Bibliografía




descargar 136.68 Kb.
títuloBibliografía
página3/4
fecha de publicación05.08.2016
tamaño136.68 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4

Consecuencias de la desigual distribución de la población


Numerosos estudios sobre la concentración de la población vienen a señalar que esta concentración está aumentando en casi todo el mundo. Es cierto que lo que se conoce como el casco central, zona central o núcleo original de muchas ciudades se encuentra disminuyendo de población en la actualidad, pero ello se hace siempre a cambio del crecimiento en el área de influencia de dichas ciudades, lo que muchas veces se conoce como su área metropolitana. Entre las principales consecuencias de la desigual distribución de la población se pueden citar las siguientes:

  • Desequilibrio en la inversión, lo cual viene a acelerar, a su vez, la concentración, dando lugar a un círculo vicioso: una mayor población requiere de mayores inversiones y éstas, a su vez, logran atraer a nuevos inmigrantes.

  • Mayor crecimiento, en términos absolutos, de las áreas que ya están densamente pobladas, lo cual acarrea problemas respecto a la dotación de los servicios requeridos, que son mucho mayores en las áreas que ya están más pobladas. Por ejemplo, construir una escuela en una ciudad muy poblada representaría una inversión mucho mayor que en el medio rural, por el elevado costo de los terrenos urbanos, entre muchos otros factores.

  • El hacinamiento, con sus consecuencias: promiscuidad, delincuencia, marginalidad, crecimiento de los barrios de viviendas informales, etc.

  • Aumento considerable de la contaminación por unidad de superficie en las áreas donde se concentra la población en forma creciente8

  • Alteración de la relación población - recursos. Esta alteración se produce por una creciente desigualdad social entre los que más y los que menos tienen, entre la ciudad y el campo, entre los barrios marginales y las urbanizaciones. Sin embargo, todos los problemas de tipo urbano tendrían solución con el tiempo, si se desarrollaran políticas urbanas, rurales, culturales y económicas coherentes y apropiadas.



  • Composición de la Población

La composición de la población según ciertas características demográficas tiene una importancia fundamental en el campo de la Geografía de la población ya que la información en este sentido resulta crucial para la planificación y organización política y administrativa de cualquier país. Entre estas características se pueden señalar las siguientes:

  • Composición de la población según edad y sexo. Esta composición se representa por un gráfico de barras horizontales que representan, en el eje de las abscisas, datos absolutos o porcentajes de la población total, de hombres (a la izquierda) y de mujeres (a la derecha). El eje de las ordenadas representan los distintos grupos de edades, generalmente, de 5 en 5 años (0 a 4; 5 a 9, 10 a 14, etc). Este gráfico, en una situación normal, tiene forma de pirámide, por lo que recibe el nombre de pirámide de población, y tiene la base más ancha (hay más niños) y con barras cada vez más angostas a medida que se asciende hacia la cúspide (edades más avanzadas). En la base siempre hay más niños que niñas por el hecho de que en la especie humana nacen más varones (aproximadamente, 102 ó 103 niños por cada 100 niñas). Pero esta situación se invierte a partir de los 60 a 65 años, en que hay muchas más mujeres que hombres por la mayor esperanza de vida de la población femenina.

  • Composición socio profesional de la población activa

  • Composición educativa



FLUCTUACIONES DE LAS POBLACIONES EN CONDICIONES NORMALES

Del latín fluctuatĭo, la fluctuación es el acto y las consecuencias de fluctuar. Es la variación de un parámetro con respecto a algo. Así, la idea de fluctuación implica necesariamente que una realidad va cambiando en algún sentido. Además del concepto de cambio, el factor tiempo también juega un papel, ya que las modificaciones que se producen se encuentran dentro de un periodo temporal. Si se estudia la temperatura en un lugar a lo largo de un periodo, es igualmente fluctuante.

