E L pais




descargar 25.95 Kb.
títuloE L pais
fecha de publicación23.01.2016
tamaño25.95 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos

EL PAIS


Viernes, 10 de agosto de 2001
Científicos españoles descubren el factor genético que predispone a la ansiedad

Los investigadores afirman que el hallazgo obligará a revisar terapias psiquiátricas


Xavier Estivill, a la izquierda, en la presentación de la investigación en Barcelona.(CARLES RIBAS)
XAVIER PUJOL GEBELLÍ | Barcelona

Una alteración genética en el cromosoma 15 es el principal factor de riesgo para que se desencadenen trastornos de ansiedad, la enfermedad psiquiátrica más frecuente en el mundo occidental. De acuerdo con los resultados de una investigación que se publica hoy en la revista Cell, considerada la más influyente en el ámbito de la biología molecular, la duplicación de una extensa zona del cromosoma 15, en la que se encuentran de 20 a 60 genes, es la responsable de que los mecanismos cerebrales que regulan los procesos de alerta se vean potenciados.

En estas condiciones, determinados factores ambientales, así como características propias de la personalidad, acentúan la posibilidad de padecer trastornos de pánico, agorafobia, fobia social u otras formas de ansiedad.

La investigación que se publica en Cell, iniciada hace más de seis años, ha sido dirigida por Xavier Estivill, del Centro de Genética Médica y Molecular del Institito de Investigación Oncológica (IRO), y por Antoni Bulbena, del Departamento de Psiquiatría del Hospital del Mar, ambos de Barcelona. El origen de la misma se remonta a una curiosa asociación descrita por Bulbena hace una década entre el fenómeno de laxitud articular, relativamente frecuente entre la población y que se caracteriza por una mayor flexibilidad de las articulaciones, y trastornos de ansiedad. La asociación impulsó a Bulbena a buscar mecanismos genéticos que explicaran este fenómeno.

En colaboración con Estivill, Bulbena reclutó voluntarios de una población de Barcelona de apenas 2.000 habitantes. El estudio de sus características genéticas, junto con la identificación de personas con trastornos de ansiedad, ha dado como resultado la primera evidencia genética que explica la susceptibilidad a padecer una enfermedad psiquiátrica que afecta entre el 10 y el 15% de la población mundial.
Predisposición
La causa de estos trastornos, explicó ayer Estivill, arranca de la duplicación de una extensa zona del cromosoma 15 en la que, muy probablemente, se encuentran de 20 a 60 genes. Entre ellos, debido a un fenómeno de contigüidad, los que confieren las características de laxitud articular y algunos de los que predisponen a padecer ansiedad, razón que explica la coincidencia de cuadros clínicos. La región, denominada DUP25, se encuentra asimismo flanqueada por largas secuencias repetitivas de ADN, cuya longitud se sitúa entre 13.000 y 60.000 nucleótidos, las letras del genoma. La presencia de estas secuencias a ambos lados de la región DUP25, indicó Estivill, explica, 'muy probablemente', el origen de la duplicación y refuerza el papel del hasta fechas muy recientes considerado ADN basura, constituido por extensas regiones del genoma en las que no existe ningún gen. El fenómeno de duplicación, 'presente en un 7% de la población general', señaló, motiva la sobreexpresión de los genes responsables de laxitud articular y de ansiedad, desórdenes que serían debidos, por tanto, a algo así como un exceso de genes. Ello provocaría que hubiera un mayor número de conexiones neuronales implicadas en los mecanismos de alerta o bien que éstas fueran más sensibles. Así, determinadas situaciones ambientales, sumadas a rasgos propios de la personalidad y el carácter, acentuarían las probabilidades de desarrollar cuadros clínicos de agorafobia, fobia social, pánico, fobias simples respecto a animales, a objetos o a situaciones muy específicas y, en general, a diversas formas de ansiedad.
Pánico y fobia social
Los análisis genéticos practicados al grupo de voluntarios, aclaró el investigador, dejan poco lugar a las dudas. La región DUP25 coincide en el 60% de los casos de laxitud articular y de diversas formas de ansiedad. Por otra parte, todos los pacientes con trastornos de pánico y fobia social incorporan esta misma región duplicada, que se encuentra presente en el 87% de los casos de laxitud articular. Tan sólo el 20% de las personas que cuentan con la duplicación no presentan ningún tipo de ansiedad. Las implicaciones futuras de esta investigación, según Estivill, son de gran trascendencia. En primer lugar, indicó, por la relación existente entre ansiedad y depresión, respecto de la cual ahora se podrán iniciar trabajos para comprobar si existe una base genética común o al menos relacionada. Por otra parte, porque el trabajo constituye la 'primera evidencia genética' que explica una patología compleja de tipo psiquiátrico para la que se podrán empezar a estudiar 'genes candidatos'. La investigación, concluyó Estivill, refuerza la importancia de la 'revolución biológica de la psiquiatría', condicionada por la existencia de fenómenos bioquímicos que inciden en el comportamiento. Resultados como estos, abundó, obligarán a revisar buena parte de las terapias psiquiátricas, al tiempo que ayudarán a definir los mecanismos de acción de fármacos específicos.


