A los docentes y equipos de mis instituciones




descargar 0.61 Mb.
títuloA los docentes y equipos de mis instituciones
página7/17
fecha de publicación29.01.2016
tamaño0.61 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   17


HACIA UN ENFOQUE INTEGRATIVO

EL ENFOQUE HOLISTICO CENTRADO EN LA PERSONA



Todo proceso terapéutico se inicia desde una demanda de ayuda de alguien que percibe la necesita, percepción que proviene desde algún nivel de disconformidad, desde un darse cuenta vivencialmente de alguna amenaza para la estructura personal que hasta ese momento se percibía “funcionando” adecuadamente.

Cuando esto acontece es porque una sensación de incongruencia se ha instalado e implica desacuerdos experienciales que producen ansiedad y malestares.

Nuestro sistema psíquico elabora y reacciona de igual manera que el todo orgánico que lo contiene y permite ser: cuando se siente amenazado se defiende.

Toda persona intenta primero reducir la tensión y encontrar respuestas de cambio, pero muchas veces no lo logra. En ella ha resultado fallido su intento, se ha paralizado homeostáticamente, frenado la homeodinámia propia del ser un organismo vivo, y/o ha generado conductas distorsionadas e inconvenientes para su lectura de verdad personal.

Es el momento de la consulta.

La función del terapeuta será tomar esta situación como una oportunidad y como un alerta en el camino de vida, para reformular nuevas alternativas.

Estamos ante un dato que se nos brinda para generar modificaciones que permitan al consultante ser la persona que desea o quiere ser.
La paradoja y/o contradicción del síntoma o malestar, radica en que este es por un lado un emergente positivo ya que tiende a equilibrar el sistema organísmico; pero al ser un dolor psíquico (del alma) es vivido como negativo.
La auto percepción del displacer es la principal motivación para buscar ayuda y procurar las autocorreciones necesarias.
Cuando una planta carece del clima adecuado, su pulsión vital la compele a buscarlo, su morfología tiene en si misma la posibilidad de sensores que captan la carencia, y que de alguna manera informan al sistema total, desde el cual se ponen en marcha todos los mecanismos para sobrevivir.

Si lo logra, su estructura regula homeodinámicamente su inserción ecológica, y el crecimiento continúa.
Cuando una persona confronta existenciales inadecuados para su propia percepción, (siempre real en tanto lo perciba así), el malestar se instala como señal que compele a la transformación.
Desde la autoexploración de nuevos recursos, la tendencia o pulsión vital humana busca nuevos caminos conductuales, si los encuentra, y si los logra colocar en acciones, satisfactorias para si misma, y los demás, el desarrollo personal prosigue su expresión existencial.

La Pulsión vital o tendencia actualizante son nominaciones que pretenden dar cuenta de una instancia de energía de vida, siendo representante de lo natural, atravesado por lo social en cada uno de nosotros.

En su particular entramado humano, genera la noción de si mismo, que permite autoidentificarnos, y poseer una impronta de ser siendo en conductas y sentimientos.

Por otra parte nos permite ejercer nuestro ser en el mundo que nos ha tocado co-existir, sea desde el Mi (propium sentido) como desde el Yo (propium adquirido).

El ego en el sentido sartreano, integra ambas instancias, y permite que la conciencia fluya en el existir.

Es también una energía autopoyétiva (autogeneradora), que nos compele a sobrevivir, a estar con otros, a proyectarnos y a procrearnos para persistir como especie.
La Pulsión vital humanizada facilita que emerja el deseo, y desde él la energía busca canalizarse a través de caminos e improntas que demarcan, o pretenden hacerlo, la desarmonía experiencial a la cual estamos destinados.
Nuestra impronta humana nos instala y compele a ser el que somos, con y desde las cosas. Vivimos en contextos, entramas, urdimbres y redes vinculares, entre las cuales circulamos el deseo de ser persona.

