Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas?




descargar 180.97 Kb.
títuloEducación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas?
página1/5
fecha de publicación20.02.2016
tamaño180.97 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5
Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas?

Este trabajo propone nuevas perspectivas a la arquitectura y evaluación de la educación a distancia latinoamericanos y especialmente de México. Para optimizar este tipo de modalidad educativa se plantea la necesidad de incluir la perspectiva multidisciplinaria de los estudios persona-máquina. Este artículo se organiza en dos partes: La primera, examina la educación a distancia desde tres perspectivas: fundamentos y proyección de este tipo de enseñanza; origen, desarrollo y masificación de esta modalidad entre los siglos XVIII y XXI; situación actual de México frente al tema. La segunda parte, analiza desde la “ergonomía comunicacional”, la importancia de incorporar a este tema nuevos elementos y metodologías como: arquitectura de la información, usabilidad y los principios de la Web 2.0 a fin de potenciar la interacción entre estudiante-profesor mediante las tecnologías interactivas.
Palabras claves: Educación a distancia, nuevas tecnologías, ergonomía comunicacional, web. 2.0.
Long distance education: Opening the learning towards new paradigms?
Abstract
This worksheet proposes new perspectives to the architecture and evaluation of the Latin-American long distance education and especially of Mexico. To optimize this kind of educative modality has to be considering the necessity to include the multidisciplinary perspective of the human-computer studies. This article is organized in two sections: The first one explores the long distance education in three perspectives: foundations and projections of this kind of education; origin, development and overcrowding of this modality between XVIII and XXI centuries; the current situation of Mexico in front the problem. The second section analyzes from the “communicational ergonomic”, the importance to incorporate new elements and methodologies to this subject, like: information architecture, usefulness and the principles of the 2.0 Web in order to promote the interaction between student and teacher through the interactive technologies.

Key words: Long distance education, new technologies, communicational ergonomic, web. 2.0.

Introducción
El centro de investigación norteamericano Pew Internet & American Life Project publicó en enero de 2006 un estudio titulado Generaciones en Línea, que identificaba los distintos tipos de consumo tecnológico en personas con diferentes rangos etáreos. La muestra incluyó 6,400 sujetos, cuyas edades fluctuaban entre los 12 y los 70 años (Fox y Madden, 2005).
Los resultados de este estudio evidencian que el consumo de las diferentes tecnologías de información y comunicación (TIC) está directamente relacionado con la edad de sus usuarios. Por ejemplo, personas de 29 a 40 años (de la llamada Generación X) son quienes más utilizan el e-mail. Mientras que individuos de 18 a 28 años (de la Generación Y) son quienes más utilizan los mensajes de texto por celular (SMS), además de ser el principal público creador y lector de las bitácoras en línea (en inglés llamadas “blogs” o “weblogs”1). En cambio, sujetos de 12 a 17 años (Adolescentes en Línea) se inclinan por el uso de sistemas de mensajería instantánea, como MSN Messenger.
Estos resultados, presentados a modo de ejemplo, demuestran que no todas las tecnologías sirven para todos los tipos de usuarios. Públicos distintos, demandarán diferentes consumos tecnológicos.
Este postulado, tan sencillo como lógico, es el pilar fundamental del diseño centrado en el usuario2, principio que es necesario adoptar durante la elaboración de los programas de educación a distancia. Es decir, usuarios (o estudiantes) con diferentes características requerirán tecnologías distintas.
Líneas de análisis

En este trabajo se plantea la hipótesis de que es necesario incorporar estudios de interacción persona-máquina3 en el diseño de los programas de educación a distancia, con el fin de adoptar las cualidades de la ergonomía comunicacional en los entornos de aprendizaje virtual.
Por ergonomía comunicacional se entenderá el campo de estudio que permite adaptar los mensajes y las tecnologías interactivas, a las características y contexto de sus usuarios, que en este caso participan del proceso de educación a distancia (Cobo, 2005).
En la medida en que se integre la ergonomía comunicacional al e-learning4, será posible: potenciar los programas de educación a distancia; hacer más robusto el diseño de las plataformas educativas; mejorar la calidad de los “objetos de aprendizaje5” y elaborar metodologías de enseñanza que optimicen la calidad de la interacción en el proceso de aprendizaje en línea.
Este artículo se presenta en cuatro apartados: El primero, plantea algunas ideas introductorias en torno al estudio de la educación a distancia. En segundo lugar, se propone una revisión general de la evolución que ha registrado esta disciplina a lo largo de la historia contemporánea, poniendo especial énfasis en la región de América Latina y, particularmente, en México. En tercer lugar, se analiza la aplicabilidad de la ergonomía comunicacional en la modalidad de e-learning, además de describir las ventajas de incluir los nuevos desarrollos tecnológicos en el entorno de aprendizaje virtual (Web 2.0). El cuarto y último, concluye con algunas reflexiones sobre la importancia de incorporar nuevos enfoques y estándares que integren a la ergonomía comunicacional en el campo de la educación a distancia.
Educación a Distancia

