Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas




descargar 0.68 Mb.
títuloTeoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas
página23/26
fecha de publicación28.10.2015
tamaño0.68 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26
Las últimas palabras de le fábula anteriormente mencionada, traducida por Krylov, "La cigarra y la hormiga", constituyen un buen ejemplo de la diferencia entre sentido y significado. Las palabras "ve y baila" poseen un significado definido y constante, pero en el contexto de la fábula adquieren un sentido mucho más amplio en el aspecto intelectual y afectivo. Significan, por un lado "Diviértete" y por el otro "Perece". Este enriquecimiento de las palabras a través del sentido que les presta el contexto, es la ley fundamental de la dinámica de su significado. Un vocablo en un contexto significa más y menos que la misma palabra aislada: más, porque adquiere un nuevo contenido; menos, porque su significado se ve limitado y disminuido por el contexto. El sentido de una palabra, dice Paulhan, es un complejo y móvil fenómeno proteico; cambia en las diferentes mentes y situaciones y es casi ilimitado. Una palabra toma su sentido de la frase, la que a su vez lo toma del párrafo, el párrafo del libro, y éste de todas las obras del autor.
Paulhan prestó un servicio más a la psicología al analizar la relación entre palabra y sentido, demostrando que son mucho más independientes entre sí que palabra y significado. Desde hace tiempo se sabe que las palabras pueden cambiar su sentido. Recientemente se señaló que el sentido puede cambiar a las palabras, o mejor dicho, que las ideas frecuentemente cambian de nombre. En la misma forma en que el sentido de una palabra se relaciona con la palabra en sí, y no con sus sonidos aislados, el sentido de una oración se relaciona con ella en su totalidad y no con sus palabras individuales. Por lo tanto algunas veces se puede reemplazar una palabra por otra sin alterar el sentido. Las palabras y el sentido son relativamente independientes entre sí.
Lo regla que rige el lenguaje interiorizado es el predominio del sentido sobre el significado, de la oración sobre la palabra, y del contexto sobre la oración.
Esto nos conduce a otras peculiaridades semánticos del lenguaje
189
interiorizado. Ambas se relacionan con la combinación de palabras. Una se parece a la aglutinación: una forma de combinar palabras bastante común en algunos lenguajes y comparativamente rara en otros. En alemán frecuentemente se forma un sustantivo compuesto de varias palabras o frases. En algunas lenguas primitivas esa adición de palabras es una regla general. Cuando varios vocablos se combinan en uno, el nuevo no sólo expresa una idea más bien compleja sino que designa todos los elementos separados en la idea. Debido a que el énfasis siempre está en la raíz principal de la idea, tales lenguajes son fáciles de comprender. El habla egocéntrica del niño presenta un fenómeno análogo. Cuando el lenguaje egocéntrico se acerca al interiorizado el niño usa cada vez más la aglutinación como un modo de formar palabras compuestas o para expresar ideas complejas.
La tercera peculiaridad básica de la semántica del lenguaje interiorizado es la forma en que los sentidos de las palabras se combinan y unen: un complejo gobernado por leyes diferentes a las que gobiernan las combinaciones de significado. Cuando observamos esta forma singular de unir las palabras en el lenguaje egocéntrico, lo denominamos "influjo del sentido". Los sentidos de diferentes palabras pasan de una a otra, influyéndose entre sí, de modo que las primeras están contenidas, y modifican a las últimas. Así una palabra que aparece continuamente en un libro o poema, a veces absorbe todas las variaciones del sentido contenidas en ella y se torna en cierto modo equivalente a la obra misma. El título de una obra literaria expresa su contenido y completa su sentido en forma mucho más amplia que el nombre de una pintura o de una pieza musical. Títulos como Don Quijote, Hamlet y Ana Karenina ilustran esto claramente; el sentido total de la obra está contenido en un nombre. Otro excelente ejemplo es Almas muertas de Gogol. Originalmente, el título se refería a los siervos muertos, cuyos nombres no habían sido movidos aún de las listas oficiales y podían ser comprados y vendidos como si estuvieran vivos. Es en este sentido que este título se utilizó a través del libro, que está construido en torno a este tráfico de los muertos. Pero a través de sus íntimas relaciones con
190
la obra en su conjunto, estas palabras adquieren una nueva significación y un sentido mucho más amplio. Cuando llegamos al final del libro, el título Almas muertas significa para nosotros no tanto los siervos difuntos, sino más bien los personajes de la historia que están físicamente vivos pero espiritualmente muertos.
