Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos




descargar 1.05 Mb.
títuloDirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos
página1/26
fecha de publicación28.10.2015
tamaño1.05 Mb.
tipoDirección
b.se-todo.com > Biología > Dirección
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26







AGRADECIMIENTO
Quiero dejar constancia de mi sincero agradecimiento a mi esposa Lorgia, a mi hija Wendy, a los compañeros maestros Irma Valladares, Freddy Figueroa y Jorge Procel; así como a los jóvenes estudiantes Johanna Abrigo, Yasmenia Aponte, Verónica Naranjo, Martha Ochoa, Danny Granda y Julio Vilela, por el aliento, las críticas y las sugerencias dadas en la elaboración de este trabajo. En todo caso, los errores y las deficiencias, que deben ser muchos, sólo son de mi exclusiva responsabilidad.

Quiero agradecer también al Dr. Jorge Oña Rocha, al Lcdo. Edgar Cevallos Andrade y al Dr. Jorge Villarroel, por sus oportunas recomendaciones.

Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos

Certificado N° 018911

Trámite N° 001480



INTRODUCCIÓN

Los y las jóvenes adolescentes tienen posibilidades extraordinariamente grandes de desarrollar una personalidad crítica, reflexiva, autónoma, creativa y solidaria. Sólo necesitan de un/a guía, de un/a verdadero/a maestro/a, no de un/a simple asalariado/a, que sea capaz de entender los enormes recursos que guardan en sus mentes frescas.

Especialmente para ellos y ellas ha sido diseñado este trabajo, para que puedan entenderse a sí mismos/as entendiendo el mundo en que les ha tocado vivir. Aunque también ha sido diseñado para que el/la maestro/a de Bases Biológicas de la Psicología, tenga una herramienta útil y eficiente, y pueda convertirse él/ella también en un/a maestro/a de juventudes, en un/a formador/a de personalidades y no en un/a simple repetidor/a de textos fríos, que, con toda seguridad, se ha visto él/ella mismo/a obligado/a a tener que aprenderse de memoria.

Quiero advertir, que estos textos no constituyen ningún descubrimiento nuevo en el campo de las ciencias ni en el de la pedagogía, es más bien una especie de recopilación mas o menos sistemática de mis experiencias en el aula, de unas cuantas lecturas relacionadas con esa misma experiencia, pero sobre todo de una gran preocupación por sembrar en los/as jóvenes las semillas de ese espíritu crítico, reflexivo y solidario.

En cuanto a las lecturas y las citas incluidas en esta obra, constituyen temas para el debate y la discusión, y no necesariamente reflejan la opinión ni el pensamiento del autor.

Sólo espero que mi esfuerzo no haya sido en vano, y que las deficiencias que puedan encontrarse en esta propuesta, no hayan sido demasiado grandes como para que apoquen su intención.

El autor
I PARTE

(De los primeros átomos a la conciencia humana)

Cuarto Qui-Bio




OBJETIVOS GENERALES DEL CURSO


Al finalizar el año lectivo, l@s estudiantes estarán en capacidad de:


  • Mejorar las relaciones interpersonales de la familia, el colegio y otros grupos sociales.

  • Mejorar sus características personales y actitudes dominantes, para el ejercicio de un buen liderazgo.

  • Conocer los principales factores ambientales que modifican la conducta de los seres vivos.

  • Comprender que la conducta de los seres vivos se desenvuelve correlativamente con la evolución de las estructuras del sistema nervioso.





UBICACIÓN DEL SER HUMANO EN LA NATURALEZA

¿Hasta dónde queremos llegar con este tema?

  • Comprendernos a nosotros mismos, comprendiendo nuestros orígenes más remotos en la naturaleza.

  • Comprender nuestra presencia en el Universo.

  • Comprender los procesos de evolución de la materia inanimada a la materia animada.

Algunas inquietudes iniciales

  • Imaginémonos que, viajando por el espacio, llegamos a un planeta tan distante de nuestro sistema solar, desde donde podemos ver a nuestro Sol como una pequeña estrella en el firmamento. ¿Qué pensaríamos de los habitantes de la Tierra en ese momento?

