Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto




descargar 0.83 Mb.
títuloInforme aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto
página7/27
fecha de publicación07.03.2016
tamaño0.83 Mb.
tipoInforme
b.se-todo.com > Contabilidad > Informe
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   27
ad hoc sobre el informe del proyecto de la Agenda para el Desarrollo, los Estados miembros han pasado un 75% de su tiempo debatiendo lo que tenían previsto debatir. Es muy difícil conseguir hacer algo y, según tiene entendido la Delegación, algunos delegados han señalado que el planteamiento debería ser más multilateral. Los Estados miembros deberían estar debatiendo esas cuestiones en el seno del Comité. La Delegación señaló que reitera su declaración anterior, a saber, que está buscando un enfoque más del tipo "orgánico" para resolver cualesquiera carencias percibidas. Propone que se debata la cuestión más a fondo, en lugar de establecer grupos de trabajo para determinar lo que los Estados miembros desean tratar.

  • La Delegación de Egipto señaló que, en su opinión, un grupo de trabajo ofrecerá una plataforma y un calendario para debatir las diferentes propuestas planteadas. Tomó nota de la cuestión señalada por la Delegación de los Estados Unidos de que los Estados miembros han tenido previamente dificultades en una actividad similar. No obstante, señaló que en su opinión dificultades de ese tipo pueden superarse si se conviene en que el grupo de trabajo sea oficial, que disponga de interpretación en los idiomas de la OMPI y que tenga un mandato claro: examinar las propuestas de los Estados miembros, las ya presentadas o las que puedan presentarse posteriormente, en una fecha aún por determinar. El objetivo sería tratar de formular recomendaciones específicas sobre los tres niveles: los problemas mayores relativos a la gobernanza, los problemas menores y los problemas que plantean las reuniones, etcétera. Así pues, la Delegación dijo que apoya la propuesta. Mientras tanto, los Estados miembros pueden convenir en celebrar más reuniones ordinarias del Comité de Coordinación, por ejemplo, y recomendar que dicho Comité asuma los deberes y responsabilidades que le correspondan por lo que respecta al Convenio. La Delegación toma nota de que algunas delegaciones señalan que es necesario que los Estados miembros reflexionen sobre la relación entre el Comité de Coordinación y el PBC con objeto de evitar una situación de desequilibrio en la que el PBC está sobrecargado de tareas y el Comité de Coordinación no se reúne ni debate las cuestiones debidamente. La Delegación propone que esa cuestión puede debatirse mediante una reunión entre los Presidentes del PBC, el Comité de Coordinación y la Asamblea General. Tiene el convencimiento de que esa "troika" puede servir de guía a los Estados miembros para conseguir el equilibrio adecuado de trabajo entre esos dos importantes Comités. La Delegación manifestó que, en su opinión, como una primera recomendación temprana, las delegaciones pueden tratar de reflejar esa idea durante la sesión actual del PBC.

  • La Delegación de Suiza señaló que hace suya la declaración de la Delegación de Francia, en la que se enunciaron en gran medida las inquietudes con respecto a dicho grupo de trabajo. La Delegación señaló que no cree que un grupo de trabajo sea pertinente. En su opinión, los Estados miembros se dedicarán a reciclar antiguos debates sin llegar a nuevas conclusiones. Los miembros pueden acordar mantener debates en el seno del PBC, pero con un objetivo específico, analizando problemas palpables y bien definidos, en lugar de afrontar toda una serie de propuestas de diversas procedencias, que ya se han debatido sin haber llegado a ninguna conclusión. Así pues, en lo que a la Delegación respecta, la eficacia y la gestión de las reuniones deben mejorarse. La Delegación está interesada en explorar ese aspecto. Como ha indicado la Delegación de Francia, sería más adecuado llevar a cabo esa labor comité a comité que embarcarse en un debate inabarcable que no lleva a ninguna parte.

  • La Delegación de Sudáfrica señaló que desea manifestar su opinión sobre algunas de las observaciones formuladas en la primera ronda de intervenciones. Coincide con otras delegaciones en la importancia de que la labor tenga un objetivo concreto. Así pues, es importante estructurar los debates más que simplemente iniciarlos. La Delegación señaló que en su opinión la clasificación de los temas en tres grupos que ha hecho el Presidente tiene sentido. Esa clasificación proporciona la estructura que los Estados miembros señalan que es importante. Hay problemas que pueden clasificarse en mayores o menores, y los problemas de gestión que se refieren al ahorro de fondos. Esos problemas pueden debatirse muy fácilmente. Subrayó que, aunque los Estados miembros dedicaron una jornada a debatir los problemas relativos a la gobernanza en la última sesión del PBC, los debates sólo versaron sobre la cuestión del órgano ejecutivo. La Delegación señaló que los problemas relativos a la gobernanza de la OMPI son más amplios que la estructura de la gobernanza y van más allá de los problemas relativos a las reuniones (como ha observado la Delegación de Alemania). La Delegación reiteró que los debates deben estar estructurados y, en su opinión, un grupo de trabajo podría de hecho acelerar el proceso. Puede alegarse que la herramienta del grupo de trabajo no será eficaz, pero corresponde a los Estados miembros garantizar que sea una herramienta eficaz y productiva clasificando las aportaciones de los Estados miembros y sometiéndolas a un debate adecuado.

  • La Delegación de Zimbabwe felicitó al Presidente por haber sido elegido para representar al Grupo Africano en calidad de Presidente del PBC. La Delegación recordó que la cuestión de la gobernanza lleva tiempo debatiéndose en el seno del PBC y los Estados miembros no avanzan porque generalizan la gobernanza. La Delegación señaló que en su opinión la recapitulación que ha hecho el Presidente es la vía adecuada y no acaba de entender por qué algunas delegaciones dicen que es reciclar un viejo debate. La Delegación está de acuerdo en que ése sería el caso si no hubiera un formato estructurado para abordar la gobernanza: algunas delegaciones querrían centrarse en las reuniones, otras en la documentación, en los idiomas o en cuestiones presupuestarias. Si los miembros no aúnan esfuerzos para dar a luz un formato estructurado, la gobernanza seguirá debatiéndose de forma abstracta. La observación formulada por la CCIS es especialmente importante: no pueden arriesgarse a tomar decisiones porque la cuestión de la gobernanza es una decisión política. Mientras los Estados miembros sigan haciendo corrillos por los pasillos, nunca podrán resolver la cuestión. La forma más práctica de avanzar es organizar un debate abierto a todos en una sala pequeña. Convendría que las delegaciones dejen de esconderse tras el formato de la reunión. La cuestión es si los miembros están dispuestos a debatir el asunto de una manera estructurada. El formato en sí mismo no muestra los resultados de la reunión, sino el deseo de lograr el objetivo. Le parece a la Delegación que algunas delegaciones dudan si debatir las cuestiones de gobernanza en la OMPI, pero están muy interesadas en debatirlas en otras organizaciones. La Delegación añadió que, a menos que exista la voluntad política de debatir esas cuestiones, los Estados miembros seguirán en punto muerto.

