A teoría De Aprendizaje Social De Kelly




descargar 71.67 Kb.
títuloA teoría De Aprendizaje Social De Kelly
página1/3
fecha de publicación19.10.2016
tamaño71.67 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3
MODULO 6 Teorías de la Personalidad I

A) Teoría De Aprendizaje Social De Kelly

Compilador: Lic. Hugo Andrés Romero Calderón

Psicólogo UMSA-UBA

  1. Biografía de George Kelly

George A. Kelly nació en 1905 en una granja de Perth, Kansas, hijo único en una familia encabezada por un ministro presbiteriano. En la universidad, Kelly estudió primero ingeniería, pero luego cambió a la educación, obteniendo su grado en la universidad de Edimburgo, Escocia, en 1930. En la escuela de graduados dirigió su atención a “aprender algo acerca de la sociología y las relaciones laborales” (Kelly, 1963a, p. 47). Mientras era estudiante graduado enseñó en muchas áreas ajenas a la psicología, incluido oratoria, hablar en público, teatro y gobierno. Leer a Freud por primera vez le produjo “el sentimiento creciente de incredulidad de que alguien pudiera escribir semejante disparate, mucho menos publicarlo. No era el pansexualismo lo que hacía que Freud resultara objetable para algunos lectores nuevos, lo que me molestaba eran los significados elásticos y la sintaxis arbitraria” (p. 47).

Kelly informó que sólo dedicó nueve meses a estudiar psicología antes de terminar su doctorado en la universidad de Iowa. Esto le concedió la libertad para desarrollar una teoría bastante original que no tenía vínculos cercanos con la de ningún teórico anterior.

Durante 12 años Kelly fue profesor en una pequeña universidad del oeste de Kansas. Aunque su formación fue en educación más que en psicología clínica, atendió a muchos estudiantes en una clínica gratuita de consejería que estableció. Esta clínica se convirtió en el laboratorio de la teoría que estaba preparando. Durante este tiempo fungió como psicólogo eventual en muchas escuelas rurales de Kansas y, por ende, se le debe reconocer como psicólogo escolar, aunque esto suele pasarse por alto (Guydish y otros, 1985).

A menudo se olvida también su uso temprano de calificaciones con adjetivos bipolares, lo cual se volvió popular muchos años después (Jackson y otros, 1988). Según su relato, nunca, ni siquiera al final, cobró por sus consultas. Kelly (1963a) estaba consciente del impacto de la Gran Depresión en sus estudiantes, pero sentía que la psicología tenía una función importante “para generar la imaginación necesaria para prever... posibilidades” de superar las limitaciones de las circunstancias (p. 50).

Por tanto, a pesar de sus antecedentes científicos como ingeniero, la imaginación del dramaturgo desempeñó un papel importante en su sentido de lo que debería ser la psicología, e integró esta aproximación con la ciencia. Conforme alternaba entre ver a pacientes y supervisar a estudiantes graduados, Kelly llegó a considerar que en ambos casos hacía un trabajo cognoscitivo similar. “El hombre científico” se convirtió en su metáfora para el trabajo terapéutico.

Después de un año en la universidad de Maryland, Kelly se mudó a la universidad estatal de Ohio, donde tomó el puesto que antes había ocupado Carl Rogers al frente del programa de formación clínica. Fue allí donde Kelly (1955) escribió su trabajo en dos volúmenes, The Psychology of Personal Constructs, en el cual explicaba su teoría y sus implicaciones clínicas.

Kelly influyó en la formación de los clínicos no sólo en Ohio y Kansas, sino en todo Estados Unidos. Fue presidente del Consejo Estadounidense de Examinadores de Psicólogos Profesionales de 1951 a 1953, miembro del Grupo Consultivo Especial para la Administración de Veteranos de 1955 a 1960, y miembro del Comité de Capacitación del Instituto Nacional de Salud Mental y del Instituto Nacional de Salud de 1958 a 1967. En el último año de su vida aceptó la invitación de Abraham Maslow para ocupar un puesto en la universidad Brandeis. Kelly murió el 6 de marzo de 1967.

