Competencias a desarrollar




descargar 267.86 Kb.
títuloCompetencias a desarrollar
página5/6
fecha de publicación29.01.2016
tamaño267.86 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Biología > Competencia
1   2   3   4   5   6

Actividades
I. Responde adecuada y concisamente a las siguientes preguntas.



  1. ¿Con qué aspectos de la lectura estás en desacuerdo? Justifica tu respuesta con ejemplos.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. Mencione un caso en el que un medio de comunicación se parcializa con respecto a un tema. Especifique qué parte de la “noticia” corresponde a la información y qué parte desarrolla una actitud con respecto a esa información.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Qué paradigmas, difundidos por los medios (cine o televisión), encontramos en el Perú?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Cómo se excluyen a las “minorías” en los medios masivos?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Qué medios electrónicos han dejado de denotar prestigio y qué otros le contagian su “desprestigio” a quien lo porta?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿En qué aspectos la creación de nuevos medios ha permitido la mejora de la calidad de vida en su entorno?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………


  1. ¿De qué manera las redes sociales han perturbado la personalidad del hombre moderno? Dé ejemplos.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. Investiga sobre un caso histórico de la censura de un libro.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Qué es un tótem y qué ejemplos cotidianos podemos ver en la actualidad?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Qué signos consideras que deben ser re-significados?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

  1. ¿Qué códigos consideras que han sido marginados por la sociedad peruana?

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

SEMANA 2 - PARTE 1

COMPETENCIA COMUNICATIVA

1. Competencias a desarrollar

En el presente apartado desarrollaremos la competencia comunicativa a través del indicador que se ofrece a continuación:


  1. Conoce y aplica los conceptos relativos a las habilidades necesarias para el desarrollo de una adecuada competencia comunicativa en diversas situaciones recreadas por el docente.



2. Introducción
En la vida cotidiana, es común que nos comuniquemos. Para salir exitosos en la transmisión de nuestros mensajes, debemos ser competentes comunicativamente. Tener competencia significa poseer pericia en un campo específico de la vida, y ser competente en el ámbito comunicativo demanda tener buenas cualidades al momento de estructurar nuestras oraciones, además de saber usar de buena manera las reglas sociales de la comunicación. Seguidamente, veremos la teoría concerniente a este importante tema.

3. La competencia comunicativa
Las personas deben poseer competencia comunicativa es decir, la capacidad para producir y comprender mensajes lingüísticos de acuerdo con la gramática de una lengua. Así, tendremos que saber elegir las palabras y el orden necesario para poder comunicarnos. Se suman a ello una clara pronunciación y ortografía, de modo que nuestros mensajes sean legibles al receptor; además de saber elegir el registro (culto, estándar, coloquial) y el tono en los que nos vamos a comunicar.
La competencia comunicativa parte del conocimiento certero del sistema de una lengua, su uso social; así como de otros códigos para trasmitir intenciones, ideas, necesidades o emociones. Esta competencia implica el conocimiento de reglas –adquiridas con el tiempo y la interacción constante– que modulan el comportamiento con respecto al emisor, al código, al canal y al receptor.


4. Principios de la comunicación
El lingüista Juan Carlos Moreno Cabrera nos informa acerca de unos principios o máximas que los hablantes seguimos usualmente cuando nos comunicamos. Estas máximas son “una serie de aspectos que regulan la cooperación de los individuos que participan en el acto comunicativo; estos aspectos están claramente orientados hacia lo interpersonal o interindividual” (MORENO, 2000: 378) Estas reglas, explícitas o tácitas, son culturales.
Una de las condiciones para que se establezca la comunicación es la buena disposición de las personas para entablar un diálogo. El emisor debe entender que el receptor se encuentra ocupado en sus quehaceres y le dedicará un tiempo valioso para atenderlo. Asimismo, el receptor entiende que el emisor, con buenas intenciones y razones, lo invita a un intercambio de mensajes.
Uno de los puntos de partida para que se entable una comunicación es la coincidencia en el manejo de los códigos que utilizarán. Más allá de esto, es ideal que los hablantes conozcan las peculiaridades gramaticales de la variante de la lengua (dialecto, sociolecto, cronolecto). De igual modo, una comunicación tendrá mucho éxito si los interlocutores cuentan con una visión similar del mundo y tienen afinidades y simpatías

El entorno cognitivo nos permite obtener conclusiones a partir de nuestra percepción de las circunstancias donde se va a desarrollar la comunicación. Antes de iniciar una conversación, solemos observar detenidamente el espacio y las personas con quienes conversaremos. Evaluamos qué posturas tienen, qué están haciendo, cuál podría ser su edad y procedencia, cuáles son sus gestos, qué elementos lo rodean, etcétera. A partir de estos datos podemos inferir si es prudente o no iniciar el diálogo; y si se inicia, cómo debemos desarrollarlo, con qué palabras y con qué gestos.