  • La Delegación de Argelia manifestó su apoyo por la propuesta del Presidente de constituir un pequeño grupo de trabajo. En cuanto a las intervenciones de otras delegaciones, observó que algunas delegaciones tienden a comparar elementos que no son comparables. Dijo que no es probable que la situación con el grupo de trabajo del CDIP se repita en este caso. El grupo de trabajo del CDIP se convocó para que examinara las recomendaciones de expertos. En el PBC, los Estados miembros tendrán ante sí las propuestas presentadas por otros Estados miembros. En otras palabras, recomendaciones formuladas en su seno, por ellos y para ellos. En consecuencia, dicho grupo de trabajo funcionará de manera muy diferente al del CDIP. En segundo lugar, que un grupo de trabajo así obtenga resultados satisfactorios dependerá por completo del enfoque que le den los miembros. Es necesario que los Estados miembros que participen en el grupo de trabajo tengan buena fe y voluntad de buscar soluciones. Los buenos resultados dependen de la flexibilidad que los Estados miembros confieran a esta cuestión. No se trata en realidad de un problema de viabilidad. Más bien la creación del grupo de trabajo y sus conclusiones dependen de la flexibilidad y buena fe de los Estados miembros.

  • La Delegación del Pakistán señaló que querría dar un paso atrás y analizar la situación actual. Los Estados miembros no están dispuestos a tomar las dos medidas. Primero, no se ha llegado a un acuerdo con respecto a la realización de un estudio. Segundo, no todos los Estados miembros están preparados para mantener un debate sin estructura. La Delegación indicó que, por su propia experiencia, no querría perder el tiempo adentrándose en una manera de trabajar sin estructura, algo en lo que la mayoría de las delegaciones coincidirán. Si se da un paso adelante y se analiza la propuesta del Presidente, es necesario que los miembros avancen en una dirección concreta para poder resolver el problema. En opinión de la delegación, tiene que ser un planteamiento en dos etapas. En la primera etapa se determinarán los problemas relativos a la gobernanza que tienen que abordarse. La Delegación está de acuerdo con la clasificación del Presidente en problemas mayores y problemas menores. Con respecto al proceso y cómo se formulará, la Delegación estima que durante la sesión actual del PBC los Estados miembros necesitan determinar esos problemas y el proceso. Tras el PBC, y hasta la siguiente sesión, los Estados miembros trabajarán en ese proceso, que puede ser el que el Presidente propone. De ese modo, pueden mantenerse debates estructurados en el seno del grupo de trabajo. La Delegación subrayó que, aunque no es especialmente partidaria de los grupos de trabajo, no quiere quedarse con los brazos cruzados y no hacer nada. Eso será mucho más perjudicial que pasar por un proceso. Propone que, durante la sesión actual, los Estados miembros determinen los problemas en el ámbito de la gobernanza, una labor que ya se ha llevado a cabo con bastante detalle, y pongan en marcha el proceso tras el PBC.

  • La Delegación del Brasil (haciendo uso de la palabra en nombre del DAG) señaló que, tras reflexionar sobre las cuestiones planteadas por las diferentes delegaciones y la propuesta del Presidente, se complace en ver que se ha presentado la propuesta de dividir en categorías las cuestiones que van a debatirse. Así puede que el debate sea más estructurado. Además, se crean las condiciones para dar cabida a algunas medidas en las que los miembros pueden ponerse de acuerdo más fácilmente que en otras. Esto podría aplicarse pronto, sin perjuicio de un examen exhaustivo de problemas más complejos o mayores. Además, el DAG apoya la idea de tener un grupo de trabajo y estima que poner en marcha un proceso es una buena manera de avanzar. No es necesario esperar otro año para iniciar los debates y tratar de formular una recomendación. El debate puede dar comienzo antes. Además, esto es favorable a la aceleración de los debates en el próximo PBC y puede desembocar en un intercambio de opiniones más concreto. Varias delegaciones de diferentes grupos regionales han articulado esto. Los Estados miembros pueden indicar los puntos que vayan a aplicarse e incluso debatir cuestiones más complejas que exigen más preparación. Ello sin perjuicio de que algún elemento tenga que aplicarse a corto plazo. Las contribuciones que se reciben de las delegaciones y los grupos regionales contienen muchas aportaciones valiosas. La Delegación señaló que en su opinión es necesario hacer justicia al arduo trabajo que todas las delegaciones han realizado para presentar sus propuestas y encontrar la fórmula para aplicarlas de la mejor forma posible a fin de conseguir que esta Organización sea más eficaz.

  • La Delegación de España manifestó que está de acuerdo con los puntos planteados por la Delegación del Pakistán. Hay diversas posturas y ha de reconocerse que es difícil saber cómo van a avanzar los miembros. Una de las cuestiones que más preocupa a la Delegación es la prolongación de las sesiones y reuniones de los comités. En su opinión, más pronto o más tarde todas esas cuestiones tendrán que debatirse en todos y cada uno de los grupos. La Delegación propuso que, en el seno del PBC, los Estados miembros traten de vincular ese debate con las medidas de ahorro porque todas esas cuestiones se fusionan en el marco de la buena gestión de las reuniones. Además, los Estados miembros podrían hacer algo útil, a saber, implicar a la Secretaría. Es muy importante que los Estados miembros dialoguen. También es importante garantizar que los Estados miembros reciban de la Secretaría la información necesaria para poder señalar con precisión los ahorros que podrían lograrse en los costos de las reuniones. La Delegación señaló que en su opinión la Secretaría tiene mucho que decir al respecto. Ése podría ser un enfoque al comienzo del debate y la Delegación indicó que su impresión es que ese punto parece contar con algo de apoyo y unanimidad.

  • La Delegación del Japón manifestó que respalda las declaraciones de las Delegaciones de Francia, Suiza y los Estados Unidos de América, a saber, que la cuestión debe debatirse en el contexto del PBC.

  • La Delegación de la India felicitó al Presidente por su nombramiento. La Delegación manifestó que apoya la constitución de un grupo de trabajo y un debate centrado en la gobernanza de la OMPI. Añadió que, en ese sentido, las ponencias de las Delegaciones del Brasil, Egipto y el Pakistán contienen muy buenas sugerencias. La Delegación manifestó que apoya dichas propuestas.

  • La Delegación del Perú señaló que a su juicio la cuestión de la gobernanza es importante y que está convencida de que la propuesta del Presidente es positiva, ya que permitirá a los Estados miembros mantener debates concretos con los miembros que han presentado propuestas y que estarán interesados en trabajar en ellas. En líneas generales, la Delegación está de acuerdo con la propuesta del Presidente.

  • La Delegación de Italia felicitó al Presidente por su nombramiento. Señaló que se adhiere a las declaraciones de las Delegaciones de Francia, España y los Estados Unidos de América y a la propuesta de que los Estados miembros sigan una vía pragmática y traten de encontrar, en el seno del PBC, la manera de conseguir resultados concretos en cuanto a la gestión de las reuniones. Conseguir los resultados con facilidad contribuirá a mejorar la eficacia de los órganos de la OMPI.

  • La Delegación de Alemania hizo una reflexión sobre el asunto de las cuestiones y el proceso. Las cuestiones no constituyen un problema. Lo más difícil es el proceso: un grupo de trabajo y el deseo de entablar un debate con un objetivo concreto. El problema principal sobre el que los Estados miembros tienen que reflexionar es el proceso y quién establece los objetivos, de manera que los miembros puedan mantener un debate provechoso de una jornada de duración. Ése es el problema principal, para el que la Delegación no tiene solución. Subrayó además que en ocasiones se necesita un moderador durante los debates. La rotación de la presidencia del grupo de trabajo se acordará una semana y podría volver a plantearse la semana siguiente, por la experiencia de la Delegación. Quizá los Estados miembros necesiten una tercera parte, que no puede ser la Secretaría ni un Estado miembro. La Delegación señaló que no sabe quién podría ser el mediador pero está convencida de que los Estados miembros tienen que aportar más al proceso.

