Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos




descargar 50.07 Kb.
títuloCompetencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos
fecha de publicación03.08.2016
tamaño50.07 Kb.
tipoCompetencia
b.se-todo.com > Documentos > Competencia

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS

FACULTAD DE MEDICINA HUMANA Y CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA ACADEMICA PROFESIONAL DE PSICOLOGIA HUMANA

LECTURA Nº 3

ASIGNATURA: PSICOLOGÍA GENERAL

DOCENTE: Norma SIHUAY MARAVI

TEMA: La psicología como arte. Comprensión del hombre a través del arte. Terapias psicológicas y talleres artísticos.

COMPETENCIA: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos

PSICOLOGIA COMO ARTE

La Psicología del Arte es el ámbito psicológico que estudia los fenómenos de la creación y la apreciación artística desde una perspectiva psicológica. Han sido trascendentales para el desarrollo de esta disciplina contribuciones tales como las de Gustav Fechner, Sigmund Freud, la escuela de la Gestalt (dentro de la que destacan los trabajos de Rudolph Arnheim), Lev Vygotski y Howard Gardner.

Psicología del Arte, por una parte, se trata de dar explicación a las dificultades de la Psicología a la hora de abordar la producción y la comprensión del arte; y por otra, se pretende apuntar las direcciones que siguen las últimas investigaciones, que permiten construir actualmente una PSICOLOGÍA DEL ARTE.

Los objetivos que persigue vinculan esta rama de la Psicología con muchas otras que pertenecen al campo de dicha disciplina, y muy particularmente con aquellas que hacen referencia a los procesos básicos (como la percepción, la emoción y la memoria) y a las funciones superiores del pensamiento y el lenguaje. No obstante, estas relaciones no se ciñen al área de conocimiento que incumbe a la Psicología Básica, ya que la Psicología del arte también se relaciona en esencia con áreas como la Psicobiológica, la Psicopatología, los estudios de personalidad, la Psicología Evolutiva o la Psicología Social. En cuanto a las relaciones que la Psicología del arte mantiene con otras disciplinas, se han de destacar los aportes esenciales de la filosofía para la comprensión de los fenómenos estéticos, y también es de gran importancia, por ejemplo, el aporte de la Historia del Arte. La vinculación entre la Psicología del arte con las disciplinas mencionadas muestran la necesidad de un trabajo interdisciplinario.

La tarea que ocupa a esta disciplina es, por tanto, de una elevada complejidad. Por otra parte, la Psicología del arte es un campo nuevo en muchos países.

La psicología del arte trata de elaborar teorías acerca tanto de la actividad creativa como de la perceptiva, utilizando los conceptos y principios en uso de la psicología científica. En inglés, las referencias que podemos encontrar son abundantes; pero en español existe una menor cantidad de trabajos editados, tratándose en, la mayoría de los casos, de textos basados en el psicoanálisis.

Una de las principales cuestiones que la Psicología del Arte se plantea es el hecho de si el gusto individual es lo suficientemente inconcluso como para no permitir el desarrollo de la misma.

La verdad es que los gustos estéticos no son tan individuales como la mayoría creemos. Pongámonos en el caso de que nos encontremos ante un grupo grande de personas, las cuales a la hora de seleccionar determinadas obras, nos veremos ante la situación que existe una preferencia general por algunas de ellas. Pero esto no es lo único, sino que cuanto más similares sean en edad, grupo étnico y nivel socio-económico, más claramente se verá esta coincidencia de gustos estéticos. Esto nos demuestra, además, que la valoración artística está en gran medida relacionada con el medio histórico-cultural en el que vive cada individuo.

CONCEPTO DE ARTE La palabra arte proviene de un antiguo vocablo de origen pre-helénico (“artao”), que viene a significar “aquello que debe ser juntado, unido” o “algo que une”. De esta manera, en sus orígenes, el Arte sería todo aquello que tiende a unir partes separadas. Pero, ¿a qué tipo de partes nos referimos?. Principalmente, el arte une al creador con su obra, con él mismo y con todo aquel que accede a la misma. De este modo al arte podría comprenderse como un modo de comunicación que sigue unos patrones algo particulares, dependiendo del tipo de obra a la que nos refiramos. Por ejemplo: en la música, será el sonido; en la pintura, los materiales pictóricos; en la danza, el movimiento…, etc.
Pero en la obra de arte también está la historia, lo religioso, lo económico, lo político, el momento cultural, lo institucional,... Se podría decir que el arte es un testigo que da cuenta de las distintas épocas de la vida del hombre.

