La biología y la criminología actual1




descargar 42.78 Kb.
títuloLa biología y la criminología actual1
fecha de publicación20.01.2016
tamaño42.78 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos

Lic. Héctor E Berducido M

Abogado y Notario


BIOCRIMINOLÓGICO
LA BIOLOGÍA Y LA CRIMINOLOGÍA ACTUAL1

¿Existe relación entre la biología humana y la delincuencia?

La respuesta no puede ser más que afirmativa, y aunque de entrada esta aseveración puede sorprender a muchos, no podemos por menos que confirmar que la relación entre Biología y delincuencia es uno de los nexos más claramente establecidos por la investigación criminológica moderna.

Según Fishbein, para explicar adecuadamente el comportamiento delictivo, debe atenderse a tres elementos interrelacionados entre sí:


  1. Los sistemas neurológicos, que son responsables de la inhibición de conductas y emociones extremas.

  2. Los mecanismos necesarios para aprender, ya sea a partir de la imitación de otros seres humanos o a partir de la propia experiencia.

  3. Los factores sociales, que se concretan en la estructura familiar de los individuos y en los recursos comunitarios o mecanismos de ayuda social.


Así pues, según Fishbein, la regulación del comportamiento se realizaría a partir de dos mecanismos biológicos y un mecanismo social o contextual, en el cual operan los dos primeros. Las posibles interacciones a que estos sistemas (biológicos y sociales) pueden dar lugar son las siguientes:


  1. Que individuos biológicamente bien dotados, sin dificultades neurológicas o de aprendizaje, tengan unos ambientes socioculturales y familiares adecuados. Éste sería el supuesto ideal en el que existiría una menor probabilidad de agresión y de delincuencia.

  2. Que los mecanismos biológicos sean los apropiados pero los mecanismos sociales sean inestables o inadecuados. Esto es, que el sujeto se desarrolle en contextos sociales desestructurados proclives a producirle problemas de maduración emocional. En este supuesto la estabilidad biológica, y más concretamente una buena inteligencia y unas buenas capacidades de inhibición, pueden ayudar a minimizar el influjo negativo de los factores ambientes, incluso tratándose de ambientes muy problemáticos.

  3. Que existan en los individuos dificultades biológicas, ya sean neurológicas o de aprendizaje, pero en cambio dispongan de sistemas sociales de crianza muy estables e intensivos. En tal caso, las dificultades biológicas podrían ser compensadas y el individuo tendría la oportunidad de desarrollarse adecuadamente en la sociedad.

  4. Que ninguno de los dos sistemas funcione. En este caso, los sujetos tienen desventajas tanto de tipo neurológico o de aprendizaje como contextuales. Aquí, la probabilidad de conducta antisocial es alta.


De acuerdo con Fshbein (1992:103) “existen múltiples características individuales innatas que incrementan el riesgo de conducta agresiva, y que esta tendencia se manifiesta o no es una función de las condiciones ambientales”. Como puede verse, la moderna formulación de las perspectivas biológicas en Criminología no plantea suerte alguna de fatalismo determinista. En ellas, como no podía ser de otro modo, características biológicas y factores ambientales entran en interacción recíproca, compensándose y determinando una variedad de resultados posibles.
RASGOS FÍSICOS Y DELINCUENCIA: las biotipologías

