Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología




descargar 120.4 Kb.
títuloCuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología
página1/4
fecha de publicación27.10.2015
tamaño120.4 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4


Cuestiones filosóficas de la Psicología Crítica.
Thomas Teo
[Fuente: Teo, T. (2012). Philosophical Concerns in Critical Psychology. En D. Fox, I. Prilleltensky & S Austin (Eds.), Critical Psychology. An Introduction (2nd ed.) (pp. 36-53). London: Sage. Traducción al castellano de Ana María Talak (2015). Cátedra de Psicología II, Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata.]

Temas del capítulo
. La psicología como ciencia problemática

. Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología

. Cuestiones epistemológicas y la metodología de la psicología

. Cuestiones ético-políticas y la praxis de la psicologia

. Cuestiones actuales para la psicología crítica


La psicología como ciencia problemática
Un campo académico de estudio es problemático cuando no trata, y mucho menos aún resuelve, cuestiones básicas. Este ha sido el caso de la psicología, la cual ha excluido o ha descuidado problemas clave, o bien, hace como que no existen. En este capítulo se mostrará que hay tres cuestiones interrelacionadas que hacen problemática la psicología: a) una comprensión limitada de las complejidades del objeto de estudio de la psicología y de su ontología; b) una preferencia por una epistemología y metodología selectivamente estrechas; y c) una ausencia de reflexión (de pensamiento crítico) sobre las cuestiones ético-políticas y la praxis de la psicología.
Sería inexacto decir que estos problemas reflejan solo preocupaciones contemporáneas. En realidad, desde sus orígenes institucionales como campo de estudio independiente, la psicología ha tenido que enfrentar críticas (véase, Teo, 2005; Woodward & Ash, 1982). Una de las críticas más influyentes en el siglo XVIII fue realizada por Inmanuel Kant, quien sostuvo que el estudio del alma –esto era lo que significaba originalmente el término psicología– no podía ser científico-natural porque la psicología no se podía convertir en una auténtica disciplina experimental como la física. En su lugar, proponía que el campo se limitara a ser una descripción del alma y se focalizara en la noción de agencia moral, la capacidad de la persona de actuar intencionalmente de acuerdo con principios morales.
En el siglo XIX, la psicología se transformó de una disciplina filosófica en una disciplina científico-natural. La adopción de los principios y métodos de las ciencias naturales significó que la psicología académica principal dejó de lado temas psicológicos genuinos como subjetividad –experiencias personales, subjetivas y los significados que los seres humanos atribuyen a esas experiencias. Esta transformación tuvo orígenes intelectuales, y, más importante, socio-históricos: cuando la psicología emergió como una disciplina y fue luchando por dinero, poder y reconocimiento, parecía más promisorio que se alineara con las ciencias naturales altamente exitosas que con las ciencias humanas aparentemente ambiguas, como la historia (Ward, 2002). Después se esperaba que las ciencias naturales valoraran la psicología si esta se comprometía con temas ostensiblemente objetivos como conducta más que con las nociones de alma o experiencia humana. Este sentimiento de establecer la psicología como una disciplina rigurosa fue tan fuerte que incluso Sigmund Freud trató el psicoanálisis como una ciencia natural (véase Habermas, 1968/1972).