  1. ALTERNATIVISMO CONSTRUCTIVO

Inspirado en sus experiencias como clínico y miembro del cuerpo docente en una disciplina de investigación, Kelly desarrolló una metáfora de la personalidad que describía al ser humano como científico. Así como un científico utiliza las teorías para planear observaciones, una persona recurre a los constructos personales para predecir lo que sucederá en la vida. Igual que un científico que busca una teoría con la mayor capacidad predictiva, la persona intenta desarrollar conceptos que hagan más predecible su vida personal, en especial en el campo de las relaciones interpersonales. Las predicciones precisas permiten control. La persona, como el científico, encuentra que las predicciones no siempre son confirmadas por la experiencia y en ocasiones debe revisar esos conceptos personales. Ésta es entonces la metáfora del hombre científico propuesta por Kelly (1955, p. 4). Kelly no propuso alguna motivación o fuerza que movilizara a la persona.

Es decir, no fue necesaria una teoría motivacional: ningún concepto similar a la libido de Freud o a la recompensa de los teóricos del aprendizaje. La persona ya está activa y la dirección de esta actividad la determinan “las formas en las cuales anticipa los eventos”. De esta forma la persona se adaptaactivamente en un camino orientado al futuro. Para continuar con la metáfora del “hombre científico”, la persona hipotetiza los sucesos futuros lo mejor que él o ella pueden. Kelly (1955, p. 15) hace explícita la posición filosófica detrás de esta teoría: “Suponemos que todas nuestras interpretaciones actuales del universo están sujetas a revisión o reemplazo.”

Denomina alternativismo constructivo a esta suposición. Dado que podríamos construir el mundo de manera diferente, nuestras creencias no tienen el estatus de verdades objetivas. Más bien, deberíamos hacer hincapié en el acto de construir, percatándonos de que nuestros conceptos nunca son idénticos a la realidad última sino siempre tentativos y sujetos a revisión (McWilliams, 1993). Esta incertidumbre puede traer libertad más que ansiedad. En lugar de estar determinadas, como suponen las teorías de estímulo-respuesta y psicoanalítica, las personas son libres en la medida en que pueden construir “interpretaciones del universo” alternas. La teoría se plantea de manera clara y explícita en 12 afirmaciones sucintas. Esa docena de afirmaciones consta de un postulado fundamental y 11 corolarios.

El postulado fundamental

El postulado fundamental de Kelly afirma: Los procesos de una persona están psicológicamente canalizados por las formas en que anticipa los eventos. (Kelly, 1955, p. 46.) Nos preparamos para los acontecimientos que anticipamos.

Esta anticipación, precisa o imprecisa, determina nuestras acciones, pensamientos y emociones. Imagine que espera ganar la lotería mañana; ahora imagine que espera que el mundo termine mañana. Esas anticipaciones tienen efectos distintos, ¿no? Si los sucesos ocurren como se anticipó, tiene lugar la validación. De no ser así, se invalidan (Landfield, 1988). Este ciclo de construir los acontecimientos y de confirmar o no la construcción se repite, en ocasiones con la revisión del sistema de constructos (véase la figura 12.1).

Aprender de la experiencia a través de la confirmación o la desconfirmación de hipótesis es, por supuesto, el estilo del científico. ¿Las personas son en verdad como científicos en su vida personal? Aunque la metáfora del científico se ha vuelto popular incluso fuera de la teoría de Kelly (por ejemplo, D. Kuhn, 1989), los individuos no son muy buenos científicos en su vida cotidiana. En primer lugar, buscan la confirmación de sus creencias, mientras los científicos buscan evidencia que podría desconfirmarlas (Klayman y Ha, 1987). Por lo general, vivimos de forma que nuestras profecías se realicen. La vida con frecuencia ofrece evidencia suficiente de ambos lados para permitir la confirmación de expectativas mutuamente contradictorias, dependiendo del lado que miremos. Esta visión selectiva es sugerida por la imagen del vaso “medio vacío, medio lleno”, que confirma las expectativas optimistas o pesimistas. El optimismo es mantenido por las expectativas optimistas y por la tendencia a pasar por alto las negativas. Por otro lado, la gente deprimida mantiene su depresión por la autoconfirmación (Andrews, 1989).

