Fotosíntesis con producción de oxígeno




descargar 149.77 Kb.
títuloFotosíntesis con producción de oxígeno
página3/4
fecha de publicación02.02.2016
tamaño149.77 Kb.
tipoTesis
b.se-todo.com > Biología > Tesis
1   2   3   4

Los primates fósiles.

Hace unos 50 millones de años, los primitivos prosimios salieron de África, a través de conexiones que existían entonces entre los continentes, y una vez fuera de su lugar de origen protagonizaron una gran radiación evolutiva.



Los platirrinos surgieron hace 40 millones de años, a partir de un grupo africano que, de forma todavía no clara, atravesó el océanos Atlántico, llegó a Sudamérica y, al quedar aislado del resto de los primates, evolucionó independientemente.
Los primates que quedaron en África dieron lugar a los catarrinos y, más tarde a los hominoideos o monos antropomorfos (el grupo al que pertenecen los humanos).
Hace entre 20 y 14 millones de años, surgen en África los hominoideos, a partir del cual se originaron los ancestros de los grandes antropoides vivientes: orangután, chimpancés, gorila y homínidos.
Los primeros en separarse de este tronco común fueron los ancestros del orangután, mientras que el ancestro común del gorila, los chimpancés y los seres humanos hay que buscarlo en África en sedimentos de entre 14 y 8 millones de años.
En Namibia se han encontrado los restos de hominoideos, datados en unos 12 millones de años, que aportan las primeras evidencias fósiles de ancestros del grupo compuesto por chimpancés, el gorila y los seres humanos. Puede decirse que estos fósiles corresponden a uno de los eslabones perdidos que todavía faltaba por descubrir.

Clasificación de los Primates:





  • P
    rosimios
    : Primates inferiores




  • Lemures

  • Aye-aye




  • A
    ntropoides
    : Primates superiores o simios




  • Platirrinos: con tabique plano y ancho que separa los orificios nasales, sola prensil, sin callosidades isquiáticas.




  • Monos aulladores

  • Monos araña

  • Titíes




  • Catarrinos: con orificios nasales externos juntos, nunca colas prensiles, con callosidades isquiáticas.




  • Mandriles

  • Macacos

  • Langures




  • Hominoideos: (Antropoides) Ausencia de cola.




  • P
    óngidos
    : grandes simios o monos antropomorfos.




  • Organgután

  • Gorila

  • Chimpancé




  • H
    omínidos
    .




  • A
    ustralopitecinos
    : homínidos fósiles




  • H
    omíninos





  • Especies fósiles del género Homo.

  • Hombres y mujeres actuales (Homo sapiens).




  1. DEL PRIMATE AL HOMÍNIDO.


Los homínidos son un grupo de primates no arborícolas que se desplazan permanentemente en posición vertical bípeda.
Esta posición condiciona la situación del agujero occipital en el centro de la parte inferior del cráneo. La columna vertebral presenta una curvatura lumbar en forma de S, la pelvis es más corta y ancha, hay un progresivo alargamiento de los huesos de las piernas, y el pulgar pierde su oponibilidad. El paladar tiene forma de U, los dientes de los homínidos son pequeños y los caninos han perdido sus misiones de defensa y ataque. El cráneo alberga un voluminoso cerebro. El tamaño de este ha ido incrementándose progresivamente en las especies más representativas de la evolución humana: desde 400 cm3 en el Australopithecus africanus, uno de los primeros homínidos, hasta 1.230 cm3 en Homo sapiens sapiens, que es la especie a la que pertenecen los seres humanos actuales.
Este aumento cerebral está en relación directa con una dieta alimenticia de alto contenido energético, ya que el cerebro es un órgano que gasta mucha energía. A la adquisición de esta dieta contribuyeron adaptaciones locomotoras y del aparato digestivo, y una mayor complejidad social.
Diferencias básicas entre humanos y antropomorfos.
Los seres vivos nos diferenciamos de nuestros parientes más próximos, los simios antropomorfos, en tres características biológicas principales:


  1. Exclusiva forma de desplazamiento bípeda con el cuerpo erguido. Esta adaptación ha representado grandes cambios anatómicos, básicamente en la pelvis, pero también en el pie, en la base del cráneo y en la comuna vertebral.




