Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención




descargar 149.29 Kb.
títuloMetodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención
página3/5
fecha de publicación21.02.2016
tamaño149.29 Kb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5

Del Diseño de soluciones a la Aplicación técnica. Elementos de la figura técnica de organización, construcción y creación social. Ingeniería, Moral y Política.


El Diagnóstico presenta el esquema de tendencias y tensiones. El Diseño de la intervención presenta la decisión sobre qué tendencias y qué tensiones serán las favorecidas y cuáles serán desfavorecidas. La Aplicación técnica de la intervención es la ejecución práctica del Diseño de intervención. Una cosa es saber lo que pasa, otra es decidir qué puede ser afectado para mover un curso de vida social en un sentido y otro, y otra cosa es saber cómo ejecutar esa intervención para lograr lo que se desea en el Diseño de intervención.
La situación ideal en el Diseño de intervención es que se presenten varios escenarios posibles hacia el futuro bajo la configuración de diversos costos que los potencian. Es decir, el ingeniero social no propone después del diagnóstico un solo escenario posible deseable hacia el futuro, propone varios, algunos variantes de otros, algunos diversos de otros, algunos muy improbables, otros muy factibles. El punto es que a partir del diagnóstico todos esos escenarios son posibles de acuerdo a las tendencias y tensiones identificadas. Lo que varía a cada escenario posible es la afectación desde la intervención de las diversas tendencias y tensiones.
El primer esquema de tendencias y tensiones proviene del Diagnóstico, en el aparecen ya diversos escenarios si tal o cual tendencia o tensión se mantiene, desaparece o se fortalece. La combinación de estos escenarios produce algunos escenarios generales. Todo esto aparece sólo por el trabajo del Diagnóstico. Es decir, sin que el ingeniero proponga algún efecto de intervención, todo eso puede pasar si tal o cual tendencia o tensión se ven afectadas en el proceso mismo de los acontecimientos. En este juego analítico algunos escenarios totales parecen más consistentes que otros. Esta definición depende de la cantidad y calidad de información con la que se cuenta para hacer el diagnóstico. Por tanto aparecen en este punto varios escenarios totales posibles, unos más probables que otros. De este gradiente de posibilidades es del cual parte la decisión sobre la intervención, la confección del diseño de intervención, que habrá de resolver en su ejecución algún problema, o grupo de problemas identificados desde el Pre-diagnóstico y en el Diagnóstico.
Sobre este gradiente de posibilidades es sobre el cual se montan los escenarios totales deseables e indeseables del Diseño de intervención. Es decir, en principio el ingeniero sólo favorecerá alguna parte del gradiente, y desfavorecerá otras partes del gradiente, apoyando ciertas tendencias y bajando la intensidad de otras. El primer esquema de este marco de decisiones es que algunos escenarios totales posibles requieren de muy poca energía e intervención para establecerse como forma real del sistema observado hacia el futuro. Es decir, que con muy poca intervención se puede impulsar desde la intervención un escenario que de cualquier manera tiene mucho a su favor para suceder. Lo que el ingeniero hace en este caso es ayudar a que suceda lo que puede suceder con alta probabilidad por sin la intervención. El ingeniero tiene a esta situación como la ideal. Pero a partir de esta primera situación vienen las demás hasta llegar a las más costosas y complicadas.
Así por ejemplo una adolescente es llevada al ingeniero social para ser corregida en su conducta, según los padres. El ingeniero diagnostica la situación y concluye en que lo que toca hacer es que la madre modifique sus horarios a lo largo del día, y con ello todo se ordena en beneficio de lo que la adolescente desea, los padres desean, el novio y los amigos desean, y los vecinos y familiares desean. Esta es una modificación muy sutil que traerá los cambios deseados por todos, mayor armonía, desaparición del nivel de conflicto con el que los padres llegaron a solicitar el servicio profesional. La modificación que identifica el ingeniero es una buena opción a partir del diagnóstico técnico. De ello puede resultar que la madre acepta el cambio y con el tiempo se da cuenta que era lo mejor. Pero también puede suceder que no acepte ese cambio y exija otros, y la cosa se complica. En el primer escenario técnico todo es simple y económico, en el segundo los costos aumentan y es necesario realizar una multitud de cambios. El segundo escenario es el que en forma subjetiva les gusta más a todos los participantes en la ecología social del sistema observado, hay una forma moral que no acepta el primer escenario y por tanto tensa la solución hacia el segundo.