  • Si el ser humano ha evolucionado tanto durante los últimos cien años, en los aspectos económicos, culturales, políticos, tecnológicos y científicos, ¿podríamos afirmar que el mundo inanimado y la vida misma habrían evolucionado de alguna manera durante los millones de años de su existencia?

¿Qué vamos a estudiar?

El estudio de la conducta y el comportamiento del ser humano es un campo tan extraordinariamente rico en experiencias, que ha sido necesaria la creación de una disciplina científica específica para tratarlo: La Psicología. Esta ciencia estudia, por lo tanto, la conducta y el comportamiento humano, aunque también el de los otros seres vivos.

Así, pues, el objeto de estudio de este tema va a ser el de las características del comportamiento de este ser vivo, pero vamos a dedicar especial interés a su base material, al sustento biológico sobre la que se asienta dicha conducta: el sistema nervioso.



Estímulos y reacciones

Si amamos, odiamos, nos indignamos, estudiamos, bailamos, nos reímos, lloramos o nos alimentamos, estamos reaccionando ante diferentes estímulos exteriores a nosotros, procedentes del medio ambiente en que vivimos, o interiores, originados en nuestro propio organismo. Y en eso consiste básicamente el comportamiento humano, o el de cualquier otro ser vivo: en una serie de reacciones producidas por otros tantos estímulos; aunque en el comportamiento humano actúan también otros elementos como los de la conciencia y el pensamiento (es el único ser vivo que “sabe que sabe”, se ha dicho), que para simplificar, podríamos definirlos también como el producto de otros tantos estímulos y reacciones, aunque de otra forma, de otra calidad, mucho más complejos.



Si amamos, odiamos, nos indignamos, estudiamos, bailamos, nos reímos, lloramos o nos alimentamos, estamos reaccionando ante diferentes estímulos.

Entre esos estímulos exteriores a nosotros está, por una parte, la naturaleza en que vivimos, ese ecosistema completo a la que llamamos nuestra madre Tierra, porque es la que nos alimenta con los frutos de sus entrañas, la misma que a su vez pertenece al ámbito de influencia de una estrella que es el centro alrededor del cual giramos, a la que hemos denominado como nuestro padre Sol, porque nos da vida, luz y calor; y, por otra parte, el medio social en que nos desenvolvemos, las otras personas que viven, piensan y sienten como tú o como yo, pero formando estructuras sociales complejas.

Las bases biológicas de la conducta y el comportamiento

La mente o la psique, el alma o el espíritu, como se lo quiera llamar, es lo que dirige nuestra conducta de todos los días, de cada hora y cada minuto, cuando dormimos o estamos despiertos. Es lo que hace que tengamos ilusiones, alegrías, temores y frustraciones. Pero a la mente o al espíritu no lo podemos palpar, aunque sabemos que existe porque es lo que guía nuestras acciones; sin embargo, la mente o el espíritu, según lo han demostrado las investigaciones científicas realizadas hasta el momento, no es otra cosa que el producto del funcionamiento de una estructura orgánica específica como es el sistema nervioso.

Si no tuviéramos sistema nervioso seríamos como las piedras, o máximo como las plantas, aunque las plantas también reaccionan ante la luz solar gracias al tropismo que les es propio. Sin el sistema nervioso seríamos incapaces de tener sentimientos de amistad o de atracción amorosa por otras personas, o seríamos incapaces de encolerizarnos cuando los más poderosos oprimen y explotan sin piedad a los más pobres, para vivir ellos en el lujo y el derroche.



Sin el sistema nervioso seríamos incapaces de tener sentimientos de amistad por otras personas.

Y si al tema de nuestro curso lo podemos denominar como el del origen material del psiquismo y la conciencia, o el de las bases biológicas de la psicología, es porque en el transcurso del mismo vamos a estudiar precisamente las bases materiales, orgánicas, concretas, en las que se asienta nuestro comportamiento, nuestras ideas, aspiraciones y sentimientos que no son tan materiales ni concretos. Porque al amor, a la amistad o a la indignación no los podemos tocar, en cambio al cerebro si lo podemos coger y pesar, y ver en cuántas partes está dividido, y cómo funciona cada una de ellas.

