Programa: Doctorado en Sociología




descargar 0.7 Mb.
títuloPrograma: Doctorado en Sociología
página20/24
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.7 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

Evidencias que apoyan la Práctica Auditiva-Verbal

1. La mayoría de los niños con problemas de audición tienen audición residual útil; este es un hecho conocido por décadas (Bezold & Siebenmann, 1908; Goldstein, 1939; Urbantschitsch 1982).

2. Cuando el niño con problemas de audición tiene prótesis apropiadamente adaptadas, puede detectar si no todo, la mayoría de los sonidos dentro del espectro del habla (Beebe, 1953; Goldstein, 1939; Johnson, 1975; Johnson, 1976; Ling, 1989; Ling & Ling, 1978; Pollack, 1970, 1985; Ross & Calvert, 1984).

3. Una vez que se accede a TODA la audición residual existente a través de la amplificación tecnológica (ej.:auxiliares auditivos binaurales y moldes acústicamente afinados, sistemas de FM, implantes cocleares) con la finalidad de proveer la máxima detección del espectro del habla, entonces el niño tendrá la oportunidad de desarrollar lenguaje de una manera natural a través de la
audición. Esto implica que un niño con pérdida auditiva no necesita ser una persona que aprenda a través de la vista de manera automática. La audición, en vez de ser una modalidad pasiva que recibe información, puede ser el agente activo del desarrollo cognitivo (Boothroyd, 1982; Goldberg & Lebahn, 1990; Robertson & Flexer, 1990; Ross & Calvert, 1984).

4. Para poder beneficiar los "periodos críticos" neurológicos y del desarrollo del lenguaje, es necesario que la identificación de los problemas auditivos, el uso apropiado de amplificación y tecnología médica y la estimulación auditiva, se den lo mas tempranamente posible (Clopton & Winfield, 1976; Johnson & Newport, 1989; Lennenberg, 1967; Marler, 1970; Newport, 1990).

5. Si no se accede a la audición durante los años críticos del aprendizaje del lenguaje, la habilidad para utilizar de manera significativa el "input" auditivo se deteriorará debido a factores fisiológicos (deterioro retrógrado de las vías auditivas) y psicosociales (atención, práctica, aprendizaje). (Evans, Webster, & Cullen, 1983; Merzenich & Kaas, 1982; Patchett, 1977; Robertson & Irvine, 1989; Webster, 1983).

6. La información actual sobre el desarrollo normal del lenguaje es lo que proporciona el marco y la justificación para la estructura de la práctica Auditiva-Verbal. Esto quiere decir que los bebés/pre-escolares/escolares aprenden el lenguaje más eficientemente a través de interacciones significativas en ambientes con padres o tutores que brindan apoyo continua y consistentemente

(Kretschmer & Kretschmer, 1978; Lennenberg, 1967; Leonard, 1991; Ling, 1989;
MacDonald & Gillette, 1989; Menyuk, 1977; Ross, 1990).

7. Mientras el lenguaje se desarrolla a través de la información que se recibe auditivamente, las habilidades de lectura también pueden irse desarrollando (Geers & Moog, 1989; Ling, 1989; Robertson & Flexer, 1990).

8. Los padres que están en programas de Terapia Auditiva-Verbal no tienen que aprender lenguaje de señas o la palabra complementada (cued speech).Mas del 90% de los padres que tienen hijos con problemas de audición son oyentes (Moores, 1987). Los estudios muestran que por encima del 90% de los padres oyentes no aprenden el lenguaje de señas más allá de un nivel de competencia básica de pre-escolar (Luetk-Stahlman & Moeller, 1987). La práctica Auditiva-Verbal requiere que padres y tutores interactúen con el niño a través del lenguaje hablado, y que creen un ambiente auditivo, que le ayude al niño a aprender.

9. Si una pérdida auditiva severa o profunda hace al individuo neurológica y funcionalmente "diferente" a las personas con audición normal (Furth, 1964; Myklebust & Brutton, 1953), entonces la filosofía Auditiva-Verbal no se puede sostener. El hecho es sin embargo, que estudios recientes muestran que individuos que han sido enseñados desde la infancia a través del uso activo de
sus restos auditivos amplificados, son de hecho independientes, hablantes y miembros que contribuyen integradamente en la sociedad (Goldberg & Flexer, 1991; Ling, 1989; Yoshinaga-Itano & Pollack; 1988).


El Profesional en Terapia Auditiva-Verbal

El profesional en esta área debe ser un terapeuta calificado y estudioso de la identificación, el diagnóstico y los tratamientos de los problemas de audición. Ha escogido tomar como base y apoyar los Principios de la Práctica Auditiva-Verbal dentro de su desempeño profesional diario.
El terapeuta que ya se ha preparado, deberá de continuar sus estudios para poder aplicar loscambios de la tecnología a la Pedagogía especial en su trabajo diario, y ser flexible a los cambios. De base será necesario que reciba instrucción avanzada y especializada, además de experiencia práctica a través de cursos con personal calificado y actualizado en sus conceptos.

