Bibliografía a. Introductoria




descargar 0.69 Mb.
títuloBibliografía a. Introductoria
página4/14
fecha de publicación29.10.2015
tamaño0.69 Mb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

Tercera regla .-

Primer modo de conocer : La evidencia .-

Va de la mano de la claridad y atañe tanto a el punto de partida como al objeto de dicho conocimiento. Es un planteamiento genético sobre el cómo surge el conocimiento. Tiene que partir de una evidencia, no de una información oscura que sería la de los sentidos. Tiene que partir de lo claro y distinto que será la evidencia y tiene que estar en la mente y en la percepción del objeto.

La primera evidencia se obtiene por intuición y son adquiridas por la mente por medio de la intuición intelectual, no pensada por nadie que tiene la mente por ella misma. Por eso se denomina filosofía de la conciencia. Esa intuición surge dentro de la propia mente. Esto ya está en San Agustín, en la remisión de la fuente de la certeza primera en el alma. En Descartes las primeras certezas nacen de la sola luz de la mente en un proceso de análisis de la propia mente. En San Agustín dicha luz procede de Dios por iluminación divina.

Es interesante ver el cambio en Descartes en cuanto este origen. En Descartes la mente prescinde de todo saber anterior y se queda únicamente con estos principios. El problema será la fundamentación del método, de las herramientas del conocimiento.

Las conjeturas o hipótesis son conocimientos probables y no ciertos ni seguros pues se debe partir de certezas. La intuición (página 75) es la primera fuente de conocimiento. En Descartes es una intuición intelectual frente a la sensual. El conocimiento pues NO parte de los sentidos, pues las conjeturas proceden de la imaginación. Mente pura es lo mismo que libre de todo contenido.

La intuición intelectual, libre de toda duda que nace de la sola luz de la razón, va acompañada de la simplicidad. Esta es la primera vía más cierta que la deducción.

Segundo modo de conocer : La deducción : (página 76).

Es todo lo que se sigue necesariamente de lo conocido con certeza. Es movimiento o sucesión. Es la que parte de las certezas intuidas o de la deducción de deducciones.

Naturalezas simples y puras (regla 6ª, página 91) son aquellas que podemos intuir por sí mismas. Es aquello que se intuye. Es simple porque se intuye por sí sola lo cual incurre en circularidad.

En el proceso de conocimiento están los siguientes elementos :

1.- el sujeto,

2.- el objeto y

3.- el resultado de dicho proceso del que también llamamos conocimiento.

La intuición es el acto cognitivo cuyo objeto son las naturalezas simples y el sujeto es la mente.

En el fondo parece que lo que se captan son los primeros principios de la realidad con dos funciones :

1.  los axiomas para construir el conocimiento

2. coinciden con los primeros principios de la realidad.

Rorty criticará la idea de que el conocimiento refleja la realidad. En Locke las ideas son copias de la realidad.

En el fondo está siempre la simplicidad, la unidad frente a la pluralidad pero el riesgo es perder el mundo en dicha simplificación. Las cualidades primarias de Galileo cumplen la función de salvaguardar la realidad.

El papel de la intuición en el proceso de conocimiento consiste en garantizar la certeza de la evidencia. La deducción transmite dicha certeza desde la intuición a lo largo de toda la deducción, de todo el proceso de construcción de juicios. La certeza y la evidencia se transmiten a todo el edificio por deducción, la cual NO es fuente de certeza si no de garantía que se conserva dicha certeza y evidencia.

Intuición –> garantiza la certeza de la evidencia.

Deducción –> conservar la certeza y la evidencia.

30 11 01

El conocimiento cierto y seguro tiene que ser evidente y la evidencia se caracteriza por la claridad y la distinción, lo contrario al error; la evidencia garantiza la certeza.

Fuentes del error Así se puede concretar el camino del método. Claridad y distinción fueron empleados por la Escolástica. Pero estas dos naciones cambian con Descartes.

Lo claro será aquello presente y manifiesto a una mente atenta.

Lo distinto será lo preciso y diferente de todo demás.

El sujeto de lo claro y distinto (predicados) lo predicamos de los conceptos o ideas, de los contenidos cognitivos de nuestra mente. Son unos predicados epistémicos, no ontológicos. El mundo no es ni claro distinto, lo son nuestros conocimientos.

