Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104




descargar 55.06 Kb.
títuloCentro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104
fecha de publicación28.10.2015
tamaño55.06 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
CENTRO DE ESTUDIOS TECNOLOGICOS INDUSTRIALES Y DE SERVICIO N° 104 http://www.cbtis179.edu.mx/portal2/images/cbtis179/dgeti_logo_actual_.jpg

BIOLOGIA I

TEMA: TEORIAS DE LA EVOLUCION DE DARWIN Y WALLACE Y SU RELEVANCIA

TURNO: VESPERTINO

GRADO Y GRUPO: 3° ´A´

PROFESOR: RAUL CORTES PONCE

MECANICA INDUSTRIAL

INTEGRANTES:

MIGUEL ANGEL CUETLACH PERES

PROBLEMA

¿ De que nos sirve conocer las teorías de la evolución?

HIPOTESIS

Sobre como se van publicando las ideas de estos personajes y cuando fueron publicadas

INVESTIGACION

 El inicio de la teoría de la evolución

Durante el siglo XVIII un grupo de investigadores, que fueron llamados naturalistas, entre ellos podemos mencionar a dos de los mas importantes Charles Darwin (1809-1882) y Alfred Russel Wallace (1823-1913) consiguieron reunir una gran cantidad de información sobre la fauna y la flora en muy diversas zonas de nuestro planeta. Un problema que planteó la acumulación de tan notable volumen de información fue su organización. La clasificación de los seres vivos se realizó, en un primer momento, mediante amplias descripciones de la morfología y procedencia de los distintos individuos encontrados. Este tipo de descripciones no constituían una verdadera ayuda para conseguir clasificaciones que fueran suficientemente unívocas

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/3c/charles_darwin_01.jpg/200px-charles_darwin_01.jpg http://www.fisicanet.com.ar/biografias/cientificos/w/img/wallace.jpg

Imagen 1 Charles Darwin (1809-1882) y Imagen 2 Alfred Russel Wallace (1823-1913)

El sistema ideado y desarrollado por Linneo (1707-1778) supuso una importante mejora en la organización de la información disponible. Consistió en proponer una serie de reglas para asignar a todos los seres vivos conocidos una etiqueta de género y especie. Esta clasificación, cuya primera edición fue publicada en 1735, se llamó Sistema Naturae. Lógicamente, en ese momento, eran las propiedades morfológicas de los distintos seres vivos las que permitían asignar género y especie a un individuo concreto. Aunque no está exento de arbitrariedades, el trabajo realizado por Linneo simplificó enormemente la tarea de clasificar animales y plantas. En líneas generales, la estructura arborescente que desarrolló sigue vigente en nuestros días, a pesar de los cambios experimentados por la biología desde entonces.

Para Linneo las especies identificadas constituían grupos de seres bien diferenciados y sin ninguna relación de procedencia. El criterio de parentesco, como hemos indicado, era meramente morfológico. Esta perspectiva llamada fijista consideraba que cada una de las especies estaba creada tal y como era, y sus individuos no experimentaban cambios a lo largo del tiempo.

No obstante, la acumulación de datos proporcionados por los naturalistas, y los avances experimentados en su organización, propiciaron la adopción de otros enfoques bien diferentes al fijista. Pronto se fue abriendo paso la idea de que unas especies provenían de otras y que, por tanto, había que conseguir una clasificación que reflejara las afinidades entre los distintos seres vivos desde otras perspectivas: había que conseguir lo que se llamó una clasificación natural.

Ciertamente, en los seres vivos, en particular en los animales superiores, se pueden observar ligeras modificaciones de algunos órganos como consecuencia de su uso y, sobre todo, es más fácil de constatar la atrofia de aquellos órganos que no se usan. Esto no permite afirmar que la función crea el órgano, más bien se podría decir que la funcionalidad del órgano puede verse reforzada por su uso. Lo que la ciencia ha rechazado contundentemente hasta el momento es la herencia de caracteres adquiridos. No se ha encontrado ni la evidencia experimental ni ningún mecanismo por el que los individuos puedan transmitir las supuestas mejoras adquiridas en el curso de su vida. Los principios que rigen la transformación de los caracteres individuales, que son hoy comúnmente aceptados por la ciencia, los establecieron por vez primera Darwin y Wallace. Por otra parte, los principios que rigen la trasmisión o herencia de dichos caracteres fueron establecidos en primer lugar por Mendel.