Este intento de establecer la psicología como una ciencia natural como la física condujo a muchas críticas e incluso a lo que se conoce como las discusiones sobre la crisis dentro de la psicología. De hecho, el primer libro sistemático sobre la crisis de la psicología fue publicado por Willy (1899), quien desafió los programas de investigación dominantes de orientación científico-natural de su época. Identificó como fuentes de la crisis de la psicología un edificio teórico especulativo y una metodología inadecuada. La literatura sobre la crisis siguió creciendo desde los años 1920-1930 y nuevamente desde los años 1960 y 1970 (para una perspectiva general, véase Goertzen, 2005). Una crítica de la falta de relevancia ético-política de la psicología también puede encontrarse en el siglo XIX cuando Beneke (1845) sugirió que la psicología podía ayudar a superar los tumultos políticos, sociales y religiosos. Desafió el foco de la psicología principal en la teoría más que en la práctica, y se quejó de que la psicología alemana rechazara ocuparse de la realidad social.
Una pregunta relevante en un libro sobre psicología crítica es la siguiente: ¿Deberían llamarse psicologías críticas todos los enfoques que brinden una evaluación crítica de la psicología principal? Un concepto general de psicología crítica incluiría todos los enfoques que critiquen el objeto de estudio, la metodología o la praxis de la psicología, o una combinación de ellos. Un concepto específico de psicología crítica, por otro lado, incluiría abordajes escépticos con respecto a la corriente principal que den prioridad a las dimensiones ético-políticas de la praxis. Uso el término praxis en contraste con el término práctica, para enfatizar la naturaleza política de la actividad humana en todas las áreas aplicadas. Además, debe mencionarse que mientras algunos psicólogos usan el nombre de psicología crítica para referirse a su propia posición en psicología (véase Fox y Prilleltensky, 1997; Hook, 2004; Sloan, 2000; Walkerdine, 2002), otros críticos de la corriente principal no usan ese término (por ejemplo, algunos psicólogos construccionistas sociales o feministas).
Los enfoques prominentes en la psicología crítica son: la psicología histórico-cultural, la psicología feminista, el construccionismo social, y más recientemente, las críticas postcoloniales. Todos estos abordajes han nutrido la literatura crítica sobre las limitaciones de la corriente principal. Por ejemplo, los abordajes marxistas podrían interesarse en el rol de las compañías de seguro en el desarrollo de los manuales de diagnóstico; los abordajes feministas podrían cuestionar las generalizaciones de los modelos de desarrollo basados exclusivamente en participantes masculinos; los construccionistas sociales podrían detenerse en el rol de la persuasión en la producción de teorías psicológicas dominantes en una cultura; y los expertos poscoloniales podrían preguntar por la significación de las teorías y las prácticas europeas y americanas para contextos africanos. Incluso, estas diferentes críticas proporcionan abordajes alternativos, algunos de los cuales a veces son contradictorios entre sí.