Desde siempre han existido estereotipos sociales en relación alas características de personalidad y físicas que poseen los delincuentes, como si fuese posible a simple vista distinguir a un delincuente de quien no lo es. García – Pablos (1988) relata el caso de un juez italiano del siglo XVIII quien, si no tenía claro cuál de dos sospechosos era culpable del delito que juzgaba, condenaba (literalmente) al más feo, suponiendo que era más probable que realmente hubiera cometido el delito y solventando así el problema de la ausencia de pruebas. En criminología ha existido una línea de investigación que ha analizado la posible relación entre tipologías corporales (o biotipologías) y delincuencia. En otro caso sucedido en Guatemala, antes de la transformación de la justicia penal, en la década del 90, un juez manifestaba, que él solo con oler el expediente que contenía toda la documentación que conformaba el proceso, llegaba a saber si la persona era inocente o culpable, por lo que ya no necesitaba leer el contenido de todos los documentos que formaban aquél proceso.
Una de las biotipologías más conocidas fue desarrollada en 1921 por el psiquiatra alemán Ernst Kretschmer, quien estableció, a partir del análisis de más de 4,000 sujetos, tres tipos corporales vinculados a ciertas caracterologías (Curran y Renzetti, 1994); Schmalleger, 1996; Vold y Bernard, 1986): el leptosomático o asténico, caracterizado por su delgadez y poca musculatura y por una tendencia a la introversión; el atlético, opuesto al primero, poseedor de un gran desarrollo esquelético y muscular; y el tipo pícnico, tendente a la obesidad y proclive a la sociabilidad. Según Kretschmer existiría una preponderancia de los delitos violentos y una mayor tendencia a la reincidencia entre los tipos constitucionales atléticos, de los delitos de hurto y estafas entre los leptosomáticos y de los fraudes entre los pícnicos.

El norteamericano William Sheldon estableció en 1949 una biotipología, paralela a la de Krestchmer, que distinguía tres somatotipos o tipos corporales asociados a tres tipologías de personalidad, cuyas características se mantendrían a lo largo de la vida del individuo (Sheldon, 1949; Schmalleger, 1996);

  1. el Ectomórfo: físicamente caracterizado por su delgadez y fragilidad y psicológicamente por su cerebrotonia, que le daría una tendencia al retraimiento y a la inhibición;

  2. el mesomorfo, individuo atlético en el que predominaría el tejido óseo, muscular y conjuntivo, y la somatotónica, en forma de fuerza y expresividad muscular;

  3. Y el endomorfo, caracterizado por el predominio de cierta redondez corporal, y por la viscerotonia, que le confiere un tono relajado y sociable.


Estudios posteriores realizados por el matrimonio Sheldon y Eleonor Glueck (Glueck y Glueck, 1956) y por Juan B. Cortés (Cortés, 1972) con diversas poblaciones (en colegios, reformatorios y cárceles) dan cuenta de un porcentaje más elevado de personas pertenecientes al tipo muscular o mesomorfo entre las poblaciones de delincuentes tanto jóvenes como adultos. Sin embargo, no conocemos si ese predominio de mesomorfos se repite también en otras muestras no delincuenciales; como policías, políticos o deportistas. Tan vez la única conclusión que pueda derivarse de la investigación biotipológica es que dado que los rasgos corporales correlacionan con ciertas características de la personalidad, puede que los individuos con mayores tendencias intelectuales y a la introversión (propias de los ectomorfos) y aquellos otros en los que predomina la laxitud y la benevolencia (los endomorfos) no se sientan tan atraídos por actividades impulsivas y potencialmente violentas, mientras que, por el contrario, el espíritu extravertido, menos inhibido y tal vez más agresivo de los mesomorfos favorezca sus ocasiones de verse inmiscuidos en actividades delictivas.
HERENCIA

Los tres tipos fundamentales de investigación que han intentado conocer la influencia de la herencia sobre la criminalidad han sido los estudios de familias de delincuentes, los estudios de gemelos y los estudios de hijos adoptivos. Todos ellos pretenden delimitar y cuantificar cuáles son los efectos diferenciales que la herencia, por un lado, y el ambiente de crianza de los jóvenes, por otro, tienen sobre su conducta delictiva.

Más recientemente, el desarrollo de la investigación genética ha permitido analizar la posible presencia en los delincuentes de anomalías cromosómicas.
Estudios de familias de delincuentes