En el lenguaje interiorizado, el fenómeno llega a su punto culminante. Una sola palabra está tan saturada de sentido, que se requerirían muchas otras para explicarla en el lenguaje exterior. No es raro que el lenguaje egocéntrico resulte inexplicable para los demás. Watson dice que el lenguaje interiorizado resultaría incomprensible, incluso si pudiera ser registrado. Su incoherencia se acrecienta a causa de un fenómeno relacionado, que Tolstoi notó incidentalmente en el lenguaje externo: en Infancia, adolescencia y juventud, describe cómo entre las gentes que están en estrecho contacto psicológico las palabras adquieren significados especiales que sólo pueden comprender los iniciados. En el lenguaje interiorizado se desarrolla un tipo similar de idioma: de la especie que resulta difícil de transcribir al lenguaje exterior. Creemos que ésta es la mejor confirmación de nuestra hipótesis de que el lenguaje interiorizado se origina a través de la diferenciación entre el lenguaje egocéntrico y el lenguaje social primario del niño.
Todas nuestras observaciones indican que el habla interiorizada es una función autónoma del lenguaje. Podemos contemplarla como un plano diferente del pensamiento verbal. Es evidente que la transición del lenguaje interiorizado al lenguaje externo no constituye una simple traducción de uno a otro. No puede lograrse mediante la mera vocalización del lenguaje silencioso. Es un proceso dinámico y complejo que envuelve la transformación de la estructura predicativa e idiomática del lenguaje interiorizado en un lenguaje sintácticamente articulado e inteligible para los demás.
VI
Ahora podemos retornar a la definición del lenguaje interiorizado que propusimos antes de presentar nuestro análisis.
191
El lenguaje interiorizado no es el aspecto interno del lenguaje externo: es una función en sí mismo. Sigue siendo un lenguaje, es decir pensamientos relacionados con palabras. Pero en tanto que en el lenguaje externo el pensamiento está encarnado en palabras, en el lenguaje interiorizado las palabras mueren tan pronto como transmiten el pensamiento. El lenguaje interiorizado es en gran parte un pensamiento de significados puros, es dinámico e inestable, fluctúa entre la palabra y el pensamiento, los dos componentes más o menos delineados del pensamiento verbal. Su verdadera naturaleza y ubicación sólo pueden ser comprendidas después de examinar el siguiente plano del pensamiento verbal, aun más interno que el lenguaje interiorizado
Ese plano es el pensamiento mismo. Como ya hemos dicho, todo pensamiento crea una relación, realiza una función, resuelve un problema. El fluir del pensamiento no va acompañado de un despliegue simultáneo de lenguaje. Los dos procesos no son idénticos y no hay una correspondencia rígida entre las unidades del pensamiento y el lenguaje.
Esto se hace más evidente cuando el proceso del pensamiento se desvía, cuando, como lo dijera Dostoievski, un pensamiento no se ajusta a las palabras. La inteligencia posee su propia estructura, y su transición al lenguaje no es cosa fácil. El teatro afrontó el problema del pensamiento oculto tras las palabras antes que la psicología. Al enseñar su sistema de actuación, Stanislavsky pidió a los actores que descubrieran el sub-texto de sus partes en la pieza.
En la comedia de Griboedov Tristeza de la Sabiduría, el héroe, Cratsky, le dice a la heroína, que afirma que ella nunca dejó de pensar en él: "tres veces bendito el que cree. La fe alegra el corazón"; Stanislavsky interpretó esto como: "Dejemos esta conversación" pero también podría entenderse como: "No te creo", "lo dices para conformarme", o "¿No te das cuenta cómo me atormentas?". "Ojalá pudiera creerte. Sería encantador". Todas las oraciones que decimos en la vida real presentan alguna especie de sub-texto, un pensamiento escondido detrás de ellas. En los ejemplos que dimos anteriormente de la falta de coincidencia entre el sujeto y el predicado gramatical
192
y psicológico, no continuamos nuestro análisis hasta el final. En la misma forma en que una frase puede expresar diferentes pensamientos, un pensamiento puede ser expresado a través de diferentes oraciones. Por ejemplo. "El reloj se cayó", como respuesta a la pregunta, "¿Por qué se paró el reloj?" puede significar: "No es culpa mía que el reloj no ande, se ha caído". El mismo pensamiento de justificación podría expresarse así: "Yo no acostumbro a tocar las cosas de los demás". "Simplemente estaba limpiando allí" y de otros modos.
El pensamiento no está formado por unidades separadas como el lenguaje. Cuando deseo comunicar el pensamiento de que hoy vi un niño descalzo con una blusa azul, corriendo por la calle, no veo cada aspecto en forma separada: el niño, la camisa, el color azul, la carrera y la carencia de zapatos. Concibo todo esto en un solo pensamiento, pero lo expreso en palabras separadas. El que habla generalmente tarda varios minutos para exponer un pensamiento. En su mente el pensamiento completo está presente simultáneamente, pero en el lenguaje debe ser desarrollado en forma sucesiva. Un pensamiento puede compararse a una nube que arroja una lluvia de palabras. Precisamente, porque el pensamiento no tiene una contrapartida automática en las palabras, la transición de pensamiento a palabra conduce al significado. En nuestro lenguaje siempre hay un pensamiento oculto, un sub-texto. Debido a que la transición directa del pensamiento a las palabras es imposible, siempre se ha lamentado la inefabilidad del pensamiento:
¿Cómo puede expresarse el corazón?

