Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí




descargar 34.05 Kb.
títuloCompetencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí
fecha de publicación19.02.2016
tamaño34.05 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Biología > Competencia


TEORÍA GENERAL DE ECOLOGÍA Y SU RELACIÓN CON LA AGROECOLOGÍA.
La agroecología explica la estructura y la función de los agroecosistemas (ecosistemas que han sido artificializados por la acción humana) sustentándose en los mismos principios ecológicos que rigen la dinámica de los ecosistemas naturales. Esto obliga a reconsiderar con más detalle ciertos aspectos de la estructura biótica de los ecosistemas para comprender los aciertos y errores de las prácticas utilizadas en el manejo, en la nutrición y en la sanidad de los agroecosistemas agropecuarios y descubrir la repercusión de estas sobre la salud vegetal, animal y humana.
Al analizar los tipos de interacción entre las especies vemos que una especie puede tener efectos positivos (+), negativos (-) ó neutros (o) sobre el crecimiento poblacional o el bienestar de otra especie. Así tenemos que teóricamente las poblaciones de dos especies pueden interactuar de maneras básicas que corresponde a nueve posibilidades de combinaciones de (o), (+) y (-) tales como:
o o, - -, + +, + o, o +, o -, - o, + -, -+
En ecología se emplean los siguientes términos para designar estos tipos de interacción:
Competencia (- -): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí.
Depredación (+ -): positivo para el depredador, negativo para la presa.
Parasitismo (- +): negativo para el hospedero, positivo para el parásito. De acuerdo con la ecología de poblaciones y la dinámica de esta relación esta definición debe analizarse cuidadosamente, tal como se hará más adelante.
Comensalismo (+ o): una especie, el comensal, se beneficia y la otra no es afectada.
Cooperación o mutualismo (+ +): ambas poblaciones se benefician en la interacción que puede ser opcional (cooperación) o esencial para la supervivencia de ambas especies (mutualismo).


  • RELACIÓN DEPREDADOR – PRESA.


Estas relaciones son fundamentales para los equilibrios poblacionales en los ecosistemas y cuando se busca realizar actividades agropecuarias que estén orientadas por un enfoque agroecológico se debe reconocer y respetar su importancia. Infortunadamente las acciones humanas las desconocen y por esto provocan desequilibrios. Basta recordar la historia de la problemática generada por los conejos domésticos al ser introducidos en el continente australiano. Los conejos se introdujeron en el año de 1862 y por no existir los predadores que controlaran su crecimiento poblacional, esta especie se convirtió en “plaga”.
Iguales situaciones ocurren en los campos de cultivo donde la población de insectos herbívoros (fitofágos) ha aumentado como consecuencia de la falta de predadores (mamíferos, aves u otros insectos) que se extinguieron ya sea por la muerte de estos como consecuencia de la destrucción de sus hábitats con sus respectivos nichos y también por la muerte y aún extinción de muchas especies de predadores que actuaban como controles biológicos, provocada directamente por el uso de los agrotóxicos empleados para combatir los insectos considerados “plagas”.
Debe entenderse que la relación depredador – presa aunque no es benéfica para el individuo que muere, si lo es para las poblaciones de las presas en su conjunto ya que se evita la sobrepoblación, lo cual lleva a un sobrepastoreo o a un consumo exagerado de recursos.
Durante siglos los agricultores han estudiado los mecanismos utilizados por las plantas para equilibrar el grado de vulnerabilidad de ellas, como presa, frente a los fitófagos (predadores de los vegetales).
Las plantas al no poder escapar corriendo u ocultándose de un consumidor (herbívoro) se pueden defender produciendo espinas, hojas coriáceas (duras), cerosas y sustancias tales como fenoles, taninos que actúan como tóxicos y repelentes para los animales.
El ser humano, que ha evolucionado simultáneamente con el mundo natural, en este caso con las plantas, ha aprendido a utilizar estas sustancias químicas producidas. Hoy conoce y utiliza sustancias vegetales producidas por plantas tales como:


    • Árbol del Neem (Azadirachta indica): posee sustancias químicas que inhiben el crecimiento poblacional de aproximadamente 100 especies de insectos, ácaros y nematodos.

    • El tabaco (Nicotiana tabacum) con la nicotina.

    • El crisantemo (Chrysanthemum Cinerariaefolium) con el piretro.

    • Barbasco (Lonchocarpus nicou ) con la rotenona.




  • COMPETENCIA.