  • El Presidente, en referencia al último punto planteado por la Delegación de Alemania, dijo que si los miembros están de acuerdo con esa idea, tendrán que decidir quién presidirá el grupo de trabajo. Podría ser un embajador. Por lo que respecta a las cuestiones: el Presidente señaló que está de acuerdo en que los miembros no deberían "tirar piedras sobre su propio tejado" adoptando una actitud pasiva y dedicándose simplemente a debatir de nuevo el asunto en el PBC. Esto no es buena gobernanza ni buena gestión. Los debates van a prolongarse más de una jornada. La propuesta del Presidente tiene por objeto poner a punto e iniciar el proceso en el que podrían cristalizar las cuestiones. Todas las delegaciones son expertas en cuestiones relativas a las Naciones Unidas. Finalmente, reunión tras reunión, se plantearán determinadas cuestiones, mientras que otras se diluirán. Por lo tanto, cuando los Estados miembros vuelvan a debatir el asunto en el PBC, estarán “sumando peras con manzanas”. La idea que hay tras un grupo de trabajo es la clasificación de los problemas en problemas mayores, órganos actuales y gestión e ir paso a paso desde ahora hasta junio. En junio el grupo de trabajo presentará sus recomendaciones al PBC, que éste podrá debatir en tres horas de forma estructurada. El grupo de trabajo propondrá recomendaciones y solicitará una respuesta afirmativa o negativa al PBC. La otra opción es peor. Por supuesto, podría realizarse un estudio, pero si se es realista, un estudio costará dinero. El Presidente manifestó su esperanza en que, con esta explicación, los miembros que no son partidarios del grupo de trabajo cedan y adopten la propuesta a fin de que pueda seguir adelante, y que los Estados miembros dejen de debatir sobre la gobernanza. La cuestión se examinará de una vez por todas, si no, seguirá estando en el orden del día y no se avanzará. El Presidente instó a los Estados miembros a que sancionen la adopción de la propuesta.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América admitió que no es demasiado partidaria del grupo de trabajo, puesto que ha visto que la idea se ha intentado en otros comités y no ha funcionado. Manifestó su apoyo por lo que la Delegación de Francia y algunas otras han dicho sobre un debate con un objetivo concreto en el seno del PBC y dijo estar convencida de que es la mejor forma de proceder para que todos los miembros puedan participar. Por lo que se refiere a la flexibilidad, la Delegación solicita tiempo para debatir y coordinarse sobre el asunto en el seno del Grupo. Adoptar una decisión en este momento no es una opción para la Delegación.

  • La Delegación de Francia señaló que no acaba de entender lo que impide a los Estados miembros manifestar su punto de vista sobre la gobernanza en el PBC actual, dado que los miembros abordan cuestiones fundamentales en los informes presentados. Ésta es una cuestión que viene preocupando a la Delegación desde hace algún tiempo. La Delegación siempre ha pensado que los documentos del PBC abarcan toda la gama de asuntos que permite a los Estados miembros analizarlos y que la CCIS, en general, trata los asuntos fundamentales. En consecuencia, la Delegación no entiende qué impide a las delegaciones manifestarse sobre los documentos disponibles y plantear todas las cuestiones que les resulten problemáticas. La Delegación afirmó que seguirá tratando sistemáticamente la gobernanza en el PBC, cosa que ya hace en todas las reuniones. No debería suponer ningún problema tratar la cuestión, ya que se dispone de toda la información. La Delegación dijo que cuando le preocupa la forma en que se trabaja en una reunión o se pone en práctica una política, se expresa libremente en estos foros. De modo que si los miembros quieren señalar un tema inicial para que se aborde dentro de la gobernanza, puede muy bien ser "lo que no está disponible en los documentos que nos presentan". La Delegación señaló que es una tarea ingente leerse 26 informes. Los que se hayan leído los cinco informes sobre el bienio 2010/2011 pueden indicar a los otros lo que falta en ellos. Toda la información necesaria está allí. La Delegación propone que se empiece por decir que la información no se utiliza debidamente porque, quizá, haya demasiados informes y los Estados miembros no tienen tiempo de leerlos todos. Ése podría ser un debate interesante.

  • La Delegación de Egipto se refirió a las conclusiones de las consultas del Presidente de la Asamblea General. Añadió que los Estados miembros no partirán de cero ya que tienen el informe y las recomendaciones del Presidente de la Asamblea General para indicarles la posible vía. En el párrafo 3 del informe se señala que, como parte de las consultas, se ha consensuado que es necesario mejorar los resultados, la eficacia y la coordinación de las estructuras de gobierno existentes, lo que, a su vez, depende en especial de los compromisos que adopten los propios Estados miembros y la gestión de los diversos órganos rectores y subsidiarios. Los Estados miembros han acordado previamente que es necesario debatir la cuestión y seguir avanzando en ella. Dejar las cuestiones hasta el próximo PBC de junio significará que podría perderse mucho tiempo. La Delegación manifestó que es partidaria de la idea de participar en la labor entre sesiones sobre el particular. Recordó que una opción, que es gratuita, es escribir al Presidente de la Dependencia Común de Inspección (DCI) para explicarle que los Estados miembros están llevando a cabo esta actividad y que desearían guiarse por otras prácticas en las Naciones Unidas. Esto no supondrá costo alguno. Al mismo tiempo, los Estados miembros se beneficiarán de la experiencia de un funcionario independiente de las Naciones Unidas experto en esas cuestiones, y además realizarán algunas tareas entre sesiones.

  • La Delegación de Sudáfrica recordó que el Grupo Africano ya ha presentado la propuesta sobre la DCI. Sin embargo, la Delegación señaló que en su opinión los Estados miembros desean debatir las cuestiones ellos mismos para que sea un proceso impulsado por los miembros. Añadió que si ese planteamiento plantea dificultades, los miembros siempre pueden encargar a la DCI que lleve a cabo un estudio independiente, teniendo presente que las cuestiones de gobernanza que se están debatiendo están guiadas por un informe de la DCI. Por lo tanto, los Estados miembros podrían solicitar a la DCI que les guíe en este proceso. Otra opción es que los Estados miembros acepten la sugerencia del Presidente de llevar a cabo labor estructurada en forma de un grupo de trabajo. En respuesta a la Delegación de Francia, que ha preguntado qué impide a los Estados miembros plantear las cuestiones que deseen, la Delegación dijo que ha analizado todas las propuestas que se han formulado. La Delegación recordó que, en la última sesión, había citado propuestas concretas formuladas por Estados miembros. Por ejemplo, Australia, Francia y el Reino Unido habían realizado contribuciones importantes. La Delegación señaló que a su juicio es práctico debatirlo todo. Los miembros necesitan estructurar las cuestiones debidamente y abordar todos los puntos de vista que se presentan en las ponencias de los Estados miembros. Hay 12 contribuciones, dos de ellas procedentes de grupos regionales. La Delegación dijo que no está en condiciones de debatir los asuntos de cualquier manera, y que desea mantener un debate estructurado.