Por ejemplo, una persona deprimida puede esperar que los otros no deseen tener una amistad cercana y por tanto evitará buscar la desconfirmación (por ejemplo, sugiriendo pasar tiempo juntos) y más bien buscará la confirmación (por ejemplo, evidencia de que la persona tiene otros amigos). La validación e invalidación de los constructos personales son ciertamente menos precisas que los experimentos cuidadosos del científico. En efecto, la experiencia que un extraño ve como clara evidencia contra los constructos de la persona puede no influir en nuestro imperfecto científico. Milton Rokeach (1964) describe sus esfuerzos por disuadir a tres pacientes psiquiátricos de su afirmación de ser Cristo al reunirlos en el mismo pabellón de un hospital. ¿No esperaría usted que confrontar a otros Cristos fuese evidencia convincente de que el propio delirio era erróneo? Aunque esto parece lógico, cada uno de los tres pacientes mantuvo su creencia.

Beverly Walker (1992) sugiere que la metáfora del científico es más una meta que una descripción de la naturaleza humana. Al someter a prueba nuestras creencias, podemos erradicar los errores y avanzar hacia una comprensión más precisa de nosotros mismos y de nuestro mundo.



EL PROCESO DE CONSTRUCCIÓN

Puesto que la anticipación (o construcción) de los eventos es tan importante, Kelly describió este proceso en detalle. Cuatro de los corolarios de Kelly explican el proceso de la construcción (R. A. Neimeyer, 1987). El corolario de la construcción De acuerdo con el corolario de la construcción: Una persona anticipa eventos al construir sus réplicas (Kelly, 1955, p. 50).

Al igual que un científico que anticipa que las observaciones confirmarán una hipótesis de investigación planteada, nosotros anticipamos la confirmación de nuestros constructos (véase Mancuso, 1998). Basamos nuestras expectativas del próximo juego de fútbol en las experiencias de los juegos anteriores, del siguiente concierto por los conciertos previos, y así sucesivamente. Los eventos, más o menos similares, ocurren de manera repetida y nuestros planes para el futuro se sustentan en las lecciones del pasado.

Por supuesto, siempre hay alguna diferencia. Los sucesos no se repiten de manera exacta. No obstante, la adaptación sería imposible si no identificásemos suficiente semejanza entre los eventos como para permitir la predicción del futuro. Logramos esto al aplicar los constructos a varios eventos. Eventos es un término amplio e inclusivo. Puede aplicarse a los eventos en el sentido usual de la palabra; por ejemplo, “la víspera de año nuevo es un momento para celebrar” aplica el constructo “un momento para celebrar” al evento “la víspera de año nuevo”.

Sin embargo, el concepto de evento de Kelly se emplea más a menudo para referirse a la gente. Así, si decimos que “Hitler estaba trastornado”, estamos aplicando el constructo “trastornado” al evento (en este caso una persona) “Hitler”.

El lenguaje de los constructos y la predicción suena demasiado cognoscitivo y se le critica por ser abiertamente intelectualizado e ignorar el lado emocional de la experiencia humana (Bruner, 1956; Rogers, 1956). Kelly pretendía que esos procesos se entendieran de manera más amplia (véase J. Adams-Webber, 1990). También se incluyen anticipaciones no verbalizadas e inconscientes. Kelly (1955, p. 459) se refiere al constructo preverbal como “uno que continúa utilizándose aunque carezca de un símbolo verbal consistente”. Los constructos pueden experimentarse como emociones (Landfield y Epting, 1987, p. 15).

Si una persona se pone tensa cada vez que su padre está presente, eso es evidencia de un constructo relacionado con el padre, incluso si el individuo no está al tanto de alguna idea al respecto y no puede verbalizarlo. Un terapeuta cita a una paciente que desarrolló un constructo preverbal como consecuencia del abuso sexual sufrido en la niñez: “Cuando mi esposo me toca siento que me recorre un escalofrío. No sé por qué, es un hombre realmente bueno y sé que no me lastimaría” (Cummins, 1992, p. 360). El “escalofrío” es evidencia de un constructo que ella no puede expresar en un lenguaje más preciso. Si bien es difícil y doloroso descubrir esos constructos preverbales, son claves importantes para la personalidad.