Como ya mencionamos, por ser los padres el eje central y la base fundamental en este tipo de programas, es necesario por lo tanto, que aprendan qué se está haciendo y porqué de cada una de las actividades que realizan en la sesión. El profesional deberá explicar los objetivos y dar ideas de cómo transferir las actividades en el hogar y en la vida diaria. Por lo tanto, los padres después de un tiempo se vuelven expertos en entender la mecánica de muchas de las actividades.


Los terapeutas deberán de cubrir varios aspectos en cada sesión, y los padres deberán de tener las aptitudes para evaluar si la terapia cubre o no los siguientes requisitos:

A) El Medio ambiente auditivo en el hogar y en la clínica

El terapeuta A-V demostrará que sabe cómo establecer un ambiente auditivo porque:
1.- Siempre le habla al niño, aún cuando su mirada esté enfocada a otro lugar y no a la cara del hablante.
2.- Motiva al niño a escuchar y a poner atención a todos los sonidos que llamen la atención en el medio ambiente.
3.- Enseña al niño a desarrollar su percepción auditiva a través de distintos tipos de actividades como: escuchar sonidos a diferentes distancias, lenguaje susurrado, música y lenguaje grabados, diferentes voces, sonidos en medio ambiente silencioso y ruidoso, así como saber escuchar habla y lenguaje de espaldas.
4.- Explica a los padres y familiares las habilidades de habla y lenguaje que se están trabajando con palabras que puedan comprender.
5.- Incluye a padres y familiares en las sesiones de terapia.
6.- Enseña a los que así lo requieren, revisar y checar diariamente las prótesis auditivas o bien, en el momento en que se note algún cambio en el comportamiento auditivo del niño.
7.- Observa y motiva siempre a los padres y familiares mientras le hablan al niño.
Sabe cómo explicarles las dificultades y encontrar las mejores soluciones.

B) Amplificación

El terapeuta A-V trabaja para maximizar el uso de la audición residual del niño a través del uso constante y adecuado de sus prótesis auditivas, además de que:


1.- Menciona, conocer y seguir el protocolo de evaluación auditiva seguido por AVI.
2.- Explica el funcionamiento y el manejo de las prótesis, moldes y sistemas de FM
3.- Explica en qué momento se tienen que re-hacer los moldes hasta que estén perfectamente ajustados, y no tengan escape de la ganancia que los auxiliares deben aportarle al niño.
4.- Solicita la evaluación audiológica periódica y de acuerdo al Protocolo de AVI, o cuando la conducta auditiva o lingüística del niño se ven afectadas.

C) Desarrollo normal del habla y el lenguaje

El terapeuta A-V motiva en el niño el desarrollo del habla y el lenguaje porque:
1.- Sabe que la mayoría de los niños con problemas auditivos tienen la capacidad de escuchar el lenguaje a través de prótesis auditivas y como consecuencia pueden desarrollar el lenguaje hablado.
2.- Le habla naturalmente a los niños con problemas de audición, sin hacer movimientos exagerados (principalmente de la cara y de la lengua), y desde luego, sin utilizar la lengua de señas.
3.- Hace énfasis en algunos rasgos suprasegmentales y aspectos del habla como lo hacen las madres de niños normoyentes que se encuentran en la etapa de adquisición del lenguaje.
4.- Les habla a los niños con la sintaxis y contenidos lingüísticos acordes a su edad auditiva.
5.- Incluye historias familiares, rimas, canciones y aspectos culturales relacionados a la familia dentro de las sesiones de terapia.
6.- Entiende y conoce el desarrollo normal del habla y el lenguaje.
7.- Realiza toma de turnos y pausas para darle tiempo y oportunidad al niño de procesar lo que se le dijo, así como de responder.
8.- Motiva a los niños pequeños a utilizar balbuceo y jerga como un proceso natural en el desarrollo del lenguaje, en vez de exigirles la imitación de palabras que aún no corresponde a sus niveles.

D) Conducta que demuestra aprendizaje

El terapeuta A-V manifiesta todas aquellas conductas que indiquen que el niño está aprendiendo a través del uso de la audición porque:

1.- Hace notar a los padres cualquier evidencia cundo el niño percibe algún o algunos sonidos o aspectos del habla, cada vez que da muestras de una respuesta auditiva.
2.- Ayuda al niño a saber y entender que se espera de él una respuesta ante el sonido.
3.- Da tiempo suficiente al niño de responder al sonido a través del uso apropiado de las pausas.

