Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como




descargar 64.33 Kb.
títuloResumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como
página2/2
fecha de publicación03.02.2016
tamaño64.33 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Documentos > Resumen
1   2

Estudio y Tratamiento de la Disfunción Eréctil

Constituyen la otra gran área que justifica la actividad clínica del andrólogo. Los logros también aquí han sido muy importantes, aunque, apenas ha modificado cualitativamente la práctica clínica del andrólogo, por la incorporación de nuevos fármacos y el perfeccionamiento de los procedimientos protésicos que han contribuido a un aumento significativo de nuestra actividad.

Los conocimientos fisiopatológicos de los mecanismos que rigen la erección, son recientes. Los escarceos científicos se inician con Conti, en el año 1952, si bien es preciso reseñar las perfectas descripciónes anatómicas que desde principios del siglo actual se ajustaban a los actuales conceptos funcionales.52

A partir de los de los trabajos de Master y Johnson, en los años 70,53 se despierta un gran interés por la respuesta sexual humana, que motiva la atención de investigadores y clínicos, 54.55 y consecuentemente se progresa con gran celeridad en los conocimientos sobre la fisiopatología y etiopatogenia de la erección. Paralelamente se desarrollan nuevos procedimientos y técnicas diagnósticas, más perfeccionadas, que ayudan a conocer mejor los factores orgánicos que producen impotencia, cada vez más frecuentes que los considerados como funcionales o psíquicos. Aprendimos, a considerar que la disfunción eréctil, es un trastorno originado por causas orgánicas y funcionales, y usualmente ambas causas están presentes, en mayor o menor grado, por lo tanto se trata de razón de prevalencia, no de exclusividad.56

De lo anterior, se deduce la necesidad de participación tanto del psicólogo como del psiquiatra, que junto al andrólogo integran el equipo necesario para el adecuado manejo del paciente con disfunción eréctil.

Los actuales avances diagnósticos terapéuticos de la disfunción eréctil, tienen su base en un mejor conocimiento de los mecanismos fisiopatológicos de la erección así como en importantes logros tecnológicos que han contribuido a un perfeccionamiento progresivo de las prótesis de pene.

En el campo de la fisiopatología de la erección, cabe destacar los conocimientos actuales sobre el papel de los neurotransmisores, como últimos responsables del mecanismo íntimo de la erección. Su efecto sobre el músculo liso puede ser de relajación o de contracción condicionando así la respuesta de erección o de flacidez peneana. Los estudios histoquímicos sobre el endotelio que tapiza los espacios lacunares, señalan la importancia del óxido nítrico como factor relajante del músculo liso, que también ejerce idéntica acción sobre la adventicia de las arterias del pene.57, 58 Otros neurotransmisores, entre los que cabe señalar la endotelina, sintetizada en el endotelio lacunar, ejercen su acción constrictora sobre el músculo liso y por lo tanto es responsable de la flacidez peneana. El esquema simple que complete los mecanismos de la erección, supone que paralelamente al aumento del flujo sanguíneo en los cuerpos cavernosos y aumento del volumen de los espacios lacunares se produce el bloqueo de retorno venoso, alcanzando el máximo grado de rigidez, como consecuencia del atrapamiento del sistema venoso entre las paredes de los espacios traveculares y de la propia túnica albuguinea cuando alcanza su grado máximo de distensibilidad.59 En los centros nerviosos, situados en la corteza y en la médula, se originan una serie de estímulos que a través de las vías nerviosas, son conducidos hasta las íntimas estructuras de los cuerpos cavernosos, en las que los neurotransmisores desempeñan la función comentada. La referencia al sistema vascular arterial, cuyas ramas terminales son las arterias cavernosas, y sistema de drenaje venoso que confluye en la vena dorsal profunda, completa el esquema anatómico.

La descripción de los mecanismos fisiopatológicos de la erección, sientan las bases de la clasificación etiológica de las disfunciones eréctiles, y en consecuencia fundamentan los medios diagnósticos de organicidad: registro nocturno de erección, estudio neurofisiológico de la función sexual, provocación de la erección mediante empleo de drogas vasoactivas, estudio eco-doppler, medida de presiones arteriales peneanas, cavernosometría y cavernosografía, estudios hormonales, esfinteromanometría, etc.