Una idea, un concepto es claro cuando está separada de otras ideas, no confundida con otras. Y es distinta cuando sus partes internas están separadas entre sí. Es lo que nos permite percatarnos de las características de dicha idea. Ello nos permite que la mente pueda percatarse de las características del referente de la idea, del mundo.

Este tránsito de lo epistémico a lo ontológico es la diferencia con los escolásticos los cuales no dan el paso a lo ontológico. En Descartes son criterios epistémicos pero que entran en contacto con el mundo. El mundo se presenta claro y distinto si se representa por medio de las ideas claras y distintas ante una mente pura y distinta.

El esquema por tanto es : del mundo a las ideas y de las ideas a la mente. Por eso Descartes es un realista ontoepistémico. Cuanto más claras y distintas se presenten a la mente más claro y distinto conoceremos el mundo. Las ideas representan al mundo (realismo).

Una vez que se tienen las primeras certezas por intuición se obtiene el resto por deducción construyendo el árbol del conocimiento (importancia de la metáfora).

Descartes distingue dos modos del pensamiento que se corresponden a las dos vías de conocimiento la intuición y la deducción; dos caminos epistémicos, dos aspectos del método.

Los dos modos de pensamiento hacen referencia al funcionamiento de la mente (cogitationis) y estarían dentro de la antropología filosófica. Son maneras o capacidades de la mente. Son capacidades que activan las vías del conocimiento :

1.- con la intelección : entender es percibir por entendimiento.

2.- con el querer : querer es determinarse por la voluntad.

Las dos capacidades intervienen en el conocimiento de forma simultánea. Pero existe un desequilibrio entre estas dos capacidades por lo que surgen las fuentes del error. En una carta a Regius señalaba que el entender tiene una función motora, una pasión mientras que la voluntad es una acción.

La búsqueda de la verdad es algo activo y está impulsada por la voluntad. La captación de la verdad sin embargo es pasiva, se capta contemplativamente. El sujeto es activo en el proceso de conocimiento pero lo capta pasivamente. Es una concepción optimista de la verdad. La verdad está ahí fuera y hay que captarla. Es la captación de lo que está ahí fuera.

Otra explicación de lo anterior son las Fuentes del error. El desequilibrio consiste en que mientras el entender es muy limitado pues es poco lo que entendemos de forma clara y distinta, nuestra voluntad carece de límites. Una capacidad apunta a lo limitado y la otra a lo ilimitado. La voluntad por su naturaleza nos empuja hacia la verdad, hacia su conocimiento.

Una de las tareas del sujeto consistiría en frenar la voluntad de alcanzar la verdad. Eso se consigue suspendiendo el juicio (primera regla) cuando se encuentre ante lo no evidente pues la voluntad tenderá a seguir haciendo juicios. Habrá que suspender el juicio ante la no evidencia y someterse al método. Cuando esto no se hace, los errores pueden ser :

a).- por precipitación : errores por precipitación serían aquellos errores en los que se juzga (los juicios son los ladrillos del conocimiento) antes de haber alcanzado la evidencia. Sería una información a crítica.

b).- por prevención : errores por prevención es cuando se juzga dejándose llevar por prejuicios, los cuales a su vez consisten en una información adquirida en la infancia o cuando se han estudiado sistemas equivocados.

La forma de eludirlos es doblegar la mente en lo que tiene de entendimiento y de querer someterse al método. Todo esto se encuentra en el Discurso del método que es una obra de madurez.

Los preceptos del método son cuatro y garantizarán que el conocimiento humano esté al margen de todo error. No son preceptos lógicos sino reglas epistémicas. No es lo mismo la metodología que la lógica. La lógica por sí misma no basta.

Dichos cuatro preceptos serían los siguientes :

1.- No admitir nada como verdadero que no sea conocido como evidente, es decir, sin prevención y sin precipitación (soluciones técnicas en sentido filosófico; fuentes de la error). Este precepto tiene dos partes :

a) La evidencia que se toma como criterio de verdad

b) Los requisitos para alcanzar la verdad, para llegar a la evidencia serían :

1.- no juzgar antes que sea evidente

2.- evitar la prevención

3.- evitar la precipitación.

Los otros preceptos son de tipo interno.