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología
En filosofía, el término ontología se refiere al estudio del ser (el estudio de las características fundamentales de la realidad). En psicología, los estudios ontológicos se ocupan de la naturaleza del ‘objeto’ psicológico. ¿Qué deberían estudiar los psicólogos? ¿Cuáles son las características específicas y definitorias del objeto de estudio de la psicología? Las discusiones ontológicas abarcan la definición adecuada de la psicología, su objeto de estudio apropiado, los modelos para representar la vida mental humana, las metáforas para entender la subjetividad humana, las teorías sobre la mente humana, las teorías sobre la naturaleza humana, las relaciones mente-cuerpo, etc.
Es importante recordar la siguiente distinción: la palabra psicología se refiere a un objeto de estudio, un campo de temas, una disciplina y una profesión. En la historia occidental la palabra psicología ha sido usada para referirse al estudio del alma, de la conciencia, de la vida mental, de la conducta, de la experiencia humana, de la mente o del cerebro, dependiendo de la época y del contexto cultural. Los temas psicológicos han sido estudiados en la tradición occidental desde la Grecia clásica, por ejemplo, cuando Aristóteles en su trabajo pionero Sobre el alma discutió el tema de la memoria. Sin embargo, la psicología como una disciplina académica independiente no existió antes del siglo XIX, y la psicología como una profesión se hizo realidad recién en el siglo XX. El término ‘mainstream psychology’ [que traducimos como “corriente principal de la psicología”] se refiere a un campo de estudio académico, tal como se enseña y se investiga en instituciones americanas y europeas, por ejemplo, en las universidades.
Se discuten aquí algunas cuestiones clave a partir de la consideración de las suposiciones implícitas en la corriente principal de la psicología sobre su objeto de estudio. Algunos psicólogos consideran que los modelos más importantes en la psicología son tecnológicos y que la historia de la psicología es paralela al desarrollo de la tecnología. Por ejemplo, el modelo de la psicología cognitiva y las metáforas de la vida mental humana se basan en la computadora, mientras que en épocas más tempranas de la psicología usaban dispositivos mecánicos más básicos (por ejemplo, relojes, máquinas de vapor y radios). Los modelos de máquinas están insertos en una red de suposiciones ontológicas. Una de esas suposiciones es que una persona reacciona ante un estímulo externo como un mecanismo; el modelo de la máquina excluye la noción de agencia, la capacidad de reflexionar, elegir y actuar. Oros modelos en psicología incluyen metáforas animales que, desde una perspectiva crítica, a menudo descuidan la comprensión de cómo la vida mental humana difiere de otras formas de vida mental animal.
De este modo, la corriente principal de la psicología opera con un modelo de la vida mental humana mecanicista, y de ahí, atomístico y reduccionista. Un concepto mecanicista de la acción humana también parece estar en tradiciones biológicas como el conductismo. A pesar del compromiso con la perspectiva evolucionista que asumen varios conductistas, el modelo de la máquina es dominante en el conductismo porque se asume que el individuo responde a estímulos. Dividir la vida psicológica en estímulos y respuestas (conductismo) o en variables independientes y dependientes (la corriente principal de la psicología) es problemático porque descuida la subjetividad, la agencia, la reflexión y la acción con sentido en contextos concretos (Holzkamp, 1992; Tolman y Maiers, 1991).
La selección de variables en el contexto de focalizar en aspectos aislados de la vida mental humana (atomismo) no hace justicia a la integración de la vida mental humana en los individuos concretos. En vez de mirar la complejidad de la vida mental, la cual es la fuente de la subjetividad humana, la corriente principal de la psicología asume que es suficiente estudiar partes pequeñas. Por ejemplo, la cognición es dividida en la atención, el pensamiento y la memoria. La memoria es dividida en de largo plazo, de corto plazo, etc. Es reduccionista asumir que las partes explican en forma suficiente la complejidad de la subjetividad humana; más aún, esta es una consecuencia del modelo de la máquina. En realidad la subjetividad humana es experimentada [experienced] en su totalidad. Desde la perspectiva del sujeto, la cognición, la emoción, la voluntad (para usar una división occidental de la vida mental) son en general experimentadas en su conexión en situaciones concretas de vida y no como partes aisladas. La idea de que estudiando las partes de un todo es suficiente y de que las partes se encastrarán juntas en un todo con sentido a través de procesos aditivos está basada en una visión del mundo limitada. Los críticos sostienen que una psicología que haga justicia a la subjetividad humana debería comenzar con el nexo entre las experiencias humanas a fin de entender las partes, y no viceversa (Martin, Sugarman & Thompson, 2003).
