Nota de prensa




descargar 19.56 Kb.
títuloNota de prensa
fecha de publicación26.02.2016
tamaño19.56 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos

NOTA DE PRENSA


Dieta equilibrada y vida sana, claves contra el exceso de grasa en el hígado



  • El Prof. José M Mato, director general de CIC bioGUNE y Premio Nacional en Medicina Gregorio Marañón 2004, impartirá el martes una conferencia titulada “¿Por qué el hígado se hace graso?” en el marco del ciclo de conferencias “Nutrición y Salud”, organizado por la Fundación BBVA y CIC bioGUNE




  • Entre el 10 y el 20% de la población tiene exceso de grasa en el hígado pero sin presentar inflamación ni daño hepático, llamada esteatosis no alcohólica




  • Entre el 2 y el 5% de la población tiene esteatohepatitis no alcohólica (NASH), una enfermedad común del hígado que se caracteriza por la acumulación de grasa acompañada de inflamación y daño hepático.




  • Investigaciones desarrolladas por el Dr. Mato han confirmado la hipótesis de que el control deficiente del metabolismo de la metionina (un nutriente esencial) produce hígado graso y facilita la aparición de NASH



Bilbao, 5 de mayo de 2009.- El Prof. José M Mato, director general de CIC bioGUNE y CIC biomaGUNE, ex presidente del CSIC (1992-1996) y Premio Nacional en Medicina Gregorio Marañón 2004, destaca la importancia que tiene el mantenimiento de una dieta equilibrada y una vida sana (ejercicio físico y no ingestión de alcohol) para hacer frente a la enfermedad del hígado graso o esteatohepatitis no alcohólica, más conocida como enfermedad de NASH.

El profesor Mato disertará sobre esta materia en una conferencia, bajo el título “¿Por qué el hígado se hace graso?”, que impartirá hoy, día 5 de mayo, en la sede de la Fundación BBVA en Bilbao (Plaza San Nicolás 4), a las 19.30 horas, en el marco del ciclo de conferencias sobre “Nutrición y Salud” organizadas conjuntamente por la Fundación BBVA y CIC bioGUNE.
Enfermedad de NASH

Entre el 2 y el 5% de las personas adultas tienen esteatohepatitis no alcohólica (conocida como NASH, por sus siglas en inglés). NASH es una enfermedad común del hígado que se caracteriza por la acumulación de grasa acompañada de inflamación y daño hepático.


La mayoría de las personas que tienen NASH no lo saben, se sienten bien. Y sin embargo ésta puede progresar y derivar en cirrosis, una enfermedad grave en la que el hígado está permanentemente dañado, se llena de cicatrices y no puede funcionar correctamente. A su vez, la cirrosis puede provocar cáncer de hígado.

NASH es una de las causas principales de cirrosis en los países con estilo de vida occidentalizado; se parece a la enfermedad del hígado causada por el consumo excesivo de alcohol (conocida como esteatohepatitis alcohólica) pero ocurre en personas que beben poco o nada de alcohol. El uso crónico de una medicina, como glucocorticoides, estrógenos, ácido salicílico, estatinas, tetraciclina, tamoxifeno, metotrexato, o ácido valproico, también puede producir NASH en algunas personas.
Esteatosis no alcohólica

Entre el 10 y el 20% de la población tiene exceso de grasa en el hígado pero sin presentar inflamación ni daño hepático. En este caso recibe el nombre de esteatosis no alcohólica. Para distinguir entre la NASH y la esteatosis es necesario realizar una biopsia hepática, un procedimiento que consiste en examinar una pequeña muestra de hígado obtenido con una aguja.

Este procedimiento es caro, no está exento de riesgos y está sujeto a error en la toma de la muestra. Mediante la aplicación de nuevas tecnologías basadas en el análisis simultáneo de miles de metabolitos (una técnica conocida como metabolómica), el laboratorio del profesor José M Mato, en colaboración con varios hospitales y la empresa OWL Genomics, ha conseguido distinguir entre la NASH y la esteatosis utilizando una muestra de sangre.
Hígado graso

El hígado graso ocurre con mayor frecuencia en personas de edad media con sobrepeso u obesas, pero también puede aparecer en niños. Además, no todas las personas obesas o diabéticas tienen hígado graso; y muchas personas con hígado graso no son obesas, no padecen diabetes y tienen niveles normales de lípidos en sangre. Incluso el hígado graso es frecuente en personas con desnutrición.

Es por consiguiente la malnutrición, es decir una dieta inadecuada o insuficiente, la principal causa de hígado graso. Aunque la malnutrición está típicamente asociada a la pobreza extrema (a la desnutrición), la malnutrición es también el resultado del consumo en exceso de alimentos o de la carencia de nutrientes esenciales (vitaminas y ciertos aminoácidos, ácidos grasos, y minerales).

Metionina
En 1988, el Dr. Mato observó que el metabolismo de la metionina, un nutriente esencial, es deficiente en los pacientes con cirrosis hepática. Estos resultados le llevaron a formular la hipótesis de que el control inadecuado del metabolismo de la metionina podría ser una de las principales causas de enfermedad hepática. En el año 2001, en colaboración con Shelly Lu, de la Keck School of Medicine, en Los Ángeles, el Dr. Mato produjo un ratón modificado por ingeniería genética deficiente en el metabolismo de la metionina.

Este ratón, que no es obeso ni diabético, desarrolla de manera espontánea NASH y cáncer de hígado. En los años siguientes investigaciones llevadas a cabo por diversos laboratorios, incluidos el del Dr. Mato, han confirmado la hipótesis de que el control deficiente del metabolismo de la metionina produce hígado graso y facilita la aparición de NASH.

Aunque no existe en la actualidad un tratamiento consensuado de la NASH, hay diversas terapias en estudio que tienen como objetivo restaurar el control del metabolismo hepático de la metionina. En 1999 el Dr. Mato, en colaboración con el Dr. Juan Rodés, del Hospital Clínico de Barcelona, publicó un trabajo en el que observaba que el tratamiento con S-adenosilmetionina (un derivado de la metionina) disminuye la mortalidad en pacientes con cirrosis hepática.

Otras terapias en estudio incluyen tratamientos con nutrientes esenciales (como betaina, ácido fólico, lecitina), antioxidantes y medicación antidiabética. En cualquier caso, las personas con NASH deben reducir peso, comer una dieta equilibrada, hacer ejercicio y evitar el consumo de alcohol y de medicinas innecesarias.



Si desea más información, puede ponerse en contacto con el Dpto. de

Comunicación de la Fundación BBVA (91 537 66 15 y 94 487 46 27) o con Guk (637273729)



similar:

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de Prensa

Nota de prensa iconNota de Prensa

Nota de prensa iconNota de prensa

Nota de prensa iconNota de prensa




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com