Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia




descargar 467.8 Kb.
títuloDinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia
página4/10
fecha de publicación30.01.2016
tamaño467.8 Kb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Biología > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Terapia Asistida con Animales: Hipoterapia.
Según Gustavo Palomino en el artículo La Hipoterapia, una Alternativa para la Salud el profesional indicado para lograr ese proceso interdisciplinario e Inter-profesional, es el Psicólogo experto en Terapia Asistida con Animales (TAA).
Lo anterior no significa que debamos olvidar la importancia de la medicina, la etología, la veterinaria y demás ciencias del conocimiento, planteamos que el Psicólogo, en especial el Clínico, es el más apto para lograr la integración del proceso interdisciplinario en los términos ya explicados.

En el articulo Hipoterapia por Evidencias Palomino plantea que
”para hacer Hipoterapia se necesita la intervención de profesionales de la salud, seguir los mecanismos de un protocolo y ajustarse a un plan de intervención previamente analizado y aprobado por el equipo profesional. Esto significa que el conocimiento de la medicina, la psicología, la terapéutica general, es lo que marca las directrices”. De la misma manera menciona que “debe ser así porque estamos interviniendo en un ser humano, en su salud y calidad de vida (…) desconocer esta parte esencial del método, es hacer Equinoterapia improvisada.”5.
Teniendo en cuenta esto en el contexto de (La escuela de Carabineros de Sierra Morena en Bogotá), podríamos afirmar que no se esta realizando hipoterapia. El contexto en principio parece ser muy apropiado, están los caballos, las fisioterapeutas practicantes, los guías de los caballos en el proceso, las familias y los niños. Sin embargo, no existe un equipo sólido de profesionales de la medicina y la psicología y a pesar de ello los efectos a nivel de la persona con discapacidad y la familia parecen reflejarse. El punto es que en este contexto los vínculos construidos de los profesionales, las familias y el caballo serán diferentes de otros contextos ya que los personajes son mundos distintos, viven y experimentan realidades distintas. En la entrevista realizada al Subintendente José Adhemar Rodríguez (Jefe de Participación Comunitaria) y director del proceso de hipoterapia en Sierra Morena nos habla como él vive esta experiencia, lo que nos llevó a pensar en los mundos que son posibles construir a través de lo que se narra y se acciona.
La hipoterapia en la institución de la Policía, inició en el Parque Nacional de Bogotá en el año 2001. Debido a la cantidad de personas que participó en el programa, se abrió en algunos centros de escuelas de cabineros como Sierra Morena. Un cabo asume la dirección del programa. Sin embargo, en la aplicación del tratamiento no se cuenta con un plan de intervención anticipado, lo único que tienen en cuenta es clasificar los ejercicios de acuerdo a la discapacidad. Los registros que se llevan y que dan cuenta de los avances en los niños es rol de las fisioterapeutas y de las educadoras especiales practicantes en la institución.
El cabo manifiesta que no existe una interacción de parte suya con la familia, “la cuestión es que usted viene aquí toma su equinoterapia y ya”. Los resultados se ven, los padres dan cuenta de ellos, no obstante, aclara que es un proceso largo que requiere constancia en la familia, manifiesta así mismo, que la hipoterapia es un proceso demorado, repetitivo y que en muchas ocasiones choca con las expectativas que se tiene de los resultados. El cabo acostumbra a realizar una reunión antes de comenzar en la que se pregunta a las familias que esperan, que piensan de la hipoterapia y “se les explica que no esperen que sus hijos a los dos días ya salten y corran”. En relación con los animales, afirma que cada niño tiene su caballo asignado y que siente que ellos le dan un significado a los caballos; desde su propia postura admira a los caballos no se considera un amante de los animales pero sabe el poder que tiene en los cambios a nivel motor y emocional del niño y las familias.
El Dr. Gustavo Palomino nos dice que en Hipoterapia los resultados se programan con anterioridad, pues la técnica nos permite saber qué evidencias ya están plenamente probadas y nosotros vamos simplemente a re-experimentarlas, con la certeza científica de su resultado. Sencillamente la Hipoterapia intenta tener la explicación desde lo clínico, de las diferentes reacciones del jinete con capacidades especiales. Los efectos que se han develado en investigaciones anteriores a parte de los que pueden ser objetivamente posibles, han trascendido del plano físico, al plano espiritual y emocional, incluso las familias ya han sido incluidas dentro de esta red; sin embargo, la pretensión de mirar los efectos en un todo todavía están matizados desde el interior del individuo y hacia el individuo.
Según Gustavo Palomino, la hipoterapia es un proceso de construcción de sus intervinientes hacia el conocimiento, de tal forma que el paciente construye modelos nuevos en su psique, en su cuerpo, en su conducta, en su universo. Simultáneamente con la construcción de modelos que hace el co terapeuta para quien cada ejercicio es una sensación diferente y nueva que lo enriquece en su "conocimiento" interior, hace que el paciente cada vez sea mas experto y práctico en su labor. Finalmente, al presentar el terapeuta modelos de conocimiento, está enriqueciendo sus conocimientos por el trabajo dentro del esquema de las diferencias Individuales. Cada jinete interpreta los modelos de acuerdo a su realidad interna y posiblemente el modelo que hoy le produce una realidad, mañana le puede producir otra diferente pero igualmente válida.