En el concierto de la Sociedad del Conocimiento, la educación a distancia se ha convertido en una oportunidad de instrucción y perfeccionamiento para un universo cada vez más amplio de personas.
Las bondades de poder estudiar a distancia desde el hogar u otro sitio, con horarios flexibles, permitiendo desempeñar –simultáneamente- otro tipo de actividades, se vieron reforzadas producto de la avalancha de innovaciones tecnológicas que surgieron a partir de la masificación de los computadores personales. Desde finales de los años setenta hasta la fecha, estos dispositivos han avanzado cada vez más en su capacidad multimedia, hipertextual e interactiva.
Estas herramientas facilitan el acceso a un acervo casi ilimitado de contenidos educativos, almacenados remotamente en diversos formatos (textos, imágenes, audio, video, etc.), permitiendo entre otras cosas el intercambio entre las redes de profesionales dedicados a la enseñanza (Jerónimo, 2004: 2).
La demanda de educación presencial hoy en día supera ampliamente la oferta existente (Torrealba, 2004: 4). Sin embargo, el desarrollo de Internet ha logrado que la educación a distancia pueda distribuirse en segundos a miles de estudiantes en todo el planeta, a costos cada vez más bajos. Estos factores han hecho que el e-learning resulte enormemente atractivo (y rentable) tanto para las instituciones educativas como para los potenciales alumnos.
Enfoque pedagógico
El paradigma del constructivismo, se presenta como el enfoque más idóneo para el e-learning. Éste busca aprovechar el enorme potencial que tiene utilizar las computadoras para desarrollar aptitudes cognoscitivas de orden superior, donde el conocimiento es explorado-experimentado-construido por el educando y no impartido por el maestro (Castro, 1998: 31).
En este paradigma, el sujeto (educando) es protagonista, aprende en la interacción con el objeto de aprendizaje mediatizado o procesado por el docente, donde el intercambio con los pares colabora en la construcción de conocimientos (Jerónimo, 2004: 8). Este modelo de aprendizaje se conceptualiza en el proceso constante de construcción-deconstrucción-reconstrucción de información, el cual a partir de la vinculación con la realidad se transformará en conocimiento (Durando, 2004: 704).
Una de las cualidades más destacables, es que hace posible el trabajo colaborativo entre estudiantes a través de diferentes aplicaciones que permiten compartir información y trabajar con documentos conjuntos, facilitando la solución de problemas y la toma de decisiones (Jerónimo, 2004: 4). El conocimiento se mediatiza a través del contexto y se vincula a la experiencia, personal y circundante (Ibarra, Ortega y Ortiz, 2003: 93).

En este contexto, se procura crear un entorno pedagógico orientado a la generación de experiencias de aprendizaje, que tenga relación con la resolución de problemas, reflexión, análisis, elaboración y autoevaluación del trabajo personal, así como de la colaboración entre los estudiantes que forman parte de la experiencia de aprendizaje virtual (Olmo, Cacheiro, 2006).
Estudios al respecto ¿Por qué es recomendable la educación a distancia?
Se ha realizado una importante cantidad de experimentos (Sangrà, 2005), muchos de los cuales indican que las nuevas tecnologías de la instrucción podrían conducir a firmes mejoras en el aprendizaje (Isodynamic, 2001). Se ha comprobado que las principales formas de utilización de computadoras en la clase tienen un efecto positivo en el aprendizaje (Castro, 1998: 35- 36).

