Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto




descargar 0.83 Mb.
títuloInforme aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto
página6/27
fecha de publicación07.03.2016
tamaño0.83 Mb.
tipoInforme
b.se-todo.com > Contabilidad > Informe
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

PUNTO 5: LA GOBERNANZA EN LA OMPI


  1. Los debates se basaron en el documento WO/PBC/19/26.

  2. El Presidente recordó que en su decimoctava sesión el PBC pidió a la CCIS que examine la cuestión de la gobernanza de la OMPI, teniendo en cuenta los documentos y propuestas pertinentes presentados por los Estados miembros, entre los que figuran (aunque no son los únicos) los documentos WO/PBC/18/20 y WO/GA/38/2, con el fin de presentar lo antes posible a los Estados miembros un informe con sus recomendaciones. El PBC también decidió que el Presidente del Comité se pusiera en contacto con la Presidenta de la CCIS para determinar el calendario adecuado. Asimismo, el PBC pidió al Presidente de la Asamblea General que convocara consultas informales con los coordinadores regionales y tres delegados de cada una de las regiones para tratar el informe elaborado por la CCIS acerca de la gobernanza de la OMPI con el fin de presentar recomendaciones concretas en la decimonovena sesión del PBC, y decidió que la cuestión de la gobernanza constituiría un punto del orden del día de la decimonovena sesión del Comité. Las consultas oficiosas para debatir sobre el informe de la CCIS se han celebrado el 29 de agosto de 2012, y el Presidente de las Asambleas ha preparado un informe para presentarlo a las delegaciones. El Presidente invitó al excelentísimo Embajador Uglješa Zvekić, Presidente de la Asamblea General, a ampliar la información sobre este punto del orden del día.

  3. El Presidente de la Asamblea General informó de que en respuesta a la solicitud presentada en la decimoctava sesión del PBC, el 29 agosto de 2011 convocó una reunión con los coordinadores regionales en la que se abordó la cuestión de la gobernanza de la OMPI según el informe preparado al respecto por la CCIS. Todos los miembros de la CCIS asistieron a la reunión. Tras exponer la Presidenta de la CCIS los puntos destacados del informe previamente mencionado, se procedió a un dinámico intercambio de puntos de vista. El informe de la CCIS fue bien acogido. Se expresaron diversas opiniones en relación con las dos recomendaciones del informe y en particular en lo que respecta a la necesidad de que se realice un estudio detallado de la gobernanza de la OMPI. No obstante, se estuvo de acuerdo en que es necesario mejorar los resultados, la eficacia y la coordinación de las estructuras de gobierno existentes, lo que, a su vez, depende en especial de los compromisos y las medidas que adopten los propios Estados miembros y de la gestión de diversos órganos rectores y subsidiarios. El Presidente de la Asamblea General señaló que el PBC podría considerar conveniente invitar a los Estados miembros a buscar fórmulas y maneras de impulsar los resultados, la eficacia y la coordinación de las estructuras de gobierno de la OMPI, en vista de los análisis y documentos disponibles, entre los cuales el informe de la CCIS anteriormente mencionado y las opiniones de los Estados miembros relacionadas con el mismo.

  4. Tras la declaración del Presidente de la Asamblea General, el Presidente del PBC recordó que en el párrafo de decisión del documento se invita al Comité a tomar nota del presente informe y a adoptar una decisión respecto de las medidas necesarias en relación con este asunto. Las delegaciones tienen las opciones siguientes: i) que el PBC examine el informe y tome nota del mismo; ii) seguir adelante y encomendar a la CCIS la realización de un estudio a fondo de la cuestión; iii) si los Estados miembros no desean realizar un estudio completo ya que desconocen los costos del mismo, que podrían ser elevados, que el PBC solicite un estudio previo general. Es posible que el Comité considere conveniente seguir avanzando y ver la forma de mejorar la gobernanza, puesto que el informe del Presidente de la Asamblea General indica la necesidad de fortalecer algunos de los órganos internos. Muchas delegaciones estiman que la estructura actual, tal y como está, podría reforzarse sin que se tenga que cambiar íntegramente. Para ello, la realización de un estudio previo general sería también otra opción. En resumen, una opción estribaría en adoptar medidas o simplemente tomar nota del informe. La segunda consistiría en dictaminar que las delegaciones precisan un estudio completo sobre la mejor forma de mejorar la estructura de la gobernanza de la OMPI. Los Miembros podrían solicitar ese estudio, aunque es posible que resulte costoso. Por consiguiente, el PBC podría pedir un estudio previo general para tener una estimación del gasto consiguiente. Al hacer un estudio de esa índole, se tendría en cuenta que la propia OMPI ya ha realizado un estudio. El Presidente recordó que el año anterior la Secretaría ya había preparado un estudio de la gobernanza de otras organizaciones del sistema las Naciones Unidas, el cual no debería duplicarse. El Presidente abrió el debate.