2. La teoría de la evolución de Darwin/Wallace

Como es bien conocido, Charles R. Darwin (1809-1882) participó como naturalista en la expedición del Beagle por América del sur y el Pacífico en el año 1831. El viaje que comenzó cuando él tenía sólo 22 años terminó cinco años más tarde. Durante ese período Darwin tuvo tiempo para realizar muchas observaciones, compilar información y reflexionar sobre los datos que iba recopilando y sobre algunos textos como el que lleva el nombre de Principios de Geología de Charles Lyell, donde encontró buenas síntesis de argumentos evolucionistas como los defendidos por Lamarck. Todo esto le fue llevando a abrazar una perspectiva transformista de la naturaleza. En los años sucesivos a su viaje Darwin fue elaborando sus propias ideas y recogiendo nuevos datos con los que realizar un trabajo en el que quería exponer, de una manera ordenada, su visión de la naturaleza. Quizá uno de los textos que más influjo ejerció en la elaboración de sus tesis fue el libro de Thomas R. Malthus (1766-1834) publicado por primera vez en 1798: An Essay on the Principle of Population. En este libro Malthus defendía la tesis de que era necesaria la lucha por la supervivencia como consecuencia de que la población tiende a crecer siguiendo una progresión geométrica mientras que los alimentos lo hacen siguiendo una progresión aritmética.

http://www.portalplanetasedna.com.ar/archivos_varios2/evolucion1.jpg

( imagen 3 evolución de los pinzones de Darwin )

En el año 1858 Darwin recibió un paquete por correo enviado desde una alejada isla del archipiélago Malayo, la actual Indonesia. El paquete contenía un texto que resumía los resultados de la investigación llevada a cabo por Alfred Russel Wallace (1823-1913). El escrito contenía una extraordinaria exposición de “la teoría de la evolución por selección natural”. Su claridad expositiva hace que todavía hoy ese texto conserve gran valor pedagógico. Darwin llevaba dos décadas elaborando una teoría equivalente a la de ese escrito y estuvo a punto de abandonar su proyecto al leer el trabajo. Fue precisamente Charles Lyell y el botánico Joseph Dalton Hooker quienes intervinieron en favor de los intereses de su amigo Darwin. El escrito de Wallace fue publicado en los “Proceedings” de la prestigiosa Sociedad Linneana, precedido de otra contribución de Darwin que contenía algunos fragmentos de un ensayo de 1844 no publicado y una carta escrita al botánico Asa Gray. Los escritos fueron publicados en agosto de 1858 salvando así el derecho de Darwin a reclamar la originalidad del trabajo que llevaba preparando durante tanto tiempo y que todavía no había visto la luz. Fue en el año siguiente, 1859, cuando Darwin publicó los resultados del trabajo que había realizado durante los años precedentes en un libro titulado “On the Origin of Species by Means of Natural Selection”. El éxito de este libro permite afirmar que fue en este momento cuando nació la “teoría de la evolución por medio de la selección natural”.

La estructura de la teoría de la evolución por selección natural tal como Darwin y Wallace la expusieron en sus escritos se apoya en tres puntos básicos:

1) Los descendientes heredan los caracteres de los progenitores de generación en generación. Darwin, sin embargo, no conocía las leyes de la herencia sobre las que se estaba trabajando precisamente en los años en los que dio a conocer su teoría. Las leyes de la herencia que hoy son aceptadas científicamente y que fueron descubiertas por Mendel no se conocieron hasta el comienzo del siglo XX. Las explicaciones propuestas por Darwin para la herencia de los caracteres resultaron erróneas y fueron pronto rechazadas. Estas explicaciones, no obstante, no formaban parte del contenido del “Origen de las especies”.

2) En el proceso de la herencia ocurren variaciones espontáneas que son por azar o ciegas. Se habla de variaciones por azar o ciegas en un doble sentido. Por una parte no se pueden determinar sus causas. Por otra parte, dichas variaciones no están orientadas a una mejor adaptación del organismo al medio, es decir, no hay ninguna orientación a priori en ellas. En la primera edición del “Origen de las especies” Darwin rechazaba explícitamente la herencia de los caracteres adquiridos defendida por Lamarck. Más tarde, sin embargo, matizó dicho rechazo.

