Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo




descargar 2.86 Mb.
títuloColosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo
página3/77
fecha de publicación20.01.2016
tamaño2.86 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   77

El problema está en la tierra

 

Veamos Génesis 1:1-2. Estos versículos se hacen más claros cuando los traducimos directamente del hebreo. En el idioma original, el versículo 1 dice: «En el principio creó Dios los cielos y la tierra ...» Aquí «los cielos» está en plural, y se refiere a los cielos de las estrellas. (La tierra tiene su cielo y así también las estrellas).

La traducción directa del versículo 2 dice: «Y la tierra se volvió (no «estaba») desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo ...» En hebreo, antes de «la tierra» también hay la conjunción «y». «En el principio creó Dios los cielos y la tierra ...» Hasta aquí no hay ninguna dificultad, ningún problema; pero después sucedió algo: «Y la tierra se volvió desordenada y vacía ...»

La palabra «estaba» de nuestra traducción de Génesis 1:2 y la palabra «se volvió» de Génesis 19:26 en donde la mujer de Lot se volvió estatua de sal, son la misma palabra. (En este último caso simplemente varía la manera o proceder del femenino).
La mujer de Lot no nació como una estatua de sal, sino que se volvió estatua de sal. De la misma manera, la tierra tampoco estaba desordenada y vacía en el momento de su creación, sino que más tarde se volvió desordenada y vacía. Esto nos demuestra que el problema no estaba en los cielos, sino en la tierra. Así pues, aquí vemos una cosa: que la tierra es el centro de todos los problemas. La tierra es aquello por lo cual Dios lucha. (...)

Después de la caída, Dios dijo a la serpiente: «Sobre tu pecho andarás y polvo comerás todos los días de tu vida ...» Esto significaba que la tierra sería el campo de acción de la serpiente por cuanto andaría arrastrándose. El campo de acción de Satanás no es el cielo, sino la tierra. Cuando venga el reino de Dios, entonces Satanás tendrá que ser echado fuera. Entonces se hará la voluntad de Dios en la tierra. Cuando el nombre de Dios sea santificado, entonces tendrá que ser santificado en la tierra. Todo el problema está en la tierra.

En Génesis hay dos palabras muy significativas. Una de ellas la encontramos en Génesis 1:28 y es la palabra «sojuzgar», que también puede ser traducida como «someter», «sujetar», «dominar», etc. La otra palabra está en Génesis 2:15 y es «guardar», la cual también puede traducirse como «custodiar». Por estos versículos podemos ver que Dios destinó al hombre para conquistar la tierra y custodiarla (vigilarla). El propósito original de Dios era dar la tierra al hombre como lugar de su morada. No estaba en su pensamiento que la tierra se volviera vacía (Isaías 45:18). Lo que Dios quería era que por medio del hombre no se diera ningún permiso a Satanás para introducirse furtivamente en la tierra. Pero el problema era que Satanás ya estaba en la tierra y se proponía hacer una obra de destrucción. Por eso Dios quería que el hombre recuperara la tierra de manos de Satanás. Pero tenemos que fijarnos en algo más. En rigor, Dios esperaba que el hombre no sólo volviera a tomar la tierra, sino también el cielo vinculado con la tierra. Las Escrituras hacen una distinción entre «los cielos» y «el cielo». Los cielos es el lugar en donde se halla el trono de Dios, en donde Dios puede ejercer su autoridad, mientras que «el cielo» (singular), a veces, en las Escrituras, se refiere al cielo de esta tierra. Este cielo es el que Dios también quiere recuperar (ver Apocalipsis 12:7-12).

Alguien se preguntará: ¿Por qué Dios mismo no echa a Satanás al abismo de fuego? ¡Indudablemente que Dios podría hacerlo! No sabemos por qué no quiere hacerlo él mismo, pero sí el modo de lograrlo. Dios quiere utilizar al hombre para proceder contra Su enemigo, y él lo creó con este objetivo. Dios quiere que la criatura actúe contra la criatura. El hombre que Él creó será utilizado para esto.

Si leemos Génesis 1:26 con atención, parece que la frase terminara en «y en toda la tierra ...», pero hay otra frase más: «Y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.» Aquí podemos ver que aquello que se arrastra ocupa un lugar muy importante, pues Dios habla de ello una vez que ya ha mencionado «en toda la tierra». Con ello queda expresado que si el hombre debe señorear en toda la tierra, no podrá perder de vista al «animal que se arrastra», pues el enemigo de Dios se ha encarnado en aquello que se arrastra. La serpiente de Génesis 3 y los escorpiones de Lucas 10 son seres que se arrastran. Aquí no sólo hay la serpiente, la cual representa a Satanás, sino también los escorpiones que representan a los malos espíritus, pecadores e inmundos. El territorio de la serpiente, así como el de los escorpiones, es esta tierra. Todo el problema está en la tierra.

