Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades




descargar 90.4 Kb.
títuloCartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades
página1/3
fecha de publicación29.01.2016
tamaño90.4 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3

CURSO SOBRE AGROECOLOGIA: PRINCIPIOS Y ESTRATEGIAS

CARTILLA N° 5: REGULACIÓN DE VEGETACIÓN ESPONTANEA, INSECTOS PLAGAS Y ENFERMEDADES.
Elaborado por: Rómulo Alvarado

INTRODUCCION
Una historia que las universidades, escuelas de ciencias agropecuarias y los ministerios de agricultura aquí en Venezuela no cuentan y que nunca van a contar, es la trágica y verdadera historia del origen de los venenos agrícolas.  Estos fueron inventados, sintetizados y utilizados para matar seres humanos en la primera y segunda Gran Guerra que los países europeos emprendieron en la disputa por el dominio mundial. Agrotóxicos, pesticidas, plaguicidas o medicinas, como erradamente muchos agricultores orientados por agrónomos se acostumbraron a llamarlos en la comunidad rural o indígena.  Estos mismos venenos tendenciosamente son llamados por muchos profesores universitarios “defensivos agrícolas”, cuando imparten cátedras de Entomología y Fitopatología. 

Los parcos conocimientos que transmiten a los estudiantes en estas áreas los reducen solamente al control de hongos e insectos, comportándose como verdaderos fitocidas y entomocidas.  Los mismos conocen mucho de efectos y controles, nada conocen sobre origen y causa, al mismo tiempo que niegan conocer que detrás de los venenos se esconde una economía bélica. Los venenos agrícolas son las más potentes armas de dominio mundial creadas por el ser humano y que pasaron a ser ampliamente utilizadas a partir de las primeras décadas de este siglo.  Son sustancias químicas que los europeos, principalmente los alemanes e ingleses desarrollaron para enfrentarse en las guerras. Los venenos agrícolas, no sólo despedazan y astillan las economías y las formas milenarias y naturales de cultivar en nuestros paises, sino que también los vuelven dependientes, los esclavizan y los exterminan como se hace con la propia naturaleza. Entre enero y marzo de 1991 se desató la Guerra del Golfo Pérsico entre Irak y Kuwait.  Fue transmitida en vivo por la televisión y transformada en espectáculo mundial.  Hoy, después de algunos años de haber terminado el “espectáculo”, las personas ya han olvidado este episodio.  Sin embargo, pocos conocen que la máquina que “fulminó” las intenciones de Saddam Hussein fue exactamente la misma que armó sus más delirantes sueños.  En “tiempos de paz” esta máquina encuentra otras formas de mantener sus altos rendimientos económicos a través de un buen marketing.   Las mismas estructuras bélicas, usadas para matar en épocas de guerra, se transforman en falsas tecnologías “a favor de la vida”, con la comercialización de venenos para la agricultura y más recientemente las mismas armas están dirigidas especialmente hacia la ingeniería genética: los controles biológicos. Si los medios de comunicación de hecho realmente cumplieran con la tarea de informar la verdad acompañada de una real interpretación de cómo funcionan estos engranajes (guerras, tecnologías y agricultura), tal vez los ciudadanos y los agrónomos al servicio de la sociedad industrial tendrían otro entendimiento de la realidad de la agricultura suicida, dentro de la cual se encuentran sumergidos la gran mayoría de los agricultores y agricultoras de nuestro país.

Regulación de las Malezas
La industria agroquímica ofrece una larga lista de herbicidas, inclusive para cada tipo de malezas, por lo que ya no debería existir ni representar un problema en la agricultura moderna.
El surgimiento de las malas hierbas o vegetación espontánea es una autodefensa de la naturaleza y tiene por objeto compensar los desequilibrios en el suelo y hacer reverdecer el suelo descubierto. Este mecanismo no se puede desactivar fácilmente. Otra forma de compensación de la naturaleza es la formación de resistencia de las malas hierbas o la vegetación espontánea a los productos químicos.
El monocultivo de maíz año tras año en la agricultura convencional prueba que esta práctica fomenta el establecimiento de vegetación espontánea persistentes.
La agricultura ecológica se resiste a la aplicación de productos herbicidas químicas ya que mucha vegetación espontánea también son útiles como son: plantas medicinales, abastecedoras de polen, cobertura del suelo o fuente de materia orgánica corno plantas indicadores del tipo estado del suelo así como de prácticas agrícolas inadecuadas.
Cuanto mejor sea el equilibrio en el suelo así corno el manejo de la diversidad en los cultivos, menor será el problema de las vegetación espontánea. No se trata de tener cultivos completamente libres de vegetación espontánea sino, más bien, de mantener una regulación de la vegetación espontánea, de tal manera, que funcionen como plantas de acompañamiento de los cultivos; decidiendo para cada caso, cuál se debe dejar crecer o cuál debe ser controlada.
Generalidades sobre la biología de la vegetación espontánea
La vegetación espontánea, generalmente, viven en estrecha asociación con determinados cultivos y tienen ciertas ventajas frente a las plantas cultivadas:


  • Crecen en forma asociada y no en monocultivo




  • Tienen una alta variabilidad genética, que le confiere gran capacidad de adaptación




  • Producen en corto tiempo mucha semilla y forman estolones, son precoces por su escaso requerimiento de calor




  • Las semillas presentan adaptaciones que favorecen su propagación




  • La mayoría de la vegetación espontánea son menos susceptibles a enfermedades y plagas que los cultivos mediante las prácticas convencionales (estrecha rotación de cultivos, altos niveles de fertilización, labranza intensiva del suelo, aplicación de herbicidas, etc.) se han seleccionado vegetación espontánea de mayor adaptabilidad. La preparación del suelo desempeña un papel tan importante para la propagación de la vegetación espontánea como en el desarrollo de las plantas cultivadas.