  • La Delegación de la República Bolivariana de Venezuela declaró que la gobernanza es claramente un problema político. Una cosa está clara: los Estados miembros tienen que abordar el asunto. Una parte de los asistentes declara que todo está perfectamente claro y que los miembros pueden articularlo todo de inmediato. Otra parte de los asistentes declara que pueden reunirse en grupos más reducidos y aprovechar mejor el tiempo. Los dos caminos son válidos. Las delegaciones han mantenido debates abiertos en reuniones anteriores. Los debates nunca son en vano, siempre se consigue algo. Un grupo para el que las cosas están perfectamente claras está dispuesto a trabajar en junio. La Delegación propone que se permita al otro grupo, que no tiene claros determinados asuntos, celebrar reuniones entre sesiones con la Secretaría y con quienes se estime necesario con objeto de preparar sus argumentos para poder debatir las cuestiones con los que tienen los asuntos claros. La Delegación señaló que no entiende por qué las delegaciones pasan horas debatiendo si conviene o no crear un grupo de trabajo cuando no cabe la menor duda de que la gobernanza es un asunto que es necesario debatir.

  • La Delegación de Suiza manifestó su apoyo a las Delegaciones de Francia y los Estados Unidos de América en sus declaraciones, en la medida en que es útil contar con un grupo de trabajo. Subrayó que es necesario que los Estados miembros mantengan un debate con un objetivo muy concreto para poder avanzar. Las conclusiones del Presidente de la Asamblea General no son en realidad una recomendación para continuar la labor aquí. El informe dice que la cuestión respecto de la cual hay acuerdo es la eficiencia de los comités y la relación entre ellos. Podrían analizarse las funciones de los diferentes órganos rectores. Es una cuestión muy concreta en la que el Presidente ha visto un cierto consenso. Por lo que respecta a la cuestión del grupo de trabajo, la Delegación recordó que esos mecanismos se han intentado en el pasado y nunca han dado buenos resultados. Ha habido grupos de trabajo que no han conseguido nada. Ha sido infructuoso. Los Estados miembros pidieron a la antigua Comisión de Auditoría que presentara informes. La CCIS presentó los mismos informes. La Delegación dijo que en realidad no ve cuál es el siguiente paso que pueden dar los Estados miembros. Como ha mencionado la Delegación de Francia, los miembros tienen los documentos ante sí. Hay cuestiones que pueden mejorarse. Corresponde a los Estados miembros impulsar esa mejora.

  • El Presidente recapituló indicando que hay dos propuestas planteadas: la constitución de un grupo de trabajo y la propuesta del Grupo Africano de encargar el estudio de la DCI. Esta última opción sería gratuita y permitiría aprovechar la experiencia de la DCI. El Presidente dijo que percibe el principio de algún tipo de acuerdo y añadió que algunas delegaciones no se opondrán tanto a la idea de un grupo de trabajo si éste tiene un objetivo específico. Para concluir, el Presidente dijo que deja tiempo para mantener consultas sobre las propuestas y propuso una pausa en la reunión.

  • En respuesta al resumen del Presidente, la Delegación de los Estados Unidos de América señaló que hay otra propuesta que ha sido planteada por la Delegación de Francia y algunas otras delegaciones, a saber, que los Estados miembros mantengan en el PBC un debate con un objetivo más concreto. Ésa debería ser la tercera opción: debatir las cuestiones en el PBC.

  • El Presidente respondió que para que la tercera opción funcione tendrá que tener un objetivo concreto. Ello significa que tendrá que decidirse lo que se tratará en el PBC y acordarse una línea general: cuál es el proceso, cómo van a llegar los miembros al mismo y qué cuestiones se debatirán primero. El Presidente señaló que la idea de debatir el asunto en el PBC de una forma desestructurada tiene detractores. Las delegaciones tendrán que acordar que, por ejemplo, en el primer día del PBC debatirán los problemas mayores, por ejemplo, la necesidad de una nueva estructura. La segunda cuestión es la siguiente: cuál de los 12 o 13 documentos disponibles se va a debatir. En consecuencia, si los Estados miembros van a analizar la cuestión en el PBC, necesitan a alguien que les prepare esas líneas generales. Podría, por supuesto, ser una opción, pero las delegaciones tendrán que ver cómo pueden llevar a cabo la tarea de manera estructurada y definida.

  • La Delegación de España declaró que también ella ha presentado una propuesta, que consiste en debatir la cuestión de la gestión eficiente de las reuniones en relación con las medidas de ahorro de costos de la Organización. Esto permitirá a los Estados miembros debatir un asunto sobre el que parece haber consenso y hacerlo ya en la sesión actual del PBC.

  • El Presidente planteó que hay muchas cuestiones en el ámbito de la gobernanza, además de la cuestión de la estructura. Aunque los miembros lleguen a un acuerdo sobre el marco general, a lo cual nadie se opone, hay diferentes ideas sobre dónde situarlo dentro de la estructura. En consecuencia, el Presidente dijo que desea levantar la sesión para permitir las consultas entre los grupos regionales.

  • La reunión se reinició tras la pausa y el Presidente invitó a los grupos regionales a que presenten las conclusiones de sus consultas.

  • La Delegación de los Estados Unidos (haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B) señaló que, lamentablemente, el Grupo B no puede aceptar la propuesta de poner en marcha un grupo oficial de trabajo ni la de proceder con la investigación o consulta de la DCI. El Grupo explicó la razón por la que en su opinión el grupo de trabajo no llevará necesariamente a los miembros a una situación favorable para ellos. Recordó que, en 2009/10, en la época de la antigua Comisión de Auditoría, los Estados miembros habían formado un grupo de trabajo para abordar determinadas cuestiones, entre ellas la gobernanza. Lamentablemente ese grupo de trabajo había terminado mal. Parece ser que cuando los Estados miembros se reúnen en un entorno pequeño y con carácter oficial, no llegan a consenso alguno. El Grupo B propone que se mantenga el proceso más oficioso: los coordinadores regionales y las partes interesadas. No es preciso que la Secretaría participe necesariamente, aunque los miembros pueden acudir a ella de vez en cuando para que responda a preguntas. Los Estados miembros deberían, en estos debates oficiosos, centrarse en elaborar una lista de inquietudes más que de cuestiones. Examinarán las propuestas y verán qué aspectos de la gobernanza de la OMPI necesitan cambiar: de nuevo centrándose en inquietudes más que en cuestiones. Ésa es la posición del Grupo B en estos momentos.

  • El Presidente pidió a la Delegación que especifique quién dirigirá ese proceso oficioso.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América replicó que los coordinadores regionales podrían dirigirlo. No es necesario oficializarlo con presidentes y vicepresidentes. Serán los coordinadores regionales quienes se reúnan con dos o tres miembros interesados de cada grupo, se sienten y mantengan debates oficiosos. La Delegación subrayó que cuando los miembros empiezan a tratar las cuestiones relativas a la interpretación, el orden del día, etc., el debate comienza a desmoronarse. Observó que si las deliberaciones se mantienen oficiosas y centradas en las inquietudes, los coordinadores tienen más probabilidades de llegar a un resultado que incluya una lista definida de preocupaciones cuando los miembros lleguen a la próxima sesión del PBC para los debates.

  • El Presidente preguntó si esa situación dará lugar también a un debate estructurado en el PBC. Dijo además que si se decide poner en marcha el proceso oficioso, en todo caso tendrá que haber un debate estructurado en el PBC, por ejemplo: a) gobernanza de estructuras; b) órganos actuales de la OMPI y su gestión general, y c) cuestiones financieras. El Presidente manifestó su esperanza en que un proceso oficioso lleve a las delegaciones a mantener un debate estructurado en el PBC sobre las tres categorías que ha señalado previamente. Se preguntó si eso es lo que se pretende con la propuesta.

