Bibliografía 1-Introducción




descargar 39.25 Kb.
títuloBibliografía 1-Introducción
fecha de publicación22.02.2016
tamaño39.25 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
EL OLIVAR ECOLÓGICO

Índice:

  • 1- Introducción

  • 2- Manejo del suelo y fertilización

  • 3- Manejo de plagas y enfermedades

  • 4- Productividad del olivar ecológico

  • 5- Conclusiones

  • 6- Bibliografía

1-Introducción:

El olivar no sólo está formado por los olivos, sino que siempre tiene una serie de recursos como son el suelo, las plantas espontáneas, el agua de lluvia y los insectos auxiliares.

Un manejo adecuado de estos recursos sienta las bases para el cultivo ecológico del olivar, con el que podemos conseguir aumentos notables en la rentabilidad de las explotaciones olivareras sin degradar el ambiente.

2-Manejo del suelo y fertilización:

La mayor parte de los olivares españoles presenta suelos altamente degradados. Los tres procesos de degradación del suelo más comunes en los olivares son la erosión hídrica (provocada por la lluvia, hasta 80 t/ha x año), la degradación física (relacionada con el exceso de laboreo) y la degradación biológica (debida al escaso aporte de M.O., la utilización de plaguicidas, sobre todo herbicidas, y a los fertilizantes químicos de síntesis).

Un suelo degradado, mal estructurado, con baja actividad biológica, no es capaz de transformar el abono orgánico (estiércol, compost, etc.) en nutrientes disponibles para el cultivo a la velocidad que éste necesita, pudiendo resentirse la producción en los primeros años de transición (reconversión) a la agricultura ecológica.

Por ello el primer paso a abordar en la transición a la agricultura ecológica es el de recuperar el suelo lo más rápido posible, con un manejo que sea económicamente viable. Tres técnicas van a tener el papel protagonista en el plan de manejo y fertilización del olivar:

  • El uso de cubiertas vegetales.

  • El compostaje de los residuos de almazara.

  • El picado de los residuos de poda.

Cubiertas vegetales:

Consiste en la siembra o mantenimiento de plantas herbáceas anuales para cubrir durante parte del año el suelo del olivar. Debe estar presente desde el otoño hasta la primavera.

Las cubiertas vegetales en el olivar ecológico tienen varias funciones:

  • Evitar la erosión de los olivares en pendiente.

  • Contribuir a la fertilización del cultivo mediante la fijación de nitrógeno atmosférico por las leguminosas naturales o sembradas.

  • Aumentar el contenido de M.O. del suelo.

  • Incrementar la actividad bilógica del suelo.

  • Proporcionar un hábitat adecuado a los enemigos naturales de las plagas.

Las cubiertas naturales pueden ser: Naturales o sembradas, ambas tienen ventajas e inconvenientes.

  • Cubiertas vegetales naturales:

VENTAJAS

INCONVENIENTES

  • Más baratas, no hay que comprar semillas, no hay que realizar labores de siembra.

  • Cubren y protegen rápidamente el suelo.

  • Suelen estar formadas por pocas especies, y éstas no son muy valiosas.

  • No suelen existir leguminosas, por ello la fijación simbiótica de nitrógeno es insignificante.

Por ello, debemos seguir las siguientes líneas de actuación en el caso de decantarnos por este tipo de cubiertas:

  • Favorecer la formación de semillas de leguminosas silvestres (tréboles, alverjones, etc ).

  • Permitir la entrada de ganado ovino (favorece la dispersión de semillas).

  • Emplear estiércol de ganaderías ecológicas para la fertilización.



  • Cubiertas vegetales sembradas:

La siembra de cubiertas vegetales suele hacerse con especies de leguminosas, ya que se busca la fijación de nitrógeno por parte de éstas. No obstante, en determinados casos, pueden emplearse mezclas de leguminosas y gramíneas, crucíferas u otras.

  • Leguminosas: Veza (Vicia sativa), yero (Vicia ervilia), altramuces (Lupinus sp), guisantes (Physum sativum) y varios tréboles (genero Trifolium pratense).