2.- División desde el punto de vista metodológico, sinónimo de análisis. Las cuestiones hay que dividirlas, es decir, analizarlas. Es el aspecto analítico del método.

Este rasgo será común a todo los métodos de la modernidad que serán métodos hipotético-deductivos; serán aquellos que tienen una parte analítica y otra parte sintética (método resolutivo-compositivo).

Esto surge debido a la idea que el conocimiento es un proceso de reconstrucción del mundo. Por eso primero hay que descomponerlo en partes, despiezar el reloj, y luego volver a componerlo. En este segundo aspecto estaría la parte analítica. Con ello se podría re-solver el problema, volver a juntar las piezas.

3.- Concluir por orden (more geométrico) . Las reflexiones parten de lo más simple, lo que primero conocemos es lo más simple, para luego ascender; se refiere a la deducción.

Descartes sostenía las reglas que las matemáticas y la geometría eran los saberes que ya han alcanzado esa perfección del método. La certeza de las matemáticas se debe a que parte de principios simples claros y evidentes de forma que no se pueden poner en duda.

Discute contra los que mantienen que el conocimiento parte de la captación de verdades complejas. Esto lo mantenían los defensores del método empíricos. El conocimiento no parte de observación y del experimento. El método empírico es aquel que parte del conocimiento y es provechoso siempre que esté al servicio de la deducción.

El punto de partida no son los hechos brutos de los sentidos. Se mezcla el problema del origen y de la justificación. Si el origen es puro todo el conocimiento también lo será.

Proceso de conocimiento .-

1.- Intuición, que será el punto de partida.

2.- Deducción, en la que interviene la memoria más la información de los sentidos.

Lo que Descartes entiende por deducción no está claro pues ello no significa que sea del tipo silogístico dado que muchas veces se emplean también caminos ascendentes.

La noción de deducción no distingue entre intuición y deducción de forma tajante. ¿Cómo se entiende la relación entre ambas si no es una relación silogística?. El conocimiento, en cuanto árbol, la deducción consistiría en el enlace entre series de intuiciones, sería enlazar intuiciones pero en un determinado orden que no siempre es evidente. No es del orden de los silogismos.

La deducción cartesiana pues es un encadenamiento de intuiciones por el que se enlazan términos o conceptos que no están relacionados entre sí, descubriéndose por intuición dicha relación. El conocimiento establece series que no son silogísticas sino que están relacionadas sin que puedan reducirse a la lógica de los silogismos.

Esto es coherente con la idea de mazesis universalis. La deducción establece series en todas direcciones, el conocimiento es como una red o como un árbol. En los silogismos es sólo de tipo vertical. El conocimiento no es algo que éste jerarquizado como ocurría en Platón.

Conclusiones .- La deducción no proporciona ninguna certeza al margen de la intuición. La única fuente de la certeza es la intuición. La deducción sólo expande dicha certeza pero no es su fuente, no proporciona nueva certeza, nuevo conocimiento.

La intuición no es única, el proceso de conocimiento es continuo, intuición más deducción, completando series, incluyendo nuevas series de forma permanente. Por eso la intuición no se acaba en un solo proceso.

El conocimiento por tanto será una actividad constante de intuición y deducción.

13-12-01.

La última regla del discurso del método consiste en revisar cada etapa para evitar todos los errores.

En Descartes siempre existe una preocupación por evitar que se cuelen errores. Aquí avisa de otra fuente de error que es la memoria entendida no como una facultad cognoscitiva sino que ayuda en el conocimiento; pero la memoria es débil.
LAS MEDITACIONES METAFÍSICAS .-

Se centra en cuestiones epistemológicas y metodológicas buscando la claridad. Todo su planteamiento se basa en la epistemología y en los mecanismos epistémicos que hacen que el conocimiento sea seguro a la vez que nos pone en contacto con el mundo.

El problema constante consiste en explicar la relación entre conocimiento y mundo que es el eterno problema en las epistemologías de tipos realista. Otras posiciones son las escépticas en las que se afirma que el conocimiento no existe; también están las posiciones idealistas en las cuales el conocimiento es un constructo mental o lingüístico y que al margen de dicho constructo no podemos hacer nada.