4..- No está tocando o picándole el hombro al niño para llamar su atención, especialmente si se le acaba de dar un estímulo auditivo, como por ejemplo llamarlo por su nombre. El terapeuta se acercará y se señalará el oído, indicándole que ponga atención; así el niño tendrá claro que no está escuchando.

E) Manejo de los programas y planes de trabajo

El terapeuta A-V ayuda a padres y familiares a entender los procedimientos, las técnicas y los objetivos de la Terapia Auditiva-Verbal porque:
1.- Les enfatiza que el objetivo primario y fundamental en la terapia es entrenar la mente del niño a estar atenta, a atender y a usar el sonido. Las actividades del habla y el lenguaje se fundamentan en este objetivo primario.
2.- Explica y sigue en secuencia una serie de actividades que van desde:
2.1.- respuesta inicial a los sonidos fuertes.
2.2.- actividades de discriminación que van desde las más sencillas a más complejas.
2.3.- de periodos cortos de atención a unidades más largas que requieren un mayor procesamiento auditivo del lenguaje
3.- Hace notar los cambios de patrones vocálicos del niño y sus respuestas al sonido.
4.- Realiza notas precisas y exactas y videos de los progresos del niño.

5.- Utiliza información sobre el desarrollo del habla y lenguaje de niños normoyentes, cuando discute los progresos del niño.
6.- Mantiene con padres y familiares una relación de respeto y amistad, y siempre por un camino que les facilite avanzar. Da sugerencias que permite a los padres entender y crecer.
7.- Coordina de manera adecuada las relaciones y la información de otros profesionales que están o que podrían estar relacionados con el niño.

En México y en la mayoría de los demás países, hasta el momento, no se cuenta con una especialidad universitaria de este tipo. Sin embargo, se espera que el profesional realice su labor profesional con esta práctica,

Se prestará atención especial en las siguientes cinco áreas:

1. Maximizar la participación de los padres
2. Maximizar la audición
3. Maximizar el lenguaje hablado
4. Maximizar la comunicación como un acto social
5. Realizar terapia diagnóstica

El desarrollo de la percepción auditiva

La jerarquía para desarrollar habilidades auditivas creada por Erber en 1982, es de las más conocidas y es la que se utiliza en la actualidad. Muchos programas y currículos se basan en este modelo:

Detección

Es la habilidad para responder a la ausencia o presencia del sonido. De esta manera, el niño aprende a responder a los estímulos sonoros, ponerles atención y entender que lo opuesto es el silencio.

Discriminación

Es la habilidad de percibir similitudes y diferencias entre dos o más estímulos acústicos. El niño aprende a poner atención entre las diferencias existentes entre los sonidos, y a responder de manera diferente y adecuada a estímulos diferentes.
Identificación

Es la habilidad para nombrar por repetición, señalar o escribir el estímulo auditivo que escuchó. Aquí influyen los siguientes aspectos: suprasegmentos, duración, cantidad de información acústica, altura tonal, intensidad y acentuación. Así como los aspectos segmentales: punto y modo de articulación y sonoridad de los fonemas.
 

Comprensión

Es la habilidad para entender el significado del habla y el lenguaje respondiendo preguntas, siguiendo instrucciones, agregando comentarios y participando al cien por ciento en una conversación. En este nivel se espera que las respuestas del niño sean cualitativamente diferentes a los estímulos presentados y se trabajará con lenguaje dentro de contextos de frases y oraciones.
El objetivo último de la parte de comprensión, es desarrollar una excelente competencia lingüística y comunicativa en el niño con problemas de audición. Que como en muchas ocasiones sucede, la gente no sabría que el niño tiene falta de audición, si no es porque se lo dicen; ya que sus niveles de desarrollo son tan buenos o mejores que los del promedio, que esto hace que se confunda con sus pares normoyentes.

Sugerencias para trabajar el desarrollo de la percepción auditiva del lenguaje


Estas Sugerencias para Ejercitar la Percepción Auditiva del Lenguaje constan de una serie de ejercicios que se plantean de una manera graduada en dificultad. En la mayoría de las áreas de desarrollo del niño, existe un orden jerárquico y natural.

Muchos profesionales y estudiosos de este campo han desarrollado listas de desarrollo y habilidades de acuerdo a la edad cronológica, que han servido para facilitar a los terapeutas la planeación de programas de tratamiento y rehabilitación en el campo de
la audición.