Una población es el conjunto de individuos de una misma especie que viven en un área determinada y que pueden cruzarse entre sí. El estudio de las poblaciones surge con la necesidad de estudiar las relaciones y funciones que llevan a cabo en el ecosistema, así como también todos los factores negativos y positivos que pueden afectarla. Ya que se sabe, que las poblaciones son parte clave de un ecosistema y afectan directamente o indirectamente a este mismo.


El concepto de fluctuación de población es aplicable a valores concretos (posición, temperatura, cantidad de dinero y todo aquello que se pueda medir y se presente de manera cambiante).

En el ámbito económico se habla de la fluctuación de las divisas, puesto que el valor de una moneda con respecto a otra va oscilando periódicamente. También se utiliza en un sentido contable, concretamente para expresar la diferencia entre lo que teóricamente está contabilizado y las existencias reales (por ejemplo, en unas mercancías concretas).


En cualquier circunstancia la fluctuación puede ser regular y estable (pensemos en un estudio estadístico que determina que algo se mueve entre unos valores concretos) o de tipo irregular, donde las variaciones no presentan ningún patrón y hay oscilaciones con una evidente inestabilidad.


El concepto de fluctuación tiene múltiples aplicaciones, tanto prácticas como teóricas. Desde un punto de vista sociológico, se hacen estudios sobre el comportamiento electoral de los partidos políticos, para lo cual es preciso analizar la evolución y la transformación de un aspecto (por ejemplo, el número de votos). Si se estudia una población, es imprescindible analizar qué fluctuaciones hay en relación a aspectos diversos (nacimientos, defunciones, distribución por edades, etc).

Los datos que se observan en cualquier fluctuación tienen una finalidad muy clara: facilitar información. Este elemento es necesario para poder realizar una correcta predicción, es decir, para proyectar aquello que previsiblemente va a ocurrir en función de lo que ha ocurrido en el pasado.


En algunas circunstancias, la fluctuación de algo no siempre proporciona una información incuestionable. Es lo que sucede con el cambio de temperatura en nuestro planeta. Para algunos, este tipo de fluctuación obedece a un cambio climático en el cual el ser humano tiene una responsabilidad, mientras que para otros la oscilación de la temperatura es totalmente natural.

PRINCIPALES CARACTERISTICAS

  • TENDENCIAS SECULARES: Son movimientos que se caracterizan por durar en un prolongado periodo de tiempo con respecto al ciclo económico, los cuales son continuos pertenecientes a cualquier actividad. Se pueden dar debido al incremento de la población, eficiencia económica o por un crecimiento gradual de la riqueza.

  • FLUCTUACIONES ESTACIONALES: Son aquellas que se presentan en un año durante el periodo estacional (referimos a, primavera, verano, otoño e invierno), estas tenderán a afectar un grado importante en la actividad económica producida, esto es que, estas fluctuaciones son impredecibles y de aspectos convencionales de acuerdo a las variaciones que se encuentren en el periodo de cada estación, como por ejemplo en periodo de Verano (vacaciones), donde se da mayor afluencia a las zonas turísticas, dando efecto a que las ventas sean bajas en lugares donde es frecuente observar una gran movilización tanto de capital como de agentes económicos.

  • FLUCTUACIONES CICLICAS: Estas, se caracterizan por tener fases cíclicas repetitivas en su contracción y expansión. Aunque estas oscilaciones se diferencian de movimientos continuos, estos se repiten en un tiempo fijo. Estas se conocen propiamente como ciclos económicos.

  • FLUCTUACIONES ESPORADICAS: Son fluctuaciones que se caracterizan por ser regulares debido a diferentes perturbaciones externas a la actividad económica. Es en este sentido, simplificada mente que se consideran fluctuaciones accidentales como huracanes, guerras, elección.


