La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia)




descargar 35.33 Kb.
títuloLa comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia)
fecha de publicación26.01.2016
tamaño35.33 Kb.
tipoInvestigación
b.se-todo.com > Biología > Investigación

Departamento : Ciencias

Asignatura : Biología

Unidad : Inmunología

Profesora : Alejandra Pérez Segura



El Sistema Inmune
La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia)



Fig. 14. Louis Pasteur (1822 – 1895)
El concepto de enfermedad imperante durante los siglos XVII y XVIII establecía que los hombres y animales nacían trayendo consigo las semillas u óvulos de las diferentes enfermedades. Cada una de estas semillas podría luego ser fecundada y producir la enfermedad. Ya que estas semillas serían únicas, una vez que una determinada enfermedad se presentara ésta no volvería a aparecer. Con esto entonces, se daba una explicación plausible a la inmunidad adquirida. Sería a partir de 1870 y gracias al trabajo de Louis Pasteur, Robert Koch y otros destacados científicos que se logró la identificación de los agentes infecciosos y la elucidación de sus mecanismos de acción.

Los nuevos conceptos de patogénesis de las enfermedades y en especial la demostración de Pasteur de que la inmunidad adquirida contra la tóxina del cólera podría ser inducida inmunizando con cepas atenuadas de los patógenos dieron un gran impulso al avance de la Inmunología. En 1880, Louis Pasteur en colaboración con Emile Roux descubrieron variaciones en la patogenicidad de diferentes cepas de un determinado microorganismo y algunas de estas cepas producían enfermedades menos severas que otras. Estos investigadores diseñaron técnicas para la atenuación de cultivos de bacterias virulentas que producen la enfermedad del cólera en aves, encontrando que pollos que se han recuperado de un ataque de cólera inducido por una cepa atenuada eran protegidos de una nueva infección con cepas más letales. Este trabajo, que estuvo basado sobre las investigaciones de Edward Jenner sobre la vacunación contra la viruela, abrió un nuevo campo de investigación sobre la inmunización preventiva. Posteriormente, Pasteur realizaría similares trabajos investigando el antrax, la rabia y otras enfermedades infecciosas.

En 1888 Emile Roux y Alexandre Yersin demostraron que una toxina soluble podía ser aislada desde los sobrenadantes de cultivos del microorganismo de la difteria. Ellos encontraron que la toxina por sí sola producía en animales experimentales los mismos síntomas que la enfermedad, lo que significaba que en algunos casos no era el microorganismo en sí sino que una exotoxina producida por el patógeno la responsable de la difteria. Dos años después, von Behring y Kitasato observaron que animales inmunizados con toxinas del tétano y de la difteria producían algo en su sangre capaz de neutralizar y destruir la toxina previniendo la enfermedad. Estos científicos utilizaron suero de estos animales inmunizados en niños infectados logrando una significativa mejoría y cura, especialmente cuando el suero era utilizado en etapas tempranas de la enfermedad. La substancia capaz de combatir a la toxina fue llamada antikörper (anticuerpo) y el material responsable de generar estos anticuerpos se conocieron como antígenos. Los hallazgos de von Behring abrieron un nuevo campo de investigación para el tratamiento de nuevas enfermedades conocido como seroterapia y von Behring recibió el Premio Nobel de Medicina en 1901.

Con la demostración de que la inmunidad puede ser transferida pasivamente a través del suero quedó claro que los anticuerpos correspondían a sustancias que debían formarse en el cuerpo de la persona inmunizada. Una de las teorías que surgieron proponía que el antígeno llevaba la información necesaria para reaccionar específicamente con una molécula de anticuerpo. Sin embargo, esta hipótesis fue rápidamente descartada al observar que se producía una mayor cantidad de anticuerpos que la cantidad de antígeno inyectada. Paul Ehrlich propuso en 1897 que los anticuerpos eran macromoléculas que se complementaban con la estructura de los antígenos en una forma específica y que funcionaban como receptores en la superficie de las células. Ehrlich postuló que estos receptores serían seleccionados para un antígeno específico conduciendo a su pérdida lo que estimularía la sobreproducción compensatoria de receptores que aparecerían en la sangre como anticuerpos circulantes. Por esta teoría, la que influyó por décadas el estudio de la Inmunología, y por sus importantes trabajos en el tratamiento químico de enfermedades como la tripanosomiasis y la sífilis, Paul Ehrlich recibió el Premio Nobel de Medicina en 1908.