El autor nos propone pensar en una redefinición de la enfermedad, entendida como un desequilibrio y desarmonía con la naturaleza, así como un mensaje para el propio paciente. Debemos hacer que ese menaje llegue a la conciencia del paciente lo más pronto posible, para lo cual tenemos la ayuda del co terapeuta, de tal forma que obtengamos el cambio que se necesita para que la calidad de vida del paciente sea mejor.
Este proceso de modelos es interesante porque se está considerando a cada ser como único y con una realidad diferente a la de los otros y que obviamente enriquece el trabajo profesional desde el punto de vista del “ser particular”. Sin embargo, los efectos del co terapeuta (caballo) y el plano cultural de las familias sólo son considerados hacia el individuo, no se considera una retroalimentación en los efectos de los diferentes personajes de esta red. Nosotras como investigadoras hemos querido trascender a otro plano que considera el contexto de estos niños no como causa de, no como acompañante de, sino como parte integral del individuo en su totalidad. Entonces ya no sólo el efecto es en el espíritu, y el cuerpo, sino que también es en el contexto y del contexto en el individuo. Es esta nuestra jugada en la investigación –intervención.
En Contraste con la tesis dentro del proyecto de Vínculos, Redes y Ecología planteamos la Hipoterapia como contexto relacional más que como un proceso de modelos; ya que los modelos, si bien son una forma interesante de percibir la realidad de cada uno como diferente y única, nos limitan a la visión de analizar y convertirnos en expertos, pues la idea es generar realidades particulares desde las historias, desde los lenguajes, desde las dispociones y desde los significados. Por ello más que analizar nuestras emociones como psicólogas, se trata de comprenderlas y ponerlas en juego como autorreferencia y que nos permita enriquecer el proceso, entonces, mas allá de intuir procesos internos, mentales con la idea de que todo esta adentro, como si todo fuera desconocido, se trata de observar y conversar, de comprender los procesos relacionales de cada individuo desde los significados frente a la experiencia que esta viviendo.
Como se puede observar, diferentes contextos -sea que se trabaje indiciplinariamente o no y que en algunos se den cuenta del efecto particular en cada individuo y familia o no- hacen que las consecuencias se vivan de forma distinta ya que la conciencia de la red participativa para la recuperación de los pacientes también difiere.
En la monografía La Hipoterapia como Intervención en la Discapacidad cuya autora es Carmen Mary González (2004), se plantea la Hipoterapia como propuesta dentro de las estrategias terapéuticas en la discapacidad, comprendiendo los procesos cognoscitivos, motrices y relacionados con la rehabilitación del paciente discapacitado: “la Hipoterapia posibilita una intervención rica en conocimiento y experiencia, lo que hace de ella una valiosa alternativa terapéutica en la rehabilitación…”. De esta manera se realiza una lectura desde la complejidad donde se menciona que el contexto terapéutico y la intrincada red de interacciones participan en el acontecer del sujeto. Cuando se habla de la red interacciónal se hace referencia a las distintas áreas de la salud y los principios terapéuticas del caballo así como la vinculación del animal a la terapia, que en la investigación en mención es aplicada a un caso con diagnostico de retardo mental y psicomotor.
El caso se analiza desde lecturas eco-sistémicas que abarcan aspectos neuropsicológicos, dinámica familiar y la interacción entre los terapeutas que participan en el proceso, el cual es visto como contexto para incluir la hipoterapia como estrategia. La justificación del trabajo se enmarca en la descripción y valoración de los procesos funcionales intrínsecos y extrínsecos del paciente que asume una terapia con caballos y los consecuentes efectos de la rehabilitación. Se percibe al ser humano como un ser complejo y por ende perteneciente a un sistema social que acciona y moviliza su organización.
Desde este punto de vista, este trabajo se ocupa por introducir de una forma sistemática al conocimiento sobre las conexiones existentes entre discapacidad, la neurociencia y las terapias asistidas con animales desde la perspectiva contextual eco-eto-antropológica para trascender lecturas positivistas de causa-efecto, logrando así que la comunidad profesional de la psicología cuente con textos introductorias que condensen las bases de comprensión para una futura práctica de la hipoterapia desde la mirada compleja y donde la intervención sea una estrategia capaz de potenciar la comprensión múltiple de los procesos mentales del hombre objeto de estudio.
Finalmente, se llega al planteamiento de una propuesta transparadigmatológica como marco epistémico para la intervención con animales, desde la visión eco-eto-antropológica para ampliar los niveles de comprensión del posicionamiento en que se han colocado a los animales en los inicios de su vinculación a los ambientes terapéuticos, en una segunda parte se planeta el aporte que hace la hipoterapia a la rehabilitación de las funciones motrices y afectivas del paciente discapacitado, precisando a qué tipo de enfermedades es aplicable. Por último se retoman posturas empíricas sobre la intervención con animales con el fin de generar un encuadre teórico desde las diferentes concepciones que describen la vinculación entre el hombre y el animal, así como su determinación para implicar a los animales en contextos interventivos.