Bien es cierto que en algunos artistas no existe ese vínculo social, pero al hombre no le es posible escapar al entorno cultural en el que se desarrolla. Tenemos ejemplo de esto en la Historia del arte, en la que se estudia la trayectoria de muchos artistas que se sumergieron tanto en su propia interioridad, que el legado que transmitieron fue su misma intimidad, sus características singulares. Y creo que un grupo significativo de ello son los pintores surrealistas (como Salvador Dalí…), tan relacionados con los temas vinculados al Inconsciente. Este vínculo con la interioridad podemos encontrarlo también en la literatura, en la música, etc.

La fantasía a la que nos referimos en el arte tiene su parte inconsciente y su parte consciente, y éstos están básicamente ligados a la técnica en la que toda obra de arte se sostiene, ya que sin ésta no podría componerse la misma y adquirir su “status”. El arte tiene un cierto “status”, ya que perdura a lo largo del tiempo, y forma parte indisoluble de nuestra vida cotidiana.

El arte es una necesidad, y existen muchas formas del mismo, no el mero arte plástico que a todos nos viene a la cabeza cuando mencionan este concepto. Ejemplo de ello es el arte de la comunicación, de sostener la paz, de los valores éticos y morales. Y todo tipo de arte cae a menudo en oscuros abismos. Esto es así por que todos y cada uno de nosotros puede hacer de su vida un “algo” creativo, al servicio de nosotros mismos y de los demás. Por eso el arte estaría al servicio de la misma vida.

La relación entre el arte y los procesos de internalización humana constituyen uno de los instintos más remotos, y esa interdependencia profunda ha estado significando una gran fuente de saber, sobre todo en aquellas ciencias que, como la psicología, integran el vasto campo de las "humanidades".

La Psicología del arte es un campo en plena expansión, que ha aportado una gran variedad de conocimientos significativos, entre ellos la relación del arte con las psicopatologías, las diferentes personalidades, comportamientos diferenciales, etc.

El arte es un componente más (e indispensable) de las culturas, proponiéndose dentro de cada cual investigaciones que suelen relacionar el arte con los componentes sociales, analizando también diversos momentos históricos y problemas de la sociedad en la que se encuentre integrado, ya que en una sociedad el arte es tan necesario como los lazos sociales o los procesos de subjetivación.

ARTE-TERAPIA Multitud de psicoterapeutas han podido comprobar los efectos curativos del arte, a nivel individual y también grupal. Las personas que reciben este tipo de terapia valoran mucho las incursiones artísticas, y para el profesional, además de ampliar y enriquecer sus recursos, puede reorientar y darle otro sentido al trabajo realizado hasta el momento.

El arte libera la subjetividad de la persona, se puede utilizar para la resolución de conflictos, poniendo el énfasis en que se trata de una experiencia individual, pero con la posibilidad de crear lazos de comunicación con los iguales. La sensibilidad artística permite expresarse a la persona tal cual es, sin los efectos del orden social.

Arte-terapia es la nominación genérica de un área que incluye aquellas prácticas psicoterapéuticas que utilizan la expresión artística como mediación. Tiene como base una concepción de arte vigente a partir de la post-guerra y que niega por completo el clásico mito del artista como un genio que vive fuera de los límites de la normalidad en su tiempo. De hecho, esta área ha tenido un gran desarrollo en la segunda mitad del siglo pasado y variados ámbitos de los servicios sociales: educadores, asistentes sociales, psicólogos, etc., acuden a los trabajos y técnicas artísticas en la actualidad como elementos que enriquecen aquellos recursos orientados hacia el cambio de la conducta subjetivada y las conexiones sociales.
ANTECEDENTES: Este tipo de terapia funciona desde hace varias décadas, mediante programas de rehabilitación que utilizan técnicas como la escritura, la música, la pintura, etc. No obstante, la incorporación de estas técnicas a los hospitales ha sido tanto lenta como dificultosa.

En 1962 se realizó el Primer taller de terapia dinámico expresiva, una experiencia terapéutica con niños a través de la pintura, coordinada por Fazakas, Y. y Martínez, Y. en la Clínica Psiquiátrica de Niños y Adolescentes del Hospital Pereira Rossell.

