Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana




descargar 23.95 Kb.
títuloReflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana
fecha de publicación20.01.2016
tamaño23.95 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana.
Uno de los aspectos que más me ha llamado la atención, y por el cual decidí especializarme en el área educativa, es lo referente a los procesos que intervienen en el fenómeno educativo, fenómeno que siempre entendí como sociocultural, exclusivo de la especie humana, que nace y muere con el hombre, que lo forma y lo lleva al reconocimiento de sí mismo como ser único. Sin embargo, nunca había visto este fenómeno como un mecanismo evolutivo de la especie humana, responsable de los cambios evolutivos a nivel cultural, por sobre los cambios evolutivos a nivel biológico.

Lo primero que debemos entender es que la especie humana es única en el amplio sentido de la palabra, y aunque comparte cualidades con las otras especies - pertenece a la especie animal y es producto de la evolución como cualquier otra especie – es la única que está comprometida en dos evoluciones al mismo tiempo: la biológica y la cultural1.

Por otro lado, debemos entender que nuestra especie es esencialmente socializadora, por lo tanto, es de los procesos socializadores desde donde comienza a construir su mundo, comprendiendo que cada individuo construye su realidad desde los diversos contextos sociales en los que se encuentra inmerso, pues como lo menciona Bruner “el hombre construye modelos de su mundo, y no son construcciones vacías, sino significativas e integradas en un contexto”2, se hace posible entender que gran parte de la construcción como individuo es llevada a cabo a partir de la socialización.

Esto, es fundamental para entender a la educación como mecanismo evolutivo, ya que por un lado conocemos la importancia de la socialización como desarrollo del hombre, e indiscutiblemente, una de las instancias de mayor socialización se da a través de la educación.

Existen variadas posturas al momento de definir la educación. Sin embargo, considero que para los efectos del presente trabajo, el concepto que más fundamenta la idea de educación como mecanismo de evolución, es la que ve a la educación como un “mecanismo sociogenético de transmisión de información que se agrega, superpone e incluso desplazan importancia al mecanismo genético … y que dota a la especie humana de nuevas capacidades y competencias que ya no resultan de cambios genéticos sino que de la intervención y uso de herramientas e instrumentos3.

Esta es una concepción potente al momento de analizarla, pues entrega a la educación un alto grado de responsabilidad en el desarrollo evolutivo del hombre, ya que será ésta la que establezca el curso de evolución humana al hacerse cargo de la transmisión de información y dotación de nuevas capacidades y competencias. No obstante, éstas últimas no pueden ser adecuadamente desarrolladas por el simple hecho de transmitirlas, sino que ésta transmisión debe ser clara, asegurándose de la asimilación de las mismas y por sobre todo de la comprensión de ellas para un apropiado desarrollo de nuevas capacidades y competencias que dicha información trae consigo.

Podríamos ilustrar lo anterior desde un ejemplo bastante simple. Supongamos que estamos a unos cuantos miles de años en el pasado, cuando el hombre recién comenzaba su largo camino evolutivo. En un instante, formaban grupos para cazar y lograr alimentarse. Entonces, un grupo de hombres corría detrás de un animal, algunos sin armas, otros con piedra o trozos de madera. Uno de ellos llevaba consigo un trozo de madera con el que golpeaba al animal, en uno de sus ataques el golpe que asesta lo realiza de frente, percatándose de que la madera atraviesa al animal ocasionándole una herida mortal. Este acto, de inmediato es asimilado, provocando un desequilibrio cognitivo que lo lleva a acomodar dicha información y a partir de ella cambiar su estrategia de caza y utilizar su trozo de madera, ya no golpeando, sino que “enterrándolo” en el animal y provocar, con ello, heridas mortales. Este nuevo aprendizaje debía de ser compartido con los de su grupo, pues mejoraba significativamente las probabilidades de caza. Entonces, en el lenguaje primitivo que usaba, logra explicar y transmitir esta información a sus compañeros, quienes la aprenden y logran con ello modificar sus estructuras cognitivas, asimilándolas a las nuevas demandas de caza, creando una nueva herramienta que mejora sus capacidades y competencias: la lanza. Logrando con ello, un paso evolutivo en el uso de herramientas y estrategias de caza, el que sin lugar a dudas, forma parte de la evolución de la especie humana.

De esta manera comienzan dos procesos indisociables en la vida del hombre: evolución y educación. Entendiendo en primera instancia a la evolución, más allá de un mero desarrollo gradual, crecimiento de las cosas y de los organismos, sino más bien, e infiriendo desde el ejemplo anterior, como un proceso bio-cultural y en segunda instancia a la educación como un proceso y mecanismo evolutivo, que si bien transmite información, debe a su vez preocuparse que dicha información sea asimilada y comprendida, para una posterior aplicación consecuente de las mismas, con el fin de que se logre un desarrollo y potenciación óptima de las capacidades de los seres humanos.

