El taller universitario




descargar 246.92 Kb.
títuloEl taller universitario
página1/6
fecha de publicación26.02.2016
tamaño246.92 Kb.
tipoTaller
b.se-todo.com > Biología > Taller
  1   2   3   4   5   6
Material de Taller
Enunciación y Multiplicidad de voces



Índice de textos para analizar en Taller:
Género discursivo.

1. Cómo toman decisiones los animales, Clarín. Com. Jueves 24,06,1999

2. Todos los años, el mismo lugar, la misma hora, Luis Capozzo

3. Costumbres de los ahogados, Alfred Jarry

4. Patafísica y conocimiento (fragmento), Christian Ferrer

5 Instrucciones, Julio Cortázar

Situación enunciativa: enunciador y enunciatario

6. No sé si he sido claro, Roberto Fontanarrosa


7. Graffiti, Julio Cortázar

Polifonía

8. Voz en el teléfono, Silvina Ocampo

9. Raymon Carver, Tres rosas amarillas

10. El juego de las voces, Laura Di Marzo

Ruptura de la isotopía estilística

11. Benito Martinez, La televisión

12. Fotos, Rodolfo Walsh

Intertextualidad

13. La tela de Penélope o quién engaña a quién, Augusto Monterroso

14 Charly García , Canción De Alicia

15 Germán Rozenmacher, Cabecita Negra 

16. José Pablo Feinmann, Por si las moscas.

17. Leonardo Moledo, Los libros de arena

18. Jorge Luis Borges, El libro de arena

Argumentación dialógica

19. Marcelo Percia, Noticias sobre el hombre del grabador

20. Esther Cohen, Subjetividad y ficción

21. Fabián Casas, Ensayo Bonsai
Leer “ Enunciación y Multiplicidad de voces” ( Problemas del lenguaje y la comunicación)

Bajtín: los géneros discursivos ( Problemas del lenguaje y la comunicación)
Leer en El taller universitario:

La situación enunciativa del género académico

Exponer, explicar y argumentar.

Cómo leer la dimensión argumentativa de los textos académicos

Evaluar la lectura

Incluir enunciados ajenos: la polifonía

1. Cómo toman decisiones los animales


Cuando se habla del pensamiento de los animales se está hablando de la capacidad que tienen para decidir. Porque un animal puede elegir ir a un lugar o a otro, explicó a Clarín el biólogo Luis Cappozzo. El experto en ecología y comportamiento animal del Museo Argentino de Ciencias Naturales dijo además que, en el mundo animal, las decisiones se toman de manera permanente. Según Cappozzo, un animal decide por dos motivos: a través de la información que lleva en los genes de acuerdo con la historia evolutiva de su especie, y a través, también, de su experiencia individual. De ese modo selecciona, por ejemplo, qué pozo elegir como guarida. Estas decisiones no son motivadas por una conciencia o un pensamiento abstracto, sino que los animales eligen para asegurar su supervivencia e incrementar su éxito reproductivo, señaló el biólogo. En su opinión, algunos mamíferos tienen una capacidad importante de aprender. Un puma, por ejemplo, aprende las técnicas de caza que le enseña su madre durante el período de lactancia. Pero esto no hace a algunos animales más o menos inteligentes que otros -sostuvo el biólogo-. Un calamar no es menos inteligente que un delfín, sino que tiene un comportamiento más sencillo. Mientras el calamar se limita a adaptarse al medio para cambiar su coloración, el delfín es capaz de vivir en sociedades. Cappozzo dijo que cada especie se adapta a sus necesidades. Y en sus sistemas nerviosos centrales se ven distintos grados de complejidad. Hace una semana se conoció el resultado de un estudio realizado en Escocia: investigaron chimpancés por cinco décadas y concluyeron que tienen cultura propia, con costumbres aprendidas y compartidas, y no heredadas genéticamente. En el mundo de los invertebrados, una profesora de neurociencia informó en 1998 en Canadá que los pulpos juegan, tienen personalidades y son buenos imitadores. 

Clarín. Com. Jueves 24,06,1999

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2. “Todos los años, el mismo lugar, la misma hora”, Luis Capozzo ( de Capozzo, Luis, Agua salada y sangre caliente. Historia de mamíferos marinos)