En ese mismo hospital, en 1974, se constituyó un grupo de psicoterapia psicoanalítica de grupo de niños con técnicas expresivas, coordinado por Irrisarri, Y. y otro grupo paralelo de padres, coordinado por Fazakas, Y., que siguen en actividad. Sierra, M. y Casaravilla, G. coordinaron uno de dichos talleres entre 1987 y 1989. Este grupo de trabajo docente-asistencial prolonga lo que fue inicialmente la Policlínica Médico-Psicológica del Hospital Pedro Visca.

La AUPPE (Asociación de Psicología y Psicopatología de la Expresión) fue fundada en 1963, a partir de los trabajos promovidos por Carrasco, J.; Martínez, Y. y Fernández, M. desde el año 1956, referidos a la rehabilitación psíquica a través de la expresión. En 1990 se realizaron las “Primeras Jornadas sobre Creatividad”.

En 1991 se creó “E-tche-pare”, un grupo de teatro integrado por pacientes de la Colonia Etchepare, dirigido por Gold, A., y que sigue en funcionamiento bajo la coordinación de Cabezas, A.

La utilización sistemática de técnicas expresivas para la prevención y la promoción de salud ha sido poco frecuente. SaludArte (Fundación para la Promoción de Salud a través del Arte y el Humor), fundado y dirigido por Friedler, R. en 1999, está integrado por artistas y profesionales de la salud que emplean técnicas de mediación artística (técnicas teatrales, musicoterapia, artes plásticas, narración oral, títeres, psicodrama, etc.) como vehículo para movilizar el despliegue del humor y la imaginación.

En los espacios curriculares de la formación universitaria del Psicólogo, el arte ha estado presente de manera ocasional en algunas cátedras y en el Espacio de Psicoanálisis y Literatura creado por R. Lubartowski en el Área de Psicoanálisis desde donde se han realizado actividades dentro de Facultad de Psicología y en coordinación con la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

Cada vez son integradas en mayor medida las manifestaciones artísticas en muchos cursos mediante el cine, la literatura, fotografía y teatro.

El estudio de la relación entre Arte y Psicología se basa en los objetivos de estimular, investigar y experimentar los procesos creativos. Se están utilizando como un dispositivo pedagógico con el que nos sea posible generar recursos que nos ofrezcan el acceso a una gran diversidad de prácticas.

Lo que se busca es poder recuperar el placer estético que obtenemos mediante el descubrimiento, y comprender la subjetividad de una manera distinta.

Todas estas técnicas que relacionan la Psicología y el Arte implican una forma de ver, de percibir y oír, de escribir… que sólo resulta accesible a personas abiertas, sensiblemente hablando, a lo creativo y a la imaginación estética que surgen del sufrimiento psíquico y social. Se hace uso de la creatividad humana para afrontar y superar el dolor, pero también para extraer de él una nueva forma de crear.

No se persigue el encontrar nuevos modelos, sino que se trata de abrir senderos hacia lo complejo, sin dejar de lado el aspecto esencial de la experiencia vital.
Los psicólogos profesionalizados en el área de las artes plásticas, pueden utilizar la producción creativa como mediador en la relación terapéutica atendiendo cuestiones relacionadas con el psiquismo, la subjetividad, la cultura y la sociedad.

La actividad profesional del psicólogo arte terapeuta, dentro del campo de la salud mental, le ofrece la posibilidad de trabajar en ámbitos tan diversos como la atención psicosocial, y prestando ayuda en todas aquellas problemáticas relacionadas con el psiquismo, la subjetividad, la cultura y la sociedad. Está demostrado que la expresión artística optimiza los alcances psicoterapéuticos.

El arte, dada su similitud y la relación que inconscientemente solemos hacer con el juego, permite relacionar lo interno y lo externo, evocando y transformando lo traumático.

No se trata de la creación de una nueva cura psicológica, sino de una invitación a la reflexión acerca de una forma de trabajo en salud mental, que conjuga arte y salud mental, creatividad y psicología.

Las transiciones psicológicas no lo serían si no fuese en relación a los aspectos socio-histórico-culturales. El arte debemos considerarlo un poco como juego, y un poco como trabajo, o tal vez uno como la relación entre ambos.