Los estudios sobre familias de delincuentes rebasan en el presupuesto cierto de que los familiares en primer grado –abuelos, padres e hijos-, comparten una proporción de su dotación genética. Sobre esta base, para analizar la influencia de la herencia sobre la criminalidad, se analizan muestras de delincuentes, por un lado, y de no delincuentes, por otro, en relación con sus respectivos familiares, para comprobar si los delincuentes cuentan o no con una mayor proporción de delincuentes entre sus familiares que los no delincuentes.
Estos estudios criminológicos partían de la idea de que al igual que en ciertas familias parecía haber una predisposición innata para diversas habilidades profesionales o artísticas, como había sucedido con la habilidad musical en las familias Bach o Mozart, en las que se habían sucedido varias generaciones de compositores famosos, podría suceder que también existiera una cierta predisposición genética en relación con la delincuencia. Así, estudiando actas policiales, libros de nacimientos e historias personales, intentaron establecer el árbol genealógico de la familia de algunos conocidos delincuentes y vagabundos.
El primer estudio de una familia de delincuentes –la familia Jukes fue realizado por Robert Dugdale en 1877, hallando una dilatada historia de delincuencia en diversas generaciones de familiares consanguíneos (Walters y White, 1989). Uno de los estudios históricos más famosos fue publicado en 1912, por Goddard, quien trató de establecer la historia familiar de los Kallikak a través de seis generaciones. Goddard relata que un antepasado de los Kallikak se casó en el siglo XVII con una respetable muchacha perteneciente a una buena familia. Sus descendientes siguieron siendo a través del tiempo una buena y respetable familia de clase media. Sin embargo, este antepasado tuvo otro hijo, fruto de una relación previa a su matrimonio, con una mujer de clase baja y probablemente con problemas mentales. El seguimiento de esta rama ilegítima de la familia Kallikak nos descubre un predominio de delincuentes entre sus miembros. De esta constatación se dedujo la influencia genética en la delincuencia: los genes positivos que aportó la esposa legítima dieron lugar a una honorable familia burguesa, mientras que los aportados por la otra mujer sirvieron para engendrar una pléyade de delincuentes.
En estudios más recientes desarrollados entre finales de los sesenta y mediados de los setenta (véase Walters y White, 1989), Guze, Cloninger y Reich han encontrado fuertes conexiones intergeneracionales del rasgo psicopatía y de las tasas de delincuencia entre delincuentes, tanto mujeres como hombres, y sus respectivos familiares. En general, los estudios de familias han mostrado que existe una elevada proporción de delincuentes y de personas con antecedentes penales entre sus miembros. Sin embargo, a partir de los estudios de familias no se puede concluir un predominio de los factores genéticos sobre la delincuencia, ya que en estos estudios no se toma en consideración la posible influencia del ambiente que rodeó a las diversas ramas familiares. Es decir, probablemente estas ramas familiares no se diferenciaban únicamente de su herencia genética, sino también en los factores sociales a los que se vieron enfrentados, mezclándose, por tanto, la influencia que corresponde a la herencia y la que proviene del ambiente.

Por tanto, se debe puntualizar que los análisis de familias de delincuentes presentan grandes problemas metodológicos y no han podido demostrar que la herencia juegue un papel determinante sobre la delincuencia. No obstante, una conclusión aplicada para la Criminología a partir de los estudios con familias es la constatación de que los delincuentes tienen muchos más familiares que son, a su vez, delincuentes (Walters y White, 1989). En ciertas familias la delincuencia constituye una especie de tradición. A partir del estudio Cambridge, una investigación longitudinal de más de cuatrocientos jóvenes londinense (pertenecientes a 397 familias) desde la edad de 8 a 40 años, Farrington (1966) han podido comprobar la gran asociación existente entre la delincuencia de estos jóvenes y la de sus progenitores, hermanos y esposas. De los 2,203 integrantes de las 397 familias analizadas, 601 sujetos fueron condenados por delitos. Además, el 75% de los padres y madres con antecedentes penales tuvieron hijos que también fueron condenados.
Con independencia de que ello sea el resultado de la herencia o del ambiente, lo que es evidente es que es un buen elemento de partida para la predicción y para la intervención con familias. Por tanto, al margen de que la causa sea genética o no, se ha constatado que los delincuentes se concentran grandemente en líneas familiares, y que por ello debería trabajarse sobre estas familias para intervenir prematuramente. Esta puede ser una conclusión interesante para la Criminología aplicada.
ESTUDIOS DE GEMELOS