El modelo de la máquina sobre la vida mental humana tiene otra consecuencia: debido a que conceptualiza la persona en forma individualista y la sociedad como una variable externa, el modelo ve el individuo y la sociedad como separados (véase también Parker & Spears, 1996). Raramente los psicólogos se dan cuenta de que basan sus teorías y prácticas de investigación en un concepto individualista de la mente. Considérese lo siguiente: el hecho de que se hable una lengua en particular, digamos el inglés, se ha convertido en parte del self. Pero por supuesto, si hubiera nacido en Dinamarca con padres daneses, la lengua sería el danés. También cuenta el paso del tiempo: se pueden producir afirmaciones únicas en inglés, afirmaciones que no se hayan expresado nunca anteriormente, sin embargo esas afirmaciones solo tienen sentido porque están incrustadas dentro de una trayectoria socio histórica. Debido a que la lengua cambia, una afirmación como “estoy leyendo un capítulo sobre psicología crítica que desafía la naturaleza problemática de las ideas psicológicas” hubiera sido incomprensible para las personas que hablaban inglés hace quinientos años. Aunque el lenguaje puede ser único para un individuo, solamente tiene sentido dentro de una comunidad más amplia en la cual uno ha sido socializado, una comunidad que comparte las propiedades lingüísticas de la comunicación. De este modo, es insuficiente conceptualizar la realidad socio histórica como un estímulo del ambiente al cual se reacciona; el individuo no es independiente del medio y viceversa. Para que la psicología contemporánea sea considerada una disciplina científica, es fundamental representar la subjetividad humana inserta en contextos sociales e históricos.
En términos de alternativas, varias formas de psicología crítica se han alejado del concepto individualista y mecanicista de la vida mental humana. Todas las psicologías críticas promueven una comprensión de la naturaleza de los seres humanos como activa y social. Los enfoques histórico-culturales han sostenido que el medio ambiente, la cultura y la historia no son solo otras variables. El contexto está entretejido con la tela de la identidad personal. Por ejemplo, Vygotsky (1978) y sus seguidores han desafiado la naturaleza individualista de la psicología. Uno de sus conceptos alternativos más conocido es el de zona de desarrollo próximo. Se basa en la idea de que evaluar un individuo en forma aislada es limitado y de que es más importante encontrar lo que un niño individual puede aprender bajo la guía de, y en colaboración con, pares y adultos. Por ejemplo, Vygotsky estaría menos interesado en el rendimiento en un test de opciones múltiples sobre métodos de investigación que en cómo se resuelve un problema concreto de investigación bajo la guía de un mentor o en colaboración con otros estudiantes.
Holzkamp trató de desarrollar categorías básicas para la psicología a fin de entender las especificidades de la subjetividad humana. Según este autor, subjetividad significa reconocer la naturaleza social de los seres humanos. Más aún, la conceptualización de las personas como parte de un contexto económico y socio histórico más amplio no significa que no se tome en serio al sujeto. Holzkamp (1984) sugirió que la subjetividad y una psicología desde el punto de vista del sujeto, que concibe como la única psicología viable, debería ser entendida literariamente. Por ejemplo, es concebible que para un individuo, beber alcohol sea la mejor manera de lidiar con sus problemas. Si los psicólogos ya conocen los resultados de cierta intervención, independientemente del contexto y del individuo, entonces descuidan la subjetividad del Otro. Por supuesto, esto no implica acordar con todo lo que el Otro sugiera y haga.
La mayoría de los enfoques feministas reconocen el nexo entre la persona y la sociedad, y destacan el concepto de subjetividad en contexto. Además, han señalado que poner el foco en la vida mental significa descuidar el cuerpo (véase también fenomenólogos como Merleau Ponty, 1945/1962). Esto significa que es necesario desarrollar teorías corporizadas de la subjetividad, teorías que no excluyan el cuerpo de la teorización psicológica sobre el objeto de estudio de la psicología (Bayer & Malone, 1998). Los pensadores construccionistas sociales también han proporcionado conceptualizaciones de un individuo que no es independiente de su contexto, sino que está inserto en la sociedad y la comunidad (Gergen, 1985). Algunos psicólogos con orientación hermenéutica han destacado el lado activo, dialógico e intencional de una persona (Richardson, Rogers & McCarroll, 1998).