La jerarquía para desarrollar habilidades auditivas creada por Erber en 1982, es de las más conocidas y utilizadas en la actualidad. Muchos programas y currículos se basan en éste modelo, lo mismo que estas Sugerencias:

En todos los niveles y ejercitaciones en donde se va logrando el desarrollo de habilidades, es importante que se vayan transfiriendo a tareas, actividades y situaciones de la vida diaria, con el uso de lenguaje expresivo. Hay que recordar que lo que se hace en las sesiones de terapia es una situación artificial, y lo que en realidad pretendemos es que el niño desarrolle percepción auditiva y lenguaje expresivo en todas las situaciones de la vida y no sólo dentro del salón. Esto se logra con el trabajo de los padres y con las "tareas" que se dejan para su desarrollo en el hogar de una
sesión a otra.

Seguimos esta misma jerarquía para facilitarles el camino a los profesionales y a los padres quecomienzan éste maravilloso trabajo de rehabilitación. Una vez que se va adquiriendo cierta experiencia, se sabe qué habilidades son las que debemos iniciar a desarrollar en el niño en la misma sesión de terapia, si es que el niño ha dado respuestas adecuadas a los estímulos presentados. Lo ideal es que como la terapia es una "terapia diagnóstica", que en esa misma sesión se hagan los ajustes y se haga ver a los padres la necesidad de aumentar o disminuir el nivel de dificultad de percepción auditiva.
Todos y cada uno de los ejercicios que aquí mencionamos, son sólo un ejemplo de actividades que tendrán que adaptarse a cada uno de los niños con los que se trabaja, tomando en cuenta: edad, intereses y habilidades de percepción, lenguaje y cognición previos.

NINGUNA de las actividades deberá de trabajarse como actividad fuera de contexto o de manera aislada. Cada una de las actividades que se planeen, una vez que hemos localizado el nivel de percepci n del ni o, deberá de formar parte de un "TODO" en la sesión de terapia. Es decir, si estamos trabajando el vocabulario de prendas de vestir, dentro de un juego y un contexto lo más natural posible, se utilizarán este vocabulario, los juguetes y láminas para realizar el ejercicio con el que pretendemos desarrollar las habilidades de percepción. Se buscarán canciones, cuentos y juegos que estén relacionados a este tema dentro de la sesión de rehabilitación. Por otro lado, en el hogar, se tomarán como ejemplo este tipo de ejercitaciones para realizarlas, aumentarlas y transferirlas al medio ambiente natural. Muchas veces son los padres los que regresan con nuevas ideas o nos sugieren estrategias de trabajo que a ellos les funcionaron de maravilla durante el trabajo realizado en la semana. Sugerimos que dentro de la sesión de terapia se hagan anotaciones de lo que el niño va logrando, para ser analizado después y de manera conjunta con los comentarios de los padres, y planificar así la siguiente sesión.

En cada uno de los niveles de estas Sugerencias, se establecen una serie de puntos con ideas de ejercicios y juegos a desarrollar. La mayoría de las actividades están diseñadas para niños de entre tres a doce años de edad. Sin embargo, la parte de detección se sugiere que se trabaje desde que se identifica el problema de audición, así sea un niño muy pequeño, pues es

indispensable que se les condicione a la ausencia y presencia del sonido.

Estas sugerencias se elaboraron tomando en cuenta varios currículos y trabajos desarrollados por personal con mucha experiencia en éste campo de trabajo.

El trabajo de percepción auditiva tuvo mayor auge e importancia en algunos centros desde el momento en que se iniciaron los implantes cocleares en niños. Sin embargo, no hay que olvidar que desde hace muchísimos años profesionales como Daniel Ling, Helen Beebe o Doreen Polack, ya hablaban en los sesentas de la importancia del trabajo de percepción auditiva y de no utilizar la lectura labio-facial en la rehabilitación del niño sordo.

Hasta el día de hoy hay quienes realizan un buen trabajo de percepción, pero continúan utilizando la lectura labio-facial de manera paralela al trabajo de audición.

Estos niños no aprenden a escuchar realmente y por desgracia esto se ve reflejado en su lenguaje ininteligible como ya mencionamos al inicio de estas páginas.
Es por esto que hacemos hincapié en que todo el trabajo y los estímulos se presenten siempre primero por audición y solamente en caso que no lo entiendan, se presentará el estímulo, como última opción por lectura labio-facial. Una vez realizado esto, es importantísimo que se vuelva a dar el estímulo auditivamente (sandwich auditivo) para que el último estímulo que el niño reciba sea siempre por audición. Es decir, se le dice al niño la palabra, frase u oración, haciendo el uso de la mano. Posteriormente se repite el estímulo nuevamente con el uso de la mano para que no haya lectura labio-facial, y se le enseña el juguete o la lámina.

La cantidad de estímulos presentados en cada juego deberá también irse graduando por dificultad. Se inicia siempre con pocos estímulos y se van aumentando (utilizando siempre la técnica del sabotaje) a medida que al niño se le facilita el ejercicio. Hay ocasiones en que pensamos que el niño no ha desarrollado determinado nivel de percepción, y en realidad no responde adecuadamente por tener enfrente una gran cantidad de estímulos, que no le permiten desarrollar la actividad correctamente, pues está más preocupado por buscar el estímulo que se le pide que por demostrar la habilidad.