¿Cómo podrán comprenderlo los otros?

(F. Tjutchev)
Lo comunicación directa entre las mentes es imposible, no sólo por causas físicas, sino también psicológicas. La comunicación sólo puede lograrse en forma indirecta. El pensamiento debe pasar primero a través de los significados y luego a través de las palabras.
Llegamos ahora al último escalón de nuestro análisis del pensamiento verbal. El pensamiento en sí se origina a partir
193
de las motivaciones, es decir, de nuestros deseos y necesidades, nuestros intereses y emociones. Detrás de cada pensamiento hay una tendencia afectiva-volitiva que implica la respuesta al último por qué del análisis del pensamiento. Una comprensión verdadera y completa del pensamiento del otro es posible sólo cuando comprendemos su base afectiva-volitiva. Ilustraremos esto mediante un ejemplo ya usado: la interpretación de los papeles en una obra teatral Stanislavsky, en sus instrucciones a los actores, hizo una lista de los motivos que ocultaban las palabras de sus papeles, por ejemplo:


Texto de la pieza

Motivos paralelos


Sofía:

Pero Chatsky, ¡estoy contenta de que hayas venido!

Para ocultar su confusión.

Chatsky:

Estás contenta, eso es bueno; pero una alegría como la tuya no es fácil de expresar.

Más bien me parece ya expresada. Estás haciendo que el hombre y el caballo tomen frío.

El gusto ha sido mío y de nadie más.

Trata de que ella se sienta culpable haciéndose bromas. ¡No te da vergüenza! Trata de obligarla a ser franca.

Liza:

Claro señor, y si usted hubiera estado en este mismo lugar cinco minutos no, ni siquiera cinco, hubiera escuchado su nombre tan claramente como la claridad.

¡Dígalo, señorita! Dígalo que así era.

Trata de calmarlo. Trata de ayudar a Sofía en una situación difícil.

Sofía:

Y siempre así, ni más, ni menos.

En cuanto a eso, estoy segura que no me puedes hacer reproches.

Trata de conformar a Chatsky. ¡Yo no soy culpable de nada!

Chatsky:

Bueno, supongamos que así es.

Tres veces bendito el que cree.

La fe alegra el corazón.6

Dejemos esta conversación, etc.