El punto clave aquí es qué es lo que se desea que suceda desde la intervención. Este punto es muy delicado, el ingeniero social colabora con fuerzas sociales para promover ciertos escenarios y desfavorecer que otros acontezcan. La pregunta inmediata es ¿en verdad puede hacerlo? Y después de está pregunta técnica viene la pregunta ética, ¿debe hacerlo? Las respuestas a estas dos preguntas tienen una primera configuración por separado, y una segunda configuración integrada. Veamos.
La primera configuración presenta el tema en la separación de un asunto técnico de uno ético. Veamos entonces los dos temas por separado. Desde este punto de vista la respuesta a la capacidad del ingeniero en intervenir con éxito al movimiento social depende de sus competencias y capacidades para diagnosticar, y sus competencias y capacidades para diseñar intervenciones y ejecutarlas con éxito. En este sentido el asunto técnico tiene un espacio de ensayo y error muy grande aún, y por otra parte tiene una probada eficiencia en ciertos protocolos. En el caso del Diagnóstico hemos enfatizado todos los recursos que se requieren para su buena ejecución, y en ese sentido hay protocolos que ya tienen probada su eficiencia, pero hay otros que aún están en ensayo, como el protocolo analítico mismo desde la Comunicología. En el caso del Diseño de intervención el espacio de decisión está definido por la intención con la cual se demanda al caso particular para ser observado e intervenido. Y en el caso de la Aplicación técnica la situación es otra vez de recursos y competencias. Como puede apreciarse el Diagnóstico y la Aplicación técnica del diseño de intervención tienen un aspecto estrictamente técnico que puede ser resuelto con estudio y sistematización. En el caso de las decisiones sobre la intervención el asunto es otro, ahí si opera en gran medida el espacio ético-político y profesional del ejercicio del oficio de la Ingeniería Social.
La decisión de intervenir en sí misma, siendo parte de un programa metodológico técnico, es el lugar del tema ético-político de la Ingeniería Social. Antes de la demanda del servicio profesional de un ingeniero social existe un escenario ético-político de relaciones morales y de poder. En esa matriz social es en la que actúa la Ingeniería Social. Es decir, no hay acción de ingeniería independiente de intereses políticos y de coartadas ético-morales. Esta claridad es necesaria para no mezclar aspectos técnicos con aspectos de subjetividad social o de estructuración contextual de la operación técnica de la ingeniería. Entonces lo que queda es una configuración ética propia del oficio. Por una parte los límites naturales de la propia vida social en la cual el ingeniero se mueve en forma profesional. Pero por otra los límites que como gremio puede la Ingeniería Social proponerse a sí misma. En el ejemplo presentado el sabe en forma técnica lo que conviene al sistema en economía de movimiento y energía, pero esa solución no es aceptada en forma moral por el sistema observado. El ingeniero se ve en la disyuntiva de ajustar su oficio a la coerción moral, o el mismo manipular la situación para moverla hacia lo que técnicamente le parece más adecuado.
El asunto del peso del contexto social queda ahí como algo con lo cual tiene que negociar, acordar, mediar, e incluso intervenir el ingeniero desde sus propias líneas de dirección y conducción de su comportamiento. Lo que puede y es conveniente que forme parte del equipaje básico de su formación es esa configuración de líneas de dirección y conducción de su comportamiento, por decisión propia, por configuración acordada desde algo que puede llamarse ética profesional, ética científica, ética social-ecológica. No actuar para dañar a alguien con conocimiento de causa es una de esas líneas del código ético al cual estamos haciendo referencia. Impedir el daño colateral es otra. No colaborar con el daño a cualquier actor social involucrado directa o indirectamente en su acción profesional es otra línea más. Y así diciendo, también en forma positiva, colaborar siempre para el enriquecimiento de la cultura de información y de comunicación, hasta los límites de lo posible y lo prudente, en el marco de las primeras líneas mencionadas. Colaborar a la promoción de una sociedad de comunicación y/o una comunidad de comunicación, dentro de los mismos límites de lo prudente. Estos son dos grupos de líneas de comportamiento de los posibles capítulos de ese libro de códigos de ética profesional. Este es un tema aún por desarrollar en forma completa, además de ser un tema que requiere ajustes constantes según la discusión misma sobre sus componentes.