Los estudios de gemelos parten de un presupuesto doble: en primer lugar, del distinto grado de semejanza genética existente entre los gemelos univitelinos o monozigóticos – aquellos auténticos gemelos que comparten la totalidad de su herencia genética ya que proceden de la división de un “único óvulo fecundado- y los gemelos bivitelinos o dizigóticos- los mellizos, que sólo tienen en común un 50% de su dotación genética- El segundo presupuesto estriba en considerar que ambos tipos de hermanos nacidos a la vez serán criados (con independencia de su mayor o menor semejanza genética) de manera muy parecida. El factor ambiente quedaría de este modo neutralizado, ya que sería el mismo para ambos tipos de hermanos. De esta manera, si el ambiente de crianza es el mismo en ambos casos y, sin embargo, los monozigóticos poseen idéntica dotación genética, mientras que los dizigóticos comparten solamente la mitad de sus genes, existiría una razonable posibilidad de analizar cuál es el peso que tiene la herencia sobre la conducta.

Si la herencia influye sobre la conducta se debería esperar que, a igualdad de condiciones educativas, los gemelos monozigóticos presentaran un mayor grado de concordancia en su comportamiento que los dizigóticos. La concordancia refleja el grado en que dado un comportamiento en uno de los gemelos (o mellizos) el mismo comportamiento aparece también en el otro (Akers, 1997; Conklin, 1995). Mediante este procedimiento se han analizado muestras de gemelos monozigóticos y dizigóticos para comprobar si se parecen más unos u otros en términos de delincuencia.

El primer estudio criminológico de gemelos fue realizado durante los años veinte por Johannes Lange (Currán y Renzetti, 1994). El más ambicioso estudio de estas características fue desarrollado en Dinamarca por Kart O. Christiansen (1974, 1977), con una muestra de 3,586 parejas de gemelos nacidos entre 1870 y 1920. Primero se estableció si los pares de hermanos eran monozigóticos o dizigóticos y después se analizaron sus antecedentes penales. De los más de 7,000 sujetos estudiados 926 tenían antecedentes delictivos, proporción que resultó semejante al promedio de conducta delictiva de la población danesa. Los gemelos monozigóticos presentaron una concordancia delictiva del 50% y los dizigóticos del 21% diferencia que permitió a christiansen concluir que el factor genético influyó decisivamente en la delincuencia.

Walters y White (1989) han revisado los principales estudios criminológicos sobre gemelos, comparando las concordancias delictivas de gemelos monozigóticos y dizigóticos del mismo sexto. Han tomado esta precaución metodológica puesto que, pese a que existen estudios que incorporan en las muestras chicos y chicas, se sabe que las chicas delinquen mucho menos que los varones y, por ello, el factor sexo podría producir, en muestras mixtas, un sesgo importante. De ahí que Walters y White hayan eliminado de su revisión los estudios que mezclan gemelos de ambos sexos. En el cuadro se hace referencia que se ha efectuado un extracto de los principales resultados obtenidos por la revisión de Qalters y White (1989. Como puede verse, los porcentajes de concordancia delictiva de los monozigóticos han sido superiores en todos los estudios de gemelos revisados a las coincidencias de los dizigóticos. De entre las investigaciones más antiguas, el estudio de rosanoff y colaboradores, realizado en los Estados Unidos en 1934, analizó en conjunto 65 pares de gemelos y obtuvo una concordancia del 67.6% para los gemelos monozigóticos y del 17.9% para los dizigóticos. En cambio, las investigaciones más recientes de Dalgard y Kringlen, efectuadas en Noruega en 1976, obtuvieron concordancias del 22.4% y del 25.8% para sendas muestras de monozigóticos y del 18.0% y del 14.9% para las paralelas de dizigóticos.

