Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos.




descargar 165.37 Kb.
títuloResumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos.
página13/13
fecha de publicación26.10.2015
tamaño165.37 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

BIBLIOGRAFÍA CITADA



ANDRESKI, STANISLAV (1973): Las ciencias sociales como forma de brujería, Taurus, Madrid.

BLACK, MAX (1966): Modelos y metáforas, Tecnos, Madrid.

BLOOR, DAVID (1998): Conocimiento e imaginario social, Gedisa, Barcelona.

CHENG, FRANÇOIS (1994): Vacío y plenitud, Siruela, Madrid.

COOREBYTER, VINCENT DE (1994): Rhétoriques de la science, PUF, París.

DERRIDA, JACQUES (1989a): “La mitología blanca. La metáfora en el texto filosófico”, en Márgenes de la filosofía, Cátedra, Madrid.

- (1989b): La deconstrucción en las fronteras de la filosofía. La retirada de la metáfora, Paidós, Barcelona.

DESROSIÈRES, ALAIN (1993): La politique des grandes nombres, La Découverte, París.

- (1995), “¿Cómo fabricar cosas que se sostienen entre sí? Las ciencias sociales, la estadística y el Estado”, Archipiélago, 20: 19-32.

ESTEVA, GUSTAVO (1995): “El secreto del desarrollo”, Coatepec, Revista de la Universidad Autónoma del Estado de México, 1: 50-63.

FERNÁNDEZ, JAMES W. (ed.) (1991): Beyond Metaphor. The Theory of Tropes in Antropology, Stanford University Press, Stanford.

FOUCAULT, MICHEL (1968): Las palabras y las cosas, Siglo XXI, Madrid.

- (1978): "Nietzsche, la genealogía, la historia", en Microfísica del poder", Las Ediciones de La Piqueta, Madrid.

GRACIÁN, BALTASAR (1998): Arte de ingenio, Tratado de la Agudeza, Cátedra, Madrid.

HALLYN, FERNAND (1987): La structure poétique du monde: Copernic, Kepler, Seuil, Paris.

HAYLES, KATHERINE (1984): The Cosmic Web: Scientific Field Models and Literary Strategies in the Twentieth Century, Cornell University Press.

- (1993): La evolución del caos, Gedisa, Barcelona.

HESSE, MARY (1966): Models and Analogies in Science, University of Notre Dame Press, Notre Dame.

HIDALGO-SERNA, EMILIO (1993): El pensamiento ingenioso en Baltasar Gracián, Anthropos, Barcelona.

HOLTON, GERALD (1978): The Scientific Imagination: Case Studies, Cambridge University Press, Cambridge.

JOHNSON, MARK (1991): El cuerpo en la mente, Debate, Madrid.

KOYRÉ, ALEXANDRE (1955): "Attitude sthétique et pensée scientifique", Critique, nº 100-101, pp. 835-847.

LAKOFF, GEORGE (1998): "Guerra y metáfora: el sistema metafórico utilizado para justificar la Guerra del Golfo", Bitarte, San Sebastián, julio 1998.

LAKOFF,G. y M. JOHNSON (1991): Metáforas de la vida cotidiana, Cátedra, Madrid.

LIZCANO, EMMÁNUEL (1992): "De Foucault a Serres: notas para una arqueología de las matemáticas", Theoria, 2ª época, VII(1992)16-17-18:499-507.

- (1993): Imaginario colectivo y creación matemática. La construcción social de número, el espacio y lo imposible en China y en Grecia, Gedisa, Barcelona.

- (1995): "Raíces culturales de los números negativos y el cero", Actas de las Primeras Jornadas para el Aprendizaje y la Enseñanza de las Matemáticas, Ed. Sociedad Emma Castelnuovo, Madrid.

- (1996): "La construcción retórica de la imagen pública de la tecnociencia: impactos, invasiones y otras metáforas", Política y Sociedad, 23:137-146.

LOCKE, D. (1992): La ciencia como escritura, Cátedra, Madrid.

LATOUR, B. (1992): Ciencia en acción, Labor, Barcelona.

McCLOSKEY, DONALD M. (1990): La retórica de la economía, Alianza, Madrid.

NIETZSCHE, FRIEDRICH (1990): Sobre verdad y mentira en sentido extramoral, Tecnos, Madrid.

PANOFSKY, ERWIN (1954): Galileo as a Critic of the Arts, Martinus Nijhoff, La Haya.

PARKIN, D. (1982): Semantic Anthropology, Academic Press, Londres.

PLOEG, JAN DOUWE van der (1990): “Sistemas de conocimiento, metáfora y campo de interacción: el caso del cultivo de la patata en el altiplano peruano”, Agricultura y sociedad, 56: 143-165.

PÖRKSEN, UWE (1995): “La matematización del lenguaje cotidiano”, Archipiélago, 20: 59-68.

