Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres




descargar 172.45 Kb.
títuloLos expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres
página2/5
fecha de publicación04.02.2016
tamaño172.45 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5

¿Cómo se desarrolla normalmente el habla y el idioma?


Cuando hacemos referencia a la palabra “habla” nos estamos centrando en el resultado verbal de una acción motora, realizada por el aparato bucal y los órganos fonoarticulatorios, que está siendo dirigida por ciertas áreas del cerebro. Tiene que ver directamente con actos motores, y esto es lo que diferencia al habla del lenguaje, ya que el lenguaje es en sí una función cognitiva superior (que implica un proceso mental), pero el habla es un acto motor que está al servicio del lenguaje para que los seres humanos podamos comunicarnos oralmente. El habla implica por un lado la correcta articulación de los sonidos consonánticos y vocálicos, y por otro lado la fluidez o velocidad con que se está produciendo cada sonido o fonema.

Las alteraciones del habla, se dividen en alteraciones articulatorias (dislalias, imprecisión articulatoria, e inconsistencia articulatoria), y en alteraciones de la fluidez.

El período más importante en el desarrollo del habla y del idioma para los seres humanos es durante los tres primeros años de vida, una etapa en la cual el cerebro está desarrollándose y madurando. Estas aptitudes parecen desarrollarse mejor en un mundo que es rico en sonidos, elementos visuales y exposición permanente al habla y al idioma de otras personas. La base de este desarrollo es el deseo de comunicarse o interactuar con el mundo.

Los signos del comienzo de la comunicación aparecen durante los primeros días de vida cuando el recién nacido aprende que el llanto traerá alimentos, consuelo y compañía. El bebé también empieza a reconocer los sonidos importantes tales como la voz de su madre. Según crecen, los bebés empiezan a clasificar los sonidos del habla (fonemas) o los elementos fundamentales que componen las palabras de su idioma.

A medida que los mecanismos del habla y la voz maduran (mandíbula, labios, lengua y garganta), los bebés son capaces de controlar los sonidos. Esto empieza en los primeros meses de vida con el "arrullo", una vocalización silenciosa, tranquila, agradable, repetitiva. A los seis meses de edad, un bebé balbucea generalmente o produce sílabas repetitivas como "ba, ba, ba" o "da, da, da". Estos balbuceos pronto se convierten en un tipo de habla sin sentido (jerga) que a menudo tiene el tono y ritmo del habla humana, pero que no contiene palabras reales. A finales del primer año, la mayoría de los niños ya son capaces de decir palabras sencillas. Los niños no conocen el significado de sus primeras palabras, pero aprenden en la medida en que las personas que están a su alrededor responden a éstas.

A los dieciocho meses de edad, la mayoría de los niños puede decir entre ocho y diez palabras. A los dos años, deben juntar palabras en oraciones simples. Durante este período, los niños aprenden rápidamente que las palabras simbolizan o representan objetos, acciones y pensamientos. También a esta edad juegan a representar a otra persona.

A los tres, cuatro y cinco años, el vocabulario aumenta rápidamente, y comienzan a dominar las reglas del idioma. Éstas incluyen las reglas de fonología (sonidos del habla), morfología (formación de las palabras), sintaxis (formación de las oraciones), semántica (significado de la oración y de la palabra), prosodia (entonación y ritmo del habla) y pragmática (uso eficaz del idioma).

LENGUAJE Y COMUNICACIÓN

Principales dificultades de la comunicación y el lenguaje en el niño autista

    • Tiene conversaciones, pero tienden a ser lacónicas, breves, literales.

    • Son conscientes de la dificultad para encontrar temas de conversación

    • Tiene dificultades para iniciar las conversaciones para introducir un tema nuevo, para diferenciar la información nueva de la “ya dada”.

    • Presentan dificultades en los cambios de roles conversacionales

    • Se adaptan con dificultad a las necesidades comunicativas de sus interlocutores.

    • Lenguaje “pedante”. Lenguaje muy superior, gramaticalmente, al de sus iguales.

    • Tiene dificultades en la comprensión y uso del lenguaje figurativo (metáforas, ironías, chistes…)

    • Muestra dificultades en la comunicación referencial.

