Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo




descargar 2.89 Mb.
títuloExamen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo
página4/76
fecha de publicación19.02.2016
tamaño2.89 Mb.
tipoExamen
b.se-todo.com > Documentos > Examen
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   76

3. Conclusiones por tema


Orientación

La orientación general de las actividades de desarrollo para la cooperación que realiza la OMPI se describe en los documentos bienales del presupuesto por programas, que dependen de la opinión de los Estados miembros y de la Secretaría, y que son aprobados por los miembros de la OMPI. Las actividades que se aprueban reflejan por consiguiente una combinación de las distintas prioridades de los Estados miembros de la OMPI y de la Secretaría. La Secretaría dispone empero de cierta libertad a la hora de interpretar y aplicar el mandato que se incluye en el presupuesto por programas, sobre todo en los que se refiere a la configuración del fondo, la forma y el establecimiento de prioridades respecto de determinadas actividades, así como de planes de trabajo para su aplicación. El equipo encargado del examen llegó a la conclusión de que la orientación (y la incidencia) de las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI depende también del interés, la capacidad de absorción y el compromiso de los Estados miembros beneficiarios y de la forma en que estos gestionen su relación con la Secretaría de la OMPI. Otro elemento que influye sobre la orientación final de las actividades son las consultas que realiza la Secretaría con los distintos Estados miembros a la hora de esbozar y de aplicar las actividades específicas de cada país.

El equipo encargado del examen infirió que, entre 2008 y 2010, el equipo directivo de la OMPI se centró más en integrar las recomendaciones de la Agenda de la OMPI para el Desarrollo a las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la Organización. A modo de ejemplo, a partir del bienio 2008-2009, en los Presupuestos por programa de la OMPI y las actividades de cooperación para el desarrollo que figuran en ellos se presta más atención a la Agenda de la OMPI para el Desarrollo y a sus recomendaciones. Lo mismo sucede respecto de las nueve metas estratégicas de la Organización y su marco de gestión por resultados. Hay asimismo toda una serie de planes e iniciativas muy meritorios tanto en el marco de programas como a nivel individual, encabezados por los 19 proyectos aprobados por el CDIP, cuya finalidad es aumentar la orientación a potenciar el desarrollo de algunas actividades de cooperación para el desarrollo. El equipo encargado del examen concluyó además que la Secretaría está realizando esfuerzos a fin de alcanzar un nivel de financiación adecuado para la Agenda para el Desarrollo, aunque, por el momento, no se han traducido en la obtención de más recursos extrapresupuestarios.

No obstante, el equipo encargado del examen considera que aún restan obstáculos por salvar a fin de materializar los distintos planes, principios, declaraciones de intenciones y resultados previstos en lo que respecta aumentar la orientación a potenciar el desarrollo, e identificó al menos cuatro tipos de obstáculos.

En primer lugar, a nivel institucional, el equipo encargado del examen detectó que la OMPI no ha asumido aún en toda su amplitud y con la claridad necesaria los objetivos generales de las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI. Tampoco se dispone de una definición precisa de qué es la asistencia “orientada a potenciar el desarrollo”, a la que se hace referencia en las recomendaciones de la Agenda para el Desarrollo. A fin de facilitar el análisis que había de realizar, el equipo encargado del examen propuso una definición a partir de elementos que forman parte del mandato del presente examen (véase el punto 2.2 del informe). De acuerdo con el mandato, la asistencia que presta la OMPI debe velar por que “los países en desarrollo y los países menos adelantados (PMA) puedan beneficiarse de la utilización de la propiedad intelectual (P.I.) para el desarrollo económico, cultural y social”. En el mandato del presente examen se establece además que las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI han de contribuir “a reducir la brecha de los conocimientos e intensificar la participación de los países en desarrollo y PMA en los beneficios que derivan de la economía de los conocimientos”. Cabe destacar que el análisis de los resultados previstos realizado por el equipo encargado del examen y expuesto en el presupuesto por programas para el bienio 2010-2011 puso de manifiesto que sólo una pequeña parte de los resultados previstos guarda relación con estos dos objetivos. Por otra parte, los análisis llevados a cabo por el equipo encargado del examen señalan que, en el presupuesto por programas propuesto para el bienio 2012-2013, se asigna menos del 15% del total del presupuesto propuesto de la OMPI a actividades relacionadas con estos dos objetivos (véase la parte 3 del presente informe, que versa sobre pertinencia y orientación).