En el terreno terapéutico, las posibilidades actuales desbordan las previsiones más optimistas de hace sólo unas décadas. Aquí también la microcirugía ha venido a ampliar las posibilidades de actuar sobre los vasos sanguíneos permitiendo métodos de revascularización de la arteria dorsal del pene.60 El conocimiento de la fuga venosa, justifica intervenciones sobre el sistema venoso.

La terapia con drogas vasoactivas, 61 preparados hormonales y otros diversos fármacos 62.63 con indicaciones en casos muy concretos, obligan al andrólogo conocer perfectamente sus efectos terapéuticos, y, lo que es bien importante, las posibles contraindicaciones, posibles efectos secundarios indeseables y el modo de solucionarlos.64 Finalmente, la disponibilidad de las actuales prótesis de pene, con una gama de modelos cada vez mas sofisticados y perfeccionados permiten solucionar, con un alto nivel de exigencia, todos aquellos casos, hoy todavía muy numerosos, en los que no es posible por otros procedimientos restablecer la función de forma fisiológica.

Como comentario final, la labor del andrólogo queda perfectamente definida en la atención a la pareja infértil y los pacientes de disfunciones sexuales, prevención de la infertilidad masculina, en la primera etapa de la vida, mediante el tratamiento de la patología genital, ya sea adquirida o congénita, como en el caso de la criptorquidia.65 Ciertas afecciones, relacionadas con disturbios endocrinos, hacen su aparición durante la pubertad, siendo también en este período cuando se manifiestan cuadros tan importantes como el varicocele, o cuando es máxima la predisposición para padecer procesos isquémicos testiculares, o cuando se evidencia una falta de desarrollo genital, etc.66 Por todo ello es necesario reclamar la atención sobre estos aspectos. Así como también la prevención de las disfunciones sexuales, tratando de corregir todos los procesos desencadenantes sobre todo de origen vascular, tratando en lo posible recomendar ejercicio moderado y periódico, mejorando la dieta, así como también tratando de reducir en lo posible cualquier tipo de estrés.

BIBLIOGRAFÍA

1. E. Nieschlag. Scope and goal of andrology, definition of andrology in: E. Nieschlang and H. M. Behre (Eds.) Andrology male reproductive health and dysfunction Springer-Verlag Berlin. 1997; 1: 3.

2. Schirren, C. Andrology: origin and development of a special discipline in medicine. Reflection and view in the future. Andrología, 1984; 17 (2): 117-25.

3. Grace M. Centola. Andrology. Leeuwenhoek and the discovery of spermatozoa in: Grace M. Centola, Kenneth A. Grinsburg (Eds.) Evaluation and treatment of the infertile male Cambridge University Press New York. 1995; 1: 1-3.

4. William W. Jow. Testis biopsy, history in: Marc Goldtein. Surgery of male infertility. W.B. Saunders Company New York. 1995; 2: 8.

5. Harris M. Nagler. Azoospermia: The diagnosis and treatment, testicular biopsy in: Grace M. Centola, Kenneth a Grinsburg (Eds.) Evaluation and treatment of the infertile male. Cambridge University Press New York. 1995; 15: 237-238.

6. Amelar RD, Dubin L. Análisis seminal en: Richard D. Amelar, Lawrence Dubin, Patrick C. Walsh (Eds.) Infertilidad en el varón. Ed. Medica Panamericana S.A. Buenos Aires, 1980; 87-92.

7. TF Kruger, AA Acosta, KF Simmons, RJ Swanson, JF Matta, S Oehninger. Predictive value of abnormal sperm morphology in in-vitro fertilization. Fertil Steril 1988; 49: 112-117.

8. Paschke R, Schulze Bertelsbeck D, Bahrs S, Heinecke A, Behre HM. Seminal sperm antibodies exhibit an unstable spontaneous course and an increased incidence of leucocytospermia. Int J Androl 1994; 17: 135-9.

9. Manchini M, Losa G, Falcone L, Piffaretti Yanez A, Zeeb M, Balema M. Etiology of severe asthenozoospermia and fertility prognosis a screening of 5216 semen analysis. Andrología, 1991; 23 (2): 115-120.

10. De Braekeleer M, Dao TM. Cytogenetic studies in male infertility: a review. Human Reprod. 1991; 6: 245-50.

11. Matsuda T, Nomomura M, Okada K, Hayashi K, Yoshida O. Cytogenetic survey of subfertile males in Japan. Urol Int, 1989; 44: 194-197.

