Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas




descargar 0.68 Mb.
títuloTeoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas
página2/26
fecha de publicación28.10.2015
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26
Más adelante Vygotsky estudia las características del lenguaje interior, marcando las etapas de transición entre éste y las formas externas, totalmente manifiestas, del lenguaje. Para esto se vale, entre otros ejemplos, de un análisis notable de un fragmento de la obra de L. Tolstoi, Ana Karenina.
13
Sería intento fallido de antemano e innecesario, tratar de reflejar aquí toda la riqueza de este libro. Quiero señalar tan sólo la importancia de dos aditamentos a la edición norteamericana del mismo, que data de 1962. Uno de ellos es el prólogo. de J. S. Bruner, fundador de la corriente llamada "New look on perception" (Nueva visión en percepción) que representa en su patria una reacción que podemos estimar valiosa contra la rigidez excesiva de la teoría de la Gestalt y su abstracción casi total del papel de la experiencia vital de los seres humanos. Para él y en forma consecuente con toda su postura en psicología, lo más notable de la obra de Vygotsky es que da elementos para comprender la adquisición de la individualidad. Al mismo tiempo reconoce su importancia en la lucha "por la conciencia", es decir, por recuperar el valor de la mediatización interna entre estímulo y respuesta, problema que preocupa también a muchos representantes progresistas de la psicología norteamericana, en el presente.
Merece también atención el apéndice que contiene las opiniones de Piaget acerca de las críticas que Vygotsky realizara a su concepción. Extraño diálogo en el cual una respuesta se produce décadas después de la desaparición de uno de los participantes y da prueba de la marcada incomunicación que existió entre sectores muy importantes de la ciencia psicológica contemporánea. Piaget es, en efecto, un psicólogo que ha aplicado en forma consecuente el método genético para comprender las funciones psíquicas más complejas. Importa señalar que Piaget acepta en lo fundamental las críticas llevadas a cabo a su concepto de lenguaje egocéntrico y aunque a su vez esboza algunas críticas a otros aspectos, destaca la originalidad y el valor creador de Vygotsky.
La edición en lengua inglesa de este libro representó así un paso importante en el restablecimiento de la comunicación entre escuelas psicológicas, que conservando su individualidad y la agudeza de su aparato crítico, pueden beneficiarse de las observaciones y datos experimentales logrados por cada una de ellas.
14
Tengo plena confianza en que la edición de Pensamiento y lenguaje en lengua española, en nuestro medio, ejercerá una influencia positiva en el quehacer y en la intercomunicación de los psicólogos y también, en otros representantes de las ciencias del hombre como educadores y lingüistas.
José Itzigsohn
15
PREFACIO DEL AUTOR
Este libro es un estudio de uno de los problemas más complejos de la psicología: la interrelación entre pensamiento y lenguaje que, hasta donde nosotros conocemos, no ha sido investigada experimentalmente de modo sistemático. Hemos intentado, por lo menos, una primera aproximación a este tema realizando estudios experimentales parciales del problema total. Los resultados proporcionan parte del material en el que se basan nuestros análisis.
Las discusiones teóricas y criticas son una precondición necesaria y un complemento del aspecto experimental del estudio, y constituyen una parte considerable de este trabajo. Las hipótesis que sirvieron de puntos de partida para nuestras experiencias determinantes de los hechos debían basarse en una teoría general de las raíces genéticas del pensamiento y el lenguaje. Para poder desarrollar tal esquema teórico revisamos y analizamos cuidadosamente el material atinente de la literatura psicológica. Conscientemente, sometimos las teorías más importantes al respecto a un análisis crítico, esperando superar sus insuficiencias y evitar sus peligros latentes en nuestra propia búsqueda del camino teórico a seguir.
Resultó inevitable que nuestro análisis realizara incursiones en campos lindantes tales como la lingüística y la psicología de la educación; al discutir el desarrollo de los conceptos científicos en la infancia utilizamos hipótesis de trabajo concernientes a la relación entre el proceso educativo y el desarrollo mental, que hemos desarrollado en otra parte, utilizando un cuerpo diferente de datos.