Este, el Deseo, es lo nodal de la conciencia prerreflexiva que nos constituye.
A veces el camino se detiene, se traba, se dificulta, se distorsiona, y nos confundimos, sufrimos, y vivimos angustiados.
A veces nos encontramos paralizados ante un cruce de alternativas, sin saber para que lado tomar.
A veces podemos esperar, otras nos compele una decisión.
A veces no encontramos los recursos en nosotros mismos.
Poseemos la condición de sufrir y darnos cuenta de la percepción de un pathos que se instala, y que nos sirve de señal que, como impronta de su constitución, la pulsión vital tiene prevista para evitar su detenimiento o distorsión.
Como las luces rojas del tablero de un automóvil, nuestro sistema organísmico avisa desde la sensación de una incomodidad experiencial, vivenciada desde el propium que somos.

Algo no funciona para nosotros mismos, o para los demás vinculados con nosotros.

Si se percibe el mal estar como experiencia intrasubjetiva, y/o desde y en los distintos niveles de la vida vivida con otros, el organismo se defiende ante la amenaza.

Ante esta percepción se generan conductas insatisfactorias que se instalan y persisten, y en ese caso la persona tiene dos respuestas posibles: intentar resolver el conflicto desde si misma, o pedir ayuda.

Ambas posibilidades son parte de la elección que brinda el estar vivos, y están vinculadas a las características de la construcción personal, en relación al nivel del desarrollo que ha logrado y a la intensidad del sufrir del cual se tenga autocontacto.

La posibilidad de pedir ayuda es una condición existencial de la persona, en tanto co construida en otros.

Si ha sobrevivido hasta aquí, es porque ha recibido algo positivo de sus otros significativos, en los distintos momentos de su transcurrir como persona.
Pedir ayuda es un emergente de la pulsión vital o tendencia actualizante, que en su estar siendo humano, incluye esa posibilidad.

Quien pide ayuda es, entonces, una persona que ha percibido alteraciones en su funcionamiento humano, se siente más ansiosa de lo que puede tolerar, u observa que realiza actos que perjudican a los demás o a si mismo.

Tiene, a su vez, un cierto grado de conciencia de que es en algo responsable por lo que siente o hace.
También se percata de su incompetencia para resolver sola el problema, o el conflicto, tanto porque no encuentra recursos en si misma, o los que se le aparecen no la satisfacen plenamente y/o empeoran la situación.
Sus sentimientos y conductas, comportamientos y pensamientos, se les imponen como no deseados, siendo insatisfactorio su estar en el mundo.

Algún nivel de incongruencia es vivida por quien decide pedir ayuda, algunos niveles de desacuerdos entre la experiencia, el Mi, el Yo, el ideal del yo o el yo ideal, dificultan su pulsión vital.

Alguna constante del sistema auto correctivo que somos, no logra ajustarse coherentemente con el deseo de ser quien queremos ser y estar.
Si, como dijimos, nuestro sistema tiende a auto regenerarse, nos encontramos ante una contradicción de la experiencia del sufrimiento sintomático establecido.
El malestar, manifestado como conducta establecida con cierta permanencia siendo síntoma, es un emergente equilibrador que encuentra la pulsión vital.
En la contradicción esta el camino del cambio.
Si la disociación del si mismo en polaridades que se desencuentran y traban el crecer y desplegarse, producen displacer, la auto percepción del mismo es la motivación que tiene la persona para buscar ayuda y auto corregirse con desde otro.
En síntesis:
Nos encontramos ante un orden que se ha turbado, perturbación, de la cual hay constancia organísmica previa y post al acaecer del sufrir.
Cada persona, en concordancia con su historia, posee un nivel de tolerancia a la inevitable desarmonía vital, y aún cuando este no es superado, la expresión humana del crecer continúa su trayectoria.

En estos casos, los seres humanos vamos realizando permanentes correcciones que nos permiten fluir adecuadamente y en coherencia con el camino elegido para trascendernos. Cada nueva experiencia se enlaza con el sistema que somos, auto modificándonos hacia adelante, siendo entonces personas en bienestar.

