Bibliografía y webgrafíA




descargar 163.03 Kb.
títuloBibliografía y webgrafíA
página4/5
fecha de publicación04.02.2016
tamaño163.03 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5

Clasificación de los signos gestuales


Atendiendo a las relaciones semánticas básicas en el lenguaje de signos gestuales, clasificamos los signos en los siguientes grupos:

SIGNOS MOTIVADOS

  • signos icónicos quinésicos: reproducen la forma, el movimiento y las relaciones espaciales.

  • signos deícticos: deícticos índices y deícticos iconos.

SIGNOS INTERMEDIOS

  • motivados de segundo grado

SIGNOS ARBITRARIOS.

Definiciones de cada uno de ellos:

  1. Signos motivados

  • Signos icónicos quinésicos: Son signos que en algún sentido parecen lo que representan, que producen el efecto de sentido realidad.

  • Signos deícticos: Son unas identificaciones del referente por medio de un gesto corporal en el contexto espacio-temporal que sirve de marco a la enunciación.

En el lenguaje de signos gestuales, basado en la dimensión espacio-temporal, la expresión es fundamental.

El intercambio comunicativo entre los sordos se lleva a cabo visualmente cara a cara, con la presencia de los interlocutores.
  1. Signos intermedios: Es un pequeño grupo de signos cuyo origen es dactilológico.


Importancia de la lengua de signos para las personas sordas

Durante muchos años cada comunidad lingüística, en el desarrollo de su propia historia y de su cultura, ha desarrollado una manera diferente de ver la realidad

Esto quiere decir, que un mismo objeto o una misma acción se puede llamar, nombrar o "signar" de manera diferente según cada comunidad lingüística.

Es necesario resaltar un hecho claro: todos los países, sea cual fuere el sistema y metodologías de comunicación que se hayan utilizado para la enseñanza de las personas sordas prelocutivas, cuando finalizan su escolaridad, abandonan la escuela y llegan a la edad adulta, en su mayoría utilizan una forma de comunicación viso-gestual (visual y gestual) que no es una simple mímica, sino una verdadera lengua con características y estructuras gramaticales complejas.

6.2 ALFABETO DACTILOLÓGICO

El alfabeto dactilológico no es un sistema de comunicación en sí. Consiste en la representación manual de las letras del alfabeto, y se utiliza sobre todo, para nombrar personas (María, Pedro…, aunque si estas personas ya son conocidas por los hablantes se les designa un símbolo –signo de la LSE que representa una característica del sujeto), objetos o acciones de las cuales no se conoce el signo, etc.

No se utiliza como sistema de comunicación ya que una conversación basada en el deletreo no es funcional.
6. 3 SISTEMA BIMODAL

Un “sistema bimodal” o “idioma signado” es la expresión a manual y oral de la lengua de una comunidad oyente, utilizando para su expresión manual, siempre que sea posible, el vocabulario del lenguaje de signos en su comunidad sorda. El término “bimodal” fue introducido por Schlesinger en 1978 para designar la asociación de dos modalidades: signada y hablada.

Dicho de otra manera, el bimodal no es la utilización conjunta de dos lenguas: lenguaje de signos y lenguaje oral; se trata de la emisión de una sola lengua (el lenguaje oral) acompañada de signos (lenguaje de signos).
En estos sistemas, la información oral y manual son simultáneas, aun que no complementarias (a diferencia de la palabra complementada). Es decir, el mensaje se expresa de dos formas a la vez. El bimodal trata de asegurar la información ofreciendo al niño simultáneamente los dos canales informativos.
Motivos de la creación de los sistemas bimodales para la comunicación con los niños sordos
La razón primordial es la de aprovechar la modalidad de emisión que nos ofrece el lenguaje de signos para “hacer visible” al sordo el lenguaje oral, lo que facilitará enormemente la interacción comunicativa con el niño y el acceso a la estructura del lenguaje oral.
Dado que los sistemas bimodales utilizan las dos formas de emisión, algunas personas pretenden con ellos también un acercamiento al lenguaje de signos, un primer paso que les facilite el posterior aprendizaje.
Puesto que es posible encontrar distintos grados de ajuste a la lengua hablada, en función de los objetivos que se pretendan cubrir con el sistema, no deberíamos hablar de “bimodal” como un único sistema, sino de “bimodalismo”, que incluiría desde sistemas tremendamente fieles a las reglas morfo-sintácticas de la comunicad oyente, hasta sistemas mucho menos rígidos, donde se intenta ajustar lo más posible a la lengua oral, pero sin “inventar” signos o marcas morfológicas que no formen parte del vocabulario del lenguaje de signos.