Las inquietudes profesionales han llevado a abrirse a los que se dedican al estudio de esta disciplina hacia la investigación, y también en el campo de otras ciencias, para así comprender que el recurso del que se haga uso implica algo más que el psicoanálisis y de la psicología. El objetivo es lograr un creciente enriquecimiento para el manejo de la herramienta utilizada por el mediador terapéutico.

JUEGO Y ARTE: Al comparar el juego con el arte son muchos los elementos que intervienen para llegar a una conclusión concreta. Cuando hablamos de juego, podemos hacerlo refiriéndonos a alguno de los muchos tipos de juego existentes. Para diferenciar un tipo de juego de otro, podemos observar que unos parten de un estímulo exterior, pero éste carece de una propuesta estandarizada a la que haya que dar respuesta con una técnica y método determinados, como sí lo es para los estímulos propuestos por los juegos de reglas.

Pero ¿qué es lo que asemeja al juego y al arte? ¿qué es lo que hace posible jugar y crear?. Al artista también le gusta apoyar lo que imagina, en objetos y circunstancias de la vida real, visibles y tangibles.

Jugar es común a todos los seres humanos, pero no el ser artistas. La creatividad artística está potencialmente latente en todo ser humano, pero el hecho de que se despliegue o no es distinto. Este despliegue se deberá cuestiones muy diversas, como son la inquietud personal o condicionamiento cultural, por ejemplo. La actividad artística será elegida por cada persona, conforme a una causalidad determinada. Los elementos para expresarnos que las distintas artes ofrecen, comparten entre ellos el hecho de que todos son vías regias para la expresión.

Por tanto, la actividad que se lleva a cabo dentro del consultorio-taller, contempla el uso de los diversos elementos artísticos como medios de expresión creativa, para cuyo resultado es más relevante )su valor estético que lo verbalizado a nivel afectivo y emocional.

La Psicología del arte puede utilizarse dentro de un amplio espectro terapéutico, además de interdisciplinariamente como herramienta educativa, laboral y sanitaria. Se ha demostrado que el arte permite el desarrollo de lo psíquico, así como de lo social, de la diversidad cultural, etc.

Si juego y arte están relacionados, la renuncia al placer que alguien pueda extraer del juego será meramente aparente. Por lo que se refiere a lo subjetivo mental y a lo objetivo formal, la utilización del elemento lúdico-creativo ligado a la relación psicoterapéutica, todo ello tratado desde la idea de un espacio intermedio potencial, en el que se encuentra ubicada la experiencia cultural, debe plantear arte y juego como elementos que encajan tanto aspectos subjetivo mentales como objetivo formales.
Y como el jugar es arte, aquí se mezclan dos objetivos fundamentales desde el campo de vista psicológico; primero el aspecto cognitivo del sentido del arte, es decir, las bases socio-ulteriores del ente formal, que se conoce como ser humano; y luego el amplio espectro exterior del horizonte tardío ya que "una persona poco creativa, puede ser, en términos absolutos, más creativo que un gato creativo" (Sigwer 1978).

REFLEXIONES SOBRE LA CREACIÓN LA LOCURA Y LA CURACIÓN

El Dr. Sigmund Freud contrapone la neurosis a la perversión como si una fuera el negativo de la otra. También afirma que todos somos neuróticos. Entonces perversos y locos en su teoría son seres excepcionales. También lo es en sus conceptualizaciones la mujer de quién el dice no entender que es lo que quiere. Yo considero que la verdadera oposición en términos de negativo e imagen visible se da entre perversión y psicosis. Lo que ha ocurrido a mi entender es que el Dr. Freud como lo hacen muchos creadores ocultó el origen de sus hallazgos. El mundo de la creación no es otro que el de la locura temporal.

Locura en la cual se puede entrar y salir cuando el sujeto tiene claro su norte. Sobre esto se ha expedido el Surrealismo que divide el mundo en real, irreal y surreal. La diferencia entre irreal y surreal reside en que en este último orden de cosas existen relaciones no visibles a simple vista o difíciles de demostrar para las ciencias positivistas pero para nada inexistentes.

Podrían citarse como ejemplos muchos fenómenos paranormales estudiados por la Parapsicología y que la Psiquiatría descarta considerándolos Patología.

