ProgramacióN




descargar 0.65 Mb.
títuloProgramacióN
página14/15
fecha de publicación26.10.2015
tamaño0.65 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

106. Explicar la composición de un ecosistema: Concepto de ecosistema, biotopo y


biocenosis.

107. Diferenciar entre los ciclos de la materia y de la energía en los ecosistemas.

108. Enumerar los niveles tróficos presentes en un ecosistema e indicar el papel que

desempeña cada uno.

109. Definir los parámetros tróficos principales. Cálculo de algunos parámetros tróficos.

110. Explicar el significado de cadenas, redes y pirámides tróficas y señalar el interés de

cada una.

111. Elaboración e interpretación de cadenas y redes tróficas.

112. Estudio e interpretación de pirámides tróficas.

113. Definir los conceptos de biomasa, producción, producción neta y producción bruta.

114. Describir de manera sencilla los ciclos biogeoquímicos.

115. Citar los principales ecosistemas españoles e indicar sus características identificativas.

116. Definir el concepto bioma, diferenciando los biomas que existen tanto en el medio

terrestre como en el marino.

117. Indicar en qué consiste una plaga ecológica, las causas de las plagas y la forma de

combatirlas.

118. Explicar los efectos de la acción humana en los ecosistemas y la creación de

ecosistemas nuevos.


B) DISTRIBUCIÓN TEMPORAL DE LOS CONTENIDOS
1ª Evaluación: Temas 4,5,6,7

2ª Evaluación: Temas ,8,1,2 y 3

3ª Evaluación: Temas 9,10
C) METODOLOGÍA
El desarrollo de los conocimientos científicos y de lo que hemos dado en llamar la Ciencia, con mayúsculas, hace que sea imprescindible abordar el currículo de Ciencias de la Naturaleza desde muy diversas perspectivas conceptuales y metodológicas, en concreto, de la Física, la Química, la Biología y la Geología (todas ellas tienen en común una determinada forma de representar y de analizar la realidad), además de otras con las que mantiene estrecha interconexión, como son la ecología, la meteorología, la astronomía... En esta línea, los conocimientos son cada vez más especializados (de ahí la separación entre Biología y Geología y Física y Química en este curso, como ya lo fue en el anterior) y, en consecuencia, más profundos y complejos y con interpretaciones cada vez más elaboradas, de acuerdo también a la madurez intelectual que está alcanzando el alumno. En cualquier caso, esta especialización no está reñida con el estudio interdisciplinar, no en vano el conocimiento científico, en general, y el natural, en particular, no pueden estudiarse de forma fragmentada (el alumno debe saber que hay unos procedimientos de investigación comunes a los distintos ámbitos del saber científico). No debemos olvidar que esta materia es opcional para el alumno en este curso, que su elección irá ligada en la mayoría de las ocasiones a la de Física y Química, que ambas son el preludio de unos estudios de Bachillerato en la modalidad de Ciencias y Tecnología, por lo que la interrelación entre ambas materias —por todos los aspectos comunes que comparten— no solo es aconsejable, sino imprescindible.
También en este curso, como culminación de la ESO, la alfabetización científica de los alumnos, entendida como la familiarización con las ideas científicas básicas —el conocimiento científico y la cultura que lleva asociada son imprescindibles para cualquier alumno y para cualquier persona en una sociedad altamente tecnificada como la nuestra—, se convierte en uno de sus objetivos fundamentales, pero no tanto como un conocimiento finalista —no se están formando ni biólogos ni geólogos— sino como un conocimiento que les permita la comprensión de muchos de los problemas que afectan al mundo en la vertiente natural y medioambiental y, en consecuencia, su intervención en el marco de una educación para el desarrollo sostenible del planeta (la ciencia es, en cualquier caso, un instrumento indispensable para comprender el mundo y, de acuerdo a esta materia, para conservarlo). Esto solo se podrá lograr si el desarrollo equilibrado de los contenidos (conceptos, hechos, teorías, etc.) parte de lo que conoce el alumno y de su entorno, al que podrá comprender y sobre el que podrá intervenir.
Si además tenemos en cuenta que los avances científicos se han convertido a lo largo de la historia en uno de los paradigmas del progreso social —el conocimiento científico avanza a una velocidad imposible de predecir y su aplicación modifica nuestras condiciones de vida—, vemos que su importancia es fundamental en la formación del alumno, formación en la que también repercutirá una determinada forma de enfrentarse al conocimiento, la que incide en la racionalidad y en la demostración empírica de los fenómenos naturales. En este aspecto habría que recordar que también debe hacerse hincapié en lo que el método científico le aporta al alumno: estrategias o procedimientos de aprendizaje para cualquier materia (sistematización del conocimiento, formulación de hipótesis, comprobación de resultados, investigación, trabajo en grupo...). Como también se ha dicho, se deben integrar los conocimientos científicos y los humanísticos, todos ellos parte de la cultura básica.
Por tanto, el estudio de Biología y Geología en este curso tendrá en cuenta los siguientes aspectos:

  • Considerar que los contenidos no son solo los de carácter conceptual, sino también los procedimientos y actitudes, de forma que su presentación esté encaminada a la interpretación del entorno por parte del alumno y a conseguir las competencias básicas propias de esta materia, lo que implica emplear una metodología basada en el método científico.