Las sugerencias están por orden de dificultad; sin embargo, podrán irse trabajando de acuerdo al orden que se considere más adecuado para cada niño. Si presenta dificultades con determinado punto, se recomienda seguir con otro y trabajar otras sugerencias, para después regresar al primero. Uno de los factores a tomar en cuenta en el éxito del desarrollo de las habilidades, es el nivel de ganancia con las prótesis y de la audición funcional de cada niño. El que recibe información acústica del primer y segundo formantes de varios o de todos los fonemas, avanzará más rápidamente que el que sólo recibe la información del primer formante. Este último se encuentra en niveles de detección de estos fonemas y por lo mismo, no es capaz de identificarlos.

Los primeros estímulos auditivos deberán de ser muy contrastados, tanto en número de sílabas, como en contenido acústico. Poco a poco los estímulos se deberán de parecer, para que las diferencias auditivas sean mínimas.

Asimismo, el contexto en el que se presentan los ejercicios será en contexto cerrado primero, después en contexto puente y por último en contexto abierto.

El contexto cerrado implica una serie de estímulos que están a la vista del niño y la respuesta que tendrá que señalar y repetir está ahí a su alcance.

El contexto puente es aquel en el que el niño conoce el tema o el campo semántico de lo que se le preguntará, pero que ya implica un número mayor de estímulos y que además, no están a la vista. Por ejemplo, si se le dice que se le van a preguntar países de América, o si se quiere ampliar, del mundo. O bien, partes del cuerpo, nombres de cantantes, insectos, etc.

El contexto abierto se utiliza cuando se le dan la menor cantidad de claves auditivas o visuales. Por ejemplo, si se le dirá una lista de palabras, si se hace un rastreo del lenguaje, preguntas sobre un tema, etc., en donde el niño no sabe qué se le va a preguntar o pedir.

En general, resulta más sencillo el trabajo de percepción auditiva, cuando se lleva a cabo con vocabularios y estructuras gramaticales con las que el niño está familiarizado. Podemos eso sí, introducir una nueva palabra o estructura para su aprendizaje dentro del trabajo de percepción, mezcladas con las que ya maneja.

Todo el trabajo de terapia auditiva-verbal debe de ser divertido y estimulante para el niño y sus familiares, por lo que se tomarán en cuenta la edad, los intereses y niveles socio-culturales de cada uno de ellos. Los materiales utilizados deberán asimismo ser muy motivantes. Esto no quiere decir que se deban comprar juguetes muy caros.


 

Cualquier material puede servir para realizar y desarrollar muchas actividades. Incluso, un juguete roto o un objeto con alguna pieza faltante, sirven y motivan la expresión lingüística del niño. Lo que sí es muy importante y que tendremos que tomar en cuenta siempre, es el nivel de juego que tiene el niño de acuerdo a su edad cronológica, y con base en eso planear juegos y actividades que sean acordes a sus capacidades. Siempre que el niño ha identificado el estímulo que se le ha pedido, hay que pedir simultáneamente lenguaje expresivo. La percepción auditiva tiene que desarrollarse de manera paralela a la expresión lingüística y transferirse al lenguaje coloquial y
espontáneo del niño.

Hay que tener mucho cuidado en no dar pistas visuales y presentar o pedir los estímulos al azar.
Los niños son muy observadores y captan hasta el más mínimo detalle. Si estamos solicitando o describiendo un objeto y tenemos la mirada puesta en éste, de alguna manera le estamos facilitando la respuesta al niño.

El grado de dificultad de cada ejercicio se deberá de adecuar, con base en los resultados de la terapia diagnóstica, y en ocasiones habrá que simplificarlos para lograr una respuesta positiva del niño. Por el contrario, habrá que aumentar el grado de dificultad si responde adecuadamente a éstos.

El trabajo de percepción auditiva no deberá de basarse únicamente en estas ideas y ejercicios.
Hay que recordar que esto es únicamente una guía de sugerencias de acuerdo al nivel de percepción que el niño va logrando. El trabajo de percepción auditiva es un trabajo arduo y de un TODO integral. Es una filosofía de vida que se realiza en conjunto con los familiares, y que permite la optimización del aprendizaje. Cuando se logra esto y se constatan los logros, se produce una gran motivación en el profesional, en los familiares, pero sobre todo, en el niño.

Primer nivel
Detección
Es la primera habilidad que deberá desarrollarse en cualquier programa de percepción auditiva. El niño deberá de responder siempre y de la manera en que se le pida, a la presencia de cualquier estímulo sonoro, así como demostrar que sabe cuándo inicia o termina una emisión.
Por otro lado, es importante que el niño no solo responda ante el sonido, sino que también responda al silencio y sea capaz de decir que no escuchó o que no se dijo nada.