12. Hossein Sadeghi Nejad and Robert D. Oates. The genetics of azoospermia: current knowledge, clinical implications and future directions. Curr Opin Oral. 1997; 7: 367-72.

13. Egozcue J, Templado C, Vidal F, Navarro J, Morer-Farggas F. & Marina S. Meiotic studies in a series of 1100 infertile and sterile males. Human Genetics 1983; 65:185-8.

14. Reijo R, Lee T-Y, Salo P, Alagappan R, Brown LG, Rosenberg M, Rozen S, Jaffe T, Straus D, Hovatta O, De La Chapelle A, Silber S, Page DC. Diverse spermatogenetic defects in humans caused by Y chromosome deletions. encompassing a novel RNA-binding protein gene. Nat Genet 1995; 10: 383-93.

15. James WH. Time of fertilization and sex of infants. Lancet 1980; 1: 1124-26.

16. Wilcox AJ, Weinberg CR, Baird D. Timing of sexual intercourse in relation to ovulation: effects on the probability of conception, survival of the pregnancy, and sex of the baby. N Engl J Med 1995; 33: 1517-21.

17. J Ruíz Romero, H Narváez, LI Bassas y JM Pomerol. Consideraciones sobre la relación entre la agenesia de conductos deferentes y fibrosis quística. Ac fund Puigvert 1993; 12 (4): 236-40.

18. T Casals, L Bassas, J Ruiz Romero, M Chillón, J Giménez, MD Ramos, G Tapia, H Narváez, V Nuñez, X Estivill. Extensive analysis of 40 infertile patients with congenital abscence of the vas deferens: in 50% of cases only one CFTR allele could be defected. Hum Genet 1995; 93: 205-11.

19. Silber SJ, Van Steirteghem AC, Liu J, Nagy Z, Tournaye H, Devroey P. High fertilization and pregnancy tales after intracytoplasmic sperm injection with spermatozoa obtained from testicle biopsy. Hum Reprod 1995; 10: 148-52.

20. Turek PJ, and Ljung BM. Systematic fine-needle aspiration of the testis: correlation to biopsy and results of organ "mapping" for mature sperm in azoojspennic men. Urology, 1997; 49: 734-748.

21. Hirsh AV, Mills C, Bekir J, Dean N, Youich JL, Tan SL. Factors influencing the outcome of in-vitro fertilization with epididymal spermatozoa in irreversible obstructive azoospermia. Hum Reprod 1994; 8: 89-90.

22. Hirsh A, Montgomery J, Mohan P, Mille C, Bekin J, Tan SL. Fertilization by testicular sperm with standard IVF techniques. Lancet 1993; 2: 1237-8.

23. Harari O, Bourne H, Baker G, Gronow M, Johnston I. High fertilization tale with intracytoplasmic sperm injection in mosaic klinefelter's syndrome. Fertil Steril 1995; 63: 182-4.

24. Chehval MJ, Purcel RN. Deterioration of semen parameters over time with untreated varicocele: evidence of progressive testicular damage. Fertil Steril 1992; 57: 174.

25. Nagao RR, Plymate SR, Berger RE, Perin EB, Paulsen CA. Comparison of gonadal function between fertile and infertile men with varicoceles. Fertil Steril 1986; 46: 930-3.

26. Nilsson S, Edvinsson DA, Nilsson B. Improvement of semen and pregnancy rate after ligation and division of the internal spermatic vein: fact or fiction? Br J Urol 1979; 51: 591.

27. Rodriguez-Rigau L, Smith K, Stenberger E. Relationship of varicocele to sperm output and fertility of male partners in infertile couples. J Urol 1978; 120: 691-4.

28. Nieschlag E, Hetle L, Fischedick A, Behre HB. Treatment of varicocele: counselling as effective as occlusion of the spermatic vein. Hum Reprod 1995; 10: 347-53.

29. Dix P. Poppas, Peter N. Schlegel, and R. Ernest Sosa. Varicocelectomy: The laparoscopic approach in: Goldstein M. Surgery of Male Infertility W.B. Saunders Company. New York. 1995; 25: 185-96.

30. Montanari E, Trinchieri A, Zanetti G, Rovera F, Nespoli R, Dell Orto P, Austoni E, Pisani E. Andrological laparoscopy. Ann Urol 1995; 29 (2): 106-12.