Descartes es un realista militante ontoepistémico. Para él, el vehículo del pensamiento son los juicios y para que conoce adquieren la forma de ideas. Dichas ideas representan el mundo; es una teoría representacionista del mundo. Las ideas reflejan el mundo. Las primeras certezas coinciden con las naturalezas más simples. La idea coincide con un objeto simple, pero ¿por qué?.

De este tema se ocupará en las meditaciones.

Otro tema de las meditaciones es la cuestión del fundamento. ¿Cómo es posible un conocimiento cierto es seguro?. Debemos presentarlo sin la más mínima duda, es decir, fundamentado. La garantía, en su obra Reglas para la dirección ..., para decidir que el conocimiento es del mundo y la vez cierto y seguro es el método.

En el Discurso ... se resquebrajarse esto y piensa que habrá que justificar el buen funcionamiento de la mente, lo cual lo desarrollará en las Meditaciones. Se preguntará si no habrá error en la propia mente a pesar de emplear un buen método. Por ello Descartes da un paso más en su planteamiento fundamentan esta pues ahora no sólo hay que fundamenta reconocimiento sino que además hay que fundamentar el correcto funcionamiento de la mente. Ahora lo que es puesto en duda es la mente, el propio sujeto cognoscente.

La tesis de TURRO en su obra Descartes, del hermetismo a la nueva ciencia es que la estructura de las Meditaciones ... no es geométrica como pudiera ser la Etica de Espinoza cuando otros autores sí lo han mantenido.

Para ello se basa en las siguientes razones :

1.- No es un modelo geométrico porque se cuestiona la verdad de la matemática y de la geometría. Pone en cuestión incluso esto, pues la mente, incluso cuando se emplea el método, puede que tenga una estructura errónea y sus resultados, incluso el de las matemáticas estarían viciados.

2.- Analiza lo que significa meditación en aquella época, esta palabra significaría una reflexión sobre un problema personal de tipo religioso o espiritual, no en sentido cognoscitivo, y que se llevaba a cabo por medio de un repliegue interior. El contexto es el retiro espiritual de los jesuitas. Descartes tuvo una formación jesuita. Otro contexto es el de la reforma protestante con su repliegue hacia la integridad. Lutero era agustino y el primero que presentó una retirada hacia el interior fue san Agustín, el cual tuvo una lucha fuerte contra de escepticismo (paralelismo entre Descartes y San Agustín). En los ejercicios espirituales lo que se trata es de purificar el alma, de replegarse sobre el verdadero yo, el alma, la conciencia, y purificarla del comercio mundano para llegar a lo puramente espiritual. Ahora el yo, el alma, la mente será el órgano cognoscitivo (ver disputa con Gassendi que era materialista, para el que el sujeto del conocimiento será el cuerpo; aquí Descartes concretará lo que entiende por sujeto –> un alma entendida como mente). Se daría pues una secularización de una práctica religiosa.

3.- Las meditaciones han de seguir un orden preciso tomado de los jesuitas. Cuando se acaba una meditación se sigue con la siguiente de forma precisa después de hacer un resumen. Ese es precisamente el esquema de las meditaciones cartesiano.

Análisis de la obra .-

En la primera meditación se trata de las cosas que pueden ponerse en duda. Descartes habla y se plantea quién es el yo que habla pues cada vez es más abstracto hasta el punto que algunos lo ponen en relación con el yo trascendental de Kant. Los comienzos son declaraciones de principios. Empieza replegándose sobre sí mismo, sobre una mente con contenidos, dándose cuenta de que tenía opiniones falsas. Si estas eran los fundamentos del conocimiento todo lo demás estaría entonces equivocado. Esta es una metáfora del conocimiento entendido como edificio con pilares; para Popper el conocimiento será como un edificio con pilares sobre ciénagas.

Para Descartes el problema consiste en ver dónde se apoya o fundamenta el conocimiento.

Su modelo de conocimiento es el de un modelo absoluto más una verdad absoluta, universal y necesaria que ahora hay que fundamentar la. Lo primero es someter todos contenidos mentales, salvo la moral (se escinde entre razón teórica y razón práctica, lo cual dará lugar a uno de los grandes dualismos de la modernidad; Kant escribiría una pequeña obra sobre esta relación).