  1. Notable aumento del tamaño del cerebro. Sus 1.230 cm3 de media contrastan con los 495 cm3 del orangután y los 385 cm3 del chimpancé común.




  1. Reducción del tamaño de las mandíbulas y de los dientes; destaca la disminución del tamaño de los caninos, que pierden su aspecto de daga, típico en los antropoides machos, para adquirir un tamaño similar al de los incisivos.


La adquisición del bipedismo.
La primera adaptación de los homínidos – que es la que caracteriza al grupo–, favorecida por la selección natural, es la postura erguida y la locomoción sobre los dos pies o bípeda. Por tanto, esta adaptación precedió a la adquisición de un cerebro grande.
Se supone que se produjo un tipo de locomoción intermedia, como la de Dryopithecus, que se desplaza colgándose de las ramas de los árboles, a los que subía y bajaba con el tronco erguido, lo que se supone una preadaptación a la locomoción bípeda.
Al final del Mioceno, el enfriamiento de la Tierra se tradujo en una aridez en el continente africano, y muchas especies de antropomorfos no pudieron sobrevivir en las zonas abiertas de la sabana que se originaron y, como consecuencia de ello, se extinguieron. Sin embargo, este tipo de hábitat fue colonizado por los primitivos homínidos.
Numerosos restos fósiles confirman que hace 3,6 millones de años, los homínidos ya habían adquirido una posición erguida y una locomoción bípeda.
La forma de andar del ser humano precedió, al menos en 2 millones de años al desarrollo gradual del cerebro. La locomoción bípeda abrió el camino para que las manos pudieran fabrican y utilizar diferentes herramientas y objetos.



  1. LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS: LOS AUSTRALOPITECINOS.


La aparición de los primeros homínidos en África parece coincidir con una fase de enfriamiento y aridez que forzó la retirada de los bosques tropicales y la sustitución de estos por formaciones arboladas con grandes claros de matorral y sabanas. En aquella época se desecó el Mediterráneo, lo que permitió grandes intercambios de fauna entre África y Asia.
El homínido más antiguo, conocido hasta el momento, es el denominado Ardipithecus ramidus y por su antigüedad, 4,4 millones de años, se le supone muy cercano al último ancestro común de los seres humanos y el chimpancé.
Ardipithecus ramidus vivía en un medio forestal con masas de agua. El estudio de sus dientes indica que estaba adaptado a una dieta blanda a base de frutas, parecida a la del chimpancé actual.
Los Australopithecus afarensis.
Los fósiles del Australopithecus afarensis tienen entre 3,4 y 3 millones de años de antigüedad.
Tenían dimorfismo sexual (el tamaño de los machos era mucho mayor que el de las hembras).
Presentaban una cara con hocico saliente y crestas óseas prominentes a lo largo de todo el eje del cráneo.
Su caja craneana era pequeña, conociéndose volúmenes incluso inferiores a la capacidad media de los chimpancés.
Su tórax tenía forma acampanada, en lugar de la forma de tonel característica del tórax de los seres humanos.
Su pelvis y extremidades inferiores ya tenían aspecto humano, lo que implica su disposición para la marcha bípeda.
Vivían en pequeños grupos, en zonas de sabana, cerca de masas de agua, y no se han encontrado restos de útiles asociados a ellos.
Los Australopithecus gráciles.
Los Australopithecus post-afarensis están representados por fósiles que presentan dos tendencias anatómicas en relación con la constitución ósea, fundamentalmente del cráneo y la mandíbula:

  • la grácil (con una sola especie), y

  • la robusta (con varias especies).


La única especie representante de la tendencia grácil es el Australopithecus africanus, que apareció en Africa hace 3 millones de años y se extinguió hace 2 millones de años.
El Australopithecus africanus tenía una estatura de entre 1,30 y 1,40 m, un peso de unos 40 Kg y una capacidad craneana de entre 400 a 400 cm3.
Andaban erguidos y tenían la frente baja y la cara prominente.
Los Australopithecus robustus.
De la tendencia anatómica robusta se conocen tres especies:

  • Australopithecus robustus. Alcanzaban los 130 cm de altura y los 60 Kg de peso.