31. David T, Miningerg and Steven J. Schichman. Pediatric orchiopexy: preventive medicine for infertility in: Goldstein M. Surgery of Male Infertility. W. B. Saunders Company New York. 1995; 24: 202-17.

32. Brown JS. The effect of orally administered androgens on sperm motility. Fertil Steril 1975; 26: 305.

33. Lamesdorf H, Compere D. and Begley G. Testosterone rebound in the treatment of male infertility. Fertil Steril 1975; 26: 469.

34. Rebecca Z. Sokol. Endocrine assessment and hormone treatment of the infertile male in: Grace M. Centola and Kenneth A. Ginsborg (Eds.) Cambridge University Press New York. 1995; 13: 194-214.

35. Pomerol JM, Enrique C, Narváez H, Puigvert A. Asthenone- crozoospermia and hypospermia as indicative pathology of the distal seminal tract. Int J Androl 1997; 20 (suppl. 1): 42.

36. Kirby CA, Flaherty SP, Godfrey BM, Warnes GM, Mattehews CD. A prospective trial of intrauterine insemination of motile spermatozoa versus timed intercourse. Fertil Steril 1991; 56: 102-7.

37. Hurd WW, Randolph JF Jr, Ansbacher R, Menge AC, Ohl DA, Brown AN. (1993) Comparison of intracervical, intrauterine, and intratubal techniques for donor insemination. Fertil Steril 1993; 59: 339-42.

38. Steptoe PC, Edwards RG. Laparoscopic recovery of preovulatory human oocytes after priming of ovaries with gonadotrophins. Lancet 1970; 1: 683-9.

39. Lopata A, Patullo MJ, Chang A, James B. A method for collecting motile spermatozoa from human semen. Fertil Steril 1976; 27: 677-84.

40. World Health Organization. Laboratory manual for the examination of human semen and sperm-cervical mocus interaction, 3rd Ed. Cambridge University Press, Cambridge 1992.

41. Cohen J, Malter H, Fehilly C, Wright G, Elsner C, Kort H. and Massey J. Implantation of embryos after partial opening of oocyte zona pellucida to facilitate sperm penetration. Lancet 1988; 2: 162.

42. Ng S Ch, Bongso A, Ratnam SM, Sathananthan H, Chan Cilk, Wong PC, Hagglwnd L, Anandakumar C, Wong YC, Gom VHH (1988) Pregnancy after transfer of multiple sperm under zona pellucida. Lancet 2: 790.

43. Palermo G, Joris H, Devroey P, Van Steirfeghem AC. (1992) Pregnancies after intracytoplasmic injection of single spermatozoon into an oocyte. Lancet 1992; 2: 17-18.

44. Narváez H, Navas M, Viscasillas P. y Pomerol M. (1995) Microaspiración de espermatozoides a nivel deferencial y fertilización in vitro. En: Libro de resúmenes VII Congreso Nacional Andrología, Bilbao España. 1995; 12: 526-7.

45. A Puigvert, H Narváez, E Ruiz Castañé y JM Pomerol. Special cleareance: review of 500 vasectomies and the incidence in our center. Ac Fund Puigvert 1996; 15 (4): 218-9.

46. Djerassi C, Leibo SP. (1994) A new look at male contraception. Nature 1994; 370: 11-12.

47. National Institutes of Health. Does vasectomy cause prostate cancer? JAMA 1993; 269: 2620.

48. Silber SI. Perfect anatomical reconstruction of vas deferens with a new microscopic surgical technique. Fertil Steril 1997; 28: 72-7.

49. World Health Organization. Task force on methods for the regulation of male fertility contraceptive efficacy of testosterone-induced azoospermia and oligozoospermia in normal men. Fertil Steril 1996; 65: 821-82.

50. Belker AM, Thomas AJ, Fuchs EF, Konnak JW, Sharlip ID. Results of 1469 microsurgical vasectomy reversals by the Vasovasostomy Study Group. J Urol 1991; 145: 505-11.

