Bibliografía pág. 13






descargar 42.31 Kb.
títuloBibliografía pág. 13
fecha de publicación21.10.2016
tamaño42.31 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Biología > Bibliografía
Índice.

Introducción…………………………………………………………………………pág. 1.

Aproximación Conceptual…………………………………………………….pág. 2.

La actividad física relacionada con la salud………………………….pág. 4.

Tipos de actividades físicas…………………………………………………..pág. 6.

Formas de realizar las actividades……………………………………….pág. 8.

Diferentes tipos de incógnitas……………………………………………..pág. 10.

Seguridad y actividad física saludable……………………………….…pág. 12.

Bibliografía……………………………………………………………………….….pág. 13.

Introducción:

Todas las actividades físicas y el deporte son unas manifestaciones culturales presentes en todas las sociedades.

Durante siglos la evolución del ejercicio físico y el deporte ha sido lenta. Sin embargo en el siglo XX, este avance fue de tal magnitud que los hábitos y las costumbres sociales variaron en muy poco tiempo. Podemos decir que el llevar a cabo actividades físicas y deportivas se ha popularizado mucho, sobre todo en las sociedades desarrolladas, y para concretar mas podemos decir que en el siglo actual.

Si echamos un vistazo a periódicos, revistas o programas de televisión observaremos que el ejercicio físico y la salud son temas muy moda.

Pero la relación que se atribute entre actividad física y salud suele ser muy simple y parcial, centrándose en aspectos muy concretos, no relacionando dicha actividad física con una noción completa de bienestar en todos los niveles (físico, psicológico y social)

En este trabajo hablaremos principalmente sobre dos conceptos, la salud y la actividad física, se hablara sobre los beneficios que tiene la practica de la actividad física sobre algunos aparatos y sistemas del organismo, se explicara como influye en el desarrollo de la condición física en la mejora de la salud, sin olvidar en como puede influir esta en los niños, los adultos del futuro.

Aproximación conceptual

La salud en nuestras vidas:

Este concepto ha ido variando con el tiempo, a medida que se percibía de forma diferente. Antiguamente se veía como ausencia de enfermedad, es decir, inexistencia de anomalías observables, orgánicas, anatómicas, fisiológicas o conductuales. Incluso actualmente utilizamos el término salud como el opuesto a la enfermedad: nos consideramos sanos cuando no estamos enfermos.

La organización mundial de la salud (OMS) en el año 1946 define el concepto salud como “un estado completo de bienestar, físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.”

Hay una consideración subjetiva: hay salud si, a pesar del deterioro físico, se supera un proceso de rehabilitación completo hasta encontrarse el sujeto a gusto en su medio; no la hay si carece de bienestar, aún en ausencia de enfermedad. Además, con el añadido “social” de que la salud depende también de factores de la comunidad humana; no es algo que una persona pueda alcanzar aisladamente.

La actividad física hace referencia al movimiento, la interacción, el cuerpo y la práctica humana. Tiene tres dimensiones biológica, personal y sociocultural.

c:\users\4\desktop\sin título.png

Desde una dimensión biológica (la más extendida) se define como cualquier tipo de movimiento corporal realizado con los músculos esqueléticos que lleva asociado un gasto de energía. Pero una buena definición debería integrar las tres dimensiones citadas: “ la actividad física es cualquier movimiento corporal intencional, realizado con los músculos esqueléticos, que resulta en un gasto de energía y en una experiencia personal, y nos permite interactuar con los seres y el ambiente que nos rodea.

Algunas características que debe respetar una actividad física orientada a la salud son:

  • Ser moderada ( permitir llevar una practica constante durante largo tiempo ) y vigorosa ( intensidad que produzca sudoración y jadeo en la respiración)

  • Habitual y frecuente, de manera que forme parte del estilo de vida.

  • Orientada al proceso de práctica, más que a un resultado o alto rendimiento.

  • Satisfactoria.

  • Social; que permita relaciones entre las demás personas.

  • Si se compite, debe ser entre individuos de un mismo nivel y con el deporte adaptado a las características del que lo/a practica.

  • Existirán algunos aspectos lúdicos.

  • Será acorde con la edad y características psicofísicas de los practicantes.

  • Habrá una amplia variedad de actividades y deportes.

  • Se adaptará a las características personales.


La actividad física relacionada con la salud.

Las relaciones entre al actividad física y la salud no son nuevas, sino que llevan tras de si una larga historia.

En la civilización occidental encontramos, desde los tratados de salud de la gracia clásica, toda una tradición medica que establece vinculaciones entre la actividad física y la salud, aunque estas relaciones han evolucionado conforme cambiaba el contexto sociocultural y el tipo de vida que llevaban las personas.