3) Existe reproducción diferenciada en los individuos de una población. El motivo es doble: o bien algunos individuos poseen mayor fertilidad que otros, o bien están mejor adaptados al medio. Mejor adaptación al entorno se traducirá en una mayor supervivencia y, consiguientemente, en una mayor descendencia.

http://ar.kalipedia.com/kalipediamedia/cienciasnaturales/media/200704/17/delavida/20070417klpcnavid_250.ees.sco.png

(imagen 4 teoría de la variabilidad y la selección natural)

El impacto de las ideas de Darwin/Wallace fue enorme. Muy poco después de la publicación del “Origen de las especies”, ya en la década de los 60, la evolución basada en la selección natural defendida por Darwin era, en la práctica, universalmente aceptada. No obstante, muy pronto empezaron a plantearse las primeras objeciones a su propuesta. Las objeciones a partir de los 60 no iban dirigidas contra el hecho de que hubiera evolución, es decir, que las diversas especies descendieran de otras comunes y anteriores en el tiempo, sino que se dirigían directamente contra lo que hacía original su propuesta, es decir, que el motor de la evolución fuera las variaciones al azar y la selección natural.

En relación con el desarrollo de la propuesta de Darwin en los años sucesivos, y de las críticas que ha recibido hasta nuestros días, hay que decir que Darwin prestó gran atención a la posibilidad de explicar el desarrollo de estructuras complejas sobre la base de las variaciones por azar y la selección natural como causa principal de dicho desarrollo. De hecho, aunque para Darwin dicha teoría explicaba muchos aspectos de la evolución de los seres vivos, incluido el origen de las especies, esto no llegó a implicar que la evolución de los organismos pudiera ser explicada únicamente por medio de la selección natural. Darwin aceptaba la existencia de otros mecanismos causantes del cambio evolutivo. Las razones que Darwin tenía entonces para mantener su visión plural de las causas de la evolución eran, no obstante, muy pobres o erróneas si consideramos las cosas desde la perspectiva actual.

Darwin se enfrentó personalmente con buena parte de las objeciones que se han puesto hasta nuestros días a su teoría de la evolución. Sus puntos de vista fueron expuestos en sucesivas ediciones del “Origen de las especies”. No solamente se centró en el problema del origen y el incremento de la complejidad de los seres vivos, sino también, por ejemplo, abordó problemas como el de la escasez de registro fósil disponible de los supuestos seres vivos que debían haber existido como consecuencia de una evolución gradual como la defendida en su propuesta

3. Debate en torno a la teoría de Darwin

El peso de las objeciones puestas a su teoría, junto con el desconocimiento de las leyes de la genética llevaron a Darwin, después de 1959, a restar importancia al mecanismo de la selección natural e incluso a aceptar la existencia de mecanismos de tipo lamarkiano como explicación de las transformaciones en los seres vivos.

Una de las principales objeciones a la teoría de Darwin en estos años fue puesta por William Thomson (Lord Kelvin). Kelvin compartía con Darwin un modo de entender la transmisión de los caracteres hereditarios que le llevaba a concebir el proceso de evolución por selección natural de una manera extraordinariamente lenta. No solamente los cambios que servían de materia para la selección natural eran diminutos y graduales sino que para transmitir los caracteres a la descendencia sin ninguna perdida de variación era necesario que la novedad apareciera en dos individuos y que estos se aparearan entre sí. La probabilidad de que ocurrieran las cosas de esta manera era tan pequeña que para poder explicar la evolución y variedad de la vida en la Tierra tal como se presenta a nuestra experiencia era necesario que el proceso hubiera durado billones de años.

El problema era que el tiempo estimado para la tierra era mucho menor. Por entonces se pensaba que la energía que recibimos del Sol procedía exclusivamente de la gravedad. Se podía calcular la masa aproximada del Sol y la energía que emitía. Con estos presupuestos los cálculos de Kelvin predecían para el Sol un tiempo de vida que no superaba unos cientos de millones de años. Lógicamente la vida en la tierra no podía exceder ese tiempo que era muy inferior al tiempo necesario estimado para el desarrollo de la vida tal como la conocemos. La radioactividad, verdadera fuente de la energía que recibimos del Sol, fue descubierta en la década que comenzó en 1890. Estas consideraciones debieron influir notablemente en los planteamientos de Darwin que, como hemos señalado, quitó importancia en sucesivas ediciones del Origen de las Especies a las variaciones ciegas y se la dio a otros mecanismos como la herencia de caracteres adquiridos inducidos por el ambiente.