51. Cos LR, Valvo JR, Davis RS, Cockett ATK. Vasovastomy: current state of the art. Urology 1983; 22: 567-575.

52. Conti G. L'erection du penis humain et ses bases morphologique-vasculaires. Acta Anat. 1952; 14: 217.

53. Masters WH, Johnson VE. Human sexual inadequacy. Little-Brown, Boston 1970.

54. Lue TF, Tanagho EA. Physiology of erection and pharmacological management of impotence. J Urol 1987; 137: 829-836.

55. Molderings GJ, Ahlen H Van, Guther M. (1992) Modulation of noradrenaline release in human corpus cavernosum by presynaptic prostaglandin receptors. Int J Impotence Res 1992; 4: 19-25.

56. Hatzichristou DG, Saenz de Tejada I, Kupferman S, Namburi S, Pescatore ES, Udelson D, Goldsteim I. In vivo assessment of trabecular smooth muscle tone, its application in pharmaco-cavernosometry and analysis of intracavernous pressure determinants. J Oral 1995; 153: 1126-1135.

57. JM Pomerol Monseny, H Narváez Rosero, F Ferreira Chagas y C Henrique Ferreira. Enfoque diagnóstico terapéutico del paciente diabético afecto de disfunción eréctil desde la perspectiva práctica. Urol Integr Invest 1997; 2: 273-280.

58. Moncada Iribarren I, Saenz de Tejada I. (1995) Papel regulador del músculo liso del pene en el tono y la estructura trabecular. 1995; 7 (3): 4-13.

59. Saenz de Tejada I. Mecanisms for the regulation of penile smooth muscle contractility en: M. Rosselló Barbará, Ed. Ultimas avances en el diagnóstico y tratamiento de la disfunción eréctil, Baleares, España, 1996; 295-298.

60. Lewis RW. Venous surgery for impotence. Urol Clin N Am. 1990; 15: 115-121.

61. H Narváez Rosero, F Ferreira Chagas, JM Pomerol Monseny. Ensayo de diferentes terapias en pacientes afectos de disfunción eréctil con test diagnóstico de drogas vasoactivas negativo y rigiscan normal. En: Libro de resúmenes VII Congreso Nacional de Andrología, Bilbao España. 1995; C-59: 495.

62. Morales A, Condra M, Owen J, Surridge DH, Fenemore J, Harris C. Is yohimbine effective in the treatment of impotence? Result of a controlled trial. J Oral 1987; 137: 1168-1172.

63. Wegner HEH, Andressen R, Knispel HH, Banzer D, Miller K. (1995) Evaluation of penile arteries with color-coded duplex sonography: prevalence and possible therapeutic implications of connections between dorsal and cavernous arteries in impotent men. J Urol 1995; 153: 1469-1471.

64. Mazza ON, Zeller FL. Drogas y mecanismo de acción En: Mazza-Zeller Tratamiento farmacológico de la disfunción eréctil. Ed. Médica Panamericana S.A. Buenos Aires, 1997; 10: 117-130.

65. John P Mulhall and Irwin Goldstein. Andrology, Sexual dysfunction, Infertility. Curr Opin Urol 1997; 7: 347-348.

66. Stephen D Mark (1996). Paediatrics, Andrology, Infertility. Curr Opin Urol 1996; 6: U137-U142.
1   2

similar:

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconT umores malignos derivados de los tejidos linfoides (habitualmente...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconResumen La dislexia se expresa como una alteración del desarrollo...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconResumen a lo largo de los años, la agricultura se ha mantenido como...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  icon8 origen y formaci ón de los grupos
«movimiento» de un conjuntó de personas a lo largo de una hipotética dimensión de «grupalidad»antes que como un fenómeno discontinuo,...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconCarbohidratos: Son compuestos químicos constituidos por carbono,...
«βιος» bios, vida, y «λóγος» logos, razonamiento, estudio, ciencia es una de las ciencias naturales que tiene como objeto de estudio...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconPara que una persona se convierta en adulto existen varios indicadores...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconEmpezaremos por definir el Hardware: corresponde a todas las partes...
«Conjunto de los componentes que integran la parte material de una computadora». El término, aunque es lo más común, no solamente...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  icon1. Ignacio, Fabro, Javier: una amistad nada «obvia»
«obvia» como aquélla no pudo tener como fundamento la casualidad. Algo más hondo tuvo que fraguarla

Resumen la andrología es una ciencia que tuvo gran desarrollo en la década de los años 40. Como todas las ciencias, ha sufrido una auténtica transformación como  iconEl adn es una macromolécula, es decir, una gran molécula conformada...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com