Actualmente podemos identificar tres grandes perspectivas de relación entre la actividad física y la salud:

  1. Perspectiva rehabilitadora: considera la actividad física como si de un medicamento se tratara, es decir, un instrumento mediante el cual puede recuperarse la función corporal enferma o lesionada y paliar sus efectos negativos sobre el organismo humano. Así, por ejemplo, los ejercicios físicos que nos manda el medico y que realizamos después de una operación quirúrgica o una lesión, con la supervisión del terapeuta son practicas que corresponden a esta perspectiva de relación entre la actividad física y la salud.

  2. Perspectiva preventiva: utiliza la actividad física para reducir el riesgo de que aparezcan determinadas enfermedades o se produzcan lesiones. Por lo tanto, esta perspectiva se ocupa del cuidado de la postura corporal y la seguridad en la realización de ejercicios físicos, así como de la disminución de la susceptibilidad personal a enfermedades modernas como la osteoporosis, la depresión, exceso de colesterol, la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares, a través de la actividad física.

  3. Perspectiva orientada al bienestar: tanto la perspectiva rehabilitadora como la preventiva se encuentran estrechamente vinculadas a la enfermedad y la lesión, pero si queremos ver aumentadas las relaciones de la actividad física con la salud mas allá de la enfermedad, debemos incorporar la perspectiva orientada a la bienestar. Esta última perspectiva considera que la actividad física contribuye al desarrollo personal y social, independientemente de su utilidad para la rehabilitación o prevención de las enfermedades, o lesiones.

c:\users\4\desktop\sin título 2.png

Tipos de actividades físicas.

Si observamos o practicamos algún tipo de actividad física, observaremos que las exigencias físicas de cada uno de los participantes es diferente en cada una de ellas.

El ritmo de ejecución, los movimientos corporales, la existencia o ausencia de competición, el medio en que se realizan y otras características particulares las hacen diferentes en cuanto a intensidad.

c:\users\4\desktop\sin título 1.jpg

Las actividades cíclicas garantizan un mejor control de la intensidad porque se trata de movimientos repetidos y fáciles de mantener a ritmo constante. Esto ocurre igualmente con las actividades de danza y baile.

Cuando hablamos de actividades cotidianas nos referimos a las actividades que realizamos sin ser conscientes de que son actividades físicas.

Las actividades en la naturaleza son otro grupo de actividades que si las realizamos en condiciones seguras y asequibles, son muy recomendables para la salud de las personas.

En el cuadro siguiente presentamos una clasificación de actividades físicas que es útil, dese el punto de vista de la salud porque indican la intensidad de que exigen determinados tipos de actividades para los niños y adultos que las practiquen o quieran hacerlo.




TIPOS DE ACTIVIDADES

(EJEMPLOS)

MANTENIMIENTO

DE LA INTENSIDAD

VARIABILIDAD

INTENSIDAD

ENTRE PERSONAS

GRUPO 1

  • Pasear.

  • Ir en bicicleta.

  • Carrera suave.

  • Etc.

  • Más o menos constante.

  • Poca.

GRUPO 2

  • Nadar.

  • Esquí de fondo.

  • Etc.

  • Más o menos constante para experimentados.

  • Depende de la habilidad.




GRUPO 3

  • Bailar.

  • Baloncesto.

  • Frontón.

  • Etc.

  • Poco o nada constante.

  • Mucha.


Formas de realizar las actividades.

EL mayor o menos grado de beneficio o riesgo no depende únicamente de las actividades, sino también de la manera de realizarlas. La implicación física de cada persona, en cantidad e intensidad, depende en gran medida de la intención y la actitud que adopte en la realización de la práctica.

Cuando la intención de la práctica es rendir al máximo, como lo hace los deportistas de elite, la actitud de cada uno de los participantes es de gran implicación física, mientras que si nuestra intención es recreativa, la implicación que tenemos suele ser menor, aunque esta puede variar según las exigencias de la propia actividad.

Debido precisamente a estos matices, los deportes resultan problemáticos según el punto de vista de la salud. Por una parte ofrecen unas grandes posibilidades de disfrutar pero por otra corremos el riesgo de lesiones y mas derivados de a competitividad y el contexto social que rodea estas actividades.

Los deportistas de alto nivel, están sometidos a riesgos físicos, psicológicos y sociales de la diversa índole. A menudo, siguen compitiendo con alguna lesión no recuperada del todo o con ayuda de vendajes y cuidados médicos que lo sitúan al borde de la recaída y la cronificación de la lesión. O en otras ocasiones se trata de presiones personales.