Queda entonces pendiente la integración de los dos ámbitos básicos de composición del oficio, el técnico y el ético-político. Podríamos apuntar a lo que en el mundo de la Epistemología Genética, que es parte del curso constructivista de todo el programa sobre la Ingeniería Social aquí presentado, se denominan niveles de complejidad moral. Los niveles bajos son egoístas, y con un sentido de justicia cercano o asociado al ojo por ojo, diente por diente. En niveles intermedios aparecen forma morales asociadas a la ley, tal y como sucede en buena parte de las sociedades occidentales. Y en los niveles superiores de desarrollo genético moral se encuentran formas de decisión que van más allá de los códigos y las normas, los actores éticos en esos últimos niveles de configuración cognitiva moral asumen que el bien común es superior al bien individual, y que el bien individual debe ser cuidado por el bien común en un sentido recíproco en que el bien individual cuida del bien común. El código de ética que proponemos aquí se ubica en los niveles intermedios, pero aspira a los superiores, que corresponderían también con lo que se llama Comunidad de Comunicación en la tipología social comunicológica.
Queda como último tema un apunte sobre los recursos técnicos que tenemos en este momento para la aplicación técnica del diseño de intervención, la respuesta a sí puede hacerlo, porque sabe, porque tiene los elementos para ello. La ingeniería Social es un sistema de conocimiento en proceso como propuesta en siglo XXI, pero antes de esta iniciativa hay un gran número de prácticas que pueden ser ahora incorporadas a su acervo y competencia. Lo mismo sucedió con las otras ingenierías sintetizadas en el siglo XX, además de la construcción propia de sus conceptos de operación y organización, emprendieron la tarea de sistematizar todo lo que en el pasado podría recuperarse como operación técnica constructiva, aunque no existiera el concepto de ingeniería. Desde este punto de vista la Ingeniería Social y la Ingeniería en Comunicación Social tienen mucho que hacer.
El tema de la aplicación técnica es el mismo de la racionalidad de la intervención social en un sentido histórico. En el proyecto Hacia una Ingeniería en Comunicación Social hemos identificado en principio algunas áreas de aplicación técnica que en forma histórica nos muestran el poder de la intervención social. En un sentido macro-social, la propaganda y la publicidad, el proselitismo político y el religioso, la mercadotecnia, la economía de mercado, la industria del entretenimiento, la industria cultural, la ingeniería industrial, el trabajo con redes sociales, las técnicas de desarrollo de comunidad, el trabajo social. Y en un sentido micro social, las terapias, las técnicas en formación de grupos, la propuesta del desarrollo humano, el análisis institucional, el socioanálisis, la investigación acción-participativa, la praxiología, la socio-práxis, la comunicación en organizaciones. Es decir, hay muchas formas contemporáneas de intervención social que pueden ser sistematizadas como figuras de aplicación técnica debido a su eficiencia probada. Todas ellas se deben a diversas intenciones y marcos constructivos, pero todas ellas han probado que modifican el curso de la vida social. Por tanto es importante para la Ingeniería Social retomarlas y ordenarlas con criterios constructivos tipificados generales, partiendo por ejemplo de principios de clasificación y semejanzas y diferencias operativas. Procesando entonces la información hasta llegar a un esquema más organizado de operaciones constructivas lógicas, que pongan en forma sistematizada a todas estas aplicaciones ahora presentes y a la mano, pero que por ahora carecen de principios de selectividad y jerarquía comunes a todas ellas. Y a todo esto faltaría agregar todas las técnicas etnometodológicas y comunicometodológicas, las aplicaciones técnicas de intervención eficaz que provienen del conocimiento popular, de los usos y costumbres, de la cultura.
El trabajo pendiente en este sentido es la construcción del sistema de información sobre las aplicaciones técnicas. El camino por recorrer es largo, pero la intención ahí está y el proceso de sistematización ha comenzado. Partiendo del trabajo del GACI, el Grupo de Acción en Cultura de Investigación, sabemos que hay tecnologías de investigación de observación-ciencia y tecnologías de acción-intervención. GACI clasificó a las segundas en dos partes, las aplicaciones que se configuran a partir de una demanda de servicio profesional, y las aplicaciones que se configuran a partir de una intención de intervención desde una voluntad política, religiosa o económica. Después vienen otros criterios de clasificación. El proyecto de la Ingeniería en Comunicación Social ha retomado este trabajo y lo desarrolla en este momento dentro del programa del GICOM.
De esta forma se culmina el programa metodológico de la Ingeniería en Comunicación Social. Primero el Pre-diagnóstico, después el Diagnóstico, luego el Diseño de la intervención, y por último la Aplicación técnica del diseño de intervención. La intención era presentar un bosquejo general del programa de trabajo del GICOM, Grupo hacia una Ingeniería en Comunicación Social, vendrán después otros apuntes más específicos de cada asunto aquí presentado, además de ejemplos y más experiencias sistematizadas.