  • La Delegación de los Estados Unidos respondió que los miembros analizarán las cuestiones que les preocupan. Cualesquiera que sean las categorías, puede que sean las tres que el Presidente ha presentado. En opinión de la Delegación, muchas delegaciones han señalado que, una vez iniciada la sesión del PBC, necesitan mantener un debate con un objetivo definido. Añadió que el proceso oficioso llevará a los Estados miembros a determinar las preocupaciones más importantes, quizá en esas tres categorías.

  • La Delegación del Pakistán pidió aclaración sobre la propuesta del Grupo B y la idea de que en un proceso oficioso se debatirá y elaborará una lista de preocupaciones y no una lista de cuestiones. La Delegación señaló que desea entender mejor la diferencia entre esos dos conceptos y si los Estados miembros se dedicarán solamente a analizar, clasificar y debatir los problemas o también las posibles soluciones.

  • La Delegación de Hungría (haciendo uso de la palabra en nombre del CEBS) manifestó que apoya la propuesta presentada por el Grupo B como una alternativa a las otras dos propuestas mencionadas por el Presidente antes de levantar la sesión. El CEBS estima que la propuesta de un proceso oficioso dirigido por coordinadores regionales está mucho más en consonancia con sus opiniones.

  • La Delegación de Egipto (haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Africano) dijo que los miembros no han tenido la oportunidad de mantener consultas a través de los grupos. La opinión de muchos miembros del Grupo Africano es que la mejor opción es solicitar a la DCI que aborde la cuestión y examinarla en la próxima sesión del PBC. No obstante, el Grupo está dispuesto a mantener consultas con otros grupos en relación con las dos opciones. El Grupo dijo que desea señalar que la idea de un mecanismo de consulta oficioso podría suponer para los Estados miembros las mismas dificultades que habían experimentado durante el grupo de trabajo del CDIP sobre el examen de la asistencia técnica, como ha subrayado la Delegación de los Estados Unidos. El Grupo Africano subrayó que no desea que la misma estructuración lleve a un debate confuso sobre el calendario y la participación, el orden del día, el mandato y la interpretación. El Grupo desea que la labor sea productiva y de colaboración.

  • La Delegación del Brasil (haciendo uso de la palabra en nombre del DAG) dio las gracias a la Delegación de los Estados Unidos por la nueva propuesta y añadió que necesita consultar la cuestión entre los miembros del Grupo. En este momento el DAG no está en condiciones de adoptar una decisión.

  • El Presidente preguntó las razones por las que los Estados Unidos no acogen con agrado la propuesta de que participe la DCI, aun cuando ello no supondría gasto alguno.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América replicó que ésta es una Organización orientada a los Estados miembros, que son los mejor situados para determinar las cuestiones y no necesitan externalizar el problema a la DCI.

  • La Delegación de la República Islámica del Irán, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo Asiático, declaró que la cuestión tiene que debatirse y que los Estados miembros deben encontrar la forma de hacerlo. El problema actual es si debe haber un grupo de trabajo oficial u oficioso. Los Estados miembros deberían centrarse en esta cuestión en estos momentos y debatirla en el seno de los Grupos. El Grupo Asiático no está seguro de cuáles serán las conclusiones de las reuniones oficiosas, cómo debería denominarse el proceso y si las conclusiones deberían presentarse al PBC para que éste adopte una decisión. Para poder avanzar, los miembros tienen que centrarse y decidir algunas categorías para someterlas a debate. Otro asunto que debe debatirse en estos momentos es si, en caso de que el PBC decida tener un grupo oficioso de trabajo, las conclusiones de ese grupo oficioso se presentarán oficialmente al PBC.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América aclaró que todo informe se entregará al PBC, y que no es necesario que sea oficial. Los coordinadores regionales pueden simplemente debatir las cuestiones, determinar las inquietudes y, en calidad de coordinadores, acudir al PBC con una postura consensuada sobre las cuestiones que los Estados miembros tendrán que examinar dentro de las tres categorías perfiladas por el Presidente. La Delegación señaló que está convencida de que el éxito de la actividad dependerá del carácter oficioso que tenga.

  • El Presidente propuso el siguiente texto en un espíritu de conciliación: "El PBC, tras examinar la cuestión de la gobernanza, decide continuar su examen de esta cuestión mediante un proceso de consulta oficioso dirigido por los coordinadores de los grupos. Las conclusiones de este proceso se someterán de manera estructurada a examen del PBC dentro de las tres categorías siguientes: i) estructura de gobernanza; ii) mejor aprovechamiento de los órganos actuales; y iii) cuestiones relacionadas con la eficacia y la gestión".

  • La Delegación de Australia felicitó al Presidente por su nombramiento y solicitó aclaración sobre la función de las consultas oficiosas. A su entender, las consultas oficiosas tienen solamente la función de determinar las inquietudes que el PBC examinará en su próxima sesión.

  • El Presidente respondió que, tal como ha explicado el Grupo B, el proceso será oficioso; estará dirigido por los coordinadores de los grupos. Ellos debatirán las cuestiones. El razonamiento subyacente será el mismo que en el grupo de trabajo. Es un crisol para que las ideas maduren. Cuando el asunto llegue al PBC, todos están de acuerdo en que las cuestiones se dividirán y estructurarán.

  • La Delegación de Argelia dio las gracias al Grupo B por su propuesta. Como observación preliminar, la Delegación señaló que a su juicio la propuesta es más o menos interesante y que plantea ciertos problemas. Si las consultas oficiosas están dirigidas por los coordinadores regionales, la cuestión es quién se dedicará a "agarrar el toro por los cuernos" y organizarlas, tomar la iniciativa para convocar las consultas y cuándo y dónde van a celebrarse. Si un coordinador regional está presente y un grupo no lo está, surgirán problemas de representatividad. Este proceso de consulta, si es excesivamente oficioso, no sirve a los objetivos de los Estados miembros. Éstos no tendrán ningún resultado específico ni los resultados que desean antes de la próxima sesión del PBC. Ni tampoco tendrán nada que pueda mejorar su labor. La Delegación propuso que se redacte un texto, a partir de la propuesta del Grupo B, en el que se oficialicen ligeramente las consultas: al menos elegir un presidente y proponer un número provisional de reuniones. Éstas son las cuestiones que deben abordarse en estos momentos.

  • La Delegación de Egipto dio las gracias al Presidente por el texto propuesto y preguntó si la base de las consultas pueden ser las propuestas presentadas por los Estados miembros sobre esta cuestión y si los Estados miembros podrán tener la oportunidad de realizar entrevistas con los Presidentes del PBC, la DCI y la Asamblea General para debatir la naturaleza de la relación entre los tres órganos de gobernanza y quizá sugerir algunas recomendaciones para el PBC y la Asamblea General sobre las cuestiones relativas a la gobernanza. De ese modo la labor será más productiva. La Delegación manifestó que comparte las opiniones manifestadas por la Delegación de Argelia por lo que respecta a la claridad del proceso, es decir, quién ostentará la presidencia y la frecuencia de las reuniones en el marco de este mecanismo.