Descartes reflexiona sobre el uso práctico de la razón. Todo tiene que ser puesto en duda porque no te puedes fiar de lo que tienes por verdadero sin haberlo sometido previamente al análisis. Todo tiene que ser sometido a crítica, pero ¿qué es la crítica?.

Crítica es poner todo en duda, asimilar todo a lo dudoso y a lo erróneo. Es depuración de la mente de los contenidos cognoscitivos para evitar la contaminación del error.

¿Se trataría entonces de una duda escéptica?. No, sino de una duda metódica lo cual es lo que la diferencia de la duda escéptica; pero ambas parten de lo mismo. Es contra los escépticos contra los que va a luchar Descartes, pero no para concluir en el escepticismo sino para alcanzar certezas, desechando las dudas escépticas. La duda metódica apunta a alcanzar certezas.

¿Cómo funciona la duda metódica?. Consiste en poner todo en duda incluso lo que tenemos por cierto, desconfiar de todo contenido mental. De esta manera, al radicalizar la duda, lo que sobreviva será lo cierto y seguro a partir de lo cual se podrá fundar y será el origen del conocimiento.

Otro rasgo de la duda es que no afecta a todos y cada uno de los contenidos mentales sino que hay que ir a los fundamentos por los cuales sentimos, por los que creemos que conocemos algo con verdad. El conocimiento humano es finito extensionalmente; hay que ir a lo que nos basamos para opinar.

¿Con qué fundamento asentimos?; será el primer nivel de duda (página 18). Lo más inmediato son los sentidos, percepción, comprobando que nos engañan; como alguna vez nos engañan nunca podemos fiarnos, asimilando la duda con el error. Todo lo que provenga directa o indirectamente de los sentidos hay que rechazarlo. Con esto desaparecen de un plumazo todos los saberes que se basan en la experiencia como por ejemplo el paradigma galileano, el aristotelismo ortodoxo.

Con esto podría negarse hasta la realidad del mundo. Descartes pasa de la de negación de los canales del conocimiento a la negación del contenido de ese conocimiento. Su poca fiabilidad es un problema epistémico.

Pero otro problema sería lo que hay al otro lado de nuestros canales de conocimiento. Descartes los conecta al ser un onto-realista.

El siguiente paso es poner en duda la existencia del mundo externo. San Agustín se enfrenta a los escépticos en Milán siguiendo el mismo camino que siguió Descartes. Descartes continua cuestionando el sueño, las demostraciones matemáticas y por último el yo.

En las Meditaciones se refiere al argumento del sueño al producirse muchas ocasiones la confusión entre sueño y vigilia. No hay manera de forma clara y cierta de distinguir entre ambas. El mundo puede ser un sueño. La respuesta sería que las demostraciones matemáticas son ciertas también en sueños.

El siguiente paso consiste en ver cómo funcionan las matemáticas y la geometría. Concluye que tampoco basta pues pudiera ser que la mente (racionalidad) estuviera equivocada por su propia estructura desde su origen, que existiera un Dios engañador. Dios, al ser omnipotente me ha podido crear con una naturaleza viciada. ¿Quién asegura que todo no es más que un engaño debido a Dios?.

Finalmente aparece algo que es redundante, la figura de un genio maligno que se dedica a engañarme. Dios como fuente de verdad no podría engañarme pero no sería Dios sino un genio maligno el que me confundiese permanentemente. ¿Qué añade este genio maligno si ya existe un dios engañador?. Algunos han dicho que lo hizo por prudencia con las autoridades. Otros que fueron figuras del papa en su disputa con Galileo. Otros que tendría que ver con la técnica de las meditaciones de los jesuitas (recapitulación de la meditación). Las tres razones podría ser válidas.

La situación en que nos deja es la del escepticismo más absoluto. San Agustín también llegó hasta aquí.

PUTNAN lo recoge en la actualidad en su obra Razón, verdad e historia en el capítulo Cerebros en la cubeta.

Putnan es un neopragmatismo en unión con Rorty porque siguen como modelo el pragmatismo americano originario de James, Pierce y Duy. En el pragmatismo estaban divididos; unos apuntaban a intentar justificar el realismo tanto en lo ontológico (existencia del mundo exterior), como en lo epistémico. La otra corriente son los relativistas para los cuales nuestro conocimiento es una explicación entre otras muchas en nuestra interacción con el mundo, sin que podamos saber si dichos instrumentos reflejan dicho mundo (Rorty). No es escepticismo pero es difícil de calificar. Todo este pragmatismo tiene una influencia de Darwin al tomar la especie humana como una especie con capacidad simbólica, lo que le ha permitido crear muchas cosas, entre ellos la ciencia.