Área Semántica

En el área semántica una de sus mayores dificultades reside en la comprensión de significados oracionales cuando forman parte de unidades mayores del lenguaje. A mediad que va aumentando la complejidad oracional y discursiva, aumenta su dificultad para otorgar significados adecuados, dado el alto grado de capacidad analítica que exigen. En general, parece que su lenguaje transmite sensación de estar poco conectado, de ser un lenguaje desarraigado y con una escasa densidad semántica.

Entre las dificultades más destacadas que tienen relación con la semántica del discurso de este colectivo se destacan frecuentemente los problemas para asignar significados figurados, deshacer ambigüedades o aprender acepciones múltiples de los mismos términos. También tienen limitada la comprensión de los significados de los términos relacionados (verbos, determinantes, adverbios y preposiciones). Además, podemos encontrar un “uso metafórico del lenguaje”, especialmente durante la niñez.

Por otro lado, encontramos una idiosincrasia en las expresiones de miedo, de peticiones, y de otras intenciones, en las que suele hacerse uso de la ecolalia inmediata o demorada. Las expresiones idiosincrásicas de las intenciones comunicativas pueden manifestarse con el uso de preguntas o comentarios repetitivos, que pueden estar sustituyendo formas más creativas de hacerlo. Estas idiosincrasias pueden hacer difícil la comprensión para el interlocutor, especialmente si no ha compartido las experiencias a las que la persona con autismo se refiere, lo que puede convertir sus intervenciones en algo desconcertante, enigmático y oscuro.

Área Pragmática

Las habilidades pragmáticas engloban una amplia gama de competencias entre las que figuran la capacidad de expresar distintos actos del habla (prometer, pedir, afirmar…), la adaptación flexible de las formas del lenguaje en función de los diferentes roles sociales adoptados por los participantes en la situación comunicativa.

Entre las principales dificultades pragmáticas que las personas con autismo presentan destacan: dificultades en el control de los turnos durante la conversación, la frecuencia con la que violan las normas sociocomunicativas de aceptabilidad y cortesía de las comunicaciones, y las dificultades para distinguir la información que el oyente conoce de la desconocida.

Estos déficits se hallan en todas las edades, niveles de capacidad y de lenguaje, y hasta han sido considerados como un componente del más amplio fenotipo autista. Estas dificultades parecen tener su origen en la limitada participación en interacciones recíprocas en las que se hace preciso compartir la atención, las actitudes y emociones. Estas carencias dificultan la interpretación del significado sutil de las expresiones y palabras, observar las normas sociales, saber cuándo pasar de un registro a otro, observar las convenciones coloquiales, y tener en cuenta la perspectiva del que escucha.

A continuación analizaremos algunos de los componentes más prototípicamente pragmáticos del lenguaje, que tienen especial significación en los intercambios comunicativos de las personas con autismo.

Conversaciones recíprocas

Los diálogos de las personas autistas suelen carecer de reciprocidad, presentando un patrón de conversación que suele ser unidireccional, egocéntrico y con dificultades para cambiar de tema y para extraer conclusiones. Tienen dificultades para elegir, iniciar, mantener, cambiar y terminar temas de conversación adecuadamente, mostrando no saber cuándo y cómo tomar el turno de palabra conforme se suceden las pausas, entonaciones, etc.

Otra dificultad que presentas los autistas son los continuos solapamientos e interrupciones, existe una tendencia a interrumpir y a hablar a la vez que los demás o monopolizar las conversaciones. Otra dificultad relacionada es la que conlleva mantener el tópico conversacional, pues pueden cambiarlo sin tener en cuenta o reconocer las claves y normas implícitas que indiquen la conveniencia u oportunidad de un cambio de tema, y lo realizan de manera abrupta, precoz, artificial y poco sutil, especialmente si el tema no es de su agrado.

Estilo comunicativo

Las personas con autismo suelen mostrar un estilo comunicativo idiosincrásico. Durante la adolescencia, su lenguaje puede volverse pedante, excesivamente formal y preciso, con un vocabulario rico y sofisticado en situaciones en que sería más adecuado un registro más coloquial. Así, es común que, en el contexto de una conversación informal, utilicen frases largas y formales, en lugar de cortas e idiomáticas.