  • Gramíneas: Cebada (Hordeum vulgare) y avena (Avena sativa), éstas se sembraran junto con las leguminosas como tutores, e incrementar la relación C/N del suelo. Por tanto sólo está justificada la siembra de gramíneas para acompañar a las leguminosas cuando la flora adventicia sea muy escasa. Las cubiertas de gramíneas en solitario no tienen interés en producción ecológica debido a su capacidad de rebrote tras la siega, su alto consumo de nitrógeno y su escaso interés para mantener enemigos naturales de las plagas.

  • Crucíferas: Colza (Brassica napus), mostaza marrón (Brassica juncea), mostaza negra (Brassica nigra), mostaza blanca (Sinapis alba) y mostaza de campo o nabo (Brassica campestre). Estas especies se utilizan para reducir el lavado de nitrógeno y bombear otros nutrientes desde capas más profundas del suelo, sobre todo, potasio, ya que presentan potentes y profundos sistemas radiculares que favorecen además la infiltración del agua y la descompactación del suelo. También sirven, para disminuir las poblaciones de determinados nematodos, fitopatógenos y enfermedades del suelo. (Verticillium dahliae).

El manejo de la cubierta varía según las condiciones edafo-climáticas de la zona, pero como norma general seguiremos las siguientes recomendaciones:

  • Adecuada elección de especies, dosis, profundidad y fecha de siembra.

  • Evitar la competencia de la cubierta con el cultivo. En zonas de escasa pluviometría se recomienda retirarla a principios del mes de Marzo, mientras que en zonas húmedas se podría mantener la cubierta hasta finales de Abril. Nunca mantener la cubierta hasta Mayo o Junio, ya que aumentarían considerablemente las mermas en la producción.

  • El control de la cubierta debe hacerse de manera mecánica, incorporándola mediante labor en los primeros centímetros del suelo, o bien segándola. (Cultivador, rastra, desbrozadora, …)

  • En ningún caso debe dejarse la cubierta seca en las calles del olivar durante el verano, ya que acarrearía un grave peligro de incendio. La agricultura ecológica no es “abandono”.

Compostaje de los residuos de almazara:

El aceite, principal producto de gran parte de la superficie dedicada al olivar, no exporta apenas nutrientes del suelo ya que está constituido básicamente por carbono, hidrógeno y oxígeno. Ello posibilita al olivar de aceite cerrar los ciclos de nutrientes con recursos propios en gran medida.

El alperujo o alpeorujo es el subproducto mayoritario de la extracción de del aceite, y presenta una serie de características que lo hacen deseable como fertilizante orgánico: Una gran riqueza en M.O., un pH moderadamente ácido, un contenido salino relativamente bajo, una relación C/N relativamente alta y gran riqueza en potasio, media de nitrógeno y más baja de fósforo.

El alperujo debe ser compostado para: Facilitar el manejo, mejorar el equilibrio de nutrientes y eliminar sustancias potencialmente tóxicas como los polifenoles.

Los olivareros y las almazaras deben valorar que éste subproducto debe recorrer escasos kilómetros desde la almazara a la explotación, evitando así costes de transporte, ya que estos están sujetos al encarecimiento que progresivamente están teniendo los insumos derivados del petróleo.

Picado de los residuos de poda:

Los residuos de mediano y pequeño tamaño procedentes de la poda del olivar y desvareto, no deben ser quemados, ni retirados de la finca, sino que deben ser triturados y esparcidos en las calles del olivar.

Estos residuos, si no son excesivamente ricos en nutrientes, son una magnífica y barata fuente de materia orgánica para los suelos del olivar.

Plan de fertilización:

En la siguiente tabla se proponen diferentes tipo de fertilización en función del tipo de manejo del suelo para un olivar de producción media anual de 3.000 Kg/ha.

Opción 1: Manejado con cubierta natural incipiente y sin picar restos de poda.

