¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte?




descargar 33.04 Kb.
título¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte?
fecha de publicación22.10.2016
tamaño33.04 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos

Asociación de Estudios Psicológicos y Sociales



¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE LA PSICOLOGÍA DEL DEPORTE?
A nadie se le escapa la gran presencia e importancia que el deporte tiene en la actual sociedad, e incluso en nuestra vida diaria, para aquellos que podemos encontrar algo de tiempo para dedicárselo.
Por otro lado la Psicología es una ciencia social que estudia la conducta humana como tal, y una rama de ésta, que es la Psicología del Deporte, se ocupa de todas aquellas conductas humanas relacionadas con el deporte y la actividad física.
Muchos se pueden preguntar ¿Para qué sirve la Psicología del Deporte? ¿Cómo puede la psicología ayudar a los deportistas e incluso a los que lo rodean?...etc. Ante todas estas preguntas podemos hacernos una serie de observaciones, ya que si reflexionamos un poco sobre los términos que tanto los medios de comunicación como los mismos deportistas y aficionados utilizan, nos daremos cuenta de la gran cantidad de ellos relacionados con la psicología que empleamos, pues ¿quién no ha oído alguna vez?: "se ha ido del partido", "hoy no tenía buenas sensaciones", "no están motivados", "no han podido con la presión"...etc.
Desde esta ventana intentaremos aumentar los conocimientos deportivos en su aspecto psicológico que todos los amantes del deporte, ya sean deportistas, entrenadores, directivos o aficionados, debemos tener para profundizar en ese gran fenómeno social que es el DEPORTE.


Si realizáramos una encuesta sobre campos de intervención e investigación de la psicología del deporte, muy probablemente obtendríamos que el rendimiento deportivo fuera el tema más específico e importante. Es decir que los psicólogos deportivos se ocupan de que los jugadores metan más goles o puntos, de que corran más, salten más...etc.
Pero este enfoque es muy simple y reduccionista, tanto de la Psicología del deporte, como del mismo deporte, ya que no hay que olvidar que además de la perspectiva del rendimiento, hay otras tan o más importantes como ella, como son la de la salud y la de la calidad de vida.
Como ejemplo citaremos una serie de temas, que sin el ánimo de ser exhaustivos, sí nos darán una perspectiva más amplia de qué puede hacer la Psicología del Deporte:
- enseñar a los entrenadores y a los propios deportistas los principios que deben utilizar para incrementar el aprendizaje de la técnica y la táctica deportiva;

- prestar más atención a la iniciación deportiva para poder evitar el abandono de la práctica deportiva;

- ayudar a los entrenadores a planificar su tiempo de forma que puedan enfrentarse a las múltiples tareas diarias;

- desarrollar estrategias para la prevención de las lesiones;

- aconsejar y entrenar a los deportistas para que puedan afrontar satisfactoriamente su retirada de la competición activa;

- proponer los procedimientos para que la práctica deportiva incremente el nivel de salud de la población;

- revisar la reglamentación deportiva, sugiriendo caminos para mejorar la evaluación en la competición deportiva;

- desarrollar estrategias de prevención de la violencia en las pistas deportivas;

- mejorar las relaciones entre todos los miembros de la comunidad deportiva: entrenadores, jueces, directivos, familiares, periodistas, aficionados,...(Continuará)
Miguel Ángel Ramos Gabilondo
PRINCIPALES VARIABLES PSICOLÓGICAS RELACIONADAS CON EL

RENDIMIENTO FÍSICO Y DEPORTIVO
Como ya quedó claro en nuestro artículo ¿Qué es y para qué sirve la psicología del deporte?, la psicología del deporte no sólo se dedica a mejorar el rendimiento deportivo sino otros aspectos tan importantes o más como pueden ser el de la salud o calidad de vida de los propios deportistas. Sin embargo como en el terreno del rendimiento es en el que más se ha profundizado dedicaremos este a estudiar las variables psicológicas relacionadas con el rendimiento físico y deportivo.
Muchas son las variables psicológicas que intervienen en el rendimiento deportivo; pero las más importantes son: la motivación, el estrés, la autoconfianza, el nivel de activación y la atención.
Una de las principales características de estas variables psicológicas es su gran interconexión entre ellas, pudiendo influir en el rendimiento por varias vías a través de la ejecución motora; incluso el mismo rendimiento a su vez retroalimenta a las variables que con anterioridad influyeron sobre él. Todo esto nos da una pequeña idea de la gran complejidad que existe a la hora de evaluar el rendimiento deportivo y más si queremos modificarlo y valorar la intervención realizada.
A continuación trataremos de explicar cada una de las variables psicológicas relacionadas con el rendimiento físico y deportivo; terminando, por describir las principales relaciones entre ellas.
LA MOTIVACIÓN
La motivación es una variable que resulta crucial en los campos de la actividad física no competitiva y del deporte de competición. En el primero de ellos, la motivación de los practicantes determina en gran medida la continuidad y la calidad de su participación. En el segundo, tiene una influencia decisiva tanto en el entrenamiento como en la competición, pues facilita que el organismo de los deportistas se encuentre alerta, física y mentalmente, para poder afrontar con éxito las demandas concretas que le plantean en ambos contextos. En general cuestiones de gran importancia en este ámbito, como el nivel de compromiso que adquiere un deportista, su dedicación, el interés con el que afronta los objetivos a conseguir y las tareas a realizar, su espíritu de lucha ante las múltiples dificultades a superar, etc., depender fundamentalmente de la motivación.
Ésta, en definitiva, genera una energía o actividad general positiva que desde un principio y de no alcanzar dosis muy elevadas e incontroladas, suele resultar muy beneficiosa para el rendimiento del deportista en el entrenamiento y la competición.
Se pueden distinguir dos tipos de motivación: la motivación básica competitiva que es la determinada por los logros deportivos y sus consecuencias y la motivación específica por la propia actividad que con independencia de los logros y sus consecuencia se centra en el disfrute y los incentivos que hagan atractivo y gratificante el entrenamiento diario.
EL ESTRÉS