LA VANGUARDIA 10 Agosto 2001

SOCIEDAD

El descubrimiento explica otros trastornos de ansiedad, como la agorafobia o la fobia social
La alteración genética consiste en que una parte del cromosoma 15 está repetida
LOS ÚLTIMOS AVANCES EN BIOMEDICINA

Los científicos localizan el gen del pánico

El 7% de la población tiene la alteración genética, pero no todos sufren ataques

La Vanguardia - 04.00 horas - 10/08/2001
JOSEP CORBELLA
ROSER VILALLONGA
Antoni Bulbena, Xavier Estivill y el conseller Andreu Mas-Colell anunciaron ayer el avance

BARCELONA. - Una de cada treinta personas sufre un ataque de pánico por lo menos una vez en su vida. La persona experimenta una pérdida total del control, la atenaza un miedo atroz y tiene la sensación de que va a morir. "Dura unos cinco minutos, pero son cinco minutos horripilantes, un verdadero infierno", explica el psiquiatra Antoni Bulbena, del hospital del Mar.

Psiquiatras y genetistas se han preguntado durante años, y durante años se han quedado sin respuesta, qué hace que algunas personas, y el doble de mujeres que de hombres, caigan en la espiral del pánico cuando la gran mayoría de la población nunca llega a perder el control. Ahora, un equipo de investigación dirigido por el genetista Xavier Estivill, del Institut de Recerca Oncològica, y por Antoni Bulbena ha identificado una alteración genética que explica el 97% de los ataques de pánico. Esa alteración genética, que consiste en que una parte del cromosoma 15 está repetida, también parece estar en el origen de otros trastornos de ansiedad como la agorafobia (que incluye el miedo a espacios abiertos o cerrados), la fobia social (que incluye el miedo a hablar en público) o la ansiedad crónica.

El descubrimiento ayudará a la detección precoz de las personas que tienen un riesgo alto de sufrir un ataque de pánico. "De este modo, podremos actuar antes de que se produzca el ataque de pánico y evitar que se desencadene", declaró ayer Antoni Bulbena.A más largo plazo, el descubrimiento permitirá mejorar los tratamientos contra los trastornos de ansiedad. Una vez se comprenda el mecanismo concreto por el que la alteración genética en el cromosoma 15 contribuye a la ansiedad, "podremos entender mejor cómo actúan los fármacos que utilizamos y desarrollar fármacos aún más eficaces", declaró Xavier Estivill.

Los investigadores advirtieron, de todos modos, que no hay una relación directa de causa-efecto entre la alteración genética y el ataque de pánico. La prueba: aunque el 97% de quienes sufren ataques de pánico tiene la alteración, sólo entre el 37% y el 63% de los que tienen la alteración acaban sufriendo un ataque.

