Bibliografía y webgrafíA




descargar 163.03 Kb.
títuloBibliografía y webgrafíA
página2/5
fecha de publicación04.02.2016
tamaño163.03 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5

SORDERA DE TRANSMISIÓN

Lesiones del oído externo:

  • Malformaciones

  • Estenosis del conducto

  • Infección del conducto

  • Lesiones obstructivas
Lesiones del oído medio:

  • Obstrucción tubárica

  • Otitis medias y sus secuelas

  • Tumores

  • Malformaciones en la cadena de huesecillos
Lesiones de la cápsula ótica:

  • Infecciones como la sífilis

  • Distrofias del oído como la otosclerosis


    1. SORDERA DE PERCEPCIÓN

Lesiones del oído interno:

  • Malformaciones

  • Intoxicaciones medicamentosas

  • Infecciones

  • Alteraciones vasculotensionales del laberinto como la enfermedad de Meniere

  • Traumatismos

  • Tumores
Lesiones retrolaberínticas o radiculares:

  • Infecciones como la meningitis o secuelas peripetrosas de otitis

  • Víricas

  • Neuríticas

  • Tumorales

5. CONSECUENCIAS DE LA SORDERA EN EL DESARROLLO DEL NIÑO. CARACTERISTICAS PERSONALES.
A este respecto, debemos tener muy claro que no existe un perfil de la persona con discapacidad auditiva que sea universalmente válido. Podemos hablar de ciertas características generales, al igual que podemos hablar de características de los alumnos oyentes, sin embargo, las diferencias individuales nos hacen ser cautos a la hora de incluir a todos los alumnos con discapacidad auditiva dentro de un mismo patrón de desarrollo, ya que la sordera es un fenómeno complejo de manera que va a ser diferente el comportamiento y rendimiento de cada niño.
5.1 DESARROLLO COMUNICATIVO-LINGÜÍSTICO
Entre los aspectos principales a destacar en el desarrollo de niños deficientes auditivos y oyentes, podemos hablar de los siguientes:


  • los recursos gestuales desplegados para comunicarse en la etapa prelingüística son sustancialmente los mismos que los que desarrollan los niños oyentes.




  • la modalidad comunicativa a la que se encuentran expuestos los niños sordos no parece afectar significativamente al despliegue gestual de la etapa prelingüística, pero posteriormente, ya en la etapa lingüística, el hecho de estar expuestos a una modalidad manual va a dar lugar a diferencias en el nivel de desarrollo gestual. Por otra parte, cuando los niños sordos no reciben una modalidad manual, el desarrollo lingüístico se produce más tardíamente, se prolonga más tiempo el empleo de recursos prelingüísticos en la comunicación y, por tanto, el paso del prelenguaje al lenguaje se hace más lento.




  • los niños sordos hijos de padres sordos, presentan un desarrollo comunicativo y lingüístico igual al de los oyentes; el lenguaje de signos y los diferentes apoyos a la comunicación que establecen, les producen una mutua satisfacción en el acto comunicativo. Desde la etapa prelingüística, su desarrollo es muy similar al de los niños oyentes, pero siempre su comunicación será a través de signos manuales.




  • cuando los padres oyentes utilizan un método combinado de lenguaje oral y lenguaje de signos (por ejemplo el sistema Bimodal), sus hijos sordos realizan un desarrollo comunicativo y lingüístico algo más lento que en el caso anterior, pero similar en cuanto a evolución. Si a estos niños se les combina dicho método con la estimulación auditiva, ejercitando su audición residual, el desarrollo del lenguaje suele ser el normal.




  • los casos donde la evolución tanto comunicativa como lingüística, y por tanto, la evolución intelectual y emocional, se ven alteradas, resultan ser los hijos sordos de padres oyentes y que utilizaban exclusivamente el método oral. En estas situaciones, el niño encuentra muchas dificultades para establecer las conductas comunicativas previas al lenguaje como: atención conjunta, juegos de anticipación, alternancia en la comunicación, referencias, etc.