  • Conseguir un aprendizaje significativo, relevante y funcional, de forma que los contenidos / conocimientos puedan ser aplicados por el alumno al entendimiento de su entorno natural más próximo (aprendizaje de competencias) y al estudio de otras materias.

  • Promover un aprendizaje constructivo, de forma que los contenidos y los aprendizajes sean consecuencia unos de otros.

  • Tratar temas básicos, adecuados a las posibilidades cognitivas individuales de los alumnos.

  • Favorecer el trabajo colectivo entre los alumnos.


Para tratar adecuadamente los contenidos desde la triple perspectiva de conceptos, procedimientos y actitudes y para contribuir a la adquisición de determinadas competencias, la propuesta didáctica y metodológica debe tener en cuenta la concepción de la ciencia como actividad en permanente construcción y revisión, y ofrecer la información necesaria realzando el papel activo del alumno en el proceso de aprendizaje mediante diversas estrategias:

  • Darle a conocer algunos métodos habituales en la actividad e investigación científicas, invitarle a utilizarlos y reforzar los aspectos del método científico correspondientes a cada contenido.

  • Generar escenarios atractivos y motivadores que le ayuden a vencer una posible resistencia apriorística a su acercamiento a la ciencia.

  • Proponer actividades prácticas que le sitúen frente al desarrollo del método científico, proporcionándole métodos de trabajo en equipo y ayudándole a enfrentarse con el trabajo / método científico que le motive para el estudio.

  • Combinar los contenidos presentados expositivamente, mediante cuadros explicativos y esquemáticos, en los que la presentación gráfica es un importante recurso de aprendizaje que facilita no solo el conocimiento y la comprensión inmediatos del alumno sino la obtención de los objetivos de la materia (y, en consecuencia, de etapa) y de las competencias básicas.


Todas estas consideraciones metodológicas han sido tenidas en cuenta en los materiales curriculares a utilizar y, en consecuencia, en la propia actividad educativa a desarrollar diariamente:

  • Tratamiento de los contenidos de forma que conduzcan a un aprendizaje comprensivo y significativo.

  • Una exposición clara, sencilla y razonada de los contenidos, con un lenguaje adaptado al del alumno.

  • Estrategias de aprendizaje que propicien el análisis y comprensión del hecho científico y natural.


Más arriba planteábamos como fundamental el hecho de que el alumno participe activa y progresivamente en la construcción de su propio conocimiento, ejemplo preciso de una metodología que persigue su formación integral. Por ello, el uso de cualquier recurso metodológico, y el libro de texto sigue siendo aún uno de los más privilegiados, debe ir encaminado a la participación cotidiana del alumno en el proceso educativo. En un contexto en el que se está generalizando el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (Internet, vídeos, CD-ROM, etc.), no tendría sentido desaprovechar sus posibilidades educativas, de ahí que su uso, interesante en sí mismo por las posibilidades de obtención de información que permiten —sin olvidar las enormes posibilidades que abre la simulación de fenómenos científicos por ordenador—, fomenta que el alumno sea formado en algunas de las competencias básicas del currículo (aprender a aprender, tratamiento de la información y competencia digital...).
Centrándonos en una unidad, analizaremos cómo esta se adecua a esos principios metodológicos expuestos anteriormente:

  • En la primera página de la unidad se presentan los contenidos mediante una ilustración, un texto y unas preguntas de diagnóstico inicial, de forma que el profesor pueda conocer, ya que se introducen los conceptos básicos, el punto de partida de sus alumnos y, en consecuencia, adoptar las estrategias necesarias para el desarrollo eficaz del proceso educativo.

  • El desarrollo de los contenidos se presenta en organizado en grandes epígrafes, de forma que los contenidos más importantes desde el punto de vista conceptual y/o procedimental ocupan las partes centrales de las páginas y los de carácter complementario o contextualizador (Te interesa saber, Recuerda, etc., en los laterales. La importancia concedida a las actividades en la práctica educativa se manifiesta en que cada epígrafe, al menos, finaliza con un conjunto de ellas, además de incluir otras para pensar y avanzar en el aprendizaje (Reflexiona y Experimenta).