http://byron05.files.wordpress.com/2012/02/darwin-evolucic3b3n.jpg

( imagen 5 La teoría de la evolución)

A pesar de admitir una pluralidad de mecanismos como motor de la evolución, para Darwin había una continuidad evolutiva entre todas las especies, incluida la humana. Sin embargo, Darwin no defendió que las facultades superiores humanas fueran el resultado de la selección natural. Puede decirse que Wallace era más estricto que Darwin en la defensa del mecanismo de la selección natural. Su panseleccionismo le llevaba a considerar a las variaciones aleatorias y a la selección natural como la única fuerza de la evolución biológica. No obstante, Wallace admitía el influjo de otra fuerza distinta, de carácter “espiritual”, cuando se trataba de explicar el origen de la vida, la emergencia de la conciencia propia de los animales y, principalmente, las facultades superiores humanas como, por ejemplo, su capacidad para hacer matemáticas o sus habilidades artísticas. Para Wallace el mundo de la materia estaba claramente subordinado a ese otro mundo del espíritu en el que no encajaba como explicación la selección natural. Wallace era más estricto en la defensa de la selección natural en la evolución orgánica que Darwin, y también más neto en su defensa de un ámbito “espiritual” para el que la selección natural no era una explicación.

http://www.biologia.edu.ar/evolucion/imagenes/selectio.gif

(Imagen 6 Ejemplo de la adaptación de un organismo a su medio ambiente)

Otro biólogo muy importante en el siglo XIX fue el alemán August Weismann (1834-1914). Weismann, también panseleccionista, rechazó completamente la posibilidad admitida por Darwin de la existencia de mecanismos de tipo lamarkiano. La distinción que estableció entre las células germinales, aisladas de las influencias del entorno, y las células somáticas, apunta hacía lo que sería más tarde el marco general de la moderna teoría de la evolución.

A pesar del éxito inicial de la teoría de Darwin, y de los esfuerzos de biólogos como Weismann por defender la selección natural y por restar crédito al lamarkismo, en los años 90 se abre un período en el que el mecanismo “variación ciega más selección” pierde popularidad a favor de otros mecanismos de tipo lamarkianos o los que también podrían encuadrarse dentro de la denominada ortogénesis (evolución con una dirección determinada). Uno de los defensores del neolamarkismo de estos años, Herbert Spencer, fue el que acuñó la expresión de “supervivencia del más adaptado”, que muchas veces se ha traducido como la “supervivencia del más fuerte”, y que ha ayudado tan poco en la recta comprensión de la teoría propuesta por Darwin/Wallace.

Los motivos para que se produjera esa regresión de la propuesta darwiniana son variados. Ya hemos mencionado las serias dificultades que se derivaban de las consideraciones hechas por Kelvin. Los argumentos probabilísticos no parecían dar apoyo a la teoría inicialmente propuesta por Darwin. Fue creciendo un cierto escepticismo acerca de la posibilidad de que la selección natural, por sí sola, fuera capaz de explicar la aparición de la diversidad de las especies. Este escepticismo estaba alimentado por el desconocimiento de los mecanismos de la genética y, también, por la falta de datos experimentales cuantitativos que apoyaran las tesis del “Origen de las especies”.

Por otra parte, ya en la filosofía clásica se habían formulado argumentos que se basaban en la finalidad para defender la existencia de un ser superior del que depende el mundo. Hablar de un mecanismo que parecía robar la finalidad a la naturaleza suscitaba y sigue suscitando los más vivos debates.

Los recelos con respecto a la nueva teoría de la evolución se agudizaban cuando lo que se destacaba era la continuidad entre los animales y el hombre. Darwin defendía explícitamente dicha continuidad en un libro publicado en 1871 que llevaba por título “The Descent of Man”. La gradualidad en las facultades superiores humanas (inteligencia y capacidad lingüística, por ejemplo) respecto a las animales sí chocaba abiertamente, por ejemplo, con la doctrina sostenida por todas las confesiones cristianas sobre el modo de ser peculiar del ser humano. Darwin propuso una explicación selectiva para ciertas cualidades morales que se encuentran en el hombre y también, a su manera, en los animales: cooperación grupal, defensa en común, transmisión de conocimientos de padres a hijos, por ejemplo. Pero las dificultades para apoyar la evolución desde los animales de facultades como la inteligencia o la capacidad lingüística humana obligó a Darwin a recurrir al uso-herencia propio del lamarkismo y a otras hipótesis que hoy son completamente insostenibles. A lo que no renunció en ningún momento Darwin fue a la continuidad entre los animales y el hombre, lo que supuso reducir las dimensiones culturales humanas a pura biología.