“En un estudio de diez años, financiado por Apple Computer, se llegó a la conclusión de que los estudiantes que aprenden en un entorno rico en tecnología no sólo tienen buen puntaje en pruebas normalizadas: también poseen diversas aptitudes que por lo general no se evalúan, como la habilidad para explorar y representar información de formas múltiples y dinámicas y para resolver problemas, conciencia social y confianza, habilidad para comunicarse, capacidad para aprender de forma independiente y autoconocimiento de los campos que dominan” (Castro, 1998: 26).
El e-learning ha estimulado cambios en la medición de los procesos de enseñanza y desempeño. Así, el actual criterio de medición de las actividades académicas que prioriza la duración de la clase (por ejemplo, 45 min.) o el número de clases tomadas, gradualmente será reemplazado por otros tipos de mediciones que demanden la demostración de habilidades del educando (Isodynamic, 2001).
Puede plantearse que la suma del componente tecnológico a los procesos de educación a distancia, ha contribuido a instaurar nuevas perspectivas a este tipo enseñanza, incorporando –por ejemplo- la reticularidad como un componente básico de este modelo orientado a la conformación de lo que Harasim y otros denominaron “redes de aprendizaje”6. En definitiva, estas transformaciones han ayudado a incorporar nuevas perspectivas a las formas de enseñar y aprender, en un contexto de separación física de los participantes y bajo una relación educativa virtual (Mena, 2004: 207). Sangrà, agrega que la educación convencional no va a desaparecer, pero sí tenderá a transformarse (2005).
Así como la alfabetización convencional es más que sólo la capacidad de leer una secuencia de palabras, la alfabetización digital no se limita a la habilidad de realizar tareas sencillas por computadora. Esta última se refiere a un sofisticado repertorio de competencias relacionadas con explotar la información por medio de las TIC. La alfabetización digital es uno de los elementos fundamentales del e-learning y que debería exigirse -cuando menos- a los profesores que imparten educación a distancia (Zúñiga, 2001: 80).

Gráfico 1



Fuente: Anderson, J.; Weert, T. van “Information and communication Technologies in teacher education: A curriculum for schools and Programme of teacher development” UNESCO, 2002.

En el dibujo se observan los cuatro niveles de enseñanza y aprendizaje relacionados con el uso de las TIC. A medida que avanza el grado de conocimiento del uso de las tecnologías (mayor grado de apropiación o especialización, nivel D) aumenta la cantidad y calidad de las acciones que pueden realizarse.
Como ya se expuso, no todas las tecnologías sirven para todos los tipos de usuarios. Sin embargo, este principio no parece particularmente aprehendido en las metodologías de educación a distancia. De igual modo, el grado de alfabetización tecnológica, tampoco parece ser un aspecto fundamental, ya que –muchas veces- basta con que el educando tenga las nociones básicas de cómo encender la computadora y utilizar el procesador de texto, para ser calificado como “apto” para participar en un curso a distancia.
Hasta la fecha, y a pesar de los años de experiencia que existen en e-learning, desafortunadamente no son pocas las instituciones educativas que intentan replicar los modelos presenciales en entornos virtuales, restringiendo la modalidad de educación a distancia al hecho de digitalizar y enviar documentos. Al respecto, Santiso y González (2005) señalan que “cuando el medio de comunicación cambia, la forma en la que se exponen los contenidos también debe cambiar”.
Así como se ha procurado aproximar las nuevas tecnologías al campo pedagógico, de igual modo resulta fundamental acercar a los profesionales de la educación al campo del desarrollo tecnológico, a fin de desdibujar este divisionismo que hoy separa de un lado a tecnólogos y de otro a educadores, escenario que repercute en la calidad de una educación a distancia integral.
Al respecto, señala Piscitelli (2005), “quizá el peor impedimento para un análisis más sutil de la imbricación tecnología/educación proviene de nuestra idea simplista y reduccionista que quiere plantar una pica de Flandes separando (al peor estilo cartesiano) a la humanidad de un lado, y a la tecnología del otro. Como si pudiera haber una tecnología antihumana o una humanidad antitecnológica, como insisten a más no poder los tecnofóbicos”.
La incorporación de cuestiones relacionadas con la ergonomía comunicacional en el campo de la educación, permitiría al e-learning aprovechar instrumentos, herramientas de evaluación y metodologías, que ya demostraron ser eficaces para optimizar la interacción persona-computadora y que ahora podrían ser igualmente provechosos para potenciar la interacción multidimensional de estudiante-computadora-profesor, tal como se presenta en este diagrama.