  5. La Delegación de los Estados Unidos de América, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, dijo que ha tomado nota del informe sobre gobernanza presentado por la CCIS en junio de 2012. El Grupo B opina que la estructura actual funciona mejor en estos momentos que en la época de la Comisión de Auditoría, predecesora de la CCIS. Parte de esta mejora se atribuye a que los Estados miembros están más involucrados en la gobernanza gracias a una comunicación eficaz, aunque todavía queda camino por recorrer. El Grupo B está dispuesto a debatir con otros grupos y miembros sobre cómo seguir elevando la calidad de la gobernanza, mediante una mejor gestión de las reuniones y una mejor coordinación entre los órganos rectores. Ya que los Estados miembros desean progresar con la cuestión de la gobernanza de una forma más orgánica, el Grupo B no considera necesario iniciar un estudio costoso sobre los métodos de gobernanza de las demás organizaciones de las Naciones Unidas, especialmente si se tiene en cuenta que la Secretaría ya ha facilitado esa información. El Grupo B opina que los Estados miembros son capaces de analizar el asunto por sí solos.

  6. La Delegación de Egipto, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano, agradeció a la CCIS su informe y al Presidente de la Asamblea General su presentación. Tras leer los comentarios que figuran en el informe de la CCIS, el Grupo considera que el informe podría tener otro punto de vista sobre el tema de la gobernanza de la OMPI, al centrarse sólo en la recomendación de que se establezca un órgano rector adicional. En el informe no se tratan, analizan o examinan otras propuestas presentadas por los Estados miembros, tales como las formuladas por el Grupo Africano, el DAG, o las delegaciones de Alemania, Australia, China, Estados Unidos de América, Japón, y otras. En segundo lugar, los Estados miembros todavía han de estudiar las medidas mencionadas en los párrafos 16 y 17 del informe de la CCIS. El Grupo Africano ha dicho que ello se ha hecho esa misma mañana y que se volvería a tratar el asunto más adelante en la semana. En tercer lugar, en el párrafo 18, se menciona que el estrato de supervisión de la gobernanza de la OMPI no precisa de la creación de una estructura adicional de gobierno. Sin embargo, en los párrafos 20, 21 y 22, la Comisión indica que se necesitarán recursos y conocimientos profesionales adicionales para emprender el análisis de una estructura adicional de gobernanza de la OMPI. El Grupo opina que este asunto se debe fundamentar y aclarar, ya que la Secretaría ha preparado un análisis de las estructuras de gobernanza en otras organizaciones (documento WIPO/18/20). En lo que se refiere a la futura labor sobre la gobernanza de la OMPI, el Grupo formula las recomendaciones siguientes. En primer lugar, los Estados miembros deberían seguir examinando la gobernanza de la OMPI a la vista de todos los documentos y propuestas pertinentes presentados por los Estados miembros. El Grupo Africano recuerda que él mismo ha aportado propuestas sobre las cuestiones relacionadas con los métodos de gestión de los recursos humanos. El Grupo estima que los Estados miembros todavía deben estudiar esta propuesta y las demás, por lo que propone que se asigne un día de trabajo para examinarlas en la próxima sesión del PBC. La segunda recomendación concierne la consolidación de las funciones del PBC y del Comité de Coordinación para que puedan cumplir con eficacia y eficiencia con sus obligaciones ejecutivas y sus mandatos y garantizar el control y la supervisión por parte de los Estados miembros. El Grupo considera que el Comité de Coordinación debería reunirse con más regularidad y ejercer las funciones y deberes que figuran en el Convenio de la OMPI. En tercer lugar, el Grupo recomienda examinar la recomendación de la CCIS con respecto a un estudio y análisis exhaustivos. Podría estar de acuerdo con esa recomendación y aprueba la propuesta del Presidente de que antes se realice de un estudio previo general. Al respecto, existirían tres opciones, a saber: la CCIS se podría encargar de la tarea, ésta se podría asignar a un experto independiente o la podría llevar a cabo el Auditor Externo. Con estas recomendaciones el Grupo dice que confía en que estas propuestas permitan avanzar con la cuestión de la gobernanza de la OMPI y solicita que el asunto se mantenga como un punto del orden del día en la próxima sesión del PBC.