La estructura de este libro, por fuerza, es compleja y multifacética, aunque todas sus partes se orientan hacia un tema
17
central: el análisis genético de la relación entre el pensamiento y la palabra hablada. El capítulo I enfoca el problema y discute el método. Los capítulos II y III constituyen un análisis critico de dos de las teorías más influyentes acerca del desarrollo del lenguaje y el pensamiento: la de Piaget y la de Stern. El IV intenta una delineación de las raíces genéticas del pensamiento y el lenguaje, y sirve como introducción teórica a la parte principal de este libro, las dos investigaciones experimentales descriptas en los dos capítulos siguientes. El primer estudio (capitulo V) se refiere al curso del desarrollo general de los significados de la palabra durante la infancia; el segundo (capítulo VI) es un estudio comparativo del desarrollo de los conceptos "científicos" y espontáneos en la niñez; el último intenta entrelazar los hilos de nuestras investigaciones y presentar el proceso total del pensamiento verbal tal como aparece a la luz de nuestros datos.
Sería útil enumerar brevemente los aspectos de nuestro trabajo que creemos son nuevos y para los cuales consideramos se necesitan pruebas más cuidadosas. Aparte de nuestra formulación modificada del problema y del método parcialmente original, nuestra contribución puede resumirse en los siguientes puntos: 1) provee evidencia experimental para atestiguar que los significados de las palabras sufren una evolución durante la infancia y define los pasos básicos de este desarrollo; 2) descubre el modo singular en que se desarrollan los conceptos "científicos" en el niño, comparándolo con el de sus conceptos espontáneos. y formula las leyes que gobiernan su desarrollo; 3) demuestra la naturaleza psicológica específica y la función lingüística del lenguaje escrito en su relación con el pensamiento; 4) esclarece por medio de experiencias la naturaleza del lenguaje interiorizado y su relación con e1 pensamiento. La evaluación de nuestros descubrimientos, y la de las interpretaciones que les hemos dado, casi no es de incumbencia del autor, la dejamos a nuestros lectores y críticos.
El autor y sus colaboradores han explorado el campo del lenguaje y el pensamiento durante casi 10 años, en el curso de los cuales fueron revisadas algunas hipótesis iniciales o abandonadas por considerarlas falsas. Sin embargo, la línea principal de nuestra investigación mantuvo la dirección impuesta
18
desde el primer momento. Aceptamos plenamente las imperfecciones inevitables de nuestro estudio, el cual no es más que un primer paso en una nueva orientación. Creemos que al haber descubierto el problema del pensamiento y el lenguaje como tema central de la psicología humana contribuimos, en cierto modo, a un progreso esencial. Nuestros hallazgos señalan el camino de una nueva teoría de la conciencia, que se esboza someramente al final del libro.
19
Capítulo I
APROXIMACIÓN AL PROBLEMA
En el estudio del pensamiento y el lenguaje, la comprensión de sus relaciones funcionales es una de las áreas de la psicología a la que debe prestarse mayor atención. Hasta tanto no entendamos la interconexión de pensamiento y palabra, no podemos responder, ni siquiera plantearnos correctamente, ninguna de las cuestiones específicas de este tema. Aunque parezca extraño, esta relación nunca fue investigada sistemáticamente y en detalle. En general, las conexiones interfuncionales no recibieron todavía la atención que merecen. Las formas de análisis atomistas y funcionales, dominantes durante la década pasada, trataron aisladamente los procesos psíquicos. Los métodos de investigación fueron desarrollados y perfeccionados con miras al estudio de las funciones por separado, mientras su interdependencia y su organización en la estructura de la conciencia como una totalidad, permanecieron fuera del campo de investigación.
La unidad de la conciencia y la interrelación de todas las funciones psicológicas eran, en realidad, aceptadas por todos; se suponía que las distintas funciones operaban inseparablemente, en conexión ininterrumpida unas con otras. Pero en la vieja psicología la premisa irrecusable de la unidad se combinaba con el establecimiento de afirmaciones tácitas que la anulaban para cualquier propósito práctico. Se daba por sentado que la relación de dos funciones dadas no variaba nunca, que la percepción, por ejemplo, estaba conectada siempre de un modo idéntico con la atención, la memoria con la percepción,