Una nueva e interesante observación en el campo de la Inmunología fue realizada por Jules Bordet en 1899. Bordet encontró que anticuerpos específicos para eritrocitos en conjunto con otro factor del suero no específico llamado complemento podían causar la destrucción de los eritrocitos (hemólisis). Además, él encontró que los componentes de esta reacción podían ser precisamente cuantificados (titulación) con lo cual se abrió una nueva aproximación en el diagnóstico de las enfermedades. Desde ese momento la sangre de un paciente podía ser examinada para la presencia de ciertos anticuerpos con lo cual ahora una determinada enfermedad podía ser seguida serológicamente. Bordet recibió el Premio Nobel de Medicina en 1919. Estos hallazgos fueron utilizados por August von Wassermann y sus colegas para crear un test de diagnóstico contra la sífilis basado en reacciones de antígeno y anticuerpo. Las anteriores observaciones sobre anticuerpos dirigidos contra eritrocitos capaces de producir aglutinación y hemólisis llevaron a Karl Landsteiner a proponer que los seres humanos podían ser divididos en varios grupos dependiendo de la presenciade aglutininas específicas para los eritrocitos de otros humanos. Esta clasificación sería la base para el actual sistema ABO de grupos sanguíneos.




Fig. 15. Paul Ehrlich (1854 – 1915)
Los historiadores de las ciencias reconocen que las eras en las que mayor avance se ha logrado en un determinado campo del conocimiento corresponden a aquellas épocas en las cuales se ha generado una disputa entre dos escuelas de pensamiento. En los primeros años de la Inmunología esto ocurrió entre los que defendían la teoría celular de la inmunidad y aquellos que proponían que toda la inmunidad estaba basada en la acción de los elementos humorales (anticuerpos). El máximo defensor de la teoría humoral fue Paul Ehrlich mientras que la teoría celular fue propuesta por el ruso Ilya Metchnikoff. Metchnikoff fue el primero en postular que los leucocitos podían cumplir un importante papel en la defensa del cuerpo contra las enfermedades infecciosas en virtud de sus capacidades fagocíticas. Metchnikoff se graduó de Biólogo y en 1865 descubrió la digestión intracelular en invertebrados hecho que posteriormente influiría notablemente en sus observaciones en el campo de la Inmunología. Durante su trabajo en embriología comparada, Metchnikoff observó que dentro de las larvas de estrella de mar existían células móviles las cuales propuso podrían de alguna manera participar en la defensa del cuerpo. Para comprobar su idea, Metchnikoff introdujo en las larvas una pequeña espina proveniente del árbol de Navidad que él había preparado para su hijo. Al día siguiente, observó que la espina estaba rodeada por células móviles. Como ya era conocido que cuando en animales que poseen un sistema vascular ocurre una inflamación se produce una movilización de leucocitos dentro de los vasos sanguíneos, Metchnikoff postuló que los leucocitos podían ingerir y digerir bacterias infecciosas tal y como él había observado durante sus estudios iniciales de digestión intracelular en invertebrados. Como una prueba adicional a su teoría, Metchnikoff describió que las esporas de hongos presentes en pequeños crustáceos eran atacadas por los fagocitos del crustáceo. Sin embargo, sus teorías encontraron una fuerte oposición entre los patólogos los que consideraban que los macrófagos que acompañaban la inflamación provocaban un daño mayor y no tenían un efecto protector. De hecho, en ese tiempo se postulaba que las células fagocíticas si bien podían ingerir a los patógenos éstos no eran destruidos sino que al contrario eran transportados por todo el cuerpo siendo la causa de la diseminación de la enfermedad. A pesar de esta oposición Metchnikoff continuó con sus experimentos y demostró que un exudado peritoneal rico en macrófagos activados era capaz de proteger a otro huésped frente a la inyección peritoneal de una dosis letal de diferentes bacterias patógenas. Este experimento correspondería al primer uso de lo que en la actualidad se conoce como inmunoterapia no-específica. En 1908 y como un intento por conciliar las posturas celular y humoral de la inmunidad se les otorgó a Paul Ehrlich y a Elie Metchnikoff el Premio Nobel de Medicina. Posteriormente, quedaría claro que estas dos teorías son los componentes fundamentales de la respuesta inmune.