Son dos los objetivos que han llevado a los distintos autores a optar por este sistema de comunicación:


  1. Que al niño sordo le llegue un lenguaje con el que se pueda comunicar con su entorno de forma más natural y a edades más tempranas.

  2. Que ese lenguaje que pretendemos hacerle llegar sea básicamente el lenguaje de la comunidad oyente al que pertenece esa familia.


Funciones
La comunicación bimodal tiene dos funciones claras: comunicación y aprendizaje del lenguaje oral. No obstante, estas dos funciones pueden estar contrapuestas. El aprendizaje de un lenguaje requiere la emisión completa de la estructura del lenguaje que se está enseñando. Para que las manos “digan” lo mismo que dice la boca, en el mismo orden y al mismo tiempo, tendríamos que inventar signos y marcas que no existen en el lenguaje de signos y también lentificar la expresión oral.
Por otro lado, comunicación implica espontaneidad y fluidez, así como rapidez de emisión, y la introducción de todos estos signos y marcas que convierten el sistema en poco fluido y funcional, además de perder significado para el niño sordo, ya que quizás cuando se termina de signar la última palabra de la frase no se acuerde de la primera.
Si el peso lo ponemos en el aprendizaje del lenguaje oral, tendremos que signar todo lo que hablamos; la transmisión de la lengua oral es completa, pero la comunicación se hace fría y tediosa. Se tarda mucho en expresar una frase y visualmente se pierde sentido, y quizá se pierda en comunicación a favor de transmitir una estructura lingüística completa.
Si, por el contrario, se signa un poco más libremente, la comunicación no se ve tan afectada: podemos adaptar mejor nuestras manos al ritmo del lenguaje oral; sin embargo, la información lingüística que transmitimos es completa.

Por último, es importante no confundir bimodal con bilingüismo. Con el primer término nos referimos a la característica de ciertos intercambios comunicativos basados en una lengua (la oral), aunque empleando dos modalidades diferentes de expresión (vocal y gestual). Por el contrario, cuando aludimos a bilingüismo hacemos referencia a la utilización de dos lenguas diferentes con distintas reglas gramaticales y, por tanto, imposibles de ser expresadas de forma simultánea.







6.4 PALABRA COMPLEMENTADA (CUED-SPEECH)
La Palabra Complementada se trata de un sistema de apoyos manuales a la lectura labial y que facilita la comprensión de los mensajes hablados. No es un sistema signado, sino un método eminentemente oral en el sentido de que su objetivo es complementar la lectura labial. La Palabra Complementada es un sistema basado en los sonidos del habla, que mediante ocho configuraciones de la mano en tres posiciones distintas respecto al rostro, en combinación con la Lectura Labiofacial, elimina las confusiones orofaciales haciendo posible la total percepción del habla a través de la vista.
Se sabe que a partir de un cierto grado de sordera, en concreto a partir de los 90 dB de pérdida auditiva, las prótesis actuales no sirven para percibir con suficiente calidad los segmentos del habla, haciendo difícil siempre, e imposible a veces, la comprensión del mensaje. Una vez solucionado el problema de la ambigüedad orofacial a edades tempranas, el niño sordo lo tiene mucho más fácil para adquirir el lenguaje oral de forma casi natural. La Palabra Complementada fue ideada para que el niño sordo, desde su más temprana edad, tuviera mayor facilidad en percibir los estímulos verbales en su entorno natural.