En la práctica, esto significa que las personas sin la alteración genética, que representan el 93% de la población, tienen un riesgo casi nulo de sufrir un ataque, y que ese 7% de la población que sí tiene la alteración no tiene por qué sufrir un trastorno de ansiedad. "Los factores ambientales son decisivos", advierte Xavier Estivill.

El interés de la investigación, sin embargo, va más allá de los ataques de pánico y los trastornos de ansiedad. Por un lado, porque por primera vez identifica una alteración genética que predispone a sufrir una enfermedad psiquiátrica. Pero sobre todo porque ha descubierto un mecanismo de alteración genética desconocido hasta ahora para los médicos. Este mecanismo "no se puede detectar con la técnica de análisis masivo del genoma y explica por qué la compañía Celera (líder mundial en investigación genómica) no ha conseguido identificar la alteración de los trastornos de pánico", declaró ayer Estivill.

En este sentido, la investigación abre un nuevo capítulo en el estudio de enfermedades complejas en las que la herencia genética es un factor de riesgo pero no una causa.

Estas enfermedades, en las que la técnica de Celera no ha conseguido identificar por ahora los genes implicados, abarcan desde la depresión al asma pasando por la osteo-porosis, la diabetes o la propensión a tener un exceso de colesterol. Tal es la relevancia de la investigación dirigida por Bulbena y Estivill que la revista "Cell", la publicación de investigación biomédica más importante del mundo, le dedica hoy su portada.

Se trata de la primera vez que un trabajo de un equipo de investigación catalán es aceptado por "Cell". Curiosamente, en el mismo número de la revista se presenta hoy una investigación sobre la genética de la patata de otro equipo de Cataluña.

El descubrimiento de la alteración genética en el cromosoma 15, llamada DUP25, es el fruto de un trabajo de más de diez años iniciado cuando el psiquiatra Antoni Bulbena se percató de que gran parte de los pacientes que acudían a su consulta habían pasado antes por el servicio de reumatología. Bulbena descubrió que las personas con laxitud en las articulaciones tenían más riesgo de sufrir trastornos de ansiedad, un hallazgo que en aquel momen-to algunos médicos consideraron inverosímil.

Diez años después, el enigma se ha resuelto. Una región del cromosoma 15 que contiene genes relacionados con ambos trastornos está duplicada en aproximadamente el 7% de la población. Los investigadores han identificado 23 genes en esta región aunque no saben todavía cuál (o cuáles) está relacionado con la ansiedad y cuál con la laxitud.





PERIODICO 10 Agosto 2001
CIENCIA

Los ataques de ansiedad tienen una predisposición genética

Un equipo catalán descubre una variante del cromosoma 15 como posible origen

La alteración está presente en el 90% de quienes sufren ataques de pánico y

agorafobia
ANTONIO MADRIDEJOS
BARCELONA

Los ataques de pánico, la agorafobia y otras variantes de la ansiedad, trastornos muy comunes vinculados a la situación familiar, el estrés y diversos condicionantes externos, podrían tener una base genética, es decir, existe una característica hereditaria que predispone a sufrirlos. Según un estudio realizado por investigadores catalanes, surgido del análisis de los 1.300 vecinos de una misma localidad, el 95% de los pacientes que sufren ansiedad tienen duplicada una región del cromosoma 15, mientras que el porcentaje es del 7% en la población que no padece los ataques.
Varios trabajos anteriores relacionaron algunos genes con determinadas patologías psiquiátricas, como la esquizofrenia, pero nunca el vínculo estadístico había sido "tan definitorio, tan elevado",explicó ayer Xavier Estivill, del Institut de Recerca Oncològica (IRO) de Barcelona. Su estudio lo publica hoy en portada la revista Cell, una de las de mayor impacto mundial en biomedicina.