Por lo tanto, tenemos que distinguir entre la obra de la salvación de las almas y la empresa de Dios. En muchos casos la obra de salvar almas no es forzosamente la empresa completa de Dios.

 

Llamado para ejercer autoridad

 

Salvar almas resuelve el problema del hombre; en cambio, el propósito final de Dios es que el hombre ejerza autoridad para tener dominio sobre todas las cosas que Dios ha creado. Dios necesita una autoridad en su creación y ha elegido al hombre para ello.

Mientras el hombre no haya recuperado la tierra de manos de Satanás, no ha cumplido aún el propósito que Dios tenía al crearlo. La salvación de las almas a menudo sólo se ha hecho en vistas al provecho del hombre, pero enfrentarse a Satanás redunda en provecho de Dios. Hermanos, esto supone pagar un precio.

Sabemos que los demonios pueden hablar. Una vez un demonio dijo: «A Jesús conozco y sé quien es Pablo, pero vosotros, ¿quiénes sois? (Hech. 19:15). La cuestión es ésta: si de pronto te encuentras con el Demonio, ¿huirá o no?. Está claro que predicar el evangelio también nos exigirá un precio, pero tratar con Satanás requerirá pagar el más alto precio. Aquí no se trata de mensajes o doctrina. Esto exige nuestra práctica, y el precio es sumamente elevado. Si realmente nosotros queremos ser hombres que Dios pueda utilizar para derribar la obra de Satanás y su autoridad, debemos obedecer a Dios completa y absolutamente. Si hacemos cualquier obra, entonces no pasa gran cosa si aún nos reservamos algo de nosotros mismos; pero si tenemos que hacer frente a Satanás, entonces tampoco podemos reservarnos el más mínimo motivo para nosotros mismos. Estudiando las Escrituras, o al predicar el evangelio, o cuando ayudamos a la iglesia o al hermano, tal vez podamos depender un poco de nosotros mismos, pero cuando tratamos con Satanás, tenemos que abandonar por completo nuestro «yo». Jamás derrocaremos a Satanás si nosotros queremos permanecer a salvo.» (...)

(Capítulo 1 del libro «La iglesia gloriosa» de Watchman Nee).

 

CUESTIONARIO

 

1. ¿Quién es la imagen de Dios?
2. ¿Qué significa que el hombre haya sido creado a imagen de Dios?
3. ¿Por qué quiere Dios que el hombre reine?
5. ¿Qué significa que la criatura actúe contra la criatura?
6. ¿Qué se requiere para hacer frente a Satanás?

 




ANEXO N° 2: El eterno propósito de Dios para el hombre

No morir, sino reinar

 

A fin de conocer cuál es el eterno propósito de Dios para el hombre, debemos ir más atrás de la caída en el Edén. Debemos remontarnos a Génesis capítulo 1. En el sexto día de la creación, Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra» (1:26).

Dios creó al hombre a su imagen y conforme a su semejanza. La imagen de Dios es Cristo (Colosenses 1:15). Por tanto el hombre fue creado a imagen de Cristo. Dios amaba eternamente a su Hijo, y creó al hombre para que tuviera la misma imagen de su Hijo, y así tener no sólo a su Hijo Unigénito, sino a muchos hijos, de los cuales su amado Hijo sería el primogénito. (Romanos 8:29). Al crear al hombre, Dios quiso que él fuera como su Hijo; por tanto, la honra y dignidad del hombre es muy grande. Ninguna otra criatura tiene este alto privilegio. Por supuesto, Dios quiere que todas las cosas expresen la gloria de su Hijo, pero ninguna de ellas fue creada a imagen de su Hijo.

El propósito de Dios para el hombre es que éste posea la vida y la gloria de Cristo. Luego de la caída, Dios redimió al hombre por causa de Cristo, para que el propósito de Dios tuviera cumplimiento. La caída del hombre no podía frustrar el propósito de Dios, antes bien, Dios se sirvió de ella para mostrar su maravilloso amor, y la obediencia perfecta de su amado Hijo.

En la redención, el Señor Jesús reconcilia todas las cosas con Dios y también imparte su vida al hombre. A través de su muerte, se liberó la vida divina que estaba escondida en su interior, y el Grano de trigo produjo muchos otros granos que participan de su misma vida.

Dios creó al hombre para satisfacer el corazón de Cristo, para que pueda llegar a ser como Cristo, expresando tanto su vida como su gloria. El hombre fue creado también para que señoreara. Señorear es ejercer señorío, dominio. En el versículo 28 de Génesis 1 dice: «Llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread ...».

El versículo 26 detalla cuál será el ámbito de su señorío. Están «los peces del mar», «las aves de los cielos», «las bestias», «toda la tierra». Parece que ahí termina todo. La expresión «toda la tierra» resume todo lo anterior.
Sin embargo, hay más: «y en todo animal que se arrastra sobre la tierra». ¿A qué se refiere esta expresión, que se agrega a lo ya dicho?