Con este marco, se hace el estudio de intervención aplicado a un caso donde se evidencian las conexiones neuropsicológicas, las posibilidades y las limitaciones de la hipoterapia como ingrediente sustancial de la intervención de la discapacidad. A continuación se refiere la entrevista realizada a Carmen Mary Fernández acerca de su experiencia en el trabajo de hipoterapia en España:
(…) En España se realiza un trabajo coordinado a través de un grupo interdisciplinario. Fisioterapeutas, maestros, terapeutas ocupacionales, técnicos en equitación y psicólogos. Las áreas de intervención están claramente definidas: hipoterapia, equitación terapéutica, equitación adaptada volteo terapéutico. El rol de cada profesional se define de acuerdo al tipo de población que atiende y la modalidad interventiva: siendo el contexto de un fisioterapeuta, de un educador, terapeuta ocupacional y/o psicólogo la equitación adaptada y de un monitor en equitación apoyado por un terapeuta la equitación adaptada.

 

También difiere la inclusión de la población en un programa específico, de acuerdo al tipo de discapacidad y su nivel de afectactación: un chico con parálisis cerebral hará parte de un programa de hipoterapia y será dirigido por un médico rehabilitador o fisioterapeuta y apoyado por un pedagogo o un psicólogo (así funcionamos en nuestro centro, no todos los centros funcionan de la misma forma). En el caso de un chico con síndrome de Down o un déficit cognitivo moderado a leve, podría realizar un trabajo en equitación terapéutica al igual que un paciente con diagnóstico de espectro autista, y éste sería direccionado por un pedagogo o un psicólogo y apoyado por un fisioterapeuta; y en el caso de un participante con un grado mayor de funcionalidad-autonomía haría parte de un programa de equitación terapéutica éste lo lideraría un monitor en equitación y le apoyaría el terapeuta más indicado para el tipo de discapacidad: pedagogo, terapeuta ocupacional, psicólogo fisioterapeuta .
Como os daréis cuenta depende la intervención del tipo de objetivos a conseguir y del estado cognitivo, físico y afectivo del participante. El sistema de trabajo se sistematiza y se lleva a cabo en un seguimiento permanente del trabajo así como de los resultados obtenidos, lo cual se cuantifica y se realiza una valoración para efectos de informes clínicos que serán remitidos a los profesionales que ofrecen este tipo de intervención. En este momento nuestro centro está siendo consolidado como prestador de servicios de salud, por ello pretendemos trabajar bajo una metodología cuantitativa aunque sigamos viendo la intervención también desde una postura cualitativa.

 

Así como se realiza un seguimiento exhaustivo de cada participante, sucede lo mismo con los caballos; los cuales son entrenados para el trabajo diariamente, tanto a nivel de doma como a nivel de terapia; se pretende que los caballos puedan participar y resolver demandas tanto a nivel de la hípica como de la terapia. Sin embargo, los caballos de terapia son exclusivos para este tipo de trabajo y su entrenamiento lo dirigimos los terapeutas junto con el técnico en equitación. Por otro lado, los terapeutas recibimos una formación en equitación, dos veces por semana como mínimo, no sólo a nivel de técnica ecuestre sino en manejo, cuidado y entrenamiento de los caballos.

 

Encuentro una diferencia significativa entre el trabajo que se está realizando en Colombia y el que se lleva a cabo aquí en España (sin embargo yo estoy fuera de Colombia desde hace más de 2 años y puede que la información que tenga esté desactualizado), hay que tener presente que Europa lleva más tiempo realizando este tipo de intervenciones y que ello denota mayor preparación y experiencia en el campo; adicionalmente hay países como Alemania, Francia, Italia, el Reino Unido y Estados Unidos que son pioneros y sobretodo, estrictos en cuanto a los contenidos, formación y metodología de trabajo; tanto, que los postgrados están claramente definidos para destinatarios de una profesión u otra. Creo que con esto os hacéis una idea de la situación en Colombia verdad? .

 

En cuanto a las motivaciones, principalmente es apasionamiento por lo que hago tanto por el caballo como por la población con algún tipo de limitación y por supuesto por la equitación y la psicología. Ahora me cuesta concebir la psicología sin un caballo, para mí es una bella "herramienta" valiosa e indispensable tanto para evaluar (conocer al participante), como para intervenir, es un contexto no convencional con el que se cuenta con una serie de herramientas para la intervención y además tanto para el niño-adulto como para el terapeuta se convierte en enriquecedor del trabajo.

 

Las fases de trabajo con un niño con limitaciones físicas, como cognitivas y/o afectivas son casi las mismas: entrevista inicial con los padres; evaluación tanto "pie a tierra" como sobre el caballo del niño; elaboración del programa interventivo (a través de equipo interdisciplinario) en el que se define el área de intervención, el tipo de intervención: tiempo, terreno, duración, ayudas didácticas, material etc., y el caballo; ejecución del programa interventivo; evaluaciones periódicas dadas al interior del equipo como con la familia y resultados; sistematización e informe. Muchos requieren un trabajo articulado de gimnasio para facilitar la extensión, apertura y postura sobre el caballo.