  7. La Delegación de la República Bolivariana de Venezuela dijo que considera que los aspectos señalados por los oradores precedentes son pertinentes si se tiene en cuenta que la cuestión de la gobernanza se ha planteado en un momento de gran tensión en la OMPI. En este momento, la Delegación considera que la Delegación de Egipto tiene razón cuando dice que lo apropiado sería mantener la petición de un estudio previo general para evitar que los problemas anteriores vuelvan a surgir. No obstante, está a favor de un enfoque multilateral. Considera que una disposición similar al “salón verde” de la Organización Mundial del Comercio (OMC) no es una buena opción para la OMPI. Citó como ejemplo los 11 años de las negociaciones de la ronda de Doha que se estancaron en un atolladero porque la labor se llevó a cabo a puerta cerrada (en salones verdes) en vez de hacerse mediante debates abiertos con la participación de todos los miembros. Por consiguiente, y con ese ejemplo en mente, está a favor de un enfoque más multilateral y de debates abiertos entre todos los miembros.

  8. La Delegación de Brasil, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, agradeció a la CCIS la preparación de su informe y al Presidente de la Asamblea General la organización de las consultas. El DAG recuerda que también ha presentado sugerencias y propuestas para mejorar la gobernanza de la OMPI. Éstas figuran en el documento en el que se han basado los debates de la última sesión del PBC (anexo al documento WO/PBC/18/20). El Grupo considera que algunas de las intervenciones anteriores han confirmado la necesidad de seguir examinando esta cuestión. Apoya la propuesta del Grupo Africano de asignar un día de trabajo para estudiar las propuestas o de mantener este punto en el orden del día del PBC, concediendo al mismo un tiempo razonable para poder profundizarlo. Respecto a la consolidación de las funciones del PBC y del Comité de Coordinación, el Grupo considera que o bien ambos órganos carecen de funciones ejecutivas, o que quizás no cumplen con su cometido de la forma en que lo deberían hacer. Los Estados miembros tienen que estudiar la mejor forma de resolver este problema. En lo concerniente a la propuesta del Presidente referente a un estudio previo general, el DAG considera que podría ser una buena idea disponer de un resumen del plan de acción y de las opciones disponibles antes de iniciar un análisis complejo y a gran escala. Opina que se tiene que disponer del tiempo necesario en las sesiones del PBC para debatir la cuestión. Por lo tanto, apoya la propuesta de incluir el asunto en un punto del orden del día y está dispuesto a examinar con las demás delegaciones y grupos la mejor forma de abordar el tema de la gobernanza con miras a conseguir que la labor de la Organización sea más eficaz en beneficio de los Estados miembros, mejorando la confianza de los mismos en la Organización y en la dirección que ésta imprima y velando por que la OMPI dependa realmente de la orientación que le den sus miembros.

  9. La Delegación de España dijo que se adhiere a la declaración del Grupo B. No obstante, llamó la atención sobre uno de los objetivos de la Organización y del PBC que considera particularmente importante, a saber una gestión eficaz de las reuniones. Señaló que ha sido aumentando el número de reuniones oficiales y entre sesiones de una duración superior a una semana. A veces, en esas reuniones los debates se han alargado hasta las dos de la mañana, como en el caso del Comité de Desarrollo y Propiedad Intelectual (CDIP). La Delegación insistió en que ello repercute no sólo en el bienestar y en la salud de los delegados participantes sino también en el presupuesto. Las consecuencias son considerables: un mayor número de reuniones implica un incremento del volumen de documentos y un aumento de los correspondientes costos de traducción e interpretación. También supone costos de desplazamientos más elevados para los expertos provenientes de las capitales y un mayor cansancio para los delegados. Opina que no se aumenta la eficacia al multiplicar el número de reuniones. Recordó que, con frecuencia, en reuniones de una semana de duración tan sólo se logran resultados al final de la misma. Al alargar las reuniones de esa forma, los Estados miembros están postergando la posibilidad de alcanzar rápidamente acuerdos y objetivos. Por consiguiente, opina que la Secretaría y los Estados miembros deberían reflexionar sobre la forma en que podrían conjuntamente gestionar mejor las reuniones sin que ello vaya en detrimento de los objetivos que estos últimos han establecido para la Organización. Una mejor gestión de las reuniones ayudaría a los delegados a cumplir con sus misiones y permitiría realizar importantes ahorros en los gastos de conferencias. La Delegación considera que esos aspectos están estrechamente relacionados con los debates presupuestarios así como con los concernientes a la utilización de los idiomas que, según algunas delegaciones, acarrean costos excesivos. La Delegación cree que los Estados miembros deben dedicar tiempo a examinar la forma de organizar mejor las reuniones y que al hacerlo podrían realizar importantes ahorros y mejorar la gestión en el seno de la Organización.

