Programa: Doctorado en Sociología




descargar 0.7 Mb.
títuloPrograma: Doctorado en Sociología
página3/24
fecha de publicación06.02.2016
tamaño0.7 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

Cuadro 1. Actuación recíproca y equipotencial de la vista y el oído, específica en el ser humano

Un estímulo visual, por ejemplo, una pintura, suele ser más duradero que un estímulo auditivo: un sonido viene y se va. El oído capta agrupaciones y secuencias de sonidos; en cambio, la letra escrita se agrupa de manera estable y fija.

1.4 Los cuatro niveles psicológicos de la audición

1,- Nivel estético. Aquí se analizan las experiencias musicales en un plano de absoluta abstracción.
2.- Nivel simbólico. Las experiencias lingüísticas comprendidas en los símbolos que son las palabras, ofrecen una especial dimensión a la potencialidad auditiva. Si decimos árbol o lápiz, nos referimos a objetos concretos conocidos mediante las experiencias visuales y auditivo-lingüísticas; en cambio, conceptos abstractos como fe, amor, amistad, patria o dios, adquieren significado solamente por medio de explicaciones que requieren del lenguaje.

3.- Nivel de avisos o de alarma: En este nivel obtenemos señales de sucesos cotidianos que se desarrollan a nuestro alrededor y una información específica que es algo más que la sola estimulación acústica. En el mensaje hay una carga de información que podemos analizar en función de experiencias pasadas. El zumbido de una abeja, el timbre de un teléfono o la sirena de una ambulancia no son solamente ruidos o fenómenos acústicos, sino también algo adicional que nos informa de otro tipo de situaciones, relacionadas con las fuentes sonoras que las producen.
4,- Nivel biológico. Este nos da el fondo que constituye nuestro escenario cotidiano:el ruido del tráfico, de la lluvia o del viento, los murmullos de la gente a nuestro alrededor o os pasos en habitaciones vecinas. Estos sonidos nos permiten tener la sensación de que estamos vivos en un mundo vivo. Pero carecemos de una real conciencia de ese algo, porque lo captamos de manera automática. Por su parte, el sujeto privado de la audici n vive en un mundo "muerto" y pierde, con ello, la posibilidad de establece el binomio sujeto-hombre.

El sonido es un signo inequívoco de actividad de la naturaleza que nos aporta información acerca del medio y sus cambios. El sordo privado de esta información no tiene ningún mecanismo de vigilancia que lo advierta. La audici n es un "perro guardián" o, más bien, un "perro escucha" que oye a un extra o en la oscuridad, aún antes de verlo. Cuando la audición se pierde, desaparece uno o varios de los niveles mencionados. La audición o la sordera enriquecen o empobrecen la vida del hombre, ya que por ejemplo, la función simbólica que se realiza a partir de la audición permite: a) La comunicación mediante el lenguaje, tan flexible y rico como la compleja carga de experiencias que se presentan.
b) La clara organización del pensamiento por medio del esquema lógico gramatical del código lingüístico y de la adquisición de conocimientos y conceptos superiores.
c) La formalización y la agrupación con el lenguaje de las libertades y las prohibiciones implícitas en un código moral y en una formación social y comunitaria.

1.5 Efectos de la deprivación sensorial auditiva

No resulta fácil entender los efectos de la deprivación sensorial auditiva para quien es normoyente. Con frecuencia se sobreestiman o se ignoran sus facetas. Los efectos generales de la deprivación auditiva se relacionan con el grado de pérdida y con el momento en que ésta aparece. En el niño puede afectar gravemente su maduración, su crecimiento psicológico y emocional y sus mecanismos de ajuste con el medio. El adulto sordo es pesimista, manifiesta desconfianza, y se deprime con facilidad, no por un rasgo de su carácter, sino por la pérdida de su relación con el medio. Si observamos a un niño sordo, veremos que al jugar, en muchas ocasiones voltea con insistencia la cabeza para mirar lo que sucede a su alrededor, incluso, sin la presencia de estímulos específicos. Solamente puede mantener su equilibrio psicológico por medio del constante control de las circunstancias externas mediante la vista, aunque también intervienen el tacto y la sensibilidad a las vibraciones. Esta situación tiene que ser correctamente encauzada para concentrar a su atención, con el fin de evitar la dispersión, mejorar su comportamiento y obtener los mejores logros en su proceso de educación y aprendizaje.