Como os lo decía anteriormente, considero que un aporte claramente definido es el entorno facilitando cualquier tipo de intervención; el vínculo que se establece entre el niño y el caballo, entre el niño y el terapeuta, entre la familia y el equipo, así como con los demás participantes. Por otro lado, el movimiento, la transmisión del calor corporal y el programa interventivo, son herramientas para la obtención de resultados; el niño se encuentra en un estado de motivación y relajación que facilita el aprendizaje y la interiorización de contenidos. Mi trabajo está más definido hacia discapacidad cognitiva y física he tenido menos casos relacionados con temas como trastornos de personalidad o trastornos mentales, entre otros; si he tenido casos con componentes claramente afectivos, sociales o relacionales pero son menos comunes (…)”.
La investigación y la experiencia de Carmen nos abren las puertas para proponer un modelo de investigación–intervención para movilizar las dinámicas familiares del niño diagnosticado con PC desde la experiencia de hipoterapia. El encuadre teórico e introductorio que hacen los investigadores de esta monografía nos es importante desde la redefinición que hacen de la forma de aplicar la terapia asistida con animales proponiendo hacer lecturas desde la complejidad y los espacios relacionales de las personas discapacitadas. Desde la perspectiva de vínculos es importante ahondar en la forma cómo las redes organizacionales y la participación de cada actor en el tratamiento es develada desde los mitos, los ritos y los epistemes, así como cada personaje es movilizado desde su propia autorreferencia, sus emociones al relacionarse entre si y el cómo esto conlleva a proponer nuevas dinámicas de interacción en las familias cuya expectativa es obtener resultados.
Vínculos hombre – animal.

Si hablas con los animales, ellos hablaran contigo y se conocerán, Si no hablas con

Ellos, no los conocerás, y a lo que no conoces le temes. Lo que uno teme lo destruye”

Jefe Dan George
Gustavo Palomino en el articulo “La Hipoterapia una Alternativa para la Salud” nos muestra una interesante reflexión acerca del vínculo hombre–animal remontándonos a los procesos de domesticación. Él hace mención de como la relación humano-animal orquesta nuestra historia consolidando los pilares sobre los cuales nuestro asiento psicológico se ha desarrollado y tiene significado. Esta relación se enmarca en la emoción instrumental del apego, a partir del sentido instintivo de la supervivencia, siendo el animal el "medio" para ello, desde la ingesta hasta el medio de transporte.
Se cree que los primeros perros lobos seguían a los nómadas, comiéndose los restos y los desperdicios de la caza. Pero en ese amanecer de la historia humana, seguro que esos primeros perros primitivos alertaban a sus compañeros humanos sobre los peligros y que salvaron a más de una vida; seguro que nuestros antepasados aprendieron rápidamente que a cambio de unos pocos restos de carne o de despojos, podían conseguir un sistema de alarma con centinelas de confianza y unos hábiles rastreadores de caza. En este punto es válida la pregunta que hacía Konrad Lorenz, en su libro "Cuando el Hombre Conoció al Perro" (1950), ¿en el proceso de civilización, quien domesticó a quien?.
Con el transcurso del tiempo, la domesticación acentuó más su carácter selectivo enfatizando ciertos rasgos del comportamiento de los animales como la mansedumbre, el apego, la docilidad, así como la agresión y la furia; entonces el hombre se enfrenta a los beneficios de la domesticación como objeto de arte, como deidades, como demostración de lujo y poderío, como objeto de diversión.
Las investigaciones alrededor del vínculo humano–animal se han venido haciendo desde hace algunos años, aproximadamente desde los años 60, a partir del reconocimiento de las emociones en los animales. Eran pocas las personas que reconocían esta clase de sentimientos en los animales, la pauta científica hacía falta para comprobar que era así Fundamentando la ciencia en Descartes, los animales eran considerados maquinas autómatas y preprogramadas, de poco interés para el estudio y menos para pensar en que ellos tenían emociones, y de tenerlas, inaccesibles en el campo de la investigación. Esto “permitió a los científicos no sólo evitar estudiar oportunamente las experiencias subjetivas de los animales, sino también negar cualquier dolor que pudiera haber infligido a los seres sensibles con los que experimentaban en laboratorio” (Shoen, 2002, p. 33), lo cual lamentablemente, aun no ha desaparecido del todo de la actitud de muchos investigadores.
Los lideres en el estudio del comportamiento animal como el etólogo Konrad Lorenz, consideraban la mayoría de las pautas del comportamiento animal como una forma de impronta, de reacciones innatas basadas en una programación genética. Los conductistas, que dominaban la jerarquía científica en este tema, pensaban que toda conducta animal se reduce a una serie de pautas fijas de comportamiento basadas en la programación genética, todo lo estudiaban evitando el tema de emociones en los animales, “lo único que podía decirse del comportamiento animal, es que no era emocional, y ni siquiera conciente” (Shoen, 2002, p. 34).