  10. La Delegación de Sudáfrica dijo que se suma a las declaraciones del Grupo Africano y del DAG. Declaró que considera conveniente convocar una Asamblea General para examinar el informe sobre la gobernanza de la OMPI. Considera que el informe de la CCIS y el análisis del documento WO/PBC/19/26 tienen un alcance limitado ya que se centran en la creación de un nuevo órgano rector. Entre otras mejoras, la Delegación señaló que la interacción entre el PBC y las entidades de supervisión (el Auditor Externo y la CCIS) se ha ido incrementando y fortaleciendo. El aspecto de la gobernanza relacionado con la supervisión no precisaría aportar un estrato adicional a la gobernanza. La Delegación dijo que ratifica la opinión del Grupo Africano de que en el informe no se facilitan argumentos suficientes en los que basar esta recomendación. El problema de la gobernanza de la OMPI va más allá de un nuevo órgano rector. La Delegación recordó que en la decimosexta sesión del PBC se había decidido que los Estados miembros deberían presentar por escrito su opinión sobre la gobernanza de la OMPI. En consecuencia, varios Estados miembros aportaron sus contribuciones (que figuran en el anexo del documento WO/PBC/17/2 Rev.). En estas comunicaciones figuran una serie de propuestas que van desde las relacionadas con la finalización de los mecanismos para la selección de los presidentes de los órganos de la OMPI, hasta la aprobación del calendario de las reuniones de la Organización. La Delegación dijo que quiere examinar más a fondo estas cuestiones y añadió que el PBC está todavía estudiando las contribuciones de los Estados miembros. Por ejemplo, Australia ha propuesto la creación de un pequeño grupo de trabajo del PBC dedicado específicamente a analizar los informes de los órganos de supervisión y a formular recomendaciones al Comité. Se trata de una propuesta muy interesante que merece ponderarse detenidamente. Una Delegación ha propuesto que los comentarios sustanciales formulados por los Estados miembros sobre el informe de la CCIS se hagan por escrito en razón de la extensión de los mismos y de la escasez de tiempo. La Delegación conviene en que es importante que los documentos presentados ante los Estados miembros se revisen con cuidado para que las decisiones adoptadas estén debidamente fundamentadas. Actualmente, el PBC no está ofreciendo a los Estados miembros tiempo suficiente para ello y habría que investigar la forma de mejorar ese aspecto. Varios Estados miembros han propuesto ya algunos modos de hacerlo. La Delegación dijo que desea disipar cualquier malentendido referente a que las discusiones sobre la gobernanza de la OMPI tienen como finalidad llegar a una microgestión de la Organización o debilitar la gestión actual. El debate sobre la gobernanza de la OMPI debe entenderse como un proceso necesario que forma parte integral del fortalecimiento de la Organización para que ésta cumpla su mandato con eficacia y eficiencia. Considera que los miembros deberían llegar a un consenso para impulsar la mejora del proceso de toma de decisiones en la OMPI. Por consiguiente, se debería dedicar al menos un día para examinar las recomendaciones formuladas por los Estados miembros y la cuestión de gobernanza debería seguir formando parte del orden del día de las sesiones del PBC.

  11. La Delegación de Alemania dijo que opina que la cuestión de la gobernanza va más allá de la estructura o eficacia de las reuniones, ya que también se refiere a todo el proceso que termina en dichas reuniones, es decir a lo relacionado con la documentación. La Delegación explicó que, por ejemplo, en el documento sobre la definición de gastos destinados al desarrollo, se ofrece información sobre la forma en que esta nueva definición afectará a ciertos programas. Sin embargo, los delegados deben consultar otro documento para enterarse de las cifras anteriores y de los cambios aportados. Ello multiplica sus tareas sin necesidad alguna. El mismo problema se plantea en el documento sobre el seguro médico después de la separación del servicio. La Secretaría deja que los delegados busquen los detalles de las propuestas. Se trata de dos puntos en donde se podría facilitar la labor de éstos. Han surgido y se han estudiado muchas cuestiones similares en el punto del orden del día sobre el informe de la DASI. La Delegación cree que los Estados miembros son capaces de mejorar su trabajo. Formulan preguntas y solicitan diferentes tipos de informes y métodos de comunicación. Los Estados miembros no precisan de un estudio. Están todavía en la fase en que pueden mejorar ellos mismos pero para lograrlo se tienen que conocer más a fondo los problemas que se plantean. Las contribuciones aportadas por los Estados miembros en respuesta a la solicitud del año pasado se concentran únicamente en la estructura y en la forma de las reuniones a pesar de que existen cuestiones más trascendentales. La Delegación propone que se organicen debates abiertos sobre los asuntos que afectan a la labor diaria de un delegado, a saber: la forma de comunicar la información en los documentos, los plazos para que los documentos estén disponibles y la cantidad de trabajo suplementario necesario para entender el contenido de estos documentos. La Delegación recordó que en la sesión del CDIP se distribuyeron 31 documentos, algunos de los cuales tenían más de 200 páginas.