Muchos trastornos psicosomáticos (cefaleas, problemas estomacales o intestinales, etc.) son resultado de constructos no verbalizados; el cuerpo expresa constructos en su propio lenguaje. En la terapia, el paciente puede aprender a verbalizar esos constructos. Por ejemplo, una paciente con dolores frecuentes de pecho aprendió a expresar su ira y los dolores mejoraron rápidamente (Leitner y Guthrie, 1993).

El corolario de la experiencia

Los constructos pueden cambiar. El corolario de la experiencia es el planteamiento que hace Kelly (1955, p. 72) de un principio del desarrollo. Dice: El sistema de construcción de una persona varía a medida que construye sucesivamente las réplicas de los eventos. En resumen, la gente cambia con la experiencia. Las direcciones de este cambio varían de manera individual y pueden entenderse a partir de otros corolarios que se explicarán más adelante (incluidas la elaboración de constructos, la restricción y el movimiento de canalización).

Quizá la teoría de Kelly es tan interesante por lo que no dice acerca del cambio. Algunos teóricos han propuesto etapas universales del desarrollo (por ejemplo, Freud y Erikson), Kelly no. A diferencia de los teóricos de las etapas, Kelly no propone que el desarrollo deba ocurrir en una secuencia fija o en una dirección particular (Vaughn y Pfenninger, 1994).

Tampoco acentúa la función del ambiente en la producción del cambio. No obstante, la teoría del constructo personal, tal como Kelly la propuso y otros la ampliaron, describe el desarrollo, en especial en la vida adulta, conforme la gente utiliza y revisa sus constructos personales (Berzonsky, 1992; Viney, 1992).

El corolario de la elección

¿Cómo decidimos cuál de nuestros constructos aplicar en un evento? El corolario de la elección de Kelly (1955) plantea:

Una persona elige para sí misma, en un constructo dicotomizado, la alternativa con la cual anticipa la mayor posibilidad de extensión y definición de su sistema (p. 64).

(El término dicotomizado se explicará más adelante, cuando consideremos el corolario de la dicotomía.)

Al igual que un científico cuya teoría ha funcionado hasta ahora, el individuo busca ampliar sus predicciones.

En la terminología de Kelly, una persona siempre hace una elección elaborativa (p. 65). En ocasiones ésta supone ampliar el sistema de constructos. Sin embargo, el énfasis se encuentra en la acción o elección, no en la elaboración cognoscitiva: en atreverse a hacer algo diferente (Butt, 1998). Incluso el consumo de drogas y la adicción son, en un enfoque de constructo personal, formas de construir significado, de explorar un sí mismo nuevo y centrado en las sustancias (Burrell y Jaffe, 1999). Si no hay amenaza podemos explorar y experimentar, desarrollando nuevos constructos en el proceso. Pero si la amenaza es demasiado grande, la persona actuará más bien de la misma forma que antes, elección a la que se denomina sedimentación. Aunque menos sana, la sedimentación protege contra la elección abiertamente amenazante de cambio, la cual se siente como si pudiera destruir el sistema (Butt, 1998). No es fácil predecir qué elección hará un individuo.

La elección elaborativa puede adoptar varias formas, como advierte Kelly:

Uno puede anticipar los eventos intentando tener mayor certeza acerca de cada vez menos cosas o tratando de adquirir una vaga conciencia de cada vez más cosas en el horizonte confuso (p. 67).
  1   2   3

similar:

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconExisten dos principales teorías de Aprendizaje. La teoría del condicionamiento...

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconTeoría y Métodos de Aprendizaje

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconConectivismo: Una teoría de aprendizaje para la era digital

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconLa didáctica: teoría y práctica en los procesos de enseñanza-aprendizaje

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconTeoria del constructivismo social de lev vygotsky

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconPor qué la teoría de Ausubel del aprendizaje significativo tiene...

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconLa investigación social es un proceso de trabajo complejo, donde...

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconLev Semionovich Vygotsky (1896-1934), considerado el precursor del...

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconResumen teniendo en cuenta la importancia de la teoría Piagetiana...

A teoría De Aprendizaje Social De Kelly iconReporte de lectura: teorías del aprendizaje y su aplicación en el...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com