En “El Origen de las Especies” (1859), Darwin postula un continuo evolutivo de rasgos físicos, mentales y emocionales entre todos los seres vivos, incluidos los humanos. Sin embargo en su libro de 1872: “La Expresión de las Emociones en los Animales y en el Hombre”, Darwin sigue la pista de la continuidad de emociones como el miedo, la aflicción y la lealtad en muchas especies. Teoriza que los animales no humanos si poseen la capacidad de razonar, usar herramientas, imitar comportamientos y recordar acontecimientos.
Como ya mencionamos, Darwin niega toda diferencia cualitativa entre el hombre y los animales, refiriendo que la gama de capacidades en el hombre ya están presentes en los animales; capacidades como la memoria, la abstracción, el sentido de lo bueno. Otras opiniones como la del conductista Donald Griffin apoyan el campo emocional de los animales; él fue uno de los descubridores de la eco-localización de los murciélagos (el sistema sensorial que les permite orientarse y calcular la distancia de lo objetos por el eco de las ondas sonoras que emiten), y planteó la posibilidad de que los animales tuvieran conciencia y sintieran dolor.
Muchos autores de la antigüedad se dedicaron a humanizar al animal, y la psicología darviniana de los animales no es muy diferente de la que les atribuyen con mayor o menor grado la fantasía. “Michel de Montaigne quién cita el poema de Lucrecia donde dice: que los rebaños sin habla y los animales salvajes con gritos diversos expresan el miedo, el dolor o el placer que sienten” (Cyrulnik, 2004, p.14)
La hipótesis de Darwin sobre los procesos de pensamiento de los animales era polémica y nada popular entre quienes deseaban conservar la noción de diferencia entre animales y el hombre (antropocentrismo). Solo hasta hoy, después de muchas décadas sus escritos son comprendidos por algunos pocos, ya que por otro lado siguen debatiéndose. En la investigación que ha hecho Boris Cyrulnik (2004) se concluye que los animales no parecen desprovistos de sentido:
Desde el momento en que el animal responde a un estímulo, elude, por poco que sea, las convicciones del mundo exterior. Se manifiesta un mínimo de sentido que puede presentarse ya como muy elaborado. Pero no se manifiesta como un sentido humano, interpretar bien el dato requiere remitirlo a un mundo animal que no esta regido por el mismo juego de significaciones que el nuestro. Sucede que el receptor en la interacción entre diferentes especies, interpretará el dato en función del propio estado interno “una comunicación ínter subjetiva es entonces posible materialmente gracias a la producción de un objeto sonoro, fuera de todo aprendizaje, por el simple hecho de la organización de los aparatos de comunicación.”
Ello explica esa impresionante capacidad de comunicación entre especies diferentes, Cyrulnik (2005) manifiesta que un niño nunca aprende a hablar el lenguaje de las gaviotas ni de los perros y sin embargo percibe claramente la diferencia entre una gaviota que pide un trozo de jamón y un perro que lo amenaza.” (p. 56)
Muchos conductistas antes de Donald Griffin, redujeron la conducta animal a una serie de pautas fijas basadas, según ellos, en programación genética, se llego a hablar de “genes egoístas” y “genes altruistas” (…) “Los teóricos del egoísmo genético reconocen la realidad del altruismo en los grupos sociales de los anímales, pero lo explican en términos de genes egoístas que trabajan por su propia supervivencia y reproducción” (Sheldrake: 2001; 116). Es decir que un animal puede entregar su vida por el mayor bien de los genes que comparte con su cría y parientes genéticos.
En términos de genes egoístas no se puede explicar la empatía que puede llegarse a dar entre humanos y animales; es cierto que los animales y las personas tienen genes muy diferentes, y así como las personas ayudan a los animales, los animales ayudan a estas, pero no a causa de unos genes egoístas compartidos por animal y humanos sino por una vinculación emocional. Los seres humanos crean uniones mas estrechas con las especies que muestran la mayor empatía respecto de ellas: sobre todo los perros, los gatos y los caballos. En las dos ultimas décadas, no eran solo los amantes de los animales quienes se replantearon el tema de las emociones en los animales, la ciencia también se interesa por este tema.
Una de las pruebas realizadas de sobre los sentimientos animales es la tomografía por emisión de positrones; en la medida que esta técnica ha sido conocida, se ha empezado a documentar la actividad en diferentes partes del cerebro humano relacionadas con estados emocionales, como la rabia o el miedo. Ahora se ha comprobado que esto también tiene lugar en el cerebro de los animales cuando experimentan estados similares lo cual “demuestra que los animales no solamente experimentan las mismas reacciones emocionales que los humanos, sino que también tienen una gama de sentimientos completos. (Shoen, 2002, p. 64).
Gustavo Palomino nos dice que para algunos es anatema hablar de Etología Cognoscitiva, es decir, plantear la hipótesis de un nivel o forma especial de inteligencia animal. Muy pocos pensarán hoy en día que aún somos los "reyes de la naturaleza", sofisma que nos llevó a depredar y violentar el medio ambiente y todo el sistema ecológico de la tierra. A pesar de una percepción negativa de las emociones en los animales, la primera vez que se utilizaron animales domésticos como co-terapeutas que se sepa fue en 1792 en Inglaterra. Fue pionero el médico William Tuke, quien los empleó para mejorar las condiciones infrahumanas que existían en los manicomios de la época y para enseñar autocontrol a los pacientes. La siguiente ocasión fue en Bethel, un centro para epilépticos fundado en 1867 en Bielefeld, Alemania (todavía hoy existe este protocolo terapéutico).
El sorprendente aumento de popularidad de los animales domésticos, se debe a estudios científicos como del de Stanley Hall que estableció un laboratorio experimental en 1882. Considerado el fundador de la psicología infantil, decía que la ontogenia se repite en la filogenia, es decir, que el desarrollo de un organismo individual, desde embrión o adulto es una replica del desarrollo evolutivo de la especie. Cuando los niños maduran reproducen el desarrollo de nuestros antepasados. Según Hall, “los niños deben estar rodeados por animales, igual que lo estaba la humanidad en la fase de cazadores –recolectores de su pasado evolutivo” (Shoen: 2002; 64). Hacia 1944, la Cruz Roja Americana organizó, en el Centro para Convalecientes del Ejército del Aire, en Nueva York, el primer programa que ponía en contacto a los animales con los pacientes.