La relación de competencia ocurre cuando organismos o especies consumen algo que no es suficiente para ambos o ambas. En la naturaleza se ve que las plantas compiten por luz o nutrientes en un bosque y los animales compiten por alimento y refugio cuando estos recursos son relativamente escasos como consecuencia de la demanda. La competencia también puede asumir la forma de inhibición mutua cuando dos organismos interfieren directamente entre sí al luchar por algo, aunque ese algo no escasee. Por ejemplo algunas plantas pueden excretar sustancias que interfieran mutuamente o los animales pueden devorarse entre sí. La primera situación ha sido estudiada por los agricultores ya que al diseñar un cultivo asociado o mixto debe conocer esas propiedades de los vegetales para evitar una asociación no benéfica. Esto ha recibido el nombre de Alelopatía.
Se ha considerado que la competencia lleva a ambas partes a afectarse desfavorablemente (- -). A nivel de población esto significa que la densidad o tasa de crecimiento de la población se reducirá o se mantendrá bajo el control de la acción competitiva. Existen las formas de competencia intraespecífica entre miembros de la misma especie y la extraespecífica entre dos o más especies.
La competencia intraespecífica puede ocurrir cuando manejamos animales domésticos, los cuales pueden presentar patrones de conducta caracterizados por un marcado comportamiento territorial. En las plantas también se presenta la competencia intraespecífica por nutrientes.
No se debe olvidar que la intensidad de la competencia interespecífica depende del grado de similitud entre las necesidades de las especies y además el grado de competencia es proporcional a la magnitud de la superposición de nichos ecológicos de las especies en competencia. Es aquí donde el ser humano obra como el mayor competidor de la naturaleza al ocupar todos los nichos y competir por recursos con las demás especies animales y vegetales.
La agroecología estudia los mecanismos de adaptación que se dan durante el proceso evolutivo de las especies de animales y vegetales durante el cual dos o más especies que interactúan obran como agentes de selección natural, una respecto a la otra, en el proceso conocido como COEVOLUCIÓN. Este proceso es la selección natural recíproca entre dos o más grupos de organismos que tienen estrechas relaciones ecológicas, pero sin intercambio de información genética (sin entrecruzamiento) entre los grupos.
Los procesos de adaptación reducen la superposición de los nichos ecológicos entre especies que coexisten. Esto es desconocido por el ser humano y muchas veces en forma errónea se altera la composición poblacional de un territorio al introducir especies nuevas, las cuales empiezan a ocupar el mismo nicho ecológicos de otras especies de manera simultánea y continuamente. Esto provoca una competencia por recursos limitados y una de las especies puede desaparecer o extinguirse, presentándose la exclusión competitiva. Pero en la naturaleza existen mecanismos coevolutivos que llevan a la coexistencia ya que aunque las dos especies tienen necesidades similares, por lo regular ocupan un nicho más pequeño que el que cualquiera de ellas ocuparía si estuviera sola.
En la agroecología se busca manejar la relación presa – depredador, la cual se da también entre una planta (presa) y un animal herbívoro (depredador) conociéndose como herbivorismo, a través de una administración de los ecosistemas en lugar de querer matar directamente al insecto fitófago. El agricultor debe recordar que el insecto fitófago es a su vez consumido por predadores que pueden ser otros insectos, o reptiles o mamíferos o aves. Por eso debe conservar la biodiversidad en las áreas agrícolas, generando y protegiendo hábitats y nichos dónde se puedan refugiar y reproducir estos últimos animales.


  • PARASITISMO.