  • El Presidente opinó que no existe contradicción alguna entre mantener un proceso de consulta oficiosa y tener un presidente. Añadió que si el Grupo B lo acepta, todavía sería posible mantener la consulta oficiosa, pero con un presidente. Como muchos grupos han observado, sin un presidente que dirija y convoque la reunión, ¿quién organizará los temas? El proceso será oficioso, pero un presidente sería la memoria institucional que informe a los Estados miembros. En opinión del Presidente, que el proceso cuente con un presidente allanará el camino, por lo que respecta a la organización. El Presidente pidió que se llegue a una solución intermedia: se ha empleado mucho tiempo en los debates y la decisión está muy cerca. Todas las delegaciones saben cuál es el objetivo final, es decir, el PBC lo abordará con seriedad, de una manera estructurada. En estos momentos, los Estados miembros están planificando el trayecto. Quieren que el vehículo sea oficioso, pero también que no vaya en diferentes direcciones.

  • La Delegación del Brasil manifestó que en su opinión la propuesta del Presidente contiene muchos elementos interesantes. La Delegación pidió aclaración con respecto a la composición del grupo consultivo oficioso y si será de composición abierta, para que todas las delegaciones puedan participar.

  • El Presidente respondió que una de las ideas podría ser tener los dos elementos, un presidente y coordinadores. Los coordinadores pueden hacer que el grupo sea de composición abierta. Añadió que, en aras de la conveniencia, una vez se hayan reunido los coordinadores y se cuente con un presidente de manera oficiosa, él/ella podrían preguntar a los coordinadores lo que quieren hacer y si desean que sea de composición abierta, es decir, más uno, dos o tres delegados de cada grupo.

  • La Delegación de Suiza manifestó que estima que la propuesta del Presidente es muy oficiosa y general, lo que lleva a la Delegación a plantear algunas inquietudes que ya han mencionado otras delegaciones. Para la Delegación, la propuesta suscita más preguntas que responde. La primera se refiere a la organización. Los coordinadores regionales deberían reunirse y determinar los asuntos que conviene tratar en el próximo PBC, ya que el objetivo es mantener un debate en el PBC y no en otros foros, oficiosos o de otro tipo, o en grupos oficiales de trabajo cuya utilidad la Delegación no ve. La Delegación señaló que desea determinar asuntos en los que llegar a un consenso que puedan debatirse satisfactoriamente en el PBC. En caso contrario, opinó la Delegación, los Estados miembros iniciarán una vez más los debates que iniciaron hace tres años, durante los cuales se adoptaron decisiones muy específicas. Todo sigue en pie; incluso las cuestiones que ya se sabe que no son provechosas siguen en pie. La Delegación subrayó que es necesario que los Estados miembros determinen los asuntos en los que llegar a un consenso para la próxima reunión del PBC.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América manifestó que no puede dejar de insistir en que los debates oficiosos deben ser precisamente eso, oficiosos. Si se mantiene el carácter oficioso, restringido a grupos regionales y partes interesadas, los miembros no tienen que presentar al PBC un documento específico con las conclusiones, sino solamente ideas, o inquietudes que hayan indicado o seleccionado en esos debates oficiosos. Puede que esas inquietudes o ideas encajen en las tres categorías determinadas por el Presidente. La Delegación declaró que si los miembros son partidarios de crear un grupo de trabajo, el Grupo B no puede aceptarlo.

  • La Delegación de Angola felicitó al Presidente por su nombramiento. Con respecto a las propuestas planteadas, la Delegación señaló que, técnicamente, los Estados miembros están tratando de avanzar sin adoptar ninguna de las decisiones previstas, y retrasarlo todo hasta el próximo año. La Delegación entiende que los Estados miembros tienen que debatir cuestiones para abordar la gobernanza. Tienen que determinar puntos en común. El problema es que, aunque se determinen esos puntos, no se cuenta con expertos que tengan los medios para tratar cuestiones técnicas. En consecuencia, es muy importante para el PBC al menos exigir una investigación a las Naciones Unidas con objeto de establecer un enfoque general. Se necesita un mecanismo más específico porque los delegados no son entendidos en todos los ámbitos. Se mantendrá un debate general sin que se adopten medidas específicas y concretas al final. En opinión de la Delegación, todo lo que se ha dicho puede tenerse en cuenta, pero los Estados miembros también necesitan mirar hasta qué punto pueden pedir un informe a la DCI. Esto ayudará a determinar temas claramente y por tanto ayudará a llegar a un consenso. Este enfoque sería más práctico que simplemente mantener consultas oficiosas antes de junio de 2013. De lo contrario, en el PBC de junio, los miembros dirán una vez más que no están de acuerdo, porque las consultas oficiosas no serán jurídicamente vinculantes para los Estados miembros. Cualquier Estado miembro podría decir que no participa en los debates oficiosos y discrepar de sus conclusiones. La Delegación manifestó que está convencida de que la propuesta debería reforzarse solicitando a la DCI que haga su trabajo de modo que los Estados miembros puedan examinar recomendaciones concretas y encontrar soluciones.

  • La Delegación del Pakistán manifestó su deseo de formular varias observaciones sin perjuicio de la solución que se alcance. La opción del informe de la DCI está todavía abierta. Al centrarse en lo que ha propuesto el Grupo B con respecto a encontrar la solución probable, todo el debate gira alrededor de "tener un objetivo concreto". Todas las actividades de los Estados miembros deben ser concretas, no abstractas, o limitadas de algún modo. En primer lugar, el PBC decidirá continuar los debates a través de consultas oficiosas de composición abierta. Si son de composición abierta será más fácil que los Estados miembros interesados puedan formar parte del proceso. En segundo lugar, la frase sobre los resultados en el texto del proyecto de decisión: "las conclusiones" – añadir "que se centren en determinar soluciones probables"– continuar con "se presentarán en tres categorías, etc.". De ese modo se garantiza que haya un objetivo. A raíz de su experiencia previa, la Delegación manifestó que apoya la necesidad de contar con un presidente que guíe la labor. Queda por decidir quién será el presidente. Añadió que la Secretaría podría redactar los informes de las reuniones que se celebren. A continuación, el siguiente PBC podría examinar la cuestión. Conviene también tener presente que la próxima reunión del PBC será la del ciclo del presupuesto. Por lo tanto, no habrá tiempo para iniciar la labor desde cero. En consecuencia, los miembros necesitarán tener algunas soluciones concretas y tangibles en las que trabajar.

  • La Delegación de Sudáfrica pidió una aclaración antes de refrendar la propuesta del Grupo B. La única condición con la que la Delegación no está familiarizada en la OMPI es la de "las consultas oficiosas dirigidas por los coordinadores de los grupos". El formato de tales consultas oficiosas le resulta extraño, ya que normalmente las consultas oficiosas están dirigidas por el presidente del comité concreto que las sanciona. La Delegación señaló que desea saber en qué se diferencian éstas de otras consultas oficiosas que mantienen normalmente los Estados miembros. Añadió que, normalmente, los Estados miembros adoptan decisiones sobre consultas oficiosas. Esto es diferente a un grupo de trabajo. La Delegación hizo hincapié en que desea un proceso de composición abierta por la experiencia de las reuniones dirigidas por coordinadores regionales, en las que normalmente se adoptan decisiones en ausencia de la mayoría de los Estados miembros. La cuestión de la interpretación también es importante. Afecta a algunos miembros del Grupo Africano. En el Reglamento interior se prevé, al menos, la interpretación al francés. La Delegación dijo que es consciente de que deben reducirse costos, pero solicita con firmeza que se garantice la aplicación del Reglamento interior a esas consultas oficiosas.