  • Una página de Técnicas de trabajo científico para estudiar el entorno del alumno y los fenómenos naturales que tienen lugar en él (con actividades para aplicar lo aprendido en ellas).

  • Una página de Ideas claras esquematiza y resume los contenidos fundamentales de la unidad, lo que le servirá al alumno para contextualizar e interrelacionar sus contenidos.

  • En la sección Actividades, dos páginas para que el alumno refuerce y amplíe los contenidos de la unidad mediante dos grupos diferenciados de actividades (Para reforzar y Para ampliar).


El libro finaliza con dos anexos: uno como índice analítico de los términos más utilizados en las distintas unidades, y otro que propone diferentes prácticas de laboratorio (objetivos, materiales para su realización y procedimientos para llevarlas a cabo).
ACTIVIDADES
Tal y como se deduce de los planteamientos metodológicos expuestos y del tratamiento que deben tener las competencias básicas, y como parte fundamental de los mismos, a la explicación y desarrollo de los distintos contenidos le seguirá la realización de diversas actividades de comprobación de conocimientos, y que son las indicadas en el libro de texto del alumno, asociadas a los distintos contenidos.
En cualquier caso, la profundización que puede hacerse con cada una de ellas, sobre todo las que trabajan los contenidos iniciales de la unidad, estará en función de los conocimientos previos que el profesor haya detectado en los alumnos mediante las actividades / preguntas de diagnóstico inicial, y que parten de aspectos muy generales pero imprescindibles para regular la profundización que debe marcar el proceso de aprendizaje del alumno y para establecer estrategias de enseñanza. Al inicio del curso, y para comprobar el punto de partida inicial del alumno, se realizará una evaluación previa, de la misma forma que habrá una final que permita valorar integradamente la consecución de los objetivos generales de curso.
Además de las citadas actividades de desarrollo de los contenidos y de comprobación de los conocimientos —no se pueden presentar separadamente los contenidos más conceptuales de los procedimentales—, unas de vital importancia en esta materia son las de carácter práctico o procedimental, que se trabajan tanto cuando se desarrollan los contenidos como en secciones específicas del libro de texto del alumno, y que versan en torno a la lectura, a la búsqueda de información, a la aplicación del método científico, a la interpretación de datos e información, al uso cuidadoso de materiales e instrumentos, a la experimentación en el laboratorio..., es decir, a toda una serie de procedimientos que el alumno debe conocer en profundidad porque los utilizará permanentemente (y que le permite formarse en algunas de las competencias básicas).
En un proceso de enseñanza-aprendizaje basado en la identificación de las necesidades del alumno, es fundamental ofrecer a cada uno de ellos cuantos recursos educativos sean necesarios para que su formación se ajuste a sus posibilidades, en unos casos porque estas son mayores que las del grupo de clase, en otras porque necesita reajustar su ritmo de aprendizaje. Para atender a la diversidad de niveles de conocimiento y de posibilidades de aprendizaje de los alumnos del grupo, se proponen en cada unidad nuevas actividades, diferenciadas entre las de ampliación y las de refuerzo, que figuran en los materiales didácticos de uso del profesor, y que por su propio carácter dependen del aprendizaje del alumno para decidir cuáles y en qué momento se van a desarrollar. El hecho de que todos los contenidos sean desarrollados mediante actividades facilita que el profesor sepa en cada momento cómo han sido asimilados por el alumno, de forma que pueda introducir inmediatamente cuantos cambios sean precisos para corregir las desviaciones producidas en el proceso educativo.
Asimismo, y como hemos indicado anteriormente, se pretende que el aprendizaje sea significativo, es decir, que parta de los conocimientos previamente adquiridos y de la realidad cotidiana e intereses cercanos al alumno. Es por ello que en todos los casos en que es posible se parte de realidades y ejemplos que le son conocidos, de forma que se implique activamente en la construcción de su propio aprendizaje.
Es importante destacar que la materia de Biología y Geología en el Proyecto Ánfora incide de forma sistemática en la adecuación de las actividades con los contenidos desarrollados, de forma que el alumno comprenda e interiorice el trabajo del aula. En todos los materiales utilizados se trabaja con diversas fuentes de información: desde documentos de revistas especializadas y prensa diaria a páginas web y bibliografía (permite el trabajo de la lectura y el desarrollo de la comprensión lectora), de forma que el profesor decide entre los materiales más adecuados para cada estilo de aprendizaje de sus alumnos.

1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

ProgramacióN iconLa programación genérica es la programación

ProgramacióN iconProgramación de

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN

ProgramacióN iconProgramacióN




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com