El estrés es una respuesta del organismo ante situaciones internas o externas que le resultan amenazantes, e incluye la movilización de recursos fisiológicos y psicológicos para poder hacer frente a tales situaciones.
El estrés, por tanto, es una respuesta adaptativa que puede resultar beneficiosa para mantener e incrementar la salud.
Por ejemplo, la preocupación de un deportista por estar engordando puede propiciar que siga una dieta alimenticia más apropiada; o el temor a perder una competición puede favorecer que se prepare y se cuide mejor ante esta competición. En casos como estos, el padecimiento de estrés puede movilizar a deportistas en busca de soluciones útiles que contribuyan a su rendimiento, resultando, por lo tanto, positivo.
Sin embargo, el exceso cuantitativo o cualitativo de estrés, consecuencia, por un lado, de la exposición a múltiples o muy impactantes situaciones estresantes y, por otro, a la falta de un estilo y de unos recursos apropiados para hacerles frente; o resultado del agotamiento de un organismo que con bastante frecuencia debe estar sobrefuncionando para manejar las situaciones que pueden afectarle, puede perjudicar seriamente el rendimiento y la salud. Para muchos deportistas, el exceso de estrés supone que no obtengan satisfacciones de su experiencia deportiva, que no rindan como podrían hacerlo, que se lesionen con frecuencia y tarden en recuperarse, que lo pasen mal y sufran estados emocionales adversos, e incluso que desarrollen trastornos psicopatológicos.
Cuando el organismo percibe la presencia de una situación amenazante, se pone alerta y busca los recursos necesarios para hacerle frente. Si dispone de estos recursos el problema se habrá solucionado, al menos de momento; pero si no es así, aparecerán reacciones como la ansiedad o la ira incontroladas, acompañadas, normalmente, del deseo de evitar o “escapar” de la situación, en el primer caso, o de “luchar” desesperadamente contra ella en el segundo.
El hecho de que el organismo disponga de recursos para hacer frente a la situación que considera amenazante, no quiere decir, sin embargo, que el problema esté resuelto definitivamente.
LA AUTO-CONFIANZA