3.Alfred Jarry / COSTUMBRES DE LOS AHOGADOS
Hemos tenido ocasión de entablar relaciones bastantes íntimas con estos interesantes borrachos perdidos del acuatísmo. Según nuestras observaciones, un ahogado no es un hombre fallecido por sumersión, contra lo que tiende a acreditar la opinión común. Es un ser aparte, de hábitos especiales y que se adaptaría a las mil maravillas a su medio si se lo dejase residir un tiempo razonable. Es notable que se conserven mejor en el agua que expuestos al aire. Sus costumbres son extrañas y, aunque ellos gustan de desempeñarse en el mismo elemento que los peces, son diametralmente opuestas a la de éstos, si se permite expresarnos así. En efecto, mientras los peces, como es sabido, navegan remontando la corriente, es decir en el sentido que exige más de sus energías, las víctimas de la funesta pasión del acuatísmo se abandonan a la corriente del agua como si hubieran perdido toda energía, en una perezosa indolencia. Su actividad sólo se manifiesta por medio de movimientos de cabeza, reverencias, zalemas, medias vueltas y otros gestos corteses que dirigen con afecto a los hombres terrestres. En nuestra opinión, estas demostraciones no tienen ningún alcance sociológico: sólo hay que ver en ellas las convulsiones inconscientes de un borracho o el juego de un animal.
El ahogado señala su presencia, como la anguila, por la aparición de burbujas en la superficie del agua. Se los captura con arpones, lo mismo que a las anguilas; el uso de garlitos o líneas de fondo resulta a este efecto menos provechoso.
En cuanto a las burbujas, se puede caer en el error por la gesticulación desconsiderada de un simple ser humano que sólo se halla en el estado de ahogado provisorio. En este caso, el ser humano no es en extremo peligroso y en todo comparable como lo hemos dicho más arriba, a un borracho perdido. La filantropía y la prudencia exigen distinguir dos fases en su salvamento: 1) la exhortación a la calma; 2) el salvamento propiamente dicho. La primera operación, imprescindible, se efectúa muy bien por medio de un arma de fuego, pero hay que estar familiarizado con las leyes de la refracción; en la mayoría de los casos, basta con un golpe de remo. Sólo queda ―segunda fase― capturar al objeto por el mismo método que a un ahogado ordinario.
Es raro que los ahogados se desplacen formando bancos, a la manera de los peces. De ello se puede inferir que sus ciencias sociales son aún embrionarias, a menos que se juzgue más simple suponer que su combatividad y valor guerrero es inferior al de los peces. Es por ello que éstos se comen a aquellos.
Estamos en condición de probar que hay un solo punto en común entre los ahogados y los demás animales acuáticos; desovan como los peces, aunque sus órganos reproductores, para el observador superficial, parezcan conformados como los de los humanos. Desovan, a pesar de esta grave objeción: ninguna ordenanza de la prefectura protege su reproducción por la veda momentánea de su pesca.
Corrientemente, un ahogado se vende a 25 francos en el mercado de la mayoría de los departamentos, constituyendo una fructífera y honesta fuente de recursos para la población ribereña. Sería pues de interés patriótico fomentar su reproducción; de lo contrario, a falta de esa medida, sería grave la tentación, para el ciudadano ribereño y pobre, de fabricar ahogados artificiales, igualmente merecedores de la prima, por medio del maquillaje por vía húmeda de otros ciudadanos vivos.
El ahogado macho, en la estación del desove, que dura casi todo el año, se pasea en su desovadora, descendiendo como de costumbre la corriente, la cabeza hacia adelante, la cintura levantada, las manos, los órganos de desove y los pies meneándose sobre el agua. Permanece de buen grado balanceándose entre las hierbas. Su hembra también desciende la corriente, con la cabeza y las piernas volcadas hacia atrás y el vientre al aire.
Así es la vida.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

4. Jarry y la Patafísica

Patafísica y conocimiento (fragmento)

Christian Ferrer

"La patafísica se ocupa de imaginar la construcción práctica de dispositivos que no van a existir".
¿Qué es la patafísica? No tanto una burlona superación de la metafísica como una percepción del mundo. Sería, con mayor precisión, la ciencia inventada por Alfred Jarry a fines del siglo XIX para trascender las limitaciones que la literatura imponía a su obra. Jarry, de origen Bretón, nació en 1873 y murió el Día de Todos los Santos del año 1907. Su madre y su hermano pasaron largas temporadas en el manicomio, institución que Jarry sustituyó por pensiones y cafés parisinos. Su vida es la historia de una urgencia y la de un suicidio gradual por medio del consumo inmoderado de ajenjo y éter. Vanguardista acicateadopor un genio anárquico; escritor simbolista; raro: así suele ser congelado. Sin embargo, aquel estudiante de provincias había absorbido su buena dosis de Esquilo y de Shakespeare. La obra de Jarry, escasa a fin de cuentas, conjuga en sí misma a la cita culta y la bufonería, la estructura narrativa del drama clásico y el humor arbitrario, la ironía elegante con la grosería de índole popular. Ubú Rey, epopeya farsesca y tragedia cómica, comienza con una primera línea inmejorable: “¡Mierdra!”.