21
el pensamiento con la memoria. Como constantes, estas relaciones podían ser, y eran, descompuestas en factores, e ignoradas en el estudio de las funciones separadas. Puesto que las relaciones, de hecho, permanecían inconexas, el desarrollo de la conciencia era visto como determinado por' el desarrollo autónomo de cada una de las funciones. Sin embargo, todo lo que se conoce sobre el desarrollo psíquico indica que su verdadera esencia se halla en el cambio de la estructura interfuncional de la conciencia. La psicología puede convertir estas relaciones y sus cambios evolutivos en su problema principal, en su punto focal de estudio, en lugar de postular solamente la interrelación general de todas las funciones. Este cambio de enfoque es un imperativo para el estudio fecundo del lenguaje y el pensamiento.
Si echamos una mirada a los resultados de investigaciones anteriores, veremos que las teorías ofrecidas desde los primeros estudios hasta nuestros días se encuentran entre estas alternativas: identificación o fusión de pensamiento y lenguaje, por una 'parte, y por otra la disyunción y segregación igualmente absoluta y casi metafísica. Tanto si se deciden por uno de estas extremos en su forma pura, o los combinan, es decir, eligen una posición intermedia, pero siempre en alguna parte a lo largo del eje entre los dos polos, las diversas teorías sobre pensamiento y lenguaje permanecen dentro de los límites de este círculo.
Podemos delinear la concepción de la identidad del pensamiento y el lenguaje a partir de la especulación de la psicología lingüística, que establece que el pensamiento es "habla sin sonido", hasta las modernas teorías de los psicólogos americanos y los reflexólogos, que lo consideran un reflejo inhibido en su parte motora. En todas estas teorías la cuestión de la relación entre pensamiento y lenguaje pierde significado. Si constituyen una y la misma cosa no puede darse ninguna relación entre ellos. Quienes los identifican cierran simplemente la puerta al problema. A primera vista, los que se adhieren al punto de vista opuesto parecen encontrarse en mejor posición. Al considerar el lenguaje como una manifestación externa, una simple vestidura del pensamiento, y al tratar de liberar (como lo hace la escuela de Würsburgo) el pensamiento de todos los componentes sensorios incluyendo las palabras, no sólo se plantean un
22
problema, sino, que, a su manera, intentan solucionar el de la relación entre estas dos funciones.
Sin embargo, no se lo plantean de un modo que les permita una solución real. Han considerado al lenguaje y al pensamiento como independientes y "puros", y los han estudiado por separado; de este modo, forzosamente, ven la relación entre ellos como algo simplemente mecánico, como una conexión externa entre dos procesos distintos. El análisis del pensamiento verbal en dos elementos separados, básicamente diferentes, preludia cualquier estudio de las relaciones intrínsecas entre lenguaje y pensamiento.
De este modo el error se encuentra en los métodos de análisis adoptados por los investigadores anteriores. Para capear con éxito el problema de la relación entre pensamiento y lenguaje, debemos preguntarnos primero cuál de los métodos de análisis es el que mejor puede garantizar la solución.
Para estudiar las estructuras psicológicas se pueden utilizar dos formas de análisis esencialmente diferentes. Una de ellas nos parece la responsable de los fracasos que han entorpecido la labor de los investigadores anteriores de este viejo problema que nosotros abordaremos, y consideramos que la otra es el único modo correcto de aproximarse a él.
El primer método analiza las complejas totalidades psicológicas separándolas en elementos. Puede ser comparado al análisis químico del agua que la descompone en hidrógeno y oxígeno, ninguno de los cuales tiene las propiedades del total, y cada uno de ellos posee cualidades que no están presentes en la totalidad. Los estudiosos que apliquen este método buscar la explicación de alguna propiedad del agua, por qué extingue el fuego, por ejemplo, descubrirán con sorpresa que el hidrógeno lo enciende y el oxígeno lo mantiene. Estos descubrimientos no los ayudarían mucho en la solución del problema. La psicología cae en el mismo tipo de callejón sin salida cuando analiza el pensamiento verbal en sus componentes, pensamiento y palabra, y los estudia aislados. En el curso del análisis desaparecen las propiedades originales del pensamiento verbal, y al investigador no le queda otro remedio que tratar de descubrir, al continuar la búsqueda, la interacción mecánica de los dos elementos, a la espera de reconstruir en una