Se han efectuado diversas críticas a los estudios de gemelos (Curran y Renzetti, 1994; Walters y White, 1989). La primera se refiere a las distintas definiciones de delincuencia empleadas en los diversos estudios, que han sido excesivamente heterogéneos en lo concerniente a las conductas que son tomadas como criterio de delincuencia en unos y en otros trabajos. Un segundo aspecto crítico tiene que ver con los métodos de muestreo y de determinación de la zigosis o equivalencia genética. Probablemente el muestreo fue sesgado en muchos de los estudios realizados, ya que existe constancia de que algunos pares de gemelos fueron seleccionados precisamente por su previa delincuencia. Por otro lado, en la época en que fueron realizadas algunas de estas investigaciones las técnicas para determinar si los gemelos eran monozigóticos o dizigóticos eran poco fiables. Finalmente, resulta problemática la asunción de la supuesta equivalencia ambiental y educativa de ambos tipos de gemelos (monozigóticos y dizigóticos). Según diversos investigadores (Conklin, 1995, págs. 129-130) los gemelos monozigóticos, debido a su mayor semejanza física (lo que hace que con frecuencia incluso sean confundidos), tendrían también una mayor probabilidad que los mellizos de ser tratados de idéntica manera por padres, familiares, amigos y maestros. Es decir, los monozigóticos podrían tener un ambiente de crianza mucho más parecido que el de los dizigóticos y, por tanto, la mayor concordancia en conducta delictiva de los primeros no necesariamente sería debida a la influencia genética sino también, probablemente, a un idéntico proceso de socialización.

ESTUDIOS DE HIJOS ADOPTIVOS

Parten del presupuesto de que si el influjo de la herencia fuera más importante que el del ambiente, los niños adoptivos deberían parecerse más, en cuanto a su conducta delictiva o no delictiva se refiere, a los padres biológicos que a los padres de adopción. Por el contrario, si el ambiente fuera más importante, la influencia mayor la tendrían los padres adoptivos.
Walters y White (1989) han revisado también los estudios criminológicos de hijos adoptivos. Para ello analizaron aquellos estudios que habían utilizado muestras de niños adoptados tempranamente (entre 0 y 18 meses de edad), de tal manera que se controlara la posible influencia de los hábitos de crianza de los padres biológicos. En los estudios de adopción los investigadores obtienen un índice de concordancia delictiva entre hijos adoptados y sus padres biológicos y comparan este índice con la concordancia que presenta un grupo de control semejante o, en la mayoría de los casos, con las tasas estándar de criminalidad en el país en que se realiza el estudio. Como criterio de propensión delictiva se han utilizado, según los estudios, diferentes variables, tales como la detención policial, las condenas por delitos graves, los antecedentes delictivos, y también el diagnóstico clínico de personalidad antisocial.
La mayoría de las investigaciones sobre niños adoptados muestran una mayor concordancia delictiva entre hijos y padres biológicos (que oscila entre 3.1% y 31.5%) que la que muestran los controles (que varían entre 2.9% y 17.8%)
El estudio europeo más amplio fue realizado en Dinamarca por Sarnoff Mednick a principios de los ochenta (Conklin, 1995) con niños que habían sido adoptados a una edad muy temprana (1/4 parte de ellos inmediatamente después de nacer, ½ durante el primer año y el resto antes de cumplir los tres años). Para ello utilizó el registro de adopciones efectuadas en Dinamarca entre 1924 y 1947 que incluía 14,427 casos. Tras eliminar el 30% de los casos por falta de información y excluir del estudio a los niños adoptivos, que suelen presentar una menor delincuencia, los resultados fueron los siguientes:

    1. De aquellos niños cuyos padres biológicos y adoptivos no tenían historial delictivo, el 13.5% delinquieron;

    2. De los niños uno de cuyos padres adoptivos –padre o madre- era delincuente (pero no así los biológicos), el 14.7% delinquieron;

    3. Cuando uno de los padres biológicos era delincuente (pero no así los adoptivos), el 20% de los hijos fueron también delincuentes; y

    4. En el caso de que alguno de ambos tipos de padres (biológicos y adoptivos) tuvieran antecedentes delictivos, el 24.5% de los hijos acabaron también delinquiendo.