(…) La historia del Colegio de ‘Patafísica (así, con apóstrofe, según el uso del Colegio) es también la historia del arte de vanguardia, pues algunos de sus integrantes fueron Joan Miro, Marcel Duchamp, Jean Dubuffet, Asgern Jorn, Enrico Baj, Jacques Prevert, Boris Vian y Raymond Queneau. También lo fueron Groucho, Chico y Harpo Marx.

(…)La patafísica es una recusación del positivismo, una reacción bufonesca contra la doctrina del progreso en la época. Los principios de la ciencia patafísica sostienen que “todo puede ser su opuesto”, que “la esencia del mundo es la alucinación”, que “todos somos innobles”, que “nada parece nunca lo que es”, que “todo fenómeno es individual, defectuoso e inagotable”, y que “todo saber es siempre personal y valido para un instante”. Todavía hoy se siguen pregonando programas políticos de la ciencia que la suponen universal, generalizable, útil y aplicable. Pero si se quiere dar cuenta de la particularidad de las cosas y de la singularidad de los seres humanos se necesita un ideal de ciencia muy distinto al hasta ahora conocido y dominante. Una ciencia de lo singular detecta y celebra las excepciones al orden regular de la naturaleza y de la sociedad. Tal ciencia afirma la inevitable diferencia y superabundancia de cosas y seres y lenguajes únicos en sí mismos. Las cosas, antes o después, se deforman, derriten o mutan: están allí para incitar a los hombres a aceptar y agradecer un mundo excepcional. Jarry decía que el llamaba monstruo a “todo original de inagotable belleza”. Lapatafísica es un elogio de la curiosidad, lo cual nos devuelve a la motivación originaria de la ciencia, hoy obturada por metodologías y modas académicas. Aunque lo maravilloso, la excepción inclasificable y la unicidad asombrosa carezcan de legitimidad para quienes operan con conceptos generales, no otra cosa hay en el inventario del mundo.
Artículo publicado en Artefacto/3 – 1999 - www.revista-artefacto.com.ar

Publicado por efecto alquimia en miércoles, octubre 21, 2009  

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

5. Julio Cortázar
"Con la Maga hablábamos de patafisica hasta cansarnos, porque a ella también le ocurría (y nuestro encuentro era eso, y tantas cosas oscuras como el fósforo) caer de continuo en las excepciones, verse metida en casillas que no eran las de la gente, y esto sin despreciar a nadie, sin creernos Maldorores en liquidación ni Melmoths privilegiadamente errantes. No me parece que la luciérnaga extraiga mayor suficiencia del hecho incontrovertible de que es una de las maravillas mas fenomenales de este circo, y sin embargo baste suponerle una conciencia pare comprender que cada vez que se le encandila la barriguita el bicho de luz debe sentir como una cosquilla de privilegio. De la misma manera a la Maga le encantaban los líos inverosímiles en que andaba metida siempre por cause del fracaso de las leyes en su vida.”

Cortázar , Rayuela

Instrucciones para llorar

Dejando de lado los motivos, atengámonos a la manera correcta de llorar, entendiendo por esto un llanto que no ingrese en el escándalo, ni que insulte a la sonrisa con su paralela y torpe semejanza. El llanto medio u ordinario consiste en una contracción general del rostro y un sonido espasmódico acompañado de lágrimas y mocos, estos últimos al final, pues el llanto se acaba en el momento en que uno se suena enérgicamente.

Para llorar, dirija la imaginación hacia usted mismo, y si esto le resulta imposible por haber contraído el hábito de creer en el mundo exterior, piense en un pato cubierto de hormigas o en esos golfos del estrecho de Magallanes en los que no entra nadie, nunca. Llegado el llanto, se tapará con decoro el rostro usando ambas manos con la palma hacia adentro. Los niños llorarán con la manga del saco contra la cara, y de preferencia en un rincón del cuarto. Duración media del llanto, tres minutos.
Instrucciones para subir una escalera

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie).

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.
Instrucciones para dar cuerda al reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan.

¿Qué más quiere, qué más quiere? Átelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.
Instrucciones para cantar

Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor pan, un tacto de dedos, una sombra de caballo. Después compre solfeos y un frac, y por favor no cante por la nariz y deje en paz a Schumann.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
  1   2   3   4   5   6

similar:

El taller universitario iconTaller copiar en el cuaderno las preguntas, fecha y realizar todo el taller en el computador
«sanas». El Vih, además, es capaz de infectar células cerebrales, causando algunas afecciones neurológicas

El taller universitario iconModelo universitario minerva

El taller universitario iconCentro universitario hispana

El taller universitario iconHospital universitario de caracas

El taller universitario iconHospital universitario de caracas

El taller universitario iconCentro universitario de la costa

El taller universitario iconColegio universitario socorro

El taller universitario iconSistema universitario de educación a distancia

El taller universitario iconLa nueva cultura del aprendizaje universitario

El taller universitario iconCentro Universitario de Ciencias Biológicas Agropecuarias




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com