Sus emisiones tienden sistemáticamente a violar algunas de las máximas conversacionales que identifican las “reglas discursivas”, en concentro las máximas de relevancia y cantidad, y por tanto también el principio de cooperación. Por el contrario, son estrictos cumplidores de las de calidad y modo, lo que también resulta inadecuado cuando se realiza de manera rígida e inflexible, como ocurre, por ejemplo, en el caso de los actos de habla indirectos.

Comunicación referencial

Muchas de las habilidades que se ponen en marcha en la competencia pragmática conforman la habilidad de comunicación referencial en la que este colectivo muestra dificultades. El paradigma de estudio comunicativo referencial-ecológico centra su atención en la investigación de los intercambios comunicativos referenciales entre una pareja de sujetos con la ayuda de un adulto. Desde este enfoque estudiaron los patrones comunicativo-referenciales de un grupo de niños y adolescentes con trastornos psicopatológicos de la infancia y adolescencia en los que encontraron una incompetencia referencial cuando actuaban como emisores, pues la mayoría proporcionaba mensajes iniciales insuficientes (ambiguos, erróneos o incompletos), aunque éstos fueron mejorando a través de las sucesivas reformulaciones intraensayo e interensayo.

Años más tarde, encontraron que los mensajes del grupo de autismo eran poco informativos para su interlocutor, ya que contenían ambigüedad en los elementos básicos y, además, omitían, los elementos de mayor dificultad cognitiva, necesitando una mayor ayuda del adulto experimentador. A su vez, cuando actuaban como oyentes en dichas tareas, tenían significativamente más problemas que los sujetos sin trastornos para realizar preguntas de clarificación, para poder seleccionar adecuadamente el referente, tanto cuando no entendían el mensaje del hablante, como cuando dicho mensaje era ambiguo o incompleto.

Narraciones

El discurso narrativo requiere habilidades de planificación y formulación inmediata y sensibilidad al espacio comunicativo que se comparte con el interlocutor, lo que entraña una enorme dificultad para este colectivo. Sin embargo, metodológicamente, el estímulo que se presenta en el estudio del discurso es más controlado y artificial que en las situaciones naturales.

En la investigación de la narrativa, se ha encontrado que las personas con autismo tienen dificultades para compartir acontecimientos y experiencias mediante las narraciones. Específicamente, han mostrado menor complejidad, coherencia y comunicación de experiencias, mayores dificultades para referirse a los estados mentales y para narrar experiencias personales.

Lenguaje Figurativo

La pragmática también considera que los actos de habla no sólo pueden ser directos, sino que podemos utilizar el lenguaje con un sentido indirecto (ironías, metáforas, etc). Los actos de habla indirectos implican una intervención en que se comunica más de lo que se transmite de manera literal, por lo que para su comprensión se requiere un conocimiento compartido.

El significado no literal que subyace a estos mensajes puede entrañar dificultades para su comprensión en las personas con autismo, pues realizan interpretaciones literales tanto de lo que expresan como de lo que leen o escuchan, son poco conscientes de los sobreentendidos, y pueden fracasar en reconocer las intenciones humorísticas, o sentirse confusos antes las bromas. Las metáforas, las inferencias, los dobles sentidos, el sarcasmo, las ironías, algunos refranes, unidades fraseológicas idiomáticas, y proverbios, los chistes, las “frases hechas”, las bromas basadas en juegos de palabras o sutilezas verbales y demás juegos lingüísticos, si bien suelen ser de su interés, cuando el grado de abstracción es limitado, cuando éste aumenta e incluye dobles sentidos, representan para ellos una importante dificultad de comprensión y uso.