Estos resultados llevaron a los autores a concluir que el factor genético tiene un mayor peso explicativo en la delincuencia que el ambiental. Mientras que vivir en un ambiente desfavorable (al tener un padre adoptivo delincuente) sólo hizo subir la tasa de delincuencia de los hijos del 13,5% al 14%, contar con un padre biológico delincuente se asoció a una tasa delictiva de los hijos del 20%.
Sin embargo, diversos investigadores han sido críticos con los estudios de hijos adoptivos. Gottfrenson y Hirschi (1990), Walters y White (1989) y Walters (1992) han relacionado diversos problemas metodológicos en estas investigaciones y han concluido que la magnitud de la asociación entre tener un padre biológico delincuente y ser delincuente es demasiado pequeña para concederle la necesaria credibilidad. Con todo, los estudios de hijos adoptivos pueden ser considerados los mejores desde el punto de vista metodológico, frente a los estudios de familias o de gemelos, para evaluar la posible influencia de la herencia en el comportamiento delictivo (Conklin, 1995).
ESTUDIOS GENÉTICOS

Durante los últimos años se están realizando importantes estudios genéticos que intentan relacionar la herencia cromosómica con la vulnerabilidad al cáncer y a otras enfermedades. En la actualidad, sin embargo, no hay muchas investigaciones cuyo propósito sea determinar la relación existente entre dotación genética y delincuencia, tal y como se pretendió hace dos décadas, cuando los conocimientos genéticos eran mucho más modestos de lo que lo son en la actualidad.
En algunos estudios realizados en los años sesenta (el primero de ellos efectuado por Patricia Jacobs y sus colaboradores en un hospital de máxima seguridad de Escocia) se encontró que los delincuentes varones encarcelados presentaban una proporción de anormalidades cromosómicas superiores a las existentes en la población general. En concreto se detectó en ellos la presencia de un cromosoma Y extra, que daba lugar a una trisomía del tipo XYY (lo que se conoce como síndrome del super-macho genético), en una proporción superior (de entre el 1 y el 3%) a la hallada en la población general (que sería menos del O,1%) Akers, 1997; Curran y Renzetti, 1994). Los sujetos con un patrón cromosómico XYY presentan gran estatura y menor inteligencia, suelen proceder de familias con historiales de enfermedad mental o delincuencia, y muestran una mayor propensión a las conductas violentas y delictivas. Algunos investigadores llegaron a pensar que esta malformación genética podría hallarse en la base de algunos tipos de delincuencia violenta.
En una investigación realizada en Dinamarca se seleccionó un 15% de los reclutas nacidos entre los años 1944 – 1947 y se les hicieron pruebas cromosómicas para detectar la posible presencia de anomalías genéticas (véase Conklin, 1995). Aunque la muestra fue grande, más de 4,000 reclutas, hubo una cifra bastante reducida de casos positivos en q ue se apreciara la configuración cromosómica XYY. Únicamente en 12 casos se encontró este patrón genético y de ello sólo 5 sujetos tenían antecedentes penales por delitos menores. Incluso entre delincuentes encarcelados se ha encontrado una mayor proporción de otras anormalidades cromosómicas diferentes del síndrome XYY. Una de las más frecuentes es el síndrome de Klineflter producido por la presencia en el par sexual de un cromosoma X entre, que da lugar a una malformación genética del tipo XXY o XXXY (Rutter y Giller, 1988, Garrido, 1987), resultando individuos varones que presentan una caracterización femenina.
Hay noticias en los medios que llaman la atención por la forma como son manejadas así se da el siguiente caso:

La realidad Criminológica: Muere “el Arropiero”, el mayor asesino en serie de España (El Periódico de Cataluña, miércoles 8 de abril de 1998, pág. 25)

Delgado Villegas, fallecido en Badalona, se inculpó de 48 crímenes.

Manuel Delgado Villegas, el Arropiero, considerado el mayor asesino en serie en la historia reciente de España, falleció el pasado 2 de febrero en el hospital de Can Ruti de Badalona, víctima de una afección pulmonar, informó ayer el rotativo La Vanguardia.

El arrepiento, que tenía 55 años y cumplía condena en la Clínica Mental de Santa Coloma, murió en el hospital sin que nadie supera de su horripilante historial. Ingresó en estado crítico con los pulmones muy afectados por un elevado consumo de tabaco. Había pasado por el centro seis veces en el último año, y los médicos y las enfermeras que lo atendieron no conocieron hasta ayer su pasado criminal.