  • La Delegación de China manifestó su satisfacción de ver que los Estados miembros continúan con los debates y comienzan a forjar un consenso sobre el examen de la gobernanza en la OMPI. En opinión de la Delegación, para conseguir que el próximo PBC pueda llevar a cabo los debates y lograr un progreso considerable, los Estados miembros deberían ser claros sobre lo que se va a debatir durante las reuniones y de qué modo. La Delegación dijo que está de acuerdo en que, antes de la próxima reunión del PBC, los Estados miembros puedan celebrar algunas consultas oficiosas. Ahora bien, esas consultas y la forma de avanzar para conseguir los resultados esperados, son cuestiones que los Estados miembros deben debatir más a fondo.

  • La Delegación de Suiza manifestó que desea responder a las declaraciones formuladas sobre la necesidad de oficializar el proceso consultivo oficioso. Recordó que, en el pasado, los Estados miembros tenían un proceso (que había afectado a la cuestión de las recomendaciones sobre gobernanza) relativo a la labor efectuada sobre el mecanismo del nuevo procedimiento para la selección de los miembros del PBC. La Delegación señaló que había sido un proceso totalmente oficioso, establecido espontáneamente por coordinadores regionales, que había funcionado extraordinariamente bien. No había presidente, pero los países estaban motivados y querían trabajar. El grupo se había reunido periódicamente y se bautizó como "el grupo de la cafetería". A las reuniones habían asistido delegaciones interesadas de cada grupo. El formato había sido totalmente voluntario. Incluía a los coordinadores regionales, con el objetivo de resolver problemas específicos. La labor se había llevado a cabo de forma muy oficiosa y bien. Posteriormente la solución se había presentado al PBC. Esto demuestra que no es necesario oficializar más esta propuesta. Los miembros determinarán los asuntos principales en los que llegar a un consenso, el mandato podría darse a los coordinadores regionales para que ellos se organicen como deseen. Este tipo de mecanismo ha funcionado perfectamente en el pasado, mucho más que las disposiciones oficiales con un presidente.

  • La Delegación de Francia manifestó que desea abordar la propuesta de la solución conciliatoria. Está convencida de que el Presidente ha tratado de tener en cuenta las opiniones de todas las delegaciones. Están las tres categorías, que es un enfoque interesante. Posteriormente, los miembros podrían debatir interminablemente cómo darles cuerpo, pero el perfil principal ya está hecho. La Delegación está satisfecha con eso. La segunda cuestión es el documento con las conclusiones, es decir, el informe que abarcará cada categoría, la lista de las principales inquietudes manifestadas por los Estados miembros, que permitirá a los miembros avanzar a partir de hoy. En otras palabras, los Estados miembros sabrán en efecto de lo que están hablando porque, incluso ahora, la Delegación no oye ni un solo comentario específico sobre cuestiones de gobernanza en las que pueda "hincar el diente". Se definirá la lista de problemas. En opinión de la Delegación, para redactar el documento con las conclusiones, tras las consultas los puntos principales surgirán mucho mejor que lo que los miembros tienen en este momento. La Delegación apoya las tres categorías, que considera útiles, y añadió que cuanto más oficiosas sean, mejor. Si los miembros están de acuerdo con el documento que se elabore durante los debates, no es importante ser oficial u oficioso. Lo importante es producir una lista que refleje verdaderamente las inquietudes de los Estados miembros en este foro.

  • La Delegación de Angola señaló que la Delegación de Francia ha resumido su declaración anterior. Es obvio que ningún Estado miembro o grupo de Estados miembros podrá determinar concretamente hoy qué estructura no funciona bien. Esto podría simplificarse mediante un informe entregado por la DCI. Así es como se hace en las Naciones Unidas en Nueva York. Incluso el Grupo B, en otros foros en los que se mantienen debates similares, es consciente de esto. El Grupo B ha propuesto tácticas de este tipo. Los Estados miembros han debatido este tipo de cuestiones y han llegado a una solución conciliatoria. En opinión de la Delegación, conviene simplificar las cosas utilizando un mecanismo de las Naciones Unidas que analizará la estructura y propondrá recomendaciones, a partir de lo cual los Estados miembros pueden ver cómo funcionará el contexto oficioso.

  • La Delegación de Egipto recordó la evolución de la cuestión. En primer lugar está la recomendación de la CCIS de que se lleve a cabo un estudio sobre la gobernanza de la OMPI, después, la propuesta de realizar un estudio previo general sobre el estudio, seguida por las recomendaciones del Grupo Africano de remitir la cuestión completa a la DCI, tras lo cual se ha propuesto un grupo de trabajo. También se ha planteado la idea de un grupo oficioso de trabajo, a lo que varios miembros todavía se oponen. Dada la situación y lo delicado de la cuestión que se está debatiendo, a saber, la gobernanza en la OMPI, y que no puede abordarse en este debate, los Estados miembros pueden solicitar a la Secretaría que escriba un informe sobre los debates y las diferentes propuestas que se han presentado en esta sesión. Además, la Delegación propuso que los Estados miembros eleven la cuestión a la Asamblea General porque ésta tiene el mandato de debatirla y está perfectamente bien situada para orientar a la Organización sobre la forma de avanzar en la cuestión a partir de las opiniones y los debates mantenidos en la sesión actual del PBC.

  • La Delegación de Sudáfrica señaló que está de acuerdo con la Delegación de Egipto. La Delegación hizo hincapié en que los Estados miembros no pueden tratar a la ligera esta importante cuestión retrasando decisiones importantes. Es esencial que esté claro lo que se trata de conseguir con las consultas oficiosas. La Delegación tiene reservas con respecto a estrechar el objetivo a tan solo una lista de las principales preocupaciones o cuestiones fácilmente identificables sobre las que debe llegarse a un consenso. La labor no puede limitarse solamente a esas cuestiones. Hay una serie de propuestas, que es menester agrupar, de modo que al llegar al PBC los miembros hayan trabajado con antelación. La Delegación señaló que no apoya que se limite la labor de las consultas a solamente determinar cuestiones que puede que no gusten a todos. Al menos si los Estados miembros pueden agrupar las cuestiones y mantener debates preliminares, los debates oficiales se mantendrán en el PBC.

  • La Delegación del Camerún felicitó al Presidente por su nombramiento y dio las gracias a la Secretaría por los documentos facilitados. Manifestó que está de acuerdo con la propuesta formulada por la Delegación de Angola de consultar a un especialista (la DCI). Esto será más creíble y otorgará una mayor claridad y coherencia a lo que los Estados miembros quieren hacer. Si los Estados miembros no toman esa vía, repetirán lo mismo año tras año.

  • El Presidente señaló que, si se intenta ser conciliatorio y pragmático y tras escuchar algunas de las observaciones, puede que los miembros estén muy cerca de llegar a una solución. Al mismo tiempo, los miembros deben tener presente que hay un proceso, que es el PBC. El Presidente leyó la propuesta enmendada del Grupo B, en la que se tienen en cuenta algunas de las observaciones formuladas. Añadió que el texto no satisfará a todos, pero en su opinión supone un paso adelante. El texto enmendado reza del siguiente modo: "El PBC, tras examinar la cuestión de la gobernanza, decidió continuar su examen de la cuestión mediante un proceso de consulta oficioso de composición abierta dirigido por un presidente y coordinadores regionales. Las conclusiones de este proceso se someterán de manera estructurada a examen del PBC dentro de las tres categorías siguientes: i) estructura de gobernanza; ii) mejor aprovechamiento de los actuales órganos rectores de la OMPI; y iii) cuestiones relacionadas con la eficacia y la gestión".

  • La Delegación de los Estados Unidos de América, tras observar lo avanzado de la hora, declaró que prefiere debatir el texto con su Grupo por la mañana.