Tipos de propagación
La vegetación espontánea anual y bianual de propagación sexual: son plantas que florecen una sola vez, se propagan únicamente a través de la semilla cada año o segundo año. No tienen órganos subterráneos de almacenamiento.
La vegetación espontánea perennes o de raíz: se propagan mayormente de modo vegetativo, poseen órganos subterráneos de almacenamiento (rizomas, estolones, bulbos, tubérculos) de los cuales vuelven a crecer en cada ciclo y aún después de ser arrancados. Los estolones se encuentran en las capas superiores del suelo (grama, hierba buena, ortiga).
En cambio, los rizomas penetran en las capas más profundas del suelo (cardos, campanilla, corocillo etc.).
Daños causados por la vegetación espontánea
Pueden causar daños muy variados, entre ellos:


  • Obstaculizan el desarrollo de los cultivos al competir con ellos por espacio, luz, agua, aire y nutrientes




  • Dificultan la labranza del suelo, las labores culturales y la cosecha




  • El forraje puede mezclarse con plantas tóxicas




  • Pueden constituirse en hospederas de enfermedades




  • Crean un microclima favorable para las enfermedades




  • Dañan la micorriza de las plantas cultivadas

Utilidad de la vegetación espontánea
Todas las plantas que crecen espontáneamente, tienen su razón de ser y en la naturaleza son de gran importancia debido a que:


  • Dan rápida protección al suelo y a los microorganismos porque cubren el suelo




  • Producen polen para los insectos benéficos.




  • Contrarrestan un deterioro mayor del suelo (ejemplo: la acidificación, erosión, etc.)




  • Aportan materia orgánica




  • Movilizan y reciclan nutrientes


En el trópico y subtrópico, la vegetación espontánea sirven de fuente de materia orgánica, de cobertura y fertilización del suelo debido a la poca abundancia de estiércol.
La vegetación espontánea son auxiliares de la naturaleza que ayudan a compensar los desequilibrios en el suelo, pueden absorber ciertos nutrientes oligoelementos del suelo con mayor facilidad que las plantas cultivadas. Esto significa que las malezas pueden servir de indicadoras de algunas características de los suelos (acidez, reserva de nutrientes, materia orgánica, temperatura, etc.) porque muchas de ellas prevalecen según el tipo de suelo por lo que también pueden llamarse plantas indicadoras.
Algunas plantas indicadoras - mensajeras de la naturaleza
La vegetación espontánea que se desarrolla en determinados lugares e incluso en campos pequeños, ofrecen información valiosa acerca de las propiedades físicas, químicas y biológicas de un suelo. La vegetación que presenta los suelos no es homogénea. Así, los suelos fértiles, profundos y bien drenados presentan una vegetación diferente a los suelos fértiles con problemas de drenaje. La presencia de sales o el manejo del suelo por el hombre influyen en la fertilidad. Un buen conocedor de la flora espontánea sólo recurre al análisis del suelo para confirmar sus conclusiones obtenidas a través de la observación del campo.
Al establecer un cultivo no debe desafiarse la aptitud o vocación de un suelo. Si se actúa a favor de la corriente y no en contra, los resultados serán óptimos ya que se obra con respeto a la naturaleza. A continuación algunos ejemplos:

SUELOS FÉRTILES:
Gramíneas:


  • King grass (Loliuni multifiorum): forrajera espontánea de origen europeo. Útil como abono verde. Exige humedad.




  • Pasto miel (Paspalum dilatum): Próspera en suelos bajos.




  • Maicillo o sorgo de alepo (Sorglzum hale pense): de rizoma perenne de cierto valor forrajero, pero muy agresiva. Se regula mediante extracción total, quema y sombra.


Urticáceas


  • Ortiga (Urtica urens): Género de numerosas especies generalmente adaptadas a suelos húmedos. Raíz pivotante larga, extrae minerales principalmente calcio y fósforo del subsuelo.


Poligonáceas


  • Lengua de vaca (Rumex sp.): es una adventicia anual. Comestible y medicinal. Da un excelente purín preventivo y estimulante.


Leguminosas


  • Todas son beneficiosas para la recuperación del suelo.


Borragináceas


  • Flor morada (Echium piantagineum): anual o bianual. Sólo se da en terrenos fértiles, suelos hurníferos.


Verbenáceas


  • Verbena (Verbena bonaeriensis): perenne, de raíces profundas y tallo tetrangular.