Auto-confianza es el término que habitualmente se utiliza en el contexto de la Psicología del Deporte, para referirse a la confianza que un deportista tiene en sus propios recursos para alcanzar el éxito. Este término, en realidad, suele emplearse como sinónimo de auto-eficacia, para determinar la convicción que una persona tiene de que puede ejecutar, exitosamente la conducta requerida para producir un determinado resultado.
La auto-confianza, tiene que ver con una expectativa realista respecto a lo que uno puede verdaderamente hacer para conseguir un determinado objetivo. Se trata de un estado interno que implica un conocimiento real de las dificultades a superar, de los recursos propios para hacerlo y, a partir de aquí, de las auténticas posibilidades que uno tiene para conseguir el éxito, y de las estrategias más útiles, entre las disponibles, para poder obtener el máximo partido del propio esfuerzo.
Por tanto, la auto-confianza conlleva una percepción de control de la situación muy acusada, al conocer el deportista sus posibilidades y sus limitaciones, y también, muy importante, las posibilidades que tiene de superar, en una determinada medida, tales limitaciones.
El más importante aspecto de la auto-confianza no es que los deportistas crean “ciegamente” que “van a ganar” o que “jamás cometerán errores”, sino que tengan la convicción, objetivamente apoyada, de que posean los recursos suficientes para ser capaces de vencer y de superar los errores que inevitablemente tendrán que cometer.
EL NIVEL DE ACTIVACIÓN
El nivel de activación general del organismo, es una variable esencial para poder comprender la relación entre las cuestiones psicológicas y el rendimiento deportivo, pues incide directamente en el funcionamiento físico y mental del deportista cuando se enfrenta a las demandas características del entrenamiento y la competición.
La activación general del organismo es una respuesta que conlleva la puesta en funcionamiento del sistema nervioso central y del sistema neurovegetativo; en el primer caso, aumenta el nivel de alerta cortical y la actividad somática; en el segundo, se produce un incremente de la actividad simpática.
La activación puede manifestarse a distintos niveles: desde la perspectiva de la Psicología Conductual, lo más preciso sería distinguir entre: a) manifestaciones psicofisiológicas o actividad fisiológica; b) manifestaciones propiamente conductuales o actividad corporal y verbal directamente observable y c) manifestaciones cognitivas o actividad mental encubierta. En el contexto de la Psicología del Deporte, sin embargo, se suele distinguir, únicamente, entre activación fisiológica y activación cognitiva o mental.
La auto-observación y auto-evaluación que los deportistas deber realizar de su propia activación para poder controlarla, requieren que aprendan a detectar y cuantificar sus respuestas de activación más destacadas, en cada una de las situaciones deportivas que tienen capacidad para provocar estados relevantes de activación.
En general, la motivación por el reto de la competición y por la propia práctica deportiva, y las manifestaciones de ansiedad y hostilidad de la respuesta de estrés, contribuyen al incremento de la activación, mientras que la falta de interés, la relajación, el exceso de confianza y las respuestas más extremas del estrés, es decir, el desánimo y el agotamiento psicológico, favorecen un nivel de activación más bajo.
Podemos diferenciar entre “activación negativa” y “activación positiva” en función de que el contenido psicológico que en cada caso subyace sea de origen estresante o motivacional y de autoconfianza respectivamente; aunque no se debe confundir “activación negativa” con activación perjudicial para el rendimiento, ni “activación positiva” con activación beneficiosa para el rendimiento, puesto que tanto la negativa como la positiva pueden ser perjudiciales o beneficiosas.
LA ATENCIÓN
La atención es una variable psicológica cuya influencia puede ser decisiva en todo lo que conlleva: a) estar alerta; b) recibir y asimilar información; c) analizar datos; d) tomar decisiones; e) actuar a tiempo; y f) actuar con precisión.
En ocasiones, los deportistas deben utilizar una atención más consciente hacia los estímulos externos o las respuestas propias que son más relevantes para rendir en la tarea. Este tipo de atención, favorece que estén más alerta respecto a los aspectos que se consideren clave, en beneficio de la asimilación de información, la toma de decisiones y la ejecución. Resultará especialmente útil, cuando se trate de aprender a perfeccionar habilidades, pues sin una atención consciente será imposible que los deportistas puedan mejorar.
Otras veces, el objetivo del entrenamiento no es el aprendizaje o perfeccionamiento de habilidades, sino el entrenamiento de éstas en las condiciones que deben utilizarse en la competición. En estos casos los deportistas deben emplear una atención más automática, pues es la que, en general, favorece al máximo rendimiento de los deportistas en función de sus habilidades.
En los periodos de participación activa durante la competición, la atención debe ser predominantemente automática en la mayoría de las especialidades deportivas. De lo contrario, la utilización de la atención consciente puede impedir que los deportistas detecten situaciones imprevistas y reaccionen correctamente.

Miguel Ángel Ramos Gabilondo


Miguel Ángel Ramos Gabilondo / _Psicólogo __

Master en Psicología del deporte y de la actividad física



similar:

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon"Qué es biología celular, para que le sirve a un qfb y a qué nivel...

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon¿QUÉ es, para que sirve, como trabaja?, Una muy buena nota para entenderlo,...

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon¿QUÉ es, para que sirve, como trabaja?, Una muy buena nota para entenderlo,...

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon¿Qué es necesario para aplicar el método científico a un problema?...
«Esta es la señal de la alianza que establezco por generaciones entre vosotros y Yo»

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon¿Qué se va a hacer?, ¿Por qué y para qué se hará?, ¿Quién lo va a hacer, y a quien

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? iconLas teorías se convierten en Modelos pedagógicos al resolver las...

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? iconJustificación de la Didáctica: Alicia R. W. de Camilioni. Por qué y para qué de la Didáctica

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? iconDe Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación...
«política» aparecen los problemas: ¿es que la «política» educa?, ¿es que la «política» sirve para educar?, ¿qué se quiere decir con...

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? icon6 Investigación con células madre. ¿Hasta qué punto y en qué circunstancias?

¿QUÉ es y para qué sirve la psicología del deporte? iconC ¿En qué lugar de la célula se localiza la molécula A? ¿Qué función desempeña? d




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com