5. Habilidades del comunicador competente
En principio, las personas deben comunicarse cooperativamente. Esto quiere decir que el emisor debe adecuarse al contexto espacial, temporal y cultural del receptor. Asimismo, debemos tomar en cuenta las peculiaridades del otro; por ejemplo, si nuestro receptor tiene alguna discapacidad, tendremos que adecuarnos a un código que pueda ser comprendido por él. Asimismo, debemos ser pacientes con el y facilitarle diversos medios con el fin ayudarle en su comunicación.
Comunicarse cooperativamente implica el conocimiento de unas reglas tácitas o expresas de la comunicación en una sociedad, como saber respetar su turno, no interrumpir el discurso de otros, apoyar en la continuación de la conversación o solicitar permiso para hablar. De igual modo, la comunicación cooperativa exige que la persona no solo articule bien sus palabras, sino que escriba con buena caligrafía. Hablar entre dientes o escribir con letra ilegible son indicadores de que el emisor no hace esfuerzos o no tiene interés por que el receptor lo entienda.
Entre los comportamientos que se consideran no cooperativos en la comunicación tenemos el de contrariar los objetivos del grupo, ser más breves o amplios de lo requerido, ser irrelevante (aportar muy poco al desarrollo del tema en cuestión) y tener actitudes inconvenientes, como usar tonos, posturas, léxicos o registros que discrepan del acto comunicativo presente.
El comunicador competente tiene competencia gramatical. Es decir, sabe estructurar bien las oraciones, utiliza adecuadamente el léxico, conoce las reglas de pronunciación y entonación y pone énfasis y esmero en el contenido de sus expresiones. La incompetencia se demuestra en la ruptura de la normativa lingüística (local o regional). Los “errores en la dicción” como el anacoluto, la discordancia, el barbarismo o la impropiedad léxica provocarán que los receptores se focalicen en estos aspectos y no en el fondo del asunto.
La amplitud léxica le permite al hablante ser más preciso en el momento de comunicar sus ideas. Quien ha tenido más acceso a los distintos textos, escritos o electrónicos, suele ser más claro en sus discursos. Por el contrario, quien no conoce bien las palabras de su lengua se trabará constantemente, tendrá silencios prolongados y hará gestos tratando de expresar sus ideas.
El hablante competente domina las reglas pragmáticas de la lengua, es decir, sabe los modos como la persona debe desenvolverse en un acto comunicativo real. Por ejemplo, un hablante promedio de la capital distingue en el uso de las variantes para dirigirnos a la segunda persona: tú y usted. Así, usará “usted” para personas mayores de edad o de cierto prestigio o nivel; y usará “tú” cuando se trate de una conversación horizontal, entre personas de la misma edad o rol social. De igual modo, las reglas de uso de una lengua distinguen formas específicas de comunicarnos con otras personas dependiendo de si estas son hombres o mujeres, amigos o extraños, niños o adultos. En síntesis, decimos que alguien tiene competencia pragmática (incluida dentro de la competencia comunicativa) cuando adecua sus mensajes a las condiciones socioculturales del emisor.
El hablante competente prepara su discurso con antelación. En el acto comunicativo expresa información adecuada y relevante según el tema. Cuenta con un bagaje cultural amplio que le permite adecuarse rápidamente a los giros temáticos de la conversación. Cuando otros tienen la palabra, reflexiona sobre lo que ellos dicen y sobre el contenido de sus próximos mensajes.

Lo que digamos en nuestros mensajes debe ser informativo y novedoso con respecto al tema de la conversación. No debemos limitarnos a repetir información ya brindada por otros; siempre tenemos que procurar adicionar datos u opiniones nuevas. Para ello, los comunicantes requieren un conocimiento amplio de la historia y del tema sobre el cual se habla.
El comunicador competente sabe utilizar el registro adecuado según el contexto discusivo y la situación comunicativa. Así, utilizará un registro formal en una entrevista de trabajo, y el registro informal o irónico en una charla amical o en una reunión con sus familiares.
El comunicador competente es capaz de producir y comprender discursos narrativos, informativos o argumentativos. Este comunicador se adecua a los distintos tipos de mensajes: ante un discurso argumentativo prestará atención a las ideas de su contrincante para refutarlos acertadamente o corregir sus ideas y posturas y aceptar sus propios errores; ante un discurso narrativo prestará atención a distintos aspectos (personajes, hechos, estructura) para comprender la trama de la historia; ante un discurso informativo, prestará atención a los datos más relevantes.