  12. La Delegación de los Estados Unidos de América dijo que apoya el punto de vista expresado por la CCIS en su informe del 12 de junio de 2012 sobre la gobernanza de la OMPI. En concreto está de acuerdo en que se necesita aclarar la articulación de la CCIS y establecerse relaciones funcionales entre ésta y los demás órganos de supervisión. La Delegación ha tomado nota con satisfacción de que la CCIS ha llevado a cabo un examen coordinado de la Carta de Auditoría Interna y de los Mandatos del Auditor Externo y de la misma Comisión, con objeto de mejorar la coordinación entre las entidades de supervisión. Otro aspecto fundamental de una buena gobernanza es la interacción de los altos directivos y las entidades de supervisión de la OMPI. El denominador común parece ser la posibilidad de aportar mejoras a la estructura de supervisión actual. Los Estados miembros están ejerciendo una gobernanza cada vez más adecuada gracias a una comunicación eficaz y eficiente y la Delegación opina que se puede seguir progresando hasta alcanzar ese objetivo esencial. Sin embargo, no es partidaria de que la CCIS emprenda un estudio de las estructuras de gobernanza del sistema de las Naciones Unidas. Se precisarían muchos recursos y sería complejo (tendrían que examinarse las estructuras del sistema de las Naciones Unidas y de las instancias rectoras de alto nivel, los aspectos legales de los tratados internacionales que rigen la ONU y el conocimiento de las prácticas y procedimientos diplomáticos aplicados) sin que se vayan a abrir nuevos caminos para el futuro, dada la gran variedad de estructuras de gobernanza existentes. Además, tal y como se ha señalado anteriormente, los Estados miembros ya han recibido un documento en donde figura un resumen al respecto. Un estudio detallado sería innecesario ya que conviene más centrarse en las esferas de la gobernanza y de la estructura de supervisión de la OMPI que ya existen y que se deben analizar y mejorar.

  13. La Delegación del Reino Unido dio las gracias a la Secretaría por preparar la declaración de control interno que le solicitó con ocasión del último período de sesiones de la Asamblea General. La finalidad de dicha Declaración consiste en poner las prácticas de la OMPI en sintonía con las de las demás organizaciones de las Naciones Unidas y en mejorar la gobernanza. La Delegación considera que la OMPI se debería esforzar por progresar continuamente en materia de gobernanza y de rendición de cuentas. La Secretaría ha trabajado con miras a que el sistema de gobernanza y de rendición de cuentas sea cada vez más claro y transparente para los Estados miembros. Sin embargo, dentro de ese orden de ideas, invita al Presidente a que tenga en cuenta para un debate ulterior las propuestas siguientes. En primer lugar, una página de portada que la Delegación ha diseñado para los documentos sobre los proyectos realizados por la Secretaría; la finalidad de esta página consiste en facilitar al lector una idea general con los principales datos claves del proyecto sin que éste tenga que buscar los detalles. Es evidente que estos detalles se podrán consultar en caso de necesitarlos. Ello no precisaría ningún cálculo adicional por parte de la Secretaría. Se trata de un método que presenta la información más importante al inicio del documento objeto de estudio. La Delegación prevé que en esa página se incluya: el título del proyecto, las etapas fundamentales superadas, la duración del proyecto, la cantidad de fondos frente al presupuesto restante, la cantidad de gastos frente al presupuesto restante y la información sobre si se ha completado o no el proyecto. La Delegación opina que esta iniciativa redundaría en beneficio de todos los Estados miembros y facilitaría rápidamente una perspectiva general del progreso de un proyecto a los que no disponen de tiempo o conocimientos suficientes para examinar cada proyecto en detalle. Se mandará a la Secretaría un ejemplar del proyecto de portada y la Delegación ha ofrecido distribuirla a todos los Estados miembros que deseen tener una copia. En segundo lugar, la Delegación desea abordar la cuestión de las declaraciones de apertura. Ha comprobado con satisfacción que al inicio de la presente sesión no se han formulado las declaraciones de apertura de cada Estado miembro. Sin duda alguna, esto representa un paso en la dirección correcta y ahorrará mucho tiempo. La Delegación desearía que esta práctica se extienda a las Asambleas. Ahora es cuando hay que volver a estudiar esta cuestión, habida cuenta que en estos momentos se tiene que ahorrar gran cantidad de tiempo y dinero. La Delegación reconoció que varios Estados miembros consideran que las declaraciones nacionales son una parte importante de las Asambleas, por lo que no propone que se eliminen por completo sino que quizás se presenten de forma diferente. Este año, se han tomado disposiciones para realizar declaraciones por escrito, lo que la Delegación apoya plenamente, aunque considere que la OMPI, en su calidad de organización que trata de promover la innovación, debería buscar opciones más interesantes y eficaces. La Delegación propone que en el vestíbulo del Centro Internacional de Conferencias de Ginebra (CICG) se instalen una serie de pantallas para reproducir grabaciones audiovisuales de las declaraciones nacionales, en un bucle continuo, durante la semana. Piensa que estas grabaciones se podrían enviar a la Secretaría por adelantado y propone que los que no puedan presentarlas a tiempo dispongan de una instalación que les permita realizar su grabación. Las oficinas nacionales de la OMPI también podrían publicar las declaraciones en línea, cuando las delegaciones así lo deseen. Para ilustrar el alcance del problema, la Delegación señaló que el año pasado dos días de las Asambleas (incluida una sesión tarde por la noche) se destinaron a las declaraciones de apertura. Si se pudiera limitar ese tiempo a únicamente unas pocas horas de declaraciones regionales se ahorraría una importante cantidad de tiempo y dinero al cabo del año, lo que podría representar una cifra muy sustancial. La Delegación confía en que todos los Estados miembros estén de acuerdo en que se trata de una solución bastante innovadora a un problema que ha pesado sobre las Asambleas durante demasiado tiempo.