PRETA, LORENA (comp.) (1993): Imágenes y metáforas de la ciencia, Alianza, Madrid.

SAPIR, J. DAVID y J. CHRISTOPHER CROCKER (eds.) (1977): The Social Use of Metaphor. Essays on the Antropology of Rhetoric, University of Pennsylvania Press, Pennsylvania.

SERRES, M. (1967): “Les Anamnèses mathématiques”, Archives internationales d’histoire des sciences, 78-79: 3-38.

SOKAL, A. y J. BRICMONT (1997): Impostures intellectuelles, Odile Jacob, París (Traducción española en Paidós, Barcelona, 1999).

SPERBER, DAN (1978): El simbolismo en general, Promoción Cultural, Barcelona.

STENGERS, ISABELLE (1987): D'une science à l'autre. Des concepts nomades, Seuil, Paris.

VATIN, FRANÇOIS (1993): Le travail. Economie et physique. 1780-1830, PUF, Paris.

WOOLGAR, S. (1992): Ciencia: abriendo la caja negra, Anthropos, Barcelona.



* Emmánuel Lizcano es Licenciado en Matemáticas, Doctor en Filosofía de la Ciencia y profesor de Sociología del Conocimiento en la Facultad de CC. Políticas y Sociología de la UNED.

1 Este texto integra y amplía las exposiciones del autor en el VI Congreso Español de Sociología (La Coruña, Setiembre’98), en la Facultad de Matemáticas de la Universidad de La Laguna y en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Las Palmas, éstas últimas dentro del ciclo sobre “Matemáticas y Cultura” organizado por el Seminario Orotava de Historia de la Ciencia (Octubre’97).


1 Estos autores conceden ciertamente a la metáfora una capacidad de modelar el conocimiento y la conducta en la que ya apunta cierta proyección social; no obstante, su naturalismo empirista funda toda actividad metafórica en una última instancia que sería la experiencia corporal, una experiencia que se supone genérica (el ‘cuerpo humano’) y, por tanto, a-histórica y a-social. No es difícil mostrar que tal experiencia del cuerpo está, a su vez, mediada socialmente y que, por tanto, ‘el cuerpo’ no es ninguna última instancia sino, también él, una construcción metafórica más.

2 Es de justicia resaltar que, justo en el momento en que esta tradición se reinstaura definitivamente en sus variantes racionalista y empirista, se abre una perspectiva alternativa que quedará sofocada por el ascenso de una burguesía que encuentra en el cogito cartesiano y en la razón ilustrada su expresión más cabal al tiempo que la forma de discurso más apropiada para su legitimación . Efectivamente, en el humanismo que se expresa en lengua castellana, y de modo muy singular en ese anti-Descartes que es Baltasar Gracián (véase Hidalgo-Serna, 1993), se perfila toda una teorización sobre la metáfora que incluye sus componentes cognitivo (es decir, como modo de conocimiento opuesto al que opera por conceptos abstractos) y social (es decir, como conocimiento enraizado socialmente a través de la situación concreta del discurso y del anclaje de éste en el habla popular). Serán la lectura de Gracián por Nietzsche, y las que después hagan de éste Foucault y Derrida, las que reactualicen hoy aquel enfoque frustrado en su mismo embrión.

3 Por lo común, suele hablarse -y así lo haremos también nosotros- indistintamente de ‘semejanza’ y de ‘analogía’, sin reservar para ésta la estructura de proporcionalidad matemática que le asigna Aristóteles.

4 La línea de demarcación entre significados propios e impropios, es decir, entre lo que puede predicarse con propiedad de algo y lo que no, se deduce de la pertenencia o no del tal algo a cierta especie o cierto género. Así, por ejemplo, para la tradición aristotélica, al constituir la aritmética y la geometría géneros diferentes (y, por tanto, incomunicables entre sí), la traslación de conceptos o resultados de la una a la otra no puede ser sino una traslación impropia, es decir, metafórica. Pero será hablando impropiamente, es decir, metafóricamente, como Diofanto establecerá un puente entre ambos géneros sobre el que se construirá esa magnífica impropiedad que es el álgebra actual.

5 Baste recordar la definición habitual que formulara Dumarsais en su célebre Traité des tropes: “la metáfora es una figura por medio de la cual se transporta, por así decir, el significado propio de una palabra a otro significado que sólo le conviene en virtud de una comparación que reside en la mente”.