Como vemos, es la educación, en un sentido más bien antropológico, la que permite la perpetuación de los conocimientos y competencias de los individuos en el tiempo, trayendo consigo la inevitable evolución del hombre, pues es la educación la encargada de la transmisión, asimilación, comprensión y ejecución de los logros aprendidos y enseñados y yendo más allá, del análisis y mejoramiento de dichos conocimientos.

Ahora bien, comprendiendo la importancia de la educación como mecanismo evolutivo, se hace necesario indagar un poco más en este fenómeno estableciendo que la educación “en tanto implica un mecanismo de transmisión cultural, no sólo es el engranaje central de la evolución humana de nuestra especie, sino también lo es del desarrollo humano de cada uno como individuo y a lo largo de nuestras vidas4. Lo que implica que la educación está al servicio de la filogénesis y la ontogénesis.

Si la educación es un mecanismo de evolución, esta no se dará sin un adecuado desarrollo del hombre como individuo, pues como mencionábamos anteriormente, el hombre construye su mundo a través de instancias socializadoras que comprometen a la educación.

Es en este preciso momento, es necesario reflexionar sobre el accionar educativo, e intuyo que la calidad de esta acción influye de manera preponderante en el desarrollo de los individuos.

Pues bien, revisemos un poco el ejemplo hipotético de la aparición de la lanza como proceso educativo. Por un lado, tomemos la confección y el uso de la lanza como un aspecto de la evolución. Ahí está, latente, esperando. Ahora, como aspecto evolutivo debe ser transmitido a las siguientes generaciones, no solo para la comprensión de su uso, sino también para generar innovaciones respecto a ella. Aquí, entran de lleno los procesos educativos, es decir, los procesos de enseñanza, la manera más adecuada de traspasar la información a las futuras generaciones. Luego, nos adentramos en los procesos de aprendizaje, donde los individuos asimilan y se apropian sobre el uso de la lanza y finalmente, nos encontramos con que los individuos deben, no solo usarla, sino que generar innovaciones y mejoras en ella, lo que involucra un proceso de reflexión y análisis, procesos propios del pensamiento, lo que según Víctor Molina en su texto “Currículum, competencias y noción de enseñanza y aprendizaje”, llamaría individuación, en el que “cada uno de los individuos están embarcados como parte de su ontogénesis, procesos privilegiadamente alimentado por sus aprendizajes”.

Lo anterior podemos graficarlo en una breve fórmula que el propio Molina ha expuesto:



El esquema o fórmula que se nos presenta tiene una gran implicancia, no solo en la comprensión de la educación como mecanismo evolutivo, sino también en una visión multidimensional de la educación, pues está enmarcada por los dos procesos fundamentales que definen nuestra especie, la filogénesis (cultura y evolución cultural) y ontogénesis (desarrollo e individuación) y es entre éstos dos procesos donde se desarrollan todos los procesos educativos, echando por tierra las concepciones reduccionistas que ven a la educación como un mero proceso instruccional de enseñanza-aprendizaje y abriendo las puertas a perspectivas multidimensionales que intervienen en la educación.

El hecho de que la educación sea vista como un mecanismo de evolución cultural, también se relaciona con el desarrollo individual de los miembros de nuestra especie. Así lo sugiere Molina: “Las características propias de un ser humano son, en todo momento, el producto de millones de años de evolución y, por lo tanto, de la filogénesis de la especie, pero todas ellas son a la vez producto de sus procesos de desarrollo individual, es decir, de su ontogénesis”.

Esta ontogénesis se relaciona con un desarrollo a nivel intelectual, social y emocional, lo que a su vez se relaciona con un concepto muy ligado de la educación como mecanismo evolutivo: las competencias.

Básicamente, las competencias son “el fruto de una experiencia buscada y explotada activamente por aquel que participa en ella”5. Las cuales implican movilizar recursos personales para el logro de un desempeño, dependiendo de las capacidades de un individuo para autogestionar su desarrollo personal o profesional, es por ello que nacen de la relación de aprendizaje – desarrollo. Tanto así, que no se enseñan, se aprenden.

Así, la visión de educación como mecanismo evolutivo se concentra en la evolución de la especie y el desarrollo individual de cada ser humano que la compone. Siendo, a mi parecer, una de las concepciones más atingentes de la actualidad. Pues hace una diferenciación unificadora, en el sentido que entiende a la especie como un “entero”, en constante evolución y a su vez, establece que cada parte de este “entero” se desarrolla individualmente y a favor del “entero”.