Teniendo en cuenta todos estos datos es necesario distinguir, al estudiar el desarrollo comunicativo-lingüístico de los niños con discapacidad auditiva, entre tres tipos de niños:


  1. los que reciben un input exclusivamente oral

  2. los que reciben además un sistema complementario de comunicación

  3. los que reciben el lenguaje de signos como primer lenguaje


Así, en lo que a la adquisición y desarrollo del lenguaje oral cuando el input es principalmente oral, podemos decir que es hacia los cinco años cuando los niños poseen un dominio prácticamente total de su lengua nativa, y esto se produce de forma natural, sin una enseñanza programada. Por el contrario, en los niños sordos sólo podemos hablar de un dominio limitado de la comunicación oral, y esto se produce sólo a través de una prolongada e intensiva enseñanza. Parece que claro que, sin una enseñanza específica del lenguaje oral, el niño sordo profundo no accederá a este sistema comunicativo. Aún así, la mayoría de los autores coincide en afirmar que, el proceso de adquisición del lenguaje es mucho más lento que el del niño normo-oyente. Si analizamos estos aspectos podemos destacar las siguientes ideas:
En las etapas prelocutivas o preverbales:


  1. Los niños sordos vocalizan de forma normal pero sus vocalizaciones tienden a disminuir hasta desaparecer. La razón de ello puede atribuirse a que la falta de retroalimentación que recibe de sus vocalizaciones, conduce al niño sordo a perder interés en vocalizar.




  1. El bebé sordo no va a responder ni a distinguir los aspectos diferenciales de la entonación del habla que los adultos emplean con él. Su conocimiento del entorno se verá empobrecido al no poder captar intencionalidad del hablante, estados de ánimo y reacciones emocionales.




  1. El bebé sordo debe aprender cuándo, dónde y qué debe mirar, secuencialmente, mientras que al bebé oyente se le presenta la misma información simultáneamente. Dados los problemas de atención divida y procesamiento de la información que tienen los bebés sordos, no es raro que el desarrollo de la interacción recíproca, la alternancia y la comunicación preverbal necesiten más tiempo para establecerse.




  1. La ecolalia no se da espontáneamente en el niño sordo. La falta de audición le impide iniciarse de forma natural en estos aprendizajes que habilitan al oyente para imitar patrones entonativos y rítmicos y le acercan a la emisión de palabras. El niño sordo no dará el salto a la palabra oral de forma natural


Al adentrarnos en la etapa locutiva o etapa verbal, que comienza con la adquisición de las primeras palabras, también observamos diferencias importantes entre el niño sordo y el oyente, destacando las siguientes:


  1. Aparecen más tarde que en los oyentes (alrededor de los 16 meses).




  1. Las combinaciones de dos palabras, que constituyen la entrada al desarrollo sintáctico del lenguaje, se producen también más tardíamente en los niños sordos (hacia los cuatro o cinco años).




  1. No obstante, al igual que los niños oyentes, los niños sordos comienzan a combinar dos palabras cuando su vocabulario contiene aproximadamente cincuenta palabras (estas combinaciones se reducen a una suma de palabras con escasas posibilidades funcionales).




  1. El vocabulario crece lentamente.




  1. Encuentra dificultades para captar el significado de las palabras que conlleva cierto nivel de abstracción. Le cuesta trabajo generalizar conceptos, emplear genéricos y aprender palabras gramaticales.




  1. En cuanto al desarrollo sintáctico es más lento en los niños sordos, tardan mucho tiempo en superar la palabra-frase y permanecen durante un largo periodo en la frase simple. Las frases compuestas aparecen muy tarde y están llenas de incorrecciones. Al niño sordo le resulta muy difícil respetar las reglas gramaticales y sintácticas e incluso encuentra que algunas adquisiciones se realizan en distinto orden que el de los niños oyentes. En definitiva, la estructura sintáctica del lenguaje del niño sordo aparece en ocasiones de forma incorrecta, pues aparecen omisiones e incluso alteraciones en el orden de los elementos que componen la oración, incorrecciones que se han denominado con el término de agramaticalismos (Juárez y Monfort, 1989). Esto se debe a que solo identifican las palabras previamente conocidas, frecuentes y más cargadas de contenido semántico. Los nexos, preposiciones, conjunciones, verbos irregulares, terminaciones de verbos, etc. las omiten, encuentran especial dificultad para servirse de ellos tanto a nivel comprensivo como expresivo.




  1. La ininteligibilidad del habla de los sujetos sordos proviene tanto de las omisiones, sustituciones e incluso distorsiones de los sonidos de la lengua, como de la ausencia de una adecuada entonación, ritmo, tiempo, tensión, etc., del habla. Aunque la intervención logopédica enseña al niño sordo la correcta pronunciación de los fonemas de la lengua, y se trabajan los elementos prosódicos del habla, lo cierto es que cuando el sujeto sordo emplea espontáneamente el lenguaje en la comunicación, a causa de la falta de retroalimentación auditiva de sus propias emisiones, produce numerosos errores que lo hacen ininteligible para su interlocutor.