El término parásito puede aplicarse a un organismo pequeño que vive sobre o dentro de un hospedero, el cual le sirve de alimento y de hábitat. Aquí se puede hallar una diferencia con un depredador el cual es de vida libre y generalmente mayor que su presa, la cual le sirve de fuente de alimento pero no como hábitat.
Se considera que los organismos parásitos tienen generalmente un ritmo reproductivo rápido, algunas veces hasta exponencial y presentan una gran especificidad o afinidad por una especie determinada. Son organismos muy especializados en estructura, metabolismo y ciclo vital según sea necesario para su adaptación al medio interno o externo donde habita y para lograr su dispersión desde un hospedero individual a otro.
La consideración de la especificidad del huésped que poseen los parásitos es útil para el seguimiento epidemiológico y la compresión de los estados de salud y enfermedad. Esta relación específica hace que muchas especies de parásitos sólo puedan vivir en una o en unas pocas especies de hospederos, lo cual permite que la interacción hospedero –parásito sea especialmente íntima y potencialmente limitante para ambas poblaciones.
En la agronomía el estudio de los insectos que se han convertido en problema siendo consideradas “Plagas”, generalmente como consecuencia del mal manejo de los agroecosistemas, ha permitido identificar algunos parásitos que pueden afectar a estos parásitos que se han convertido en amenaza para los cultivos. Pero deben realizarse estudios cuidadosos de estas relaciones para evitar la utilización de parásitos generalizados que puedan atacar también poblaciones de insectos que en ese momento no hacen daño a los cultivos o, peor aún, a especies que podrían servir de control biológico.
Otros aspectos fundamentales de las relaciones entre un hospedero y un parásito son las adaptaciones ocurridas durante el proceso de la coevolución. Estas hacen que los efectos limitantes del parasitismo tienden a ser reducidos y los efectos reguladores se van ampliando e intensificando cuando las poblaciones interactuantes han tenido una historia evolutiva común, en un ecosistema lo suficientemente diverso (biodiversidad) en el espacio para permitir una adaptación recíproca y paulatina.
Así, la selección natural, a través de la coevolución tiende a reducir los efectos adversos en ambas poblaciones interactuantes, ya que una depresión drástica de las poblaciones del hospedero también podría dar por resultado la extinción del parásito. En la medicina veterinaria o en la medicina humana este fenómeno se conoce como estabilidad enzoótica o estabilidad endémica. Esto explica que las interacciones más violentas entre hospedero y parásito se dan con más frecuencia cuando estas son de origen reciente o cuando ha habido una perturbación violenta en la dinámica del ecosistema o de un agroecosistema determinado, causado generalmente por las actividades humanas o cambios climáticos drásticos.
Este principio de la coevolución como fundamento de la estabilidad entre los agentes biológicos y los hospederos se está estudiando también en la medicina humana donde se sabe que las enfermedades recientemente entradas a un ecosistema son más graves. Basta recordar la tragedia ocurrida durante la invasión de los europeos a los territorios del hoy continente americano, donde sucumbieron millones de habitantes indígenas de estos territorios al verse expuestos a los virus de la gripe y de la viruela traídos por los invasores.
Ha existido una propuesta técnica para el manejo de agentes causantes de enfermedades fundamentada en la destrucción y erradicación de estos agentes, la cual parece ir en contravía con los mecanismos ecológicos que permiten que en un ecosistema determinado donde hospederos y parásitos (y otros tipos de agentes biológicos) han estado asociados por largo tiempo y donde los mecanismos de interacción son o podrían llegar a ser moderados, resultando neutra o a veces hasta benéfica, desde el punto de vista del largo plazo. Además no se deben desconocer los mecanismos de la respuesta inmunitaria de un hospedero que se activan como consecuencia de la presencia de estos agentes.


  • COMENSALISMO, COOPERACIÓN Y MUTUALISMO.


Durante una época posterior a la difusión de la teoría de la evolución sustentada por Charles Darwin se popularizó la concepción de que la naturaleza era el escenario de una guerra permanente entre asesinos y víctimas, sobreviviendo únicamente el más fuerte y apto. Por lo tanto la biología enfatizó únicamente en el estudio de las relaciones de competencia y depredación olvidándose de una gran cantidad de interacciones fundamentadas en el beneficio mutuo.
Fue en el año de 1902 cuando el luchador social y revolucionario ruso Pedro Kropotkin escribió un libro titulado: Ayuda mutua: un factor de evolución. En el se le criticaba a Darwin el haber puesto un énfasis excesivo en una selección natural basada en una "sangrienta batalla” y recopiló las muchas formas en que la supervivencia de las especies es favorecida por la ayuda, muchas veces dependiendo totalmente de esta, de un individuo a otro o de una especie a otra para beneficio mutuo.
Fritjof Capra en “La Trama de la Vida” argumenta que el reconocimiento de la simbiosis como fuerza evolutiva mayor tiene implicaciones filosóficas profundas. Todos los organismos mayores, incluyéndonos a nosotros mismos, son testimonios de que las prácticas destructivas no funcionan a la larga. Al final, los agresores acaban por destruirse a sí mismos, dando paso a otros que saben como cooperar y llevarse bien. La vida es mucho menos una lucha competitiva por la supervivencia que el triunfo de cooperación y la creatividad. Efectivamente, desde la aparición de las primeras células nucleadas, la naturaleza ha ido evolucionando por medio de una intrincada red de cooperación.


  • Comensalismo.

Existe la forma de beneficio mutuo del comensalismo muy difundido en la cual un participante se beneficia pero aparentemente no tiene efectos sobre el otro. Un ejemplo de esta es la relación entre las garzas bueyeras (Bubulcus ibis) y los mamíferos que pastan. Se alimentan habitualmente en el suelo cercano al cuerpo de los bovinos u otros mamíferos grandes, especialmente en la zona cercana a la cabeza y las patas de ellos, donde capturan los insectos que son espantados por sus bocas y pezuñas. Aparentemente el beneficio sería para las garzas, pareciendo no haber un efecto benéfico muy evidente para los bovinos. Pero al estudiar y cuantificar la cantidad de alimentos que fue recolectada del estómago de varias garcillas se descubrió un peso promedio de 120 gramos por individuo, significando que cada ave come al mes 3,6 kilogramos de insectos, lo cual sirve de control de las poblaciones de insectos y ácaros que acosarían a los bovinos.