Detección

Detectar el habla

Detectar cualquier sonido del habla.
Detectar los seis sonidos de Ling: a, u, i, s, sh, m.
Detectar el inicio y el final de una emisión

Detectar el inicio y el final de la emisión cuando se presenta un fonema continuo.
Detectar el inicio y el final de la emisión cuando se presentan sílabas repetidas.

Detectar el inicio y el final de un discurso.

Detectar el habla

Este es el primer tipo de ejercicios con los que deberemos de comenzar el trabajo de percepción. Desde muy pequeños podemos iniciarlos en el desarrollo de esta habilidad, cuando los cargamos y cantamos, hablamos, o a través de juegos. Hacer movimientos cuando hablamos o cantamos y por otro lado, hacer mucho hincapié cuando el estímulo se terminó.
Generalmente se comienza el trabajo con ejercicios de condicionamiento, para que responda con alguna actividad al sonido, sílabas o palabras que se le digan. Esto permitirá además, que sus respuestas sean firmes y las más adecuadas cuando se le realice una audiometría por respuesta condicionada o cuando se hagan las calibraciones y ajustes de los mapas, en el caso de los niños con implante coclear.
Habrá que tomar en cuenta su nivel de pérdida auditiva y la ganancia que le dan las prótesis dentro del área del lenguaje, para saber qué fonemas no es capaz de escuchar.
La mayoría de los niños con auxiliares auditivos de tipo curveta, no son capaces de percibir auditivamente algunos de los sonidos fricativos, por ser de alta frecuencia. No así los niños que utilizan implante coclear, que perciben la mayoría de los sonidos del habla en todas las frecuencias, siendo esta una de las habilidades que desarrollan rápidamente y casi de manera inmediata.

Detectar cualquier sonido del habla.

ACTIVIDADES SUGERIDAS:

Torres de bloques
Material: Bloques de construcción
El niño colocará un bloque encima de otro cada vez que detecte cualquier sonido del habla. Pueden utilizarse frases como "Otro más" o "Pon otro".

Pizarrón magnético
Material: Pizarrón y figuras magnéticas relacionadas con alguna actividad
El niño colocará la figura que él desee en el pizarrón cuando detecte cualquier palabra producida por la terapeuta.

La hora de la comida
Material: Muñeca, cuchara y comidita
El niño le dará de comer a la muñeca cada vez que escuche la palabra "Más" o el sonido de "llanto" producido por la terapeuta.
Armar un rompecabezas
Material: Rompecabezas de piezas grandes
El niño pondrá una pieza del rompecabezas cuando escuche una palabra dicha por la terapeuta.

Muñecas de papel
Material: Muñeca de papel, prendas para vestirla
El niño pondrá una prenda a la muñeca cada vez que detecte la voz de la terapeuta.


Detectar los seis sonidos de Ling: a, u, i, s, sh, m.

ACTIVIDADES SUGERIDAS:

Manzanas en un árbol
Material: Cartel de un árbol, manzanas de papel y cinta adhesiva
Cada vez que el niño detecte uno de los seis sonidos de Ling, pegará una manzana en el árbol.
Levantar la mano
Material: Ninguno
El niño levantará la mano cuando escuche uno de los sonidos de Ling.

Saltos hasta la meta
Material: Juguete de peluche y casillas pintadas en el piso
Antes de comenzar, la terapeuta colocará el juguete en la línea de partida. Cada vez que el niño escuche uno de los seis sonidos, hará que el juguete salte una casilla hasta llegar a la meta.

Colocar piezas
Material: Piezas de colores y tablero
El niño colocará una pieza en el tablero cuando detecte uno de los seis sonidos .

Ensartar aros
Material: Aros y palo para ensartarlos
El niño deberá ensartar un aro al detectar, por vía auditiva únicamente, alguno de los sonidos de Ling.
Detectar el inicio y el final de una emisión

Una vez que el niño detecta la presencia de sonidos del habla, la meta consiste en que indique cuándo comienzan y cuándo terminan. Desde luego, para lograrlo requerirá mayor atención y ejercitación.

Se utilizan tres tipos de estímulos:
1. Fonemas continuos. Las cinco vocales y cualquier consonante que pueda alargarse, por ejemplo: "aaaaaaaa" y "mmmmm".

2. Sílabas repetidas. Cualquier sílaba, principalmente en combinación consonante-vocal repetida varias veces, por ejemplo: "lalala". También pueden utilizarse palabras repetidas, por ejemplo: "Corre corre".