FUENTE DE VARIABILIDAD Y FACTORES CAUSANTES DEL CAMBIO EN LAS POBLACIONES






CAUSAS DE LA FLUCTUACIÓN EN LAS POBLACIONES

Fluctuación es la variación de un parámetro con respecto a algo. Así, la idea de fluctuación implica necesariamente que una realidad va cambiando en algún sentido. Además del concepto de cambio, el factor tiempo también juega un papel, ya que las modificaciones que se producen se encuentran dentro de un periodo temporal. Veámoslo con dos ejemplos concretos. La posición de un equipo de fútbol en la tabla de clasificación durante un campeonato es variable y, en consecuencia, hay una fluctuación a lo largo del mismo. Si se estudia la temperatura en un lugar a lo largo de un periodo, es igualmente fluctuante.

El concepto de fluctuación es aplicable a valores concretos (posición, temperatura, cantidad de dinero y todo aquello que se pueda medir y se presente de manera cambiante).

Los datos que se observan en cualquier fluctuación tienen una finalidad muy clara: facilitar información. Este elemento es necesario para poder realizar una correcta predicción, es decir, para proyectar aquello que previsiblemente va a

ocurrir en función de lo que ha ocurrido en el pasado.
En algunas circunstancias, la fluctuación de algo no siempre proporciona una información incuestionable. Es lo que sucede con el cambio de temperatura en nuestro planeta. Para algunos, este tipo de fluctuación obedece a un cambio climático en el cual el ser humano tiene una responsabilidad, mientras que para otros la oscilación de la temperatura es Totalmente natural.

Cambios en la densidad de población, que describen oscilaciones cíclicas en el número de individuos, dependiendo de variaciones estacionales de clima, disponibilidad de nutrientes, ciclos circúndales, que son resultado de controles intrínsecos del tamaño poblacional; estas fluctuaciones denotan una condición de equilibrio dinámico a la población.


Regulación del tamaño de la población

Aunque a menudo es difícil comprender por qué ocurren fluctuaciones en el tamaño de las poblaciones, este conocimiento puede ser de gran importancia, porque las fluctuaciones de las poblaciones de una especie pueden tener efectos profundos, para bien o para mal, sobre las poblaciones de otras especies, incluyendo a la especie humana.

Entre las influencias que afectan el tamaño y la densidad de una población hay factores limitantes específicos, que difieren en poblaciones diferentes. De importancia crítica es la gama de tolerancia que muestran los organismos hacia factores tales como la luz, la temperatura, el agua disponible, la salinidad, el espacio para vivir y la escasez (o exceso) de los nutrientes necesarios. Si cualquier requerimiento esencial es escaso, o cualquier característica del ambiente es demasiado extrema, no es posible que la población crezca, aunque todas las otras necesidades estén satisfechas.

Cada especie tiene una curva característica de variación del tamaño poblacional para cada factor limitante de su ambiente. En las zonas de intolerancia los individuos no pueden sobrevivir. En las zonas de estrés fisiológico, algunos

individuos son capaces de sobrevivir, pero la población no puede crecer. En la franja óptima, la población puede prosperar.

Los ecólogos dividen frecuentemente a los factores que influyen en el crecimiento de una población en factores dependientes e independientes de la densidad. Los factores que provocan cambios en la tasa de natalidad o en la tasa de mortalidad a medida que cambia la densidad de población, se llaman denso dependientes.

Hay poblaciones que operan de manera dependiente de la densidad. A medida que la población aumenta, puede agotar sus reservas de alimento, lo que lleva a un incremento de la competencia entre los miembros de la población. Esto finalmente conduce a una tasa de mortalidad más alta o a una tasa de natalidad más baja. Los predadores pueden ser atraídos hacia áreas en las cuales la densidad de las presas sea elevada, capturando así una mayor proporción de la población. Del mismo modo, las enfermedades pueden difundirse más fácilmente cuando la densidad de la población es alta.

Las perturbaciones ambientales actúan frecuentemente como factores independientes de la densidad.

Algunas poblaciones experimentan ciclos regulares de aumento y declinación, fenómenos que todavía hoy son poco comprendidos.