  • El Presidente dijo estar de acuerdo con la propuesta y añadió que el texto se pondrá a disposición de las delegaciones para su examen y posible adopción la mañana siguiente. El Presidente propuso también que los coordinadores consulten entre sí y no solamente con sus respectivos grupos.

  • La Delegación de Angola sugirió que el texto propuesto por el Presidente debía recoger la idea de un estudio por parte de la DCI. Los coordinadores deberían examinar también esta cuestión en sus debates oficiosos.

  • El Presidente reanudó la sesión e invitó a que se formulen observaciones sobre la propuesta enmendada.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América, haciendo uso de la palabra en nombre del Grupo B, declaró que el Grupo ha propuesto un mecanismo de carácter marcadamente oficioso. Añadió que la propuesta, en la forma enmendada por el Presidente, ha evolucionado a partir de algunas de las intervenciones y se ha oficializado. En opinión de la Delegación, con dicho formato se aleja de la idea del Grupo, a saber, mantener el proceso tan oficioso como sea posible. El Grupo B se ha coordinado esta mañana y ha mantenido un intenso debate sobre cuál en su opinión será la mejor forma de llevar a cabo la actividad. El Grupo tiene la siguiente nueva propuesta: "El PBC, tras examinar la cuestión de la gobernanza, decidió facilitar el examen de dichas cuestiones por parte del PBC mediante debates oficiosos de composición abierta con el objetivo de determinar las cuestiones principales de interés mutuo a fin de que el PBC las examine más a fondo". En opinión del Grupo B, los Estados miembros no requieren necesariamente las tres estructuras oficiales con respecto a los resultados. El objetivo de la actividad es reunirse, determinar las inquietudes y posteriormente mantener un debate más exhaustivo en el PBC.

  • La Delegación del Brasil, haciendo uso de la palabra en nombre del DAG, tomó nota de la nueva redacción de la propuesta del Grupo B. Añadió que el DAG necesita mantener consultas y coordinarse. La posición del DAG es de apoyo a la propuesta presentada por el Presidente el día anterior, que supone una consulta de composición abierta con la estructura descrita por el Presidente. Se baraja también una propuesta sobre la posibilidad de consultar a la DCI para pedirles que realicen un estudio de la gobernanza en la OMPI. También se dijo en los debates del otro día que ello no supondrá ninguna repercusión presupuestaria. Por lo tanto, el DAG también apoya la propuesta de que se pida a la DCI que lleve a cabo una evaluación de la gobernanza en la OMPI.

  • La Delegación de Hungría, haciendo uso de la palabra en nombre del CEBS, declaró que el texto presentado por el Grupo B representa mejor lo que el CEBS piensa que es el objetivo de esta actividad. El CEBS prefiere que el Comité adopte ese texto. En su opinión, el informe de la DCI sobre la gobernanza es innecesario. Esa actividad ya se ha llevado a cabo en la OMPI y el informe de la CCIS junto con toda la labor realizada en los últimos tres años es suficiente. Los Estados miembros no necesitan otro informe general o estudio sobre la cuestión. El CEBS estima que no será eficaz, ya que la actividad retrasará los debates y no ofrecerá ningún valor añadido. El CEBS no es partidario del estudio de la DCI.

  • La Delegación de Francia manifestó que desea formular observaciones sobre la idea de que los informes de la DCI son gratuitos. Señaló que el Gobierno de Francia financia hasta un 6% del presupuesto de las Naciones Unidas, que a su vez financia la DCI. Otras delegaciones presentes en la sala también contribuyen al presupuesto de las Naciones Unidas. La Delegación señaló a la atención de los miembros el hecho de que los miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas van a examinar la sostenibilidad general de las Naciones Unidas. La Delegación desea corregir la idea de que se trabaja gratis. Hizo hincapié en que los Estados miembros tienen la obligación de determinar el valor añadido exacto de los estudios, teniendo en cuenta estudios que ya están finalizados, las recomendaciones que se derivan de ellos y el seguimiento. Todos esos datos se facilitan en el informe que se está examinando. A la Delegación no le es posible aceptar la idea de que un estudio de la DCI sea gratuito. De hacerse el estudio, será en detrimento de otros estudios, puesto que la DCI tiene que decidir su plan de trabajo anualmente, en coordinación con los Estados miembros, y por lo tanto no se trata de algo sin repercusiones.

  • El Presidente recapituló señalando que hay tres cuestiones: la propuesta que él presentó el día anterior, la contrapropuesta presentada por el Grupo B y la propuesta sobre la DCI. Las opciones son continuar debatiendo el asunto o pedir el asesoramiento de la Secretaría sobre cómo resolver la situación, es decir, "votar o no votar". El Presidente subrayó que no tiene intención de perder el tiempo y añadió que los Estados miembros tienen que encontrar el modo de resolver la cuestión. Manifestó que se ofrece a conceder tiempo a las delegaciones para mantener consultas y deliberar con la Secretaría sobre lo que se hace normalmente en situaciones similares, porque los Estados miembros no quieren debatir siempre la misma cuestión. O bien las delegaciones se toman el tiempo y los Grupos se consultan entre sí o no sirve de nada mantener un debate continuo. Desde el punto de vista de la gestión, esto sería una pérdida de tiempo. Señaló que, como Presidente, su opinión es que los debates están saturados e hizo hincapié en que los Estados miembros tienen que adoptar una decisión, sea la que sea.

  • La Delegación de los Estados Unidos de América manifestó que desea hacer un llamamiento a las otras delegaciones. Señaló que lo que tratan de conseguir las delegaciones es determinar los problemas y las inquietudes para que la Organización pueda estar mejor gobernada. Todo se reduce a eso. En opinión de la Delegación, la decisión sobre el carácter oficial u oficioso de la reunión no debería impedir que los Estados miembros avancen. Los Estados miembros deberían reunirse y tratar de determinar los problemas y presentar dichos problemas o inquietudes al PBC. No se trata de resolver todos los problemas; se trata de determinarlos. La Delegación hizo un llamamiento a las otras delegaciones de la sala para que se centren en eso, y que los miembros inicien debates oficiosos que les permitan desenvolverse como quieran. Se logrará mucho más si no hay una organización oficial en la que los miembros tengan que elegir un presidente y decidir otras cuestiones que ya se han mencionado. Si los Estados miembros pueden poner en común las ideas, debatirlas y clasificarlas por orden de prioridad, en el próximo PBC tendrán material para debatir más a fondo.

  • Tras la pausa, el Presidente reinició la sesión y recordó a las delegaciones que, tal como han solicitado los Estados miembros, las reuniones se transmiten en directo por la web. El Presidente manifestó que espera que los Grupos hagan suyo el
  • 1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   27

    similar:

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme aprobado por el Comité

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme al Congreso Nacional sobre el Análisis y Evaluación de la...

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDocumento aprobado por el consejo del ingala presentacióN

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconAprobado por resolución 00568 de Septiembre 20 de 2012

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme de comentarios a la Ley producido en 2007 por el Equipo Interdisciplinario...

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme programa mic mac vision del departamento del cauca al añO 2030 6

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDisposiciones generales las Normas y procedimientos por la cuales...

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconDisposiciones generales las Normas y procedimientos por la cuales...

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconInforme sobre la marcha de la aplicación del programa de la ompi de alineación estratégica

    Informe aprobado por el Comité del Programa y Presupuesto iconEl presupuesto de ventas




    Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
    contactos
    b.se-todo.com