Con ella se menciona a los reptiles, específicamente a la serpiente, en referencia directa al diablo y Satanás. Esta es la serpiente antigua que tentó a Adán y Eva en el huerto, y son las «serpientes y escorpiones y toda la fuerza del enemigo» de Lucas 10:19.

Es que, antes de la creación del hombre Dios tenía un problema. Una criatura, la más hermosa de la creación de Dios –Lucifer– , se había rebelado, y quiso Dios, en su sabiduría, que esta otra criatura –el hombre– tuviera poder y autoridad sobre aquélla. Por causa de que el hombre fue creado a imagen de Cristo, teniendo su vida y su gloria, podría vencerle.
La gloria de Dios es que el hombre –una criatura inferior a los ángeles– venza a Satanás en todo lugar, a causa de la gloria de Cristo que tiene en su interior.

Pero el propósito de Dios va aún más lejos en lo tocante al hombre. El quiere que no sólo tengamos la vida y la gloria de su Hijo, sino que seamos herederos suyos, y coherederos con Cristo. Cuando el Hijo reine sobre todas las cosas – en el Milenio sobre esta tierra y en la eternidad futura– el hombre reinará con Él.

En esta era, Dios está asemejándonos más y más a su amado Hijo. Por medio de las pruebas, aflicciones y diversos tratos, el Padre y el Espíritu Santo están logrando que los creyentes vayamos siendo la manera o proceder en la imagen de Cristo. La consumación de este proceso se verificará cuando el Señor Jesús regrese a la tierra y seamos la manera o proceder para tener un cuerpo semejante al cuerpo de la gloria suya (Fil. 3:21), y así seamos tal como Él es. (1ª Juan 3:2). Hoy tenemos la vida de Cristo y mañana tendremos –en toda su maravillosa expresión– la gloria de Cristo.

 

El lugar de la iglesia

 

Desde el principio encontramos que el propósito de Dios no sólo incluía a Adán, sino también a su mujer. En Génesis 1:26 debería traducirse, «y señoreen», en directa alusión a Adán y Eva. Lo mismo se confirma en el versículo 28 con las expresiones: «Fructificad, «multiplicaos», «señoread». Luego, antes de la caída (capítulo 2) Eva es creada de la costilla de Adán. Ellos señorean juntos. Adán no podía estar solo.

A la luz de Efesios 5:31-32 Adán representa a Cristo (habiendo sido creado a su imagen) y Eva a la iglesia. De manera que Adán representa al Cristo personal, y Eva representa al Cristo corporativo, es decir, a la iglesia. Es el mismo Cristo (Eva fue tomada enteramente de Adán) pero en otra manera o proceder.

Habiendo el Señor Jesucristo vencido a Satanás en la cruz, le infligió una herida mortal de la cual no se puede recuperar nunca. Ahora corresponde al Cristo corporativo – la iglesia – continuar derrotando a Satanás en todo lugar, hasta su encierro en el abismo (Apoc. 20:2-3). En ello toman parte activa los vencedores dentro de la iglesia.

El propósito eterno de Dios para el hombre se cumple gracias a que Cristo le recupera de su caída, le imparte su vida y su gloria, le pone en posición de victoria sobre los enemigos de Dios, y le hace partícipe de su reino sempiterno.
Muchos hijos en la gloria es el propósito de Dios plenamente realizado en la consumación de los siglos. Entonces, la caída será solo un recuerdo que permitirá al hombre ver de dónde le sacó el Señor y cuán deudor es al amado y eterno Hijo de Dios.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   77

similar:

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLos récords del mundo según las matemáticas

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLos diez grandes descubrimientos científicos del añO 2009 según science
«top ten» con los descubrimientos científicos más importantes del año. En esta ocasión, el ranking en el que cualquier investigador...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconModificaciones del fluido y magnetismo
«(…) El pensamiento del encarnado actúa sobre los fluidos espirituales, como el de los no encarnados y se transmite de Espíritu a...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconDarwin se convertio en una especie de monstruo sagrado. Porque es...
«la cosa en sí misma» (Das Ding an sich). Según Kant, el ser humano no puede conocer las cosas-en-sí-mismas, sino solamente las cosas...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconUn estudio prueba que a partir de 50 microgramos por litro crecen...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconA) Indique si el carácter mostrado en la genealogía por los símbolos...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconSegún los expertos reunidos para exponer y debatir los últimos avances...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconUna Introducción Serena y Profunda de las “perlas de sabiduríA” Derramadas...

Colosenses 2,8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo iconResumen de sus cualidades 36 Leyes del Cosmos 39 4 41 Cómo se manifiestan...
«En tiempos pasados los hombres estaban siempre en busca de dioses a quienes adorar. En el futuro, los hombres vamos a tener que...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com