La deprivación sensorial auditiva muestra efectos evidentes en el comportamiento.
La pérdida de información en un canal sensorial reduce las experiencias preceptúales
recíprocas. El oído capta estímulos en un fondo envolvente, pero cuando no existe, la
vista se convierte en muchas ocasiones en el sentido "líder", ya no solamente para lo que el sujeto tiene enfrente, sino también para lo que está detrás de él.

En el niño afecta:
En el adulto genera:
-Maduración psicológica
-Pesimismo
-Maduración motora
-Desconfianza
-Crecimiento intelectual
-Inseguridad
-Mecanismos de ajuste
-Depresión
-Desarrollo del lenguaje
-Reducción de experiencias
perceptuales recíprocas

Cuadro 2. Efectos de la deprivación sensorial auditiva.

Existen muchos estudios acerca de la relación entre la sordera y la inteligencia y entre sordera y desarrollo mental. A pesar de que el término sordo proviene del latín surdus, que significa torpe, y de que durante muchos años en Estados Unidos se utilizó el término "deaf and dumb", que significa "sordo y tonto", "sordo y torpe", se ha demostrado que la repercusión de la sordera en el desarrollo mental radica únicamente en la falta de desarrollo de lenguaje. La sordera influye también en la memoria, en la capacidad de asociar, retener y evocar contextos. Cuando no existe un canal auditivo que permita la recepción y el registro de experiencias para su posterior asociación y evocación, las que llegan al sistema nervioso central varían en calidad y en cantidad, al mismo tiempo, los patrones de los canales sensoriales que permiten la activación de los mecanismos de la memoria tienen que alterarse y ceder lugares y posiciones, lo cual retrasa la evolución de la misma.

La sordera implica conductas concretas. Los sujetos normales o los ciegos pueden desarrollar conductas más abstractas que el sordo si no ha sido rehabilitado, ya que, por lógica, la abstracción solo es posible mediante el lenguaje. De todas maneras, las dificultades de abstracción del sordo deberán considerarse como secundarias a su limitación lingüística, pero nunca como secundarias a una limitación intelectual.

La sordera influye en la educación, en el aprendizaje y en el ajuste psicológico, emocional y social de quien la padece. Las operaciones mentales básicas, como la cognición, la memoria, el pensamiento convergente o mecanismo de deducción, el pensamiento divergente o mecanismo de inducción y la evaluación, también se ven afectados por la limitación del lenguaje, con repercusiones en la educación y en el aprendizaje, así como en el desarrollo de la personalidad y el equilibrio emocional.
1.6 Identificación y diagnóstico temprano en los problemas
auditivos

Es muy importante distinguir entre identificación y diagnóstico. Identificación ­o detección- significa la búsqueda sistemática de problemas ­en este caso auditivos- en una localidad predeterminada. Diagnosticar significa valorar, definir y cuantificar las causas del problema que llevan a la implantación consecuente de programas terapéutico-rehabilitatorios.

En pocas palabras, podríamos decir que identificar significa separar, en una determinada población, los casos en los que se sospecha la existencia de problemas auditivos de aquellos que no los presentan. Con el diagnóstico, en cambio, se precisan las características de un problema previamente identificado.

La identificación debe ser temprana; es decir, que los problemas de audición deben estudiarse lo más rápidamente posible cuando son congénitos, esto es, cuando los niños nacen con el problema o cuando éste ha sido adquirido después del nacimiento.

Existen razones neurofisiológicas, psicológicas y de índole práctico que fundamentan la identificación temprana: el aprovechamiento de la enorme maleabilidad del niño implica que mientras más temprano se detecte el problema, existirán mayores posibilidades de recuperación integral. Cuando la identificación se realiza tempranamente, se facilita la adaptación oportuna de las prótesis auditivas.

La identificación puede realizarse en la época prenatal, perinatal o postnatal. La identificación prenatal se hace en general con base en las llamadas listas de alto riesgo, en las cuales se incluyen la mayoría de las causas posibles de un problema auditivo. Si se cuenta con la ayuda de estas listas y se interroga a los familiares de un niño que todavía no nace, pueden encontrarse antecedentes que permitan considerar la posibilidad de que ese niño tenga un problema auditivo. En esta forma pueden preverse las mejores condiciones para atender las necesidades que se presentarán desde el momento del nacimiento.