  • Australopithecus boisei.

  • Australopithecus aethiiopicus.


Formaban grupos poco numerosos que llevaban una existencia itinerante en busca de agua y alimentos.
Eran vegetarianos.


  1. LOS PRIMITIVOS HUMANOS: LA HUMANIZACIÓN.


Entre los e y los 1,5 millones de años coexistieron en África varias especies de homínidos. En un principio convivieron las diferentes especies de australopitecinos y, más tarde, las especies más modernas de australopitecinos y unos nuevos homínidos: las primeras especies del género Homo.
Con la invención del primer útil manufacturado –que será conservado–, resultado de un pensamiento conceptual, se inicia la humanización. Hace más de 2 millones de años, el Homo habilis fue capaz de fabricar los más sencillos utensilios de piedra conocidos: fue el primer humano.
Ello se debió al aumento del tamaño y complejidad de su cerebro.
Homo habilis.
El primer representante de nuestro propio género es el Homo habilis, el hombre hábil. Junto a los fósiles se encontraron útiles de lascas de piedra, muy primitivos, a los que se ha denominado industria olduvayense.
Homo habilis coexistió con Probustus. Para que esta coexistencia se produjera debieron de tener algún mecanismo de aislamiento etológico o ecológico.
Vivió aproximadamente entre los 2,5 y los 1,6 millones de años, momento en el que se extinguió. Con una altura de 1,5 m y unos 50 Kg de peso, su aparato locomotor era el de un bípedo habitual. Su cráneo redondeado tenía una capacidad de entre 600 a 800 cm3, netamente mayor que el del Australopithecus.
Poseía cara con hocico saliente y marcado reborde supraorbital. Sus dientes eran similares a los humanos, adaptados a la trituración.
Debieron tener una diera más diversificada que los Australopithecus, e incluir entre sus alimentos animales muertos (carroña).
La aparición del género Homo coincidió con cambios climáticos que dieron lugar a una segunda fase de enfriamiento y aridez en África, lo que produjo nuevas extinciones de mamíferos y la aparición en el registro fósil de nuevas especies.
Homo ergaster.
Entre los 1,8 y los 1,4 millones de años apareció en África un grupo de humanos, al que se denominó Homo ergaster, que ya presentaban una cara más “moderna” y un cerebro mayor que todos los homínidos que habían existido hasta el momento: entre 800 y 900 cm3.
Su estatura y plan corporal eran superiores a los Paranthropus y Homo habilis y similares a los nuestros.
Se les supone un aumento de la sociabilidad que hizo que el grupo fuera más protector para sus miembros.
Homo erectus.
Homo ergaster dio origen evolutivamente a Homo erectus, un homínido que surgió hace aproximadamente unos 200.000 años.
Alcanzaban los 1,70 m de altura y tenían un cerebro grande, de 800-900 cm3, e incluso de hasta 1.100 cm3 en los más modernos.
Su dentadura era claramente actual. Comparado con los seres humanos actuales, su cráneo era más alargado, su frente era baja y oblicua, y tenía un marcado reborde supraorbital. Su cara era prominente, con mandíbulas macizas y carecía de mentón.
Se propagó por África y salió de este continente hacia Asia y Europa.
Los avances tecnológicos de los Homo erectus.
De los Homo erectus europeos y asiáticos hay numerosos restos fósiles. Sus útiles, muy abundantes, han sido denominados globalmente como industria achelense, que se caracteriza porque las hachas de mano tienen forma de lágrima.
Eran habituales comedores de carne.
Se han hallado restos de hogueras rodeadas de piedras y cabañas dentro de las cuevas que habitaban, lo que implica la adecuación del espacio dentro de sus habitáculos.