Entre los errores más frecuentes cometidos por los chicos sordos podemos destacar: habla telegráfica, omiten partes esenciales de la oración, errores en el tiempo o forma verbal (abusan del presente, y del infinitivo, usan muy pocos subjuntivos, potenciales, imperativos y verbos auxiliares), sustituciones, adiciones, orden incorrecto, errores de concordancia y errores de tipo pragmático
Una vez finalizado el proceso de adquisición del lenguaje en una persona sorda, mediante un método principalmente oral, desarrollaremos cómo se produce este proceso (adquisición y desarrollo del lenguaje oral) a través de algún sistema complementario de comunicación, como el Sistema Bimodal o la Palabra Complementada:


  1. Sistemas bimodales, que consisten en la utilización simultánea del lenguaje oral y signos sacados del lenguaje de signos. Si seguimos autores como Shlesinger y Meadow (1981) o Marchesi y colaboradores (1987), podemos afirmar que el niño deficiente auditivo puede desarrollar lenguaje oral, aunque el mensaje se le esté expresando también en signos, ya que el sistema puede ayudar a mejorar los niveles comunicativos de estos niños. Asimismo estos niños van desarrollando poco a poco su lenguaje oral sin que los signos interfirieran negativamente en este aprendizaje. Hasta el momento lo que parece estar claro es que los sistemas bimodales potencian los niveles comunicativos de los niños sordos en edades tempranas, y lo que no se ha demostrado con exactitud es que favorezca el aprendizaje de las estructuras morfosintácticas del lenguaje oral. También se constata que estos sistemas favorecen el que los adultos oyentes se comuniquen con estos niños.

En síntesis, parece estar relativamente claro que los niños sordos que reciben desde pequeños comunicación bimodal están en mejores condiciones lingüísticas y cognitivas que los niños oralizados exclusivamente, las interacciones de los padres con sus hijos sordos son mejores, más ricas y afectivamente estables. Pero los datos también señalan que estos niños sordos están en peores condiciones que los niños que reciben el lenguaje de signos como primer lenguaje.


  1. Palabra Complementada o Cued-Seech, que supone un complemento visual a la lectura labial, eliminando las posibles confusiones que puedan producirse, tanto porque los distintos fonemas tienen el mismo punto de articulación, como porque algunos fonemas son “invisibles”. A este respecto podemos afirmar que los niños sordos que reciben estímulos orales a través de la audición residual más la PC, obtienen tasas de acierto equiparables a las de los niños normo-oyentes mediante la audición y que existen diferencias importantes en las puntuaciones conseguidas a través del sistema tradicional de sólo lectura labiofacial frente a las puntuaciones obtenidas mediante la PC. Lo que no da la PC a los niños sordos es la posibilidad de comunicación entre ellos.




  1. Una última forma de acceder a la comunicación por parte del niño con discapacidad auditiva es el Lenguaje de signos. En lo que a este sistema alternativo se refiere, podemos destacar que los niños sordos hijos de padres sordos que adquieren este lenguaje como su lengua materna pasan por las mismas etapas evolutivas que el niño oyente que adquiere el lenguaje oral (primeros signos en relación con su mundo inmediato, lenguaje holofrásico, errores “fonéticos”…). Si seguimos a Marchesi y colaboradores (1987) podemos destacar la superioridad de estos niños sordos en cuanto a la variedad y riqueza de funciones comunicativas, en comparación con los niños exclusivamente oralizados o con el sistema bimodal. Estos puede ser explicado ya que las madres sordas con sus hijos sordos comparten las reglas de la conversación y el diálogo, comparten situaciones pasadas-futuras, y lo que es más importante, se comparte el deseo de comunicar porque se dispone de la herramienta para hacerlo (Meadow, 1981; Erting, 1989).

Podemos concluir afirmando que, la adquisición y desarrollo del lenguaje de signos pasa por las mismas etapas evolutivas que el lenguaje oral; y que los niños que reciben este lenguaje en edades tempranas manifiestan un desarrollo lingüístico, cognitivo y social superior al resto de los niños sordos.
Como ideas generales, podemos concluir con las siguientes:


  • Sordos y oyentes son igualmente competentes al nacer para desarrollar un sistema lingüístico de comunicación.

  • La comunicación al principio está apoyada en el gesto y poco a poco se va despegando de él para dar paso a la palabra, que puede desarrollarse tanto en oyentes como en sordos.




  • Tanto si la orientación rehabilitadora es oral como gestual, es necesario que los padres aprendan a comunicarse con su hijo sordo.


1   2   3   4   5

similar:

Bibliografía y webgrafíA icon7. Bibliografía y webgrafía
«definió las líneas básicas de un programa de atención educativa a la población itinerante de los circos», y que es el objeto central...

Bibliografía y webgrafíA icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía y webgrafíA icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía. 72

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía 2

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com