El equipo encargado del examen concluyó asimismo que la cultura de la colaboración, el compromiso público y la apertura hacia los diferentes puntos de vista respecto de cuál es el sistema de P.I. que se necesita para mejorar la orientación a potenciar el desarrollo no se han institucionalizado aún en la Organización, sino que dependen más bien de los esfuerzos individuales de los empleados. Muchos de los empleados entrevistados por el equipo encargado del examen consideran que la función principal de la OMPI es la de guardián del sistema internacional de P.I. Este aspecto, aún siendo cierto que es una de las funciones fundamentales de la Organización, está detrás de la cultura institucional favorable a la P.I. que se observa en el seno de la OMPI. A pesar de que esta tendencia carente de sentido crítico a favor de la P.I. se está viendo atenuada por un aumento de la consideración que se presta a los aspectos que tienen que ver con el desarrollo, el equipo encargado del examen llegó a la conclusión de que buena parte del personal aún tiene una visión muy limitada de la Agenda para el Desarrollo. Los Estados miembros y la Secretaría han de asumir en mayor medida su papel de orientación y liderazgo a fin de que la Agenda de la OMPI para el Desarrollo, y las consiguientes peticiones de cambios en la orientación de las actividades de cooperación para el desarrollo, no se limiten a la consabida “P.I. para el desarrollo”. No cabe duda de que la Organización debe hacer ver que la P.I. beneficia al desarrollo y ayudar a los países a conseguir dicho objetivo, pero esto no debe ser óbice para que pierda de vista el carácter más amplio de la Agenda para el Desarrollo, que, en concreto, ha de proporcionar a la OMPI un foro multilateral de debate más eficaz, debates y resolución de problemas que tienen que ver tanto con la P.I. como con el desarrollo, y ha de permitir asimismo mejorar la asistencia que se presta a los países a la hora de diseñar, aplicar y beneficiarse de un marco más equilibrado a nivel nacional, regional e internacional. En este sentido, el equipo encargado del examen descubrió que, aunque hay aspectos de las mejoras que necesita implantar la OMPI en lo que respecta a la orientación de su asistencia a potenciar el desarrollo que ya están en marcha y sólo precisan de tiempo para obtener resultados, hay otros en los que es necesario abordar problemas más encubiertos y de carácter más estructural relacionados con la comprensión, la concientización, la aceptación de distintos puntos de vista y la motivación del personal.

En segundo lugar y en relación con el equilibrio general en la orientación de las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI, si se comparan el presupuesto por programas para el bienio 2008-2009 y el presupuesto por programas propuesto para el bienio 2012-2013 puede comprobarse cómo varía la orientación general de las actividades y de las asignaciones presupuestarias destinadas a actividades de cooperación para el desarrollo. Los defectos observados en la estructura y la presentación del documento del presupuesto por programas de la OMPI (véase la parte 1 del presente informe) impidieron al equipo encargado del examen establecer con claridad la distribución relativa de los recursos entre las actividades de cooperación para el desarrollo llevadas a cabo por los distintos programas, sectores y divisiones de la OMPI. No se pudo determinar a qué se destina la mayor parte del presupuesto de cooperación para el desarrollo y, por consiguiente, tampoco evaluar si la distribución del mismo se adecua al grado de prioridad que se debe otorgar a determinadas cuestiones o actividades desde la perspectiva del desarrollo. Este obstáculo se agudiza por el hecho de que una parte importante del gasto para desarrollo se asigna al Programa 9, y en la descripción de las actividades que se incluyen en los documentos del presupuesto por programas no se ofrece relación ni reseña alguna de las asignaciones presupuestarias que realizan las oficinas en función de los distintos asuntos, objetivos o de los resultados previstos.