Inferencias y presuposiciones

Las personas con autismo presentan dificultades para hacer presuposiciones, asunciones e inferencias sobre las necesidades del interlocutor, así como para realizar un juicio adecuado sobre la intención subyacente a sus actos comunicativos. Las presuposiciones se refieren al conocimiento, expectativas y creencias que un interlocutor cree que comparte con el otro participante en la conversación. Estas presuposiciones sirven para que le emisor estructure los mensajes que desea comunicar. La habilidad de realizar presuposiciones requiere que los mecanismos atencionales estén intactos, una conciencia de las reglas sociales, la habilidad de considerar la perspectiva de los otros, la habilidad de considerar vías alternativas para expresar las ideas, y tener las habilidades de lenguaje necesarias para llevar todo esto a cabo. El razonamiento inferencial consiste en un proceso cognitivo en el que la persona ha de hacer juicios sobre el mundo el mundo físico basándose no sólo en las propiedades que percibe, sino teniendo en cuenta la información que puede no estar presente en ese momento.

Prosodia

El habla es una conducta compleja, neuromuscular y motora, caracterizada por dos tipos de componentes acústicos. El primero es denominado “componente segmentario”. Este rasgo se refiere a los distintos sonidos característicos de los segmentos de fonema en el habla. El segundo, conocido como “componente no segmentario”, incluye elementos como la entonación vocal, acento, tiempos, modulación y ritmo. El primero estará conservado en las personas con autismo, aunque no suelen presentar anomalías específicas en cuanto a adquisición y discriminación de los sonidos. El desarrollo de la fonología y pronunciación es similar al de los niños de desarrollo normal en el orden y aparición de los sonidos del habla, aunque puede aparecer más tarde y avanzar más lentamente. Por el contrario, en el segundo, conocido como “prosodia”, mostrarán dificultades, aunque de inflexión y la entonación pueden no ser tan rígidas y monótonas como en el autismo de menor nivel de funcionamiento.

Ecolalia

La conducta ecolálica puede ser definida como la repetición verbal, bien sea de sílabas, palabras o frases, almacenadas por el propio sujeto o escuchadas con anterioridad. Cantwell y Baker definen las ecolalias como “la repetición, a modo de un papagayo, de palabras que el niño no parece comprender, la repetición de frases almacenadas, y la incapacidad para construir oraciones originakes”.

Las ecolalias constituyen un elemento presente en el desarrollo normal del lenguaje, manifestándose en el periodo que abarca de los dos a los dos años y medio. De esta forma, se evidencia la función clave que desempeña la imitación en la adquisición del lenguaje.

Existen tres aspectos distintivos en las ecolalias presentes en el trastorno autista con relación a una ecolalia evolutiva:

  • La ecolalia evolutiva se caracteriza por ser una imitación selectiva; cuestión no siempre presente en las peticiones evidenciadas por los autistas.

  • La ecolalia evolutiva se ajusta a las reglas que el niño maneja. En el autismo, por el contrario, estas ecolalias pueden encontrarse por encima de las reglas de lenguaje que manifiesta y utiliza. Dicha circunstancia suele suscitar erróneas expectativas familiares ante las capacidades del niño.

  • La conducta ecolálica en los sujetos autistas se prolonga más allá de los treinta meses; periodo reseñado como habitual en la duración de una ecolalia evolutiva.

También tenemos que considerar que existen cuatro criterios para clasificar la ecolalia:

Criterio Temporal:
1   2   3   4   5

similar:

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconTres juegos y doce cuentos para jugar a la investigación matemática....

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconResumen en este artículo se muestra el amplio conocimiento que tienen...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconLos niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconLos niños índigo los nuevos chicos han llegado padres: si tienen...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconLos ovarios de las mujeres indias envejecen antes que los de las mujeres caucásicas

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres icon02,23 pl de refugiados españoles, pp de rostros de niñOS, de mujeres...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconLos niños y las niñas de escasos recursos con dificultades de aprendizaje...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconReconoce y distingue la energía y las propiedades que tienen los...

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconCaracteristicas generales del niño y la niña hasta los seis añOS....
«de leche» y termina entre los 2 años y los 2 años y medio. Estos dientes serán sustituidos en los siguientes años por los definitivos....

Los expertos estiman que tres a seis de cada mil niños, padecerán de autismo. Los varones tienen cuatro veces más probabilidades de padecerlo que las mujeres iconContenido
«aritmética de las siete operaciones», queriendo subrayar con ello que a las cuatro operaciones matemáticas conocidas por todos,...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com