No se describió otra experiencia similar hasta los años 60, con el psiquiatra estadounidense Boris Lenvinson y Gingles, quienes fueron los primeros en demostrar los efectos beneficiosos de tener un animal en su consulta mientras se atendía a un niño. A principios de los años 60, Levinson relató las experiencias vividas junto a su perro Gingles y pacientes introvertidos que perdían todas sus inhibiciones y miedos gracias a la presencia del perro. Gingles hacía de catalizador, favoreciendo la comunicación entre el psiquiatra y los pequeños. "El animal resulta ser algo mágico que estimula al niño", escribió este psicoanalista en un libro de 1969 que reeditó en 1995 la Fundación Purina con el título: Psicoterapia Infantil Asistida por Animales. A continuación se reproduce un texto en el que relata su experiencia en el ámbito terapéutico:
Una mañana temprano, Gingles estaba echado a mis pies en mi despacho mientras yo escribía, cuando sonó el timbre de la puerta. A Gingles no le estaba permitido entrar a la consulta mientras yo atendía a mis pacientes, pero ese día no esperaba ninguna sino hasta varias horas después. El me siguió hasta la puerta donde recibimos a una madre y a su hijo muy alterados. El niño había pasado ya un largo proceso terapéutico sin éxito. Le habían prescrito la hospitalización A mí, me visitaban para que emitiera mi diagnóstico y decidiera si admitía como paciente al chico, que mostraba síntomas de retraimiento creciente. Mientras yo saludaba a la madre, Gingles corrió hacia el chico y empezó a lamerle. Ante mi sorpresa, el muchacho no se asustó sino que abrazó al perro y comenzó a acariciarlo, la madre intentó separarlos pero le hice señas de que los dejara. Antes del final de la entrevista, el chico expresó su deseo de volver a jugar con el perro. Con unos auspicios tan prometedores comenzó el tratamiento de Jhonny. Durante varias sesiones jugó con el perro, aparentemente ajeno a mi presencia. Sin embargo mantuvimos muchas conversaciones durante las cuales estaba tan absorto con el perro que parecía no escucharme, aunque sus respuestas eran coherentes. Finalmente, parte del afecto que sentía por el perro recayó sobre mí y fui conscientemente incluido en el juego. Lentamente logramos una fuerte compenetración que posibilitó mi trabajo para resolver los problemas del niño. Parte del mérito de la rehabilitación hay que dársela a Gingles, que fue un co terapeuta muy entusiasta.6
En 1966, Erling Stordahl, músico ciego, fundó en Noruega el centro Beitostolen, para la rehabilitación de invidentes y minusválidos. Los perros y caballos intervinieron en el programa para animar a los pacientes a hacer ejercicio. Muchos de ellos aprendieron a esquiar, montar a caballo y a disfrutar de una vida más normal que incluyera una cierta actividad deportiva.
A partir de los 60`s, empiezan a realizarse numerosas investigaciones sobre la influencia de los animales de compañía en la salud humana, y así determinar las razones por las cuales estos son tan importantes para la mayoría de la población y especialmente, en la manera como afecta la salud y el bienestar de las personas. Estos estudios han demostrado los increíbles beneficios que se obtienen de estas relaciones, llegando muchas veces a cambiarle la vida a los seres que padecen de una enfermedad y/o de una discapacidad.
Desde entonces, se han encontrado beneficios en el aspecto físico (reducción de la presión arterial, fortalecimiento de los músculos, recuperación de los enfermos cardiacos); en el mental (disminuye la ansiedad y el estrés, mejora el estado de ánimo) y en el social (facilita la interacción con otras personas, estimula el diálogo).
En 1995 la doctora Karen Allen de la Universidad de Buffalo, Nueva York -que investiga los efectos fisiológicos de los animales domésticos, efectuó un estudio científico que demostró que las personas con discapacidad que poseían un Perro de servicio desarrollaban mayores niveles de bienestar psicológico, aumento de autoestima y mayor integración en la comunidad. Además de reducir hasta a un 78% las horas de asistencia humana que se requieren para el cuidado de estas personas. A continuación exponemos dos investigaciones, las cuales hacen referencia a la ayuda de los animales en problemas como la hiperactividad y como acompañamiento a personas de tercera edad:
Investigación Científica de un Caso de Hiperactividad y Dificultades en el Aprendizaje
En esta investigación los terapeutas Isabel Salamá, Felipe Lleras y Angélica Esteban, plantean como objetivo mejorar la calidad de vida de un niño con problemas de hiperactividad y la de su familia, a través de un programa de psicoterapia asistida con un caballo. La investigación se realiza con un niño varón de 7 años y un mes al que llaman JR.
En la investigación se considera al caballo como co-terapeuta, las facultades del caballo influirán en la capacidad de los niños para mantener la atención. El problema real de los niños hiperactivos se esboza ante aquellas situaciones en las que se les exige control de los movimientos y mantenimiento de la atención.
Los investigadores se plantean las siguientes hipótesis: “Si el niño, en su relación con un caballo, presta atención y concentración, luego se generalizara dicha concentración a otras áreas de su vida, como son los estudios. Si se desarrollan actividades pertinentes del niño en interacción con el caballo en el control del animal y de la impulsividad idiosincrásica del mismo (obediencia del caballo a las órdenes del niño), mejorará el control de su impulsividad en otras áreas de su vida. Si se consiguen mantener una serie de conductas apropiadas y bajo control durante las sesiones de psicoterapia con caballos, se incrementará la tranquilidad del niño y por tanto se reducirán las conductas inapropiadas, generalizándose en otras áreas. Si se manipulan una serie de enseñanzas imprescindibles para el cuidado y bienestar del niño y el caballo, se fomentará un incremento del aprendizaje, curiosidad y concentración en el mismo”