El análisis de las secciones descriptivas del presupuesto por programas para el bienio 2008 2009 llevado a cabo por el equipo encargado del examen desveló que en la asistencia que presta la OMPI se otorga mucha relevancia a la mejora de la gestión de la P.I., al aumento de la sensibilización del público en relación con el sistema de P.I., a la formación de los administradores del sistema de P.I. y a la adopción de leyes que abarquen el conjunto de las cuestiones relativas a la P.I., así como al fomento de la comprensión de los tratados de la OMPI y al acceso a estos. El equipo encargado del examen concluyó que, a pesar de que las industrias creativas y culturales constituyen una de las áreas con mayor potencial de crecimiento para muchos de los países en desarrollo, se realizan más actividades en el ámbito de la propiedad industrial que en el del derecho de autor y los derechos conexos, y que dichas actividades son además más intensivas y disfrutan de más asignaciones presupuestarias. Aún cuando la OMPI cuenta con actividades dedicadas a asuntos como las indicaciones geográficas y los conocimientos tradicionales, este tipo de actividades disponen de menos recursos que otras. En el caso concreto de los CC.TT., el equipo encargado del examen descubrió, por ejemplo, que hay una gran variedad de actividades en marcha, pero que no se dispone de suficientes recursos para su aplicación y su puesta en práctica. En el presupuesto por programas para el bienio 2010-2011 se sugiere que el volumen y la intensidad de las actividades de desarrollo que realiza la OMPI relacionadas con cuestiones mundiales de política pública, el reajuste del equilibrio dentro del sistema de P.I. a fin de reflejar las prioridades en materia de desarrollo, la investigación sobre P.I. y desarrollo y la reducción de la brecha de conocimientos por medio de la transferencia de tecnología y el acceso a los conocimientos no son aún un fiel reflejo del grado de prioridad que les otorgan los Estados miembros en desarrollo (por ejemplo, de acuerdo con las prioridades expresadas por los Estados miembros que respondieron a la encuesta de países beneficiarios realizada por el equipo encargado del examen).

El análisis de los dos documentos de presupuesto por programas pertinentes (los de los bienios 2008-2009 y 2010-2011) realizado por el equipo encargado del examen, puso de manifiesto asimismo que la cartera de actividades de la OMPI es más completa en lo que respecta a ayudar a los países en desarrollo a obtener más beneficios del sistema internacional de P.I. que en lo concerniente a la otra cara de la agenda, es decir, ayudar a esos mismos países y a sus partes interesadas a reducir los costos derivados de la utilización del sistema de P.I. Por ejemplo, fueron más bien pocas las actividades que aportaran algo a la consecución de objetivos como: a) el uso de las flexibilidades del Acuerdo sobre los ADPIC; b) fomentar el acceso a la educación y a los medicamentos; c) ampliar el dominio público; d) garantizar que las iniciativas encaminadas a luchar contra la falsificación y la piratería se ajusten a las necesidades y a la situación de cada país; e) la adecuación de la legislación en materia de P.I. a los esfuerzos destinados a impedir la utilización desleal de los recursos naturales, las expresiones culturales, los CC.TT. y los recursos genéticos; y/o f) la promoción de la competencia en el ámbito de la P.I. Además, se puso poco énfasis en general sobre actividades que podrían contribuir de forma directa a reducir la brecha de conocimientos, como pueden ser actividades que ayuden a los países a: a) atraer, asimilar, producir y aprender de las tecnologías y/o promover el acceso asequible a conocimientos que puedan aportar algo a los procesos de innovación locales; b) promover la coherencia entre las políticas en materia de P.I. y otros ámbitos de las políticas públicas de los Estados; c) hacer uso de las distintas exenciones u opciones sui generis, jurídicas o de política, que mejoren el acceso a tecnologías extranjeras y/o gestionen el grado de protección que obtienen; d) proteger sus conocimientos, y sus tecnologías y productos creativos dentro del mercado internacional y hacer valer sus derechos en otros países; y e) establecer y utilizar mecanismos que puedan mejorar el equilibrio de los sistemas de P.I. nacionales, como podrían ser los que tienen que ver con la oposición anterior y posterior a la concesión de una patente.