Actividad 5:

Las siguientes afirmaciones intentan registrar si lograste una lectura comprensiva del texto acerca de los comienzos de la inmunología. Márcalas si crees que son correctas. Procura hacerlo sin releer el texto.

  1. _____ Inmunización preventiva es una reacción normal frente a los antígenos de enfermedades

  2. _____ El contacto con un antígeno estimula la formación de anticuerpos

  3. _____ Un antígeno puede ser una partícula de polvo

  4. _____ La respuesta inmune ocurre mediante anticuerpos y no en base a los glóbulos blancos

  5. _____ Los anticuerpos son células especializadas en la defensa del organismo

  6. _____ Todos los anticuerpos poseen funciones relativas a la defensa inmune

  7. _____ La inmunología es una ciencia que ha requerido el trabajo complementario de muchos científicos


La respuesta inmune es un sistema de defensa interno

Los animales tienen mecanismos de defensa interna que los prote­gen contra organismos causantes de enfermedad que ingresan en el cuerpo en aire, alimento y agua y a través de lesiones en la piel. Entre los microorganismos que causan enfermedades (denomi­nados patógenos) se incluyen virus, bacterias, hongos y protozoarios. La defensa interna depende de la capacidad de un organismo de dis­tinguir entre lo propio y lo ajeno. Tal reconocimiento es posible por­que los organismos son bioquímicamente únicos. Las células tienen proteínas de superficie que difieren de las propias de las células de otra especie o incluso de las de otros miembros de la misma especie. Un animal reconoce sus propias células e identifica como ajenas las de otros animales.

Los agentes patógenos producen macromoléculas que el cuerpo reconoce como ajenas (o extrañas). Una sola bacteria puede tener de 10 a más de 1000 macromoléculas distintas en su superficie. También es posible que los patógenos secreten macromoléculas, algunas de las cuales son tóxicas para la mayor parte de los organismos. Cuando un patógeno invade a un animal, sus macromoléculas características esti­mulan los mecanismos de defensa del animal.

El término inmune proviene de una palabra latina que significa “seguro” o “a salvo”. La inmunología, que es el estudio de los meca­nismos de defensa interna, es uno de los campos de investigación biomédica en más rápido cambio y más fascinantes de la actualidad. Una reacción inmunitaria o inmunorreacción implica el reconoci­miento de macromoléculas extrañas y una reacción (o respuesta) en­caminada a eliminarlas. Las inmunorreacciones dependen de la co­municación entre células, o señalización celular. Como se estudió en capítulos previos, un aspecto importante de la señalización celular es la transducción de señales, o sea la conversión de una señal extracelular en una serie de procesos intracelulares.