Tres movimientos de la mano indican la sílaba directa versus la inversa u otras combinaciones consonánticas, así como el tiempo, el ritmo y la prosodia:

    1. Movimiento adelante: acompaña a la sílaba directa

    2. Movimiento flick: acompaña a la consonante aislada

    3. Movimiento relax: marca el tiempo, ritmo y prosodia, que tanto contribuyen a la comprensión del habla


Cómo y cuándo emplear la Palabra Complementada
La Palabra Complementada es, por tanto, un método oral que favorece la comprensión de lo hablado en tanto en cuando es facilitador de la lectura labial. Esto no significa que la Palabra Complementada deba ser tomada como un método que sólo tiene cabida en un enfoque estrictamente oralista, es decir, la Palabra Complementada es susceptible de ser incorporada en otras aproximaciones o métodos de intervención que no sean puramente orales. La elección del enfoque más adecuado dependerá de variables diversas: grado de pérdida auditiva del alumno o alumna, edad en que sobrevino la sordera, edad actual del niño, entorno educativo y familiar… Será el profesional responsable en cada caso quien, teniendo en cuenta estas variables, tomará decisiones respecto a la rentabilidad de utilizar la Palabra Complementada y respecto a qué proceso debe seguirse en su utilización.
Una consideración importante a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones es que la Palabra Complementada es un método que favorece la comprensión de lo hablado, pero, sin embargo, no es un sistema que facilite de forma directa la producción oral por parte del niño sordo. Esta característica es particularmente importante a la hora de plantearse la utilización de la Palabra Complementada con niños sordos profundos prelocutivos en edades tempranas. La Palabra Complementada podría ser útil en situaciones y enfoques educativos muy diversos, ya sean monolingües o bilingües. En todas las situaciones donde el lenguaje oral sea utilizado, la Palabra Complementada podría ser de ayuda.
7. CONSIDERACIONES (PAUTAS PARA PADRES Y PROFESORES)

Profesores:


  • reforzar los logros del niño

  • hablarle claramente

  • asegurarse de que ha comprendido

  • primar las agrupaciones flexibles dentro del aula

  • procurar la integración en el grupo

  • el profesor deberá mirarle directamente a la cara

  • procurar no poner nada entre su cara y la visión del niño que interrumpa la comunicación

  • deberá apoyarse de estímulos visuales

  • utilizar equipos de FM si se dispusiera de ellos

  • realizar actividades que abarquen el entorno del niño

  • no centrarse en la continua corrección formal de aspectos expresivos

  • considerar que el último fin es la comunicación

  • adentrarse primero en los contenidos que posean mayor utilidad inmediata para el niño

  • desarrollar diferentes tipos de actividades para un mismo objetivo

  • realizar actividades cortas y repetidas

  • establecer refuerzos para cada actividad

  • darle tiempo para expresarse

  • brindar oportunidades para ampliar el uso del lenguaje

  • hacer preguntas abiertas que posibiliten respuestas diversas

  • utilizar todo tipo de representaciones visuales que apoyen el lenguaje

  • anticiparles el vocabulario propio de la Unidad Didáctica



Padres:


  • darle tiempo para expresarse

  • utilizar el sistema comunicativo del niño

  • potenciar los aprendizajes escolares

  • verbalizar actividades cotidianas

  • incentivarle a hablar mediante el juego (cuando son más pequeños)

  • dirigirse al niño de forma clara

  • evitar continuas correcciones

  • facilitar los medios para que se exprese

  • reforzar positivamente las emisiones espontáneas

  • aprovechar determinados momentos del día (cena, hora del baño…) para establecer comunicación con el niño en un entorno distendido

  • hacerle preguntas sobre su vida cotidiana y contarle la propia

  • fomentar el lenguaje a través de la expresión de los deseos (no darle lo que quiere sin que lo pida)