6 Es de justicia señalar que el mismo Aristóteles (Poética, 1457b) también establece, junto a la división ‘propio/impropio’, la distinción ‘corriente/insólito (o metafórico o decorativo o ficticio)’. Y aclara: “llamo ‘corriente’ al que [aquí] todos utilizan; ‘insólito’ al que utilizan los otros, de tal manera que el mismo nombre puede ser a la vez insólito y corriente, aunque no para los mismos [sujetos]: í, por ejemplo, es corriente para los chipriotas e insólito para nosotros”. Frente al fijismo esencialista de la primera división, la definición de metáfora incorporaría ahora los usos y hábitos lingüísticos (‘insólito’ = lo que no suele decirse) y a los sujetos y contextos de enunciación (los chipriotas, todos [los de aquí]). Consecuencia de ello sería una concepción relativista y social de la metáfora (lo que es corriente –o propio- para los chipriotas es insólito –o metafórico- para nosotros, o viceversa) muy próxima a la que aquí proponemos, aunque no sea la que desarrollará Aristóles ni la tradición occidental dominante.

7 Véase E. Lizcano (1983).

8 Véase F. Vatin (1993).

9 De la generalidad de este dispositivo doble de focalización/evocación da una idea el que se corresponda bastante aproximadamente con el doble movimiento de desplazamiento/condensación que -para Freud- permite interpretar el simbolismo onírico, así como también con la articulación metáfora/metonimia que -para Jakobson- estructura cualquier forma de lenguaje. La ventaja que, para nuestro propósito, tiene el modelo sperberiano sobre los otros dos es doble, pues -por un lado- permite incorporar factores tanto individuales como colectivos, tanto intelectuales como emocionales, y -por otro lado- se trata de un modelo que pone el énfasis en lo cognitivo, en lo que dicho dispositivo tiene de específico para construir conceptos y conocimientos nuevos

10 Los límites que la selección de ese sujeto metafórico impone a la operación matemática de ‘la resta’, aún siendo culturales, son tan intrínsecos a la actividad matemática misma que todavía veintitantos siglos más tarde Kant discute, en su Ensayo para introducir en la filosofía el concepto de magnitud negativa, la legimidad de restar entre sí ciertos números. La asunción de esa metafóra como evidencia literal en nuestra tradición cultural determina numerosas dificultades matemáticas, especialmente en la resolución de ecuaciones, como puede comprobarse en los artículos Équation y Négatif de aquella Enciclopedia que fue emblema de la Ilustración (para más detalles, E. Lizcano, 1983). Ya entrado el s. XIX, Lazare Carnot aún demostrará (¡) que “para obtener realmente una cantidad negativa aislada, habría que quitar (retrancher) de cero una cantidad efectiva, sacar (ôter) algo de nada: operación imposible”. La inercia de algunas metáforas científicas es una inercia casi geológica.

11 La terminología gracianiana resulta singularmente adecuada para un enfoque socio-cognitivo. El ‘término’ que dará nombre al nuevo concepto que se trataba de acuñar es precisamente el término de la metáfora (en este caso, el término recibe el nombre del sujeto: ‘sustracción’, si bien en aquél lo que se sustraen son números en vez de sustancia).

12 Ya se entienda tal magnitud como segmento (al modo aristotélico-euclideo), ya como multitud de unidades, cuentas o psofoi (al modo pitagórico). En cualquier caso, el número griego es un número sustancial, lleno de sustancia, un número pletórico (el mismo término  que significa ‘masa’, ‘multitud’ o ‘abundancia’, se usa también para ‘cantidad’ y ‘número’).

13 Esta evidencia matemática es de tal rotundidad para el espíritu griego que en ella fundamentará Aristóteles uno de sus argumentos contra la existencia del vacío (Physica, IV). Obsérvese cómo el cierre del círculo metafórico se convierte en círculo vicioso: la traslación metafórica de la extracción (física) a la sustracción (matemática) determina la imposibilidad de lo hoy llamaríamos ‘cero’, y la traslación metafórica de este ‘hecho’ (matemático) otra vez al campo físico permite concluir la imposibilidad del vacío. Al cabo de este periplo, el argumento aristotélico se resumiría en: el vacío no existe porque ningún escultor sería tan torpe o tan insensato como para destruir por completo el bloque de piedra del que estaba extrayendo una bella estatua.

14 Esta conjetura no es ninguna extravagancia impropia, más o menos justificable por su presunta virtud heurística, sino un hecho bien literal: “Con un modesto pincel, recrear el cuerpo inmenso del vacío”. Así es como expresa el pintor Wang Wei el objetivo de un arte con fuerte arraigo popular en la tradición china. (Véase, F. Cheng, 1994).

15 Cuando el científico reflexiona sobre sus conceptos, en lugar de limitarse a usarlos tal y como le han llegado, ya institucionalizados, se arriesga a dejar esa ignorancia al descubierto (véase el Corolario sobre Sokal al final del artículo).

16 Esa des-construcción de los conceptos para excavar las metáforas raíces constituye el proyecto nietzscheano de una arqueología o una genealogía, que Foucault (1978) y Derrida (1989ª, 1989b)

pondrán posteriormente en marcha. Véase, para una arqueología de los conceptos matemáticos, E. Lizcano (1992).