A manera de comentario final.
La Ingeniería en Comunicación Social y la Ingeniería Social en general son proyectos en construcción y tienen aún el rasgo de la posibilidad. Pero transitan como programas de trabajo hacia verdaderas realidades constructivas en proceso. La idea genética es muy sencilla, todo el tiempo estamos afectándonos unos a otros, se trata de sistematizar en forma técnica cómo es que sucede eso hasta llegar a modelos y programas metodológicos específicos. La Mercadotecnia ya ha realizado algo similar, la propaganda y la publicidad también. La Comunicación estratégica está moviéndose en esa dirección. Aquí la propuesta es ampliar ese oleaje de necesidades técnicas a todo ámbito de la vida social, macro o micro, considerando que este conocimiento se puede sintetizar, y que además puede ser parte del sentido común de todo ciudadano. En ese horizonte se mueve el programa del GICOM, somos parte del movimiento constructivo de una emergente Sociedad de comunicación rumbo a una posible y necesaria Comunidad de comunicación. La Ingeniería en Comunicación Social es parte del proceso constructivo de esos horizontes de vida social. Nosotros somos sus promotores, el proceso lleva en forma intensiva sólo unos pocos años, los antecedentes se alejan en el tiempo a décadas en el pasado, y el futuro es un tiempo muy corto para todo lo que necesitamos hacer. La convocatoria es que necesitamos a muchos más en este proyecto, sólo sumando esfuerzos entre muchos podremos ensayar algo cercano a lo que hoy pretendemos, cambiar al mundo sabiendo cómo hacerlo y hacerlo cambiando en comunidad.
1   2   3   4   5

similar:

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconPrograma de intervencion psicologica social para la salud mental...

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconAccion e intervencion social (Código: 9916085)

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconTema 1: intervención en personas mayores. PLAN GENERAL DE intervencióN (pgi)

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconFacultad de Comunicación – Programa de Comunicación Social y Periodismo

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconCatedra: metodología del servicio social- comunidad

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención icon4. Principios y elementos para elaborar un programa-base de intervención...

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconResumen este ensayo, penetra en un nuevo abordaje sobre el concepto...

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconApuntes sobre la judicialización de actos u omisiones delictivos...

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconCapitulo II percepción social, cognición social y cultura subjetiva

Metodología en ingeniería en comunicación social. Apuntes generales sobre su programa metodológico: el diagnóstico, el diseño de la intervención social, y la aplicación técnica de la intervención iconTrabajo práctico: Aspectos generales e Impacto Social de los Organismos...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com