1.- Historia familiar de hipoacusia
2.- Hiperbilirrubinemia (>20mg/100ml.)
3.- Infecciones congénitas (rubéola, citomegalovirus, herpes, toxoplasmosis).
4.- Anomalías craneofaciales
5.- Prematurez: peso al nacer <1500g.
6.- Meningitis bacteriana, especialmente por H. influenzae.
7.- Anoxia o hipoxia neonatal o Apgar = 0 < 3 a los 5 minutos
8.- Medicación com ototóxicos
9.- Ventilación mecánica = > de 10 días
10.- Síndromes que incluyen pérdidas sensorineurales

Cuadro 3 Lista de alto riesgo de problemas auditivos* Joint Comité on Infant Hearing
(JCIH, 1991)

La identificación perinatal se hace una vez nacido el niño, en las cunas de los hospitales obstétricos, donde existen facilidades para la investigación de estos problemas. En general, se pretende que este programa sea Universal; es decir, que se aplique a TODOS los recién nacidos. Sin embargo, las graves dificultades sociales, económicas y culturales, asociadas a limitaciones de personal y tecnológicas, hacen que la identificación universal, sea en muchas ocasiones, difícil de lograr, principalmente en países tercer mundistas o en vías de desarrollo. Es por ello que en algunos de estos países, deberá buscarse que los neonatos que sí sean investigadosde manera integral, sean al menos aquellos que presenten factores de riesgo de
hipoacusia o sordera con base en el cuadro 3.

La identificación postnatal se realiza en las consultas pediátricas y en las revisiones médicas que se aplican en jardines de niños o en las escuelas primarias.

Además de las listas de alto riesgo, existen instrumentos electroacústicos que miden las respuestas de la estimulación auditiva. Estos aparatos generan, por ejemplo, el llamado ruido blanco, estímulo parecido al chorro de vapor de una olla de presión, o tonos oscilantes. También pueden utilizarse diversos instrumentos musicales equipos para valorar el llamado reflejo de orientación condicionada o audiómetros de identificación. Las pruebas deben realizarse en lugares tranquilos con temperatura media y estable, donde no haya luz o ruidos excesivos, parta evitar que interfieran estímulos indeseados.

Uno de los aspectos más importante de la identificación temprana es la valoración de de las respuestas. Existen muy diferentes criterios, pero todos deben tener como común denominador la constancia metodológica en su empleo. Se habla de respuestas propioceptivas, nociceptivas o psicológicas; de respuestas grandes, medianas, débiles o ausentes; de puntuaciones de 0 a 3, del 0 al 5 o del 0 al 10. Lo importante no es el criterio utilizado sino la constancia y la precisión con que se valoran las respuestas.

Por medio de la identificación temprana podemos llegar globalmente a tres conclusiones:

-El niño oye
-El niño tiene respuestas dudosas
-El niño no oye

En el primer caso no es imprescindible realizar algún examen adicional, en el segundo deben repetirse los exámenes de identificación hasta obtener conclusiones válidas, y en el tercero deben aplicarse programas definidos, ya no de identificación sino de diagnóstico preciso


1.7 Diagnóstico temprano

En relación con este punto, debemos distinguir tres aspectos fundamentales: a) médicos,

b) técnicos y c) psicológicos y pedagógicos.


1.7.1 Aspectos médicos

Los problemas auditivos obedecen a una raíz o causa orgánica con lógicas repercusiones funcionales. En estos casos aparecen lesiones en el órgano auditivo, por lo cual la función no se ejerce correctamente. El papel del médico es fundamental para establecer el origen, la forma de instalación del problema y sus implicaciones tanto para el estado físico y emocional del enfermo, como para su núcleo familiar y social. También le corresponde cuantificar el problema y a partir de ello emitir un pronóstico, así como la proyección hacia un programa de tratamiento.

La historia clínica es básica para lograr estos objetivos y, en especial, para reconocer las causas del problema. Con esta información es posible adentrarse en el origen y en las situaciones que desencadenan la seria incapacidad que significa la falta de comunicación lingüística.


