Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación




descargar 11.84 Kb.
títuloOrigen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación
fecha de publicación25.10.2015
tamaño11.84 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación.

García De La Cruz Yureli

El panorama actual de la degradación de los ecosistemas a nivel mundial, refleja el modo en que ha venido operando la actividad humana desde sus inicios, hasta el punto crítico en el que se ha superado la capacidad de la naturaleza para suplir las demandas de la humanidad y consecuentemente, desencadenando una serie de fenómenos que inexorablemente nos conducirán a una “catástrofe global”.

Ante ésta situación, en las últimas décadas se vienen realizando programas de conservación (producto de la nueva disciplina llamada Biología de la conservación), cuya finalidad es proteger los ecosistemas naturales, mantener los procesos ecológicos, frenar la continua pérdida de la biodiversidad y conciliar la relación entre el ser humano y su medio ambiente (Primack, 1998 & Hambler, 2004); mediante el diagnóstico del problema, la identificación de éstos y la creación de modelos encaminados a su solución.

En el caso particular de México, los hechos más significativos en su historia, que han permitido la conservación de áreas naturales han sido los siguientes decretos: En 1876, el presidente Sebastián Lerdo de Tejada, expropia la zona boscosa denominada “Desierto de los Leones”, sin embargo, fue hasta 1917 durante el gobierno de Venustiano Carranza que se decreta como Parque Nacional. En 1898 se decreta “El Monte Vedado del Mineral del Chigo, Hgo,” como reserva forestal por Porfirio Díaz. Durante el mandato del general Lázaro Cárdenas (1935-1940), se decretan 40 parques nacionales y 7 reservas. 1978, se decreta la primera Reserva de la Biosfera “Montes Azules”, en Chiapas. En los años ochentas, se da una explosión de la conciencia ambiental ciudadana con el inicio del movimiento de grupos ecologistas. En la década de los noventas, empieza a haber una mayor participación social en labores de conservación, en convenciones internacionales, así como en aspectos legislativos e institucionales (Halffter,1995).

Actualmente, uno de los proyectos que promete mucho es, el Corredor Biológico Mesoamericano, el cual busca el manejo adecuado de la biodiversidad y el resto de los recursos alrededor y entre las ANP´s localizadas en los territorios localizados (Toledo, 2005). En México, busca la creación de corredores en los estados de Chiapas, Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Por otra parte, la conservación biológica no debería considerarse una disciplina de crisis, sin embargo, la degradación que las actividades antrópicas han provocado sobre el ambiente ha determinado que la humanidad inicie un proceso de toma de conciencia sobre la importancia de la preservación de la diversidad biológica.

La diferencia que reside entre la conservación biológica moderna y las disciplinas tradicionales es el tipo de visión que cada una tiene acerca de lo que es conservar la biodiversidad, la primera, una espacial o multidisciplinaria y la segunda, una reduccionista o monodisciplinaria. Ante esta diferenciación, mi postura está del lado de ésta nueva perspectiva de la conservación biológica moderna que resulta no sólo de una visión biológica, sino de un análisis a nivel paisajístico de la relación que guardan las áreas naturales con los diferentes tipos de uso de suelo y con los actores sociales.

La contribución importante del enfoque multidisciplinario de la conservación biológica moderna, es la aportación de conocimiento, ideas y propuestas de las diferentes disciplinas -sin limitarse simplemente a la perspectiva de las ciencias biológicas- para finalmente aterrizar en la generación de soluciones concretas y viables en pro de la conservación.

Evidentemente el estado industrial moderno ha fomentado una cultura de consumo excesivo y derrochador de los recursos naturales, a partir de la falsa idea de que lograr riquezas y comodidades conducirá a la felicidad. Aquí, la actitud de éste hacia naturaleza, es el de dominarla y explotarla en beneficio de la humanidad sin adjudicarle ningún valor de tipo espiritual.
Estoy de acuerdo con los presupuestos planteados en cuanto a que la biología de la conservación debe trazarse en el plano de la ética, que considere las relaciones morales entre los humanos y el mundo natural. Porque finalmente formamos parte de un todo, y por tanto, como seres vivientes tenemos una responsabilidad hacia la naturaleza, de cuidarla y protegerla, eliminando esa ideología de que ésta nos pertenece y debemos dominarla.
Un ejemplo bien marcado en el modo en que el ser humano se ha relacionado con la naturaleza, es el caso de la sociedades de occidente y oriente, donde la primera se caracteriza por centrarse en la codicia y propiedad, mientras que la segunda es una sociedad menos enajenada que se ha caracterizado por respetar y proteger a la naturaleza debido a que guarda cierta conexión de tipo espiritual con ésta. O como lo expresara Erich From: “Una orientación hacia “tener” por la sociedad occidental y una hacia el “ser” por la sociedad oriental”.
Finalmente la visión actual que se tiene sobre conservación tendrá éxito en la medida que se adopte un enfoque multidisciplinario y que en éste proceso de incorporación de fundamentos técnicos y científicos no se pierda de vista las necesidades sociales y el papel que ejercen los recursos naturales en el planeta; suprimiendo cualquier interés y beneficio minorista en el plano de los tomadores de decisiones. Esto es, caminar hacia un cambio de valores y actitud del hombre hacia la naturaleza.

Literatura citada:

Halffter, G. 1995. Reservas de la Bióferas y conservación de la biodiversidad en el siglo XXI. Ciencias. Gaceta ecológica. Gaceta Ecológica. Instituto Nacional de Ecología. México. 

Hambler, C. 2004. Conservation (Studies in Biology) Cambridge University Press. 378 pp.

Jordan, C.F. 1995. Conservation: replacing quantity with quality as a goal for global management. J. Wiley, New York. 374 pp.

Primack, R.B. 1998. Essentials of Conservation Biology, Second Edition. Sinauer Associates, Sunderland, MA. 659 pp.

Toledo, V. 2005. Repensar la conservación: ¿Áreas naturales protegidas o estrategia bioregional?. Gaceta Ecológica. Instituto Nacional de Ecología. México. 18 pp.

similar:

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconEnsayo Unidad 1 Historia, Fundamentos y Principios Éticos de la Conservación Biológica

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconFundamentos de biologia celular

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconBiología I práctica no. 4 Fundamentos básicos de la teoría celular

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconBiología de la Conservación y Manejo de Recursos Naturales: comprendiendo...

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconTrabajo de redacción de una nota de prensa basada en un artículo...

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconDurante casi todo el transcurso de la historia de la Física y de...

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconOrigen e historia de la bioética

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconSolución de conservación de los eritrocitos, de origen americano...

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconTrabajo en equipo: Práctica reflexiva y nota de prensa basada en...

Origen, historia y fundamentos de la Biología de la conservación iconBritánicos de origen vasco
«una historia genética de detectives» tras publicar hace unos años Out of Eden: The Peopling of the World (Fuera del Edén: la populación...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com