http://turismoactivo.us/wp-content/animales-de-isla-de-galapagos.jpg

(Imagen 7 fauna de las islas galapagas que permitieron establecer ideas basicas de darwin sobre la evolucion)

Tanto el neolamarkismo como la ortogénesis sirvieron en la última década del siglo XIX como alternativa, o al menos como complemento, a la teoría de Darwin y Wallace en el modo de explicar lo que, ya en esos años, era admitido por los científicos como un hecho cierto e incontrovertible: el hecho de la evolución o descendencia de todos los seres vivos de antecesores comunes, incluyendo las características orgánicas humanas. Lo que se cuestionaba en estos años, o incluso se negaba rotundamente, era la capacidad de la selección natural, por sí sola, para generar la diversidad de las especies y el grado de complejidad alcanzado por los seres vivos.

El debate se situaría en un nuevo marco con el desarrollo experimentado por la genética en los comienzos del siglo XX.

especie más, sujeta a los mismos principios que los seres vivos. Éste fue el punto más polémico de todos.

 

CONCLUSION

Al finalizar este trabajo queremos que conozcas mas sobre los naturistas que dieron diferentes teorías sobre la evolución y a que tiempo fueron reconocidas y publicadas.

Bibliografía

, Las fronteras del evolucionismo, Eunsa, Pamplona 2004.

Artigas, M. and Giberson, K., The Oracles of Science. Celebrity scientists versus God and religion, Oxford University Press, New York 2007.

Ayala, F. J., Los mecanismos de la evolución, en: La evolución de un evolucionista, Universitat de València, Valencia 2006. pp. 223-254 [Ayala 2006a].

—, ¿Es necesaria una nueva síntesis evolutiva? en: La evolución de un evolucionista, Universitat de València, Valencia 2006. pp. 255-268 [Ayala 2006b].

—, La evolución del Darwinismo en: La evolución de un evolucionista, Universitat de València, Valencia 2006. pp. 269-294 [Ayala 2006c].

– progreso editorial – biología- paginas 135-137

Imágenes

Imagen 1:Charles Darwin http://www.google.com.mx/imgres?num=10&um=1&hl=es&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=iWy3-dJQ2fE0NM:&imgrefurl=http://es.wikipedia.org/wiki/Charles_Darwin&docid=rAtUI2lxD8CfmM&imgurl=http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/3/3c/Charles_Darwin_01.jpg/200px-Charles_Darwin_01.jpg&w=200&h=257&ei=DXa0UPT5KMjgrAG1roGgDg&zoom=1&iact=hc&vpx=302&vpy=187&dur=545&hovh=205&hovw=160&tx=111&ty=105&sig=117193003945249735982&sqi=2&page=1&tbnh=148&tbnw=121&start=0&ndsp=17&ved=1t:429,r:2,s:0,i:164

Imagen 2: Alfred Russel Wallace http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=es&sa=X&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=B9cICafJVf786M:&imgrefurl=http://pib2.wordpress.com/2011/11/24/httplospeliagudos-wordpress-com/&docid=XBK0asOwWQ5zxM&imgurl=http://pib2.files.wordpress.com/2011/11/alfredrusselwallace_000.jpg&w=266&h=371&ei=iW20UJG0N4LSqAG8koCoCQ&zoom=1&iact=hc&vpx=433&vpy=142&dur=209&hovh=265&hovw=190&tx=101&ty=141&sig=117193003945249735982&page=1&tbnh=145&tbnw=104&start=0&ndsp=20&ved=1t:429,r:4,s:0,i:105