  14. La Delegación de Hungría dio las gracias al Presidente de la Asamblea General por la organización de consultas sobre la cuestión de gobernanza, y a la CCIS, por su informe. En lo que se refiere a la estructura de supervisión de la OMPI, dijo que acoge con satisfacción las soluciones mencionadas en el informe de la CCIS. La Delegación no está convencida de que sea necesario crear un nuevo órgano rector o realizar un estudio general de la gobernanza. Considera que los estudios son costosos, que plantean muchas cuestiones por resolver y sobre las cuales, al final, hay que decidir, y que revisten un carácter demasiado político. Dijo que considera más conveniente que el asunto se debata en el PBC y añadió que los Estados miembros no precisan de otro estudio para ello. La Delegación no tiene opinión en cuanto a la realización de un estudio previo general a estas alturas, pero en un primer momento estima que el Grupo de Estados de Europa Central y el Báltico (CEB) debe reflexionar sobre la cuestión. Opina que la estructura actual es adecuada y que es responsabilidad de los Estados miembros reforzar la eficacia del sistema existente. Al respecto, señaló las propuestas del Grupo Africano para consolidar las funciones y la interacción del Comité de Coordinación y del PBC. Confía que se hable del asunto durante la semana, incluso en un ámbito oficioso, pero cree que los Estados miembros deben acercar posiciones sobre la cuestión de la gobernanza si quieren lograr mejores resultados. Sería de gran ayuda que los miembros que ponen propuestas concretas sobre la mesa sintonicen o prioricen sus criterios y demandas. Los Estados miembros podrán así mantener un debate provechoso y llegar a una solución. En lo referente a disponer de un día especialmente dedicado a esa cuestión durante la próxima sesión del PBC, la Delegación dijo que no está convencida de que por ahora los Estados miembros deban seguir reflexionando sobre el asunto. En vez de eso deberían tomarse tiempo durante esta sesión para tratar la cuestión, ya que se dispone de prácticamente todos los datos. Considera que se trata de un tema que se debe resolver en este momento. La Delegación apoya la declaración de España sobre el tema de las reuniones. Añadió que las Delegaciones de Alemania y el Reino Unido han formulado también propuestas interesantes.