La diferencia entre un loco y un creador reside en que este último logra hacer valer su visión surreal de las cosas.

El creador al hablarnos de una nueva realidad construye su autoridad. El creador nos deslumbra con su arte

El Dr Sigmund Freud para mantener su autoridad expulsó del Movimiento Psicoanalítico a quienes les estaban mostrando lo que él no estaba dispuesto a admitir como parte de su teoría.

El Dr. Adler planteó las dificultades de simbolización de lo biológico al desarrollar la hipótesis de la elección de órgano y el Dr. Jung el problema de los simbolismos culturales al hablar del inconsciente colectivo.

Biológico y cultural son los limites que Freud reconoció y puso para dar validez a su teoría. Límites que es imprescindible traspasar para comprender el funcionamiento de la creatividad y la locura.

Límites que tenemos la obligación moral de traspasar para hacer posible la curación de la locura y la trascendencia de la creatividad

Límites que cuando nos negamos a incluir en la comprensión de muchos hechos patológicos estamos negando también de un modo perverso la posibilidad de su curación. Límites que pone autoritariamente quien es considerado agente de salud para ocultar su propia enfermedad.

Límites que sin ningún derecho se oponen al avance de la ciencia. En arte los secretos solo se transmiten de maestro a discípulo.

Es llamativo en este punto reflexionar sobre el hecho que grandes artistas como por ej. Pablo Picasso y Salvador Dalí no tuvieron discípulos. En las ciencias del arte de curar la verdad se oculta se escinde y de esa manera se produce iatrogenia y se limitan los grados de libertad tanto del profesional como del paciente imprescindibles en el proceso de curación.

Freud en su conferencia Nº 28 de Introducción al Psicoanálisis del año 1895 avizoró el problema:

“Siempre frente a un hombre o una mujer enfermos son los familiares los que por motivos económicos se oponen a la curación...

Estas son resistencias poderosas frente a las que no tenemos las defensas necesarias por el momento... Lo mejor para el paciente es continuar en contacto con sus cosas...

Pero siempre son los familiares quienes terminan decidiendo su internación...”

Considero que si esto se repite hasta el día de hoy es porque la mayoría de los psiquiatras renuncian al rol obligado de guardián y abogado defensor del paciente.

A la hora de decidir el psiquiatra interviniente cree más en la verdad de la familia que en la del paciente.

Los psiquiatras dividen el mundo en real e irreal. Llegado el momento de decidir optan por aliarse al perverso y mentiroso mundo real y parcial de los familiares.

La sur realidad es una verdad más total y abarcativas. La sur realidad existe y es de lo que está hablando el paciente designado que tiene todos sus sistemas sensoriales funcionando como radares.

Esta realidad necesita ser negada y renegada por la familia porque es peligrosa para su homeostasis e intereses.

Con el auxilio de un profesional es rotulada de irreal y por lo tanto delirante.

Es de ella de la surrealidad de lo que nos hablan los “psicóticos” en sus delirios.

Es de ella que nos hablan los creadores en sus obras. Paul Neri pintor surrealista brasilero en uno de sus cuadros vuelca sus sensaciones interoceptivas sobre la enfermedad orgánica que estaba cursando.

También lo hizo Frida Kahlo sin ser surrealista. Y también Edward Munch en “El Grito”

Esto mismo en una persona sin talento o valores artísticos es rotulado de etapa hipocondríaca de una esquizofrenia. También se afirma que esa persona tiene alucinaciones cenestésicas

Dalí comienza su diario diciendo “Todos dicen que yo estoy loco menos yo que digo que no lo estoy...”

El Dr. Paul Wazlawick se pregunta en el titulo de uno de sus libros “¿…Es real la realidad?…”

Luego afirma “...si se juntan cinco personas y rotulan de psicótico a un sexto al que segregan de la red de intercomunicación, este se empieza a comportar como tal...” en una clara conclusión de psicología experimental.

Esto es lo que se conoce como construcción social de la enfermedad.

Entre nosotros fue el entrañable Dr. David Liberman quien afirmó “...en todo delirio hay una parte de verdad...”

Coincide asombrosamente con Wazlawick cuando dice “... el aislamiento de la comunicación que hace la familia del paciente es lo que encontramos en la raíz del delirio…”

Ya el Dr. Enrique Pichón Rivière entre nosotros en los años 50 casi simultáneamente con el surgimiento de los primeros trabajos sobre terapia familiar en la costa Este de los EE.UU. afirmaba “...el paciente es el portavoz de un grupo familiar enfermo...”