En cambio, cuando alguna experiencia colisiona "dentro nuestro", nos invade y transgrede, perturbando e interfiriendo la ecuación que éramos hasta entonces sentida como bienestar, produciendo un impacto en el organismo que reniega de si mismo.
En esta instancia nos encontramos, cuando el malestar nos avisa que algo anda incorrectamente, y pedimos ayuda.
EL PROCESO DE AYUDA
Un proceso de ayuda se da al establecerse una relación entre dos partes:

consultante y consultado, estando este último preparado, profesional y personalmente, para brindar ese servicio.

Una persona solicita ayuda porque alguna de sus constantes vitales se le ha quebrado, y su organismo, desde el doble registro orgánico y anímico (organísmico), le ha dado señales de incongruencia.
El ahora denominado consultante ha recurrido a sus auto recursos pero sin lograr resultados favorables para sí mismo, ni para sus seres más cercanos e importantes.

La persona, como la naturaleza, se siente mal ante el contacto con algún nivel de desarmonía percibida como tal.

Ante esta instancia solicita ayuda.

¿Que nos pide esta persona?: que la ayudemos a superar su problema y a realizar cambios que favorezcan un sentirse mejor (bienestar), y quizás también a alcanzar una mejor forma de vivir su vida.

Ante esta demanda realizaremos algunas acciones vinculadas al verbo ayudar, el cual deviene del latín: a por ad (dirección) y iuvare (ayudar).

Ayudar es entonces brindar una dirección y un sentido a la ayuda.

Este verbo es sinónimo de amparar, asistir, apoyar, auxiliar, colaborar, cooperar, proteger, secundar, socorrer, contribuir y favorecer.

Tiene como antónimos perjudicar, abandonar y dañar.

Los ejes de nuestro accionar deberán acercarse a los sinónimos, y alejarse de los antónimos mencionados, siendo necesario convertir en gerundios a los verbos facilitadores que hemos mencionado.

Por lo tanto, proponerse facilitar el Desarrollo Personal, impone al Facilitador ciertas condiciones, destrezas y recursos, que predisponga para poder ir, desde una escucha empática e incondicional:

  • Acompañando

  • Amparando

  • Asistiendo

  • Apoyando

  • Auxiliando

  • Colaborando

  • Cooperando

  • Protegiendo

  • Secundando

  • Socorriendo

  • Contribuyendo

  • Favoreciendo.


Esta conversión de los verbos que implican el ayudar nos indican en su forma verbal invariable, una expresión de acciones que solo se ejecutan en presente.

Disponerse para ayudar a crecer y desplegarse como persona resolviendo los problemas que lo dificultan y creando el clima necesario para ello, nos coloca ante un proceso que tiene varios niveles de análisis.
Estos surgen del interjuego comunicacional de las tres variables de toda relación de ayuda:
a-la persona y problema del que consulta.

b-el fácilitador de la ayuda, de la profesión que sea.

c-el proceso o encuentro de ayuda.
En tanto este libro está escrito con la intención de mostrar mi modalidad terapéutica, nos centraremos en las cualidades que considero necesarias de un profesional idóneo en este Enfoque.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   17

similar:

A los docentes y equipos de mis instituciones iconLa pedagogia de jesus en los equipos docentes de america latina
«¿Qué es esto? Una doctrina nueva, y ¡con qué autoridad! Miren cómo da órdenes a los espíritus malos ¡y le obedecen!»28. Así fue...

A los docentes y equipos de mis instituciones iconCarta a mis amigos, mis colegas, a la superioridad y los que no me conocen

A los docentes y equipos de mis instituciones iconA continuación encontrara el listado de jugadores que se inscribieron...

A los docentes y equipos de mis instituciones iconResumen En los procesos de reforma curricular emprendidos en las...

A los docentes y equipos de mis instituciones iconDeterminación de un aislante térmico para la disminución de los efectos...

A los docentes y equipos de mis instituciones iconLa formación continua de los docentes como orientación a las necesidades...

A los docentes y equipos de mis instituciones iconLa formación de los docentes en el siglo XXI

A los docentes y equipos de mis instituciones iconCompetencias docentes asociadas a los procesos de aprendizaje de las matemáticas

A los docentes y equipos de mis instituciones iconEquipos para la Enseñanza de

A los docentes y equipos de mis instituciones iconHace ya muchos años, en la lejana Argentina de mis orígenes, un tío...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com