194
Para comprender el lenguaje de los otros, no es suficiente comprender las palabras; es necesario entender su pensamiento. Pero incluso esto no es suficiente, también debemos conocer las motivaciones. El análisis psicológico de una expresión no está completo hasta que no se alcanza ese plano.
Hemos llegado ya al fin de nuestro análisis; examinemos ahora los resultados. El pensamiento verbal parecía ser una entidad compleja y dinámica, y la relación entre pensamiento y palabra implicada, como un movimiento a través de varios planos. Nuestro análisis siguió al proceso desde el plano más externo al más interno. En realidad, el desarrollo del pensamiento verbal sigue un curso inverso: a partir del motivo que engendra el pensamiento a la estructuración del pensamiento, primero en lenguaje interiorizado, luego en significados de palabras y finalmente en palabras. Sin embargo sería erróneo imaginar que éste es el único camino desde el pensamiento hasta la palabra. El desarrollo puede detenerse en cualquier punto de su complicado curso; es posible una inmensa variedad de movimientos y formas aún desconocidas para nosotros. Un estudio de estas variaciones diversas se encuentra más allá del alcance de nuestra tarea presente.
Nuestra investigación siguió un recorrido poco común. Deseábamos estudiar las operaciones internas del pensamiento y el lenguaje, ocultas a la observación directa. El significado y todo el aspecto interno del lenguaje, es decir, el aspecto dirigido a la persona y no al mundo exterior, han sido hasta el momento casi desconocidos. Todas las interpretaciones consideraban que las relaciones entre pensamiento y palabra eran constantes e inmutables. Nuestra investigación ha demostrado que son relaciones delicadas y cambiantes entre procesos que surgen durante el desarrollo del pensamiento verbal. Nosotros no pretendemos realizar, ni lo consideramos posible, un examen exhaustivo del tema del pensamiento verbal. Sólo intentamos dar una concepción general de la infinita complejidad de esta estructura dinámica, una concepción basada en hechos experimentalmente comprobados.
La psicología asociacionista opinaba que el pensamiento
195
y la palabra estaban unidos por lazos exteriores, similares a los que existen entre dos sílabas sin sentido. La psicología de la Gestalt introdujo el concepto de los vínculos estructurales, pero al igual que la antigua teoría, no consideró las relaciones específicas entre pensamiento y palabra. Todas las otras teorías se agruparon en torno a dos polos: ya sea la teoría behaviorista del pensamiento como lenguaje menos sonido, o la teoría idealista, sostenida por la escuela de Würsburgo y Bergson, de que el pensamiento podía ser "puro", sin relaciones con el lenguaje, y que resultaba distorsionado por las palabras. La frase de Tjutchev "Un pensamiento expresado es una mentira", bien podría servir de epígrafe al último grupo. Ya estuvieran inclinadas hacia el naturalismo puro o el idealismo extremo, todas estas teorías tienen un rasgo en común: sus tendencias anti-históricas. Estudian el pensamiento y el lenguaje sin ninguna referencia a la historia de su desarrollo.
Únicamente la teoría genética del lenguaje interiorizado puede resolver este inmenso y complejo problema. La relación entre pensamiento y palabra es un proceso viviente; el pensamiento nace a través de las palabras. Una palabra sin pensamiento es una cosa muerta, y un pensamiento desprovisto de palabra permanece en la sombra. La conexión entre ellos sin embargo no es constante. Surge en el curso del desarrollo y evoluciona por sí misma. A la afirmación de la Biblia, "En el comienzo era la palabra", Goethe hace que Fausto responda: "En el comienzo era la acción". Aquí se intenta detractar el valor de la palabra, pero podemos aceptar esta versión si le otorgamos un énfasis diferente: en el comienzo era la acción. La palabra no fue el comienzo -la acción estaba primero- ; es el fin del desarrollo, la coronación del acto.
1   ...   18   19   20   21   22   23   24   25   26

similar:

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTeoría del sujeto cultural

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconCon el objetivo de fomentar el desarrollo de actividades destinadas...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconLa diversidad Cultural en el Desarrollo de las Américas

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconSi bien muchas de las teoría son buenas solo tres podrían ser las...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconLa teoría de la Educación Física es la ciencia que estudia su posibilidad,...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTeoria z como peden las empresas hacer frente al desarrollo japones

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconRefugio del desdichado, liberación del prisionero, blando regazo...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconEl desarrollo sostenible puede ser definido como un desarrollo que...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconResumen teniendo en cuenta la importancia de la teoría Piagetiana...

Teoría del desarrollo cultural de las funciones psíquicas iconTema Técnica del examen neurológico. Funciones mentales superiores. Funciones generales 03/08/10




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com