3. Discurso. Cualquier fragmento discursivo, como parte de un cuento, una canción o una rima. Se debe trabajar con materiales conocidos por el niño.
Es muy importante que la terapeuta realice las emisiones con diferentes duraciones y de manera intermitente entre cada presentación, es decir, sin seguir un ritmo o patrón específico.


Detectar el inicio y el final de la emisión cuando se presenta un fonema continuo

ACTIVIDADES SUGERIDAS:

Un coche por la carretera
Material: Coche de juguete y gises de colores
La terapeuta dibujará en el piso una carretera utilizando los gises. Cuando produzca un sonido continuo que imite el motor de un coche, el niño lo moverá a lo largo de la carretera únicamente mientras lo escuche. El niño debe comprender que sólo puede mover el coche mientras escucha el sonido y debe demostrar claramente la detección del fin de la emisión, es decir, el silencio.

Unir puntos
Material: Papel y colores
La terapeuta dibujará con una línea punteada el contorno de una figura sencilla como una estrella, un trébol o un sol. Cuando empiece la emisión, el niño comenzará a unir los puntos para formar la figura. Se detendrá cada vez que detecte el final de la emisión.

¡A comer!
Material: Muñeca, comidita
El ni o dará de comer a la muñeca mientras escuche el sonido "Mmmmm" y dejará de hacerlo en los silencios.

Dibujar espirales
Material: Plumones y papel
El niño dibujará espirales sin despegar el plumón del papel durante el tiempo que dure la emisión y parará la acción en los silencios.

Jugar al avión

Material: Avión de juguete
Cuando la terapeuta produzca un sonido que asemeje al de un avión, el niño moverá el avión simulando que vuela y dejará de hacerlo cuando termine el estímulo.

Detectar el inicio y el final de la emisión cuando se presentan sílabas repetidas

ACTIVIDADES SUGERIDAS:
Animalito saltarín
Material: Animales de juguete como rana o conejo
La terapeuta producirá un sonido repetido ("croac-croac" o "toing-toing") y el niño hará que el animal de juguete salte mientras dure la emisión.

Realizar acciones
Material: Ninguno
Mientras la terapeuta produzca las palabras "Abre cierra, abre cierra", el niño realizará la acción indicada (abrir y cerrar su puño) y dejará de hacerla cuando termine el estímulo auditivo.

Arrullar a una muñeca
Material: Muñeca
El niño arrullará a la muñeca mientras la terapeuta produce el sonido "cuñá, cuñá, cuñá", simulando el llanto de un bebé. El niño dejará de arrullar cuando la terapeuta deje de emitir el estímulo.

Puntear una figura
Material: Papel, plumones gruesos
La terapeuta dibujará una figura sencilla en el papel, como una flor, una mariposa o un corazón. Cada vez que comience el estímulo, el niño punteará el interior de la figura utilizando los plumones y se detendrá cuando detecte el final de la emisión.

Detectar el inicio y el final de un discurso
Para que el niño sea consciente de su propia voz, la escuche y pueda asemejar sus propias producciones con las de los demás, se comienza trabajando con la voz desde el principio con diferentes estrategias. Se repiten determinadas canciones, elegidas y/ o creadas por los padres para distintas rutinas. Cantar ayuda al desarrollo del patrón melódico natural del habla. También se utiliza un lenguaje oral muy expresivo, rico en inflexiones y repeticiones ya que la melodía y el ritmo resaltan la audibilidad del habla (14).

ACTIVIDADES SUGERIDAS:

¡Todos a bailar!
Material: Ninguno
El niño bailará mientras la terapeuta cante parte de una canción. Deberá permanecer quieto cuando la terapeuta deje de cantar.

Colorear un cartel
Material: Cartel, pinturas, pincel
Antes de comenzar la actividad, la terapeuta dibujará en un cartel una figura sencilla relacionada con un cuento que el niño conozca. Cuando la terapeuta empiece a contar un fragmento del cuento, el niño coloreará una parte de la figura. Dejará de colorear cada vez que la terapeuta termine los fragmentos.

Títere platicador
Material: Títere que abra y cierre la boca
El niño deberá mover al títere de manera que éste abra y cierre la boca cuando la terapeuta comience una emisión y la deje cerrada cuando la emisión termine.

Cuentas en una agujeta
Material: Cuentas de colores y agujeta
El niño moverá las cuentas a lo largo de la agujeta mientras la terapeuta produzca el discurso y dejará de hacerlo cuando termine la emisión.
Segundo nivel

DISCRIMINACIÓN


Esta segunda parte del trabajo de percepción auditiva tiene como objetivo diferenciar entre dos o más estímulos, y que el niño sea capaz de responder si éstos son iguales o diferentes, ya sea por el contenido suprasegmental, por la duración o por la intensidad de los estímulos del habla.