En cambio, el deporte recreativo persigue intereses muy distintos al del rendimiento. Para unos es la mejora de la capacidad funcional, para otros la diversión con los compañeros y amigos/as, para otros aprender y mejorar habilidades y estrategias de juego o conocer personas y entornos nuevos. La competición se convierte así en un elemento que permite disfrutar de la actividad de los participantes.

El resultado pierde entonces la significación y transcendencia social del deporte de alto rendimiento y, por extensión, los problemas que pueda generar en contextos en los que el resultado es lo más importante. Si los deportistas de alto nivel hablan de disfrute, éste está ligado al resultado final, mientras que el disfrute de una persona que participa recreativamente está ligado fundamentalmente al proceso de la práctica y mucho menos al resultado.

La noción de la práctica recreativa frente a la práctica de rendimiento no solo se aplica a los deportes. La danza profesional o la realización de ejercicio físico que busca grandes metas profesionales, aunque no sea para ganar campeonatos, equivale para muchas personas a alto rendimiento de los deportistas de elite. En algunos casos puede hablarse de ejercicio obsesivo cuando existe un nivel excesivo de práctica, sean de alto nivel o no, incluso de adicción cuando la dedicación al ejercicio es tal que llega a empobrecer otras facetas de la vida de las personas. Por esta razón resulta conveniente conocer síntomas que nos prevengan de la obsesión por el ejercicio.

Señales que advierten del ejercicio obsesivo:

  • Cuando se antepone el perfeccionismo a las formas normales de entrenamiento.

  • Cuando el juego pierde elementos de diversión.

  • Cuando existe una presencia de daño músculo-esquelético.

  • Cuando se da una importancia exagerada a la mejora de la ejecución, de la distancia o del tiempo.

  • Cuando la grasa corporal se pierde con mayor rapidez.

  • Cuando existen expectativas exageradas.

  • Cuando no hay tiempo para utilizar ropas o equipamientos de protección.

  • Cuando uno/a uno mismo o sus padres muestran un excesivo interés en ganar.

  • Cuando ganar es más importante que mejorar como participante y /o deportista.

  • Cuando ganar es más importante que hacer amigos.

  • Cuando ganar es lo único que importa.

  • Cuando el ejercicio entra en conflicto con interese académicos y profesionales.

Aunque la cantidad de actividad física saludable no eta claramente definida, podemos afirmar que los mayores beneficios se obtiene con niveles de actividades bajos o moderados y decrecen con el aumento de actividad. A partir de cierta cantidad de actividad los riesgos aumentan y pueden ocasionar problemas.

Diferentes tipos de incógnitas.

Además de los tipos de actividades y la forma de realizarlas existen otras consideraciones personales que resultan convenientes conocer para disfrutar de una actividad física saludable.

  • La edad.

  • El sexo.

  • La condición física.

  • La discapacidad.

La edad.

Las circunstancias físicas y mentales de cada periodo de nuestra existencia nos permiten afrontar la vida de forma diferente y, también, la actividad física como una experiencia más que nos acompaña a lo largo de todo nuestro ciclo vital. Pensemos que el cuerpo humano pierde eficacia con la edad y el envejecimiento va acompañado de una pérdida de velocidad y la vigorosidad a la hora de realizar actividades. Pero un estilo de vida saludable puede mejorar la calidad de nuestra existencia y permitir disfrutar durante más tiempo. El ejercicio físico en la vejes puede ayudar a prevenir problemas y enfermedades, y el mantenimiento de una buena capacidad física a mantener la autonomía y las relaciones sociales de una manera mas satisfactoria, reforzando así la autoestima y el bienestar psicológico social.

En los niños y niñas, la actividad física es espontanea y toma la forma de juego. Con el movimiento cubren muchas de sus necesidades físicas, psicológicas y sociales para un adecuado desarrollo. La infancia, y especialmente la juventud son periodos claves para garantizar un estilo de vida activo el resto de su vida, pero las presiones y búsquedas de éxitos deportivos a edades tempranas, generalmente proveniente de los adultos, pueden acarrear riesgos innecesarios a nivel físico, psicológico y social. Este es el caso del deporte escolar que pudiendo ser un contexto adecuado para la actividad física saludable, a menudo olvida el interés de los niños/as jóvenes por el juego y enfatiza la victoria o el resultado. Por esta razón deben enfatizarse los incentivos intrínsecos al disfrute y la participación, así como un sentido amplio de competencia física y éxito que no busque la victoria o ser el mejor a toda costa, sino una cierta maestría y mejora personal.