Gráfico 2

Fuente: “Modos de Interacción. Anderson, T. D., and D. R. Garrison. 1998.
Puede observarse en el Gráfico 2 que en la educación a distancia debe darse una interacción constante entre estudiante-contenido, entre estudiante-profesor, así como entre estudiante-estudiante. La suma de estas interacciones es la que favorecerá la generación del conocimiento. Por tanto, un modelo de comunicación debe considerar la interacción no sólo con el documento hipermedia, sino también con el resto de los actores que intervienen en el proceso enseñanza-aprendizaje (Torrealba, 2004).
Historia de la Educación a Distancia
Con el objetivo de hacer llegar la educación a todo aquel que la necesita, aparecieron las prácticas de educación a distancia. Éstas han exigido siempre la existencia de un elemento mediador entre el docente y el educando. Generalmente, este mediador ha sido una tecnología, que ha ido variando (Sangrà, 2005).
Algunos autores señalan como el antecedente más remoto del método de enseñanza aprendizaje, un anuncio aparecido en la Gaceta de Boston en el año 1782 ofreciendo un material para la auto instrucción, que sería remitido a los interesados incluyendo la posibilidad de tutorías por correo postal (Padula, 2004: 21).
En 1840, Isaac Pitman del Reino Unido ofrecía, a través de su oficina Phonographic Correspondence Society, un rudimentario curso por correspondencia que consistía en corrección de ejercicios de taquigrafía, que posteriormente se expandió a Norteamérica, Rusia, Suecia y Alemania.
Un siglo más tarde, surgieron ofertas institucionalizadas y formales de educación a distancia que respondieron a proyectos comerciales carentes –en muchos casos- de seriedad académica. Esto explica porqué los denominados “estudios por correspondencia” se convertirían en una categoría menospreciada por grandes sectores de la sociedad durante largo tiempo. Desde los años cuarenta aproximadamente y hasta no hace mucho, era ése el modo como se conocía la formación no presencial (Padula, 2004: 9 y 21).

Sin embargo, con la masificación de los medios de comunicación, comenzaron a explorarse innovadoras metodologías de enseñanza basadas en los aparatos electrónicos, durante la década del 30 se incorporó el uso de la radio y en los años 50 la televisión. Dos décadas más tarde aparecería la computadora para incorporar nuevos tipos de interacción en la enseñanza.
En Argentina, por ejemplo, el nexo entre educación y medios de radiodifusión puede hallarse en la administración de emisoras por parte de universidades nacionales, cuyos referentes más antiguos datan de 1933 (Padula, 2004: 16).
La televisión y el video fueron incorporados posteriormente como soportes complementarios (Padula, 2004: 17). Un ejemplo notable fue la inauguración, en Puerto Rico, durante el año 1958, de WIPR Televisión la primera estación educativa de América Latina (Castro, Medina, Meléndez, y Sánchez, 2004: 3).
Durante la segunda mitad del siglo XX comenzaron a fundarse universidades dedicadas a la educación a distancia en todo el mundo. Ejemplos de lo anterior fueron: 1956 surge la Universidad de Sudáfrica; en 1969 comienza la Universidad Abierta de Inglaterra (pionera en la modalidad no presencial) y el Consejo Nacional de Educación Técnica de Argentina pone en el aire su Telescuela Técnica. Un año más tarde inicia la Athabasca University de Canadá. En 1972 nace la Universidad Abierta de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Nacional de Enseñanza a Distancia de España. Durante la segunda mitad de los años setenta surgen proyectos similares en Venezuela, Costa Rica, Tailandia, China y Cuba (Padula, 2004: 22-23).
En adelante, el crecimiento de instituciones dedicadas a la educación a distancia fue vertiginoso. Entre 1997-1998 en Estados Unidos, por ejemplo, se registraron cerca de 54,470 ofertas de educación postsecundaria, bajo la modalidad de e-learning (Prasolova-Førland, 2006: 2).
A modo de sistematización Prasolova-Førland (2006), propone la distinción de cuatro generaciones de tecnología de educación a distancia:
  1   2   3   4   5

similar:

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconLos Nuevos Paradigmas de la Administración *

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconCongreso internacional “nuevos paradigmas transdisciplinarios en...

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconCentro de Recursos y Aprendizaje Educativo a Distancia

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconIdentidad y patrimonio en los centros históricos en América Latina: Los nuevos paradigmas

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconHacia un modelo educativo basado en nuevos entornos y ambientes de

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconEducación desde un cambio de paradigmas

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconInstituto de educación a distancia (idead)

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconSistema universitario de educación a distancia

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? iconTecnologías de la información y comunicación aplicadas a la educación a distancia

Educación a Distancia ¿Abriendo el aprendizaje hacia nuevos paradigmas? icon*Como pensar la educación a distancia y el e- learning hoy: Análisis sobre rueda




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com