En tercer lugar, el equipo encargado del examen concluyó que la falta de orientación a potenciar el desarrollo y la poca importancia que se le presta se encuentran estrechamente ligadas a los procesos de planificación de las actividades de la OMPI. Aunque los países beneficiarios participan en el diseño y en la aplicación de las actividades a nivel nacional, la relación que existe entre este proceso de planificación a nivel nacional (de abajo arriba) y los procesos de planificación que realiza la OMPI como Organización (de arriba abajo) es muy débil. Además, el equipo encargado del examen concluyó que la mayoría de los países no cuentan con un proceso sistemático para la evaluación de las necesidades, el establecimiento de prioridades o la planificación anual o estratégica plurianual de las actividades de la OMPI. A falta de estrategias de P.I. o de que los beneficiarios establecieran cuáles eran sus prioridades en relación con la asistencia de la OMPI, las actividades de desarrollo se llevaron a cabo en función de las necesidades y las solicitudes recibidas (generalmente en respuesta a solicitudes de las oficinas de P.I.) o debido a los planes de trabajo de los programas de la OMPI y los que se realizan con cargo a los fondos fiduciarios de la OMPI. En 2011, el sector de desarrollo va a elaborar por primera vez una plantilla para que la utilicen las oficinas a la hora de realizar la planificación a nivel nacional, y la División de Auditoría y Supervisión Internas va a llevar a cabo su primera evaluación a nivel nacional de la asistencia de la OMPI mediante una Evaluación de la cartera de proyectos de Kenya.

Otra conclusión a la que llegó el equipo encargado del examen es que existe confusión entre los Estados miembros y en el seno de la Secretaría respecto del significado de la expresión “obedecer a una demanda”. La asistencia orientada a potenciar el desarrollo que obedece a una demanda es aquella que se ajusta a las necesidades de desarrollo de cada país. Esto, a su vez, requiere que haya diálogo entre los países beneficiarios y la Secretaría de la OMPI acerca de las estrategias nacionales de desarrollo, las prioridades y las necesidades, así como las obligaciones de la OMPI, a fin de hacer avanzar la Agenda para el Desarrollo. Con demasiada frecuencia, el personal interpreta que la expresión “obedecer a una demanda” significa que están obligados a responder a las solicitudes de los Estados miembros incluso cuando no existe un vínculo claro con las necesidades nacionales o con la Agenda de la OMPI para el Desarrollo, o cuando lo más probable es que las actividades no sean costoeficaces o no ofrezcan resultados. No obstante, la asistencia “que obedece a una demanda” no ha de ser necesariamente proporcional a la asistencia orientada a potenciar el desarrollo. El equipo encargado del examen concluyó que la sensación que existe entre el personal de que nunca pueden decir que no a las solicitudes ocasiona problemas de moral y de motivación que van desde la frustración hasta la autocomplacencia, relacionados con el sentido de la responsabilidad por los resultados. Lo más adecuado sería que ambas partes percibieran las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI como una colaboración continua que necesita de aportaciones recíprocas para ser fructífera. El equipo encargado del examen concluyó asimismo que el debate que existe entre el personal de la OMPI y los Estados miembros acerca de los riesgos derivados de las actividades o de las condiciones locales y los requisitos que facilitarían o dificultarían su puesta en práctica con éxito es un debate contraproducente (incluso en los casos en los que el personal de la OMPI es perfectamente consciente de las dificultades).