El sexo.

Los niveles de rendimiento entre hombre y mujeres difieren, sin embargo responden de manera similar ante el ejercicio.

Cada vez hay más mujeres que se benefician de un estilo de vida activo. Aun así, el nivel de práctica de las mujeres españolas es menor al del hombre debido a condicionantes social, cultural y económico. De ahí que la actuación para garantizar la igualdad real de las oportunidades de práctica física a la mujer sea un objetivo social y político fundamentalmente en la actualidad.

La actividad física regular en las mujeres, puede disminuir en algunos de los efectos negativos que se dan en la menstruación, como pueden ser cambios de humor o irritabilidad. Esto no quiere decir que el ejercicio físico cure la menstruación dolorosa.

Esto afecta a la asimilación del calcio en los huesos y consecuentemente puede provocar osteoporosis.

Por lo tanto el ejercicio excesivo y la perdida alarmante de peso corporal en las mujeres puede provocar una enfermedad en mujeres jóvenes que es propia de la vejez y que, curiosamente, posee el ejercicio moderado, frecuente y habitual una de las formas de prevención mas eficaces.

La condición física.

Cada persona responde de una manera distinta al esfuerzo físico. Esto es debido a que cada una de ellas posee una condición física diferente.

La condición física es un estado, producto o nivel de forma física que se obtiene de medir, mediante pruebas o test físicos. Estas cualidades son la resistencia cardiorrespiratoria, la fuerza muscular, la resistencia muscular, la flexibilidad, la potencia, la agilidad y la velocidad.

La discapacidad.

La discapacidad física o psíquica no es necesariamente incompatible con la práctica física. Puede que no podamos realizar algunas actividades, pero podremos realizar otras o de manera tal que garanticen el disfrute y los beneficios para la salud. En gran parte, las posibilidades de práctica de los discapacitados, más que de problemas o limitaciones personales, depende de condicionantes social, cultural y económico. Por esta razón, deben atenderse estos condicionantes para facilitarles el acceso a las actividades físicas en igualdad respecto al resto de personas.

Seguridad y actividad física saludable.

La seguridad:

Es un término ampliamente empleado que en todas sus acepciones denota al objetivo de eliminar o prevenir posibles peligros, daños o riesgos. En el caso de la salud de las personas intenta proteger y prevenir sobre problemas físicos, mentales y sociales.

La seguridad en la actividad física estructurada:

Debe atender distintos factores del antes, durante y después de la practica como los intereses personales, las capacidades la climatología el calzado, el equipamiento, la hidratación, la sesión de actividad, los ejercicios, el control de la intensidad, los compañeros, la higiene, la alimentación y el descanso. Y como regla fundamental escuchar el cuerpo de cada uno y aprender las sensaciones que se obtienen al realizar actividades físicas.

La seguridad en la actividad física cotidiana:

Igual que en la estructurada, abarca muchos aspectos que no controlamos. Sin dejar de sugerir mejoras y soluciones a quien corresponda en estos caso, si depende de nosotros la adopción de posturas seguras en nuestras actividades. Corregir posiciones y conseguir unos buenos hábitos posturales salvaguardaran las articulaciones y sobre todo la columna vertebral. Asimismo, para mantener el equilibrio muscular deben estirarse los músculos mas fuertes o que están mas tiempo en tensión (isquiotibiliaes, flexores de la cadera y extensores de la espalda) y fortalecer los que tienden a debilitarse (especialmente músculos abdominales y dorsales).

La actividad física segura, por antonomasia, no existe:

Pero a partir de conocimiento que tenemos de los fundamentos de las distintas practicas físicas y de las medidas que podemos adoptar, debemos confiar en nuestras capacidades de búsqueda personal. En definitiva, se trata de combinar las posibilidades que nos brinda la sociedad con nuestras características, deseos y necesidades personales para implicarnos en una actividad física satisfactoria y dirigida al bienestar general.

Bibliografía

Fdeportes.com

Libro de “actividad física, deporte y salud” (José Devís Devís)

similar:

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía pág. 27

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía pág. 38

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía pág. 15

Bibliografía pág. 13 icon5. Bibliografía (pág 17)

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía pág.: 18

Bibliografía pág. 13 icon8. Bibliografía Pág. 15

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía pág. 27

Bibliografía pág. 13 iconBibliografíA pág 33

Bibliografía pág. 13 iconBibliografía Pág. 35

Bibliografía pág. 13 icon6-Bibliografía Pág. 7






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com