mucosas del tracto respiratorio y genitourinario,

IgD Son anticuerpos de membrana en los linfocitos B, sirviendo como receptores de antígenos específicos.

IgE. Se encuentran principalmente en la superficie de basófilos y mastocitos. La IgE son las principales causantes de las reacciones alérgicas.

Células presentadoras de antígenos

Son distintos tipos celulares: macrófagos, células dendriticas de los tejidos, células de Langerhans de la piel y linfocitos B. Estas células, como su nombre lo indica, "presentan" moléculas de antígenos adosados a su superficie a los linfocitos T colaboradores, lo cual provoca la activación de este tipo de linfocitos.

Estas células captan antígenos circulantes por endocitosis. Luego, en el citoplasma, estos antígenos son degradados por enzimas hidrolíticas contenidas en los lisosomas. Estas enzimas transforman las proteínas de los antígenos en péptidos más simples, los cuales posteriormente son destinados a la membrana plasmática, donde se asocian a las moléculas del complejo principal de histocompatibilidad o moléculas MHC. De esta forma, fragmentos de los antígenos se exponen en la superficie de las células presentadoras de antígenos.

Los receptores de membrana de los linfocitos T colaboradores reconocen específicamente los antígenos presentados. Así, los linfocitos T colaboradores se activan comenzando su proliferación y secreción de interleucinas.





Fases de la respuesta inmune adaptativa

En el transcurso de la respuesta inmune adaptativa se pueden distinguir las siguientes fases:

1. Fase de reconocimiento del antígeno. Frente a la exposición a un antígeno determinado, solamente los linfocitos que tienen los receptores específicos contra ese antígeno participaran en la respuesta inmune. Es decir, de todo el repertorio de linfocitos existentes solo algunos son seleccionados y estimulados para su proliferación y maduración en respuesta a la entrada de un antígeno.

Lo anterior recibe el nombre de teoría de la selección doral, la cuai postula que cada linfocito posee en su membrana el receptor específico para un antígeno, el cual ha sido sintetizado incluso antes de haber sido expuesto a él.

2. Fase de activación de los linfocitos. Ocurre luego del reconocimiento específico del antígeno. Los linfocitos se activan, es decir, comienzan a proliferar formando clones o una población de células que reconocen al mismo antígeno y se diferencian en dos tipos de células: linfocitos efectores y linfocitos de memoria.

La activación de los linfocitos requiere de dos señales diferentes. Una de ellas es la presencia del antígeno, llamada primera señal, la cual asegura que la respuesta inmune sea especifica. La segunda señal o coestimulador corresponde a alguna manifestación de la respuesta inmune innata, como por ejemplo, la secreción de citoquinas. La segunda señal asegura que la respuesta inmune ocurra en el momento oportuno. Sin la presencia de un coestimulador, los linfocitos entran en un estado de incapacidad de respuesta contra los antígenos que se denomina anergia.

  1. Fase efectora Durante esta fase los linfocitos que han sido activados llevan a cabo la eliminación del antígeno. Los linfocitos B lo hacen mediante la respuesta humoral y los linfocitos T por la respuesta celular. Ambos tipos de respuesta tienen una duración determinada dada por el equilibrio entre la eliminación de la infección y la producción del menor daño posible a los propios tejidos del organismo.

  2. Fase de declinación u homeostasis. Una vez resuelto el cuadro infeccioso, la mayoría de los linfocitos sufre apoptosis o muerte celular programada, quedando una pequeña población de linfocitos de memoria circulando constantemente por la sangre y la linfa. Estos linfocitos son capaces de detectar rápidamente una nueva entrada del antígeno al organismo, desencadenando una respuesta inmune más rápida, más intensa y de mayor duración que la primera.

Inmunidad y vacunación

La palabra inmunidad se refiere a la capacidad de ser resistente a una determinada enfermedad infecciosa, y que se adquiere ya sea de forma natural o artificial.

La inmunidad se puede adquirir de forma natural luego de sufrir una enfermedad infecciosa. En este caso, el sistema inmune produce linfocitos específicos y anticuerpos contra los microbios causantes de la infección. Estos anticuerpos y células permanecen circulando durante un tiempo en la sangre, período en el cual el individuo se encuentra inmunizado contra esos patógenos. Cuando la inmunidad se adquiere gracias a la puesta en marcha de los mecanismos inmunológicos del propio organismo se dice que es activa.

Otra forma de adquirir inmunidad natural ocurre durante la vida intrauterina, cuando el feto recibe los anticuerpos que circulan en la sangre de la madre a través de la placenta, y durante el período de lactancia, debido a que la madre transfiere anticuerpos al bebé por la leche materna. La inmunidad adquirida por transferencia directa de anticuerpos se dice que es pasiva.

La inmunidad adquirida de forma artificial es aquella que se desarrolla a través de la utilización de vacunas. Las vacunas han sido diseñadas como herramientas preventivas de una determinada infección. Generalmente para producir una vacuna se utilizan microbios muertos o atenuados de la enfermedad que se desea prevenir. De esta forma en el individuo se activa la producción de anticuerpos específicos y de linfocitos T. Como es el propio sistema inmune el que genera una respuesta a los microorganismos inyectados, se trata de una inmunidad de tipo activa. La inyección de suero que contiene anticuerpos o sueroterapia confiere también inmunidad artificial al individuo. Se usa como tratamiento para personas que padecen una enfermedad infecciosa y corresponde a un tipo de inmunidad adquirida de forma pasiva.



similar:

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconLos virus son agentes infecciosos responsables de enfermedades como...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconNorma oficial Mexicana nom-051-sct2/1995, Especificaciones especiales...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconNorma oficial Mexicana nom-051-sct2/2003, Especificaciones especiales...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconResuelve la Sala el recurso de apelación interpuesto por la defensa...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconLa agresión, por otra parte, es una respuesta o reacción a diferentes...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconAntes del siglo XVII, los seres vivientes más pequeños conocidos...
«telescopio» colocando ambos lentes en un tubo para mantener entre ellos la distancia adecuada. El príncipe Mauricio de Nassau, comandante...

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconFundación para la defensa del ambiente

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconMinisterio del poder popular para la defensa

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconMinisterio del poder popular para la defensa

Defensa del organismo contra agentes infecciosos iconMinisterio del poder popular para la defensa




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com