Estiércol de ovino: 9.000 Kg/ha y año

Opción 2: Manejado con cubierta natural incipiente y sin picar restos de poda.

Estiércol de ovino: 4.500 Kg/ha y año

Sulfato potásico: 100 Kg/ha y año

Opción 3: Manejado con cubierta natural incipiente y picado de los restos de poda.

Compost de alperujo: 2.500 Kg/ha y año

Opción 4: Manejado con cubierta vegetal madura o de leguminosas y picando restos de poda.

Compost de alperujo: 2.500 Kg/ha cada 3 años.

Sulfato potásico: 130 Kg/ha y año

Buenas prácticas en producción ecológica: Cultivo del olivar

Se han considerado las siguientes riquezas de los materiales fertilizantes: Estiércol de ovino (% sobre MF): 0,83% de N, 0,23% de P2O5 y 0,67% de K2O; compost de alperujo (% sobre MF): 1,08% de N, 0,33% de P2O5 y 1,90% de K2O; sulfato potásico de 28-30% de riqueza en K2O

En resumen destacar que el reciclaje de los residuos y el aporte de nitrógeno en el olivar a través de la cubierta son la base del manejo del suelo y la fertilización en el olivar.

3-Manejo de plagas y enfermedades:

El control de plagas y enfermedades en el olivar se basa en fortalecer los mecanismos naturales de defensa, como son la resistencia interna del olivo y el control natural que pueden hacer diversos organismos beneficiosos que se encuentran en el olivar (hongos, insectos, aves, etc)

En estudios realizados en olivares ecológicos de Granada se demostró que solo un 15% de los insectos presentes en el olivar ecológico pueden ser perjudiciales para éste.

ORGANISMO

DAÑO

CONTROL

-Mosca (Bactrocera oleae)

-Pérdida peso/caída frutos.

-Pérdida calidad aceite.

-Trampeo masivo.(OLIPE)

-Piretrinas, Caolín.

-Prays (Prays oleae)

-Caída de hojas, flores y frutos.

-Bacillus thuringiensis.

-Cochinilla de la tizne (Saissetia oleae)

-Daño escaso, excepto aparición de la negrilla

-Podas de aclareo.

-Aceites minerales.

-Repilo (Spilocaea oleagina)

-Caída de la hojas

-Infección del pedúnculo y del fruto.

-Podas de aclareo.

-Fungicidas cúpricos.

-Negrilla

-Disminuye el crecimiento del árbol.

-Podas de aclareo.

-Fungicidas azufrados.

-Tuberculosis

-Disminuye el crecimiento del árbol.

-Pérdida de calidad del aceite.

-Eliminación de ramas.

-Desinfectar utensilios.

Buenas prácticas en producción ecológica: Cultivo del olivar

OLIPE= Fosfato diamónico al 3% Embotellado.

Caolín = Arcilla de color blanco que repele y dificulta la ovoposición de la hembra de la mosca sobre la aceituna.

4-Productividad del olivar ecológico:

La productividad en cualquier cultivo puede ser medida en relación a distintos factores de producción. Normalmente, se ha empleado la productividad de la tierra (Kg/ha) y secundariamente la productividad de trabajo humano como principales medidas de comparación entre manejos o entre países, de tal manera, que se consideraba superiores aquello manejos o territorios que producían más por hectárea y/o por hora de trabajo humano. No obstante, en las últimas décadas se ha considerado necesario evaluar la productividad respecto a otros factores a los que anteriormente se les había concedido poca importancia, pero que, por su escasez e impacto medio ambiental, es necesario considerar. En estos factores se encuentra la energía no renovable.

Hemos de considerar que la elevada energía no renovable que se consume en la agricultura convencional corresponde principalmente al uso de fertilizantes químicos industriales, principalmente al abono nitrogenado y a la mecanización de las labores.

A continuación, vamos a abordar la productividad del olivar ecológico en relación al convencional, respecto a la tierra y respecto a la energía no renovable, en distintos territorios de Andalucía, diferenciando en función del régimen hídrico (secano/ regadío).