  • Mutualismo.

Esta forma de interacción positiva está presente en diversos tipos de asociaciones presentes en los agroecosistemas agropecuarios. En muchas de ellas la relación es tan íntima que puede llegar a resultar vital o necesaria para la supervivencia de ambas o aún de múltiples especies involucradas y por eso se simboliza como ++ / ++ para resaltar la relación obligatoria.

Así muchos pares o grupos mayores de especies viven juntas para beneficio mutuo, ninguna pudiendo vivir por sí sola. Estas relaciones no sólo benefician individuos sino que benefician al conjunto del ecosistema. Este es el caso de la relación simbiótica entre las bacterias Rhizobium que habitan en los nódulos especiales de las raíces de las plantas superiores conocidas como leguminosas, las cuales se beneficiarán mutuamente y además, realizan el paso del nitrógeno atmosférico hacia el depósito terrestre.

En el mutualismo generalmente participan dos especies taxonómicamente distantes, cada una de las cuales aportan funciones y sustancias vitales que la otra necesita. La relación entre los bovinos y los microorganismos del rumen es el ejemplo de este tipo de asociación mutualista donde el bovino ofrece alojamiento a las diversas poblaciones de bacterias y protozoos, dando condiciones de temperatura, humedad, pH, asegurando la reproducción y permanencia de estos microorganismos. Las bacterias, a su vez, transforman los elementos que componen de la hierba, desdoblando la celulosa y transformándola en ácidos grasos volátiles (Acético, propiónico y butírico) los cuales entran en la circulación sanguínea del bovino y son ellos lo que suministran la energía necesaria para la realización de todas las funciones vitales del animal.

Existe otra clase de mutualismo que implica un organismo autótrofo y otro heterótrofo, conocido como la relación de las micorrizas (hongo – raíz). Estos hongos interactúan con el tejido de las raíces para formar unos “órganos” compuestos que mejoran la capacidad de una planta para extraer minerales del suelo. Delgados filamentos fungales, llamados hifas emergen del tejido combinado entre hongo y raíz y pueden extraer fósforo (P) y otros nutrientes escasos que no estarían disponibles para raíces micorrizadas.

Se conocen dos formas de micorrizas:

  • Ectomicorrizas: donde el hongo forma una vaina o red alrededor de las raíces en crecimiento activo y a partir de la cual las hifas se proyectan en el suelo, muchas veces a grandes distancias. Esta asociación se aprecia especialmente en plantas coníferas y otros tipos de árboles.

  • Micorrizas vesiculares – arbusculares: ellas penetran el tejido de la raíz formando estructuras parecidas a vesículas (de ahí su nombre). Las hifas se extienden por el suelo como en el caso de las ectomicorrizas. Este tipo de micorrizas coloniza casi todos los géneros de plantas - con sólo pocas excepciones – herbáceas, casi todas las plantas cultivadas por el ser humano, arbustos y árboles en todas las zonas de vida.

Referencias.

Capra, Fritjof. La trama de la vida. Una nueva perspectiva de los sistemas vivos. 5ª ed. Editorial Anagrama, S.A. Barcelona. 2003

Odum. Eugene. Ecología: Peligra la vida. 2º ed. Nueva Editorial Interamericana. México. 1995

Purves, William K et al. La Vida. La ciencia de la biología. Sexta edición. Editorial Médica Panamericana. Madrid. 2002


Juan Guillermo Restrepo Arango. Médico Veterinario. Docente. Facultad ciencias Agrarias U. de A.



similar:

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconCompetencia entre hermanos
«el regalo del cielo» : tipo de ecosistema, localización, flora y fauna, importancia y problemática de la reserva

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconDiátesis: predisposición genética hacia algún tipo de trastorno

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconLa noción de que la humanidad fue esclavizada por algún tipo de manipulación...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconCompetencia: Reconozco la teoría sobre el origen y diversidad las...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconLos alimentos transgénicos son aquellos a los cuales se les ha hecho...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconBackwash, dano a celula pancreatica, en caso de alcohol, o porque...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconDesde un punto de vista biológico, una especie es un grupo de poblaciones...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconLa información genética estaba contenida en algún tipo de molécula...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconLan: coordinación de acciones concretas en el medio, las cuales tienen...

Competencia (-): Ambas poblaciones se inhiben mutuamente y tienen algún tipo de efecto negativo entre sí iconLa ecología de poblaciones es la rama de la ecología que estudia...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com