  1. EL HOMO ANTECESSOR.


Una vez que el género Homo salió de África, la evolución humana tuvo como escenario los tres continentes: África, Europa y Asia.
En Atapuerca (Burgos) se han encontrado restos fósiles de Homo antecessor de hace unos 800.000 años, que prueban que en esa época Europa había sido ya ocupada por estos homínidos. Ellos fueron por tanto los primeros europeos.
La capacidad craneal de estos homínidos ya es superior a los 1000 cm3. Junto a los arcos superciliares muy marcados, la cara ya no era plana, presentaba relieves entre los que destacan uno pómulos muy marcados y una abertura nasal adelantada.
Se cree que Homo antecessor apareció en África hace un millón de años, evolucionando desde Homo ergaster. Desde allí vía Asia llegó a la península ibérica, donde evolucionó para originar a los neardentales, restos de los cuales se han encontrado en otro yacimiento de Atapuerca. En la población que se quedó en África, cuyos fósiles no han sido descubiertos se produjeron los procesos evolutivos que dieron lugar a los Homo sapiens.


  1. EL HOMBRE DE NEARDENTHAL.


El Homo neardenthalensis (= Homo sapiens neardenthalensis), apareció en el Viejo Mundo hace 200.000 años y desapareció hace 35.000 años sin que se sepa la causa de su extinción.
Tenían un aspecto brutal, con hombros caídos, rodillas flexionadas y largos y poderosos brazos. A pesar del aspecto primitivo de su cabeza, con un cráneo más largo que los humanos actuales, este albergaba un cerebro de 1.400 cm3. Poseían una dentición similar a la nuestra, con grandes mandíbulas, un mentón débil, perfil prognato. Su frente estaba inclinada hacia atrás con el occipital abultado y contaba con un prominente reborde supraorbital.
Rasgos arcaicos y comportamiento moderno.
El hombre de Neardenthal tenía un cuerpo robusto y una altura media de 1,65 m. La musculatura de manos, brazos, pecho, espalda y piernas estaba más desarrollada que en cualquier atleta actual.
Los raspadores de hoja, las hachas de mano o el punzón son algunos de los instrumentos confeccionados por el hombre de Neardenthal. A estos útiles se les agrupa tradicionalmente bajo el nombre de industria musteriense del paleolítico medio.

  1. EL DISCUTIDO ORIGEN DE LOS HUMANOS MODERNOS.


El Homo sapiens (= Homo sapiens sapiens) apareció “repentinamente” en Europa durante la última glaciación, hace unos 40.000 – 35.000 años.
Esta especie tiene un cráneo globoso con una capacidad de 1.230 cm3 y cara plana (sin prognatismo), con un mentón marcado, su frente es recta y carece de arcos supraorbitales prominentes.
Esta especie ya existía hace entre 120.000 años y 90.000 años en el Oriente Medio.
A los miembros europeos de esta especie (Homo sapiens sapiens), se les conoce con el nombre de hombre de Cro-Magnon y con ellos nació el denominado arte rupestre, que se manifestó en forma de:


  • Un arte mural  pinturas y grabados en las paredes de las cuevas, y

  • Un arte mueble  consistente en tallas de hueso o marfil y dibujos y grabados en plaquetas de piedra de pequeño tamaño.

1   2   3   4

similar:

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconLa fotosíntesis toma su nombre de sus raíces griegas foto (luz) y...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconCarbohidratos: Son compuestos químicos constituidos por carbono,...
«βιος» bios, vida, y «λóγος» logos, razonamiento, estudio, ciencia es una de las ciencias naturales que tiene como objeto de estudio...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconFotosíntesis en los Vegetales

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconIntroducción para evaluación de insumos con equivalencia a reglamentos de producción orgánica

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconPor la cual se reglamentan las condiciones sanitarias y de inocuidad...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconProyecto de ley sobre produccion y auto cultivo de cañamo con fines...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconAlgunas anotaciones a seguir para la siembra de la sábila aloe Vera...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconLa Unidad Operativa de Producción del mptt estará presente en la...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconResumen la ciencia y la producción de saber científico están cambiando...

Fotosíntesis con producción de oxígeno iconEl búfalo. Leche bubalina: producción mundial. Comparación con la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com