Tras dicho período de psicoterapia asistida con caballos, JR. mejoró en todas las áreas descritas y pudo comenzar una vida más normal tanto en su casa en interacción con la familia como en el colegio. Es así como el niño mejora significativamente en las calificaciones escolares obtenidas en las evaluaciones finales del mes de junio en comparación con las del año anterior, disminuye las condiciones de “desatención”, e “hiperactividad”, aumentando las conductas categorizadas como “facilitadoras de rendimiento” en el colegio y casa.
Aunque esta investigación no se ocupa de la parálisis cerebral, la incluimos en nuestro estado del arte ya que tiene información acerca de las facultades de los caballos y así mismo la investigación es un antecedente importante ya que representa la visión objetiva de aplicar un programa de terapia asistida con animales donde si bien se tiene en cuenta el contexto, se lo considera influyente y causa de un efecto en el individuo. Esta investigación nos invita a redefinir la postura adoptada por ellos, para apostar por cómo el contexto y el individuo interactúan en una totalidad que es imposible desconocer cuando partimos de la existencia de una multiplicidad de realidades y no sólo de una realidad que implica seguir viendo al caballo como un estimulo que genera respuestas en los individuos a nivel comportamental.

Psicoterapia con Animales.
En esta investigación Michell Ruselle Leal plantea como objetivo: demostrar la importancia que tienen los animales de compañía, conocidos como mascotas, en nuestra vida cotidiana, evaluando las características del vínculo anciano-animal, como pueden ser: tipos de vínculo establecidos, repercusiones que genera, actitudes y efectos en las personas de la tercera edad. Creando así, conciencia de los efectos positivos que las mascotas proporcionan en la salud y en la calidad de vida de las personas.
En la investigación se plantean las siguientes hipótesis: El envejecimiento puede contribuir a que las personas, en especial los adultos mayores, se aíslen, se vuelvan agresivas, sufran de regresiones, se depriman, etc. El tipo de vínculo establecido con un animal podría dar lugar a una mejoría a nivel físico-emocional-social.
En contraste con el paradigma sistémico, las hipótesis que se plantean así como las explicaciones de un mejoramiento en la calidad de vida de las personas se plantean de forma lineal dando lugar a la incertidumbre, pero desde el ser subjetivo tanto de humanos y animales, y no desde su característica relacional en donde los vínculos, las creencias, los ritos alrededor de ello proporciona cierta particularidad, que de acuerdo con el autor de este trabajo, dependerá de la etapa de la vida o lo que nosotros llamamos ciclo vital. De esta manera la incertidumbre en este estudio se convierte en una limitante ya que las investigaciones de corte lineal están interesadas en llegar a certezas objetivas. Algunos de los resultados a los que la tesis llego son:

Debido a que la relación de un sujeto con un animal es subjetiva y depende tanto del sujeto, como del animal, poca de la información obtenida se puede generalizar. El impacto de una mascota sobre su dueño, depende de la raza, el temperamento y la especie del animal. La interacción suscitada, dependerá de la etapa de la vida en que se encuentre el sujeto y de que tan involucrado se encuentre con su mascota.
Sensación de compañía, es lo que reduce el sentimiento de soledad y de desesperación, compromiso con un ser al cual cuidar y proteger y comunicación tanto en el plano verbal como en el no verbal, dando como resultado el incremento de movimientos faciales y corporales, que posibilitan una comunicación mas congruente; estimulación para ejercitarse, reducción de la ansiedad, mejoramiento de la salud cardiovascular, sentimiento de pertenencia y de utilidad.
Dentro de este tipo de terapias, es muy importante manejar la idea de “juego”, pues gracias a esta idea, el ejercicio se convierte en una diversión y deja de ser un aburrido y difícil “tratamiento”, dando como resultado, un ambiente más sereno, equilibrado y armonioso. El caballo permite conjugar la responsabilidad y el placer, y se convierte en un objeto de deseo de gran valor emocional y terapéutico (Estivill Sara, 1999).
Los pacientes agradecen la compañía de los animales, están de mejor humor, pasan gran cantidad de tiempo con ellos, y no se estresan ante situaciones de la vida cotidiana.

Con la presencia de un animal, se ve incrementada la comunicación con otras personas, estimulando con esto la evocación de recuerdos.
Particularmente, los ancianos institucionalizados, son los que están en riesgo de sufrir problemas asociados con la soledad, favoreciendo los efectos del aislamiento debido a déficits sensoriales, desmejoras en el habla y movilidad y alteraciones en los procesos mentales; suelen sentirse emocionalmente perturbados, y una forma de ayudarlos, es cubrir sus necesidades de amor y afecto, y confortarlos.
En una cultura como la nuestra que tiende a aislar a los mayores, las mascotas pueden ser el único aspecto constante del entorno. Los ancianos pueden apoyarse en ellos y esto los convierte en parte insustituible de la red de apoyo social. Fieles, cariñosas y leales, las mascotas no se preocupan por el éxito social, profesional o económico del dueño. Por eso cuidarlos, hablarles y tocarlos, puede servir para disminuir el estrés, levantar la moral, la autoestima y las habilidades sociales, aliviar la soledad y la depresión, y reducir la dependencia a los medicamentos. Aparte, constituyen un medio de diversión y recreación.
Esta tesis nos invita a pensar en cómo los animales desde el espacio que crean cuando “hablamos con ellos” se convierten en una red de apoyo social, y “hablar” se convierte en un ejercicio donde los lenguajes de nuestros compañeros animales y los nuestros se traducen en una presencia que hace parte del repertorio de relaciones que se pueden construir.
Por lo expuesto, retomamos este trabajo que aunque no esta directamente relacionado con la parálisis cerebral, es un documento en el que poblaciones de ancianos instucionalizados o abandonados por sus familias pueden construir otras opciones de vínculos con el beneficio de los animales. Este trabajo nos da luces sobre las ventajas de tener un animal en la mejora de nuestra calidad de vida. Sin embargo, depende como siempre hemos hecho énfasis, de los significados que los humanos le den a esa compañía y el como desde las historias, las movilizaciones de tristezas, soledad, patologías o enfermedades se hacen posibles si las redes sociales en que el animal entra a ser parte se configuran para salir de ese rótulo y advertir que existen otras realidades.
En adición a los beneficios que brindan los animales al atender las necesidades individuales de sus dueños, otros estudios científicos han demostrado que poseer un animal de compañía ayuda en la reducción de la presión sanguínea, moderación del estrés, disminución de la sensación de salud y aumento de motivación.
Actualmente, en una gran cantidad de países, se realizan programas de terapia dirigidos a un variado tipo de personas, en los cuales los animales son los elementos catalizadores de los beneficios obtenidos. Programas de visita a centros geriátricos con perros o gatos, donde las personas de edad avanzada comparten un tiempo de disfrute y convivencia con estos, consiguen mejorar sus condiciones mentales y su calidad de vida, así como una disminución de la ansiedad y depresiones, aumento en el bienestar y vitalidad. También se emplean a los animales para programas de terapia con personas marginadas, toxicómanos y presidiarios.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconCon su familia, viviendo allí hasta los siete años. Mayana arribó a Brasil con su familia en

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconEntrevista Con el Miembro del Consejo Alfa y Omega

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconEl primer miércoles del mes era un día terrible. Así, con mayúsculas....

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconLa familia del alumno con Síndrome de Asperger

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconManual del Miembro del Equipo

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconReseña historica la reseña histórica de la familia se inicia con...

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconLa nueva Unidad de Valvulopatías del ciec, donde se ha instalado...

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconResumen Se estudia la unidad didáctica del proceso enseñanza-aprendizaje,...

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconResumen Con el objeto de contar con una aproximación al valor económico...

Dinamica vincular de la familia con un miembro diagnosticado con paralisis cerebral y del equipo del programa de habilitacion con hipoterapia iconManual del Miembro del Programa del Seguro de Salud Infantil chip...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com