  15. La Delegación de Argelia manifestó su agradecimiento a la Delegación de Suiza por redactar el informe y al Presidente de la Asamblea General por haber abordado la cuestión de la gobernanza de la OMPI. Añadió que esa cuestión necesita que se le preste una gran atención en nombre de todos los Estados miembros. La Delegación subrayó que siempre ha manifestado su deseo de ver que en la gobernanza de la OMPI se tienen en cuenta los principios de igualdad, transparencia y representación igualitaria en todos los sectores. Es necesario abordar todos esos asuntos teniendo presente la postura de todos los Estados representados en las reuniones del Comité. La Delegación manifestó su deseo de que el PBC consiga formular recomendaciones consensuadas que permitan a la OMPI seguir avanzando con respecto a esta cuestión. En cuanto al informe, la Delegación toma debida nota de las recomendaciones formuladas con respecto a la mejora de la estructura de supervisión de la OMPI, así como a la composición de los órganos rectores. En una de las propuestas se estudiará la necesidad de contar con nuevas estructuras de gobernanza, teniendo presente las estructuras actuales. En opinión de la Delegación, esa propuesta no va en contra de otras propuestas presentadas por el Grupo Africano y el DAG. Además de la opción de crear un órgano adicional, los Estados miembros podrían reforzar la función del Comité de Coordinación y el PBC, así como tener en cuenta otras propuestas. Los Estados miembros tienen ante sí varias propuestas, y es por ello que la Delegación está firmemente a favor de dedicar una jornada completa a esta cuestión en la próxima reunión del PBC. Ese tiempo puede aprovecharse de manera muy fructífera y permitirá a las delegaciones abordar todas las diferentes propuestas y opciones que hay sobre la mesa, no sólo las presentadas por un grupo específico de países. A continuación, los Estados miembros podrían articular una propuesta concreta que puede presentarse ante la próxima Asamblea General.

  16. La Delegación de Suiza manifestó su agradecimiento al Presidente de la Asamblea General por su exposición, así como a la CCIS por su evaluación de las recomendaciones y las propuestas de los Estados miembros. La Delegación señaló que comparte las opiniones expuestas en ese informe hasta el punto de que no ve necesario examinar a fondo la estructura institucional de la OMPI, y considera que los órganos de supervisión y auditoría de la Organización no necesitan una reforma radical. Podrían mejorarse muchos elementos y, de hecho, así ha ocurrido. La Delegación señaló que, en general, está convencida de que los Estados miembros han tomado el camino adecuado. Al hilo de la declaración del Grupo B, la Delegación estima que, si bien es necesario acometer determinados temas con respecto a la cuestión de la gobernanza, tal como ha puesto de manifiesto la Delegación de Hungría, es necesario llevar a cabo el debate con un objetivo muy específico si los Estados miembros desean conseguir resultados. Como ha mencionado el Grupo B, la Delegación cree que será necesario redoblar los esfuerzos en cuanto a la gestión y organización de las reuniones, sobre todo por lo que respecta a la coordinación entre los órganos rectores. Ésta es una cuestión que puede abordarse. Teniendo presentes los diferentes puntos que se han planteado, en opinión de la Delegación esas deliberaciones deben llevarse a cabo de una forma muy específica. Los Estados miembros deben tener en cuenta que el año pasado se dedicó una jornada completa del PBC a debatir dichas cuestiones. La Delegación hizo hincapié en que esas cuestiones se han abordado y, por tanto, no es necesario presentar, una y otra vez, un refrito de las mismas propuestas, en particular porque el año anterior no se alcanzó un consenso definitivo al respecto y por ello la CCIS tuvo que examinar la cuestión. A la hora de hablar de eficiencia, buena gobernanza y gestión de las reuniones, es menester también que los Estados miembros tengan presente la labor que ya se ha llevado a cabo en ese sentido. La Delegación manifestó que no ve la utilidad de realizar un estudio, ni siquiera un estudio previo genera, que tratará de la reestructuración de las estructuras de la OMPI.

  17. La Delegación del Japón felicitó al Presidente por su nombramiento y agradeció la excelente labor realizada por la Secretaría y la CCIS. También dio las gracias al Presidente de la Asamblea General por las consultas mantenidas y por su exposición. Con respecto a la posibilidad de poner en marcha un nuevo estudio, la Delegación manifestó que se alinea con la postura del Grupo B. Estima que no debe crearse un nuevo órgano. Más bien, conviene aprovechar los recursos existentes de la OMPI de una manera eficiente y efectiva ya que el presupuesto de la OMPI debe utilizarse de la forma más eficiente posible dada la actual coyuntura económica mundial. Hablando en líneas generales, la Delegación señaló que, en su opinión, el objetivo debe ser la eficiencia de la Organización. Habida cuenta de ello, la Delegación manifestó que está convencida de que llevar a cabo un estudio es bastante costoso y, por lo tanto, innecesario.

  18. La Delegación de China declaró que estima que la gobernanza de la OMPI es una cuestión compleja. En consecuencia, la solución a los problemas que la aquejan debe encontrarse a través de un enfoque progresivo. En su opinión, por un lado la OMPI debería reforzar la comunicación y coordinación entre los diferentes departamentos y mejorar la eficiencia como medio de reforzar la gobernanza. Al mismo tiempo, podría explorar otras vías para lograr dicho objetivo.