El equipo encargado del examen obtuvo también ejemplos de actividades que surgieron de ofertas o sugerencias de la Secretaría de la OMPI y fueron aceptadas por los Estados miembros, y no en el sentido opuesto. Además, en el caso de los talleres y las conferencias de carácter regional o subregional, la influencia de los países beneficiarios sobre la estructura y el contenido del programa, y sobre los ponentes, fue menor, con lo que la Secretaría de la OMPI llevó más la iniciativa en lo concerniente a los preparativos que en las actividades de carácter nacional. Esto no implica que las actividades regionales no hayan resultado útiles o que la Secretaría de la OMPI no deba proponer actividades. Lo que se pretende destacar es la necesidad de que haya transparencia respecto del origen de las propuestas que formula la Secretaría en relación con las actividades de carácter regional, así como una relación directa con una planificación estratégica de mayor alcance, procesos de gestión por resultados y de establecimiento de prioridades tanto a nivel nacional como a nivel de la Organización y oportunidades para que los Estados miembros y las partes interesadas se pronuncien a fin de garantizar que las actividades estén debidamente orientadas a potenciar el desarrollo.

En cuarto lugar, el equipo encargado del examen concluyó que los avances en relación con la incorporación de las recomendaciones de la Agenda para el desarrollo son desiguales en lo que se refiere a la aplicación, en especial con respecto al diseño de los programas de trabajo y la gestión de determinadas actividades de desarrollo. Aunque los 19 proyectos del CDIP que están en curso constituyen un importante motor de cambio (lo que no es una sorpresa teniendo en cuenta que son el resultado de debates encaminados a encauzar la transformación de la orientación general a potenciar el desarrollo), representan tan sólo una pequeña parte del presupuesto general dedicado a las actividades de cooperación para el desarrollo que realiza la OMPI y, en el momento en que se realizó el presente examen, aún era muy pronto para evaluar los resultados obtenidos. A continuación se presenta una selección de ejemplos de deficiencias en materia de aplicación y de actividades que se desprenden del análisis exhaustivo de los fundamentos en los que se basan las actividades de cooperación que realiza la OMPI llevado a cabo por el equipo encargado del examen (véase la parte 4 del presente informe).

En cuanto al asesoramiento para la formulación de estrategias nacionales de P.I. que brinda la OMPI a los países, el equipo encargado del examen concluyó que la Secretaría no emplea aún la metodología adecuada para ayudar a los países en desarrollo a evaluar sus necesidades de desarrollo, su capacidad en materia de P.I. y las estrategias apropiadas.8 Aunque la OMPI está desarrollando dos metodologías de forma simultánea al efecto, (véase la parte 4.2 del presente informe), ambas se encuentran aún en fase inicial de aplicación. Mientras tanto, además de aplicarse las estrategias piloto como parte de un proyecto del CDIP sobre las estrategias de P.I., hay un enfoque
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   76

similar:

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconManual de la ompi sobre prestación de asistencia técnica

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconComité permanente de cooperaciÓn para el desarRollo en materia de propiedad intelectual

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconComité permanente de cooperaciÓn para el desarRollo en materia de propiedad intelectual

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconCon la cooperacion tecnica de ops/oms

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconCon la cooperacion tecnica de ops/oms

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconInforme sobre la marcha de las actividades de la academia mundial de la ompi

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconInforme sobre la marcha de la aplicación del programa de la ompi de alineación estratégica

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconExplica por qué es útil para el psicólogo poseer un marco general...

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconContrato marco de acceso a recursos biogeneticos para investigacióN,...

Examen independiente sobre la asistencia técnica que presta la ompi en el marco de la Cooperación para el Desarrollo iconFormar integralmente personas a través de la adquisición de conocimientos,...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com