17 Dicho de otro modo, la necedad de que habla Machado es entre nosotros necedad social: "¡Quién fuera diamante puro! / -dijo un pepino maduro. / Todo necio / confunde valor y precio".

18 Véanse M. Serres (1967), S. Woolgar (1991), B. Latour (1992) o D. Locke (1992).

19 ‘Imaginarios’ les llamó Descartes “porque sólo existen en la imaginación”, a diferencia de los ‘números reales’, que sí existen en la realidad. Leibniz, por su parte, los calificó de ‘centauros ontológicos’, pues están “a medio camino entre el ser y el no ser”. Las metáforas matemáticas podrían multiplicarse, aunque la que acabó institucionalizándose fue la cartesiana y hoy no se calcula con ‘números centaúricos’.

20 Como es sabido, el concepto ‘texto’ es un concepto metafórico construido sobre el sujeto ‘tejido’ (de ahí la urdimbre de un texto, el hilo de su argumento, el hilvanar frases, etc.); pero los sucesivos cambios en el modo de tejer (artesanía doméstica femenina, actividad gremial, producción industrial, etc) y en la estimación social de esa actividad irán proyectando sobre el término ‘texto’ –y sobre sus usos y modos de análisis- las variaciones sociales e históricas que van experimentado los ‘tejidos’ (véase la Introducción de J.A. Millán y S. Narotzky a G. Lakoff y M. Johnson, 1991).

21 Véase, por ejemplo, I. Stengers (1987), L. Preta (1993), K. Hayles (1993) o toda la obra de M. Serres.

22 Sobre el lenguaje de la estadística y el del Estado como “hechos que se construyen entre sí”, en un incesante préstamo recíproco de metáforas, puede verse A. Desrosières (1993, 1995) o C. Javeau , “De l’homme moyen à la moyenne des hommes: l’illusion statistique dans les sciences sociales”, en V. De Coorebyter (1994).

23 Ciertamente, no pueden decirse dos palabras seguidas sin que nos asalten las metáforas. Ésta del ‘cuerpo teórico’ pertenece a esa familia formada por ‘cuerpos sociales’, ‘cuerpos electorales’ y otros ‘cuerpos (más o menos) místicos’ que tienden a naturalizar el campo analógico respectivo (epistemológico, social, político o religioso).

24 Este ejemplo y el siguiente están tomados de sendos trabajos de investigación realizados por alumnos del Curso de doctorado que imparto en la UNED sobre “Ciencia, metáfora y sociedad”. Del primero, debido a Angel Rivero, puede verse un resumen en “Territorio versus planificación: metáforas del desarrollo”, Archipiélago, 34-35 (1998): 108-115. El segundo es un estudio aún en curso a cargo de Mercedes Fernández Gestido, un avance del cual fue objeto de la comunicación “Conocimiento científico y saber popular: un conflicto sobre la mar y los peces”, VI Congreso Español de Sociología, La Coruña, 1988.

25 Véase nota anterior.

26 Este tipo de análisis podría extendenderse a las restantes evidencias de Sokal. Por ejemplo, sólo se puede afirmar que ‘cero’ es “forzosamente [un número] racional” (p. 31) cuando se ignora que ‘cero’ no era ni siquiera un número para Euclides (al que acaso Sokal excluya de la nómina de los matemáticos, pese a ser el padre de la disciplina) y que su status como número ha sido discutido por los mejores matemáticos hasta épocas muy recientes. De hecho, su actual definición como ‘cardinal del conjunto vacío’, es decir, como “número de elementos que contiene un conjunto que no contiene ningún elemento” dista mucho de ser forzosamente evidente. A no ser que la fuerza que hace de ‘cero’ un número sea la fuerza del acuerdo social entre los matemáticos de considerarlo como tal pese a la evidencia en contrario, pero ésa es precisamente la conclusión que más irrita a Sokal.



1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

similar:

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconFanatismo dentro de nuestra sociedad basado en los textos de Víctor...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconEl análisis de modelos constituye el estudio de los mismos para la...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconResumen La enseñanza por medio del estudio o análisis de casos es...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconResumen: En este trabajo se nos ha encargado el análisis de una secuencia...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconTodos los organismos están formados por los mismos tipos de sustancias,...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconTodos los organismos están formados por los mismos tipos de sustancias,...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconResumen el artículo repasa la evolución de la literatura sociológica...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconDemocracia profunda : reinvenciones nacionales
«el pensamiento de los límites», una suerte de mediador entre la hermenéutica de la democracia y la diferencia colonial

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconResumen en este trabajo se aplicó el análisis de riesgo, empleando...

Resumen aquí se propone un método de análisis de textos y discursos basado en una hermenéutica sociológica de las metáforas usadas en los mismos. iconA) Al administrar la droga junto con una dieta completa en un grupo...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com