  19. La Delegación de la República de Corea señaló que se adhiere a las declaraciones del Grupo B y del Japón. En su opinión, ya se dispone de una cantidad considerable de información con la posibilidad de que la Secretaría lleve a cabo un estudio complementario. Indicó que está convencida de que ha llegado el momento de centrarse en la mejora del funcionamiento y la administración de los órganos existentes.

  20. El Presidente señaló que todas las delegaciones coinciden en que la gobernanza es una cuestión muy importante y que, si bien se han registrado mejoras, hay margen para avanzar todavía más y que lo único que desean las delegaciones es que la Organización sea eficiente. Hay consenso en que es necesario estudiar y debatir la cuestión más a fondo. Las delegaciones se refieren en sus intervenciones a diferentes niveles de gobernanza. El Presidente recalcó que el problema "mayor" de la gobernanza en la OMPI es que no existe un órgano permanente de gobernanza; el Comité de Coordinación se reúne sólo dos veces al año. El problema "menor" de la gobernanza es la gestión de las reuniones. También existe el problema de la gobernanza en tanto que mejora de los órganos existentes. En opinión del Presidente, si estos problemas empiezan a debatirse en estos momentos, el debate nunca terminará. No hay consenso con respecto al estudio principal. Parece ser que el estudio previo general cuenta con apoyo limitado. Lo que los miembros tienen en estos momentos a su disposición es la compilación de las contribuciones de los Estados miembros en las que se proponen diferentes vías para mejorar la gobernanza. Los miembros podrían examinar esas ponencias y proponer lo que sea factible. Así pues, el Presidente propuso constituir un grupo de trabajo de composición abierta integrado por Estados miembros o por los coordinadores, presidido a turnos por uno de los coordinadores, y en el que participe la Secretaría. Las contribuciones de los Estados miembros se agruparán en los tres problemas de gobernanza antedichos con objeto de facilitar las deliberaciones del grupo de trabajo. El grupo de trabajo presentará al próximo PBC un informe sobre las deliberaciones que haya mantenido. El próximo PBC dedicará el tiempo que sea oportuno a analizar la cuestión. La otra opción pasa por hacer participar a la CCIS y pedirle que examine las propuestas presentadas o que se manifieste sobre las recomendaciones que haya formulado el grupo de trabajo.

  21. La Delegación de Francia expresó su sorpresa por el número de veces que los Estados miembros se ven obligados a repetir lo mismo sobre las mismas cuestiones: ya sea a través de un nuevo proceso, un nuevo grupo de trabajo, una nueva consulta con un comité o en los debates entre grupos. El Grupo B y sus miembros, entre los que se encuentra Francia, han sido muy claros con respecto a esta cuestión y el grupo consultivo y el Presidente de la Asamblea General presentaron un informe sobre el proceso. El núcleo del problema, según la Delegación, es que si los Estados miembros se encuentran debatiendo esas cuestiones en un grupo de trabajo, cargarán una vez más los diferentes grupos de trabajo y comités con trabajo adicional, a pesar de que hay trabajo de verdad por hacer. Todos los Estados miembros son perfectamente conscientes de los problemas. Tienen excelentes informes sobre lo que se ha hecho en el bienio 2010/11. Corresponde a todos en el Comité adoptar medidas con respecto al contenido de los informes, formulando propuestas específicas y concretas. La Delegación no acaba de ver cuáles son las cuestiones que siguen pendientes. En cada reunión los Estados miembros vuelven a la cuestión de la gobernanza y la Delegación está en cierto modo preocupada por esta recurrencia. Para concluir, señaló que con la constitución de otro grupo de trabajo sólo se ralentizarán las mejoras, en lugar de potenciarlas.

  22. La Delegación de los Estados Unidos de América observó que por la experiencia de tratar con el grupo de trabajo
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   27

similar:

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme aprobado por el Comité

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme al Congreso Nacional sobre el Análisis y Evaluación de la...

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDocumento aprobado por el consejo del ingala presentacióN

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconAprobado por resolución 00568 de Septiembre 20 de 2012

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme de comentarios a la Ley producido en 2007 por el Equipo Interdisciplinario...

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme programa mic mac vision del departamento del cauca al añO 2030 6

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDisposiciones generales las Normas y procedimientos por la cuales...

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDisposiciones generales las Normas y procedimientos por la cuales...

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme sobre la marcha de la aplicación del programa de la ompi de alineación estratégica

Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconEl presupuesto de ventas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com