 Crecimiento logístico

Es uno de los patrones de crecimiento más simples que se observan en las poblaciones naturales y se representa con una curva en forma de S, o sigmoide. Como ocurre con el crecimiento exponencial, hay una fase de establecimiento inicial en la que el crecimiento de la población es relativamente lento, seguida de una fase de aceleración rápida. Luego, a medida que la población se aproxima a la capacidad de carga del ambiente, la tasa de crecimiento se hace más lenta y finalmente se estabiliza, aunque puede haber fluctuaciones alrededor de la capacidad de carga. Otros patrones de crecimiento observados en las poblaciones naturales son considerablemente más complejos.

Los individuos de una misma población tienen requerimientos similares. Esto da lugar a la competencia  intraespecífica, la cual puede verse afectada por el patrón de disposición espacial.

 En muchos casos, los organismos se mueven desde su lugar de nacimiento hacia otros territorios, con lo que cambia su distribución geográfica y su disposición espacial. La dispersión puede ser activa (búsqueda de alimento o refugio) o pasiva (arrastre por el viento o el agua). La migración es el movimiento de un gran número de individuos de una misma especie de un lugar a otro. Este proceso puede ser el resultado de cambios ambientales, búsqueda de sitios con mejores condiciones o necesidad de disminuir la competencia intraespecífica.

 Interacciones entre poblaciones

 Las interacciones entre diferentes poblaciones son en extremo variadas y complejas. Una clasificación general las agrupa en competencia, depredación, parasitismo, comensalismo y mutualismo. En la competencia, ambas poblaciones se perjudican; en la depredación y el parasitismo, una se perjudica y la otra se beneficia. El mutualismo consiste en el beneficio recíproco. En el comensalismo, una población se beneficia y la otra no se beneficia ni se perjudica.

La competencia surge cuando distintos organismos utilizan un mismo recurso que se encuentra en cantidad limitada. Puede ocurrir entre individuos de una misma especie (competencia intraespecífica) o entre individuos de especies distintas (competencia interespecífica). Se puede expresar como una lucha abierta (competencia por interferencia) o puede ocurrir en ausencia de una interacción directa (competencia por explotación). La competencia puede reducir el éxito reproductivo de los individuos que interactúan. En ambos tipos de competencia, uno de los competidores obtiene más recursos que el otro, pero a largo plazo el perjuicio es para ambos. La población competitivamente más débil puede llegar a extinguirse.

 Oscilaciones en la densidad de las poblaciones

El número de pieles de linces y de “conejos” de la nieve recibidos anualmente por la Compañía de la Bahía de Hudson, en un período de casi 100 años, indican un patrón de oscilaciones de 10 años en la densidad de las poblaciones. El lince alcanza un pico de población cada 9 o 10 años y estos picos son seguidos en cada caso por varios años de marcada disminución. Los “conejos” de la nieve siguen un ciclo similar, con un pico de abundancia que generalmente precede al del lince en un año o más.

 Las interacciones entre los depredadores y sus presas son muy diversas. Incluyen la ingestión total o parcial de plantas por animales y de animales por animales, la digestión de pequeños animales por plantas carnívoras o por hongos y la disminución del crecimiento, la fecundidad o la supervivencia de la presa por parásitos y patógenos. En el caso de poblaciones de depredadores y presas, no siempre una mayor depredación será beneficiosa para la población de depredadores ni más perjudicial para la población de presas. El depredador y la presa coevolucionan.

 Para muchas poblaciones, la depredación es la principal causa de muerte, pero no siempre reduce el tamaño poblacional por debajo de la capacidad de carga del ambiente. Puede ser más intensa en ciertos grupos etarios o en ciertas etapas de la vida. En tales casos puede alterar la estructura poblacional y promover ajustes en las estrategias reproductivas. En algunos casos afecta diferencialmente a organismos físicamente disminuidos.