1.7.2 Tipos y causas de sordera


Generalmente, se habla de problemas conductivos, sensoriales, neurales y centrales. Esta clasificación se refiere a la localización de los problemas en el aparato auditivo, desde el oído externo, hasta la corteza cerebral.

Los problemas conductivos son aquellos que involucran al oído externo ­constituido por el pabellón auricular y el conducto auditivo que termina en la membrana timpánica- y al oído medio, que va desde la membrana timpánica hasta el inicio de las estructuras nerviosas del oído interno. Por lo tanto, los problemas conductivos implican un trastorno en el mecanismo de normal conducción del sonido desde el exterior hasta las células nerviosas del oído interno.

En el oído externo podemos encontrar las llamadas aplasias o displasias auriculares, la imperforación o la atresia del conducto auditivo externo, las secuelas traumáticas por cuerpos extraños, las estenosis cicatriciales, los tapones epidérmicos, los quistes sebáceos o congénitos y algunos problemas de índole tumoral. Las aplasias o displasia y la imperforación o atresia son malformaciones congénitas; es decir, defectos en el proceso de formación de las estructuras del oído externo durante los primeros mese de vida en el vientre materno.

Las estenosis o angostamientos del conducto auditivo, que también dificultan el paso del sonido, pueden producirse por una operación o por traumatismos accidentales. Los tapones epidérmicos o los quistes sebáceos son problemas relativamente fáciles de resolver. Los tumores originan problemas más severos, pero por fortuna son más raros y requieren estudios médicos profundos para su tratamiento.
En el oído medio también puede existir una gran variedad de malformaciones congénitas, como la ausencia de tímpano, hasta la ausencia total o parcial de la cadena de huesecillos, que transmiten el sonido desde la membrana timpánica, hasta las células nerviosas del oído interno. Además, pueden presentarse problemas causados por traumatismos, por obstrucción de la trompa de Eustaquio, que es un pequeño conducto que permite la ventilación del oído medio a través de la cavidad oral o por procesos infecciosos, que son la causa más frecuente de fallas auditivas en los niños. No podemos dejar de mencionar aquí la fijación del tercer huesecillo que, al presentar esta condición, no transmite los sonidos hasta las células nerviosas del oído
interno.

La mayoría de estos problemas pueden ser resueltos médica o quirúrgicamente. Pero es más importante considerar los problemas que se presentan en el oído interno; es decir, los problemas a los que antes clasificamos como sensoriales.

Los problemas del oído interno pueden ser hereditarios. Entre ellos tenemos dos grupos: los síndromes o cuadros de una enfermedad fundamentalmente del oído, y los síndromes o cuadros de enfermedades en donde existe una afección del organismo a la que se asocia un problema del oído.

Entre los primeros están las enfermedades de Siebenman, Sheibe y Mondini, en las que existen lesiones específicas de las células nerviosas de la estría vascular que permite la irrigación sanguínea del oído interno o de otros elementos microscópicos de suma importancia para la función auditiva normal.

En el segundo grupo; es decir, en los que la lesión del oído está asociada con otros problemas del organismo, encontramos: 1.- Las morfodisplasias: en las cuales existen alteraciones importantes en la forma normal de muchos elementos del organismo, básicamente de la cara y de la mandíbula.
2.- Las histodistrofias: alteraciones de distintos tejidos orgánicos, que si bien a veces no se observan, determinan problemas en la maduración del niño.
3.- Las displasias moleculares y las enfermedades metabólicas: el problema no es visible, pero existen alteraciones que afectan el crecimiento y la maduración genera del pequeño, el cual tiene también un problema auditivo.

Otra categoría muy importante entre los problemas que originan fallas auditivas son las embriopatías; es decir, las enfermedades del embrión, entre las cuales destaca la originada por la rubéola materna durante el primer trimestre del embarazo. Este período sobresale porque es cuando se realiza la formación de todos los elementos del organismo, y en particular, los del oído. No sólo la rubéola ocasiona fallas en la formación normal del oído, sino también otras enfermedades que la madre sufra en esa época, entre las que están la sífilis y la toxoplasmosis, así como las causadas por citomegalovirus, herpes o virus del sida.