-Productividad de la tierra:

Producción de aceite por hectárea en función del tipo de manejo (ecológico/convencional) y del régimen hídrico (secano/regadío):

Buenas prácticas en producción ecológica: Cultivo del olivar

  • La producción por hectárea es prácticamente igual en los olivares ecológicos y convencionales.

  • Las diferencias de producción oscilan entre un 14% menos para el olivar ecológico en Los Pedroches y el 6% a favor del ecológico en secano de Granada, con respecto al olivar convencional en la misma zona.

  • Por otra parte, para un mismo territorio, los olivares de riego producen aproximadamente un 60% más que los de secano, independientemente de si son ecológicos o convencionales.

-Productividad de la energía no renovable:

Si bien la producción de aceite por hectárea es similar en las fincas ecológicas y convencionales, la energía no renovable necesaria para producir lo mismo es inferior para los ecológicos.

Por ello, los olivareros convencionales necesitan invertir más energía no renovable para producir un litro de aceite convencional, que un litro de aceite ecológico. No obstante, el régimen hídrico (secano/regadío) también genera importantes diferencias en cuanto al gasto de energía no renovable por unidad de producto.

  • 1 Litro de aceite ecológico en secano = 20 MJ

  • 1 Litro de aceite convencional en secano = 30 MJ

  • 1 Litro de aceite ecológico en regadío = 40 MJ

  • 1 Litro de aceite convencional en regadío = 50 MJ

En definitiva, desde el punto de vista de la mejora de la eficiencia de la energía no renovable y, por tanto, de la disminución de emisiones de CO2 hemos de reconocer la contribución tanto de la olivicultura ecológica, como de la olivicultura de secano. La combinación de ambas variables, producción ecológica y de secano, supone una reducción del 60% del uso de la energía no renovable respecto al olivar convencional de riego por unidad producida.

Además, hay que considerar la importancia del ahorro de agua en países con clima mediterráneo como el nuestro, sometido a un cambio climático que previsiblemente agravará los problemas de disponibilidad de agua en un futuro próximo.

5-Conclusiones:

Las diferencias relativas entre los costes de cultivo del manejo convencional y ecológico no son muy importantes. El promedio es 1,4% superior en el cultivo ecológico, oscilando entre el 23% inferior y el 19% superior.

Por todo lo citado anteriormente, hemos de reiterar una vez más la importancia del correcto manejo de la cubierta vegetal y de la optimización de la fertilización orgánica, para la viabilidad técnica y económica del olivar ecológico.

La producción ecológica ofrece oportunidades económicas al olivarero, que manteniendo una producción y costes similares al convencional, puede incrementar sus ingresos, tanto a través de la captación de la subvención agroambiental, en su caso, como a través de la obtención de un mejor precio por su aceite.

Por último, no hay que olvidar que el aceite de oliva ecológico debe alcanzar la calificación de virgen extra para salir al mercado con certificación “ecológica”. Por ello, el cuidado de la aceituna en el campo y el proceso de obtención mecánica del aceite en la almazara deben ser adecuados.

6-Bibliografía:

Guzman, G.I. y Pulido L.F ; Buenas prácticas en producción ecológica: Cultivo del olivar. Ministerio de medio ambiente y medio rural y marino.

Guzman, G.I., Alonso, A.M. y Sanchez, J; Manual de olivivultura ecológica. Universidad de Cordoba www.cifaed.es

Pajarón, M. El olivar ecológico. La fertilidad de la tierra 2007 Ediciones mapa, pp.153

Félix Mayoral García-Barroso

Francisco José López Abad

Hermes Cardona Quintana

3º Explotaciones agropecuarias


similar:

Bibliografía 1-Introducción icon6. bibliografíA. IntroduccióN

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía Introducción

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía 09 introduccion

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía Introducción

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía. IntroduccióN

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía 1-Introducción icon6. Bibliografía. IntroduccióN

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografía introduccióN

Bibliografía 1-Introducción iconBibliografíA. IntroduccióN




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com