Enunciado indiscutible no solo desde el punto de vista genético sino también dinámico.

En este punto yo me pregunto: ¿las ciencias del arte de curar no han incorporado todavía que existen diferencias fundamentales entre genotipo y fenotipo?

¿Por qué será que los psiquiatras necesitan todavía reforzar el determinismo fatalista de la teoría de la transmisión genética de la enfermedad hasta la tercera generación?

¿Tan poca confianza tienen ellos en la capacidad de su propio accionar sobre la dinámica de las relaciones familiares?

¿Tan poca confianza depositan en la capacidad de sus pacientes de transformar su genotipo en fenotipo?

¿O los psiquiatras como tantos otros médicos son obsecuentes accionistas de los intereses de la industria farmacéutica?

El Dr. José Bleger en sus investigaciones sobre Simbiosis y Ambigüedad afirmó que el cuerpo funciona como “buffer” (caja de resonancia) y equiparó este comportamiento al de los aspectos psicóticos de la personalidad.

En su articulo “Psicoanálisis del encuadre psicoanalítico” afirmó que son estos aspectos psicóticos los que están depositados en el encuadre del tratamiento y que solo cuando se rompe el encuadre ellos emergen.

A más de 40 años de sus desarrollos me pregunto:

¿Qué es lo que emerge?

¿Los aspectos psicóticos o la necesidad de un individuo en tratamiento de hacer valer una verdad que no tiene cabida dentro de ese encuadre?

Observación digna de múltiples reflexiones que dan lugar a un nuevo capítulo sobre los límites que imponen las instituciones psicoanalíticas no solo a la curación de las psicosis sino al avance de la ciencia psicológica al desarrollo del talento creador y a la salud de sus miembros

Por otro lado el Dr Bleger nos decía también en las conversaciones que mantenía con los que fuimos sus ayudantes que cáncer o infarto no lo hacen los que “quieren” sino los que “pueden”.

Esta era una franca alusión al potencial creativo de quienes se “enferman”.

¿Quién sino él conoció el dramatismo del dolor el sufrimiento y la marginación que ocasionan la enfermedad no adecuadamente comprendida y tratada?

Considero estar en condiciones de afirmar en contraposición al Dr. Sigmund Freud y continuando los desarrollos de los Dres. Pichón Rivière, Liberman, Bleger y Wazlawick que el negativo de la psicosis es la perversión del grupo familiar.

Esta perversión triunfa porque un psiquiatra la avala.

También coincido con lo desarrollado en Una Ola de Sueños por Louis Aragón, verdadero padre del Surrealismo; quien afirma que el mundo y las cosas se dividen en tres categorías real, irreal y surreal.

De la surrealidad es de lo que hablan el creador en su obra de arte y el psicótico en su delirio.

Lo surreal no es otra cosa que las relaciones ocultas para el ojo neófito entre los hechos entre si y entre las cosas en su existir.

Lo surreal es lo que científicos de la talla de Kant y Einstein han denominado como lo misterioso, lo bello y lo sublime

Lo que marca la diferencia entre un creador y quien no lo es, nos lo reveló Dalí en su diario.

A mi juicio lo que nos dijo Dalí es que un creador no se somete a la valoración externa.

Pero al mismo tiempo es él, el creador, quién más conoce a los otros y por eso puede sorprenderlos. El creador afirma su verdad como absoluta para si

Y es ese ejercicio de la libertad y de su capacidad de tolerancia, goce y simbolización aún frente a lo siniestro que encuentra en esa surrealidad que explora, lo que deslumbra y despierta admiración y fascinación en el espectador.

Es por ese ejercicio que se hace de la libertad, que yo considero que el grado mas elevado de ética se encuentra en el arte y no en las ciencias tal como están planteadas en el presente.

Un psiquiatra para poder ayudar a curar un “delirio” debe animarse a acompañar a su paciente por ese recorrido surreal que esta haciendo sin el prejuicio de verlo como una construcción irreal.

De no existir perversión y falta de ética no existiría psicosis ¿y porque no pensar que también muchas otras enfermedades que afectan gravemente al cuerpo biológico?