Pero antes de iniciar el estudio específico del sistema nervioso humano, tenemos que estudiar su origen y evolución, así como el origen y la evolución del medio que nos rodea y en el que habitamos, porque es la única manera de comprender cómo somos y por qué somos así.



Debemos estudiar también el origen y la evolución del medio que nos rodea.

El Universo en que vivimos

Los seres humanos, objeto de nuestro estudio, somos parte de la naturaleza y en ella realizamos nuestros actos. Somos una parte pequeñísima, hasta insignificante diríamos, de su desarrollo y evolución. De ella nacimos y a ella volveremos con nuestra muerte.

El planeta que nos cobija, con sus plantas, animales y minerales, no es nada más que uno de los 9 ó 10 que giran casi rutinariamente alrededor de una enorme estrella a la que hemos llamado Sol, el que con su calor ha hecho posible la conservación de la vida sobre la Tierra. Pero a su vez esta Tierra y este Sistema Solar no son nada más que una parte tan infinitamente pequeña de algo muy grande, demasiado grande (infinitamente grande) como para poder medirlo o contarlo, a lo que denominaremos Universo o Cosmos. Veamos algunas cosas que se han dicho sobre su origen.

Algunas teorías sobre el origen del Universo y el Sistema Solar

Antes que nada debemos diferenciar entre las concepciones llamadas científicas y aquellas pre-científicas (o anteriores al aparecimiento de las ciencias) que se relacionan con el origen del Universo, el Sistema Solar y nuestro planeta.

Las concepciones pre-científicas sobre el origen de la vida y el Universo, corresponden a todas esas teorías que las civilizaciones y los pueblos primitivos fueron elaborando a través de los siglos, para tratar de comprender su existencia y la del mundo en que vivían. Concepciones y teorías que hoy, a la luz de nuestros conocimientos actuales y al desarrollo de la ciencia moderna, nos parecen ingenuas, llenas de mitos y leyendas fabulosas, cuya base es una visión religiosa del mundo que se fundamenta en la intuición y en la fe, mas no en la razón. Aunque no sería nada raro que para los hombres que vivan después de mil o dos mil años, nuestras concepciones les puedan parecer también a ellos ingenuas y hasta infantiles.

Sobre este punto hay que destacar, así mismo, que algunos entendidos, entre los que se cuentan muchos científicos de renombre universal, consideran que en la formulación de teorías e hipótesis científicas, no pocas veces la intuición y la fe (como la fé en la veracidad de una hipótesis, a pesar de no tener a la mano todos los elementos racionales para su demostración) han formado parte inevitable de ellas.



La Tierra y nuestro Sistema Solar no es más que un pequeño punto en la inmensidad del cosmos.

Una de esas concepciones o teorías sobre el origen del Universo y la vida es la judeo-cristiana, a la que encontramos en los relatos de la Biblia, y cuya doctrina es tradicional en las sociedades occidentales como la nuestra, de la misma manera como es el brahmanismo en extensas regiones de la China y la India o el islamismo entre los países árabes.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

similar:

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconInforme de comentarios a la Ley producido en 2007 por el Equipo Interdisciplinario...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconAutor: Asociación Adonai. Desojo (Navarra) españa edita: El autor...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconTeoria de los contratos conexos. Algunas de sus aplicaciones. Especial...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconLos derechos involucrados en el diagnóstico prenatal y algunas soluciones del derecho comparado

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconE. Derecho Penal Mínimo, Derecho Penal de II y III velocidad, la...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconEl derecho de autor existe desde la antigüedad, pero no como tal...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconEn el Derecho Romano no hubo construcciones teóricas sobre estos...

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconPromoventes: comisión nacional de los derechos humanos y procuradURÍA general de la república

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconDirección a la Facultad de Derecho – no

Dirección Nacional de Derecho de Autor y Derechos conexos iconXvii congreso latinoamericano, IX iberoamericano I nacional de derecho penal y criminologia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com