Todos son falibilistas abandonando el fundamentalismo. Los pragmatistas clásicos son los primeros falibilistas pues no podemos saber si nuestro conocimiento es verdadero; el conocimiento sólo es útil; las teorías son meros instrumentos; el conocimiento es una parte de la praxis humana. Es una teoría convergente de la verdad.

El tipo de realismo de Putnan va cambiando según las etapas de evolución. Primero empezó como analítico del lenguaje analizando la referencia en sentido de Frege. En esta primera etapa investigando la referencia ensanchó su filosofía hacia el conocimiento, hacia la ontología. Su obra Razón, verdad e historia es de tipo realista interno, muy kantiana. Las teorías científicas (conocimiento estricto) son instrumentos que tienen que ver con el mundo pues con las teorías "cazamos" el mundo. Huye del representacionismo (las ideas no representan el mundo). Fue como idealista encubierto por lo que después opta por un realismo directo. Las pruebas del realismo directo sería simplemente porque las teorías funcionan.

En el artículo Cerebros en la cubeta arranca del problema Descartes. Mantiene que la referencia se explica con la intencionalidad. Pero el problema raqdica en explicar la conexión entre en los constructos lingüísticos y su referencia aunque halla intencionalidad. Podríamos llegar al escepticismo cartesiano.
14-12-01

Putnan procede de la filosofía del lenguaje mientras que Descartes está inserto en la metafísica por lo que ambos tienen diferencias a la hora de dar una salida al escepticismo.

Putnan tiene una concepción de la ciencia físico-natural mientras que en Descartes su salida es epistémica ( se parte de sujeto como conciencia que refleja el mundo), con una teoría del conocimiento de tipo representacionista, y metafísica.

El hecho de acudir a experimentos mentales es una técnica de los filósofos de la mente. El experimento mental consiste en crear una ilusión virtual.

Los problemas que se quiere señalar sólo siguientes :

1.- resaltar el problema del escepticismo respecto a la existencia del mundo externo (problema ontológico)

2.- relación mente-mundo, (problema epistémico) consistente en el problema de los contenidos mentales y su relación con el mundo que es el punto de apoyo de la teoría de la verdad como correspondencia, del conocimiento como contenido de conciencia, como lenguaje.

Si resolvemos uno de ellos caminamos hacia la resolución del otro problema dado que ambos están interconectados.

El argumento de Putnan y Descartes es el mismo en el fondo contra de escepticismo. Es el mismo estructuralmente si bien las implicaciones son distintas. En la filosofía del lenguaje se emplea "decir"; en la filosofía de la conciencia se emplea "pensar".

Contra la duda que nos lleva al escepticismo dirán que sea autorrefuta porque si fuera verdad sería falso. El argumento se auto refutaría por sí mismo. Una tesis se auto refuta cuando al afirmarla se hace falsa. Putnan pone el mismo ejemplo que Descartes.

En Cerebros en la cubeta y en el genio maligno se dan las condiciones de posibilidad que presuponen la autorefutación :

Primer presupuesto.- lo que es posible es real, si lo pensamos puede ser real.

Segundo presupuesto.- si eso es real y somos los cerebros en la cubeta.

Lo más básico de este argumento es que se presupone que aquello que se niega existe de la forma contraria a como se niega.

En la segunda meditación se dirá que al pensar que soy, es que soy, cosa que incluso niega el escéptico. El problema del escepticismo es el de la carga de la prueba y qué tipo de prueba es preciso para probar algo.

Una posición intermedia entre realismo y escepticismo sería que si lo que me parece real es una ficción tan perfecta podemos vivir perfectamente dentro de dicha ficción.

Tanto Descartes como Putnan quieren mostrar que este argumento de duda se auto-refuta. En Descartes es el yo, el sujeto pensante y en Putnan es el sujeto lingüístico. Putnan nunca habla de un sujeto como conciencia en sentido metafísico sino lingüístico e intencional.