 La superpoblación o sobrepoblación 

Es un fenómeno que se produce cuando una elevada densidad de población provoca un empeoramiento del entorno, una disminución en la calidad de vida o situaciones de hambre y conflictos. Generalmente este término se refiere a la relación entre la población humana y el medio ambiente.| También puede aplicarse a cualquier otra especie que alcance niveles críticos en su número de individuos.

La superpoblación proviene de la superación por una especie animal de los límites de sostenibilidad del biotopo que habita. Esto es, una especie demanda más alimento, produce más residuos y exige más espacio del que el biotopo puede darle o aceptar sin sacrificar el futuro de otras especies que habitan en él. La superpoblación no es tanto una cuestión de espacio, como de limitación de recursos, y sobre todo, como consecuencia directa, de extinción de las especies que cohabitan la región superpoblada con la especie humana. Se estima que cerca de un 99,9% de todas las especies que han surgido en el planeta se han extinguido por una u otra causa, además de que sin estas extinciones la especie humana nunca hubiera llegado a ocupar todos los ecosistemas terrestres del planeta.

La superpoblación puede resultar de un incremento de nacimientos, una disminución de la mortalidad debido a los avances médicos, un aumento de la inmigración o por un bioma insostenible y agotamiento de recursos. Es posible que en áreas de escasa densidad de población se dé superpoblación porque el área en cuestión no pueda sostener tanta población.

El concepto de superpoblación se basa en el principio de que todo territorio tiene una determinada capacidad de carga, la que viene determinada por la cantidad de recursos disponibles, y por la tasa de renovación de éstos. La población de cualquier especie alcanzará su nivel óptimo cuando ésta sea igual a la capacidad de carga. Si la población aumenta por sobre la capacidad de carga, habrá sobrepoblación, y por consiguiente los recursos (especialmente los alimentos) no alcanzarán para todos los habitantes de la población, produciéndose la muerte por inanición de éstos.

El estado natural de las poblaciones es el equilibrio, esto es, tantos individuos llegan a reproducirse en una generación como individuos lo hicieron en la generación anterior y siendo estos los necesarios para el mantenimiento estable de la población. Sin embargo, el equilibrio se altera por cambios en el medio (por cambios ambientales o por la desaparición/disminución de individuos de otras especies y la posterior invasión de sus antiguos nichos ecológicos por otras especies que hasta entonces lo ocupaban), originando incrementos (o descensos) de los individuos que generan descendencia. Todo crecimiento cesa necesariamente, llegando a un nuevo estado de equilibrio. Todas las especies se reproducen mucho más de lo que es necesario para el mantenimiento de su población, desde peces que ponen millones de huevos hasta el elefante, que viviendo unos 80 años tiene una media de 6 individuos por pareja reproductora, sin embargo las enfermedades o los depredadores se encargan de que el número de individuos reproductores que en ambos casos dejan descendencia es de aproximadamente dos (cada especie usa una reproductiva produciendo muchos descendientes que deja a su suerte o pocos pero empleando su tiempo y recursos en su cuidado). En la especie humana el crecimiento hacia la superpoblación se debe a la mejora de las condiciones de vida con una disminución importante de la mortalidad infantil que ha originado la reproducción de individuos, que bajo otras condiciones no se habrían dado. En la mayoría de países del mundo, se ha venido viendo una disminución drástica de la tasa de natalidad tras los años del baby boom o explosión de natalidad y de la segunda Guerra Mundial; con lo que la natalidad que se ha nivelado con la mortalidad —lo que se conoce como tasa de reemplazo— para llegar de nuevo en muchas regiones al equilibrio. Sin embargo, otras regiones, fundamentalmente del África subsahariana, en las que el descenso de la mortalidad es reciente, aún están en fase de crecimiento acusado de la población , y se espera que progrese su dinámica poblacional hacia la de otros países más desarrollados con una natalidad similar a la tasa de reemplazo.
1   2   3   4

similar:

Bibliografía icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía 2

Bibliografía iconBibliografía

Bibliografía iconBibliografía. 72

Bibliografía iconBibliografía XL




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com