Los dos tipos principales de inmunorreacciones son las inespe­cíficas y las específicas. Los mecanismos de defensa inespecíficos, también llamados inmunorreacciones innatas, dan protección ge­neral contra los patógenos. Estos mecanismos impiden la entrada de la mayor parte de los agentes patógenos al organismo, y rápidamente destruyen los que llegan a superar las defensas externas. Por ejemplo, la cutícula o la piel constituyen una barrera contra los patógenos que entran en contacto con el cuerpo del animal. La fagocitosis de bacte­rias invasoras es otro ejemplo de mecanismo de defensa inespecífico. Las inmunorreacciones innatas suelen ser activadas por las propieda­des químicas del agente extraño.

Los mecanismos de defensa específicos están destinados de manera exclusiva a combatir macromoléculas específicas propias de cada agente patógeno. Las inmunorreacciones específicas también se denominan inmunorreacciones adquiridas o adaptativas. Las inmunorreacciones (o inmunorrespuestas) específicas están dirigidas hacia el tipo específico de sustancia extraña o agente patógeno que ha penetrado en el cuerpo del animal. Cualquier molécula que pueda se: reconocida de manera específica como extraña por células del sistema inmunitario se denomina antígeno. Muchas macromoléculas, incluídas proteínas, ARN, ADN y algunos carbohidratos, son antígenos. Un mecanismo de defensa específico importante es la producción de anticuerpos, proteínas altamente específicas que reconocen antígeno; específicos y se unen a ellos. En los animales complejos, en los meca­nismos de defensa específicos participa la memoria inmunitaria, que es la capacidad de reaccionar de manera más eficaz la segunda ocasión que moléculas extrañas dadas invaden el cuerpo.

A veces el sistema inmunitario funciona incorrectamente y ataca los tejidos corporales como si éstos fueran patógenos. Otras veces el cuerpo es superado por los patógenos. El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el SIDA, infecta linfocitos T, componentes importantes del sistema inmunitario.
Los mecanismos de defensa interna son distintos entre invertebrados y vertebrados

Todas las especies de invertebrados que se han estudiado tienen la ca­pacidad de distinguir entre lo propio y lo ajeno. Los invertebrados montan reacciones de defensa (inmunorreacciones o inmunorres­puestas) inespecíficas como fagocitosis y reacción inflamatoria. La mayor parte de ellos también son capaces de alguna especificidad en sus inmunorreacciones.

Las células de la esponja de mar poseen glucoproteínas específi­cas en sus superficies que les permiten distinguir entre lo propio y lo ajeno (o extraño). Cuando se mezclan células de dos especies distintas de esponjas, se reagrupan en la especie respectiva. Cuando esas dos especies son forzadas a vivir en contacto mutuo, en la región de con­tacto se destruye el tejido. Los cnidarios también rechazan tejido injer­tado y destruyen tejidos ajenos.

Los invertebrados con celoma tienen fagocitos ameboides que engullen y destruyen bacterias y demás materia extraña. Muchos in­vertebrados celomados también tienen sustancias en la hemolinfa que matan bacterias, desactivan las células de algunos patógenos y cau­san la aglutinación de algunas células ajenas. En los moluscos, estas sustancias de la hemolinfa favorecen la fagocitosis por los fagocitos.

Determinados cnidarios (como los corales) y artrópodos (como los insectos) poseen mecanismos inmunitarios específicos y memoria inmunitaria. En ellos y en algunos equinodermos y cordados simples, parece ser que el organismo recuerda antígenos por un lapso breve y puede reaccionar de manera más eficaz en un segundo encuentro con los mismos patógenos. Equinodermos y tunicados son los animales más simples conocidos que tienen leucocitos diferenciados que reali­zan funciones inmunitarias limitadas.

Como los invertebrados, los vertebrados se protegen contra los patógenos mediante mecanismos de defensa inespecíficos y específicos. En los vertebrados son posibles inmunorreacciones específicas más complejas porque poseen un sistema linfático especializado. Sólo los vertebrados tienen linfocitos, glóbulos blancos especializados en realizar inmunorreacciones.
Actividad 6: Elabora una tabla de doble entrada con las variables: “Invertebrado/vertebrado” y “Respuesta específica/inespecífica”.