23
forma puramente especulativa las desvanecidas cualidades del todo.
Este tipo de análisis traslada el problema a un nivel casi total de generalización; no provee las bases adecuadas para un estudio de las concretas relaciones multiformes entre pensamiento y lenguaje que surgen en el curso del desarrollo y funcionamiento verbal' en sus diversos aspectos. En lugar de permitirnos examinar y explicar las instancias y fases especificas y determinar las regularidades delimitadas en el curso de los hechos, este método da como resultado generalidades pertenecientes a todo el pensamiento y a todo el lenguaje. Aún más, nos conduce a cometer serios errores por el hecho de ignorar la naturaleza unitaria del proceso en estudio. La unión vital de sonido y significado que llamamos palabra se escinde en dos partes, que se supone se unirán sólo por conexiones mecánicas asociativas.
La opinión que establece que el sonido y el significado de las palabras son elementos separados, que tienen por lo tanto vida aparte, ha sido un grave obstáculo para el estudio de los aspectos tanto fonéticos como semánticas del lenguaje. El estudio más. concienzudo de los sonidos del lenguaje, considerados meramente como sonidos, aparte de su conexión con el pensamiento, tiene escasa relación con su función como lenguaje humano, puesto que no revela las propiedades físicas y psicológicas 'peculiares del habla, sino sólo las comunes a todos los sonidos existentes en la naturaleza. Del mismo modo el significado, divorciado de los sonidos de las palabras, puede ser estudiado solamente como un acto puro de pensamiento, que cambia y se desarrolla independientemente de su vehículo material. Esta separación de sonido y significado ha sido en gran parte responsable de la aridez de la fonética y la semántica clásicas. También en la psicología infantil han sido estudiados separadamente los aspectos fonéticos y semánticos del desarrollo del lenguaje. La evolución fonética se ha examinado con gran detalle, aunque todos los datos acumulados proporcionan escasa contribución para entender el desarrollo lingüístico como tal, y permanecen esencialmente sin relación con los descubrimientos referentes al desarrollo del pensamiento.
24
En nuestra opinión, el camino a seguir es el del otro tipo de análisis, que puede ser denominado análisis por unidades. Cuando hablamos de unidad nos referimos a un producto del análisis que, contrariamente al de los elementos, conserva todas las propiedades básicas del total y no puede ser dividido sin perderlas. La clave para la comprensión de las cualidades del agua no se encuentran en su composición química, sino en la interconexión de sus moléculas. La verdadera unidad de análisis biológico es la célula viviente, que posee las propiedades básicas del organismo vivo.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   26

similar:

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTeoría del sujeto cultural

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconCon el objetivo de fomentar el desarrollo de actividades destinadas...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconLa diversidad Cultural en el Desarrollo de las Américas

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconSi bien muchas de las teoría son buenas solo tres podrían ser las...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTeoria z como peden las empresas hacer frente al desarrollo japones

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconRefugio del desdichado, liberación del prisionero, blando regazo...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconEl desarrollo sostenible puede ser definido como un desarrollo que...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconResumen teniendo en cuenta la importancia de la teoría Piagetiana...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTema Técnica del examen neurológico. Funciones mentales superiores. Funciones generales 03/08/10




Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
b.se-todo.com