La psicosis no es otra cosa que lo que crea el doble discurso del poder en su denodado esfuerzo de control del otro.

Control de un otro al que es necesario mantener inmovilizado para continuar no solo ejerciendo el poder sino también consumar fines opuestos a la voluntad autónoma y los derechos inherentes de quien así se convierte en paciente designado.

La ceguera sobre estos aspectos vinculares de la psicosis y la falta de objetividad para operar sobre los mismos son un resabio atávico de la vieja psiquiatría manicomial que demonizaba al paciente y santificaba a la familia como víctima de este.

Este mismo esquema binario y anacrónico es el que se utiliza paradójicamente para justificar las guerras.

La oposición de las fuerzas del bien contra las fuerzas del mal.

Esta oposición está presente en todo proceso psicoanalítico (instinto de vida versus instinto de muerte, transferencia versus resistencia), y se la considera el motor necesario al mismo, con lo cual se la convierte en el germen de la limitación de las posibilidades de curación.

Esta binarización anacrónica del hombre y del pretendido proceso de curación es lo que condena al mismo a la enfermedad crónica.

La psiquiatría, como también lo hacen todas las especialidades médicas, toma un discurso que ocurre en un contexto lo descontextualiza y así al perder éste niveles de significación se convierte en delirio.

No es lo mismo lo que vive una persona, que lo que ésta o sus familiares le pueden contar al psiquiatra en su consultorio.

Este proceder de muchos psiquiatras es lo que la Teoría Sistémica designa como rotulación de una conducta.

Un proceso para ser curativo debe ser creativo y por lo tanto debe poder entrar en una dimensión surreal, salir de lo binario.

Cuando la medicina la psicología y la psicopatología revise toda su nosografía a partir de la importancia que tiene el hecho actual desencadenante, pero preservando una mirada social del fenómeno en la génesis de las patologías; estas van no solo a revertir sino a curar.

La curación consiste en eliminar las múltiples causas de la enfermedad y no solo en combatir los síntomas mirados con una óptica intrapsíquica o endógena.

La curación va a ocurrir entonces porque se va a estar operando eficientemente sobre la totalidad de los factores que generan las enfermedades.

Nunca debemos olvidar que todas las enfermedades denuncian una injusticia.

De no existir ésta última tampoco existiría la primera.

Ramón Carrillo decía respecto de las enfermedades infectocontagiosas “...los virus y las bacterias son pobres factores al lado del hambre y la miseria...”

Yo continúo su línea de pensamiento y me permito afirmar: las enfermedades psiquiátricas son un pedido desesperado de justicia social.

Las causas genéticas y biológicas son pobres causas al lado de la injusticia social hacia el paciente en cuestión por parte de quienes están más próximos a él.

Más aún, de quienes asumieron la responsabilidad de asistir no solo al paciente sino también a sus familiares.

Quien no tenga esto claro no tiene los grados de libertad necesarios para poder operar en un proceso de curación.

Y pensemos

Si las psicosis se pueden curar los psiquiatras pierden poder y las instituciones psiquiátricas y la industria farmacéutica se debilitan

similar:

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconLa sociedad del cansancio "El hombre se ha convertido en el explotador...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconDiseñO. ¿Por qué? Cuestionarse sobre la
«hecho por mano o arte del hombre» 2, su incompleta naturaleza. Así, el hombre ha de crear para ser

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconDentro de las corrientes teóricas del campo de la psicología el humanismo...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconTendrá como fin principal realizar investigaciones en las terapias de la esclerosis múltiple

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconResumen: Entendemos el campo del arte contemporáneo como un laboratorio...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconLa antropología, consiste en el estudio del hombre, pero no como...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconU1 la psicologia como ciencia las distintas concepciones de la psicologia como ciencia

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconTraducción de Ana Sánchez
«Las ciencias naturales englobarán ( ) la ciencia del hombre, al igual que la ciencia del hombre englobará las ciencias de la naturaleza»...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconSon varias las disciplinas que han abordado el estudio del comportamiento...

Competencia: Describe la psicología como arte, la comprensión del hombre, las terapias y talleres psicológicos iconLa tragedia ateniense como género literario
«comportamiento apropia­do a la naturaleza de la persona») como de la naturaleza (. phvsi s, «cua­lidad innata e indestructible del...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com