De esta manera, el sistema inmune es un notable mecanismo de defensa, cuya forma más avanzada se encuentra en los vertebrados superiores. Provee al organismo de mecanismos para montar respuestas rápidas, altamente específicas y protectoras contra un millar de microbios potencialmente patogénicos que abundan en el medio ambiente. Su importancia se puede apreciar en los trágicos casos de inmunodeficiencia tanto genética como adquirida por virus VIH. La función fisiológica del sistema inmune es la defensa contra los microbios. Sin embargo, también las sustancias extrañas al organismo que no son infecciosas pueden desencadenar una respuesta inmune. Por esto se define la inmunidad como la reacción contra las sustancias ajenas al organismo, incluyendo microbios y macromoléculas tales como proteínas y polisacáridos.

El concepto de inmunidad puede venir de tiempos muy remotos, como lo sugiere la costumbre china de hacer a los niños resistentes al smallpox mediante la inhalación de polvo obtenido de las lesiones de la piel de los enfermos durante su etapa de recuperación.

Se puede manipular la función del sistema inmune bajo condiciones controladas, tal como ocurre en la vacunación. Como se menciona más arriba, el primer ejemplo de este tipo de manipulación fue la vacunación exitosa realizada por Edward Jenner, un médico inglés, contra la viruela. A Jenner le llamó la atención que los lactantes que se recuperaban de la enfermedad nunca la desarrollaban de nuevo. En base a esto, inyectó material extraído de una pústula en el brazo de una niño de 8 años. Cuando este niño fue después inoculado intencionalmente con el agente de la viruela no se desarrolló la enfermedad. Este método introducido el año 1798 permanece hasta ahora como la forma más efectiva de prevenir las infecciones.

Para dimensionar el efecto que ha tenido la comprensión del sistema inmune y su manipulación mediante la vacunación masiva, puede revisarse la siguiente tabla, que muestra la efectividad de la vacunación para algunas enfermedades infecciosas corrientes.




Figura 16. Estadísticas anuales para algunas de las enfermedades infecciosas más comunes en Chile. Para todos los casos, la columna con cifras de 1992 implican el desarrollo y aplicación de vacunas específicas para cada enfemedad


Existen componentes de la inmunidad que son innatos e inespecíficos

La inmunidad innata o innespecífica incluye aquellos mecanismos que posee el organismo para combatir a los microbios antes de que ocurra una infección. Corresponde a la primera línea de defensa contra los agentes patógenos. Entre sus principales componentes se encuentran las barreras físicas y químicas, células fagocíticas y proteínas plasmáticas.

La piel constituye una gruesa barrera física que impide o dificulta el ingreso de los patógenos. Además, su permanente renovación permite la eliminación de aquellos microoganismos que se encuentren en su superficie. Es muy poco probable que las bacterias ingresen por la piel si esta está intacta. En cambio, cuando se rompe por algún corte o quemadura, sirve de canal expedito para las infecciones. Junto con ser una barrera física, impuesta principalmente por la queratina, la piel posee mecanismos químicos de defensa: el sudor y el sebo. Mientras el sudor aporta lisozima, enzima que degrada las paredes celulares de las bacterias, el sebo acidifica la superficie de la piel, lo que también inhibe el crecimiento bacteriano. La lisozima también está presente en las lágrimas y la saliva.

Los microorganismos que ingresan en el cuerpo con el alimento suelen ser destruidos por las secreciones ácidas y enzimas del estómago. Los patógenos que entran en el cuerpo con el aire inhalado suelen ser filtrados por los pelos de la nariz o atrapados por el revestimiento mucoso adhesivo de las vías respiratorias, donde por lo común destruidos por fagocitos. Ver figura 17.