Imagen 3 los pinzones de Darwin http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=es&sa=X&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=kIbf981nRFzHSM:&imgrefurl=http://www.portalplanetasedna.com.ar/teoria_evolucion.htm&docid=nEjfJaFafvWdwM&imgurl=http://www.portalplanetasedna.com.ar/archivos_varios2/evolucion1.jpg&w=596&h=423&ei=pXO0UNjvBseCrAHgzoHACA&zoom=1&iact=hc&vpx=429&vpy=187&dur=81&hovh=189&hovw=267&tx=178&ty=144&sig=117193003945249735982&page=1&tbnh=132&tbnw=207&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:2,s:0,i:151

Imagen 4 teoría de la variabilidad y la selección natural http://www.google.com.mx/imgres?num=10&um=1&hl=es&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=aXz4ZB7ojA0C_M:&imgrefurl=http://www.kalipedia.com/ecologia/tema/graficos-esquema-evolucion-jirafas.html%3Fx1%3D20070418klpcnaecl_42.Ges%26x%3D20070418klpcnaecl_51.Kes&docid=CETUIwXkTTuVuM&imgurl=http://www.kalipedia.com/kalipediamedia/cienciasnaturales/media/200704/18/ecologia/20070418klpcnaecl_42.Ges.SCO.png&w=267&h=529&ei=NXi0UP24MKWC2gX4pYHoBA&zoom=1&iact=hc&vpx=86&vpy=107&dur=399&hovh=155&hovw=78&tx=106&ty=132&sig=117193003945249735982&sqi=2&page=1&tbnh=155&tbnw=78&start=0&ndsp=14&ved=1t:429,r:1,s:0,i:82

Imagen 5 teoría de la evolución : http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=es&sa=X&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=0K-KTtJ-rhUniM:&imgrefurl=http://fantoma2012.blogspot.com/2010/05/darwin-vs-dios-evolucion-o-creacion.html&docid=uE-zyfiJZrGUvM&imgurl=http://1.bp.blogspot.com/_6bAKQlhKMFM/S-mQlu234tI/AAAAAAAABgg/yHZ3MkEyMqA/s1600/darwin-evolucion.jpg&w=332&h=301&ei=pXO0UNjvBseCrAHgzoHACA&zoom=1&iact=rc&dur=407&sig=117193003945249735982&page=1&tbnh=132&tbnw=146&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:0,s:0,i:145&tx=85&ty=10

Imagen 6 Ejemplo de la adaptación de un organismo a su medio ambiente http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=es&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=icLKmKdIBXzgbM:&imgrefurl=http://www.biologia.edu.ar/evolucion/evo1.htm&docid=1LuOctsGfi7-4M&imgurl=http://www.biologia.edu.ar/evolucion/imagenes/selectio.gif&w=575&h=411&ei=dHG0UNGxAcTg2gW194DQBg&zoom=1&iact=hc&vpx=118&vpy=341&dur=45&hovh=190&hovw=266&tx=138&ty=112&sig=117193003945249735982&page=1&tbnh=131&tbnw=183&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:5,s:0,i:160

Imagen 7 : fauna de las islas Galápagos

http://www.google.com.mx/imgres?um=1&hl=es&tbo=d&biw=854&bih=671&tbm=isch&tbnid=VZZxvApqjWuiKM:&imgrefurl=http://turismoactivo.us/2012/09/animales-de-la-isla-de-galapagos.html&docid=91-stDmcaoAJ9M&imgurl=http://turismoactivo.us/wp-content/animales-de-isla-de-galapagos.jpg&w=450&h=419&ei=hnS0UP2uIKnq2QXFkYCQCg&zoom=1&iact=hc&vpx=4&vpy=4&dur=221&hovh=217&hovw=233&tx=150&ty=79&sig=117193003945249735982&page=1&tbnh=141&tbnw=157&start=0&ndsp=12&ved=1t:429,r:0,s:0,i:79

similar:

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro de Estudios Tecnológicos del Mar

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconDesarrollo de procesos industriales y producción de objetos, maquinas y equipos tecnológicos

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconDirección 4 Sur 104 Col. Centro C. P. 72000

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro Bachillerato Tecnológico industriales y sus servicios No 166 “Pablo Torres Burgos”

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro de estudios superiores c. T. M

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro de estudios de bachillerato 4/1

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro de Estudios Superiores en Sexualidad

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconFundacion centro colombiano de estudios profesionales

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconPropam centro nacional de estudios paramedicos y agropecuarios

Centro de estudios tecnologicos industriales y de servicio n° 104 iconCentro de Estudios Sociales -ces, Universidad Nacional de Colombia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com