Delgado Villegas, un exlegionario nacido el 25 de enero de 1943 en Sevilla que había trabajado en la construcción y como mozo de cuadras, fue detenido el 18 de enero de 1971 en El Puerto de Santa María (Cádiz), como presunto autor del estrangulamiento de su novia, Antonia Rodríguez. Aunque en principio negó la autoría del crimen, acabó confesando ante la policía la muerte de la mujer y de otras 47 personas. La policía investigó 22 de los asesinatos que confesó y acabó por probar su participación en ocho de ellos. Pasó seis años en la cárcel sin que nadie le nombrara un abogado defensor.

Bisexual y necrófilo, el Arropiero sufría una alteración genética que le hacía tener un cromosoma de más, a lo que se atribuyó su carácter violento, y era uno de los personajes de crónica negra que más tinta hizo correr en las páginas de sucesos.
En la actualidad se considera que estas malformaciones genéticas no poseen relevancia alguna para explicar el fenómeno delictivo. Según han concluido Alcázar Córcoles y Gómez Jarabe (1997) no existen genes específicos que influyan sobre la criminalidad de las personas: “Sólo hay genes que codifican proteínas y enzimas estructurales que influyen en los procesos metabólicos, hormonales y en otros procesos fisiológicos, que pueden modificar indirectamente el riesgo de conducta “criminal” en ambientes particulares. Los datos revisados sugieren en su conjunto que en los humanos, al igual que en otras especies, la adquisición de pautas de comportamiento agresivo resulta de complejas interacciones de factores genéticos y ambientales.

Más interés tienen estudios más recientes, que establecen la huella ADN de personas que han cometido delitos graves, y que, quizás, llegarán a identificar grupos de la población con más probabilidad de delinquir que otros (Wilson y Budowle, 1995). Sin embargo, todavía no existe investigación suficiente para llegar a estas conclusiones.
LA REALIDAD CRIMONOLÓGICA: La Familia de músicos: ¿herencia o ambiente? (Ana Magdalena Bach, La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach, pags. 95-96)

“Sebastián aseguraba con orgullo que todos sus hijos eran músicos de nacimiento. Hubiera sido muy extraño que no fuese así, puesto que él era su padre y hasta el aire de la casa era música. Lo primero que oían era música, y lo primero que veína, instrumentos musicales. Jugaban entre las patas del clavicordio y del clavecín, y los pedales eran el objeto de sus constantes investigaciones, a los pequeños les parecía aquello el colmo de lo misterioso y entretenido, hasta que crecían lo suficiente para llegar a las teclas y, con gran satisfacción y la boca abierta, las apretaban y adquirían el convencimiento de que sabían hacer lo mismo que su padre. Hubiera sido verdaderamente extraño que no llegaran a ser músicos”.


1 Principios de Criminología. Pags. 271 a la 283. Garrido Vicente, Stangeland Per, Redondo, Santiago. Tirant “Criminología y Educación Social” Serie mayor. Valencia, 1999. Director de la colección Vicente Garrido Genovés. Email. tlb@tirant.com; http://www.tirant.com Imprime: Guada Litografía, S.L.-PMc

Criminología

Las predisposiciones agresivas

similar:

La biología y la criminología actual1 iconLa Asignatura forma parte del Currículo de Estudios de la Escuela...

La biología y la criminología actual1 iconUnam criminologíA

La biología y la criminología actual1 iconResumen de criminologia

La biología y la criminología actual1 iconResumen de criminologia

La biología y la criminología actual1 iconManual de criminología

La biología y la criminología actual1 iconI la crisis de la criminología tradicional

La biología y la criminología actual1 iconPrograma de criminologíA 1ra. Parte

La biología y la criminología actual1 iconComisión Política Criminal y Criminología

La biología y la criminología actual1 iconTomado del Tratado de Criminología de

La biología y la criminología actual1 iconAspectos Fundamentales para el Estudio de la Criminología




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com