El comunicador competente presta atención a los discursos de sus interlocutores y está atento a su turno de participación. En cada intervención desarrolla algún nuevo aspecto o argumento de su tema, corrige aspectos referentes al contenido de sus mensajes con el fin de aclarar alguna duda; igualmente, sabe detectar y cambiar sus actitudes o posturas que puedan ocasionar un conflicto.
El comunicador competente responde de buena manera las preguntas que se le formulen. No actúa de acuerdo con sus impulsos, sino según el modo requerido por la naturaleza y peculiaridades del tema, del contexto y del receptor.
El comunicador competente utiliza el tiempo necesario para decir lo sustancial de su mensaje. Explica bien sus ideas, procurando no dejar dudas y evita estar en silencio prolongadamente. Las personas no deben monopolizar el discurso, deben medir con prudencia la cantidad de información que aportará en cada turno. Del mismo modo, en una conferencia, procura evitar los monólogos que aborden discusiones personales que no conciernen a la audiencia.
El hablante competente no teme en aceptar su desconocimiento en ciertos temas. No habla sobre temas que desconoce. De hacerlo, quedaría como mentiroso, soberbio e incompetente. Siempre procuraremos aclarar expresiones ambiguas y solicitar a otros que aclaren las suyas.
En una situación comunicativa suele haber mensajes que buscan alterar la conducta del oyente. En pedidos o exhortaciones, el comunicador competente prefiere usar el modo potencial y/o la interrogación en vez del imperativo. Así, dirá “¿Podrías pasarme el salero?” en vez de “Pásame el salero”. Asimismo, el emisor se incluye en las órdenes, por ejemplo, expresará “¿Qué te parece si estudiamos con más ahínco para el próximo examen” a “Debes estudiar con más ahínco para el próximo examen”.
La persona competente comunicativamente usa argumentos sólidos; se aleja de las falacias, en especial del argumento contra la persona, el cual descalifica la información o argumentos del otro no en virtud de las falencias del discurso, sino tomando en cuenta alguna característica de la persona en sí. Los prejuicios se relacionan con el estatus (creer que el otro es inferior por eso se le debe despreciar o simplemente ignorar). El prejuicio también puede partir de la edad de la otra persona; es usual que los mayores hablen “con autoridad” a los menores. Otro aspecto que alimenta el prejuicio y, por tanto, perjudica la comunicación, son las creencias. Las personas solemos creer que nuestra visión del mundo es la más racional y correcta. Esto nos encierra en nosotros mismos y no nos permite comunicarnos ‘poner algo en común’ con el otro, a quien consideramos inferior por tener sus propias creencias.
La competencia comunicativa también incluye la recepción. Escuchar atenta y objetivamente a los otros nos dará un mejor panorama del tema y de las actitudes de las personas. Esto nos procurará elegir mejor el tema, el tono, los argumentos y las actitudes necesarias y pertinentes para hablar cuando sea nuestro turno. En una comunicación –a la que asistimos por voluntad propia– nuestros interlocutores entienden que hemos venido dispuestos a escucharlos. Debemos tener en consideración que él ha preparado su discurso de acuerdo con nuestras características, ha elegido el tema y la actitud indicada para dirigirse a nosotros.

Un comunicador hábil conoce las reglas de cortesía de acuerdo con el contexto comunicativo. Desconocer estas reglas puede inducir a graves errores, por ejemplo, en los países árabes se considera descortés alabar la comida antes de probarla. El anfitrión creerá que es una ofensa y ordenará preparar otros platos. Es usual que los japoneses minimicen el valor de sus obsequios. Si un extranjero le dijera a una dama japonesa que le hará el regalo de su vida, ella podría tomarlo como un acto de soberbia.
Ser cortés implica no imponer jamás nuestras opiniones o modo de pensar, no obligar a otros a realizar algo que no deseen, reforzar la camaradería incluyendo al otro dentro del grupo propio, maximizar los logros del otro y minimizar nuestros aciertos, maximizar los acuerdos y minimizar los desacuerdos, enfatizar lo positivo y descartar lo negativo. Asimismo, la cortesía va de la mano con una recompensa que se desea obtener. Esta puede ser tangible o intangible (una sonrisa, un apretón de mano, unas felicitaciones).
1   2   3   4   5   6

similar:

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a Desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar en el módulo 3

Competencias a desarrollar iconCompetencias a desarrollar en la unidad 7




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com