Los fagocitos son, precisamente, la segunda línea defensiva. Corresponden a glóbulos blancos, ya sea macrófagos o neutrófilos. Los macrófagos derivan de un precursor presente en la sangre, que aún no ha terminado su diferenciación, el monocito. Cuando el monocito abandona la sangre y pasa a ciertos tejidos, completa su diferenciación y origina a los macrófagos. Cada macrófago puede llegar a fagocitar cerca de 100 bacterias en su vida. Un neutrófilo, en cambio, alcanza solo 20 bacterias. En ambos casos, la fagocitosis es inespecífica, vale decir, se produce frente a cualquier partícula extraña, sea un microorganismo o no. Todos los animales poseen – al menos – un mecanismo defensivo de este tipo, que se considera la forma más antigua de inmunidad.

Las células del sistema inmunitario secretan una notable cantidad de proteínas reguladoras llama citocinas, que cumplen la importante función de constituir señales para las células durante las inmunorreacciones. Al igual que las hormonas, las citocinas actúan en las células que las producen, regulan la actividad de células vecinas, y en algunos casos modifican las acciones de éstas. Algunos tipos de citocinas son: interferones, interleucinas y factores de necrosis tumoral.

Cuando virus u otros parásitos intracelulares infectan células, éstas reac­cionan secretando citocinas llamadas interferones. Los interferones tipo I son producidos por macrófagos o por fibroblastos de tejidos conectivos. Los interferones tipo I inhiben la multiplicación viral y también acti­van las llamadas células citolíticas naturales con acciones antivirales. Las partí­culas vírales producidas en células expuestas a interferones tipo I no son muy eficaces para infectar más células. Otro grupo, los interferones tipo II, producidos por una parte del sistema de inmunidad específica, incrementan las actividades de otras células inmunitarias. Los miembros de este grupo pueden estimular macrófagos para que destruyan células tumorales y cé­lulas que han sido infectadas por virus.

Finalmente, existen las proteínas del complemento.

El complemento, así llamado porque complementa la acción de otros mecanismos de defensa, consiste en más de 20 proteínas presentes en el plasma y otros líquidos corporales. En condiciones normales, las proteínas del complemento son inactivas hasta que el cuerpo se expo­ne a un antígeno. Determinados patógenos activan de manera directa el sistema del complemento. En otros casos, cuando antígeno y anticuerpo se combinan estimulan la activación. La activación del com­plemento consiste en una cascada de reacciones donde cada compo­nente actúa sobre el siguiente de la serie. Las proteínas de este sistema actúan entonces para destruir los patógenos.

Las proteínas del complemento pueden ser activadas contra cual­quier antígeno, y su acción es inespecífica. Una vez activadas empren­den cuatro acciones principales: (1) algunas lisan la pared celular del patógeno; (2) otras recubren a los patógenos, haciéndolos menos "res­balosos" para que los fagocitos (macrófagos y neutrófilos) puedan fagocitarlos con mayor facilidad, un proceso llamado opsonización; (3) otras más atraen linfocitos al sitio de la infección; (4) aun hay las que incrementan la inflamación estimulando la liberación de histamina y otros compuestos que dilatan los vasos sanguíneos e incrementan la permeabilidad de los capilares.

similar:

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconSistema de organización administrativa de la vicerrectoría de investigación...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconResumen Durante muchos años se ha debatido sobre el papel del Sistema...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconTema Historia e introducción al sistema inmune 03/08/10

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) icon4. Se pueden producir alteraciones patológicas en el funcionamiento del sistema inmunitario

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconUna introducción a la epistemología de la psicología
«La epistemología, o filosofía de la ciencia, es la rama de la filosofía que estudia la investigación científica y su producto, el...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconEl establecimiento de alfonso XII como rey, y el funcionamiento del...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconFormas básicas del texto expositivo y modelos de organización

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) icon482/08 Generación y transferencia de tecnología para la sostenibilidad...

La comprensión de la organización y funcionamiento del sistema inmune ha sido el producto de muchos años de investigación científica (texto complementario de referencia) iconOrganización general del sistema nervioso




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com