Una crítica postcolonial comienza con el argumento de que el objeto de estudio de la psicología es parte de un contexto histórico y cultural más amplio, y que las teorías que tratan de captar este objeto de estudio son parte de la teorización occidental. De este modo, deben ser entendidas como modelos occidentales de la vida mental humana más que como modelos universales (Teo & Febbraro, 2003). La pregunta es cómo conceptos desarrollados en Europa y Norteamérica pueden ser aplicados con sentido a diferentes contextos culturales. La tarea de los psicólogos de otros países es encontrar teorías, conceptos y prácticas psicológicas que funcionen en sus mundos de vida más que importar o exportar las ideas americanas. Por ejemplo, Freire (1970), quien hizo hincapié en que los aprendices deberían ser tratados como sujetos y no como objetos, y Martín Baró (1994), quien aplicó las ideas de Freire a la psicología, han desarrollado categorías que se ocupan específicamente de cuestiones psicológicas en América Latina.
Wilhelm Dilthey (1976) dividió las ciencias en ciencias naturales y humanas. Siguiendo su ejemplo, ha habido una discusión creciente sobre la naturaleza de los conceptos para describir a los seres humanos y la vida mental humana. Danziger (1997), quien ha enfatizado la construcción social de las ideas y las prácticas psicológicas, analizó si los conceptos psicológicos tienen un estatus diferente al de los conceptos científicos naturales. La llamó la diferencia entre clases naturales y clases humanas. Las clases naturales son objetos y eventos físicos, químicos y bilógicos, y puede decirse que son diferentes con respecto a las categorías psicológicas: el estudio del agua o de la formación de una roca es diferente del estudio del C. I., la congoja o la ‘raza’.
Los psicólogos necesitan entender que los conceptos de la psicología se construyen en un contexto cultural específico para propósitos específicos. Los psicólogos de la corriente principal pretenden que los conceptos construidos son conceptos naturales porque tienen una base empírica. Pero la base empírica no dice nada sobre el estatus ontológico de un concepto. Por ejemplo, el hecho de que un cierto número de individuos se identifiquen a sí mismos como británicos no significa que ser británico sea una variable de clase natural. Las investigaciones críticas surgieron del hecho histórico de que ciertos conceptos psicológicos han llegado a ser una realidad en la práctica social aunque su estatus ontológico resulta completamente problemático (por ejemplo, “raza” o C. I.). Sin embargo, estos conceptos construidos socialmente se convirtieron en una parte central de nuestra identidad: una vez que el concepto de C. I. ha sido establecido y se contesta bien los tests de C. I., llega a ser una parte de la auto comprensión psicológica. Más aún, al mismo tiempo los conceptos psicológicos como C. I. pueden también ser entendidos como fuentes de poder y opresión (véase Foucault, 1966/1970; Rose, 1996).
Una vez que un concepto ha llegado a ser un fenómeno cultural, es importante desafiar la familiaridad cultural de un concepto específico y la socialización en ese concepto, que hace que muchas ideas psicológicas parezcan auto evidentes cuando, de hecho, ellas se encuentran incrustadas culturalmente. El proceso de construcción social es fácil de entender cuando conceptos relativamente nuevos como inteligencia emocional llegan a ser parte de nuestra auto-comprensión cultural. Los psicólogos críticos también tratan de analizar si estos conceptos culturalmente incrustados usados en las teorías psicológicas expresan cierta visión del mundo y son ideológicos (esto es, pueden servir al interés del poder y el dinero). Por ejemplo, si decimos que una conducta es no adaptativa en lugar de esta persona está alienada, hemos hecho una elección teórica con consecuencias para personas específicas (cambio en la persona o el medio). Los psicólogos perciben la realidad socio-psicológica a través de sus conceptos.
  1   2   3   4

similar:

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconConducir es la ciencia que tiene como objeto de estudio la
«formación» como objeto de estudio de la Pedagogía, siendo «educación» y «formación» vocablos sinónimos en tal contexto (existe un...

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconRelación de cuestiones que han sido objeto de examen en anteriores...

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología icon«βίος» bíos, vida, y «-λογία» -logía, tratado, estudio, ciencia es...

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconUnidad 1: objeto de la psicologia evolutiva. Teorias mas relevantes

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología icon| historia | principales áreas de investigacióN | aplicaciones de...

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconEl deporte como objeto de estudio de la historia

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconLa ética, objeto de estudio y sentido sociocultural

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconObjeto estudio construcción conocimiento MÉtodos

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconEl estudio de la conducta es una rama de la psicología cuya actividad...

Cuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología iconLa biología es la ciencia que tiene como objeto de estudio a los...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com