La razones para negar las conexiones necesarias entre los referentes y las representaciones están en las páginas 29-31. Los significados no están en la cabeza, lo que supone una negación de la teoría representacionista del conocimiento. Descartes piensa que la representaciones reflejan el mundo, todo conocimiento es del mundo gracias a un "mediador" que en su caso es Dios. Dios garantiza que nuestro conocimiento es verdadero como correspondencia en sentido realista, solucionando la relación mente cuerpo y la existencia del mundo. Estas dos funciones serán las que tenga Dios en las meditaciones.

Segunda meditación .-

Primero tiene que suspender el juicio hasta que haya algo de lo cual ni siquiera puede engañarnos el genio maligno. Llega a la conclusión que se está pensando o persuadido de algo entonces tengo que ser, en sentido realista. Para pensar que todo es ilusión tengo que pensar, auto-refutación. Esto es lo mismo, el que piensa que es el objeto de engaño al menos es.

La primera certeza sería la del acto subjetivo de la auto conciencia. Después de toda duda no quedaba nada sino que queda alguien. Esto le plantea el problema del solipsismo. Esta certeza no es deducida, es la condición de partida. El ya cartesiano, el cogito no es objeto de pensamiento, es una intuición, no una deducción a partir de algo. El hecho cartesiano, el cogito es una intuición intelectual, pero con realidad.

Por ello, el ergo no implica una deducción. La existencia se descubre directa e intuitivamente en el acto de pensar. El cogito es el principio del ser y del saber al mismo tiempo, realismo epistémico. El cogito será la fuente del ser y del conocer.

Por ello será el primer pilar del conocimiento a partir del cual podemos reconstruir todo edificio del conocimiento.

La segunda pregunta es metafísica ¿Qué es la auto conciencia?, páginas 2526. Cosa que piensa, espíritu, razón. Soy una res cogitans. Lo propio es que no puedo dejar de pensar porque dejaría de ser. Su esencia es pensar pues el cogito, la autoconciencia, es el propio ser. Por ello lo entiende en términos sustancialistas, el cogito es un acto que está presente en todo las actuaciones del cogitans. Está en todos los actos o modos de pensar, en lo político, en lo intelectual, en las sensaciones, en sentimientos. La esencia del ser humano es pensar.

Pero ¿qué realidad tiene ese yo?.

Es una sustancia cuya esencia es el pensar. Es una respuesta de corte metafísico aristotélico.

Pasa luego a los atributos del alma. En lo de consiste el cogito es el pensar, lo cual es un atributo; los atributos son accidentes de la sustancia que se predican necesariamente de la sustancia; dichos accidentes pueden ser de dos clases modos o atributos. Los modos es lo que a veces se predica y otras no, son contingentes; los atributos siempre se predican pues caso contrario la sustancia dejaría de ser. El atributo esencial del cogito es el pensar. Yo consisto en pensar. De esa intuición derivo digo que soy acto esencial de pensar, pero estoy encerrado en mí mismo; mi horizonte no lo constituye el mundo ni los otros, sino simplemente representaciones, ideas de origen desconocido. Es una autoconciencia encerrada. Las ideas están o tienen un origen desconocido y la única certeza es que pienso. Puedo suponer el origen de esas ideas pero no tengo certeza. El que conoce es esa autoconciencia.

Hasta aquí se llega al problema del solipsimo. Para recuperar el mundo externo Descartes tendrá que rechazar dicha certeza, pues tendrá que admitir que no es más que un conjunto de representaciones. Siempre que se buscan problemas del fundamento del conocimiento se llega al solipsismo.

20-12-01

Se trata de dudar incluso en la fiabilidad de la propia mente aunque se esté guiando por el método. Acude a la ficción de una mente superior que atrapa la mente humana. En Putnan será otra mente, en Descartes será Dios.

La mente cartesiana no es vacía a diferencia de los empiristas.

El concepto de lo mental en Descartes es completamente distinto.

Locke dirá que la mente carece de contenidos, crítica la existencia de las ideas innatas lo cual desbarata todo el edificio cartesiano pues las ideas innatas es el pilar para resolver el problema del solipsismo.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   14

similar:

Bibliografía a. Introductoria icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía a. Introductoria icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía 2

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía. 72

Bibliografía a. Introductoria iconBibliografía XL




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com