MUY COMUN Entre el 10% y el 20% de la población sufre ansiedad, un conglomerado de trastornos cuyos síntomas más comunes son opresión y pinchazos en el pecho, palpitaciones, vértigo, escalofríos, cosquilleo en manos y miedos. Suele manifestarse a partir de los 20 años y puede derivar en un problema crónico.

Curiosamente, la duplicación --llamada DUP25-- también está presente en la mayoría de afectados de laxitud articular, una alteración caracterizada por una facilidad innata para girar el hombro o doblar los dedos hacia atrás. Esta alteración la sufre también un 10% de la población (muchos afectados, lógicamente, portan los dos trastornos).

En el descubrimiento han trabajado investigadores del IRO (parte genética), dirigidos por Estivill, y del Hospital del Mar de Barcelona (parte psiquiátrica), encabezados por Antoni Bulbena y Rocío Martín-Santos. También han participado científicos de la UAB y el médico de atención primaria de la localidad estudiada.

Las investigaciones comenzaron hace 10 años cuando científicos del Hospital del Mar observaron una asociación entre los trastornos de ansiedad y la laxitud articular. Este vínculo se confirmó luego al analizar a los 1.300 vecinos de la localidad catalana (el nombre no ha trascendido). Concretamente, explica Bulbena, el 70% de los pacientes con laxitud tienen ataques de ansiedad.

La duplicación DUP25 cubre una región cromosómica muy amplia, de entre 40 o 50 genes, y no se manifiesta en todas las células. "Es un misterio --añade Estivill--. Una paramutación". El investigador del IRO, recientemente fichado por la Universitat Pompeu Fabra (UPF), puntualiza que no todas las personas que tienen la duplicación genética desarrollarán ansiedad, pues no pueden olvidarse los factores ambientales, aunque sí ocurre a menudo.

Conocer la causa biológica de la ansiedad y la laxitud articular permitirá avanzar hacia una prevención y un tratamiento más efectivos, concluyen Bulbena y Estivill.

EL MUNDO 10 Agosto 2001
CIENCIA
Investigadores españoles identifican una causa genética de la ansiedad

BELEN PARRA

BARCELONA.- Investigadores del Centro de Genética Médica y Molecular-IRO de Barcelona y de la unidad de Psiquiatría del Hospital del Mar anunciaron ayer que han identificado una alteración en el cromosoma 15 que predispone a padecer trastornos de ansiedad como ataques de pánico, agorafobias o fobias sociales.

Algunas de estas alteraciones tienen consecuencias importantes para la vida de las personas que las padecen y pueden limitar de manera grave su vida personal, social y laboral.

El descubrimiento demuestra que existen bases biológicas y no sólo psicológicas que implican el desarrollo de las enfermedades psiquiátricas.

Las conclusiones de la investigación, que hoy recoge en su portada la revista científica Cell, se derivan de la observación de la asociación entre los trastornos de ansiedad y la laxitud articular que facultativos del Hospital del Mar descubrieron hace 10 años a partir de una muestra de 1.300 personas de un municipio barcelonés.

Para el coordinador del estudio, Xavier Estivill, este nuevo descubrimiento permitirá «analizar nuevos modelos para ensayar nuevos fármacos y poder hacerlo de forma más eficaz» si bien aún habrá que esperar un tiempo para que estos avances sean una realidad.

similar:

E L pais iconSelección del país

E L pais iconPais brilhantes, professores fascinantes

E L pais iconEl país de la tierra negra Prólogo

E L pais iconIslandia: un país “subprime”- historia de una utopía

E L pais iconResumen de la Lectura #1: Somos un país de montanas tropicales

E L pais iconLas bebidas azucaradas engordan a los niños el paíS

E L pais iconOriegenes y evaluacion histórica del desarrollo de la orientación en nuestro pais

E L pais iconOriegenes y evolucion histórica del desarrollo de la orientación en nuestro pais

E L pais icon¡Fuera ministro genocida yanqui Robert Gates de nuestro país y de Latinoamérica!

E L pais icon“Una nueva era en la microbiología” el país the New York Times 11 de septiembre de 2011




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com