Sin embargo, me es inevitable pensar cuáles serían las implicancias que esta concepción tendría en el sistema educativo chileno, que si bien es cierto, considera en parte cuáles son los contenidos culturales que desea transmitir a las futuras generaciones (Contenidos Mínimos Obligatorios), lo que podríamos situarlo en paralelo con el primer factor de la ecuación expuesta anteriormente, y también establece en parte las “mejores” formas de traspasar dichos contenidos (Mapas de progreso, Guías didácticas docentes, etc.). No logra armonizar con la asimilación y apropiación de éstos por parte de los individuos, lo que se relaciona con el tercer factor y mucho menos, con el cuarto factor, y quizás el más importante, el lograr un desarrollo óptimo, donde el ser humano sea capaz de desarrollar cabalmente sus destrezas, inteligencias, sentimientos, competencias, es decir, un desarrollo pleno. Por lo tanto, el entero no se ve beneficiado de las partes y estas no aprovechan la evolución del entero.

Si bien es cierto, desde esta perspectiva la educación no puede ser vista desde solo uno de los factores que influyen en ella y es necesario pensarla como un “todo”, se hace necesario para el quehacer pedagógico, conocer e interiorizarse en cada uno de estos factores, conociendo y comprendiendo la importancia que tiene cada uno de ellos en los diferentes momentos educativos en el aula y por sobre todo identificar dichos momentos en el desarrollo de la clase.

No basta solo con creer en la idea heterogénea de la educación como mecanismo de evolución y las implicancias que tiene para el desarrollo de los individuos, sino que también se hace necesario identificar y manejar cada momento del que depende este mecanismo y reflexionar sobre ellos.

Debemos conocer e interiorizarnos en los procesos de selección cultural que se pretenden entregar, reflexionando sobre ellos y siendo también críticos de los mismos. A su vez, debemos manejar nuestros procesos instruccionales y no solo eso, sino que reflexionar e innovar sobre los ellos. Debemos identificar los momentos bajo los cuales los individuos se apropian y asimilan los elementos que estamos transmitiendo, sabiendo que serán estos los pilares fundamentales en donde asentarán su construcción como sujeto y finalmente, debemos fomentar espacios de manifestación de desarrollo cognitivo, donde quede manifiesto que aquellos a quienes dirigimos el accionar educativo, no solo se apropian y asimilan la transmisión, sino que también son capaces de reflexionar, innovar y crear a partir de ellos.

En conclusión, la idea de la educación como mecanismo evolutivo de la especie humana es una visión integradora de varios procesos que comúnmente se analizan por separado (evolución, educación, aprendizaje, desarrollo), donde aquí, cada uno de ellos se interrelacionan con igual importancia entre sí. Abriendo con esto, nuevas perspectivas para el quehacer pedagógico.

Echa por tierra la dualidad enseñanza-aprendizaje, abriendo los procesos educativos a niveles antroposociobiológicos, al considerar la educación como mecanismo evolutivo, que se da a través de la socialización e influye en el desarrollo cognitivo de los individuos.

Finalmente, es una visión totalmente atingente al escenario educativo actual, que llama constantemente a la reflexión y crítica de nuestro quehacer e invita, entre líneas, a cuestionar nuestro conocimiento y comprensión sobre los diferentes momentos educativos y nuestra actuación en ellos.

Mauricio A. Barria Sánchez



1 Molina, texto educación, evolución e individuación

2 Bruner, texto la importancia de la educación

3 Molina, texto educación, evolución e individuación

4 Molina, texto educación, evolución e individuación

5 Molina, texto Currículum, competencias y noción de enseñanza-aprendizaje

similar:

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconLa bioética es la rama de la ética que se dedica a proveer los principios...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconLa educación como mecanismo de inclusión social

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconLa sexualidad se entiende como el conjunto de comportamientos y sensaciones...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconComo has estudiado en tus cursos de ciencias naturales e historia,...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconResumen El presente artículo tiene como cometido recorrer diversas...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana icon1. 1 Concepto de especie La especie se define como el conjunto de...
«Hay tantas especies diferentes como formas diversas fueron creadas en un principio por el ser infinito»

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconY el origen de la especie humana

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconLa ecología como nuevo espacio de lo sagrado
«casa humana». ¿Cómo vamos a construir la casa, una casa que no es la casa de mi barrio, ni la casa de mis padres, sino la casa humana...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconEl esquema mostrado nos permite afirmar que en la especie humana...

Reflexiones respecto a la Educación como Mecanismo Evolutivo de la Especie Humana iconCuestionario tema 5: Comparación ante la doble condición de unidad...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com