Otro problema que ocasiona lesiones en el oído es la incompatibilidad sanguínea entre la madre y el hijo. Cuando el factor Rh de la madre es diferente del de su hijo, el niño puede tener problemas al sufrir la destrucción de sus glóbulos rojos en el momento del nacimiento; el contenido de esos glóbulos rojos se fija en las estructuras nerviosas del aparato auditivo, desde las células nerviosas del oído interno, hasta la corteza cerebral, impidiendo su funcionamiento normal. En estos casos es muy probable que existan problemas motores asociados de coordinación fina y de maduración psicomotora.

Otras causas de lesiones auditivas son los medicamentos que afectan al feto en su desarrollo, la prematurez, los traumatismos obstétricos, las lesiones que el niño sufre durante el nacimiento y la anoxia o falta de oxigenación en los primeros segundos o minutos del nacimiento. Otras causas son los procesos infecciosos del oído interno ­laberintitis o neurolaberintitis- y la meningitis cerebroespinal, ocasionada por el meningococo, por el bacilo de la tuberculosis o por virus que atacan el sistema nervioso central.
Entre otros factores notables de sordera está la administración de medicamentos que tienen una acción tóxica sobre el oído interno. Hace algunos años se utilizó la estreptomicina y la dihidroestreptomicina, que por fortuna casi han desaparecido del mercado. Sin embargo, existe un enorme grupo de antibióticos, los llamados aminoglucosidos, cuyos efectos tóxicos deben ser conocidos por los médicos. La kanamicina, la tobramicina y la gentaminicia, entre muchos otros de este grupo químico, pueden provocar lesiones importantes en el oído.

Cuando un niño presenta algún problema de tipo infeccioso en los primeros meses de vida y es llevado al pediatra, en muchas ocasiones recibe este tipo de antibióticos. Es justo mencionar que en ocasiones la gravedad del problema infeccioso haga necesaria la aplicación de un medicamento que pone en peligro la audición, pero los padres de familia deben estar concientes de lo que se les administra a sus hijos para que, en caso de que aparezca un problema auditivo, la causa sea fácilmente identificable y no sea necesario recurrir a exámenes largos y costosos que solo propician retraso en la iniciación de los programas de tratamiento. Deben extremarse
los cuidados con cualquier medicamento. Hay compuestos hormonales, bióxido de carbono, cloroformo o éter y anestésicos locales, cisplastino usado en tratamientos contra el cáncer, corticosteroides, rayos X o rayos gamma utilizados muchas veces en el período prenatal, que pueden también lesionar al oído interno. Las gotas nasales que se utilizan para resolver obstrucciones intrascendentes de las vías respiratorias superiores, muchas veces sólo facilitan las infecciones del oído medio, que al volverse crónicas, ocasionan perjuicios en la audición.

También debe propiciarse la protección del niño contra el ruido. Se han realizado estudios experimentales que demuestran que las vibraciones de algunas cunas de sanatorios obstétricos son motivos de lesiones del oído interno. Además, la excesiva limpieza de los conductos auditivos origina infecciones cutáneas que pasan al oído medio y que facilitan los procesos patológicos del oído interno. Por último, no podemos soslayar las enfermedades sistémicas; es decir, aquellas que afectan a todo el organismo del niño, y los traumatismos craneoencefálicos, que si bien en muchas ocasiones no tienen secuelas, pueden ser el punto de partida de trastornos auditivos severos.

Como se ha dicho, existe una enorme variedad de factores que producen trastornos de la audición. De ahí la importancia de la exactitud en el diagnóstico, el cual debe describir también la forma en que el problema se presentó, su localización y sucuantificación, para fundamentar las base del tratamiento que debe aplicarse.

[E] Oído Externo. [M] Oído Medio. [I] Oído interno.
Oído Interno. Contiene los órganos para el balance y los sentidos.
Cóclea: órgano de audición en forma de caracol.
Comparación de su tamaño con una moneda de un centavo norteamericana.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

similar:

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Doctorado en

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma de Maestría y Doctorado en Ciencias Bioquímicas

Programa: Doctorado en Sociología icon“Programa de Doctorado en Tauromaquia por la Universidad de Cantabria”

Programa: Doctorado en Sociología iconPrograma del curso de sociología general

Programa: Doctorado en Sociología iconCursos de Doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconCursos monograficos de doctorado

Programa: Doctorado en Sociología iconDoctorado Interinstitucional en Educación




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com