Al inicio podrán utilizarse láminas de apoyo y trabajarse con sonidos ambientales, onomatopeyas y sonidos de diferentes instrumentos musicales. Sin embargo, más adelante, el niño deberá hacer el trabajo de discriminación sin apoyos visuales, y únicamente por vía auditiva.

El niño no tiene que identificar o entender el mensaje hablado, sino darse cuenta únicamente de las diferencias de los estímulos.

El profesional o los padres, escogerán del listado de palabras y oraciones, dos estímulos que podrán ser iguales o diferentes. Al inicio se escogerán estímulos con diferencias muy marcadas, para después hacer estas diferencias más sutiles.

Una vez que el niño ha desarrollado estas habilidades, este nivel sirve básicamente para la clarificación, identificación y comprensión de errores. Algunas actividades de discriminación se utilizan generalmente para remediar, como por ejemplo, cuando hay confusiones entre los plurales singulares y/o cuando hay errores en el habla de punto o modo de articulación, o bien, de sonoridad u omisión de ésta en algunos fonemas.

No se pretende que se permanezca en el trabajo de este nivel por mucho tiempo, sino que lo más pronto posible se comience el trabajo de identificación y expresión lingüística, en contextos cerrados y abiertos. Regresaremos a este nivel, cuando se pretenda concienciar al niño de sus errores, como un trabajo de remediación en el lenguaje comprensivo o expresivo.


Los listados que se encuentran a continuación, están agrupados de manera tal, que se facilite la selección de estímulos, logrando el mayor contraste posible. Son solo algunos ejemplos de lo que podría realizarse con el lenguaje y vocabulario que se utiliza en situaciones cotidianas y dentro de la terapia con el niño.

Dime si lo que oyes es igual o diferente

1.- buuuu buuuu

2.- pas-pas-pas beeeee

3.- iiiiiiiii aaaaaaaa

4.- muuuuu muuuuu

5.- jop-jop-jop pi-pi-pi

6.- guau-guau-guau guau-guau-guau

7.- rueda-rueda baila-baila

8.- ja-ja-ja no-no-no

9.- ¡A dormiiiir! ¡A dormiiiir!

10.- ¡Oooooo! ¡Salta!

11.- poc-poc-poc ¡Ay-ay-ay!

12.- ¡Uyyy! ¡Nooo!

13.- beee-beee ¡beee-beee

14.- ¡Cuñaaa-cuñaaa! ¡Cuñaaa-cuñaaa!

15.- ¡Rrrrrrrrr! ¡Shhhh!


Dime si lo que oyes es igual o diferente


1.- cama camita

2.- sal salero

3.- pan pan

4.- bota bota-bota-bota

5.- payaso payaso

6.- leche leche

7.- dona duerme

8.- mesa una mesita

9.- rojo rosado

10.- yo-yo yo-yo

11.- taza tacita

12.- pez pez

13.- luz lámpara

14.- agua agua

15.- silla silla

Dime si lo que oyes es igual o diferente


1.- taco taquito

2.- lata lata

3.- sopa sopera

4.- cielo cielo

5.- come come

6.- brazo boca

7.- dedo dedo

8.- foca foquita

9.- gato gaviota

10.- jícama jícama

11.- cama Coca-cola

12.- limón limón

13.- manzana muñeca

14.- niño niño

15.- papá pastelito


Palabras con formantes en contraste


1.- jugo mamá

2.- león limón

3.- caliente quema

4.- chocolate calcetines

5.- delfín fútbol

6.- canta canciones

7.- bicicleta papalote

8.- flor flan

9.- taza toco

10.- oso aire

11.- gorro agua

12.- diente subo

13.- burro chile

14.- Sara Hugo

15.- jarra tubo


Palabras con formantes en contraste


1.- mosco tiene

2.- piloto cuchara

3.- casa toro

4.- moño rama

5.- yo-yo taza

6.- uva pozo

7.- sol pan

8.- campana pozole

9.- coco agua

10.- globo masa

11.- nene papa

12.- pala moto

13.- cotorro manzana

14.- cine zorro

15.- cama leche
Estas listas de palabras fueron seleccionadas al azar considerando únicamente que
contuvieran fonemas que se contrastan acústicamente. Los padres y terapeutas podrán
seleccionar como estimulo las palabras que consideren más apropiadas de acuerdo a
la terapia diagnóstica y a la ganancia con las prótesis auditivas.


Tercer nivel

1   ...   16   17   18   19   20   21   22   23   24

similar:

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Doctorado en

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Maestría y Doctorado en Ciencias Bioquímicas

Programa: Doctorado en Sociología icon“Programa de Doctorado en Tauromaquia por la Universidad de Cantabria”

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma del curso de sociología general

Programa: Doctorado en Sociología iconCursos de Doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconCursos monograficos de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconDoctorado Interinstitucional en Educación




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com