SUELOS HÚMEDOS Y FRANCOS
Solanáceas


  • Chamico (Datura ferox): anual, de ciclo primavera-verano-otoño. Semillas tóxicas (peligro cuando invade campos de pasto).




  • Huevo de gallo (Saipichroa origanifolia): perenne, rastrera o trepadora, frutos comestibles.


Plantaoináceas


  • Llantén (Plantago major): perenne, uso medicinal


Compuestas


  • Achicoria (Cíchorium íntybus): bianual o perenne. Hojas y raíces comestibles. Uso medicinal.




  • Cardo de castilla (Cimara cardunculus): invasora perenne de campos altos fértiles. Pencas (peciolos) comestibles.




  • Carao asnal (silybun mariannum): Anual de coloracion marmorea. Se e extrae una esencia medicinal de alto valor.




  • Diente de león (Taraxacum officinale): Perenne, muy adaptable. Suelos húmedos, humiferos. Comestible y medicinal.




  • Bardana (Artium minus): bianual, prenere sitios sombreados. Alimenticia (raíz) Y medicinal.


SUELOS DE BAJA FERTILIDAD
Gramíneas
Pasto salado (Dzstychlís spicata): indicadora de manchones alcalinos, suelos salinos pobres y mal drenados.
Ciperáceas

cyperus sp: terrenos anegadizos de mediana fertilidad
Corocillo (Cyperus rotundus) perenne muy invasora. Se combate con labores estivales y con ayuda de cerdos y gansos. No tolera bien la sombra. Se le puede controlar ahogándola con un cultivo estival muy denso.

SUELOS MODIFICADOS
Gramíneas


  • Gramilla rastrera (Cyncdon dactylon): perenne, muy invasora, se propaga por estolones, rizomas y semillas. Domina la flora de lotes o campos con sobrepastoreo. Se combate mediante el laboreo en secano y exponiendo los rizomas al sol o mediante extracción y quema. La sombra le es perjudicial. Se puede controlar mediante una siembra estival muy densa, Quenopodiáceas


Amarantaceas


  • Bledo (Amaranus quitensis): Nos indica la falta de agua en el suelo.


Brasicáceas


  • Mostaza (Brassícu sp). Especies anuales o bianuales de ciclo lluvioso. Secan el terreno, pero aportan minerales que extraen de los horizontes más profundos. El sector invadido puede manejarse como un abono verde, incorporando la masa vegetal en floración. También se puede pastar.



Control preventivo de vegetación espontánea
Las prácticas agrícolas son de suma importancia para un económico y efectivo control de vegetación espontánea, entre éstas se tiene:


  1. Evitar la dispersión indirecta de la semilla. Se recomiendan las siguientes reglas:




    • Limpieza y control minucioso de las semillas.




    • Preparar el compost correctamente con los residuos vegetales que contengan semillas de vegetación espontánea para que al germinar sean destruidas por la alta temperatura o por los microorganismos. El estiércol mezclado con cantidades grandes de malezas debe ser adecuadamente preparado en compost o utilizarse para fertilizar pastizales.




    • Cortar periódicamente - o pastar si es posible – la vegetación espontánea que crecen en el borde de los campos, caminos y acequias.




    • Medidas culturales que retengan las semillas y vegetación espontánea en los bordes del camino limitan la invasión de malezas.



  1. Mejoramiento general del suelo


El mejoramiento de la estructura del suelo se puede lograr al incrementar el contenido de humus mediante una adecuada labranza y una apropiada rotación de cultivos. Estos factores son condicionantes de suma importancia para un buen control de la vegetación espontánea ya que la actividad intensiva de los microorganismos destruye la semilla de la vegetación espontánea. Con la eliminación del mal drenaje se eliminan también mucha vegetación espontánea.
La pasada de rastra con el fin de eliminar la vegetación espontánea se facilita en suelos sueltos. A diferencia de la vegetación espontánea, los cultivos no prosperan bien en suelos de baja calidad. En suelos buenos hay una predominancia de malezas más dóciles.


  1. Fertilidad equilibrada principalmente orgánica.


En cultivos bien abonados la competitividad es mayor, ios cultivos crecen con más rapidez, desarrollan tallos y hojas de mayor vigor lo que aumenta su capacidad de dar sombra frente a las malezas. Un abonamiento equilibrado con materia orgánica ocasionalmente complementado con abonos minerales lentamente solubles estimula el edafón y garantiza una nutrición armónica.

  1   2   3

similar:

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconPlagas y enfermedades más importantes de las palmeras

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconIntervención pública, regulación administrativa y economíA: elementos...

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconInvestigaciones químicas sobre la vegetación

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconTÍtulo de la cartilla: participación y veeduría ciudadana en salud

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconCartilla metodológica para la enseñanza de las actividades acuáticas

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconAlternativas para el control de insectos

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades icon1 Falsedad de la generación espontánea

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconEl origen de la vida: la generación espontánea

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconEl origen de la vida: la generación espontánea

Cartilla n° 5: regulación de vegetación espontanea, insectos plagas y enfermedades iconEl origen de la vida: la generación espontánea




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com