8. RECURSOS Y AYUDAS TECNICAS.

Las ayudas técnicas auditivas son aparatos que se adaptan a las personas con problemas auditivos para proporcionarles la mayor funcionalidad y aprovechamiento de sus restos auditivos residuales.
Debemos dejar claro que ninguna ayuda técnica auditiva restablece la audición normal, pero si pueden ayudar a un mayor acercamiento del entorno y a un mayor conocimento del mundo sonoro, hasta alcanzar, si ello fuera posible, los parámetros dentro de los que se encuentra el habla.
En la actualidad, existe una oferta variada de posibilidades que hace necesario el asesoramiento de profesionales expertos. Los profesionales implicados en este proceso son: el otorrinolaringólogo, el audioprotesista y el logopeda.
Es recomendable que el otorrinolaringólogo que habitualmente atiende a la persona con deficiencia auditiva realice un primer estudio y diagnóstico mediante diferentes pruebas.
Posteriormente, con la colaboración del audioprotesista se consigue un adecuado consejo en la elección de la prótesis más indicada para la pérdida auditiva, así como una correcta adaptación de la misma, con la consiguiente audiometría protésica y una correcta confección en el tipo de molde.
En algunos casos como, por ejemplo, cuando la persona sorda carece de código comunicativo, resulta difícil de determinar los umbrales auditivos necesarios para la realización de un estudio audiométrico y, por tanto, para una adecuada adaptación de la prótesis. En este caso el logopeda es el encargado de desarrollar un programa de entrenamiento auditivo basado en la observación sistemática que nos indique unos valores auditivos orientativos y, en caso necesario, mediante el condicionamiento de la respuesta del sujeto ante la presentación de estímulos sonoros.
Para una adecuada orientación y consejo sobre la mejor ayuda técnica auditiva deberemos conocer en todos los casos el momento en el que se produjo la pérdida auditiva, el grado de pérdida, si ésta es progresiva o no, y si el sistema de comunicación que utiliza la persona y su entorno. Además debemos tener en cuenta otras variables, como son: resto visual y grado de autonomía. Estas variables van a determinar el uso y cuidado de la prótesis y el tipo de apoyo que debemos prestar para la utilización correcta de las mismas.

8.1 AUDÍFONOS. DEFINICIÓN Y TIPOS.
Son aparatos electrónicamente muy complejos que ayudan a percibir los sonidos del entorno y del habla, amplificando selectivamente cada una de las frecuencias, sin superar determinadas intensidades para evitar malestar (umbral del dolor) en las personas que padecen pérdidas auditivas.
Básicamente, el sonido es captado por un micrófono que convierte las ondas sonoras en señales eléctricas, estas pasan por un amplificador, donde la señal puede transformarse y amplificarse adaptándose a las necesidades de cada persona, y de aquí al auricular , que vuelve a convertir las señales eléctricas en sonido.
Tipos de audífonos:


  1. Retroarticulares.

Se colocan detrás del pabellón auditivo. Pueden disponer de control de volumen automático o manual.


  1. Intracanales.

Se colocan dentro del canal auditivo externo. Están recomendados para personas adultas con pérdida auditiva ligera o moderada.


  1. Audífono de bolsillo.

Es una pequeña petaca que lleva conectado un cable con uno o dos auriculares.


  1. Prótesis ósea o diadema

Es una petaca a la que está conectado un vibrador que se sitúa sobre el hueso mastoides. Transmite el sonido a través de vía ósea.


  1. Audífono adaptado a las gafas.

Audífono que transmite el sonido a través de la vía ósea. Utilizado en aquellas persoas en las que es imposible la adaptación de un audífono convencional debido a problemas en el oído externo y medio. El audífono retroarticular está situado en las patillas de las gafas.

8.2 EQUIPOS DE FRECUENCIA MODULADA (FM)
Son equipos que transmiten la señal sonora mediante ondas de alta frecuencia, evitan interferencias y manienen constante el nivel de entrada de la señal auditiva.

Estos equipos se utilizan con personas con deficiencia auditiva cuyo sistema de comunicación es el lenguaje oral.

8.3 IMPLANTES
Indicados para aquellos casos en los que no es posible rehabilitar mediante audífonos convencionales, es decir hipoacúsicos prelocutivos.

Existen varios tipos de implantes:

  • implantes oseointegrados

  • audífonos implantables de condición aérea

  • implantes de oído medio

  • implantes cocleares

  • implantes de tronco cerebral



1   2   3   4   5

similar:

Bibliografía y webgrafíA icon7. Bibliografía y webgrafía
«definió las líneas básicas de un programa de atención educativa a la población itinerante de los circos», y que es el objeto central...

Bibliografía y webgrafíA icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

Bibliografía y webgrafíA icon7. Bibliografía Bibliografía citada

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía. 72

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía 2

Bibliografía y webgrafíA iconBibliografía




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com